VIRGINIA, RAMONA Y PLACIDA, TRES MUJERES DE LA FAMILIA CON “UN PAR DE OVARIOS”.

EL SUFRIMIENTO EN LA GUERRA CIVIL Y POSGUERRA.


Aiyoa Arroita Lafuente & Jesús Pablo Domínguez Varona.


Ayer ha sido 8 de marzo de 2017, Día de la Mujer Trabajadora y desde este blog queremos rendir un homenaje a todas las mujeres que con su lucha diaria mantienen unido este país y sus familias a pesar de pasar, en muchos casos, totalmente desapercibidas.

Valga este reportaje para recordar a tres mujeres, dos de ellas de la misma familia Rojo por ser madre e hija y una más de la familia Riancho que pasaría a formar parte de ella por matrimonio.

La historia comienza en el Valle de Manzanedo (Burgos) a finales del siglo XIX.

VIRGINIA ROJO PEREDA.

Virginia Rojo Pereda nació el 27 de noviembre de 1888 en las Granjas de Retuerto, en la casa familiar de su padre Hipólito Rojo. Este barrio situado en la orilla derecha del rio Ebro era un conjunto de pocas casas apelotonadas que ocupaban el lugar de una antigua granja medieval. La ganadería y la agricultura la forma general de vida de sus vecinos, igual que la de su padre que era jornalero.

La vida en aquellas épocas era dura y el sustento diario del campo y los animales la única forma de prosperar y pasar los malos momentos.

Las relaciones diarias con sus vecinos más cercanos era el día a día y las fiestas locales o religiosas la única forma de hacer relaciones sociales con otros pueblos cercanos. Las labores del campo fueron otra forma de contacto entre vecinos de otros pueblos.

El caso es que Virginia entabla relación con un joven vecino del pueblo cercano de Manzanedillo, llamado Francisco Julián Rojo González (1881), conocido como “el zurdo”. Finalmente la relación pasó por la conformidad familiar y cumplida la mayoría de edad  de Virginia, se casaron allá por el año 1909 y se fueron a vivir a Manzanedo.

Como no había televisión y la luz en aquellas épocas era un bien más bien escaso, se metían pronto a la cama para afrontar temprano al día siguiente las labores diarias del campo. También esa es la causa de que al año siguiente naciese su primer hijo Hipólito (1910) y el resto de sus 9 hermanos y hermanas; Áurea (1912), Ramona (1915), Moises (1919), Francisco (1922), Joaquín (1924), Desiderio (1926), Audelina (1928), Concepción (1930) y Prudencia (1932).

La desgracia familiar llegó a la familia de Virginia y Francisco con la muerte prematura de tres de sus hijos, primero Áurea, después Joaquín y finalmente Concepción. La mortalidad infantil en aquellos años era muy elevada y las causas muy diversas. El dolor de una madre al perder a sus hijos no tiene palabras y es algo que llevarán siempre pendiente en su vida diaria.

Francisco Rojo siguió con su profesión de cantero, oficio muy reconocido en el pueblo y en el valle, se asegura que muchos de los edificios fueron realizados entre otros trabajadores por él, incluso alguna reparación canteril en los muros de la iglesia  parroquial de Manzanedo.

Como obrero de la construcción y perteneciente al gremio de canteros estuvo afiliado o simpatizaba con sindicatos de izquierda adscritos partidos de la misma rama política y por consiguiente de corte republicano. Entre sus familiares se asegura que llegó a ser concejal del Valle de Manzanedo, pero que en nuestras investigaciones sobre los “Los Alcaldes y Concejales de la IIª República 1931-1936 en el Valle de Manzanedo” publicado en este mismo blog en septiembre de 2016, no aparece su nombre entre ellos. Es probable que tal vez llegase a ser simplemente “alcalde pedáneo” de Manzanedo o vocal de la Junta Municipal del pueblo, pero no del Valle de Manzanedo.

Cuando el 18 de julio de 1936 estalló el golpe de estado militar contra la república a la familia de Virginia y Francisco se le oscureció el futuro en el pueblo. Allí en en Manzanedo, el 25 de julio, seis días después del alzamiento, el Comandante del puesto de la Guardia Civil de Valdenoceda Eladio Muga González se presentó en el ayuntamiento para hacer cumplir el Bando del General Emilio Mola que destituye a toda la corporación municipal y se lleva los libros de actas y cuentas del Ayuntamiento.

Cuatro días después, el 29 de julio se procede a constituir un nueva corporación municipal bajo la supervisión de la “Autoridad competente”, donde por orden del Gobernador de la Provincia se elige “a dedo” al alcalde José Varona y al resto de Concejales afines al régimen franquista instalado en Burgos.

José Varona era un conocido concejal de la derecha que había formado siempre parte de las juntas municipales desde el nacimiento de la república en 1931. Ahora veía logrado su premio y es nombrado a dedo por el Comandante de la Guardia Civil para ocupar el sillón municipal con el beneplácito de los golpistas del Gobierno profranquista instaurado en la capital de Burgos.

A partir de ese momento las personas que habían destacado por su pertenencia o simpatía a partidos y sindicatos de izquierda estaban en el punto de mira y Francisco fue uno de ellos.

Al poco las tensiones comienzan a aflorar entre los nuevos “dueños” fascistas del pueblo y los vecinos de izquierdas. Se apalea a varios vecinos y al propio Francisco se le golpea y arrastra por su barba por las calles del pueblo.

Virginia y Francisco

En la fotografía Virginia Rojo con su marido Francisco Rojo y sus dos primeros hijos, Hipólito y Áurea. Imagen propiedad familia Rojo Rojo.

Las detenciones comienzan a realizarse sobre vecinos de izquierdas del pueblo a los pocos días del alzamiento y una vez instaurado el ayuntamiento franquista en el valle. El 1 de agosto de 1936 se llevan a dos hombres y el 5 de agosto a tres más, entre ellos a Francisco. Todos son llevados primero a la cárcel de Villarcayo y después trasladados a la prisión provincial de Burgos. Francisco tuvo suerte de que el primo carnal de su mujer Virginia, era el sargento de la guardia civil de Villarcayo que le trasladó a Burgos. Les dio jabón y toallas a todos los detenidos y una vez en la prisión tuvo que emplear su pistola reglamentaria para hacerse valer y evitar que los mataran. Además envió cartas a los familiares de los detenidos explicándoles la situación y que estuvieran tranquilos.

Revisada su causa es enviado a Valdenoceda donde estará recluido hasta el 1 de junio de 1938. Allí se encontrará tarde o temprano con su hijo mayor Hipólito y con su sobrino Sergio que pasarán también tiempo recluidos.

Allí la vida fue un auténtico infierno, frio, palizas y hambre, tanta hambre que los presos soñaban con pan.

Las mujeres tienen similares represalias, a alguna se le corta el pelo y a las demás se las da aceite de ricino y se las pasea por el pueblo para escarnio y vergüenza ante los ojos de sus propios hijos y en muchos casos en compañía de éstos. También era costumbre el hacerlas barrer la plaza del pueblo los domingos a la salida de la misa, delante de las fuerzas vivas para humillarlas.

Para los hombres las represalias fueron las habituales, torturas, prisión y en muchos casos el fusilamiento o asesinato y desaparición forzosa a alguna fosa o cuneta.

Virginia tenía 48 años  y en los últimos meses de 1936 ya estaba enferma de cáncer, tenía “el bicho” ya muy avanzado y el médico no le daba más de unos meses de vida. Lo descubrió un día trabajando en el campo, se puso mala y regreso a casa a descansar. Ese mismo día ya no se levantó de la cama y murió en enero de 1937. Dejó 7 hijos, entre ellas Ramona la mayor de las mujeres, quien con apenas 21 años se hizo cargo del resto de sus hermanos, de la casa y de llevar ropa y comida a su padre a la cárcel cuando la tocaba. Esto es debido a que había varios vecinos del pueblo en la cárcel y se turnaban para visitarlos.

RAMONA ROJO ROJO

La hija segunda del matrimonio de Virginia y Francisco se llamaba Ramona Rojo Rojo, nacida en Manzanedo el 15 de julio de 1915. Es la mujer mayor de la familia y se hace cargo de todo el trabajo familiar que hasta hace poco llevaba su madre. Se hace cargo del cuidado de los hermanos pequeños, algunos de 4, 6 y 8 años. El resto más mayores aportan a la familia lo que pueden.

El año 1936 fue crucial para la familia, Ramona va y viene de la prisión de Valdenoceda, antigua fabrica de seda convertida en campo de concentración de prisioneros desde que estalló el golpe de estado militar y posterior guerra contra la república. Allí esta su padre Francisco, hacinado con otros miles de presos que el gobierno rebelde de Franco consideraba enemigos del régimen.

En casa le prepara la comida que puede llevarle a prisión. Su hermano Francisco, Paco para todo el mundo, es un joven avispado y rebelde que le consigue de “forma misteriosa” aceite “del bueno” que un avaro comerciante local sisa a sus vecinos y esconde en bidones ocultos. La dice, “toma este aceite y prepara unos pescados para el padre”. Normalmente las frituras las preparan con manteca de cerdo que hace que pasado el tiempo se queden duras e incomibles, así que el aceite vendrá muy bien para la familia. Paco guarda bien el secreto de la procedencia del aceite y el que lo nota desaparecer poco a poco tampoco dice nada por las consecuencias que tendría si se supiera que roba a sus vecinos. Ramona pone a freir en una sarten el aceite para el pescado y en otra la manteca, asi enmascara el olor a sus vecinos.

Cuando va a la prisión a parte de la comida le lleva algo de ropa de abrigo y útiles de aseo que los guardias le dejan meter. No es mucho tiempo el que puede verle pero Francisco le cuenta que la próxima vez que vaya a verle, que le lleve una manta más grande. La razón es que ha conocido a otro preso que duerme junto a él y por la noche le quita la manta por lo grande que es al darse la vuelta. Le dice que se llama Paulino, que tiene 21 años y que es de Quintanaentello. Lo han trasladado de otras prisiones a Valdenoceda en enero de 1938 y se han hecho buenos amigos.

paulino-y-ramona-grande

Ramona Rojo y Paulino Lafuente. Imagen propiedad familia Lafuente Rojo.

La vida da muchas vueltas y se da la circunstancia que, sin saberlo Francisco y Paulino, la madre de él, Placida Riancho, se traslada a la casa de Virginia y Ramona, ya que por lazos matrimoniales de otros parientes son familia. Esa es la razón por la que se ha acercado a Manzanedo, para estar más cerca de su hijo preso en Valdenoceda.

Ramona trata de conseguir un trato de favor por parte del cura de Manzanedo, parece ser un tal Julián, que por aquellos años oficiaba en la parroquia del pueblo y que tenía buena mano y contactos con los nuevos amos del régimen. Fue a verle y le pidió que intercediera por su padre Francisco para que le pusieran en libertad, ya que no había hecho nada y era el cabeza de familia al cual necesitaban sus hijos. El “buen” cura le dijo que por el favor le tenía que dar 1000 pesetas de la época, un autentico dineral y acostarse con él una noche. La naturalidad con que se lo pidió hace pensar que era un hecho habitual en el proceder del “mensajero de Dios” pero a Ramona la dejo sorprendida y furiosa aunque no lo demostró en la cara del cura. Le dijo que no, se dio la media vuelta y se marchó para su casa, no sin temor a represalias que pudiera tomar contra ella o su padre.

Es a partir de ese momento cuando Ramona conoce a Paulino. Les lleva comida y ropa a ambos, hasta que finalmente Francisco es liberado y regresa a Manzanedo no sin secuelas por el trato inhumano recibido. Ramona compagina las labores del campo, los animales, el cuidado de la familia, la casa y aún tiene tiempo para ir andando a la prisión de Valdenoceda a ver a  quién va a ser su futuro marido en 1943, después de que el régimen lo ponga en libertad tras estar peregrinando por más prisiones , batallones de trabajadores y mili obligatoria en África.

Cuando a su novio Paulino lo trasladan a otras prisiones más alejadas de Manzanedo, las visitas son imposibles y el contacto, cuando se puede es por carta, que no se han conservado. Mientras continua su vida como mujer de la casa, al cuidado de sus hermanos y hermanas.

En 1943 se casa con Paulino y se trasladan a vivir a Muskiz cerca de la casa de la madre de su marido, a un piso en alquiler. Durante algún tiempo viven allí y luego se trasladan a Ortuella, al barrio de “la sartén”. Poco a poco y según las circunstancias económicas Ramona va trayendo a sus hermanos desde Manzanedo, les da casa, comida y si puede les busca trabajo.

Allí tienen a sus tres hijos, José Luis, Lourdes y Charo, hasta que en 1956 les dan una vivienda de nueva construcción en Otxartaga, también en Ortuella. Esa será su casa definitiva, que compaginarán con otra muy cerca de Manzanedo, en Villarcayo, para pasar los veranos. Paulino trabaja en la construcción y cuando puede estudia por correo dibujo de delineación, su verdadera vocación. Sin embargo nunca llega a sacar la carrera por falta de dinero y tiempo que dedica a su trabajo y familia.

Ramona tiene una vida plena junto a su marido e hijas, ya que el hijo había muerto años atras siendo un niño, hasta que en 1989 muere en accidente en Málaga a los 74 años.

Hoy en día mantenemos su memoria y parte de su legado junto a Paulino, entre ellos su casa de Ortuella donde vivimos actualmente.

PLACIDA RIANCHO FERNANDEZ.

Plácida Riancho nació en Quintanaentello (Burgos) el 7 de octubre de 1883 en la casa familiar de su padre Tomás Riancho Ruiz, natural de Entrambasmestas en Luena (Cantabria). Era jornalero del campo, incluso nos cuentan que había luchado en algún episodio de las guerras carlistas.

Plácida por su parte tenía asignadas las labores propias de su tiempo, la casa, los animales y ayudar en las labores del campo siempre que pudiese. En cuanto pudo se trasladó a Muskiz (Bizkaia) a trabajar sirviendo en una casa. Muskiz, Gallarta, Ortuella y otros pueblos mineros tuvieron un auge demográfico de gentes venidas de toda España a trabajar en las minas buscando una mejora de vida. La vida social de estos pueblos se vio aumentada y Muskiz no fue una excepción. Posiblemente en algún baile o en los paseos diarios conoció a un joven zamorano llamado José Lafuente López (Santa Eulalia de Tábara, Zamora en 1881) que había venido también a trabajar en las minas.

Rápidamente se enamoraron y se casaron haciendo su casa también en Muskiz. Allí tuvieron a su primer hijo Felipe (1913) y al poco emigraron a Francia a probar suerte. No estuvieron mucho tiempo allí pero los contactos con la sociedad obrera francesa y con los sindicatos socialistas hicieron a José ver la lucha del proletariado y las injusticias sociales.

Jose -Placid.1

Plácida Riancho y José Lafuente. Imagen propiedad familia Lafuente Riancho.

La cosa no debió de ir muy bien en Francia y regresaron al lugar de nacimiento de Plácida en Quintanaentello. En 1915 nacería su segundo hijo llamado Antonio y en 1917 el tercero llamado Paulino.

En 1906 se asentó en Arija la fábrica de elaboración de vidrio Cristalería Española, perteneciente al grupo multinacional francés Saint Gobain, que atrajo rápidamente trabajadores de todas partes, pero sobre todo local y de los alrededores. Uno de tantos de los que entró a trabajar en ella fue José el 8 de abril de 1918 y según el “Libro de Afiliaciones” de la propia empresa registrado con el número 2.831. Tenía 35 años y hasta ese momento había estado trabajando como vendedor de maquinaria agrícola para la empresa AJURIA de Vitoria-Gazteiz en una pequeña delegación que ésta tenía en Medina de Pomar (Burgos). Como era vendedor independiente pudo continuar con ambos trabajos simultáneamente.

La familia Lafuente- Riancho ya tenía tres hijos varones y en poco tiempo llegaron Claudio (1920) y Alejandro (1923). Todos ellos fueron a la escuela publica del pueblo y aunque traviesos y rebeldes como cualquier niño, habían mamado en casa la justicia y la libertad que enseñaban los principios del socialismo.

José se pasaba de lunes a a viernes en Arija trabajando y alojado en los barracones de los obreros, por lo que durante la semana Placida realizaba sola y en compañía de sus hijos mayores las labores diarias de la casa y el campo. Cuidar los animales, hacer pan, limpiar, etc no dejaba mucho tiempo libre para ella.

José estaba afiliado a la UGT como socialista que era, así que dentro de la fábrica en cuanto pudieron, los obreros, formaron un sindicato gremial de elaboración de vidrio. Sus vivencias en el socialismo francés le habían abierto los ojos en cuanto a los miseros sueldos y agotadoras jornadas de trabajo que se realizaban en la empresa, aparte de la poca seguridad laboral que allí había. Enseguida se colocó en los puestos visibles del sindicalismo de Arija, miembro de la UGT local que entre otras cosas había ayudado a levantar la “Casa del Pueblo” con sus propias manos. Dentro de la fábrica fue presidente de la Sociedad de Vidrieros y a la vez en el punto de mira de la patronal y las fuerzas del orden.

La fábrica de Cristalería Española ya estaba acostumbrada a los movimientos sindicales que comenzaron en 1908 al poco de construirse, pero fue en 1916 cuando Facundo Perezagua, histórico líder del socialismo y comunismo vizcaíno, participó en los primeros mitines que dieron lugar a la huelga de ese año. Los obreros constituyeron una sociedad de resistencia obrera en Arija tras el despido de su presidente, que fue el detonante de una huelga que duró varios meses, y estuvo a punto de significar el cierre definitivo de la misma.

Las cosas para la familia Lafuente Riancho no iban tan mal del todo, hasta que el 18 de julio de 1936 estalló el golpe de estado militar. Burgos fue una provincia desde el principio alineada al bando rebelde golpista y en pocas horas casi la totalidad de la provincia de Burgos estuvo en sus manos no sin varias luchas en pueblos obreros. El fracaso del golpe pasó a guerra civil y el frente de guerra quedo a escasos metros de su casa en Quintanaentello, ya que Soncillo había quedado en poder de los sublevados.

Arija también había quedado en zona republicana y el pueblo en armas había organizado un Comité de Defensa del que José era miembro. Además los dueños de la fábrica habían huido y la dirección de la misma había recaído en el llamado Control Obrero del que formaba parte José.

Como el peligro en la casa de Quintanaentello era diario, con frecuentes tiroteos, la familia se desplazó a Arija, al barrio de arriba. El Comité de Defensa que dirigía ahora el pueblo les cedió la casa del famoso cura Salvador Gómez, un elemento amigo de la burguesía local, conocido por su simpatía por la derecha y partidario de la sublevación militar contra la república, que había huido como alma que lleva el diablo por temor a los “rojos”.

Plácida había preparado la marcha a Arija con sus hijos mayores Felipe y Antonio, ya que Paulino había marchado a Santander a alistarse como voluntario a el Ejército Popular de la República. Los pequeños Claudio y Alejandro ayudaban en lo que podían. Montaron todo lo que pudieron rescatar en un carro y partieron a Arija.

La casa del cura estaba prácticamente montada, con muebles y todo, pero José que era un hombre integro junto con su mujer Plácida, retiraron todos los muebles y pertenencias del cura y lo guardaron en el camarote. No querían nada del cura y que no le pasaran nada a sus cosas.

Los hijos mayores se alistaron como milicianos junto a su padre José al Comité de Defensa de Arija y mientras el frente estuvo parado varios meses la vida continuó. A José por su conocimiento de la maquinaria agrícola le encomendaron recoger la cosecha de cereal ese verano de 1936 y repitió al año siguiente.

Entre las múltiples acciones militares que el Comité tiene que realizar destaca la del 21 de julio de 1936 les encomendaron volar un puente cerca de Soncillo que impediría la llegada de tropas desde Burgos. Una columna del ejército rebelde de camiones y cañones avanzaba hacia Cabañas de Virtus desde Burgos y apenas tenían tiempo de volarlo. Para ello y para tratar de frenar esa columna militar se habían desplazado desde Arija una partida de 14 milicianos y un grupo de 18 guardias civiles venidos de Reinosa y Santander de los que no se fiaba nadie. Tenían razón, en cuanto pudieron se pasaron al enemigo. En la refriega se detuvo a 14 milicianos entre los que estaba Antonio que fue capturado. Felipe acabó herido en la cabeza pero vivo y se hizo el muerto evitando su captura. Antonio y el resto de milicianos se les llevó prisioneros a Soncillo para llevarlos a Burgos.

Cuando Plácida se enteró de la suerte de sus hijos, mandó a José a rescatar a sus hijos, pero Felipe estaba bien y a Antonio lo trasladaron a Burgos.

Felipe como venganza decidió al día siguiente quemar la iglesia de Soncillo con un grupo de milicianos, pero fueron sorprendidos y tuvieron que huir.

Los sustos diarios que sus hijos mayores y su marido José le daban, la hacían ver el valor de cada hora juntos y esperaba que todo aquello terminase.

No fue así, ante la caída inminente de Arija, todos los partidarios de la república, milicianos y civiles con sus familias abandonan el lugar con sus pocos enseres. Plácida y José cargaron el carro con sus de pertenencias e hijos pequeños y toman camino de Santander a través del puerto de San Pedro del Romeral.

En Santander las cosas no iban mucho mejor, los constantes bombardeos de la aviación rebelde dejaban muchas bajas entre la población civil y los ánimos estaban muy tensos. La idea de la familia es coger un barco y huir, pero la avalancha de gente se lo impidió.

Entre tanta muchedumbre de refugiados hay personajes infiltrados afines a la causa fascista. En este caso son un grupo de jóvenes los que reconocen por la calle a José Lafuente, aunque lo más probable es que ya vendrían en búsqueda de él y otros con listas elaboradas previamente.

El caso es que lo detienen los falangistas y lo mandan a la Prisión Provincial de Santander en la que ingresa poco antes del 24 de septiembre de 1937, ya que ese día le hacen el primer interrogatorio, posiblemente después de haber pasado previamente por alguno de los numerosos campos de concentración que había en la ciudad y cuya función era filtrar los casos de los detenidos.

Mientras Plácida, con sus hijos, consigue una habitación en alquiler cerca de la prisión de Santander, quiere estar cerca de su marido José, esperando que salga pronto ya que no ha cometido delitos de sangre.

La vida de refugiados en Santander es muy dura y el peligro constante, así que muy a su pesar decide mandar a su hijo Claudio al sur de España, a zona nacional pero tranquila en retaguardia en casa de unos familiares. En la casa de Santander se queda sola con su hijo Alejandro.

Finalmente los fascistas en juicio sin garantías legales condenan a muerte a José por su participación en todos los actos que a ellos les da la gana, sin pruebas, sólo por el hecho de ser de izquierdas, sindicalista y por delito de rebelión militar por oponerse al golpe franquista. Es asesinado por fusilamiento contra las tapias del cementerio de Ciriego el 28 de julio de 1938, casi un año después de ser detenido.

Su mujer Plácida lo vio pasar en el camión que lo trasladaba al paredón junto con sus 24 compañeros de prisión. Sus últimas palabras fueron: “adiós familia, no me volveréis a ver”. Al rato se oyeron las detonaciones, tenía 50 años.

Esa noche varias mujeres se acercaron al cementerio, entre ellas Plácida, para llorar a sus seres queridos. Fueron sorprendidas por falangistas que las raparon la cabeza e hicieron con ellas lo que quisieron. Los detalles siempre fueron un secreto que se llevó a la tumba.

Al poco tiempo y sin nada que la retuviera en Santander, Plácida y Alejandro regresan a Muskiz (Bizkaia), lugar conocido para ella y con gratos recuerdos de su pasado con su marido. No puede regresar a Quintanaentello porque su casa ha sido saqueada y viven en ella vecinos que la han ocupado ilegalmente afines al régimen.

Poco a poco y a medida que pasaba el tiempo fueron llegando los hijos “perdidos”, incluido Paulino que estuvo preso hasta el año 1943. Les vio casar uno a uno y tener hijos aunque siempre estuvo en su mente la memoria de su marido asesinado por los fascistas.

Murió pasados los 90 y tantos años después de una larga vida rodeada de sus seres queridos.

CUANDO TU PUEBLO, ORTUELLA, ESTA COMPROMETIDO CON LA MEMORIA (II).

INAUGURACION JORNADAS DE MEMORIA HISTORICA CON LA EXPOSICION “EXHUMANDO FOSAS, RECUPERANDO DIGNIDADES” DE ARANZADI.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


El pasado 13 de febrero fue un día grande para el blog “Crónicas a pie de fosa” como promotores de las Jornadas de Memoria Histórica en Ortuella junto con el Ayuntamiento.

Se hizo inauguración oficial de las mismas con la apertura de la exposición “Exhumando fosas, recuperando dignidades” de la Sociedad Aranzadi a cargo del alcalde Saulo Nebreda y presentada por Aiyoa Arroita y Jesús Pablo Domínguez de Crónicas a pie de fosa. Se da la  circustancia que somos vecinos de Ortuella y por eso es doblemente gratificante el hacer algo en tu propio pueblo.

De ésta forma el alcalde, como cabeza visible de la corporación municipal de Ortuella, muestra su compromiso con la memoria histórica y favorece la dignificación de los represaliados de la Guerra Civil.

Recordemos que la localidad tuvo 203 personas muertas de ambos bandos durante la guerra y posterior represión franquista, de los cuales 140 murieron en los frentes de guerra. También es cierto que sólo 7 lo fueron por pertenecer o simpatizar con el bando sublevado. Además 7 soldados del ejército rebelde murieron en acción de guerra a causas de sus heridas en la toma de Ortuella el 23 de junio de 1937. No hay que olvidar que hasta 1975 el ayuntamiento franquista de Ortuella cuidaba y homenajeaba a estos soldados que aún están enterrados en el cementerio de la localidad.

Las jornadas y la propia exposición son un proceso de reconocimiento a todas las víctimas, que el fracasado golpe de Estado militar fascista llevó a una guerra civil que duró 3 largos años, además de ser un conocimiento de la verdad, a la feroz represión franquista que se llevó a cabo durante casi 40 años y de la que aún no nos hemos librado.

La memoria histórica no sólo son homenajes, monumentos y recordar a las víctimas, es responder a la demanda de familiares a buscar y encontrar a sus desaparecidos, hoy cifrada de forma oficial en 114.266 pero que día a día gracias a nuevas investigaciones va en aumento.

Dicen desde algunos sectores conservadores que la memoria histórica “abre heridas”, algo totalmente falso ya que éstas nunca se cerraron. La transición de dictadura a democrácia fue un “camelo” que nos vendieron para evitar investigar y enjuiciar los crímenes del franquismo.

Los familiares que tienen desaparecidos enterrados en fosas y cunetas, vete a saber donde, necesitan y exigen con razón los huesos de sus antepasados para enterrarlos con honor y respeto, para de esta forma iniciar un duelo necesario y un final a la incertidumbre que supone además el reconocimiento social de su condición de víctima con nombres y apellidos.

001

002

003

004

004a

005

006

007

008

008a

009

0010

0011

0012

0013

Fotografías del acto de inaguración de la exposición “Exhumando fosas, recuperando dignidades” de Aranzadi. Imagenes Crónicas a pie de fosa.

El día elegido, grandes amigos, familiares y público en general  acudieron a la cita en la sala de exposiciones de la OKE de Ortuella, donde se dió el pistoletazo de salida a las jornadas.

A la hora de redactar esta crónica no ha pasado ni una semana y parece ser que la acogida a sido positiva. Los comentarios escritos en el “libro de visitas” de la muestra son favorables al trabajo realizado por Aranzadi y a la exposición de su labor al público.

Recordar que la exposición estará hasta el 10 de marzo. En el cartel de abajo están marcados los horarios.

Conjuntamente dentro de las jornadas se impartirán una serie de tres conferencias;

  • La primera el día 22 de febrero con el titulo “Crónicas a pie de fosa” a cargo de los investigadores históricos Aiyoa Arroita y Jesus Pablo Domínguez, donde relataremos de forma visual nuestra experiencia en exhumaciones y actos de memoria histórica.
  • La segunda el día 1 de marzo le tocará el turno al antrópólogo forense Paco Etxeberría con la conferencia “Exhumando fosas, recuperando fignidades”, donde nos mostrará su amplio trabajo y experiencia en los últimos 17 años de exhumaciones.
  • Y por último el 8 de marzo, coincidiendo con el “día de la mujer”, la osteo-arqueóloga Lourdes Herrasti impartirá la conferencia “Visión de género en la represión”.

cartel

Cartel anunciador de las JORNADAS DE MEMORIA HISTORICA EN ORTUELLA. Propiedad Ayuntamiento de Ortuella.

Hasta ese momento varios blog digitales se habían hecho eco de la noticia, entre ellos Errepublika Plaza y Memoria Represió Franquista.

errepublica-plaza

https://errepublikaplaza.wordpress.com/2017/02/11/ortuella-exhumando-fosas-recuperando-dignidades/

memoria-represion-franquista

http://memoriarepressiofranquista.blogspot.com.es/2017/02/jornadas-de-memoria-historica-en.html

El mismo día 10  varios diarios digitales publican también la noticia de la presentación; La Vanguardia y El Diario Norte.

la-vanguardia

http://www.lavanguardia.com/vida/20170210/414228513538/ortuella-acoge-una-exposicion-sobre-los-trabajos-de-la-sociedad-aranzadi-para-recuperar-restos-de-fosas-comunes.html

el-diario-es

http://www.eldiario.es/norte/euskadi/Ortuella-exposicion-Sociedad-Aranzadi-recuperar_0_611039729.html

Sin embargo el diario Deia del domingo 12 febrero fue el más completo de todos, con un reportaje más a fondo.

deia

http://www.deia.com/2017/02/12/bizkaia/margen-izquierda-encartaciones/el-curso-de-la-memoria-historica-hace-una-parada-en-ortuella

Contrasta toda la información facilitada por los diferentes medios de comunicación citados de prensa digital y escrita, que en mayor o menos medida han informado del las Jornadas de Memoria Historica en Ortuella, con  la que publicó en concreto El Correo el mismo lunes 13. Una escueta noticia sobre las mismas donde su titulo lo dice todo;  “Muestra sobre fosas comunes en Ortuella”

16708222_1785887484962170_8008615084771814977_n

La televisión también mostró las jornadas al público con un pequeño noticiario en una cadena local llamada Tele7.

tele7

http://www.tele7.tv/index.php/8404-exhumando-fosas-recuperando-dignidades-es-el-titulo-de-la-exposicion-que-acoge-la-oke-de-ortuella

Las JORNADAS DE MEMORIA HISTORICA se presentaron el pasado viernes día 10 de febrero a los medios de comunicación en la propia sala de exposiciones instantes después de ser montada por personal de la Sociedad Aranzadi.

La misma corrió a cargo del alcalde de la corporación municipal de Ortuella Saulo Nebreda y de Jesús Pablo Domínguez, miembro de Aranzadi e investigador de Crónicas a pie de fosa.

rueda-de-prensa

Saulo Nebreda, alcalde de Ortuella y Jesús Pablo Domínguez en la rueda de prensa. Imagen propiedad enortuella.com

Han pasado sólo unos días desde la inauguración de la exposición, pero tanto el lugar elegído para su muestra como el interés despertado por la misma, nos hacen presagiar un éxito de la misma.

Sin embargo, sabemos que el “plato fuerte” de las jornadas es la intervención el próximo día 1 de marzo de nuestro “jefe” en Aranzadi Paco Etxeberría. Su amplia experiencia y trayectoria como antropólogo forense, en casos de relevancia mediática como el caso de los niños “Bretón” o el caso “Lasa y Zabala”, hacen casi incecesaria su presentación al público mas si cabe su reciente éxito televisivo con el programa de ETB “El lector de Huesos”, que en breve comenzará con su segunda temporada.

Y para terminar, recordar que en éste mismo blog publicamos hace unos días un reportaje  titulado “Ortuella, Guerra Givil y Memoria histórica” que es el reportaje previo a esta entrada.

cronicas

https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2017/02/08/ortuella-guerra-civil-y-memoria-historica/

ORTUELLA, GUERRA CIVIL Y MEMORIA HISTORICA.

“El recuerdo del pasado es fundamental para afrontar el futuro”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


Este artículo viene a cuento de la presentación en público de las JORNADAS DE MEMORIA HISTORICA que se van a celebrar en los próximos días de este mes de febrero en la localidad de Ortuella (Bizkaia), consistentes en la exposición “Exhumando fosas, recuperando dignidades” de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y una serie de charlas-conferencia. Todo ello organizado por el propio Ayuntamiento de Ortuella y nuestro blog Crónicas a pie de fosa. De ello hablaremos más más abajo.

CALLES, PLACAS Y SIMBOLOGIA FRANQUISTA

En estos últimos años la localidad bizkaina de Ortuella esta trabajando por la memoria histórica, por patrocinar proyectos que contribuyan al recuerdo de nuestro pasado más reciente. Primero fue el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica de 2007 que aprobó el Gobierno de Zapatero en cuanto al tema de placas de significado franquista. Es cierto que la nomenclatura de calles se cumplió bien mucho tiempo antes, pero el tema de eliminación de placas con simbología del régimen quedó incompleta. Por tal razón el 24 de julio de 2013 la corporación municipal de Ortuella, aprobó la retirada de cuantas placas y símbolos de la herencia franquista quedaran aún en el municipio.

El trabajo fue encomendado a las propias brigadas de obras para que en su medida fueran eliminando principalmente las placas de aluminio colocadas por el Ministerio de la Vivienda a nombre del (I.N.V) Instituto Nacional de la Vivienda del año 1954. Nos cuentan incluso que a algunas comunidades de propietarios se les intentó cobrar por la eliminación de las mismas.

Sin embargo el trabajo nuevamente no se realizó bien del todo, porque nosotros realizamos en diciembre de 2015 una breve inspección al azar por algunas calles de la localidad y en poco tiempo localizamos 3 placas sin retirar y además con el agravante de estar en lugares céntricos, de paso habitual y que no fueron vistas u olvidadas a propósito. No seguimos más, con 3 nos valía para denunciar en nuestro blog y en las redes sociales, a través de nuestra página de facebook, que aún había simbología franquista en forma de placas de viviendas en el municipio.

La verdad que fue un pequeño juego, una especie de…¿a ver qué pasa?…

100_9308

Placa con simbología franquista que incumple la Ley de Memoria Histórica de 2007, retirada por voluntad “popular” en 2015 de un edificio en Ortuella. Imagen Crónicas a pie de fosa.

Pues pasó que una vez notificado el ayuntamiento de la existencia de las mismas, este decidió que había cosas más importantes que hacer en el pueblo (no le faltaba razón) y que eso no era importante.

Al final, pasado un tiempo, algunos vecinos del municipio armados con una escalera, un cincel y un martillo retiraron “gratuitamente” las citadas placas de las paredes de los edificios. De regalo nos dieron una de recuerdo por descubrirlas, pero con la seguridad de que aún quedaban más por encontar ocultas a la vista en alguna calle.

La opinión general del pueblo fue positiva en cuanto a la retirada a “ la brava”, ya que dicha existencia había sido denunciada en repetidas ocasiones en los plenos municipales sin que hasta el momento el ayuntamiento haya hecho algo por solucionarlo.

La falta de tacto y respeto hacia las personas que sufrieron la represión franquista que les duele ver esa simbología, por no cumplir la Ley de Memoria Histórica de 2007, no cumplir los acuerdos municipales del 24 de julio de 2013 y por hacer caso omiso de la denuncia actual, se retiraron “popularmente”.

Sin embargo hubo una sola queja, que en parte tenía razón, ya que se retiró una de las placas de un edificio “privado” con un solo propietario y no le gustó mucho la publicidad de que tenía una placa franquista “olvidada” en su fachada. Que si había que haber pedido permiso, que si el edificio es privado, etc. Además nos pidió la birria de placa retirada, en muy mal estado y con cáncer del metal por el paso del tiempo. Se le dio para calmar el berrinche y hasta otro día.

Decimos que en parte tenía razón solamente en que no le pedimos permiso, pero no se le pidió a nadie. Llevaba ahí más de 60 años y estaba “en busca y captura” por incumplir la ley de 2007. Además todos los edificios son privados, tengan 1 propietario o 20 y eso nos los hace blindados ante la ley, que les recomendaba más que obligar a retirar ordenadamente las placas.

LA MEMORIA DE LA GUERRA CIVIL.

A finales de 2015 se presentó en Ortuella una película documental escrita y dirigida por el historiador local Juan Ignacio Rodríguez Camarero, titulada “ORTUELLA EN LA GUERRA CIVIL (1936-1939)- ORTUELLA GUDA ZIBILEAN”.

101_0076

Carátula del video documental “ORTUELLA EN LA GUERRA CIVIL (1936-1939)- ORTUELLA GUDA ZIBILEAN”.

Nos hemos servido de ese documental y de parte los relatos de sus protagonistas para la realización de este reportaje.

A lo largo de 90 minutos este magnífico trabajo audiovisual y de investigación desgrana mediante textos, cuidadosamente elegidos, los hechos sucedidos durante la guerra civil en Ortuella y por reflejo en Bizkaia. Para ello además se nutre de numerosas intervenciones de nuestros vecinos “mayores”, que con detalle y ahondando en los recuerdos, relatan hechos y sucesos ocurridos en el pueblo. Expone, con testimonios de varios protagonistas que vivieron en primera persona aquellos acontecimientos, cómo se vivió en la localidad el desarrollo del enfrentamiento armado y sus dramáticas consecuencias.

Paralelamente se presentó una exposición con cada una de las 203 fichas individuales de los vecinos de “ambos bandos” que pagaron con su vida una guerra que nunca debiera de haberse producido. De las víctimas, 200 eran hombre y 3 mujeres.

Para un pueblo como Ortuella, con poco más de 6000 habitantes en 1936, el golpe de estado contra la república legalmente establecida que dio comienzo a una guerra civil, supuso un duro revés para la población. Por aquellas fechas y desde la instauración de la República se venían sucediendo graves altercados e incidentes, algunos con muertes, entre partidarios de los partidos y sindicatos de izquierdas y los contrarios de derechas, tradicionalistas o monárquicos.

El golpe de estado de un sector del ejército, con el beneplácito de la oligarquía adinerada y la colaboración de la Iglesia española, del 18 de julio de 1936 cayó como un mazo en la vecindad de Ortuella. Muchos eran derechistas declarados que veían en el llamado “alzamiento nacional” la llegada de tiempos mejores, de poder y dinero sobre los vecinos menos favorecidos, principalmente la mayoría del pueblo, que no eran más que agricultores, ganaderos y mineros.

El resto lo conocemos ya, cada pueblo organizó su Comité de Defensa y muchos jóvenes se alistaron voluntarios en numerosos batallones para ir a luchar contra el enemigo fascista, que en aquellos momentos se había atrincherado en la zona de Gipuzkoa y Alava. Cada uno se alistó en las milicias propias de su partido o sindicato afín; nacionalistas, socialistas-ugetistas, comunistas y anarquistas. Muchos de estos jóvenes murieron en varias batallas conocidas como la de Villarreal (Alava) o Los Intxortas en Elgeta (Gipuzkoa), además de otras.

En los registros municipales, en el acta de defunciones constan sus nombres anotados uno a uno, pero no están todos, muchos desaparecieron en en frente de guerra y sus cuerpos no fueron encontrados, algunos no pudieron ser inscritos como muertos.

Cuando el 19 de junio de 1937 cae Bilbao después de varios días de lucha, la huída de la población se realizó hacia territorio aún republicano en dirección a Santander, ya que la otra margen de la ria ya estaba en poder fascista. Tras ellos los batallones republicanos luchaban para tratar de defender la retirada ordenada de la población. Pero todo fue inútil a pesar del ardor guerrero y en muchos casos de heroísmo, una a una las localidades de la marquen izquierda del Nervión fue cayendo en manos del ejército fascista, mientras los aviones seguían bombardeando las poblaciones civiles ocasionando centenares de bajas inocentes que nunca pisaron el frente de batalla.

g-c-e-187

Leonor Témez Vilor, muerta en el bombardeo del 16 de junio de 1937. Imagen sacada de la ficha personal realizada para la exposición “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939-Ortuella Guda Zibilean”

Antes de la caída de Bilbao, los aviones fascistas bombardean varias localidades de la margen izquierda. El 16 de junio varios aviones se lanzan a bombardear el campo de aviación construido en la playa de la Arena en Muskiz y de camino hacia él, dejan caer varias bombas en Trapagaran, Ortuella y Abanto y Ciervana.

En Ortuella las bombas matan a 5 personas; Migel Azaola San Jinés (31 años) escultor de renombre, que a pesar de ser del vecino Trapagaran, estaba viviendo en su taller de Casablanca; Ángel López Torres (49 años) muere en su casa del barrio de Bañales, y tres de ellas de la misma familia. Eran la madre Leonor Témez Vilor (44 años) y sus hijos Jesús López Témez (5 años) y Palmira López Témez (20 años). Vívían en el nº 14 de la calle Pablo Iglesias en el barrio de la Etxaba.

Los días previos a la ocupación fascista de Ortuella, debido a la situación de guerra que se vivía, la corporación municipal acordó disolverse y ceder el control del pueblo y del Ayuntamiento a el Comité de Defensa que quedó integrado por tres personas, el alcalde Enrique Atozqui Cardo (Izquierda Republicana) y los concejales Lucio Gómez Espino (PSOE) y Santiago Fernández Soto (PCE). Cuando Ortuella estaba ya perdida y ante su inminente caída este Comité huyó a la desesperada para salvar su vida.

ortuella-comite-de-defensa

Comité de defensa de Ortuella en 1937; en el centro Enrique Atozqui Cardo, a la derecha Lucio Gómez Espino y a la izquierda Santiago Fernández Soto. Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”

El día 22 cae Barakaldo, Sestao, Portugalete y Trapagaran y las tropas rebeldes paran su ofensiva a las puertas de Ortuella. En Trapagaran y Portugalete colocarán su puesto de mando avanzado, a la espera del asalto del día siguiente.

Las tropas fascistas que entraron en Ortuella estaban formadas principalmente por el Regimiento de Cazadores de Mérida nº3, el Regimiento de Cazadores las Navas nº2 y un pequeño contingente de soldados de Regulares, los tan temidos “moros”, que parece no cometieron tropelías y estuvieron bien atados en la localidad. Además hay relatos que nos hablan incluso de soldados a caballo italianos, posiblemente mandos de alguna sección de “los flechas negras”, que fueron los que tomaron principalmente el vecino Portugalete. Se ve que se dividieron y unos continuaron hacia su siguiente objetivo en Santurzi y otros a Ortuella.
  Todos eran parte de la IVº Brigada de Navarra y más concretamente de una sección de la misma llamada 1ª Brigada de Africa, mandada por el comandante Martínez Esparza hasta marzo de 1937. Después de la caída de Bilbao, en junio de 1937, las fuerzas militares sublevadas se reorganizaron y las tropas que entraron en Ortuella estaban integradas en la IIª Brigada de Navarra. 

Mientras, a su izquierda, por la zona montañosa, la Iª Brigada de Navarra entra por el Ganeran ganando sus alturas en medio de fuertes combates. Varias Unidades de refuerzo vasco-asturianas intentan mantener las alturas del monte de Triano, en el cercano Abanto y Ciervana. Las fuerzas de la 8º Asturiana hacen contraataques sin éxito durante toda la tarde.

Ortuella cae en poder de las tropas sublevadas el día 23 de junio de 1937 a las 17.30 horas de la tarde, hora cuidadosamente anotada por un vecino.

vista-aerea-de-ortuella-1921

Panoramica de Ortuella en 1921.

Imagen http://pluralanitzak.blogspot.com.es/

Ese día las tropas avanzan en dos columnas, una viene por la carretera nacional de Trapagaran y la otra por carretera desde Portugalete. Esta última entra primero en el barrio de Urioste  y avanza sin dificultades. Ambas se juntan en la unión de las dos carreteras casi en el centro de Ortuella, pero es en ese lugar donde parece que encuentran algo de resistencia. Son disparados por posiciones elevadas en la zona de explotación minera sin causar bajas, pero que hicieron replantearse la forma de tomar completamente el pueblo. Inmediatamente un pelotón de soldados fascistas monta dos ametralladoras en la zona de la “Campa de Pinedo” para controlar la situación mientras el resto se dispersa. A pesar de su superioridad militar la toma de Ortuella no iba a ser un camino de rosas.

En Ortuella habían quedado defendiendo la localidad milicianos de un batallón asturiano, que tenía emplazado en las inmediaciones mineras de Cadegal un tanque oruga con una ametralladora. Desde allí la visión de ambas carreteras era muy buena y en cuanto los vio aparecer disparó.

Para dejar más espacio y evitar los disparos ambas columnas se volvieron a dividir y una se mantuvo en la carretera general pero a resguardo de los disparos y otra, posiblemente la que venía de Portugalete, fue subiendo hacia el monte El Barracón campo a través por las huertas y campas de lo que hoy son los barrios de Mendialde- Ganguren.

Esos soldados vasco-asturianos habían tomado posiciones en La Salve (Nocedal) y el cementerio de Gallarta. Además tenían control sobre el puente de Sta. Juliana (Abanto y Ciervana) donde otro tanque oruga, o tal vez el mismo que vigilaba Ortuella y que tuvo que huir para no quedar copado por el enemigo, cortaba la carretera y vigilaba la zona. Desde las posiciones de la Salve y el cementerio dispararon sus armas contra los primeros soldados que asomaron la cabeza por las alturas del Barracón.

El comienzo de la refriega fue una lluvia de fuego de fusilería y obuses de morteros, que hizo que uno de los obuses cayera sobre la avanzadilla de soldados y mulos que transportaban material bélico. Un testigo de los hechos, niño en aquella época, relata como uno de esos soldados fue alcanzado de lleno por el obús y su cuerpo quedo desecho en el lugar del que aún quedan restos al día siguiente. Los mandos no se esperaban ese “recibimiento” en Ortuella, ya que pensaban tomarla sin pegar un solo tiro. Así que nuevamente dieron órdenes de retirada para tratar de tomar las alturas del Barracón desde atrás, por el barrio de Urioste, en el límite con Portugalete.

Sin embargo, la toma de las alturas que del Barracón van en linea recta hacia Nocedal por la loma del cerro de Eskurto (hoy depósito de aguas), causó al ejército sublevado siete muertos, incluido el que mató el obús. Unos cayeron en la subida al Barracón donde hoy esta el barrio Gorbea y la antigua escuela de formación profesional (1), otros en el Alto del Eskurto (2), uno en la carretera general n 634 al comienzo del camino del cementerio (3) y los últimos en el barrio de Nocedal y en Las Postas (4).

ortuella-01-muertos-ejercito-nacional

Detalle donde murieron en accion de guerra los soldados del ejército franquista en Ortuella. Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”con montaje númerico de Crónicas a pie de fosa.

Sus cuerpos recibieron, a diferencia de los del bando republicano, soberana sepultura en una fosa colectiva en el cementerio de Nocedal, conocido como municipal de Ortuella.

En la misma hay una cruz y una lápida con la leyenda y arenga franquista “Murieron por Dios y por España” al final de un listado de 6 nombres completos y uno desconocido.

Otro testigo, que por aquel entonces tenia 10 años, recuerda como oyeron a lo lejos a alguien que gritaba “…ha caído trigo, ha caído trigo…” sin saber muy bien que significaba aquello.

Trigo era el apellido de uno de los soldados muertos en aquellos combates del día 23, su nombre completo era Bartolomé Trigo, “soldado del ejército del Regimiento Las Navas”, tal y como dice el acta de defunción firmada el 24 de junio de 1937. En uno de los apartados pone: …falleció…a consecuencia de…”heridas por arma de fuego”.

El resto de nombres de los soldados del ejército franquista muertos y tal como consta en las correspondientes actas de defunción que se guardan en los libros del Juzgado de Paz de Ortuella son los siguientes:

Manuel Espinosa, soldado del ejército del Regimiento Las Navas.

Benigno Villar, soldado del ejército del Regimiento de Mérida.

Angel Exposito, soldado del ejército del Regimiento de Mérida.

José Valino y Valino, soldado del ejército del Regimiento de Mérida.

Antonio Collado García, soldado del ejército del Regimiento de Artillería.

Un desconocido, soldado del ejército.

101_0078

Actas de defunción de los soldados del ejército sublevado muertos en Ortuella. Imagen Crónicas a pie de fosa.

En todas las actas de defunción consta “muertos por heridas de arma de fuego”, sin hacer diferencia entre muerto de un disparo de fusil o por un obús de artillería. También hay un detalle interesante, todos los soldados muertos están inscritos el 24 de junio, es decir al día siguiente de los sucesos, excepto Manuel Espinosa que se le inscribe el 27 de junio, tres días más tarde. Ello puede ser debido a que cayó herido el 23 y fue evacuado a algún hospital de campaña en las inmediaciones de Ortuella, muriendo a causa de su heridas tres días después. Nunca lo sabremos.

También hay un error entre el apellido escrito por dos veces en el acta de defunción de Manuel Collado García y el colocado en la lápida del cementerio  donde pone Callado.

img_20170203_140006

Lápida funeraria con los nombres de los soldados del ejécito nacional muertos en Ortuella con la arenga “Muertos por Dios y por España”. Imagen Crónicas a pie de fosa”.

Con respecto a la tumba donde están enterrados desde 1937, hay que señalar que fue el propio Ayuntamiento franquista el que hasta la muerte del dictador en 1975, mantuvo siempre la sepultura del cementerio bien cuidada, sobre todo para el 1 de noviembre festividad de Todos los Santos, que se limpiaba y engalanaba especialmente.

Desde entonces la tumba, de tamaño doble de largo que las demás, sigue en el lugar original en la parte vieja del cementerio, sin apenas un mantenimiento y que cada día sufre las inclemencias del tiempo. Es una tumba baja, que en origen tenía unas postes metálicos unidos con una cadena por todo su perímetro y a pesar de estar casi al ras del suelo, las paredes y superficie de la misma se están abriendo y perdiendo material.

Afortunadamente en estos últimos meses, a raíz del interés despertado por el documental antes citado, ahora la tumba de los soldados se mantiene limpia de vegetación pero en el mismo estado lamentable de olvido.

Este enterramiento nos causa alguna dudas, ¿cómo es posible que después de 80 años sigan allí enterrados sin que ningún familiar los reclamara, o que fueran llevados a partir de 1959 por órdenes gubernamentales al mausoleo del Monasterio de El Escorial como tantos otros soldados del bando franquista?

Nuestra intención no es intentar sacarlos de ahí, no nos corresponde, además tienen todo el derecho a estar enterrados en un cementerio de forma legal y que se sepa donde están. A diferencia de tantos cientos de miles, casi 120.000 desaparecidos republicanos, principalmente civiles, que nunca estuvieron en combate y que fueron asesinados tras los frentes de guerra y en juicios sumarísimos sin garantía legal ni jurídica.

img_20170203_135943

Tumba-fosa doble donde estan enterrados los restos de 7 soldados del ejército sublevado (nacional) en el cementerio de Ortuella. Imagen Crónicas a pie de fosa.

Sin embargo no podemos olvidar a nuestros vecinos, soldados republicanos que murieron en los frentes de guerra, en muchos lugares de la geografía como Grado (Pradón de los Vascos y Oviedo en Asturias) o más cerca en Otxandiano, Sollube, Urkiola, Artxanda, Larrabetzu, etc,  que siguen aún desaparecidos y enterrados en fosas donde nadie puede llorarles.

Otro testigo, también un niño en aquellos años, relata un extraño suceso que no ha podido ser verificado como real. Nos referimos a el posible fusilamiento de una partida de milicianos asturianos cogidos por el enemigo franquista y fusilados contra las tapias del citado cementerio. Hay que tener en cuenta que los recuerdos de hoy de sucesos y vivencias traumáticas vividas años atrás y oídas de cuando se es un niño, hacen interpretaciones erróneas que alteran la realidad, pero que son ciertas en la memoria de los testigos, no es que mientan a propósito. En el cementerio no hay más fosas comunes y no hay más noticias sobre semejante relato.

A medida que el ejército sublevado avanzaba tras tomar cada pueblo por completo, este se convertía en puesto de mando y frente de conquista hasta la siguiente toma, con hospitales de campaña que atendían a los heridos.

Otra función de ese ejército rebelde era la de disolver la corporación municipal existente si aún no habían huído y poner a dedo al nuevo alcalde, elegido entre los partidarios del gobierno rebelde y que con anterioridad tuvo algún papel relevante en otras corporaciones. En Ortuella había huido el Comité de Defensa que mandaba en la localidad ante la inminente caída, así que la autoridad militar nombra una Gestora con Bernardo Ibarra Ibarra, metalúrgico y antiguo alcalde de derechas durante el bienio conservador republicano, que a pesar de su inclinación política en un pueblo principalmente de izquierdas, gozaba de cierto respeto y prestigio.

Sin embargo un mes más tarde, concretamente el 25 de julio, la Gestora fue destituida y su lugar ocupado por el primer ayuntamiento franquista a cuya cabeza se encontraba el contratista de minas Jerónimo Jubeto Eguiluz, que también con anterioridad había sido alcalde varias veces.

101_0074

Jerónimo Jubeto Eguiluz, primer alcalde franquista de Ortuella. Imagen del libro ” CONCEJO DE ORTUELLA. Crónicas de su evolución hasta 1937.”

Dos días después de la entrada de las tropas franquistas en Ortuella, el Ayuntamiento celebró el 25 de junio de 1937 una sesión plenaria en la que se acordó el cambio de la nomenclatura de las calles que tenían alguna relación con los vencidos republicanos o personas destacadas de su gobierno y leal defensa.

El acuerdo alcanzado aquel día no difiere mucho de los que ahora con la ley de Memoria Histórica de 2007 en la mano se realizan. El mismo acordaba…“variar los nombres de las calles siguientes; a la llamada de Pablo Iglesias se la llamará del General Mola, a la calle de La República calle del Generalísimo Franco, a la de Francisco Ferrer de D. Alfonso Etchats y a la Plaza de La República, Plaza de España”.

Al final, acabamos como empezamos, suprimiendo calles y placas, la historia de siempre, los vencedores con el poder de las armas eliminan todo rastro de los perdedores en 1937 y hoy la ley de 2007 elimina rastro de los que ganaron. Puede que con cierto revanchismo histórico, pero con justicia, la misma que no tuvieron los que murieron por defender la libertad de un gobierno venido de unas elecciones.

Otro pleno municipal celebrado el 24 de septiembre de 1937, ya con la corporación plenamente establecida en sus sillones, acuerdan destinar la cantidad de 250 pesetas para colaborar en un banquete-homenaje que la delegación local de falange estaba organizado en honor de los expresos de este pueblo, afines al movimiento,  que sufrieron represalias  y persecuciones e incluso la muerte por las “ordas bajo el dominio rojo- separatista”, al tiempo que se hacía constar en acta…” el sentimiento profundo de esta corporación por la bárbara muerte de que fueron objeto D. Benjamín Ruiz Ruiz, D. Felix de Mingo Pozas, D. Felix Basozabal Arrunazazabala y D. Pedro Elorza Peña vilmente asesinados por las ordas rojo-separatistas durante el funesto  dominio de Vizcaya”.

ortuella-01-muertos-vecibnos-derechestas-ortuella

Vecinos asesinados en los barcos-prisión y cárceles tras la venganza por los bombardeos fascistas de Bilbao. De izquierda a derecha Benjamín Ruiz Ruiz, Felix de Mingo Pozas, Felix Basozabal Arrunazazabala  y  Pedro Elorza Peña. Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”

En recuerdo de todas las victimas que supuso la guerra, vamos hacer un pequeño resumen sobre ellas. En primer lugar hay que decir que las 203 personas vecinas de Ortuella documentadas como fallecidas, éstas eran: 181 gudaris-milicianos, 7 soldados franquistas, 4 eran civiles republicanos, 6 civiles franquistas y 7 eran civiles sin ideología conocida.

La forma en que fallecieron es: 140 murieron en el frente de batalla formando parte del ejército republicano, 7 en el frente de batalla de parte del ejército franquista, 5 asesinados en los barcos-prisión y cárceles tras la venganza por los bombardeos fascistas de Bilbao, 6 por acción directa de los bombardeos o por sus heridas, 20 represaliados y ejecutados por fusilamiento o garrote vil tras juicios sin garantías legales ni jurídicas, 6 desaparecieron en Francia con motivo de la ocupación Nazi en la 2ª G.M, 1 fue paseado y asesinado, 1 murió a causa de la explosión accidental de una bomba, 9 fallecieron en prisión y 10 se desconoce la causa.

Entre todos los jóvenes de Ortuella que lucharon por la república contra el ejército franquista, se da la circunstancia que 3 hermanos de una misma familia murieron. Sus nombres Antonio Begoña Blanco de 18 años, miliciano del batallón Facundo Perezagua del PCE, falleció en combate en Karrantza (Bizkaia) el 8 de julio de 1937; Federico Begoña Blanco de 25 años y miliciano del mismo batallón que su hermano, caído en combate en Ubidea (Bizkaia) el 7 de abril de 1937; y por último Vicente Begoña Blanco de 23 años, del batallón Lenin también del PCE, muerto en prisión el 14 de marzo de 1938 tras haber sido hecho prisionero, tras la caída de Bilbao en junio de 1937.

collage-2017-02-05

Fichas de los vecinos de Ortuella muertos durante la guerra civil y posterior represión franquista. Montaje de Crónicas a pie de fosa sobre fotografias propias de las fichas expuestas en la exposición “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939– Ortuella Guda Zibilean”

MEMORIA HISTORICA DE ORTUELLA

La primera muestra de recuerdo hacia todas las víctimas que dejaron la vida durante la guerra civil y posterior represión franquista, la hizo el historiador local Juan Ignacio Rodríguez Camarero con su documental en el año 2015. Paralelamente se mostraron en la sala de exposiciones de la casa de la cultura (O.K.E) una serie de fichas personales de cada una de estas personas. Su recuerdo y homenaje es memoria histórica, asignatura pendiente aún en muchas localidades del País Vasco y sobre todo de España.

Y ahora, el 13 de febrero de 2017 se hace otro capítulo de esa memoria histórica en Ortuella, con la realización de unas jornadas, organizadas por el propio Ayuntamiento de Ortuella y el blog memorialista “Crónicas a pie de fosa” en nombre de los vecinos de Ortuella Aiyoa y Jesús Pablo que suscriben este reportaje.

Las JORNADAS MEMORIA HISTORICA DE ORTUELLA se celebrarán entre el 13 de febrero y el 10 de marzo y consisten en primer lugar en la muestra de una exposición sobre el trabajo de exhumación de fosas comunes de la guerra civil a cargo de la Sociedad Aranzadi y la ARMH desde el año 2000.

Su título es “Exhumando fosas, recuperando dignidades” y ya hemos tratado sobre ella en varias ocasiones. Son 40 paneles informativos a todo color que muestran paso a paso las diversas fases en el proceso de investigación, exhumación, laboratorio y entrega de los restos. El punto fuerte de la misma es una fotografía en el suelo a todo color y de tamaño natural de 10 metros de larga que muestra una de las fosas abiertas del Monte de la Andaya en Lerma (Burgos).

Y en segundo lugar una serie de tres charlas-conferencia durante el período de permanencia de la exposición.

La primera charla será el día 22 de febrero y llevará el título“Crónicas a pie de fosa”, impartida por nosotros, que será un relato sobre nuestra experiencia de voluntariado en exhumaciones y actos de memoria histórica.

El día 1 de marzo será la segunda charla con el titulo “Exhumando fosas, recuperando dignidades” a cargo del conocido antropólogo forense y presidente de Aranzadi Paco Etxeberría, que explicará de forma magistral su trabajo.

Y por ultimo tendrá lugar la tercera charla el 8 de marzo con el titulo“Visión de género en la represión” a cargo de la Osteo-Arqueológa Lourdes Herrasti de Aranzadi.

folleto

Folleto de las Jornadas de Memoria Histórica de Ortuella. Imagen propiedad del Ayuntamiento de Ortuella.

Nos vemos!!!


FUENTES CONSULTADAS.

Video documental  y  exposición fichas personales de fallecidos en Ortuella  con el título “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean” de Juan Ignacio Rodríguez Camarero. 2015.

CONCEJO DE ORTUELLA. Crónicas de su evolución hasta 1937. Varios autores. Bilbao, 1995.

Libro de Actas de Defunción año 1937 del Juzgado de Paz de Ortuella.

Senderosde la memoria. Relación de espacios vinculados a la memoria de la guerra civil. Informe elaborado por el Grupo de investigación Biography & Parliament de la UPV/EHU. Vitoria-Gazteiz 2015.


IMAGEN DE CABEZERA

Acto religioso-político, misa del régimen franquista, en la plaza del ayuntamiento de Ortuella. Año 1939.  Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”

UNA CARTA ANONIMA DESTAPA UNA FOSA EN FONTANOSAS.

La confesión de un soldado ejecutor localiza los restos de 7 fusilados en 2006.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


 

LA CARTA, 65 AÑOS DESPUES.

Era abril de 2004 cuando Emilio Valiente Jiménez, alcalde pedáneo de Fontanosas, miraba la correspondencia diaria llegada a su domicilio. Entre las variadas cartas una destacaba entre todas las demás, una sin remitente, anónima, dirigida al Excmo. Sr. Alcalde de Fontanosas.

En ella se decía:

Distinguido Señor. En estos tiempos en que se esta poniendo de actualidad la localización de cadáveres de víctimas derivadas de nuestra Guerra Civil, me permito poner en su conocimiento de un hecho acontecido del que un servidor de Vd. fue protagonista obligado, como puede suponer, y que voy a exponerle a continuación.

Encontrándome prestando el servicio militar en un Regimiento de Caballería de Alcalá de henares, fue destinada dicha Unidad a esa zona bajo la denominación de “persecución de huidos en la Sierra”. Ello ocurría en el año 1941, cuando en la fecha 1º de Julio fue obligada la Sección en que yo militaba a realizar una ejecución de 7 personas, entre ellas un menor de 15 años, procedentes del penal de Almaden. Después de ejecutado este execrable acto nos mandaron hacer unas fosas a la entrada de ese cementerio, en la parte interior, y enterrar allí los siete desgraciados.

Comunico este hecho por si permite proceder a la inhumación de los cadáveres por parte de las respectivas familias, en el supuesto que sean localizables.

Perdone, Sr Alcalde, que exponga este caso de forma confidencial y anónima por los motivos que puede suponer.

Con afectuosos saludos, y deseándole una afortunada gestión, le saluda atentamente su s.s.”

En ese momento todo cambió para Emilio Valiente, según sus propias palabras:

… Leí la carta una y otra vez y llegaba a ver al soldado con el fusil en las manos…qué locura, pero es cierto. Lo veía con aquellos tres cuartos largos, anchos y muy grandes. Vestido de caqui, con botas negras y desgastadas…”.

fontanosas-carta-anonima

Carta anónima recibida. Fontanosas, 1941-2006. Memoria de Carne y Hueso”

HECHOS Y SITUACION DE LA FOSA.

La localidad de Fontanosas pertenece al municipio de Almodóvar del Campo, en Ciudad Real (Castilla- La Mancha).

En el “Mapa de Fosas” del Ministerio de Justicia del Gobierno de España hay una escueta ficha con el número 1373/2009 CIRE que nos informa sobre esta fosa:

Según la entidad informante la fosa data de julio de 1941. Las personas fusiladas en Fontanosas fueron detenidas tras ser acusadas de colaborar con el maquis. Estuvieron detenidos en Almadenejos y después en la propia cárcel de Almadén. Desde allí, fueron trasladados a Fontanosas para ser fusilados en una quebrada que se encuentra a unos doscientos metros de la entrada del pueblo por la carretera de Caracollera. El fusilamiento se hizo de madrugada, antes del amanecer. Luego fueron trasladados en parihuelas por algunos vecinos del pueblo al cementerio y enterrados. La fosa estaría situada en la parte interior derecha de la puerta de entrada del antiguo cementerio, que en la actualidad es una propiedad privada. Este cementerio fue desmantelado en 1948, cuando se construyó uno nuevo en las afueras del pueblo. La exhumación tuvo lugar en febrero de 2006 y se recuperaron los restos de 7 víctimas”.

Emilio Valiente en el capítulo “Instantes” del libro Fontanosas, 1941-2006, Memoria de Carne y Hueso”, narra de primera mano sus indagaciones sobre donde podría estar localizada la fosa en el antiguo cementerio: “Había hablado con muchos vecinos pero las palabras de Pilar si me daban una fiabilidad plena de como estaban enterrados. Nos dijo, yo tenía 9 años, vi cómo los traían en parihuelas desde el lugar del fusilamiento hasta el cementerio. Recuerdo perfectamente que junto a los soldados también mandaron hacer una zanja a algunos vecinos de Fontanosas. Están, según se entraba al cementerio a mano derecha y la zanja la hicieron paralela al muro”.

Con la información conseguida, solo quedó averiguar donde estaba la puerta de entrada al demolido cementerio, algo que pudo verificar con una fotografía antigua en la que aún estaban en pie los muros del mismo.

Las personas asesinadas aquel negro día de 1º de julio de 1941 pertenecían a dos familias de vecinos de Fontanosas muy conocidos por todos.

¿QUIENEN ERAN LAS PERSONAS ASESINADAS HALLADAS EN LA FOSA?

Según los testimonios aportados y recogidos de las víctimas en el libro Fontanosas, 1941-2006, Memoria de Carne y Hueso”, sabemos de ellos lo siguiente:

“FAMILIA ESCRIBANO CARDEÑOSA. (5 miembros)

Mateo Escribano Cardeñosa, Francisco Escribano Mansilla, Manuel Escribano Cardeñosa, Ramón Escribano Cardeñosa y Félix Polo Gavilán, primo segundo de estos. Vivían a unos 8 km de Fontanosas en el paraje conocido como cortijo de los Ligeros, situado en la ladera sur de la sierra de los Barrancones, en las estribaciones de las sierras de Almadén y el Torozo. Su actividad principalmente era la ganadería, ovino y caprino. La labranza, los productos de la huerta el carbón y la caza también generaban sustento a la unidad de las familias. La matanza del cerdo, igualmente proporcionaba alimentación para el año. Por otra parte, trabajaban como jornaleros cuando eran requeridos por los terratenientes de las fincas de la zona.

Mateo Escribano Cardeñosa: Estaba casado con Eufemia Mansilla López y tenía ocho hijos. Francisco (que también fue fusilado), Nemesio, Justiniano, Aquilino, Inocente, José “Joselillo”, Mateo y Victoria. Cuando fue fusilado los hijos tenían edades comprendidas entre 1 año y 21 años. Después de vivir dos años aproximadamente en el cortijo, la madre con sus siete hijos restantes se trasladó a vivir a Fontanosas. Fueron cobijados en casas de amigos y familiares y prácticamente vivían de la caridad y los pocos jornales que lograban la madre y alguno de los hijos mayores. Pasado el tiempo, dentro del casco urbano existía un solar que le llamaban el corral de Concejos. Allí consiguieron hacerse con un chozo de paja y vivieron varios años. No emigraron a otros pueblos o ciudades. Hoy día viven dos de los hijos en Fontanosas, José Escribano Mansilla “Joselillo” y Mateo Escribano Mansilla.

Francisco Escribano Mansilla: Hijo de Mateo Escribano Cardeñosa fue el más joven de los siete fusilados. Estaba soltero.

Manuel Escribano Cardeñosa: Estaba casado con Mª Cruz Leñador Hinojosas y tenía seis hijos: Aniceta, Angeles, Ramón, Carmen y Aurelia. Cuando fue fusilado los hijos tenían edades comprendidas entre los 13 y 31 años. Hasta el año 1955 siguieron viviendo en el cortijo y ese mismo año emigraron a Puertollano. Su nieta Mª Cruz Delgado-Aguilera Escribano, señala que cuando su madre iba a verlo a la cárcel le decía que tenía muchas ganas de salir para poder coger en brazos a su primer nieto que nació el 14 de abril de 1941 (era nieto de su hija Aniceta). Le pusieron por nombre Florentino pero desgraciadamente no llegó a conocerlo. No vive ningún hijo.

Ramón Escribano Cardeñosa: Se casó con Leocadia Resa Culebras y se quedó viudo antes de la guerra. Se casó de segundas nupcias con Eugenia (se ignoran los apellidos) que era de Abenojar. No tuvo descendencia.

Félix Polo Gavilán: Estaba casado con Rosina Serena Fernández y tenía un hijo con siete meses, Félix Polo Serena. Vivió hasta el año 1955 con su hijo en el cortijo y en ese mismo año se trasladó a vivir a Puertollano en donde contrajo matrimonio de segundas. Su hijo Cándido Polo Serena vive en Puertollano.

FAMILIA DEL ALAMO TURRO. (2 miembros).

Leoncio del Alamo Turro y Julián del Alamo Turro vivían a unos 4 km. De Fontanosas en el paraje conocido como cortijo de los Centeneras, así les apodaban. En la misma situación geográfica, solo que 4 km antes de llegar al cortijo de los Ligeros. La actividad era la misma que la familia Escribano Cardeñosa.

Leoncio Del Alamo Turro: Estaba casado con Eloisa Vargas Sánchez y tenía cuatro hijas: Libertad, Florencia, Matea y Leonidas. Cuando fue fusilado las hijas tenían edades comprendidas entre los 3 y 9 años. Posteriormente al fusilamiento se trasladaron a vivir a Fontanosas y después de dos años emigraron a Brazatortas, pueblo natal de Eloisa Vargas Sánchez, hasta que en 1954 definitivamente emigraron a Barcelona. Hoy en día viven tres hijas: Florencia, Matea y Leonides.

fontanosas-leoncio-del-alamo-turro

Leoncio Del Alamo Turro. Imagen “Fontanosas, 1941-2006. Memoria de Carne y Hueso”.

Julián Del Alamo Turro: Estaba casado con Priscila del Olmo García y tenía una hija llamada Juliana ya fallecida. Queda una cuñada y un nieto (Juan Jesús Díaz del Alamo).

FONTANOSAS DURANTE LA REPUBLICA, GUERRA CIVIL Y POSGUERRA.

La República entra en Fontanosas con la alineación del pueblo a favor de la República: 139 votantes de los 311 electores de Fontanosas votaron mayoritariamente a los candidatos del Comité Republicano de Almodóvar (71 votos) pero muy cerca estuvieron los resultados de los candidatos monárquicos que obtuvieron 68 votos.

Las avances sociales republicanos se hicieron notar en el pueblo, entre ellos el reparto de tierra que propulgaba la reforma agraria, que se paralizó nuevamente en 1934 con la victoria de la derecha republicana. La mayoría del pueblo no tenía recursos económicos ni tierra en propiedad, eran gentes muy humildes donde la pobreza social estaba muy arraigada.

Durante la República y hasta el estallido de la Guerra Civil, Fontanosas siguió siendo un pueblo de jornaleros humildes, la mayoría del pueblo subsistía con lo poco que daba la tierra.

Antes del golpe fallido del 18 de julio, hubo varios sucesos que comenzaban a ennegrecer el ambiente. El primero fue una especie de gamberrada, mal encarada por la derecha y la Iglesia local, en la que un grupo de jovenes penetraron en la iglesia, y haciendo añicos la puerta de la sacristía, entraron en ella para una vez allí dirigirse a una imagen de la Virgen con palabras soeces y groseras.

Julian López Garcia, en su capitulo “rescoldos” del citado libro Fontanosas (1941-2006) Memoria de carne y hueso, escribe sobre ello:

Gamberrada o acto de anticlericalismo, en todo caso era la prueba de que la situación socio política se iba tensionando la tenemos en que un mes después de este suceso, el alcalde pedáneo y el alguacil solicitaban permiso de armas, “por si en un momento dado se viera uno comprometido y más en estas aldeas que no tiene uno fuerzas de ninguna clase ni teléfono para un momento dado; como también desearía de v. me mandara una gorra de reglamento para el alguacil porque sin ninguna insignia parece que no es nada…”

A partir de ese momento los incidentes se multiplican. Es nuevamente Julián López el que nos cuenta:

Los enfrentamientos personales con ese panorama se iban haciendo visibles y lo apreciamos en esos conflictos por el nombramiento de alguacil. En enero del 34 Fernando Cuervo había pedido la destitución de su alguacil Severo Fernández por desobediencia y seguramente por divergencias políticas, el nombramiento de Saturnino Resa no se hizo efectivo y el que finalmente se nombrará en octubre de 1934, Blas Jiménez, acabará también en divergencia con el alcalde. Pero sobre todo la tensión en el campo se iba haciendo más intensa.

A pesar de la vecindad con Abenójar, donde la Revolución de 1934 tuvo una gran incidencia, en Fontanosas prácticamente pasó desapercibida aunque sufrió las consecuencias de la clausura de la Casa del Pueblo y la anulación de las actividades de la Sociedad de Trabajadores Socialistas.

Fueron especialmente graves los enfrentamientos que se produjeron en los años siguientes entre jornaleros y terratenientes. Las disputas tenían relación con todo el conjunto de problemas desatados a partir de los intentos de reforma agraria: incumplimiento de la ley de términos, no respetar la intensificación de cultivos, no respetar las bases de trabajo y pagar poco…”

La Guerra Civil se iniciará en Fontanosas con un trágico suceso que será el único que se produzca a lo largo de toda la contienda pero que tendrá una venganza dramática tras la guerra, los asesinatos del dueño de Los Cabriles, Francisco Hinojosas Montañés y de su guarda, Mariano Gallardo Gil. El origen podría estar en alguna cuenta pendiente por impagos de jornales o posiblemente por las animadversiones generadas en anterioridad.

Durante los tres años de guerra no volvió a haber ninguna víctima mortal en Fontanosas aunque si algunos incidentes relacionados con el anticlericalismo y la colectivización de tierras.

Aunque no hay constancia documental, en los primeros días de la guerra se produjo en Fontanosas el episodio conocido de la quema de santos.

Los fondos del archivo militar del Tribunal Territorial Militar de Madrid tiene los documentos del expediente donde se instruyen las causas de las siete personas asesinadas mediante ejecución judicial.

Entre la voluminosa documentación salen datos de gran interés para conocer el suceso. Además se observa que ese mismo día y en ese mismo “juicio” habían juzgado a otros 12 más de Almadenejos y que todos estaban condenados a muerte el mismo día, en las respectivas plazas públicas de las dos localidades. La documentación nos dice que el día 1 de Julio de 1941 los fascistas segaron como mínimo, la vida de 19 inocentes.

En el Archivo Municipal de Almodóvar del Campo apareció una lista que se elaboró en abril de 1941 sobre desafectos al régimen de Franco en Fontanosas. Para esa fecha ya habían sido fusilados los cinco primeros vecinos por acusaciones referidas a acontecimientos sucedidos durante la República y la Guerra Civil, de los cuales hemos comentado antes. Sus nombres son: Tomás Aragón Carrilero (fusilado el 24 de octubre de 1940 en el cementerio de Almodóvar), Bonifacio Minguillán Moreno, Samuel Gómez del Olmo, Simón Solana del Olmo (los tres fusilados el 10 de diciembre de 1940 en el cementerio de Almodóvar) y Grazeliano Ruiz Escribano (fusilado el 15 de febrero de 1941 en el cementerio de Ciudad Real).

En esa lista aparecen cuatro categorías: desafectos al régimen con 32 anotados, desafectos al régimen en prisión, con 14 anotados, desafectos al régimen que se pasaron a Francia, con 3 y desafectos al régimen que estaban cumpliendo el servicio militar también con 3 anotados. En total 52 desafectos al nuevo régimen fascista. El resumen del la represión es el siguiente: fusilados 13, muertos en prisión 2, otros asesinatos por razones políticas 2, encarcelados y apresados que no fueron después fusilados 27 y desafectos al régimen que no pasaron por prisión 30.

La tremenda represión sobre Fontanosas tuvo simples motivos que según el régimen la justificaron. La primera de ellas afectó a la mayoría de los represaliados y tenía relación, como hemos dicho, con acontecimientos y activismo durante la República y la Guerra. Activismo político y participación en ocupaciones de fincas, quema de santos, la muerte del dueño de los Cabriles y su guarda, la ocupación de cargos políticos durante la República y guerra e incluso por haberse alistado como miliciano en la guerra o por haber militado en algún sindicato o por alguna denuncia de participación en actos antireligiosos.

Y la otra causa es la presencia de la guerrilla de la sierra cercana. Las acciones de los maquis en torno a Fontanosas fueron constantes especialmente entre 1942 y 1944, aunque desde muy pronto tras el final de la guerra operaron por la zona las partida del “Manco de Agudo”,  “Chaquetalarga”, “El Lastras”, “Larete”, “El Madrileño”, “El Colorao” y algunas más. En ese contexto de desconcierto por parte de las fuerzas del orden público y armadas y con el deseo no sólo de detener a miembros del maquis sino de aterrorizar a posibles cómplices y disuadir sus apoyos, hay que inscribir el arresto y posterior fusilamiento de los Escribano, del Álamo y Polo.

Es nuevamente Julián Lopez el que nos relata los pormemores del caso:

Todos ellos fueron acusados de haber participado en una pequeña sustracción de víveres en el Cortijo del Cerro de los Santos, de donde se habrían llevado dos costales de garbanzos, una manta, una chaqueta, unas tijeras, una corneta de metal, dos ovillos de hilo, seis calcetines, media docena de pañuelos y 10 pesetas. Un supuesto botín que valió 17 vidas”.

Y para terminar nos dice:

El fusilamiento de los 17 de Almadenejos y Fontanosas el 1 de julio de 1941 se convirtió en el icono más contundente de la represión no sólo por la cantidad de fusilados sino por el hecho de que no se produjeron como los otros fusilamientos de vecinos de Fontanosas o de Almadenejos lejos del pueblo sino dentro de las comunidades, con todo el pueblo en vela a las 5 de la mañana escuchando las balas que resonarían durante mucho tiempo”.

fontanosas-la-vega-ancha-lugar-donde-se-produjeron-los-fusilamientos

La Vega Ancha, lugar donde se produjeron los fusilamiento. Imagen “Fontanosas, 1941-2006. Memoria de Carne y Hueso”.

LA EXHUMACION.

A solicitud de D. Emilio Valiente, Alcalde Pedáneo de Fontanosas, en representación de los familiares y por mediación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, en febrero de 2006, se realizó la exhumación con un equipo variado como parte de la colaboración que se viene prestando a distintas asociaciones que trabajan por la recuperación del olvido de las muchas personas desaparecidas, fusiladas y ejecutadas durante los trágicos episodios de la Guerra Civil española de 1936 a 1939 y posguerra.

Esta actividad se llevó a cabo con todos los permisos pertinentes y contando con el conocimiento de las autoridades de Ciudad Real, esto es, el Juzgado de Instrucción de Almodóvar, la Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo.

El Equipo Técnico que participó en la apertura de la fosa y posterior exhumación es multidisciplinario y contó con varias especialidades científicas. El informe de exhumación de la fosa de Fontanosas nos dice al respecto del mismo:

“Arqueología: Jimi Jiménez (Licenciado en Geografía e Historia, Sociedad de Ciencias Aranzadi), Andrea Alonso (Universidad Autónoma de Madrid); Yolanda Sobrino (Universidad de Castilla-La Mancha).

Antropología y patología forense: Fco. Etxeberria (Profesor Titular de Medicina Legal y Forense, Universidad del País Vasco). Carme Rissech (Dra. en Biología, Universidad Autónoma de Barcelona); Lourdes Herrasti (Licenciada en Geografía e Historia Dpto. de Antropología Sociedad de Ciencias Aranzadi); Luis Ríos (Licenciado en Biología, Universidad Autónoma de Madrid).

Antropología cultural (testimonios y video): Francisco Ferrándiz (Profesor Titular de Antropología, Universidad de Deusto) y Julián López (Profesor Titular de Antropología, Universidad de Córdoba).

Balística: Javier Ortiz Lejarza (Licenciado en Geografía e Historia, Sociedad de Ciencias Aranzadi).

Colaboradores: Vanesa Blanco Gallardo y Julia Valle Pareja”.

fontanosas10-2-06-127

Equipo técnico en plena labor. Imagen propiedad equipo técnico de exhumación. Informe exhumación Fontanosas 2006.

LA AUTORIDAD DIFICULTA LA EXHUMACION.

Los trabajos comenzaron con problemas, era de esperar, aún había muchas personas y autoridades que no les gustan las exhumaciones ni nada que tenga que ver con “desenterrar” cosas del pasado de la guerra civil, dicen que “abre heridas”. Aún no había salido la Ley de Memoria Histórica de Zapatero de 2007 y aunque las inhumaciones estaban a la orden del día en varias comunidades, en muchos lugares se impedía y dificultaba todo lo concerniente a ello.

En este caso concreto de Fontanosas fue el “exceso de celo” o tal vez “desconocimiento” sobre los procesos legales de las exhumaciones, de sus permisos y competencias. También es posible que “alguien” presionase para impedir los trabajos. El caso es que al teniente de la Guardia Civil del Puesto de Almaden no le pareció bien que se harían exhumaciones en tu “territorio” y puso pegas desde el principio. Primero con los permisos del juzgado, que eran innecesarios por haber pasado más de 25 años y la justicia se inhibe bajo la respuesta legal de que es un hecho administrativo. Y como por ahí no pudo tirar más al contar con el permiso de la jueza, puso pegas en el permiso de la Subdelegación del Gobierno, que si patatín, que si patatán. Afortunadamente “alguien” le leyó la cartilla y le hizo ver, muy a su pesar, de que no podía impedir los trabajos. No nos inventamos nada, todo este lio lo relata perfectamente Emilio Valiente en el citado libro “Fontanosas, 1941-2006, Memoria de Carne y Hueso”.

…Cuando me aproximaba al bar Angelvi, en la puerta, vi el vehiculo de la Guardia Civil, dos guardias y un teniente, no conocía a ninguno…Me dirigí a ellos dándoles los buenos días y muy amablemente el teniente se presentó, -buenos días soy el teniente Alvaro jefe del puesto de Almaden nos ha llamado el sargento de Abenojar y nos ha comentado que van a exhumar los restos de siete fusilados de la posguerra- , efectivamente así es; -¿me podría indicar en que van a consistir los trabajos, tienen autorización de las Instituciones?-. Le explique con detalle todo el proceso y las cartas que había enviado a la Subdelegación del Gobierno, al Juzgado,etc. Se quedó un poco pensativo y me preguntó -¿cuando piensan iniciar los trabajos?-, creo que esta tarde o mañana por la mañana…-muy bien por nuestra parte no tenemos nada más que decir-”.

Esa coletilla última del teniente deja entrever una palabra no dicha pero que se lee entre líneas a nuestro parecer… “de momento”.

Esa misma tarde, ya con la maquinaria trabajando y todo el equipo en el solar del antiguo cementerio, es nuevamente la Guardia Civil y no el equipo de exhumación, los protagonistas del día. Nuevamente Emilio Valiente nos relata tan detalladamente los sucesos.

Estaba tan atento que no me di cuenta de que la patrulla de la guardia civil había llegado, me tocaron la espalda y me solicitaron que les acompañase unos metros separados del resto de los presentes.-Traemos ordenes del teniente de parar los trabajos-, ¡no me jodais! les dije, mire usted nosotros cumplimos ordenes-. La verdad es que ha ellos también se les veía apurados pero, otro dicho, el que manda, manda. Se me vino el mundo abajo, le hice una señal a Paco Etxeberria y se acercó a ver que quería. “Paco estos señores traen órdenes de parar los trabajos”… sin pensárselo dijo “hemos vuelto a los años del franquismo, Emilio solicitaste todos los permisos que te indicamos”,“sí, los tengo aquí”… “entonces estos qué quieren”; el tío no se cortaba nada delante de la guardia civil y yo, aparte de estar temblando, trataba de calmar a Paco. Les mostré las solicitudes, hablaron con el teniente y por último les indicó que el asunto estaba ya en el Juzgado y que mientras la jueza de guardia no autorizase, no se podía continuar con el proyecto. Automáticamente tuvimos que parar todo”.

Esa tarde ya no se podía hacer nada así que al día siguiente se presentaron Emilio Valiente, Julián López y Paco Ferrándiz en el Juzgado de Guardia de Puertollano para hablar con la jueza. Es nuevamente Emilio el que nos relata los hechos:

Entramos en el Juzgado y preguntamos por la jueza Decana, nos indicaron el camino y en principio nos atendió una secretaria, nos preguntó que qué deseábamos y le expliqué verbalmente todo el asunto y a continuación le mostré todo el papeleo que llevaba, las solicitudes que había cursado, me cogió los papeles y se pasó para su despacho. En pocos minutos salió la jueza y nos dijo, “al juzgado esto no le compete, hace más de 25 años que esto ocurrió y por lo tanto este asunto es meramente administrativo por mi parte pueden seguir con la exhumación”. Nos miramos los tres y los ojos nos crecieron en ese momento tres centímetros a cada uno. Me dirigí a la jueza y le dije, “Señoría, por favor, puede llamar al teniente y le dice lo que acaba de explicarnos”, “sí, por supuesto ¿tienen su teléfono?”, “sí, sí, se lo marco lo llevo grabado en el móvil”. Rápidamente el teniente le contestó y el tío no daba su brazo a torcer, la jueza le insistió y al final le dijo que si recibía la orden de la Subdelegación del Gobierno por él no había problema en dejar que los trabajos continuasen”.

Por ultimo unas llamadas para tratar de contactar con alguien en la Subdelegación del Gobierno y a esperar mientras regresaban a Fontanosas. Al poco reciben la “esperada llamada”.

Justo cruzando la Aldea de Veredas me sonó el móvil, ¡es el teniente!, ya tenía grabado su nombre en mi móvil, “TENIENTE ÁLVARO”, “dígame, teniente”, y con un tono totalmente diferente, cambiado y mucho más cordial que las anteriores veces que había hablado con él, me dijo, “Emilio ya pueden continuar con los trabajos, ya he recibido la orden o autorización, [no recuerdo exactamente], para que continúen con los trabajos”.

Con la ayuda de una pala mecánica se fue retirando con cuidado y bajo la supervisión de Paco Etxeberría la tierra superior hasta localizar los primeros restos en conexión anatómica. Posteriormente se abrió una amplia zanja periférica con el fin de favorecer las posteriores tareas de exhumación de los restos localizados.

image075

Movimientos de tierra en el antiguo cementerio. Imagen propiedad equipo técnico de exhumación.  Informe exhumación Fontanosas 2006.

Los enterramientos fueron efectuados en dos fosas paralelas (A y B) separadas 50 cm con una profundidad aproximada de 80 cm y una longitud de hasta 7 m. Los esqueletos se encontraban en conexión anatómica y se hallaban separados entre si y alineados de forma equivalente en el fondo de las fosas en donde fueron inhumados en posición decúbito prono, es decir boca abajo. Esta practica era habitual, la Iglesia ordenaba  que a los fusilados rojos había que enterrarlos de esa forma, así no podrían alcanzar el cielo. De esta forma se les condenaba a esa humillación incluso después de muertos.

La fosa se encontró rápido. Primero aparecieron unas abarcas, una especie de calzado que los más pobres en aquella época utilizaban. Se los fabricaban con ruedas usadas de trozos de neumático de vehículos, principalmente con ruedas de moto. Cortaban la rueda con arreglo a la medida del pié y con “lañas”, grapas metálicas, cosían el cuero para sujetar el pie. Los vecinos del pueblo lo vieron claro: “Tienen que ser ellos, aquí a nadie se le enterraba con calzado de trabajo; siempre con sus mejores zapatos, por muy pobres que fueran, y si no, descalzos. Poco después aparecieron los restos de un hombre boca abajo.

fontanosas-abarcas-y-restos

Restos óseos y “abarcas” aparecen en la fosa. Imagen propiedad equipo técnico de exhumación. Informe exhumación Fontanosas 2006.

Durante el proceso de excavación y exhumación de los restos, los vecinos de Fontanosas colaboraron de manera directa en los trabajos. Todo el mundo echó una mano donde pudo y le dejaron los técnicos. Durante todo el tiempo la zona de exhumación estaba llena de gente, que por ningún motivo quería abandonar ni tan siquiera para comer ni dormir. Los vecinos montaron guardia tanto de día como de noche los restos allí aparecidos y que durante más de 65 años nadie sabía donde estaban. Bueno, alguien seguro que lo sabía, pues se tiene la sospecha de que algunos vecinos ayudaron contra su voluntad a cavar, tapar o trasladar los cuerpos al cementerio desde donde fueron asesinados. Era imposible negarse, podrías ser tú el siguiente.

fontanosas-primeros-vestigios-de-la-fosa-comun

Aparición de los primeros restos de un individuo boca abajo. Imagen propiedad equipo técnico de exhumación. Informe exhumación Fontanosas 2006.

Tal vez el recuerdo seguía latente en algún testigo, pero este no salió, salieron las ganas de ayudar, de recuperar los restos y la memoria de los que allí fueron asesinados de manera injusta.

Las conclusiones sacadas de la exhumación de los restos de las personas asesinadas son varias:

Todos presentan fracturas en el cráneo, vértebras o mandíbula a consecuencia de disparos por arma de fuego. Se han recuperado dos proyectiles de arma de fuego correspondientes a pistolas de diferente calibre, una sería del calibre 7 mm y otra del calibre 9mm. No se constatan otras lesiones por arma de fuego en áreas distintas del cráneo y cuello.

En resumen, las evidencias recuperadas y el análisis de conjunto permiten una interpretación de los hechos que concuerda fielmente con las versiones previamente recogidas a través de testimonios, esto es: desaparición forzada, asesinato y posterior inhumación en fosas en el antiguo cementerio.

ENTREGA DE LOS RESTOS.

Después de la exhumación del mes de abril de 2006 los restos óseos se trasladaron de la mano de  Paco Etxeberría al País Vasco para su identificación. Tras unos meses de trabajo en el laboratorio contrastando los ADN familiares los restos ya identificados regresaron nuevamente a su pueblo, para ser entregados a sus familiares. Regresaron 65 años después al pueblo que los vió morir a manos del régimen franquista y donde estuvieron olvidados entre los restos del antiguo cementerio hasta que fueron rescatados por acción de la “carta anónima”. La entrega se realizó en el mes de octubre y a ella fueron tanto los familiares de los asesinados, equipo de exhumación y autoridades varias.

fontanosas-entrega-octubre-2006

Entrega de los restos óseos a los familiares. Imagen propiedad Clemente Bernad. “Fontanosas, 1941-2006. Memoria de Carne y Hueso”.

Ser les enterró todos juntos, tal y como habían estado 65 años y se les puso un monolito con la inscripción “VICTIMAS DE LA INJUSTICIA Y EL TERROR, TESTIMONIOS PARA LA PAZ”.


AGRADECIMIENTOS

Este reportaje es un homenaje en primer lugar a los propios fusilados, sus familias, el equipo técnico que participó en la exhumación y como no a los propios vecinos de Fontanosas.


FUENTES CONSULTADAS

Fontanosas, 1941-2006, Memoria de Carne y Hueso. (Julián López García y Francisco Ferrandiz (coordinadores). Ciudad Real 2010.

Informe relativo a la exhumación llevada a cabo en Fontanosas (Ciudad Real) con el fin de recuperar los restos humanos pertenecientes a siete personas ejecutadas en la Guerra Civil.Fco.  2006. Fco. Etxeberria Gabilondo (Medicina Legal y Forense), Carme Rissech (Unitat d’Antropologia) y Lourdes Herrasti (Dpto. de Antropología. Sociedad de Ciencias Aranzadi).

http://mapadefosas.mjusticia.es/exovi_externo/ProcesarDetalleFosa.htm?opcion=Todas

http://elpais.com/diario/2006/02/13/ultima/1139785201_850215.html


FOTOGRAFIA DE CABEZERA

Exposición de los restos óseos una vez abierta la fosa de Fontanosas. Imagen Equipo técnico de exhumación. Fontanosas, 1941-2006. Memoria de Carne y Hueso”

REPASO EN IMAGENES AL AÑO 2016.


Recorrido visual por el calendario de Crónicas a pie de fosa 2017.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


Este año 2016, que ya se acaba, ha sido para nosotros una bonita experiencia que dificilmente olvidaremos.

Ya consolidados como blog, con cierto criterio y credibilidad por parte de nuestros lectores, es el momento de echar una mirada atrás y dar a los meses pasados un sentido a través de una serie de fotografías, elegidas entre más de 5.000 instantaneas, que relatan nuestro camino por el tiempo.

Todo ha surgido con la idea original de hacer un regalo a nuestros lectores, que ya sobrepasan los 75.000 en año y medio, para agradecerles de una forma sencilla en valor económico pero valiosa en cariño.

Por tal razón el 11 de diciembre de 2016 hemos lanzado a través de facebook, principalmente desde la página oficial del blog https://www.facebook.com/cronicasapiedefosa/ y de otras páginas amigas, el “CALENDARIO DE CRONICAS A PIE DE FOSA 2017”. Este calendario de pared se ha lanzado de forma totalmente gratuita y se puede descargar en formato pdf en la siguiente dirección: https://drive.google.com/open?id=0B1qe0vn6DZcJS3BwRkNsRWVtWWM. Solo hay que descargarlo, imprimirlo y colgarlo donde queramos.

portada

También hemos presentado de forma individual en otro post de la misma página de facebook cada una de las hojas-meses del citado calendario, para que de una forma simple y accesible se puedan tener los meses en formato jpg fotográfico en el movil o en la tablet, como si fuera una imagen más de la galería.

Aquí las vamos a poner de forma individual, con una pequeña explicación de cada una de ellas.

CALENDARIO CRONICAS A PIE DE FOSA 2017.

ENERO

01-enero

La imagen muestra el numeroso calor humano que técnicos, voluntarios y visitantes presentan ante los restos aparecidos.

La fotografía esta sacada en plena exhumación de un combatiente de la guerra civil en el Monte Urkullu (Larrabetzu). Dicha exhumación tuvo lugar el dia 2 de enero de la mano de técnicos y voluntarios de Aranzadi con el antropólogo forense Paco Etxeberría a la cabeza.

Los restos del soldado fueron hallados en prospección rutinaria  por miembros de Aranzadi en el mes de agosto del año 2015 se localizaron en la ladera sur del el monte Urkullu, bastión defensivo previo al Cinturón de Hierro” que protegía Bilbao de los rebeldes en la guerra civil.

Se cree que los restos puedan pertenecer a algun gudari o miliciano de algún batallón socialista o incluso asturiano, ya que ambos defendieron la posicion republicana contra requetés y falangistas nacionales en aquel día del 11 de junio de 1937.

Junto a los restos aparecieron varios tipos de cartuchería de fusil así como varios cargadores completos y restos de correaje militar de cuero . Bajo los propios restos óseos aparecio una cartuchera completa pero vacia, lo que indica que la munición fue usada antes de su muerte.

El paso del tiempo, unido a la acción de los animales,  hacen que los restos  hallados se encuentren en mal estado limitándose a un cráneo y un brazo.

FEBRERO

02-febrero

Unos simples objetos que llevamos en los bolsillos es lo que queda de nosotros tras la muerte.

La segunda exhumación en el monte Urkullu se realizó el 16 de enero, poco después de la primera y motivo por la cual se hallaron los restos de un nuevo combatiente. La publicidad en los medios de comunicación hicieron que un buscador de material de guerra encontrara accidentalmente restos óseos asociados a varios objetos localizados con un detector de metales. En ésta ocasión una placa de identificación militar de cobre con el número impreso 64.160, varias monedas  del Gobierno de Euzkadi de 1937 y una maquinilla de afeitar.

En esa ocasión se ha logrado devolver a la historia a un joven que en el momento de su muerte en combate contra los rebeldes franquistas tenía 17 años. Su nombre era Ramón Portilla Acedo, natural del barrio de Putxeta en Abanto y Zierbena y perteneciente al batallón de la CNT “Celta”.

Murió en las trincheras del monte Urkullu entre Larrabetzu y Morga posiblemente un 11 de junio de 1937 y enterrado de forma rápida y superficial por sus propios compañeros de pelotón bajo unas simples piedras.

MARZO
03-marzo
Tras una exhumación y un analisis de ADN positivo, los restos se entregan a la familia. Ese día junto a la urna con los restos se hallaban unas cajitas de madera con varios de los objetos hallados junto a los huesos; botones, munición y entre los que destacaban un juego de cuchara y tenedor de los usados comúnmente por los soldados en el frente de guerra.

El 8 de mayo de 2016 fue el día elegido para devolver a su familia los restos identificados, mediante ADN, del gudari Pedro Uriguen Perea, de Etxano (ahora Amorebieta-Etxano, Bizkaia) del batallón Otxandiano asesinado por los fascistas en 1937.

Este Gudari de 25 años fue herido en el bombardeo de la aviación legionaria italiana sobre Durango, el 31 de marzo de 1937,  cayó herido en la rodilla por metralla. A pesar de sus heridas llegó hasta la zona de Marmiz, donde fue recogido por unos vecinos que le ocultaron en el caserío.

Los rebeldes franquistas lo hicieron prisionero donde estaba oculto. Un soldado nacional, del ejército franquista sacó su pistola reglamentaria y se la puso en la cabeza. El rebelde sabía perfectamente por el uniforme y las insignias que llevaba, que el soldado era un gudari (soldado vasco) y que para los nacionales todo lo vasco era “rojo separatista” y “antiespañol”. Le quiso obligar por dos veces que dijera “ Viva España” y por dos veces obtuvo el silencio como respuesta y a la tercera en una explosión de valentía y arrojo viendo que su fin era inmediato, dijo en alto “ Gora Euskadi Askatuta” (Viva Euskadi Libre) e inmediatamente le descerrajó un tiro en la cabeza matándolo allí mismo.

Su cuerpo fue enterrado por los vecinos y el lugar fue recordado por testimonios de familiares y de los caseríos de la zona.

A finales de agosto de 2015 en Marmiz, Mendata (Bizkaia) se hacía la exhumación de sus restos, enterrados en una fosa, a cargo de Aranzadi. Sólo se hallaron algunos huesos como el cráneo o el fémur.

ABRIL

04-abril

La imagen representa las urnas funerarias con los restos tapados con las banderas republicanas, en el pórtico de la iglesia de Valdenoceda, poco antes de comenzar el acto de entrega.

Cada año se realiza un emotivo homenaje en Valdenoceda (Burgos) a los presos muertos en el Campo de Concentración de Valdenoceda.

La antigua fábrica de seda, el inicio de la guerra civil, por necesidades técnicas y de espacio se habilitó como prisión dependiente de la Prisión Provincial de Burgos. Miles de presos republicanos pasaron por ese penal infecto, fábrica de horror del franquismo y lugar de represión.

Se tiene constancia documental de al menos, 154 presos enterrados. Se sabe también, a través de testimonios de presos supervivientes y de familiares de personas que pasaron por el penal, de muchos otros penados que estuvieron en la prisión, fueron sacados de madrugada de su interior y nunca más fueron encontrados. En los alrededores se encuentran numerosas cuevas y se cree que muchos presos fueron asesinados y arrojados a su interior. En el caso de los fallecidos por hambre o enfermedades, eran los propios presos los que los enterraban.

En el año 2007 Aranzadi exhumo parte del cementerio y saco de sus fosas individuales a 116 presos enterrados, ya que el resto estaba bajo tumbas modernas. Desde ese año se vienen realizando idfentificaciones ADN de los restos y entregando a sus familiares en ese día señalado.

Aunque cada año se realiza el homenaje en el mes de abril, cercano al 14, Día de la República, un homenaje en el cementerio de Valdenoceda. No siempre se tiene la suerte de participar y ser testigo de la entrega de algunas urnas con los restos de presos identificados hasta ese día a sus familiares, venidos para la ocasión de las partes más remotas de la geografía española.

Este año el 16 mes de abril de 2016 se realizaron 11 nuevas entregas de restos identificados a las familias. La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda ya ha conseguido realizar un total de 62 identificaciones desde el año 2010 (fecha en que se realizó el primer acto de entregas a las familias).

MAYO

15380274_1761760910708161_8133016837979301055_n

La imagen representa un bunker de galeria aspillerada con troneras para la fusileria.

Después de las tres exhumaciones llevadas a cabo en Larrabetzu este año de 2016, nos interesamos en conocer las caracteristicas especiales que esta localidad tuvo como protagonista en los combates de 1937 en la guerra civil.

El amigo Kepa Ganu Zarraga del Grupo de Recreación Frentes de Euzkadi nos llevó por las fortificaciones del llamado “Cinturón de Hierro” que protegia Bilbao de la incursión franquista. Este sistema defensivo rodeaba Bilbao por toda una serie de montes de distintas localidades de Bizkaia en más de 80 km. En los montes y localidad de Larrabetzu hoy en día pueden verse varias de estas defensas en forma de bunkeres, trincheras, muros aspillerados, nidos de ametralladora, etc.

JUNIO

14522691_1761760954041490_7486669871127100714_n

La imagen representa a miembros de Grupo de Recreación Frentes de Euzkadi recorriendo una trinchera en Ugao-Miravalles.

Ugao-Miravalles lleva desde hace unos años siendo el protagonista de una serie de actos históricos y de memoria histórica, entre los que destacan la cita anual de “teatralización de escenarios de la guerra civil”, organizada por Burdin Hesia Ugaon y en el que colaboran otros grupos como Frentes de Euzkadi y Lubakikoak.

La teatralización, como les gusta llamarla, no deja de ser una recreación histórica de la etapa de la guerra civil en el municipio, centrada en los lugares donde hoy en día existen restos de sus fortificaciones, recuperadas por ellos mismos y que mantienen con gran esfuerzo. En ella se puede ver a “verdaderos” gudaris y milicianos luchando contra los invasores fascistas “moros” y falangistas con algún que otro soldado rebelde del ejército de Franco. Armas, uniformes, historia y buenas dosis de humor son el reclamo para ver estas magníficas visitas guiadas.

Este año se han realizado dos visitas teatralizadas a los escenarios del “Cinturon de Hierro” en Ugao dentro de la  “V SEMANA HISTORICA DEL “CINTURON DE HIERRO”, desarrollada entre el 12 y 19 de junio.

JULIO

15355780_1761760990708153_5797042317681625667_n

La imagen representa los restos óseos de tres soldados hallados en la fosa exhumada por Aranzadi en mayo en Lemona (Bizkaia).

Peña Lemona es un monte sobre la localidad bizkaina del mismo nombre que durante mayo y junio de 1937 sufrió duros combates entre defensores vascos republicanos y tropas rebeldes fascistas.

Ese monte tenía una función estratégica de gran importancia pues era la antesala de la fortificación diseñada para evitar la caída de Bilbao a través del “Cinturón de Hierro”. Por tal razón la conquista y mantenimiento de ese lugar fue la causa de las luchas por el mismo. Su posesión tenía, para las tropas franquistas, un gran valor militar y estratégico, ya que la posición ejercía una fuerte amenaza sobre las líneas defensivas vascas.

Entre el 26 de mayo y el 5 de junio de 1937  el monte Peña Lemona- Lemoatx sufrió numerosas bajas en ambos bandos, pero no todos tuvieron la suerte de ser recogidos del campo de batalla para enterrarlos como Dios manda en un cementerio, salvo los caídos del ejército rebelde “por Dios y por España” que si fueron enterrados como héroes y con dignidad.

Hasta el momento, se han hallado 3 fosas con restos de 5 combatientes, dos individiales y una colectiva con tres cuerpos. De las dos primeras, uno ha sido identificado y entregado a su familia. La tercera fosa con tres combatientes fue exhumada en el mes de mayo, pocos días después de ser hallada en prospección.

De la exhumación se sabe que fueron tres combatientes republicanos y que uno de ellos llevaba cinturón con hebilla del Gobierno Vasco. Se trata de tres varones jóvenes, cuya edad rondaba los 20 años, sepultados en el agujero que había dejado la explosión de una bomba de aviación. Solo uno de ellos llevaba correaje y cartucheras  con munición para el fusil Mauser español del calibre 7×57 mm, además llevaba una pequeña cadena con un crucifijo de cobre. Otro portaba varias monedas del Gobierno de Euzkadi de 1 y 2 pesetas en el lugar donde debió estar su bolsillo y se le veía aún la cremallera de un mono de miliciano. Y el últrimo llevaba botas con suelas de clavos. Desgraciadamente ninguno de los tres llevaba chapa de identificación.

AGOSTO

15338844_1761761047374814_6781207307812912247_n

La imagen representa la piedra-monolito colocada como homenaje en el lugar donde se localizó la fosa en el paraje La Tejera.

Cada 3 de septiembre se realiza en el lugar un emotivo homenaje de memoria y reconocimiento a los tres allí asesinados, en presencia de familiares y allegados. Unas flores, un discurso y un “aurresku”, baile en honor a ellos.

La  fosa exhumada en 2010 es la conocida por los vecinos como “El hoyo los muertos”, emplazada en una curva de la carretera del puerto o alto de La Tejera, entre  Salinas de Añana-Gesaltza y el pueblo de Paul en Ribera Alta (Pobes-Alava), ayuntamiento al que pertenece el lugar.

La localización de la misma se realizó por testimonios de vecinos y familiares investigados por la asociacion Ahaztuak y la exhumación la realizó el equipo técnico de Aranzadi y voluntarios de ambas asociaciones.

En esa curva, junto a la cuneta, el día 3 de Septiembre de 1936 tres personas, dos hombres y una mujer, fueron asesinadas y enterradas en una fosa común preparada días antes para tal motivo por sus asesinos.

Sus nombres eran Florentino GARCÍA VALENCIA, de 47 años de edad, Mónica BARRÓN DEL VAL, de 46 años de edad, esposa del anterior y Primitivo FERNÁNDEZ DE LABASTIDA, de 35 años, vecinos de Villanieva de Soportillo (Burgos) el matrimonio y de Santa Gadea del Cid (Burgos) el otro.

SEPTIEMBRE

15401107_1761761100708142_4530266349229287254_n

La imagen representa una de las labores propias de una exhumación, el cribado exhaustivo de la tierra estraída de la fosa.

Una forma de identificación posible de los restos exhumados hallados en una fosa, son los objetos que puedan localizarse entre los huesos o la propia tierra excavada. Cada objeto que sale junto a los huesos son una prueba más de su portador, que nos puede indicar a quien pertenece o  incluso el nombre de la persona que lo portaba (placa de identificación, anillo, medalla, etc). Por tal razón se criba la tierra con sumo cuidado con la esperanza de poder hallar algún objeto pequeño que en la excavación no se ha visto.

No pueden mezclarse cubos ni objetos y estos tienen que regresar al lugar de donde salieron junto al esqueleto. Lo mismo los pequeños huesos como son las falanges de los dedos de pies y manos e incluso dientes.

Una de las labores que más nos gusta a nosotros, dentro de ese equipo que formamos en Aranzadi, es el de la criba de la tierra. Aunque parezca menos importante que la propia exhumación en si, es una parte fundamental en la recogida total de objetos y materiales de cada uno de los cuerpos hallados en una fosa.

En la fotografía, en primer plano, uno de los autores de este reportaje, dejando la “vista y el espinazo” a pie de fosa.

OCTUBRE

15420768_1761761154041470_5100966547632820954_n

La imagen representa a dos gudaris armados oteando el horizonte a pie de trinchera tras la bandera vasca “ikurriña”.

En Elgeta (Gipuzkoa) se realiza una vez al año una importante “recreación histórica” de la guerra civil que representa la famosa batalla de “los Intxortas”. En ella participan varios centenares de personas, muchos de ellos vecinos del pueblo, vestidos con uniformes y portando armas de los dos ejércitos enfrentados, el vasco-republicano y el del ejército fascista de Franco.

La organización de la misma corre a cargo de Intxorta 1937 Kultur Elkartea y el propio Ayuntamiento de Elgeta.

El 24 de abril de 2016 tuvo lugar dicha recreación y de ella ya publicamos un reportaje escrito y fotográfico completo en estas mismas páginas. Sin embargo, además del propio dia de la recreación, en ese escenario de montaña tienen a lo largo del año varias visitas guiadas a la zona para conocer de cerca cada uno de los lugares de combate realizado por miembros de Intxorta 1937 Kultur Elkartea.

Una ellas se ha realizado con motivo de los actos conmemorativos de los 80 años de la conocida “Batalla de los Intxortas” y que se realizó el pasado 2 de octubre con una visita guiada teatralizada a varios de los escenarios de los combates. Fue organizada por el Ayuntamiento de Elgeta e Intxorta 1937 Kultur Enkartea (IKE) ha contado con la participación de vecinos de la localidad, ya bregados en estos “combates” y que participan activamente en la recreación anual de esta batalla en el mes de abril, el Grupo de Recreación Frentes de Euskadi y Lubakikoak, grupos habituales ya con amplia experiencia a sus espaldas.

La visita se llevó a lo largo de varios kilometros de recorrido, donde un nutrido grupo de visitantes recorrió los escenarios elegídos para la teatralización, lugares que en el pasado, durante la guerra civil fueron enclaves importantes en el desarrollo de los acontecimientos.

NOVIEMBRE

15267949_1761761187374800_6513830600887128626_n

La imagen representa las excavaciones arqueológicas de la guerra civil que se estaban realizando en el Monte San Pedro  entre Amurrio  y Orduña (Alava/Bizkaia).

Desde el 24 de octubre  al 7 de noviembre se llevó a cabo el proyecto de excavación arqueológica del monte de San Pedro 1936-1937, gracias a la colaboración variada entre la UPV/EHU (GPAC), la cátedra UNESCO de Paisajes Culturales y Patrimonio, el Ayuntamiento de Amurrio, las Juntas de Lezama y Aloria, la asociación etnográfica Aztarna, el Gobierno Vasco, la Fundación Caja Vital, el INCIPIT del CSIC y la asociación de recreadores Lubakikoak.

La zona elegida para los trabajos fue la posición de monte San Pedro, un frente más o menos secundario en 1936 hasta que milicianos anarquistas del Batallón Bakunin (CNT), junto a otras fuerzas republicanas, arrebataron la cumbre a los requetés del ejército de Franco. En pocos días se registraron decenas de bajas por ambos bandos. Posteriormente el frente se mantuvo estable durante meses, siempre con el monte San Pedro bajo control republicano. Fue en mayo de 1937, en plena ofensiva franquista sobre Bizkaia, cuando los diversos medios  aéreos y mecanizados alemanes e italianos destruyeron toda resistencia republicana.

El trabajo de excavación que se aprecia en la imagen pertenece a la zona cercana al monte San Pedro, conocida por los partes de guerra de la época como “avanzadilla de San Pedro”.

DICIEMBRE

15338836_1761761277374791_7960591337642302438_n

La imagen representa a un grupo de “recreacionistas-actores”  rindiendo honores ante la fosa abierta en una exhumación.

Ante la fosa de tres combatientes que estaban siendo exhumados en Peña Lemona, un grupo de recreadores, que estaban realizando una teatralizacion histórica de los combates de 1937 en el mismo monte, a unos pocos cientos de metros de allí, hizo un homenaje.  Una fila de soldados republicanos firmes rinden honores a los caidos en combate luchando contra el fascismo, mientras un grupo reducido de ellos dispara salvas al aire. ¡Muy emocionante!

Y para acabar con el repaso al año que esta a punto de acabarse, esta fotografía final es un homenaje a todos los que de una forma u otra ayudan y colaboran en actos relacionados con la memoria histórica.

En primer lugar a los que exhuman las fosas comunes, técnicos y voluntarios que como hormiguitas mueven cada grano de tierra para sacar con cariño y cuidado los huesos de la “verguenza del franquismo”. Da igual que sean de personas civiles desaparecidas y asesinadas por los franquistas, que soldados caídos en acción de guerra luchando contra el fascismo.

En segundo a los amantes de la historia, a los actores amateurs recreacionistas que en cuanto pueden se ponen el uniforme para glorificar y dar memoria a sucesos de nuestro pasado más reciente, siempre desde el cariño y el respeto a los demás.

A todos ellos nuestro más sincero agradecimiento en nombre de cada uno de los lectores y amigos de CRONICAS A PIE DE FOSA.

EL AÑO 2017 SERA MEJOR.

SUERTE A TO@S


IMAGEN DE CABECERA.

Collaje con las hojas mensuales del calendario y portada del mismo, propiedad de CRONICAS A PIE DE FOSA bajo idea original y fotografías propias.

ORDUÑA: DE FRENTE DE GUERRA A CAMPO DE CONCENTRACION Y PRISION FRANQUISTA.

“Más de 50.000 prisioneros pasaron por sus instalaciones entre 1937 y 1941”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


FRENTE DE GUERRA  EN 1936-1937.

La ciudad de Orduña, territorio histórico de Bizkaia, que se encuentra enclavado dentro de la provincia de Alava, como una isla, fue frente de guerra entre 1936 y 1937. Los montes que rodean el valle en el que se encuentra, pertenecientes a Burgos y Alava , fueron duramente disputados por los rebeldes franquistas a las fuerzas defensivas republicanas. Tras el fracaso inicial de una toma rápida del territorio, se estabilizó el frente durante meses en ese sector  sobre los montes estratégicos que dominan el Valle de Orduña, entrada natural a Bizkaia, como por ejemplo el Monte San Pedro y otros.

Este sector es llamado para el Departamento de Defensa del Gobierno Vasco “Amurrio-Orduña y tenía varias fuerzas militares asignadas. En noviembre de 1936 las fuerzas republicanas se distribuían entre el monte de San Pedro y en otras tres situadas en elevaciones en torno a Uzkiano, en la zona de Txibiarte y Sobre Hayas. Estuvo protegido por varios batallones; el batallón nº 3 de UGT (Peña), el batallón nº 21 de la CNT (Bakunin), el Batallón nº 29 del PCE (Leandro Carro), del batallón nº 13 del PNV (Itxasalde), el nº 19 del PNV (Amayur) y el nº 17 también del PNV (Intxarkundia). Posteriormente el batallón nº 14 del PNV (Araba) releva a los batalones Amayur, Intxarkurdia e Itxasalsde que habían sufrido numerosas bajas tras la reconquista de la posición de San Pedro.

Conquistados los montes que la rodeaban, los requetés franquistas entran en Orduña y después en Amurrio a finales de junio de 1937. Ya pueden disponer a su antojo de ambas localidades y eligen Orduña como “pueblo prisión”.

Situación de Orduña en pleno frente de Euzkadi. La imagen del mapa procedente de:

http://guerraenlauniversidad.blogspot.com.es/2016/10/frontera-y-conflicto-paisajes-de-la.html

LOS CAMPOS DE CONCENTRACION.

Los campos de concentración franquistas fueron la respuesta militar y centro de control de los mandos fascistas al problema de la acumulación de disidentes, presos y prisioneros de toda índole, en las retaguardias y provenientes de los frentes de guerra. De los mismos ya hay noticias en 1936, pero sin regulación alguna gubernativa, pero con igual sentido que los campos de 1937: ilegalidad, provisionalidad y dependencia bélica.

El general Mola fue quien propuso aclarar en enero de 1937 la situación de los prisioneros de guerra que empezaban acumularse en estos centros de internamiento de las Divisiones militares, las cárceles y los presidios de todo tipo. Se necesitaba por tanto una clasificación previa de los prisioneros de guerra, para separar soldados favorables y por tanto aprovechables para las líneas sublevadas.

El primer campo de concentración fue creado por Francisco Franco el 20 de julio de 1936 y estuvo localizado en el castillo del monte Hacho de Ceuta. El último campo de concentración, localizado en Miranda de Ebro (Burgos), fue cerrado en 1947.

En 1938 los campos de concentración franquistas albergaron a más de 170.000 prisioneros. Tras el final de la contienda, en 1939 la cifra de población reclusa oscilaba entre las 367.000 y las 500.000 personas.

Desde 1940 el supervisor de todos estos campos fue el general Camilo Alonso Vega. La principal función de los campos era la de retener a tantos prisioneros de guerra republicanos como fuera posible, y todos aquellos que fueran calificados de “irrecuperables” eran automáticamente ejecutados. Muchos de los encargados de la represión o la administración en los campos habían sido víctimas en la zona republicana, y por este motivo destacaron por manifestar una voluntad de furia y venganza con los vencidos. Tampoco los funcionarios de alta instancia se mostraron muy contrarios a este clima de represión y venganza.

Durante la Guerra Civil Española y los primeros años de la Dictadura franquista estuvieron en funcionamiento más de 180 campos de concentración. En 1946, diez años después del comienzo de la Guerra civil, todavía estaban operativos 3 campos de concentración y 137 campos de trabajo, en los que estaban acogidos 30.000 prisioneros políticos.

EL CAMPO DE CONCENTRACION DE ORDUÑA.

La guerra en el frente de Bizkaia en 1937 hizo que miles de combatientes republicanos fueran hechos prisioneros. Ante tanto volumen de detenidos, las autoridades militares franquistas establecieron en una serie de campos de concentración que se habilitaron en Orduña (colegio de los jesuitas) en Bizkaia y Murgía (el de los PP. Paules) en Alava, así como el de Miranda de Ebro (Burgos). Este último como apoyo al trabajo de las Comisiones Clasificadoras de prisioneros, creadas en 1936, a las ordenes de los Auditores de Guerra y de los juzgados militares. A través de ellos se encauzó la violencia franquista en las retaguardias. La primera en funcionar fue la de Burgos.

Entre julio de 1937 y septiembre de 1939 las autoridades militares franquistas establecieron un campo de concentración de prisioneros en Orduña, en el que fueron internadas alrededor de 50.000 personas. El objetivo de este centro fue la reclusión preventiva, la clasificación y la reeducación de los prisioneros hechos por las tropas de Franco, fundamentalmente en los frentes de Bizkaia, Aragón y Cataluña. Estuvo situado en pleno centro de la ciudad, en el antiguo colegio de los jesuitas, y tenía una capacidad máxima de 5.000 personas.

Los cautivos, algunos de ellos ajenos a la guerra, lo que indica que también había presos políticos, sufrieron un trato inhumano que se caracterizó por el hacinamiento. A todo ello hay que sumarle otros aspectos no menos importantes como la insalubridad del recinto, la miseria por el hambre y la violencia ejercida por sus guardianes. El resultado final de cada uno de los allí presos es el miedo, la humillación y la incertidumbre sobre su propia vida. Además, algunos de ellos fueron utilizados como esclavos para realizar diferentes obras públicas y privadas.

Durante los 27 meses que permaneció abierto se registraron 24 fallecimientos oficialmente, aunque es probable que fueran muchos más. El perfil medio de los fallecidos responde al de un joven de 30 años, labrador de profesión que murió de una dolencia pulmonar.

txefos_1990

Campo de Concentracion y Prisión Central de Orduña en el colegio de los jesuitas, en el centro de la imagen.  La imagen procedente de:

http://www.aiaraldea.eus/albisteak/ikerketa-batek-agerian-utzi-du-urdu-ako-kontzentrazio-esparruaren-historia-beldurgarria

Como consecuencia de todo ello, en 2012 el Ayuntamiento de Orduña reprobó lo ocurrido, pidió perdón por haberse lucrado a costa de los cautivos y se comprometió a rehabilitar su memoria, así como a difundir este terrible y desconocido episodio de nuestra historia.

El acta del pleno municipal celebrada el 31 de mayo de 2012 “ Declaración institucional sobre la memoria histórica” dice así:

En julio de 1937, tras la toma de Bilbao por parte de las tropas franquistas, se establece en el colegio de los jesuitas de Orduña un campo de concentración de prisioneros que permaneció abierto hasta septiembre de 1939, y donde fueron recluidas unas 50.000 personas aproximádamente. Tras su clausura, exactamente en ese mismo lugar se abrió la Prisión Central de Orduña, hasta 1941.

Durante los cuatro años (1937-1941) en los que las instalaciones del antiguo colegio se emplearon como centro de reclusión, se ejecutaron en Orduña varias obras -públicas y privadas- en las que se empleó mano de obra cautiva procedente del campo y de la prisión. El Ayuntamiento de Orduña, así como otras entidades y personas particulares afines al régimen, utilizó prisioneros de guerra y presos para realizar todo tipo de labores en régimen de esclavitud. Entre ellas destacan las rehabilitaciones de la plaza de toros, el cementerio, de la aduana, del balneario, del puente de La Muera y del monumento de la Virgen de la Antigua, erigido sobre la cumbre del monte Txarlazo.

Asimismo, el Ayuntamiento orduñes -como titular del colegio de los jesuitas, ya que era un inmueble de propiedad municipal- ingresó mensualmente ciertas cantidades de dinero por la presencia de cada interno.”

De los datos conocidos se puede afirmar que por el Campo de Concentración de Orduña pasaron unos 50.000 prisioneros, muchos de ellos combatientes del Ejército Vasco, tanto de la propia ciudad y pueblos alaveses cercanos, como del resto de Bizkaia y Gipuzkoa. El otro gran grupo de prisioneros estuvo compuesto por milicianos, catalanes sobre todo.

Lo que hasta ahora conocemos de éste siniestro Campo de Concentración se lo debemos al magnífico trabajo de investigación del periodista Joseba Egiguren, Prisioneros en el campo de concentración de Orduña (1937-1939)”, publicado recientemente y que saca a la luz documentos civiles y militares, junto con los estremecedores testimonios de los últimos ex prisioneros.

51s5kxzu6l-_sx355_bo1204203200_

Portada del libro publicado por Joseba Egiguren sobre los prisioneros del Campo de Concentración de Orduña (Bizkaia).

En la elección de la situación de los campos primaba sus comunicaciones, tanto por carretera como por ferrocarril. Orduña esta emplazada de forma estratégica en linea fronteriza con Alava y Burgos, teniendo ambas situaciones, carretera a Vitoria y Burgos y como no estación de tren. El traslado a Orduña se realizada principalmente por ferrocarril, en trenes de mercancías utilizados normalmente para el transporte de ganado, que iban y venían a cualquier hora del día o de la noche. Los traslados solían ser masivos para ahorrar costos, sin agua, ni comida y sin conocer su destino. El viaje era un calvario, donde los prisioneros eran obligados a viajar durante infinidad de horas en condiciones deplorables, muchas veces de pie por falta de espacio, hacinados en el interior de vagones de madera cerrados, sucios y oscuros, sin asientos, ventanas y retretes.

En  palabras de Joseba Egiguren, ” Fueron apresados y desvalijados en el campo de batalla, donde les quitaban todo. Nada más llegar a Orduña, les tomaban la filiación e investigaban cual había sido su pasado, tanto durante como después de la guerra”.

La vida en el campo era una lotería diaria, ya que estaban en manos del enemigo con total indefensión, sin ningún tipo de garantía humana ni judicial. Casi todos los días eran apaleados, humillados sin cesar por los guardianes. No tenían ropa más que la que llevaban puesta, casi siempre sus propios uniformes, sucios, rotos y sin ropa de abrigo. No fue nada fácil la supervivencia en esas condiciones, tiesos de frío, hacinados, enfermos, infestados de piojos y medio muertos de hambre. Hay una anécdota contada por un preso superviviente que relata una distracción con la que trataban de hacer más llevadera su estancia; “Los piojos eran tan grandes que les ponías encima un duro de plata y lo movían”.

Como en otros campos, la alimentación que se suministraba a los concentrados en Orduña era muy escasa y deficiente. Las carencias fueron tales que la población reclusa enfermaba y debilitaba día a día, hasta el punto de que los propios guardianes advirtieron de la situación a sus superiores diciendo que ni con la mejor voluntad era posible mantener a los prisioneros debidamente.

Sin embargo el mayor enemigo, más que el hambre, el frio y el trabajo esclavo, estaba el caer en manos de un guardián violento. Muchos prisioneros recordaban al cruel y siniestro guardián que apodaban “El Manco”, que era un lisiado de guerra al que le faltaban tres dedos de la mano derecha. Solo conservaba el pulgar y el índice, pero su discapacidad no le impedía dar palizas de muerte con su inseparable garrote blanco.

En cuanto comenzó la violencia física, además de castigos, vejaciones, carencias e insultos, los derrotados prisioneros empezaron a sospechar que aquello era el precio que iban a pagar por haber traicionado, según los rebeldes, a la Patria y el lugar que ocuparían en la nueva sociedad franquista era la de un esclavo, un paria sin derechos. Su única obligación era obedecer y callar. Habían perdido la guerra y estaban a merced de su enemigo, que se iba a cobrar lentamente su venganza.

El día a día en el Campo de Orduña se caracterizó por la rutina, el tedio y la falta de actividad de la inmensa mayoría de los cautivos. Su quehacer diario se limitaba a deambular por el patio o a buscar un rincón para resguardarse de la lluvia y el frío, matándose los piojos unos a otros, huyendo de los golpes e intentando engañar al hambre.

La monotonía del cautiverio solía ser interrumpida por soflamas que difundían la propaganda social, política y religiosa del régimen. Lo que se perseguía, en definitiva, era doblegarlos por medio de la violencia física y psicológica, y reprogramar sus mentes con un lavado de cerebro para su reintegración social.

Los únicos que podían ver medianamente alterado su cautiverio eran los que salían fuera del campo. Eran los presos-esclavos que trabajaron en multitud de obras públicas y privadas locales. Orduña, por otro lado, obtuvo un ingreso económico directo de su presencia, gracias a un acuerdo por el que el Ayuntamiento cobró 0,70 céntimos de peseta por prisionero al mes en concepto de arbitrios municipales.

cementerio-palno

Plano del campo de Concentración de Orduña. Imagen procedente de:  “PRISIONEROS DE FRANCO EN ORDUÑA”. Revista Aztarna nº 42, Agosto de 2011

Orduña no fue un campo de exterminio al uso, como lo fueron los campos nazis de la segunda guerra mundial. Su finalidad no fue la eliminación masiva del enemigo, sino su alejamiento del frente y su clasificación, para depurar sus supuestas responsabilidades militares, políticas y sociales. De esa forma, tras ser clasificados, los afectos a Franco eran trasladados a luchar contra sus ex compañeros republicanos. Y los desafectos eran encuadrados en los denominados “Batallones de Trabajadores” para que contribuyesen a la fuerza en la reconstrucción del nuevo país. En el peor de los casos castigados a penas de prisión o de muerte, en caso de que fueran hallados culpables de delitos graves.

Tras los combates en los distintos frentes de guerra y de penosas estancias en otros campos de concentración, los prisioneros ingresaban en Orduña extenuados. La falta de equipamiento administrado desde el campo, los malos tratos, la penuria, el hambre, el frío, la enfermedad y, en algunos casos, los trabajos forzados. provocó la aparición de las circunstancias precisas para que los cautivos enfermasen y muriesen. Sin embargo, tan solo se registraron 24 fallecimientos en 27 meses.

Es difícil creer que se produjeran tan pocas muertes entre las aproximadamente 50.000 personas internadas en Orduña en esas condiciones extremas, teniendo en cuenta, además, que los inviernos de 1938 y 1939 fueron especialmente duros. Los testigos, por su parte, afirman que las muertes eran muy habituales, sobre todo las producidas como consecuencia del hambre, del frío, de la falta de asistencia médica o de los golpes de los guardianes. No hay rastro en los registros de todas ellas, ocultadas a propósito por los gestores y autoridades del régimen. A la muerte de un preso no registrado se sumaba su desaparición de la historia, su olvido.

Los cuerpos de los presos muertos registrados fueron enterrados en la parte exterior del cementerio de Orduña, hoy en día dentro del cementerio por ampliación del mismo. Suponemos que los no registrados también. Hasta hace poco no se sabía, aunque se sospechaba, donde estaban los enterramientos. La ampliación del cementerio había hecho que la zona antes exterior ahora este ocupada por nuevas construcciones de hileras de nichos. Hasta del año… no había ni placa ni recuerdo físico de los allí enterrados, no se sabía dónde estaban ni si era verdad que estaban.

Hasta el año 2013 no había ninguna inscripción o recuerdo físico,  ningún letrero recordatorio de los allí enterrados, en forma de homenaje y memoria. No se sabía dónde estaban ni si era verdad que estaban. Desde ese año luce una placa que dice “en memoria de los cautivos fallecidos en el Campo de Concentración y en la Prisión Central de Orduña, cuyos cuerpos fueron enterrados en algún lugar de este cementerio, y de quienes perdieron la vida en defensa de la libertad y en contra del fascismo entre 1936 y 1941”

EXHUMACIONES EN EL CEMENTERIO DE ORDUÑA.

A solicitud del Ayuntamiento de Orduña, en agosto de 2014 la Sociedad de Ciencias Aranzadi procedió a la exhumación de 14 esqueletos humanos que fueron hallados, dispuestos en dos hileras, bajo la losa de hormigón que cubre uno de los pasillos de la zona de nichos del cementerio municipal. Se hizo una cata de 14 por 2,5 metros en el camposanto y rápidamente comenzaron a salir los restos.

exhumacion-de-restos-de-victimas-del-franquismo-cementerio-de-orduna-2014-2

Exhumación de restos de víctimas del franquismo. Cementerio de Orduña 2014. La imagen procede de:

http://www.urduna.com/es-ES/Turismo/Galeriafotografica/Paginas/Im%C3%A1genes.aspx?album=204

Hay dos zonas en las que se supone que están enterrados. Una es esta, la del cementerio donde no se puede seguir exhumando cuerpos porque están debajo de los nichos actuales. Y luego hay otra zona que no está muy clara o donde se han podido hacer movimientos de tierras

Los restos pertenecen a varones de edad adulta, que fueron introducidos en féretros de madera, e inhumados en tumbas individuales en posición de cúbito supino, con la cabeza orientada hacia el Oeste, a la misma cota de profundidad (entre 0,60 y 0,80 m). En ninguno de ellos se aprecian lesiones traumáticas que justifiquen su fallecimiento. De los 14, ninguno era mujer, y su edad es de más de 30 años, lo que responde al perfil de prisioneros de la cárcel.

Francisco Etxeberria en la exhumación. Cementerio de Orduña 2014.jpg

Francisco Etxeberria en la exhumación. Cementerio de Orduña 2014. La imagen procede de:

http://www.urduna.com/es-ES/Turismo/Galeriafotografica/Paginas/Im%C3%A1genes.aspx?album=204

Hay constancia, según el registro local, de que se dio sepultura a al menos, 225 hombres que cumplían condena tras sufrir un juicio del régimen franquista. Según las investigaciones, la mayoría eran de Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, aunque también hay constancia de que había algunos pocos vascos.

A la espera de un análisis más exhaustivo, los primeros resultados facilitados por Aranzadi confirman que los enterramientos corresponden a víctimas de la represión franquista que fallecieron estando cautivas en la Prisión Central de Orduña, y constituyen una mínima parte de las que se encuentran aún sin exhumar en esa misma parcela.

cementerio

Vista aerea del cementerio municipal de Orduña. Montaje de los autores sobre imagen fija de google maps. La zona marcada en rojo, en aquellos años, estaba en el exterior del mismo.

En el año 2012 se cumplieron 75 años de la entrada de las tropas franquistas en Orduña y la apertura del campo de concentración y por tal motivo “…y teniendo en cuenta que hasta la fecha no se ha realizado ningún acto de desagravio u homenaje a este respecto…”los grupos políticos que conformaron la corporación municipal aprobaron una declaración institucional en el citado pleno del 31 de mayo. En sus 11 puntos se señala lo siguiente:

1.- El actual Ayuntamiento de Orduña lamenta y reprueba el establecimiento en su municipio del campo de Concentración de Orduña y de la Prisión Central de Orduña, entre 1937 y 1941, para reclusión de decenas de miles de personas de ideología contraria al franquismo. Asimismo el ayuntamiento de Orduña rechaza las condiciones infrahumanas a las que fueron sometidas dichas personas.

2.- El Ayuntamiento de Orduña pide perdón por haber utilizado como esclavos a prisioneros de guerra y presos para la ejecución de todo tipo de obras públicas en su término municipal, y por haberse beneficiado económicamente de la presencia de personas cautivas en su municipio”

3.- El Ayuntamiento de Orduña se compromete a contribuir a la rehabilitación de la memoria de todas las personas que fueron recluidas en su municipio durante la guerra de 1936 y la posterior dictadura franquista.

4.- El Ayuntamiento de Orduña se compromete a difundir esta parte de la historia silenciada durante tres cuartos de siglo y a promover trabajos de recuperación de la memoria histórica de la ciudad y el fomento de la memoria democrática (publicaciones, exposiciones, conferencias, investigaciones, etc).

5.- El ayuntamiento de Orduña lamenta que no se haya realizado con anterioridad ningún acto de desagravio u homenaje a este respecto, y en adelante se compromete a prestar su apoyo a personas o entidades que realicen trabajos de investigación para recuperar la memoria histórica del municipio.

6.- El Ayuntamiento de Orduña anima a la ciudadanía a participar en los actos de conmemoración y homenaje que se convocarán con motivo del 75 aniversario de la entrada de las tropas franquistas en la ciudad, y de la apertura del campo de Concentración de prisioneros de Orduña.

7.- En aplicación de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, y en consonancia con la resolución del Parlamento de Vitoria-Gasteiz (proposición no de ley 28/2011, 09/11.02.01.0463), el Ayuntamiento de Orduña se compromete, dentro del ámbito de sus competencias, a retirar todos los símbolos franquistas de los edificios y espacios públicos del municipio.

8.- Reconocimiento a las víctimas de los bombardeos sobre la población civil de Orduña, 1936-1937. Dos muertos y varios heridos: Maria Cruz Añibarro Pérez y Marina Apocaca Santamarina.

9.- Reconocimiento a los muertos en combate y fusilados, vecinos del pueblo.

  • Epifanio Aguirre Menoyo. Orduña, lugar muerte, Orduña fecha 14/01/1937. Muerto en el frente.

  • Fructuoso Asua. Orduña lugar muerte, Burgos fecha 31/05/1937. Muerto en el frente.

  • Benito Diez Moral. Orduña, persona desaparecida.

  • Celestino García. Orduña, lugar muerte, Burgos fecha 15/06/1939. Fusilado.
  • Jesús Grijalba Carreras. Orduña, lugar muerte, Tarragona fecha 01/05/1940. Fusilado.
  • Esteban Huete Campos. Orduña, lugar muerte, Bilbao fecha 16/12/1937. Fusilado.
  • José López Rico. Orduña, lugar muerte, Amurrio fecha 20/04/1937. Muerto en el frente.
  • Saturnino Martínez. Orduña, lugar muerte, Mungía fecha 14/05/1937. Muerto en el frente.
  • Manuel Murias Diaz de Cerio. Exalcalde y exconcejal del Ayuntamiento de Orduña. Lugar muerte, Bilbao fecha 09/09/1937. Fusilado.
  • Manuel Nuñez Miguel. Orduña, lugar muerte ,Orduña fecha 08/04/1937. Muerto en el frente.
  • Benigno Pérez Martínez. Orduña. Lugar muerte, Ripa fecha 26/11/1936. Fusilado.
  • Martín Somocurcio Albistur. Orduña, lugar muerte, Santoña fecha 17/11/1937. Fusilado.
  • Vitorico Tellaeche Iturralde. Orduña, lugar muerte, Arrasate fecha 25/09/1936. Muerto en el frente.
  • Domingo Villamor. Orduña, lugar muerte, fecha 04/08/1939. Fusilado.

Exhumación de restos de víctimas del franquismo. Cementerio de Orduña 2014 (2).jpg

Tras la exhumación de los restos, se colocó una rosa roja en cada fosa que ocupaban, una por cada uno de los 14 rescatados. La imagen procede de:

http://www.urduna.com/es-ES/Turismo/Galeriafotografica/Paginas/Im%C3%A1genes.aspx?album=204

Y ha todos los llegados de otros lugares, que murieron defendiendo las libertades, en el frente instalado en el término municipal (alrededor de una centena).

10.- Reconocimiento a todos los alcaldes y concejales que estuvieron al frente del ayuntamiento de Orduña entre julio de 1936 y junio de 1937.

A los alcaldes: Segundo Echeguen Lazcano, Manuel Murias Diaz de Cerio y Miguel Salazar Pinedo.

A los concejales: José Arechavala Aramburu, Higinio Quintana Guinea, Manuel Badillo Isasi, Luis Ugalde Jáuregui, Celedonio Bocos Ruíz, José Arnaiz Villasante, Ricardo Pascual Sendín, Manuel aguirre Menoyo, Pedro Oyarzabal Alonso, Manuel Ugarte Mendieta y Matias Larrieta Ortíz.

Así como a los miembros de la junta de defensa local y a los trabajadores municipales, que tuvieron que gestionar el municipio en una situación de guerra, y presisamente por eso, – por sus ideas y por su compromiso- fueron perseguidos y castigados implacablemente por el régimen franquista.

11.- Reconocimiento a los muertos en el Campo de Concentración de Prisioneros de Orduña y en la Prisión Central de Orduña, 225 presos.

a) Muertos en el Campo de Concentración de Prisioneros de Orduña:

Fecha fallecimiento. Nombre y Apellidos

03 – 10 – 1937 José Manuel Arizqueta Obrador

16 – 12 – 1937 José Arnaiz Sainz

28 – 02 – 1938 Alfonso Jiménez Fernández

01 – 03 – 1938 Juan Esteban Santre

04 -03 – 1938 Vicente Fernández Padilla

04- 03 – 1938 Daniel García Rives

12 – 03 – 1938 Luis Carrión Román

05 – 04 – 1938 Rosendo Forn Piñol

11 – 05 – 1938 Manuel Díaz Carbajal

03 – 06 – 1938 José Villanueva Tena

19 – 08 – 1938 Juan Ebrich Puig

01 – 09 – 1938 Ginés Alcázar Valibrea

11 – 10 – 1938 Agustín Heredia Heredia

04 – 02 – 1939 Hipólito Serra Planas

04 – 02 – 1939 Francisco Serviá Segura

18 – 02 – 1939 Amadeo Bienvenido Camí

23 – 02 – 1939 Pedro Febrreruela Agraz

24 – 02 – 1939 José Tasqué Calvet

28 – 02 – 1939 Juan Armengol Bombardo

03 – 03 – 1939 Francisco Morcillo Ruiz

06 – 03 – 1939 Amadeo Roch Martín

03 – 04 – 1939 José Texidó Font

18 – 04 – 1939 Andrés Andreu Forns

12- 07 – 1939 Francisco Arnal Llabata

b) Muertos en la Prisión Central de Orduña:

Fecha fallecimiento. Nombre y Apellidos

06 – 12 – 1939 Juan José Tena Sánchez

17 – 12 – 1939 Adolfo Moreno Moreno

20 – 12 – 1939 Ismael Arreaza Calzado

02 – 01 – 1940 Juan Cortés Jea

07 – 01 – 1940 Aniceto Perantón Nevado

15 – 01 – 1940 Eduardo López Fuentes

17 – 01 – 1940 Modesto Martín Martín

20 – 01 – 1940 José Hurtado Cerrato

26 – 01 – 1940 José Paredes Escudero

29 – 01 – 1940 Martín Margalef Saladié

28 – 01 – 1940 Casto Rincón Valdés

03 – 02 – 1940 Emilio Camacho Carrero

08 – 02 – 1940 Manuel Romero García

13 – 02 – 1940 Juan Ruiz Pérez

27 – 02 – 1940 Antonio Calcerrada Segura

29 – 02 – 1940 Daniel Fabras (Fabra) Serres

04 – 03 – 1940 Joaquín Calero Cuadrado

07 – 03 – 1940 Quiterio Pérez García

12 – 03 – 1940 Ramón Hernández Trujillo

13 – 03 – 1940 Ángel Castro Porro

05 – 04 – 1940 Pedro Lozano Silva

13 – 04 – 1940 Melchor Sánchez Pozo

14 – 04 – 1940 Antonio Carabante León

06 – 05 – 1940 Horacio Sánchez Bermejo

11 – 05 – 1940 Alonso Fernández Córdoba

14 – 05 – 1940 Miguel Santamaría Gordillo

14 – 05 – 1940 Alfonso Lozano Rodríguez

23 – 05 – 1940 Antonio Rojano Hornero

25 – 05 – 1940 Manuel Ruiz Velarde

29 – 05 – 1940 Salvador Lara López

31 – 05 – 1940 Blas Jubero Delgado

22 – 06 – 1940 Francisco Quintana Balsera

18 – 07 – 1940 Juan Alcaraz Pascual

28 – 07 – 1940 Silvano de Castro Barrios

31 – 07 – 1940 Julio León Galán

02 – 08 – 1940 Francisco García Rubio

03 – 08 – 1940 Antonio del Castillo González

04 – 08 – 1940 Antonio Fernández Rueda

06 – 08 – 1940 José Pozo Álvarez

21 – 08 – 1940 Daniel Aranda López

26 – 08 – 1940 Juan Vizueta González

27 – 08 – 1940 José Palacio Torel

28 – 08 – 1940 Pedro Fernández González

30 – 08 – 1940 Fernando Pérez Hernández

31 – 08 – 1940 Manuel Serván / Lebrón Cabello

02 – 09 – 1940 Diego González Repiso

09 – 09 – 1940 Faustino Nieto del Pozo

18 – 09 – 1940 David Vernet Salvado

28 – 09 – 1940 Marcelino Calle Carmona

06 – 10 – 1940 Salvador Salvadó Font

11 – 10 – 1940 José Castillo Méndez

14 – 10 – 1940 Salvador Rius Oliat / Oliach

15 – 10 – 1940 Miguel López Herrera

29 – 10 – 1940 Fermín González Segados

31 – 10 – 1940 José Villanueva Pérez

07 – 11 – 1940 José Rodríguez González

15 – 11 – 1940 Joaquín Barragán González

26 – 11 – 1940 Juan María Santiago Bella

02 – 12 – 1940 Luis Esteve González

09 – 12 – 1940 Eugenio Rodrigo Olmedo

28 – 12 – 1940 Miguel Delgado González

29 – 12 – 1940 Antonio Benegas Núñez

04 – 01 – 1941 Agustín Sánchez Richaste

04 – 01 – 1941 Manuel Tornisco Corbacho

09 – 01 – 1941 Manuel Morcillo Álvarez

12 – 01 – 1941 Salvador Lara Miranda

13 – 01 – 1941 Francisco Campillo Chaparro

13 – 01 – 1941 Francisco Ruiz Morrón

13 – 01 – 1941 Francisco Gómez Iborra

13 – 01 – 1941 Juan Prini Ballestini

16 – 01 – 1941 Antolín Álvarez Montero

17 – 01 – 1941 Juan Maldonado Rasero

19 – 01 – 1941 Lucas Mejías Guisado

20 – 01 – 1941 Cándido Moreno Durán

26 – 01 – 1941 Juan Riero Villalobos

28 – 01 – 1941 Pedro Asensio Torrado

30 – 01 – 1941 Narciso Arévalo Blanco

01 – 02 – 1941 Fulgencio Chamizo Gallego

02 – 02 – 1941 Félix González Lorenzo

04 – 02 – 1941 Pedro Carmona Bueno

07 – 02 – 1941 José González Villa

07 – 02 – 1941 Reyes Gutiérrez de la Cruz

08 – 02 – 1941 Blas Galán Rodríguez

08 – 02 – 1941 Manuel Palma Fernández

11 – 02 – 1941 Nicolás Beliz Serrano

11 – 02 – 1941 Antonio Millán Florido

11 – 02 – 1941 Antonio Jiménez Núñez

12 – 02 – 1941 Juan Esteban Cordero

14 – 02 – 1941 Ricardo Pérez Argüello

16 – 02 – 1941 Valentín Moreno Ruiz

18 – 02 – 1941 Antonio Casablanca Vivas

19 – 02 – 1941 Juan Sánchez González

19 – 02 – 1941 José García Carmona

22 – 02 – 1941 Antonio Guisado Sánchez

23 – 02 – 1941 Saturio Rodríguez Bueno

23 – 02 – 1941 José Gómez Aguilar

24 – 02 – 1941 José Romero Sánchez

24 – 02 – 1941 Julián García Carrigosa

25 – 02 – 1941 Félix Carmona Hornillo

25 – 02 – 1941 Juan Cuesta Álvarez

25 – 02 – 1941 Arturo Casillas Olivares

25 – 02 – 1941 Eugenio García Enciso

26 – 02 – 1941 Ramiro Herrera López

26 – 02 – 1941 Salvador Camacho Valdés

26 – 02 – 1941 Agustín López Calero

28 – 02 – 1941 Rafael Chaves Díaz

01 – 03 – 1941 Manuel Fernández Hidalgo

01 – 03 – 1941 Juan Lozano Venegas

02 – 03 – 1941 Ramón Flores Rodríguez

02 – 03 – 1941 Saturnino Frutos Rubio

05 – 03 – 1941 Rafael Bargola Paredes

05 – 03 – 1941 Casimiro Acebedo Barrero

06 – 03 – 1941 Isidro González López

07 – 03 – 1941 Mariano Fernández Izquierdo

08 – 03 – 1941 Domingo Galindo González

09 – 03 – 1941 Eusebio Moreno Durán

10 – 03 – 1941 Manuel Cabezas Hidalgo

10 – 03 – 1941 Ignacio Lozano Arévalo

12 – 03 – 1941 José Pozo García

12 – 03 – 1941 Cesáreo Romero Alonso

12 – 03 – 1941 Aquilino Flores Bautista

12 – 03 – 1941 Zoilo Villar Toledo

13 – 03 – 1941 Cirilo Barba Sarabia

13 – 03 – 1941 Pedro Martín Sánchez

13 – 03 – 1941 Salvador del Amo Jiménez

13 – 03 – 1941 Pedro Aparicio Miranda

15 – 03 – 1941 Ramón Torres Donoso

16 – 03 – 1941 Juan Bernáldez Díaz

16 – 03 – 1941 Alejandro Gómez Hidalgo

18 – 03 – 1941 Francisco Ávila Martínez

20 – 03 – 1941 Bernardo Rodríguez Rincón

21 – 03 – 1941 Deogracias Ureña Solana

21 – 03 – 1941 Miguel Calderón Molina

21 – 03 – 1941 José Vivas Barrero

22 – 03 – 1941 Antonio Badello Negrete

23 – 03 – 1941 Alfonso Tena Prieto

24 – 03 – 1941 Tiburcio Lazo Ledesma

25 – 03 – 1941 Francisco Gómez Barón / Varón

29 – 03 – 1941 Inocencio Gallardo Rebolledo

29 – 03 – 1941 Alonso Franco González

29 – 03 – 1941 Lázaro Acedo Delgado

30 – 03 – 1941 Luis García Joralejo

30 – 03 – 1941 Manuel Guillén Expósito

31 – 03 – 1941 Juan Frías Martín

01 – 04 – 1941 Fermín Martín Gutiérrez

01 – 04 – 1941 Eladio Fernández Jus / Jut

02 – 04 – 1941 Marcelino Barba Cruz

03 – 04 – 1941 José María Hidalgo Balseras

03 – 04 – 1941 Cándido Monterrubio Cabezas

03 – 04 – 1941 José Fernández Fernández

04 – 04 – 1941 Francisco Ojeda Murilla

04 – 04 – 1941 Juan Serrano Baluino

04 – 04 – 1941 Crisantos Pimilla García

05 – 04 – 1941 Manuel del Olmo / del Amo Jiménez

05 – 04 – 1941 Macario Melaza Carmona

05 – 04 – 1941 Antonio Martínez Blázquez

05 – 04 – 1941 Baldomero Vargas González

06 – 04 – 1941 Fructuoso Llorens Tolosano

06 – 04 – 1941 Antonio Castañeda Honrado

06 – 04 – 1941 Vicente Gómez Lozano

06 – 04 – 1941 José Gómez Narváez

09 – 04 – 1941 Antonio Álamo Olmedo

11 – 04 – 1941 Luis Giraldo Espino

12 – 04 – 1941 Manuel Figueredo Toscano

13 – 04 – 1941 Francisco Navarro Márquez

14 – 04 – 1941 Manuel Vives Fernández

15 – 04 – 1941 Ricardo Rodríguez Cabezas

15 – 04 – 1941 Faustino Aguado Serrano

16 – 04 – 1941 Julián Solís Carrasco

16 – 04 – 1941 Jerónimo Sánchez Villalba

16 – 04 – 1941 Antonio Monje Crucera

17 – 04 – 1941 Francisco Cruz Orellana

18 – 04 – 1941 Basilio Puerto Donoso

19 – 04 – 1941 Manuel León Gómez

21 – 04 – 1941 Fernando Caminero Gutiérrez

22 – 04 – 1941 Cándido Román Díaz

22 – 04 – 1941 Ernesto Morales Casado

01 – 05 – 1941 Manuel García Manchado

04 – 05 – 1941 Manuel Poveda Ramírez

09 – 05 – 1941 Francisco Barquero Tejada

09 – 05 – 1941 Ángel González Vázquez

10 – 05 – 1941 Julián Miranda Sánchez

11 – 05 – 1941 Antonio Corbacho Merino

13 – 05 – 1941 Teodoro Barrero Madero

14 – 05 – 1941 Mariano Gutiérrez Segura

15 – 05 – 1941 Esteban Barrilero García

15 – 05 – 1941 Fructuoso Bravo Guijarro

16 – 05 – 1941 Víctor Arias Gómez-Caravante

19 – 05 – 1941 José Martín Retana

20 – 05 – 1941 Juan Carrera Calzado

22 – 05 – 1941 José Madroñero Molina

23 – 05 – 1941 Gabino Peláez Bernal

24 – 05 – 1941 Ángel Escobar Carmona

25 – 05 – 1941 Agustín Benítez Navarrete

27 – 05 – 1941 Miguel Fuertes Molina

31 – 05 – 1941 Enrique Macías Silva

30 – 05 – 1941 Lorenzo Pastor Cejuela

02 – 06 – 1941 Alfredo Romero Tapia

07 – 06 – 1941 Vicente Mateo Tena Suárez

10 – 06 – 1941 Manuel Gutiérrez Mimbrero

27 – 06 – 1941 Gregorio Matamoros Manito

El 18 de junio de 2012 el Ayuntamiento de Orduña rindió homenaje público a todos los represaliados que murieron y sobrevivieron al Campo de Concentración y Prision Central que estuvo operativo en la localidad. Dos de los supervivientes, 75 años después, volvieron a cruzar las puertas del patio en el que fueron maltratados, Trinitario Rubio (conocido como “Tàrio” ) y Juan Larrinaga.

NUESTRO RECUERDO A TODOS ELLOS.


 IMAGEN DE PORTADA.

Fotografía del Campo de Concentración de Prisioneros de Orduña con montaje de los autores incluyendo el sello de tinta usado por el mismo.

Imagen: http://www.aiaraldea.eus/albisteak/ikerketa-batek-agerian-utzi-du-urdu-ako-kontzentrazio-esparruaren-historia-beldurgarria

Sello: http://www.urduna.com/es-ES/Historia/Memoriahistoricade1936/Paginas/Campodeconcentraci%C3%B3ndeOrdu%C3%B1a.aspx?AuthoringError=NoUpdatesOnGetRequest


FUENTES CONSULTADAS.

PRISIONEROS EN EL CAMPO DE CONCENTRACION DE ORDUÑA (1937-1939)Joseba Egiguren Argitaletxea. Ed. Ttarttalo, 2011

INTERNAMIENTO Y TRABAJO FORZOSO: LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN DE FRANCO. Javier Rodrigo. HISPANIA NOVA, Revista de Historia Contemporanea. Nº 6 de 2006.

PRISIONEROS DE FRANCO EN ORDUÑA. Revista Aztarna nº 42, Agosto de 2011.

http://guerraenlauniversidad.blogspot.com.es

http://www.urduna.com/es-ES/Historia/Memoriahistoricade1936/Paginas/default.aspx

http://www.gogoansestao.eus/?page_id=1584

http://blogs.deia.com/historiasdelosvascos/2014/09/16/orduna-exhuma-catorce-cuerpos-de-presos-antifascistas/

http://www.interviu.es/reportajes/articulos/el-colegio-de-los-horrores

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20120618/vizcaya/orduna-vence-batalla-olvido-20120618.html

 

 

 

LAS FOSAS COMUNES DE ESPINOSA DE LOS MONTEROS (BURGOS).

“La fosa que había en su jardín no le echó para atrás y compró el chalé”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


El día que vine a ver la casa para comprarla era 1 de noviembre, Día de Difuntos, y esto estaba lleno de flores. Desde entonces he conocido a muchos familiares de los fusilados que venían y me decían: ‘Aquí está enterrado mi padre’, o a veces era su tío, su hermano…”. 

(Alex Hernández, propietario).

Este fue el relato impresionante de el propietario de la parcela que albergaba la fosa común junto a la vivienda adquirida, en la localidad burgalesa de Espinosa de los Monteros. La fosa se sospechaba que estaba en su jardín, pero no se echó para atrás y compró el chalé. El resto de la fosa estaba bajo la acera de la calle, propiedad del ayuntamiento.

El emplazamienmto de la fosa no era un secreto entre los vecinos y habitantes de este bonito e histórico pueblo de las Merindades. En 1956 cuando se construyó la carretera los vecinos y familiares supervisaron las obras para que no se llevaran por delante los restos de los suyos. Posteriormente, al poner la acera se respetó el trozo donde estaban los cuerpos.

1333653419_849770_1333653954_noticia_grande

Fosa de la calle de la Riva (Espinosa de los Monteros). Imagen Oscar Rodríguez.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/05/actualidad/1333653419_849770.html

La represión franquista durante y después de la guerra civil fue muy dura en la zona, con varias fosas comunes con restos de cuerpos de republicanos asesinados, algunos exhumados y otros aún sin exhumar. En Espinosa de los Monteros hay al menos tres fosas conocidas, la que estamos describiendo llamada de la Riva, la segunda a 150 metros en dirección al albergue y la tercera, ya desaparecida, que fue exhumada el 29/03/1959, con una persona identificada como Pablo Cuesta García y sus restos trasladados al Valle de los Caídos.

En una carta publicada en el blog javierortiz.net, enviada por un miembro de esa familia, relata los pormenores de la exhumación de esa fosa en el mes de abril del año 2012.

Mis padres compraron en Espinosa de los Monteros (norte de Burgos) una casita a medias con mi hermana y su marido. Con el tiempo, nos enteramos de que alojaba en su jardín los restos de personas asesinadas por los falangistas durante la guerra civil.

El caso es que la Sociedad Científica Aranzadi, a petición de un familiar de los ejecutados, decidió comenzar a exhumar los restos el 2 de abril. Así que, como no nos lo queríamos perder, hicimos una visita extra a la familia.

Allí se presentó un equipo de unas 20 personas dirigido por Francisco Etxeberría. Este grupito de Aranzadi probablemente sea el más reconocido del estado. Su prestigio en exhumación de fosas es notorio: el doctor Etxeberria fue designado junto con otros forenses para examinar los restos de Salvador Allende y determinar si se suicidó ”.

Mas abajo continua con los detalles:

El martes afloraron los talones de un par de botas. Los ejecutados habían sido colocados hacia abajo, para que fueran al infierno. Parecían ahogados que flotaban inmóviles sobre la tierra. Por los libros sé que los esqueletos son restos de lo que fueron personas; pero me impactaron más las botas (parecidas a las que yo llevaba) y los restos personales: en la fosa de las mujeres -porque se enterraron separadas- apareció un espejito, una peineta …. En mi ignorancia, me conectaban directa y brutalmente con la suerte de esta pobre gente más que las fracturas del “espía” de 16 años, asesinado a golpes.

La abuela de mi amigo Javi, también fue asesinada por “espía”: dos de sus hijos quedaron aislados con el rebaño en unas cabañas al otro lado de la línea del frente. Les fue a llevar comida y alguien la vió, con lo que se interpretó que llevaba información a la zona republicana. Como su marido también fue asesinado y arrojado a la fosa de mi casa, los 8 hermanos quedaron huérfanos. La madre de Javi, con 20 años, tuvo que sacar adelante la familia. En aquellas circunstancias y con sus principales recursos requisados: debía llevar personalmente 10 litros de leche diarios a la Comandancia de la Guardia Civil. Así hasta que llegó un mando que se apiadó de ellos y les dispensó de esta obligación.

Cada familiar que se acercaba a la fosa contaba su historia. Todas estremecedoras. Pero la mayoría estaban aliviados e incluso felices. Algunos no tuvieron valor de acercarse: vi una mujer que se volvió a toda prisa cuando estaba a un par de metros de la fosa. Espero que todos se sientan liberados de esta inmensa carga algún día.

Cuando se exhumó el último de los nueve esqueletos masculinos, otros tantos estudiantes de antropología de la Universidad Complutense ocuparon su lugar. Se dispusieron en la misma posición en la que habían quedado los ejecutados y así estuvieron durante un minuto. Finalmente, fueron levantándose uno a uno, con lentitud y en absoluto silencio, en un ambiente emocionante y sobrecogedor”.

En esa fosa, un macabro rectángulo de apenas ocho metros cuadrados se cuentan nueve esqueletos, todos boca abajo en la calle de la Riva cerca del polideportivo municipal.

1333653419_849770_1333654437_sumario_grande

Restos óseos de los nueve  hallados en la fosa de Espinosa de los Monteros. Imagen  Luis Alberto García.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/05/actualidad/1333653419_849770.html

Según el blog amigo “Lasmerindadesenlamemoria”, la identidad de esas nueve personas asesinadas el 20 de octubre de 1936 podrían ser:

Laureano Fernández Gómez, de 64 años, soltero, labrador de Barcenillas del Cerezo (Sotoscueva). Desaparecido el 20 de octubre de 1936.

Basilio Gómez Fernández, de unos 40 años vecino del municipio de Espinosa. Fue visto por última vez el 12 de octubre de 1936. Se presume que fue fusilado y enterrado en una fosa junto con otro espinosiegos. Paseado.

Francisco Laso Ruiz, de 40 años. Desparecido vecino de Espinosa, de quien no se volvió a tener noticia desde el 18 de octubre de 1936.

Aurelio Lavín Ortiz, de unos 48 años, vecino de Espinosa, casado con Generosa Fernández, 8 hijos. Paseado en Espinosa el 20 de octubre de 1936.

Eduardo Martínez Mazón, de unos 38 años, alcalde pedáneo de Quintana de los Prados. Paseado el 20 de octubre de 1936.

Emeterio Palacios Gómez, de unos 28 años domiciliado en Santa Olalla, soltero, labrador. Paseado en el término municipal de Espinosa.

Nicolás Revuelta Santayana, de unos 28 años de edad, vecino de Espinosa, soltero, labrador. Paseado.

Claudio Sainz-Maza Fernández, de Quintana de los Prados de solo 16 años en aquel aciago 20 de octubre de 1936.

Celestino Zorrilla Baranda, de 51 años. Vecino de Espinosa, 10 hijos, labrador y fabricante de alpargatas. Paseado el 20 de octubre de 1936.

1333653419_849770_1333654075_sumario_grande

Técnicos y voluntarios de Aranzadi trabajando en la fosa. Imagen Oscar Rodríguez.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/05/actualidad/1333653419_849770.html

Pedro Zorrilla, nieto de Celestino Zorrilla, afirma en entrevista al diario digital “El Pais” del 2 de abril de 2012 que “Después de matar a mi abuelo, que tenía 51 años, fueron a por Donato, uno de sus hijos, de 27. Pero como logró escapar, en represalia, mataron a su mujer, embarazada de siete meses”.

Esa mujer se cree que puede estar en la otra fosa localizada de Espinosa de los Monteros, la llamada “de las mujeres” por ser todas víctimas de ese sexo. Así lo afirma su sobrino, “Ahí buscamos también a mi tía”.

El relato estremecedor de los hechos no acaba ahí:

Fueron los falangistas, todos vecinos del pueblo, por envidias. Mi abuelo era labrador y tenía una fábrica de alpargatas. Que sepamos, no estaba afiliado a ningún partido o sindicato. El 5 de agosto de 1936 se lo llevaron preso a la cárcel de Burgos y el 18 de octubre supuestamente, le dejaron en libertad. Pero no fue así. En el pueblo, gente mayor contaba que oyó a los asesinos decir: ‘Le pegué el tiro y no veas cómo pataleaba’. Por eso siempre se supo donde estaba la fosa”.

A propósito de sus asesinos falangistas dice :

Después de matar a mi abuelo y a mi tía embarazada, fueron a por mi abuela, le raparon la cabeza y la llevaron a la plaza”, añade. “Mi padre apenas hablaba del tema, por miedo, pero desde los años setenta me trajo cada 1 de noviembre aquí a traer flores”.

El juzgado de Villarcayo fue notificado el 22 de febrero, dos meses antes de la inminente apertura de las dos fosas, pero ningún juez se personó allí. Todo ello a pesar de un auto del Tribunal Supremo del 28 de marzo de 2012 que establece que son los jueces territoriales los que deben practicar diligencias y personarse en las fosas en estos casos. En Espinosa de los Monteros no han visto a ninguno, igual que en la apertura y exhumación de otras fosas. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, considera que aunque recibe las notificaciones, los juzgados consideraron que “el objeto del escrito remitido es poner en nuestro conocimiento la actividad a realizar” y no “requerir auxilio judicial”

Días después de acabado el trabajo de exhumación en esa fosa de la calle de la Riva, se comenzó en la segunda fosa de Espinosa de los Monteros, a solo unos 150 metros de la primera. Allí se encontró la primera evidencia, la aparición de una peineta en uno de los cráneos demostró que tenían razón los vecinos de Espinosa cuando apuntaban a esa zona cuando se hablaba del lugar donde fueron a parar cuatro mujeres, asesinadas en el pueblo un día después que los hombres, el 21 de octubre de 1936.

En el pueblo se recuerda tristemente que una de las mujeres logró escapar y se refugió en un molino, pero la encontraron y la trajeron a rastras a la fosa. Se encontraron sus medias y su peineta con el rastro de sangre.

1333490557_190480_1333490742_sumario_grande

Detalle de un cráneo con la peineta pegada por la tierra. Fosa de las mujeres. Imagen Oscar Rodríguez.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/04/actualidad/1333490557_190480.html

Es nuevamente el blog “Lasmerindadesenlamemoria”, quien nos aporta la posible identidad de esas cuatro mujeres asesinadas.

Amelia Cano, de 27 años vecina de Espinosa, nacida en Treto (Cantabria) mujer de Donato Zorrilla Parcero. Madre de un hijo de dos años y embarazada de 7 meses. Fusilada el día 21-10-36.

Generosa Fernández Ortiz, de 45 años nacida en Espinosa el 19 de abril de 1885, vecina de Espinosa, casada con Aurelio Lavín Ortiz asesinado un día antes, viuda, 8 hijos, “sus labores”. Paseada en Espinosa el 21 de octubre de 1936.

Angela García Arana, de unos 45 años vendedora de periódicos, fusilada portando una cantidad de dinero indeterminada.

??? Mujer desconocida. Una cuarta mujer que pudiera estar en la fosa de las cuatro mujeres de Espinosa. Hay dudas y se está investigando sobre la identidad, siendo una señora que se hallaba veraneando en Quintana de los Prados.

1333653419_849770_1333654186_sumario_grande

Espejo hallado en la fosa de las mujeres en Espinosa de los Monteros. Imagen Oscar Rodríguez.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/05/actualidad/1333653419_849770.html

Las 13 víctimas asesinadas por los fascistas aquellos 20 y 21 de octubre de 1936 fueron localizadas y exhumadas por el equipo de técnicos y voluntarios de Aranzadi. La investigación ha demostrado que los restos presentan fracturas en el cráneo por entrada de bala, y huesos rotos en las extremidades, algunas previas y otras posteriores al fallecimiento, lo que lleva a interpretar que parte de las roturas fueron causadas por el maltrato anterior al fusilamiento.

El trabajo realizado ha sido plasmado en varios medios de comunicación por medio de fotografías que han mostrado “ al mundo” la realidad de las fosas de la represión franquista. Uno de esos fotográfos que participó en la exhumación es Oscar Rodríguez, a quien pertenecen casi la totalidad de las fotografías que acompañan este reportaje.

expo 4.jpg

Exposición “A PIE DE FOSA”. http://www.diaridetarragona.com/noticia.php?id=74497

Ahora una de esa fotografías está expuesta en la exposición “ A Pie de Fosa”, que presentan en Tarragona y ubicada en la Antiga Audiència y enmarcada en el 80è Congrès Internacional per la Guerra Civil Espanyola, organizado por la Universitat Rovira i Virgili. Sus autores son Julieta Olaso y Oscar Rodríguez y fueron tomadas  en varias exhumaciones que se han llevado a cabo en España.


IMAGEN DE CABECERA.

Exhumación en Espinosa de los Monteros de una fosa en mitad de una acera y un jardín privado. Oscar Rodríguez.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/02/actualidad/1333396979_243605.html

FUENTES CONSULTADAS.

https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com/2012/04/25/fosas-espinosa-de-los-monteros-13-desaparecidos/

http://www.javierortiz.net/voz/iturri/fosa-comun-en-espinosa-de-los-monteros

http://www.diaridetarragona.com/noticia.php?id=74497

BRUNO RUIZ DE APODACA, ASESINO FRANQUISTA ALAVES.

Se jactaba de haber matado el sólo a 108 personas”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Recientemente hemos publicado en éste blog un reportaje sobre la desaparición y posterior asesinato de Modesto Manuel Azcona Garaicoechea, miembro electo de U.R (Unión Republicana) en la Junta Gestora que en 1936 sustituyó a la Diputación Foral de Alava.

Su familia al igual que nosotros nos preguntamos quiénes fueron los inductores, los asesinos y cuál fue la participación de cada uno en su desaparición y asesinato, de él y de tantas otras víctimas en Alava.

Fue sacado “legalmente” mediante una orden de “libertad” que el delegado de Orden Público del Gobierno Civil de Alava, Alfonso Sanz firmó el 17 de septiembre de 1936 para que ser trasladado a Pamplona.

El documento dice así; “El Jefe de la Cárcel de esta Capital pondrá en libertad a los detenidos que al margen se expresan, siendo entregados a los portadores de la presente orden para ser trasladados a Pamplona”.

No es el único documento que existe de esa “supuesta” puesta en libertad. En la página web de la CNT de Vitoria-Gasteiz publican un documento similar, el del miembro de la CNT y anarquista Antonio Barrón Martínez, natural de Labastida, Alava. El documento procede de los archivos de la cárcel de Vitoria, depositados en el Archivo provincial de Alava. Su destino, igual que el de las demás “sacas” con orden de libertad, fue “paseado” por sus asesinos, siendo ejecutado y enterrado en alguna cuneta.

Ordenes de libertad firmadas por el Delegado de Orden Público del Gobierno Civil de Alava Alfonso Sanz Gómez. El primero propiedad de la familia Azcona y el segundo sacado la la página web de la CNT de Vitoria.

El modus operandi de las sacas siempre iba a ser el mismo. A medianoche, con macabra regularidad, desde la Delegación de Gobierno se daban falsas órdenes de libertad a los encarcelados que tocaba “pasear” aquel día. Decidir quién moría o quién no dependía de la importancia de los flujos de información y la de procedencia de la buena o mala voluntad de las diferentes autoridades e informantes locales.

Esta orden significaba la muerte del preso, ya que en las mismas puertas de la prisión de la que era liberado, le esperaban las milicias de requetés y falangistas que actuaban “al margen”, pero con el beneplácito y consentimiento de las “autoridades oficiales” golpistas de Vitoria. Esa era su forma habitual de actuar y lavarse las manos, dejando en manos de grupos de criminales “portadores” del documento de libertad, hacer el trabajo sucio a sus órdenes.

¿Quienes eran esos “portadores” a los que se les entregan los presos “liberados”?

El historiador Germán Ruiz Llano, en su tesis doctoral “El voluntariado alavés durante la guerra civil” (UCM Madrid 2016) nos dice al respecto:

Para encontrarnos con una primera estructura de terror organizada en la provincia tenemos que esperar al 9 de agosto, día en que por parte del general García Benítez se nombró al teniente coronel Pedro Alonso Galdós Jefe Superior de Policía adscrito al Gobierno Civil, con las funciones de delegado de orden público de la provincia, teniendo entre sus responsabilidades el orden público, detenciones,liberaciones, etc.

Sin embargo, el nombramiento de Galdós no supuso un recrudecimiento de la represión, sino todo lo contrario. Con él al frente de la Delegación cesaron los asesinatos en la provincia a pesar de obrar en su poder una lista de individuos “peligrosos” y “muy peligrosos” provenientes de las organizaciones izquierdistas de la provincia. Esta situación de moderación iba a acabar con la visita del general Millán Astray. Este, al ver el ambiente de “frialdad” de la ciudad, exigió que la represión aumentara, lo que conllevó el cese de Alonso y su sustitución por el capitán de artillería Alfonso Sanz Gómez. Con él al frente de la Delegación la situación dio un vuelco endureciéndose la represión, encarcelándose por primera vez a peneuvistas y organizando el asesinato de presos de la Prisión Provincial mediante sacas nocturnas que acababan en las cunetas de la provincia. Para realizarlas, el papel de las milicias como ejecutoras era fundamental. Bajo las órdenes de Sanz, se llevaron a cabo la mayoría de las muertes de la represión en la provincia, en un proceso represor en el que el papel del Ejército en la provincia en cuanto a ejecutor es escaso, un 18 % mediante sentencia de consejo de guerra, pero fundamental, puesto que fueron los militares quienes supervisaron a las milicias y las pusieron bajo su autoridad en la Delegación de Orden Público y la Jefatura Provincial de Milicias.

Durante la gestión de Alfonso Sanz, del 23 agosto al 9 de diciembre de 1936, se efectuaron poco más de un centenar de paseos y asesinatos, el grueso de la represión en la provincia. Para ello, contó con la inestimable colaboración de falangistas y requetés auxiliares, formando temido tándem con un tal Bruno Ruiz de Apodaca.

Por un lado, Sanz ordenaba las sacas y por otro, normalmente, Apodaca y sus ayudantes, y, en menor medida, los falangistas, asesinaban a los presos o hacían razzias por la provincia para eliminar a los desafectos con la aquiescencia de Sanz y la complicidad de las autoridades locales y parte de la población”.

desfile-militar-junto-a-la-florida

Desfile por las calles de Vitoria. Archivo municipal V.G.

¿QUIEN ERA EL EJECUTOR APODACA?

A las ordenes de Alfonso Sanz Gómez, delegado de “orden público”, estaba el jefe de las patrullas de ejecutores Bruno Ruiz de Apodaca, un joven trabajador del calzado vitoriano, propagandista de la Casa Social Católica, presidente de la Juventud Obrera Católica, teniente del Requeté Auxiliar y jefe de su patrulla policial. Simplificando… un ultracatólico requeté carlista con aspiraciones de poder y reconocimiento en el nuevo “orden franquista”

Ruiz de Apodaca, capitaneaba las partidas nocturnas de la represión en Alava. Su siniestra historia es la de un simple empleado más en la vida laboral de Vitoria. Durante los últimos años de la República se había destacado como propagandista en la Casa Social Católica y había participado en disturbios varios. Durante los incidentes sociales del fallido golpe de estado militar contra la recién instaurada república, conocido como “sanjurjada” el 10 de agosto de 1932, es herido por disparos de la Policía. Este suceso y la herida le libró de marchar al frente tras el nuevo golpe de estado del 19 de julio de 1936. Sin embargo las ganas de ayudar a los sublevados le hicieron no tardar en alistarse en la milicia carlista de retaguardia, el Requeté Auxiliar.

Nuevamente la tesis de Germán Ruiz Llano dice así sobre esta milicia carlista alavesa:

Requeté Auxiliar, controlado por HA (Hermandad Alavesa), movilizó a los carlistas de la provincia que, por edad, desde adolescentes a ancianos, no podían ir al frente y a los requetés de 1ª línea que fueron paulatinamente desmovilizados por heridas, conseguir una exención, etc. Se constituyó el 1 de septiembre de 1936 bajo el mando del teniente de la Guardia Civil retirado Cesáreo Casi y el destacado carlista Moisés Armentia. Distribuido por toda la provincia, sus misiones eran más amplias que las de las milicias ciudadanas. En la retaguardia se encargaban de la censura postal, recogida de colectas, servicios de policía y vigilancia y captura de huidos y sospechosos; pero también se les movilizó para tareas del frente como escoltas de convoyes, vigilancia de posiciones, policía militar, escolta de jefes y oficiales, camilleros, enterradores y enlaces. Sus labores represivas estaban al cargo del teniente del Requeté Bruno Ruiz de Apodaca, que mandaba una “patrulla de policía” bajo las órdenes del delegado de orden público de la provincia”.

desfiles-de-requetes

Fila de voluntarios aspirantes a requetés, muchos de ellos aún sin uniforme, paseando por Vitoria. Imagen diario “Pensamiento Alavés” (Salinas y Sánchez)

LAS SACAS, DESAPARICIONES Y ASESINATOS.

El historiador Javier Gómez Calvo en su ponencia “ Frente Popular y represión en Alava”, dentro del Congreso Internacional “ La España del frente Popular” (Madrid 2011), aporta una información muy valiosa al respecto:

“En Vitoria también fueron asesinados o ajusticiados los principales líderes políticos de formaciones republicanas o de izquierdas. Hasta siete de los once componentes de la Gestora de la Diputación alavesa fueron sacados de la cárcel (cinco) o condenados a muerte (dos), huyendo otros dos al extranjero. La «limpieza» practicada en los primeros meses requería, en una provincia de escasísima conflictividad política antes de iniciarse la guerra, de individuos capaces de llevarla a cabo sin mayores escrúpulos. A partir del 10 de agosto las funciones de orden público, dependientes hasta entonces del Gobierno Militar, pasaron a ser competencia del Gobierno Civil, a cuyo frente se encontraba Cándido Fernández Ichaso. A través de la recién creada Jefatura de Orden Público, a cuyo frente situó en un primer momento al militar Pedro Alonso y a finales de agosto a Alfonso Sanz, se centralizó y coordinó la estructura del terror. Inmediatamente por debajo de Sanz, sobresalieron dos personajes siniestros: Bruno Ruiz de Apodaca, un joven zapatero procedente del catolicismo obrero, y Eduardo Vallejo, vinculado a una empresa de carbón, al frente ambos de las secciones parapoliciales de Requeté y Falange respectivamente y apoyados por miembros del Requeté auxiliar. En la base de la pirámide se encontraban políticos con cierto peso en la provincia (Claudio Lengarán), el director de la prisión provincial (Luis Gándara) o el oficial de prisiones Galo Zabalza, clave el primero a partir de la judicialización militar de la represión y los dos últimos en la formación de sacas”.

Fotografías de las más altas autoridades militares en Vitoria y responsables por debajo de Franco y Millán Astray respectivamente de las atrocidades y crimenes cometidos por Bruno Ruiz de Apodaca y su patrulla. Imágenes del diario “Pensamiento Alavés”.

Bruno Ruíz de Apodaca, cabecilla de la más activa de las partidas, no solo hacía sacas de la prisión de Vitoria, sino que iba por los pueblos a la caza de republicanos con listas establecidas de antemano y a veces improvisaba si merecía la pena. Este mal nacido se jactaba de haber matado él solo a 108 personas, en las que intervenía la mayoría de las veces otro asesino del régimen, el guarda vitoriano Anuncibay.

El reportaje de el diario digital El Correo.com del 7 de julio de 2015 titulado “ El alavés de los 108 asesinatos” firmado por Francisco Góngora, nos pone en al tanto de sus crímenes:

“Sus correrías nocturnas datan de, al menos, el 28 de agosto de 1936, cuando desapareció en Vitoria Esteban Íñiguez de Heredia. El pelotón de Ruiz de Apodaca se dirigió esa noche hacia el sur de la provincia para dar muerte a cuatro vecinos de Cárcamo, dos de Miranda de Ebro y tres de Elciego en Armiñón. La noche siguiente serían asesinados seis vecinos de Treviño, uno de Hereña y el día 30, dos de Orenin (Elburgo) sumando un total de 19 personas en apenas tres días”.

Mas abajo continua.

“En septiembre, se organizó la primera saca con el asesinato de dos anarquistas, Julián Alarcia y el médico de Maestu, Isaac Puente. Luego otro anarquista y dos socialistas, entre ellos el concejal de Vitoria Primitivo Herrero. El 7 de septiembre, otro libertario. Días después, otros quince. Eran sacados de sus celdas y ejecutados en distintos puntos de la provincia. El 17 de septiembre, tras un bombardeo de la aviación republicana sobre Vitoria, la respuesta fue el fusilamiento de otros seis, entre ello Teodoro Olarte, empresario de Izquierda Republicana, presidente de la comisión gestora que gobernaba la Diputación”.

Fotografías de tres de los asesinados por la partida de Bruno Ruiz de Apodaca, Modesto Manuel Azcona (diputado), Teodoro Olarte (diputado general) e isaac Puente (médico). Imágenes propiedad, la primera de la familia Azcona, la segunda http://www.euskomedia.org/aunamendi/116470 y la tercera https://es.wikipedia.org/wiki/Isaac_Puente.

Sus primeras acciones documentadas, relatadas por uno de los asesinos que estaban bajo el mando de Apodaca, apodado o llamado “Del Pujo”, las realizan en Elciego el 28 de agosto 1936, cuando convocaron en el ayuntamiento a una serie de vecinos de todas las tendencias políticas de izquierdas, desde IR a la CNT pasando por el PSOE, para meterles en una camioneta y asesinarlos. Se llevó a 7 vecinos, de los cuales torturó a cuatro de forma salvaje e inhumana en un paraje próximo denominado La Paloma, entre Elciego y Navaridas. Una vez arrojados a una cuneta llevaron al resto hasta Salinillas de Buradon donde los asesinaron; uno de ellos Daniel Palacios, fue alcanzado cuando intentaba huir cruzando el Ebro.

17 de septiembre de 1936 se dicta otra orden de libertad que acaba en “traslado” supuestamente a Pamplona. En la misma aparecen los nombres de Modesto Manuel Azcona, Casto Guzman de Castro, Ricardo Ibañez Hidalgo y Benedicto Luna López. Ese mismo día se suman a estos cuatro hombres otros dos nombres más, entre ellos el del diputado de la Gestora alavesa, que sustituye a la Diputación Foral, Teodoro Olarte Aizpuru y el de la anarquista Columba Fernández Doyague. Son entregados a la partida de asesinos de Apodaca y trasladados a las cercanías del pueblo de Bayas, cerca de Miranda de Ebro y asesinados junto al camino a Logroño. Sus cuerpos aparecieron a la mañana siguiente y fueron enterrados en el cercano cementerio de Bayas, donde aún están los restos de cinco de ellos, ya que Teodoro Olarte fue exhumado en 1940 para enterrarlo en el cementerio de Santa Isabel en Vitoria.

A pesar de que el enterrador de Bayas no se dice nada sobre si había alguna mujer en la partida cuando les encontraron muertos junto al camino, es de suponer que si salieron 6 personas ese día entre las que iba con toda seguridad Columba Fernández y fueron trasladadas juntas, es muy posible que también el cuerpo de la luchadora anarquista esté en el cementerio de Bayas como los demás.

La carrera “asesina” de Apodaca y su partida le hace regresar a Elciego, el 16 de octubre de 1936, para llevarse hasta el terreno conocido como La Pilastra, en Zambrana, a los paisanos del Elciego Guillermo Bauza, Fidel y Adrían Uribe, Pablo Cañas, Germán Cornes y Miguel Sáez, a los que asesinó allí mismo. Lo más horrible de este caso es que las víctimas habían sido detenidas tras ser convocadas en el ayuntamiento con motivo de la vendimia. Una vez allí se encontraron que el tal Ruiz de Apodaca y sus secuaces los aguardaban en el vestíbulo, acompañados de un clérigo. A medida que entraban las víctimas eran maniatadas y conducidas a un local para subirlos más tarde a una furgoneta en dirección a Zambrana. Uno de los vecinos de Elciego, Pedro Osés, consiguió huir y cruzar el Ebro, pero al intentar tomar un tren en marcha se hirió y tuvo que ser ingresado en el hospital de Cenicero, La Rioja, adonde fueron a buscarlo para matarlo un día antes de que le fueran a dar el alta. Con todo, sólo se trata de uno de los cientos de carniceros que abundaron en ambos lados durante la guerra.

El 31 de marzo de 1937 fueron sacados de la prisión de La Paz de Vitoria un total de 16 presos para ser ejecutados, Sus nombres: Jesus Estrada Abalos , José Luis Abaitua, Teodoro González de Zarate, Victor Alejandre Angulo, Eduardo Cobo González, Jaime Conca Amoros, José Collel, Francisco Diaz de Arcaya, Constantino González Santamaria, Daniel García de Albeniz, Antonio García Bengoechea, Francisco Garrido Sáez de Ugarte, Manuel Hernández Ibáñez, José Domingo San Vicente, Casimiro Cerrajería Izurrain y Prisco Hernández Arejola. El destino de los dieciséis fue el Puerto de Azazeta, a las afueras de Vitoria en la carretera que va a Estella, donde los fusilaron y los enterraron en el bosque.

sin-titulo

Requetés formados y uniformados en algún lugar de Vitoria. Imagen “Pensamiento Alavés”.

Jesús estrada Arrondo, sobrino de uno de los asesinados, describe el suceso en “Carta Abierta de una víctima del franquismo” publicada en Ahaztuak 1936-1977 en febrero de 2007.

Un piquete de falangistas, requetés y guardias civiles los asesinó, enterró sus cuerpos en una fosa común a unos 100 metros de distancia de la carretera que sube al puerto de Azazeta, a la altura del Km 16. A los cinco años aproximádamente, rescataron tres cuerpos (González de Zarate, Abaitua y Collel) y fueron trasladados al cementerio Santa Isabel de Vitoria, formalizando así su defunción. Algunos familiares de los otros asesinados se negaron a participar en esa exhumación mientras las autoridades franquistas no reconocieran el crimen. Así que los 13 restantes permanecieron allí hasta agosto de 1978, entonces en un solo féretro se trasladaron desde la fosa común al cementerio de El Salvador”.

La carrera de este asesino franquista es premiada en el año 1938 por el régimen antes de acabar la guerra civil.

En el “Boletín Oficial del Estado” del día 16 de septiembre de 1938 se le nombra “Agente Auxiliar Interino del Cuerpo de Investigación y Vigilancia” con el número 154, dependiente del Ministerio de Orden Público, empleo, fundamental para elaboración de informes políticos. Para dicha tarea estaba suficientemente capacitado, a juzgar por la exhaustiva vigilancia que realizó la noche del 18 de julio frente al Gobierno Civil, anotando todas las idas y venidas de posibles opositores al golpe de Estado. El ascenso se publica el mismo día también en el periódico católico “Pensamiento Alavés”. Su sueldo por investigar, denunciar y asesinar a sus vecinos se establece en 3.750 pesetas, poco más de 312 pesetas al mes, menos que el sueldo de un gudari, un miliciano o un soldado leal a la república.

boe

ascenso

Arriba, portada del B.O.E donde se publica el nombramiento de ” Agente Auxiliar…” y debajo su publicación en el diario “Pensamiento Alavés”, ambos el 16 de septiembre de 1938.

Agente Auxiliar Interino es un puesto policial de nueva creación, en el que se le dan nuevos poderes y se le encuadra “legálmente” en los aparatos opresores del régimen franquista. con la categoría de agente de orden público. La gran mayoría de estos “Agentes Auxiliares” con el tiempo pasan al departamento de Policía, como un cuerpo “civil” dentro del militarizado sistema de la seguridad pública.

Entre los cuerpos de seguridad de la república, la Guardia Civil ya había sido transformada por el gobierno republicano en Guardia Nacional Republicana. A su vez, ésta fue fusionada, por decreto, el 27 de diciembre de 1936 con el Cuerpo de Seguridad y Asalto para formar el Cuerpo de Seguridad Interior pero no llegó a ser efectivo realmente. Sin embargo, el nuevo Cuerpo creado siguió manteniendo unas unidades de Asalto o vanguardia (fundamentalmente los miembros del ya extinto Cuerpo de Seguridad y Asalto), que sirvieron en el frente o con misiones pseudomilitares en la retaguardia. Con el final de la guerra, el Cuerpo de Seguridad Interior sería disuelto por Franco tras la guerra civil. Tras la contienda hace desaparecer también el El Cuerpo de Carabineros integrándolo en la Guardia Civil que había logrado su anterior estatus. Los pocos miembros de la Guardia de Asalto que superaron los expedientes de depuración, se integraron en la recién creada Policía Armada (cuyos miembros eran popularmente conocidos como “grises”, por el color de sus uniformes).

¿QUE FUE DE LOS ASESINOS EJECUTORES?

Bruno Ruiz de Apocada como policía se mantuvo más de dos décadas, ya que fue Jefe de la Policía de Vitoria-Gasteiz. Su empeño y “buen hacer” es conocido por los que alguna vez han pasado “por sus manos”. Como buen agente franquista, las detenciones arbitrarias, acosos, torturas e incluso alguna muerte,  bien tapada por el régimen, son su “curriculum”. Hay detenidos que han sido arrestados incluso más de una docena de veces por él y su chulería alcanzó grado máximo.

Es nuevamente Jesús Estrada Arrondo el que nos relata en su mencionada “carta abierta…” lo que sintió al encontrase cara a cara con el asesino de su tío:

“Yo también conocí a uno de los mayores represores y asesinos que hubo en Alava y en Vitoria, uno de aquellos que, “impasible el ademán” impuso a punta de pistola “la Nueva España” y sus valores. Se llamaba Bruno Ruiz de Apodaca y se jactaba de haber matado el sólo a 108 personas. El 1 de mayo de 1967, bajando de Estibaliz, este asesino en compañía del policia Anuncibay, me pidieron que me identificaray al ver mi nombre, se acordó de mi tio, Apocaca se puso a gritar como un energúmeno: “¡No puede ser! ¡Jesús Estrada! ¡No puede ser!, como aquel que grita “¡¡No puede ser porque yo lo mate!!

Apodaca y Anuncibay, ambos policías aún en 1967, ambos compañeros asesinos de las patrullas represivas.

Le insultaban y amenazaban  cuando ponía escesivo “celo” en informes de personas que el mismo realizaba y llevaba hasta las últimas consecuencias. En una ocasión había elaborado un informe contrario a su regreso a España de un exiliado, médico de la CNT y  un mes después de una discursión acalorada con la familia del médico, sufrió un infarto al corazón que le dejó secuelas. Se contaba que tenía un tic y que no podía dormir y que vivía con miedo.

Y por último el destacado represor Claudio Lengarán, antiguo dirigente de los sindicatos católicos. jefe falangista y persona muy implicada, junto con el temido Bruno Ruiz de Apodaca, en la represión contra los republicanos. Fue concejal en el ayuntamiento en 1931 y su carrera política la hizo al lado de Apodaca, como Jefe de las partidas falangistas que hacía labores de investigación, delación de vecinos y también sacas con final de desaparición y asesinato. En 1937 ya consiguió un puesto relevante en la Diputación Foral de Alava como diputado de la facción más dura y pura del carlismo. Luchas internas entre bandos enfrentados del carlismo y la falange le alejan del poder momentáneamente antes de acabar la guerra. Sin embargo, ya con Franco como Caudillo, regresa como diputado a la Diputación de Foral de Alava desde el año 1943 hasta 1952.

19716373

Requetés posando en formación en una plaza de Vitoria en julio de 1938. Imagen todocolección.net.

No sabemos y poco nos interesa saber más de ellos, vivieron bien hasta morir de viejos mientras sus victimas asesinadas se pudrían en lo profundo de una fosa. Hoy a estos asesinos les recordamos con auténtico desprecio, mientras a los que asesinaron les recordamos con admiración y cariño, ya que dieron su vida por unos principios, la lealtad a la República.

NO PERDONAMOS, NO OLVIDAMOS.


FUENTES CONSULTADAS.

FRENTE POPULAR Y REPRESION EN ALAVA.- Javier Gómez Calvo. Congreso Internacional “La España del frente Popular” (Madrid 2011)

EL VOLUNTARIADO ALAVES DURANTE LA GUERRA CIVIL.- Germán Ruiz Llano. (UCM, Madrid 2016)

DICTADURA Y DESARROLLISMO. EL FRANQUISMO EN ALAVA.- Antonio Ribera. (Director) Vitoria, 2009.

BOLETIN OFICIAL DEL ESTADO. 16 de septiembre de 1938

PENSAMIENTO ALAVES. Diario del 16 de septiembre de 1938 y otros.

https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2016/09/28/la-fosa-comun-del-cementerio-viejo-de-bayas-miranda-de-ebro-burgos/

http://ahaztuak1936-1977.blogspot.com.es/2007/02/rabanera-por-dios-y-por-la-patria-carta.html

http://www.pedrobauza.com/40-anos-de-impunidad-y-70-de-olvido#.WBInhyROzcs

http://www.elcorreo.com/alava/araba/201507/07/alaves-asesinatos-20150706193454.html

http://vitoria.cnt.es/mh/2015/03/18/documentos-historicos-orden-de-libertad-de-antonio-barron-1-de-septiembre-de-1936/

https://es.wikipedia.org/wiki/Teodoro_Olarte_Aizpuru

Imagen de cabecera, requetés formando. Diario “Pensamiento Alavés”. (Ceferino).




 

 

 

ANTONIO GONZALEZ FLOREZ, SARGENTO PILOTO REPUBLICANO.

Muerto en combate y su cuerpo desaparecido de la morgue.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Se acaban de cumplir, el pasado mes de septiembre, 80 años del derribo del avión bombardero republicano “Potez 540”, letra F, matrícula C/N 4219 bautizado “AQUI TE ESPERO” a manos de cazas nacionales e italianos en 1936 sobre los cielos de Toledo. En el aparato iban 6 personas.

11241151_877656658942817_451704527_o

El avión bombardero ” AQUI TE ESPERO”. Imagen http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/aquel-piloto-omanes-no-de

EL avión Potez 540 era una aeronave, similar a una fortaleza volante, que formaba parte del lote de 18 aviones bombarderos de ese modelo que el gobierno republicano adquirió en Francia. Se dice de ellos que no estaban completamente equipados y preparados para el combate, que muchas veces volaban sin escolda de cazas y que las tripulaciones estaban faltas de experiencia.

Alguno de estos aviones formó parte de la Escuadrilla España, formada por André Malraux. Despegaron de Touluse-Montaudrán y aterrizaron en El Prat de Barcelona el 8 de agosto de 1936.

Se conserva un trozo del fuselaje del “AQUÍ TE ESPERO” en el Museo Aeronáutico de Cuatro Vientos que fué recogido cómo “trofeo de guerra” por el capitán de aviación Ángel Salas Larrazábal y que regaló al coronel Larrauri quién a su vez lo donó al citado museo.

Este pequeño reportaje es un homenaje a sus valientes pilotos, pero sobre todo a ANTONIO GONZALEZ FLOREZ, familiar de Octavio García González que aún busca respuestas, pero sobre todo el lugar donde fue a parar su cadáver.

75_2

Bombardero republicano Potez 540. Imagen http://www.verpueblos.com/castilla+y+leon/leon/el+castillo/foto/950722/

EL DERRIBO DEL POTEZ 540.

Los hechos ocurrieron de la siguiente manera aquel aciago día 25 de septiembre de 1936. Un artículo publicado en el ICARO “Boletín informativo de la Asociación de Aviadores de la República” nº 119 de abril de 2016 y cuyos autores son Otelo Fuentes Gómez y Octavio García González (familiar de uno de los pilotos muertos) dice así:

“Debido al avanze de las tropas franquista, ya muy cerca de Talavera de la Reina, al  “Aqui te espero” se le ordena el bombardeo de la confluencia del Tajo con el Alberche, a escasos 6 kilometros de Talavera.

El Potez 540 despegó de Barajas y se dirigió a Getafe, donde se uniría a una formación de Breguet, en la que volaban Fructuoso Salcvoch y Aurelio Villimar y que había despegado de ese campo.  La formación de bombardeos, los Breguets y el Potez se quedarían sobrevolando el campo de Gatafe, pues debían ir escoltados por un caza “Loire 46 C.1”, que pilotaba el piloto republicano Andrés García Lacalle, pero por problemas mecánicos impidieron su despegue. Finalmente, los Breguets, cansados de esperar, deciden partir y dejan en solitario, esperando por la protección del Caza, al lento Potez, que se ve obligado a comenzar su misión sólo, al darse cuenta de que el Loireno despegaba, y que no iba a acompañarles.

Una vez soltadas las bombas, al regreso de los Breguets de Salvoch y Villimar, le avisan de que se han cruzado con dos “Junkers” enemigos y de que los Fiat CR-32 andan cerca.

Sin haber alcanzado su objetivo, es atacado por una escuadrilla de 6 Fiat CR-32 a la altura de Rielves (Toledo). Entre los pilotos que manejaban aquellos cazas se encontraban los pilotos españoles: los pilotos sublevados Ángel Salas Larrazabal y Julio Salvador Díaz Benjumea, acompañado por los pilotos italianos Boetti, Baschirotto y Salvadori; el derribo es reclamado por Salas y Baschirotto, mientras Salvador ejercía de escolta”.

1036375_1

Avión ” AQUI TE ESPERO” derribado. Imagen http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/aquel-piloto-omanes-no-de

Lo que conocemos del suceso, es que como resultado de la lucha aérea contra los cazas enemigos, el avión republicano fue tocado y derribado a la altura de Huecas y Villamiel, en el que morirían en el acto el piloto capitán Joaquín Mellado y el mecánico Vicente Vallés.

12540666_923296447748856_240619287421531755_n

El avión abatido. Imagen http://www.verpueblos.com/castilla+la+mancha/toledo/villamiel+de+toledo/foto/1131259/

Los otros cuatro miembros de la tripulación sobrevivirían al impacto contra el suelo, sus nombres eran José Brea Expósito, Nicolás López Rodríguez, Antonio González Florez, y el teniente Máximo Moreno.

El relato nos dice que todos ellos lograron salir del aparato sin grandes heridas, pero mientras se reponían del susto, vieron a lo lejos cómo se acercaban un grupo de soldados. Los nervios y la mala visibilidad hicieron que los aviadores los confundieron con falangistas, aunque en realidad eran milicianos que venían a socorrerles. El resto fue una decisión rápida pero dura, ya que  ante el temor a ser capturados con vida por las tropas enemigas fascistas, decidieron suicidarse de un tiro en la sien con su arma reglamentaria.

Hay tres relatos distintos de lo que se vio en el lugar donde cayó el aparato; una del piloto republicano Lacalle que visitó los restos del avión y vio los cuerpos; la segunda cuando los cuatro cadáveres fueron recogidos a toda prisa y durante la noche por el comandante Pavón, ya que se acercaban al lugar rapídamente  las tropas sublevadas; y por último la de  las fuerzas rebeldes de la mano del sargento italiano Ruzzin, que describe que entre los restos del aparato, durante algún tiempo, permaneció el cadáver de uno de los tripulantes.

EL SARGENTO PILOTO ANTONIO GONZALEZ FLOREZ.

Uno de los tripulantes del “AQUI TE ESPERO” era Antonio González Florez, familiar de Octavio García que junto con Otelo Fuentes, nos dicen en el citado boletín ICARO quien era ese piloto republicano.

“Antonio González Flórez, hijo de Filomena Flórez Bardón y José González Ordás, herrero en la fragua de su padre en El Castillo de Omaña, había nacido en el pueblo de su madre, Socil, (Ayuntamiento de Riello) el 24 de abril de 1912.

Su pasión por la aviación era extraordinaria, y se cree que influyó en ello un militar de alta graduación que veraneaba por aquella época en Socil (Tomás Flórez y su esposa Toribia Ayarza, padrinos de bautismo de mi madre Socorro el 26 de septiembre de 1920), y también es posible que, las lecturas de las hazañas de “El Barón Rojo”, el famoso aviador militar de la Primera Guerra Mundial.

Ingreso en la base aérea de Getafe el 8 de julio de 1933 para realizar el servicio militar de forma voluntaria y antes de ingresar en la vida militar, deciduió hacer por su cuenta horas de vuelo en aeródromos civiles para entrar con más méritos.  Debido a lo costoso de las mismas y para poder pagárselas, entraría a trabajar en el hotel “Gran Vía” de Madrid… Ya en julio de 1935 se “reenganchó, siendo destionado en la Escuadra nº 1 de Getafe, a las órdenes de Antonio Camacho Benítez y Alfonso Fanjul Goñi.

Había ascendido a Sargento Piloto el 14 de agosto de 1936 (Personal Volante incorporado a los Breguet XIX de Madrid, Agosto-septiembre de 1936, GZ 2 de 1937 y GZ 4 de 1937) y un día después de su muerte (26 de septiembre de 1936) se le otorga el empleo de Teniente Piloto (DO 156 de 1938)”.

El ascenso póstumo de Antonio Gónzalez Florez a teniente piloto consta en el listado oficial de “Recompensas Aviación Republicana” así cómo en el correspondiente “Diario Oficial del Ministerio de Defensa Nacional” nº 156 (Barcelona-23-Junio-1938) página 1090.

11144466_877379468970536_5285889779748806112_o

En la foto delante de su avión de izda a dcha: Teniente ametrallador Máximo Moreno Martín, sargento mecánico Nicolás López Rodríguez, el sargento piloto Antonio González Flórez y agacahado el alférez ametrallador José Brea Expósito. La foto está hecha en el aeródromo de Barajas muy posiblemente por el comandante del aparáto Joaquín Mellado Pascual ó bién por su copiloto el capitán Vicente Vallés Caballé y tiene fecha del 22 de septiembre de 1936. IMAGEN ICARO y texto Octavio García González.

TRASLADO DE LOS CUERPOS Y DESAPARION DE VARIOS.

Lo que verdaderamente importa de ambos relatos es, ¿que se hizo con los cuerpos y donde se les trasladó?

La información disponible nos dice que los cuerpos fueron recogidos y llevados a la morgue del Hospital de Carabanchel bajo en Madrid para hacerles la autopsia. No le dio tiempo a sacar del avión los cuerpos sin vida de Joaquín y Vicente que quedaron a merced de las tropas de Franco.

Informaciones recopiladas por Octavio García nos dicen que los soldados fascistas sacaron del bombardero siniestrado el cadáver de Joaquín y lo fotografiaron boca arriba al lado de lo que quedaba del Potez 540. No pudieron extraer de entre el amasijo de hierros retorcidos los restos de Vicente, que quedó allí abandonado durante bastante tiempo y dando buena cuenta de él las alimañas de los alrededores, tal y como cuentan vecinos de los pueblos cercanos.

En la primera imagen uno de los cuerpos dentro del aparato. En la otra parte de las bombas no lanzadas que aún quedaban en el avión y que no explotaron. Fueron fotografiadas por las tropas franquistas. Imagenes http://florentinoareneros.blogspot.com.es/2011/08/maximo-moreno.html

Joaquín Mellado Pascual y Vicente Vallés Caballé, quedaron a merced de las tropas franquistas. Su compañero Nicolás López Rodríguez no se sabe a que lugar fue a parar su cuerpo.

Por lógica natural deberían haber sido enterrados en lugares muy dignos, puesto que aunque había estallado la guerra el 18 de julio, el Gobierno de la nación seguía siendo Republicano y Madrid aún no había caído.

Su compañero Máximo Moreno Martín fue enterrado en el cementerio de La Almudena el día 27 de septiembre de 1936 después de unos funerales brillantísimos por las calles de Madrid, ocupando una portada del diario ABC y asistiendo a los mismos las principales autoridades de la capital.

sin-titulo

Noticia sobre la muerte de uno de los tripulantes. Del resto ni una línea. La Voz 25 de septiembre de 1936. http://florentinoareneros.blogspot.com.es/2011/08/maximo-moreno.html

Su otro compañero José Brea Expósito igualmente fué sepultado en el cementerio de S. Sebastián de Alcobendas (Madrid) el 26 de septiembre de 1936.

¿Qué pasó con los restos de Antonio González Florez y con los que no aparecen?. Según el investigador Juan Arráez Cerdá, es muy probable que los restos de los fallecidos estén en el cementerio de pilotos de Carabanchel Bajo en Madrid, no muy lejos del hospital donde fueron trasladados.

14517571_1087194904692342_4986958144020407723_n

Antonio González Florez, sentado detrás sobre el respaldo del banco, está con un grupo de amigos pilotos en el Parque del Retiro madrileño. Imagen propiedad de  Octavio García González.

Octavio García González, familiar cercano de Antonio González Florez lleva tiempo buscando respuestas y el lugar donde fueron a parar los restos, dice después de años de investigaciones que “es incapaz de encontrar los restos del joven sargento piloto de 24 años”


IMAGEN DE CABEZERA.

Antonio González Florez. Propiedad de Octavio García González.

FUENTES CONSULTADAS.

Información facilitada por Octavio García González.

ICARO “Boletín informativo de la Asociación de Aviadores de la República” nº 119 de abril de 2016.

http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/aquel-piloto-omanes-no-de

http://www.diariodeleon.es/noticias/leon/ultimo-vuelo-aqui-espero-leo

 

 

 

 

 

 

 

.

 

LA FOSA COMUN DEL CEMENTERIO VIEJO DE BAYAS (MIRANDA DE EBRO-BURGOS)

La familia pide la exhumación de Modesto Manuel Azcona Garaicoechea.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


El pasado día 17 de septiembre las instituciones alavesas han homenajeado a Teodoro Olarte Aizpuru, presidente de la Comisión Gestora Provincial de Álava entre 1931 y 1936, con motivo del 80 aniversario de su asesinato a manos de la represión franquista. En el mismo se ha recordado también a todos los damnificados por el franquismo.

La actual Diputación Foral de Alava en 1936 fue una Comisión Gestora Provincial de Alava, nombrada por el Frente Popular tras las elecciones del 16 de febrero. Estaba integrada por 15 miembros, de los que nueve incluido el propio Teodoro Olarte, fueron asesinados por la represión del bando fascista y uno murió en el frente de la Guerra Civil (1936-1939).

Uno de esos diputados asesinados por la represión franquista, que daba sus primeros pasos en el derramamiento de sangre, fue MODESTO MANUEL AZCONA GARAICOECHEA.

Modesto Manuel Azcona de 46 años, nació el 24 de febrero de 1891 en Villafranca de Navarra. Era un padre de familia ejemplar comprometido con la causa republicana, siendo diputado por el partido de U.R Unión Republicana. Estaba casado con Felisa Erriguible Claveria, maestra de Saratxo (Amurrio-Alava) y que vivía en Vitoria con su hija de 14 años. Su otro hijo estaba con la madre.

Todas las reformas progresistas que el Frente Popular pretendía llevar a cabo en Alava se vieron amenazadas de forma inmediata por el golpe de estado militar el 18 de julio en Africa y el 19 en el resto de España.

Esa misma noche los partidarios de la rebelión militar se presentan en su casa. Su nieta Maria Jesús Fuertes Azcona nos relata lo sucedido con sus propias palabras:

…estaba ya acostado cuando la dueña de la pensión, donde residía junto a su hija mayor de 14 años que estaba recuperando la reválida de 4º suspendida en junio, le llamó para decirle que unos señores policías de paisano le buscaban. Se levantó y le pidieron que les acompañara al Gobierno Civil. El, con su conciencia tranquila, dejo a su hija en la cama y se fue con ellos. Al día siguiente ya estaba en prisión preventiva y el 20 a disposición del maldito gobernador militar.”

54988808

Cárcel de Vitoria (Alava). Imagen todocolección.net

Se estancia en prisión se mantiene desde ese 19 de julio hasta el 17 de septiembre. Es nuevamente su nieta María Jesús la que nos relata:

Mi madre, durante esos meses que estuvo en Vitoria, visitaba a su padre en la cárcel y seguía sus instrucciones. Ella fue la que avisó que lo habían trasladado a todos los primos carnales de su padre como éste le había aleccionado por si un día ocurría algo. También le hizo caso al papelico que un día le pudo dar su padre en el que le decía: “Se siempre una buena republicana”. Y siempre lo fue, aún con la boina roja de margarita que tuvieron que ponerle en Villafranca para salvar su vida, aún casándose con un inocente carlista. Sus actos siempre fueron de una buena republicana”.

El delegado de Orden Publico del Gobierno Civil de Alava, Alfonso Sanz firma el 17 de septiembre de 1936 la orden de que sea trasladado a Pamplona. En la misma junto a su nombre aparecen otras personas: Casto Guzman de Castro, Ricardo Ibañez Hidalgo, Benedicto Luna Lopez. En dicha orden dice textualmente: “El Jefe de la Cárcel de esta Capital pondrá en libertad a los detenidos que al margen se expresan, siendo entregados a los portadores de la presente orden para ser trasladados a Pamplona”.

manuel

Orden del Gobierno Civil del traslado de los detenidos el 17 de septiembre de 1936. Documento familia AZCONA.

No sabemos a quien o quienes fueron entregados los presos, pero lo que si sabemos es que no llegaron nunca a la Prisión de Pamplona.

Se sabe que en la localidad de Bayas, pedanía de Miranda de Ebro (Burgos), aparecieron al borde de la carretera antigua los cadáveres de 6 personas. El alcalde pedáneo Sr. Trichuelo mandó recoger dichos cuerpos en un carro de bueyes y los mandó enterrar en el cementerio del pueblo de Bayas.  No dejó constancia de la forma de la muerte ni estado de los cuerpos hallados.

El lugar elegido para la fosa fue la misma entrada del cementerio a la derecha. Sabemos que recibió algún tipo de orden, ya que el diputado general de Alava y presidente de la gestora del Frente Popular Teodoro Olarte fue colocado en la parte superior y extrema del enterramiento, para según dice, exhumarlo posteriormente para enterrarlo en otro cementerio. Dicha exhumación  nos costa que se realizó y que el 29 de noviembre de 1940 lo enterraron en el cementerio de Santa Isabel de Vitoria.

cementerio-de-bayas

Cementerio de Bayas (Miranda de Ebro). La fosa esta junto a la puerta, bajo la tumba cercada con cadenas. Imagen informe Aranzadi facilitado por la familia Azcona.

Por lo tanto aún quedan en el cementerio viejo de Bayas, los restos de 5 personas enterradas en una fosa común, hoy en día bajo una tumba reciente de 1967. Se desconoce si los restos fueron removidos para albergar el nuevo enterramiento o si por el contrario siguen en el lugar. Solamente una excavación en el lugar permitirá verificar si aún hay restos y si es así proceder a una exhumación, reclamada por los familiares de las personas asesinadas y a cuya cabeza esta la nieta de MODESTO MANUEL AZCONA, nuestra compañera y amiga María Jesús Fuertes Azcona.

Tanto el Gobierno Vasco como representante legal de la memoria de los políticos asesinados por trabajar y defender la República, como la Junta de Castilla y León por estar en su territorio la fosa, tienen que ponerse de acuerdo para facilitar la búsqueda de los restos y proceder a su exhumación si aún se encuentran en el lugar. Para ello la Sociedad Aranzadi, que ha realizado el informe sobre la misma para el Departamento de Derechos Humanos y Justicia del Gobierno Vasco y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos serían los encargados de solicitar y mover los hilos para ello.

En la actualidad en el cementerio viejo de Bayas no se hacen enterramientos. Esta casi olvidado entre fardos de paja, animales y maquinaria agrícola de una explotación cercana.

cementerio-bayas-01jpg

Cementerio de Bayas en Miranda de Ebro. Imagen Google Maps año 2012.

La imágen que acompañan este reportaje está sacadas del Google Maps y corresponde al año 2012, pero el entorno y dejadez no han cambiado. La ultima imagen aérea del lugar es de GeoEuskadi del año 2015.

cementerio-bayas-03jpg

Fotografía aérea de la zona de Bayas (Miranda de Ebro) y el cementerio viejo en el centro de la misma. Imagen GeoEuskadi, año 2015.

La familia nunca fue la misma desde el momento de su desaparición forzosa y posterior asesinato de Modesto Manuel Azcona . La represión se cebó con ella, no les bastó matar al cabeza de familia. Su mujer fue una de las maestras depuradas por el régimen y tuvo que sufrir exilio con su hijo pequeño.

Nuevamente es su nieta María Jesús la que nos relata las trágicas vivencias de su familia:

Mi abuelita que estaba de maestra en Saracho con el hijo pequeño y su suegro, vivió meses de angustia por no poder desplazarse a buscar a su hija y sabiendo las penalidades de su esposo en la cárcel porque carecía de medios económicos incluso para dormir en un colchón o similar.

Cuando la cruz roja consiguió trasladar a mi madre a Villafranca, ella y su hijo pequeño embarcaron con niños nacionalistas y republicanos que fueron quedándose en diferentes lugares llegando ella con el último grupo a Inglaterra. Mi bisabuelo se quedó solo en la casa del maestro en Saracho hasta pasados unos meses que también acabó con la nieta en Villafranca en casa del mismo primo, el hombre más generoso que he conocido nunca y al que después de 50 años de su muerte sigo recordando y amando como si estuviera conmigo, Don Manuel Menendez de Quintana Azcona.

Estando en Inglaterra, se que desde México le decían que se trasladara allí con miembros del Gobierno, pero teniendo a su hija en España se atrevió a regresar a Villafranca a casa del primo.

Al gobierno fascista instalado en la diputación de Vitoria no le bastó con tanto daño y cada vez que reclamaba su plaza de maestra con todos los informes favorables, incluidos los de los curas donde había trabajado, se le denegaba. Como todos no podían seguir viviendo con el sueldo del primo y gracias a una antigua alumna consiguió un trabajo de institutriz y a los años, viajó a Madrid y el ministro de educación le devolvió la plaza con la coletilla de estar desterrada de Alava por la edad que ya tenía casi hasta su jubilación. Nunca piso el suelo de Alava”.


IMAGEN DE CABECERA.- Fotografía de Modesto Manuel Azcona Garaicoechea, propiedad de la familia Azcona cedida a CRONICAS A PIE DE FOSA.


 

Agradecemos a Maria Jesús Azcona la información facilitada y esperamos que se realice la exhumación lo antes posible. En nuestro nombre y en el de CRONICAS A PIE DE FOSA nuestro total apoyo.

 

 

 

 

LOS ALCALDES Y CONCEJALES DE LA IIª REPUBLICA 1931-1936 EN VALLE DE MANZANEDO (BURGOS).

Que sus nombres no se borren de nuestra memoria.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


El motivo de este reportaje es debido, principalmente a dos razones, la primera a que la familia de uno de los autores es del Valle de Manzanedo desde hace generaciones y la segunda que responde a una solicitud de nuestros amigos del magnífico blog de memoria histórica “Merindades en la Memoria”.

El reportaje se completa con dos artículos de investigación; el primero de archivos históricos que nos dan respuesta a los nombres de las personas que desempeñaron cargos de alcaldes y concejales entre los años 1931 y 1936, periodo enmarcado en la IIª República Española. La intención es no sólo dar un listado de nombres, sino recordarlos como personas de carne y hueso, padres, hijos y hermanos de familias conocidas del Valle de Manzanedo. Darles un hueco en la historia, que hasta el momento presente a mantenido olvidados entre legajos de un archivador y la memoria popular de sus vecinos.

El segundo reportaje es la continuación a la suspensión de derechos civiles a raíz de la sublevación militar con el golpe de estado del 19 de julio de 1936, donde Burgos como provincia y la mayoría de sus pueblos se posicionaron con los rebeldes contra la república.

Las consecuencias posteriores entre la población de este Valle, mayoritariamente de partidos de izquierda fue brutal como en la mayoría de los pueblos, que en todo momento estaban en retaguardia a la guerra que estaba a sus puertas.

Desvelaremos en el mismo reportaje la “gran mentira” que durante años se ha venido gestando entre los vecinos del valle,…”aquí no pasó nada” afirman sin despeinarse. Sin embargo en la memoria popular y con testigos directos de los hechos, hemos tratado de reconstruir la represión política que muchos de sus vecinos sufrieron, la existencia de posibles fosas comunes individuales y múltiples, donde se asesinaba “hasta hacerse de día”, las confiscaciones, tropas italianas en el lugar, etc.

13880286_1119868771419529_515259585324985145_n

Documentos del archivo municipal del Ayuntamiento Valle de Manzanedo consultados para éste reportaje. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Valle de Manzanedo es uno de los ayuntamientos de la provincia de Burgos enclavado en el territorio de Las Merindades, a escasos 12 km de Villarcayo, cabeza del partido judicial al que pertenece.

El origen de este ayuntamiento hay que remontarlo al siglo XIX cuando se hace la división territorial de España tal y como la conocemos hoy en día con ligeras variaciones.

El territorio de este municipio en la actualidad es de 70,44 km2 y lo forman 17 pueblos habitados de los 19 que lo formaban en la actualidad. Los dos núcleos de población desaparecidos y de los que apenas quedan algunas ruinas de sus casas son Quintana del Rojo y Mundoval. Los habitados, unos más que otros, son Argés, Arreba con su barrio del castillo, Cidad de Ebro, Consortes, Crespos, Cueva de Manzanedo, Fuente Humorera, Manzanedillo, Peñalba de Manzanedo, Población de Arreba, Rioseco, San Martín del Rojo, San Miguel de Cornezuelo, Vallejo, Villasopliz y Manzanedo como capital del mismo ayuntamiento.

Sin embargo no siempre fue así, en 1932 los pueblos de Arreba, Población de Arreba, Consortes y Vallejo se anexionaron al ayuntamiento de Valle de Manzanedo al desaparecer el antiguo ayuntamiento de Hoz de Arreba en 1930. En ese año Hoz se anexiona a Valdebezana con todos sus pueblos, pero dos años después, los antes citados, se anexionan a Manzanedo.

valle-de-manzanedo_1

Plano del territorio de Valle de Manzanedo, con montaje sobre mapa de IGN con el escudo y bandera oficial del ayuntamiento de Valle de Manzanedo. (Montaje CRONICAS A PIE DE FOSA).

Prueba de ello es el aumento de población que según el centro de 1930 contaba con 932 habitantes y que diez años después el censo de 1940 marca 1388, una evolución positiva de más de 400 personas.

Es ahora el momento de señalar que los habitantes de 1930 son los que aparecen en el censo, sin embargo no todos tenían derecho al voto a las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, ya que las mujeres estaban excluidas de derecho de sufragio igual que los menores de 25 años.

ELECCIONES MUNICIPALES DEL 12 DE ABRIL DE 1931.

Después de la Dictadura de Primo de Rivera fracasó otra dictadura más suave del general Berenguer. Inmediatamente después el rey Alfonso XIII decidió nombrar en febrero de 1931 al almirante Juan Bautista Aznar para presidir un gobierno de concentración monárquica y colaboración regionalista. Este convocó elecciones municipales en lugar de generales, que es lo que correspondía, para el 12 de abril de 1931. Se debían elegir unos ochenta mil concejales en todos los ayuntamientos de España, pero en realidad lo que estaba en juego era la continuidad de la propia Monarquía, de ahí la sustitución de elecciones, ya que las municipales se las creían más continuadoras del régimen por culpa del voto rural más afín.

El lunes 23 de marzo quedaron restablecidas las garantías constitucionales hasta ahora coartadas; se suprimió la censura y se reconoció la plena libertad de reunión y asociación. El domingo 5 de abril tuvo lugar con normalidad la presentación de candidaturas de los 81.099 concejales en los 8.943 distritos.

Las candidaturas republicanas consiguieron la mayoría en cuarenta y una capitales de provincia, hecho determinante para la llegada de un nuevo gobierno, ya que las grandes ciudades estaban menos afectadas por el caciquismo y los pucherazos rurales.

La victoria de los partidos monárquicos se produjo en nueve capitales de provincia: Ávila, Cádiz, Lugo, Orense, Palma de Mallorca, Pamplona, Soria, Vitoria y como no Burgos.

En el ayuntamiento de Valle de Manzanedo ganaron los partidos de izquierda y José Rojo López sustituyó en el cargo al hasta ese momento alcalde derechista Juan Fernández Martínez. Los pocos testigos que quedan, entrevistados por los autores, recuerdan que todo el Valle era mayoritariamente de gente trabajadora, labradores de clara influencia progresista de izquierdas  y que la derecha conservadora estaba prácticamente representada solamente por personas con medios económicos autosuficientes, negocios empresariales o terratenientes.

En el libro de actas de plenos municipales, tomo 48, que obra en los archivos del ayuntamiento, fechada el 19 de abril de 1931 esta el acta documental de la constitución de esa corporación municipal.

El listado de la misma lo componen como hemos dicho en primer lugar el alcalde y a continuación los concejales cada uno con su cargo determinado:

Alcalde.- JOSE ROJO LOPEZ.

1º Teniente de Alcalde.- JUAN FERNANDEZ MARTINEZ.

2º Teniente de Alcalde.- JULIAN SERNA SAINZ.

Regidor sindico.- URBANO RODIÑO LOPEZ.

Suplente regidor sindico.- ANACLETO MARTINEZ GONZALEZ.

CONCEJALES.

1º Regidor.- BASILIO PEÑA GONZALEZ.

2º Regidor.- RAIMUNDO GOMEZ FERNANDEZ.

3º Regidor.- SEBASTIAN FERNANDEZ BUENO.

4º Regidor.- RUPERTO FERNANDEZ BUENO.

El tiempo pasado, más de 80 años, es suficiente para que los testigos directos de este primer gobierno municipal sean muy mayores o hallan muerto. A pesar de ello, los que viven, algo recuerdan de estas personas y los que no lo vivieron conocen por sus mayores lo poco que les contaron y que hoy es conocimiento popular.

El alcalde José Rojo era republicano convencido, militante del PRRS  (Partido Republicano Radical Socialista), vecino de Manzanedo y de profesión labrador. Estaba casado y era padre de 4 hijos, tres mujeres y un hombre. Era un hombre muy querido en el pueblo y en el resto del valle por sus vecinos, los cuales aún le recuerdan. La familia aún mantiene casa en  Manzanedo a pesar de vivir en Madrid y Barcelona. Desgraciadamente aunque tenemos una fotografía de él, que nos fue facilitada por la familia directa, después se nos prohibió su publicación, impidiendo de esta forma el dar a conocer el aspecto de uno de los alcaldes más queridos del pueblo. El miedo y la ignorancia hacen que la historia de nuestro pasado desaparezca sin más.

El 1º Teniente de alcalde Juan Fernández era vecino de Manzanedo. Poseía una cantina en el mismo pueblo y su filiación política era de izquierda republicana.

El 2º Teniente de alcalde Juan Serna también era de Manzanedo y era dueño de un colmado-tienda. También era de derechas.

Urbano Rodiño era vecino de Las Granjas de Argés, al otro lado del rio Ebro y de profesión labrador; Raimundo Gómez vecino de Peñalba de Manzanedo y labrador; Sebastián Fernandez y Ruperto Fernández, hermanos y vecinos de Argés, de profesión labradores y Anacleto Martínez vecino de Peñalba, Juez de Paz del Ayuntamiento y labrador. De Basilio Peña no tenemos datos actualmente.

sello2-1931-1936-ayuntamiento

REPETICION DE LAS ELECCIONES EL 31 DE MAYO DE 1931.

Hay un ajuste posteriormente en Mayo de 1931, donde no se organizaron bien las elecciones y se tuvieron que repetir. El Valle de Manzanedo no fue una excepción y los votantes acudieron nuevamente a las urnas.

Sin embargo no fue hasta 19 días después cuando por medio de un Oficio Gubernamental, no se da por cesada la anterior corporación y se aprueba en el cargo a los nuevos concejales y alcalde.

En el libro de actas se señala el pleno municipal del día 19 de junio de 1931 y se cita al Gobernador de Burgos que cesa a la anterior corporación municipal.

En la misma se dice: “Acta de constitución nuevo ayuntamiento en virtud del ordenado por el Excelentisimo Sr. Gobernador de la Provincia en Oficio nº 1,137 de fecha del actual”.

Mas abajo continua; “…de los señores concejales a quienes corresponde cesar cuyos nombres al margen se expresan con el fin de dar posesión a los elegidos en las elecciones de concejales verificadas en este distrito el día 31 de mayo próximo pasado”.

A continuación se les dió posesión en el acto con la formula “…prometiendo felizmente defender al régimen de la República Española con lealtad y patriotismo de buenos ciudadanos en concepto de concejales elegidos por elección popular”.

La nueva corporación elegida es la siguiente, con algunos de los concejales que formaron la anterior.

Alcalde.- JOSE ROJO LOPEZ.

1º Teniente de Alcalde.- BASILIO PEÑA GONZALEZ.

2º Teniente de Alcalde.- JUAN FERNANDEZ FERNANDEZ

Regidor Sindico.- .- SEBASTIAN FERNANDEZ BUENO.

Suplente Regidor.- URBANO RODIÑO LOPEZ.

CONCEJALES.

1º Regidor.- JOSE VARONA RUIZ.

2º Regidor.- ROBUSTIANO MARTINEZ DE LA PEÑA.

3º Regidor.- JUAN LOPEZ FERNANDEZ.

4º Regidor.- CLEMENTE FALLO SAINZ.

La corporación municipal elegida el 31 de mayo estuvo en el cargo sin sobresaltos casi dos años. El 19 de noviembre de 1933 hubo elecciones generales que fue una auténtica derrota para los partidos de izquierda frente a los de la derecha.

Sin embargo al frente de los ayuntamientos las cosas seguían igual, solo que con mayor tirantez entre el gobierno de derechas y la corporación municipal mayoritariamente de izquierdas.

De esta nueva corporación incluimos los datos que hemos recavado de los no citados anteriormente.

José Varona era vecino de Manzanedo, labrador de filiación derechista y Clemente Gallo vecino de Las Granjas, de profesión cartero y labrador. De Robustiano Martínez y Juan López no tenemos datos.

01_eibar

Votaciones en Eibar (Gipuzkoa) pertenecientes a las elecciones de 1933 donde las mujeres votaron por vez primera. Imagen Indalecio Oyarguren.

GESTORA DE DERECHAS IMPUESTA DESDE GOBERNACION EN 1934.

La revolución de octubre del 34 no tuvo repercusión relevante en Burgos, pero fue excusa por parte del Gobierno para suspender los ayuntamientos de izquierda, unos 35 en la provincia, que fueron sustituidos por comisiones gestoras de conservadores nombradas por el Gobernador Civil de Burgos. El hace uso de la facultad conferida por Ley para cesar Corporaciones y sustituirlas por Gestoras Municipales políticamente afines.

Dos decretos de 7 de octubre de 1934 declaran el “Estado de Guerra” en todo el territorio de la República, requisito fundamental que marca la Ley de Orden Público para aplicar el articulo número 55.

En el libro de actas de plenos municipales, Tomo 49, existe el acta del 1 de diciembre de 1934 donde se cita expresamente a la “Orden 189 de la ley municipal con relación a la 55 de Orden Publico”, que suspende de sus funciones a los concejales del ayuntamiento de Valle de Manzanedo que ejercían desde 1931.

La orden 189 es en realidad un articulo de la Ley Municipal de 1877 aún en vigor, publicada en La Gaceta de Madrid nº 277 del 4 de octubre de 1877 (Boletín oficial del Estado de la época) y que se encuentra dentro del Titulo V “Recursos y responsabilidades que nacen de los actos de los ayuntamientos”, Capitulo II “Dependencia y responsabilidad de los Concejales y sus agentes”:

“Art. 189. Los Gobernadores civiles de las provincias podrán suspender a los Alcaldes y Tenientes por causa grave, dando cuenta al Gobierno en el término de ocho días. El Ministro de la Gobernación, en el de 60, alzará la suspensión o instruirá oyendo al interesado, expediente de separación, que será resuelto en Consejo de Ministros. Los Ayuntamientos pueden ser suspendidos por el Gobernador de la provincia cuando cometiesen extralimitación grave con carácter político, acompañada de cualquiera de las circustancias siguientes;

1.ª Haber dado publicidad al acto.

2.ª Excitar a otros Ayuntamientos a cometerla.

3ª. Producir alteración del orden público.

También tendrá efecto la suspensión cuando los Concejales incurriesen en desobediencia grave, insistiendo en ella después de haber sido apercibidos y multados”.

El artículo nº 55 de la Ley de Orden público de 1933 (La Gaceta de Madrid nº 211 de 30 de julio de 1933) dice:

“Todo funcionario o Corporación, cualquiera que sea su autoridad o función, prestará inmediatamente, dentro de los límites de su competencia, el auxilio que la autoridad civil o militar le pidan para sofocar la rebelión o sedición y restablecer el orden.

El funcionario o Corporación que no prestase inmediatamente auxilio a la Autoridad superior, militar o civil, será en el acto suspendido de empleo, cargo o función y sueldo anejos, si lo tuviese, y reemplazado interinamente hasta la resolución del Gobierno, a quien se dará cuenta al efecto, todo ello sin perjuicio de las penas y sanciones en que incurra, por consecuencia del procedimiento que se instruirá para depurar las responsabilidades consiguientes”.

A continuación cesa de sus funciones al alcalde y casi todos los concejales, salvo a José Varona Ruiz de filiación derechista y de confianza para el Gobernador, que le mantiene en el cargo. Inmediatamente después nombra “concejales interinos” por mandato Gubernativo para hacerse cargo de las llamadas “gestoras municipales”.

El color pólitico de los nuevos gestores es variado, principalmente con el alcalde a la cabeza de tipo conservador, pero también incluía personas de izquierda republicana, tal vez de candidaturas independientes.

En el documento municipal aparecen los nombres de los elegidos de tal forma poco democrática y los cargos que se les asigna.

Alcalde interino.- JULIO MARTINEZ SAINZ.

Concejales interinos de Administración pública.- MIGUEL ROJO FERNANDEZ, COSME FERNANDEZ BUENO y NICOLAS RUIZ PEÑA.

Concejales interinos de Obras Publicas.- LEANDRO PEÑA GARCIA, GERARDO PEÑA BUENO y JOSE VARONA RUIZ.

Concejal interino de Hacienda.- TEOFILO RABANERO GONZALEZ.

Concejal interino sin cargo.- DALMACIO VARONA CUESTA.

Esta última corporación municipal ejercerá sus funciones de forma interina, es decir sin haber sido elegidos democráticamente mediante votación popular en elecciones, hasta el 16 de enero de 1936.

Un documento en el archivo municipal, con fecha 11 de octubre de 1935, nos aclara este asunto. Se trata de un certificado emitido por el propio ayuntamiento Valle de Manzanedo y firmado por el secretario municipal Rufino Balbás y el propio alcalde Julio Martínez Saiz.

Dicho certificado es un modelo impreso con el texto:

CERTIFICO: Que, según resulta de los respectivos expedientes electorales y de los demás antecedentes obrantes en la Secretaria de mi cargo de los Concejales de elección popular y que sabiendo leer y escribir forman actualmente parte de este Ayuntamiento, los elegidos por mayor número de votos, exclusión hecha del Alcalde y los Tenientes, son, por este orden, Resulta que los que forman la Corporación municipal en la actualidad la ejercen con el carácter de interinos por nombramiento gubernativo, y como no proceden de elección popular, ni pueden asignárseles con voto o sufragio alguno”.

Los datos recogidos de estas personas son: Julián Martínez vecino de La Ventilla (Manzanedo) en la que tenía una cantina en la antigua venta; Miguel Rojo vecino de Manzanedo y cartero que con 60 años accede al cargo político; Cosme Fernández vecino de Arges y labrador; Dalmacio Varona vecino de Población de Arreba y herrero de profesión; Teofilo Rabanedo vecino de Las Granjas y labrador; Leandro Peña vecino de San Miguel de Cornezuelo, labrador y Gerardo Pérez de San Miguel de Cornezuelo y labrador. De Nicolás Ruiz no tenemos datos actualmente.

ELECCIONES GENERALES DEL 16 DE FEBRERO DE 1936.

Los días 16 y 23 de febrero de 1936 se celebraron en España las terceras elecciones generales, y últimas, de la Segunda República Española. Las elecciones dieron una mayoría parlamentaria a la coalición de izquierdas denominada Frente Popular.

cartel-frente-popular-1936

Cartel propagandistico de el Frente Popular pidiendo el voto de las mujeres para conseguir la amnistia de los presos de la revolución de 1934.

http://www.fuenterrebollo.com/Gobiernos/Sucesos/cartel-frente-popular-1936.jpg

El nuevo Gobernador civil de la República en Burgos repuso en sus cargos a las corporaciones municipales de los ayuntamientos de izquierdas que aun habiendo ganado en 1931, habían sido cesados en 1934 y sustituidos por gestoras de derechas. Se hizo mediante un Decreto Ley que procedía de la Presidencia del Consejo de Ministros de fecha 21 de febrero y que amnistiaba a los concejales afectados por la suspensión.

El 23 de febrero, según obra en el libro de actas de plenos municipales del ayuntamiento, tomo 50, se celebra un pleno en el que “El Ayuntamiento Popular” repone en todos sus cargos a los concejales cesados en 1934 y que se corresponen con la corporación municipal de mayo de 1931.

Alcalde.- JOSE ROJO LOPEZ.

1º Teniente de Alcalde.- BASILIO PEÑA GONZALEZ.

2º Teniente de Alcalde.- JUAN FERNANDEZ FERNANDEZ.

Regidor Sindico.- SEBASTIAN FERNANDEZ BUENO.

Suplente Regidor.- URBANO RODIÑO LOPEZ.

CONCEJALES.

1º Regidor.- JOSE VARONA RUIZ.

2º Regidor.- ROBUSTIANO MARTINEZ DE LA PEÑA.

3º Regidor.- JUAN LOPEZ FERNANDEZ.

4º Regidor.- CLEMENTE GALLO SAINZ.

El descontento de los partidos de derecha que veían el triunfo del Frente Popular como “un golpe de Estado”, pues según ellos habían ganado las elecciones, alimentado por los militares descontentos con la República, fue el caldo de cultivo de la sublevación militar con ayuda de la Iglesia y los poderes económicos. Este se desató el 18 de julio en las colonias de África y el 19 en el resto de la península.

SUBLEBACION MILITAR Y GOLPE DE ESTADO DEL 19 DE JULIO DE 1936.

La labor de esta corporación municipal tendrá su fin cinco meses después con el fallido golpe de estado y sublevación militar del 19 de julio de 1936.

En el archivo municipal del ayuntamiento de Valle de Manzanedo, en el libro de actas de plenos municipales, tomo 50, hay un acta fechada el 25 de julio de 1936, seis días después del alzamiento, en el que se suspende de sus funciones de forma sumarísima a la corporación local.

Este documento dice así en su parte más importante:

En el Valle de Manzanedo a veinticinco de julio de mil novecientos treinta y seis siendo las ocho de la mañana se constituyo el Comandante del puesto de la Guardia Civil de Valdenoceda Don Eladio Muga González al objeto de cumplir lo que determinó el Bando del Excmo. Sr. General de división Don Emilio Mola. Se acompaña el secretario del ayuntamiento de Merindad de Valdivielso Don Manuel García para la cual ha sido requerido por hallarse ausente el de este Valle.

Se haya presente el Alcalde Don José Rojo, el primer teniente Don Basilio Peña, el segundo Don Julián Fernández, el Sr. Regidor Sindico Don Sebastián Fernández y los Señores Concejales D. Urbano Rodiño, D. José Varona, D. Robustiano Martín, D. Juan López y D. Clemente Gallo.

img_7472

Acta municipal del día 25 de julio de 1936 que recoge la presencia en el ayuntamiento del Comandante de la Guardia Civil de Valdenoceda, para leer el bando de Mola ante el Alcalde y Concejales requeridos a las 8 de la mañana. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Los Señores expresados son los Concejales elegidos el día doce de Abril de mil novecientos treinta y uno y los que forman la actual Comisión Gestora los cuales cesan en este mismo acto… como no existe ningún concejal a quien hacer entrega del ayuntamiento se hacen cargo del mismo dicho Comandante de la Guardia Civil de este libro de actas escrito hasta el folio 15 …”. (hace una enumeración de los distintos libros municipales requisados)”.

img_7489

Continuación del acta anterior, que registra el cese de la corporación municipal popular y la requisa de los libros municipales por parte de la Guardia Civil de Valdenoceda. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Emilio Mola era el General de Brigada de la Región Militar que abarcaba las provincias, con su antigua denominación, de Burgos, Santander, Guipúzcoa, Vizcaya, Alava, Navarra, Logroño y Palencia. Desempeñó un papel relevante durante la dictadura de Primo de Rivera y la IIª República. Fue también el cabecilla «el Director» de la sublevación militar que, tras su fracaso inicial, dio origen a la guerra civil. Una vez comenzada la contienda, se destacó en la dirección de las operaciones militares al mando del Ejercito del Norte, en especial en la la zona del País Vasco.

Su planteamiento para iniciar el golpe de Estado, y una vez iniciado, queda reflejado en sus instrucciones reservadas. Así consta en la instrucción reservada nº 1, firmada por Mola en Madrid el 25 de mayo de 1936 que decía:

“Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado. Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al movimiento, aplicándoles castigos ejemplares a dichos individuos para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas”.

El 19 de julio de 1936, iniciado el golpe, Mola dio otra de sus directivas reservadas a las que estaba acostumbrado:

“Es necesario crear una atmósfera de terror, hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todo el que no piense como nosotros. Tenemos que causar una gran impresión, todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado”.

El bando a que se refiere el acta municipal leída en el pleno en el ayuntamiento de Valle de Manzanedo del 25 de julio decía:

Bando del General Emilio Mola dado en Pamplona el 19 de Julio de 1.936.

Don Emilio Mola Vidal. General de Brigada.

HAGO SABER:

QUE POR EXIGIRLO IMPERIOSA, INELUDIBLE E INAPLAZABLEMENTE POR ENCIMA DE TODA OTRA CONSIDERACIÓN, LA SALVACIÓN DE ESPAÑA EN TRANCE INMINENTE DE SUMIRSE EN LA MÁS DESENFRENADA SITUACIÓN DE DESORDEN, HE RESUELTO ASUMIR POR MI AUTORIDAD EL MANDO DE LAS PROVINCIAS DE BURGOS, SANTANDER, GUIPUZCOA, VIZCAYA, ÁLAVA, NAVARRA, LOGROÑO Y PALENCIA, QUE CONSTITUYEN EL TERRITORIO DE ESTA DIVISIÓN, EN LAS QUE QUEDA APARTIR DE ESTE MOMENTO DECLARADO EL ESTADO DE GUERRA, Y POR ELLO ORDENO Y MANDO:

PRIMERO: Quedan anuladas todas las licencias para uso de armas. Los poseedores de éstas, con o sin licencia, quedan obligados a entregarlas en el plazo máximo de dos horas, sin excusa alguna, en el puesto de la Guardia Civil respectivo, donde en cada caso podrá convalidarse la autorización para su uso, a discreción del comandante del mismo; en la inteligencia de que todo aquél en cuyo poder o domicilio, durante los cacheos o registros que rigurosamente han de practicarse, se hallaren armas, incurrirá en sanción que se determina en el artículo tercero de este bando.

SEGUNDO: Queda prohibido en absoluto, sin causa que debidamente lo justifique, el abandono del trabajo por los obreros, empleados y funcionarios y dependientes de Centros o Empresas oficiales o particulares y concedo un plazo de media hora para que los que no hubieran acudido a los respectivos talleres, obras, establecimientos u oficinas, lo hagan, advirtiendo que por los agentes de mi autoridad se comenzarán inmediatamente las oportunas investigaciones en todos aquellos lugares, a los que a fines de este artículo, a cuyos interventores se exigirá la responsabilidad que en el siguiente se consigna.
En los mismos términos serán perseguidos y sancionados los patronos o jefes de Centro, Empresa o Establecimiento que impidan o entorpezcan la entrada al trabajo de todos o alguno de sus dependientes, y a toda otra persona que de cualquier modo se oponga al cumplimiento de la disposición precedente.

TERCERO: Los infractores de lo establecido en los dos artículos anteriores, así como cuantos directamente impidan o dificulten el normal abastecimiento de víveres en las poblaciones o la prestación de servicios políticos, serán juzgados en Consejo de Guerra sumarísimo, imponiéndosele a los que resulten responsables de tales hechos la pena de muerte, que será ejecutada antes de las tres horas siguientes a la notificación de la aprobación del fallo.

CUARTO: Del mismo modo serán castigados cualesquiera clase de actos de violencia ejecutados contra las personas o las cosas por móviles de los llamados políticos o sociales, y la tenencia de substancias inflamables, explosivas, con fines ilícitos o desconocidos.

QUINTO: Las autoridades y funcionarios públicos de cualquier orden y categoría, en el ejercicio de sus cargos, tendrán durante la vigencia de este bando, carácter militar, castigándose, en consecuencia, los delitos que en el desempeño de ellos cometa, así como las injuria, atentados y desacatos de que fueren objeto, conforme a las disposiciones del código militar.

SEXTO: Queda prohibida la formación de grupos de más de tres personas en la vía pública. Si la primera intimación de los agentes de la autoridad para que se disuelvan no fuese atendida, serán disueltas por la fuerza, sin perjuicio de la responsabilidad exigible a sus componentes por la desobediencia cometida. Asimismo prohíbo el estacionamiento de viandantes, quienes serán detenidos y juzgados como desobedientes si no circularen a la primera orden que para ello les diera la fuerza pública.

SÉPTIMO: Queda también prohibido, siendo considerados los contraventores de esta prohibición como rebeldes, y castigados con las penas señaladas en los artículos 237 y siguientes del Código de Justicia Militar: 1º La celebración de reuniones, mítines, conferencias, o juntas que no hubieran sido autorizadas por la respectiva Autoridad Militar de la Plaza con 24 horas de antelación; teniéndose a los efectos de este precepto por clandestina toda reunión en cualquier local domicilio a que concurrieren tres personas ajenas a la familia del dueño de aquel o que no habiten en éste. 2º La publicación, venta o difusión de periódicos, revistas, folletos, manifiestos u otra clase de escritos destinados a la publicidad, no sometidos en duplicado ejemplar a mi previa censura. En el primer caso serán responsables tanto los promotores de los actos mencionados como los conferenciantes, oradores y asistentes a ellos, y en el segundo los directores de la publicación, los autores de los escritos, sus editores, vendedores, repartidores y tenedores.
Quedan incluidos en la disposición de este artículo los anuncios, noticias, discursos escritos que hayan de ser radiados por las emisoras radiotelefónicas, bajo la responsabilidad antedicha, que se exigirá a los propietarios de la emisora y a los locutores que la transmitieran.

OCTAVO: se declaran incautados y a mi disposición todos los vehículos y medios de transporte de personas o cosas y queda prohibida su circulación sin licencia especial de mi Autoridad Militar, bajo las responsabilidades señaladas en el artículo anterior, que se exigirán a los propietarios y conductores de aquéllos.

NOVENO: Todos los delitos que se cometan durante la vigencia de este Bando y no sean ni en él ni en de los sancionados en el Código de Justicia Militar o privativos de la jurisdicción de Marina, serán juzgados por los tribunales de urgencia en plazo que no excederá las cuarenta y ocho horas, imponiéndosele en todo caso a los responsables de los mismos la pena superior en grado a la señalada por la ley. Del mismo modo procederán los juzgados municipales en la persecución y sanción de las faltas que se deban conocer.

DÉCIMO: A todos los efectos de este bando salvo en lo que respecta al orden judicial, las Autoridades Militares de cada provincia asumirán el mando de ella.

Pamplona 19 de Julio de 1.936”.

diarionavarra_19360718

Portada del Diario de Navarra del 19 de julio de 1936 donde se publica el Bando de Mola.

Cuatro días después se procede a constituir un nueva corporación municipal bajo la supervisión de la “Autoridad competente”.

El acta de constitución del nuevo ayuntamiento dice:

“En virtud de lo ordenado por el Excmo. Sr. Gobernador de la Provincia en Boletín Oficial fecha de diecinueve de julio de mil novecientos treinta y seis y por encargo del Sr. Comandante Militar de Villarcayo, se procedió extender la siguiente acta:

En la casa Ayuntamiento del Valle de Manzanedo a veintinueve de julio de mil novecientos treinta y seis: reunidos en la sala de sesiones de este Ayuntamiento para ser nombrados en sus respectivos puestos los Sres. Alcalde y Concejales que en lo sucesivo han de componer este Ayuntamiento, el infrascrito Secretario accidental, encargado por la autoridad para este asunto procedí a designar los respectivos puestos a cada uno de ellos nombrando para el cargo de S. Alcalde a D. Jose Varona Ruiz, 1ª Teniente Alcalde D. Valeriano Garcia Rodiño, 2º Teniente Alcalde D. Gerardo Rámila Valdezán y Concejales 1º Regidor Sindico Alejandro Alvarez Gonzalez y 2º Regidor Sindico Juan Perez Martinez y Concejales D. Pedro Ruiz y Ruiz, D. Daniel Diaz Lucio y D. Dalmacio Varona Cuesta ( escrito encima posteriormente D. Pedro Rojo Bueno): habiéndoseles leído la ley y después comentada que para estos casos rige en el Estatuto Municipal. El Sr. Presidente declaró cerrada esta sesión por haber con ediles cumplir perfectamente su misión para contribuir en lo posible el engrandecimiento de nuestra patria para lo que desinteresadamente prometen laborar y con este acto se termina la sesión en el Valle de Manzanedo a veintinueve de julio de mil novecientos treinta y seis de todo lo cual yo el Secretario accidental certifico”. (Francisco Curiel).

img_7479

Acta de Constitución del nuevo Ayuntamiento de Valle de Manzanedo del día 29 de julio de 1936, donde por orden del Gobernador de la Provincia se elige “a dedo” al Alcalde y Concejales afines al régimen franquista instalado en Burgos. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

De los concejales asignados “a dedo” solo sabemos de dos; Pedro Ruiz vecino de Manzanedo, de profesión labrador y de Juan Peréz, apodado “Juan y medio” por su gran altura, vecino de Villasopliz y labrador.

Sobra decir que la totalidad de los miembros de ésta nueva corporación municipal son de plena confianza para el régimen militar y político que impera en Burgos, tras la sublevación y posterior guerra civil, por fracaso del golpe de Estado. Esa influencia y control se traslada a los ayuntamientos, como en este caso al propio de Valle de Manzanedo que se suma al Movimiento.

Sólo un nombre aparece en todas las corporaciones municipales desde 1931 hasta la guerra civil de 1936/39 y posterior, JOSE VARONA RUIZ, primero como concejal en los gobiernos municipales de la IIª República de 1931, 1934 y 1936 y como alcalde franquista desde julio de 1936.


IMAGEN DE CABEZERA.

Manzanedo, donde se encuentra el ayuntamiento, visto desde la “Cueva del moro”. Fotomontaje sobre imagen original de Jesús Pablo Domínguez Varona (Triskelpablo) de CRONICAS A PIE DE FOSA con bandera y escudo oficial del Valle de Manzanedo.


FUENTES CONSULTADAS.

IGN. Instituto Geográfico Nacional. Mapa en relieve de Valle de Manzanedo.

La Gaceta de Madrid nº 277. Ley Municipal. 4 de octubre de 1877.

La Gaceta de Madrid nº 211. Ley de Orden Público. 30 de julio de 1933.

Diario de navarra. Edición del 19 de julio de 1936.

Navarra 1936: De la esperanza al terror. Varios autores. 2003.

http://www.fuenterrebollo.com/Gobiernos/Sucesos/cartel-frente-popular-1936.jpg

https://es.wikisource.org/wiki/Bando_del_General_Emilio_Mola_dado_en_Pamplona_el_19_de_Julio_de_1.936?oldid=792530

http://maverickpress.blogspot.com.es/2013/07/miguel-sanchez-ostiz-y-el-escarmiento.html?view=mosaic

LOS ASESINADOS DE LA FOSA DE LA TEJERA, (RIBERA ALTA-ALAVA).

“El honor de sus asesinos vale más que la justicia de los asesinados”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Inmediatamente después del golpe de estado militar del 19 de julio, se desata la caza al hombre, a la mujer y a cuántos eran un peligro para los planes y forma de pensar de los golpistas.

La república estaba amenazada en dos frentes, el primero en las zonas de guerra donde el pueblo y las tropas leales luchaban contra las fuerzas alzadas en armas y en segundo lugar entre la población de los pueblos y ciudades alejadas del frente pero en poder de los golpistas por su partidarios falangistas, requetés y otras fuerzas afines a los rebeldes, como la Iglesia y los grandes empresarios, caciques y oligarcas.

El plan de Mola y otros generales golpistas era el hacer desaparecer lo más rápido y silenciosamente al adversario político, a poder ser tras las líneas de donde comenzaban a fraguarse los combates militares. De ésta forma se hacia “tabla llana” y se aseguraba una inútil defensa a la república y una “paz” a sangre y fuego en las zonas controladas por los rebeldes.

Los meses inmediatamente posteriores a ese alzamiento militar fueron testigos de una inmisericorde represión contra las personas afines al gobierno republicano.

La represión fue brutal en todos los sitios, aunque aún haya personas que afirmen.. “en mi pueblo no pasó nada”. Mentira, en todos los pueblos y ciudades de una u otra forma se ejerció la fuerza, en unos casos con la represión política y en otros con la propia desaparición que acababa con el asesinato.

Después vendría el olvido de sus vecinos, unos por miedo y otros por creerse las falsas acusaciones gubernamentales del régimen.

Solo en la provincia de Alava se dice que fueron cerca de 350 ó 400 personas las asesinadas, muchas de ellas aún desaparecidas en pozos y cunetas, fosas que tienen nombre, memoria y esperanza en ser halladas y exhumadas. Otras investigaciones afirman que su número se acerca a las casi 200. De cualquier forma es inferior a otras provincias, donde la represión posterior alcanzó grados de auténtico genocidio y limpieza política.

Todas las víctimas no muertas en combate, lo fueron tras la oleada de represión que se desató posterior al 19 de julio de 1936, cuando el golpe de estado militar contra el Gobierno de la IIª República, elegida democráticamente mediante votación popular en las urnas el 14 de abril de 1931, fracasó y se convirtió en una guerra civil desproporcionada.

LA FOSA DE LA TEJERA.

Una de las fosas exhumadas es la conocida por los vecinos como “El hoyo los muertos”, emplazada en una curva de la carretera del puerto o alto de La Tejera, entre  Salinas de Añana-Gesaltza y el pueblo de Paul en Ribera Alta (Pobes-Alava), ayuntamiento al que pertenece el lugar.

Clip_15

Plano de situación de la fosa de La Tejera, entre Salinas de Añana (Valdegobia) y Paul (Ribera Alta). Imagen GEOEUSKADI.

En esa curva, junto a la cuneta el día 3 de Septiembre de 1936 tres personas, dos hombres y una mujer, fueron asesinadas y enterradas en una fosa común preparada días antes para tal motivo por sus asesinos.

IMG_7287

Fosa de La Tejera y monolito, a un lado de la carretera de Salinas de Añana a Pobes. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

El “Mapa de Fosas” del Gobierno Vasco tiene una ficha con información sobre esta fosa:

  • LOCALIZACIÓN. La Tejera (Ribera Alta)
  • Término Municipal. Ribera Alta (Pobes)
  • Territorio. Araba
  • Coordenadas. UTMX 503.144; Y 4.733.177; Z 720
  • Características de la fosa. En el puerto de la Tejera, a la derecha de la cuneta de la carretera en su segunda curva, en la dirección desde Paul hacia Gesaltza – Salinas de Añana (Araba), se aprecia un pequeño promontorio lleno de maleza, debajo del cual se afirma que se encuentran los cuerpos
  • Informe preliminar. Efectuado el 24/09/2004. Se toma testimonio a tres vecinos de Gezaltza, quienes aseguran la existencia de tres cuerpos en esa fosa, dos hombres y una mujer que podrían proceder de Villamaderne, Santa Gadea o de la zona de Bozo (Burgos), afirman que la fosa no ha sido removida hasta la fecha. Existe testimonio recogido en video de estos tres vecinos de Gezaltza.
  • Informe de exhumación. Entre los días 19 y 20 de junio de 2010 se lleva a cabo la exhumación de la fosa de La Tejera. Dicha intervención se realiza a solicitud de los familiares de uno de los allí inhumados y cuenta con la presencia de la Directora de Derechos Humanos, Inés Ibánez de Maeztu, así como de técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y algunos miembros de la Asociación Ahaztuak 1936-1977″. Por testimonios orales de los familiares y de vecinos de Ribera Alta se conocía la existencia de una fosa en la cuneta de la carretera situada entre las localidades de Paul y Salinas de Añana. Según dichos testimonios, en la fosa estaban enterradas tres personas:

» Florentino GARCÍA VALENCIA, de 47 años de edad. Domiciliado en Villanueva de Soportillo (Burgos) y campesino de profesión.
» Mónica BARRÓN DEL VAL, de 46 años de edad. Procedente de Villanueva de Soportillo (Burgos) y esposa del anterior.
» Primitivo FERNÁNDEZ DE LABASTIDA, de 35 años de edad. Natural de Santa Gadea (Burgos) y de profesión labrador.

Exhumacion fosa la tejera.03

Proceso de exhumación bajo la pancarta colocada por vecinos y familiares. Imagen Ahaztuak.

El análisis antropológico de las tres personas exhumadas en la fosa de La Tejera permite concluir que es compatible con las identidades de las tres personas desaparecidas mencionadas anteriormente. De todo lo realizado se ha realizado un reportaje en vídeo.

La ficha tiene una serie de 6 fotografías de pequeño tamaño y un mapa interactivo.

http://www.lehendakaritza.ejgv.euskadi.eus/r48-contmhvi/es/contenidos/informacion/fosas_franquismo_backup/es_fosas2/index.shtml

Exhumacion fosa la tejera.02

Restos óseos de las personas halladas en la fosa durante la exhumación. Imagen  sacada del cartel al pie de la fosa,  propiedad de Ahaztuak.

EL CRIMEN Y SUS EJECUTORES.

Esa noche fueron sacadas de sus casas por uno de los “escuadrones de la muerte” que campaban a sus anchas y que formados de forma sanguinaria en las filas golpistas, hacían el trabajo sucio de sus jefes, bajo órdenes directas de los generales y oficiales rebeldes e incluso de vecinos poderosos en el nuevo “orden español”. En este caso y según los vecinos, serían requetés del pueblo de Tuesta y de Bóveda y otras localidades cercanas, hombres cuyos nombres aún se recuerdan y que sus familiares protegen a pesar de conocer sus actos pasados, pero que la justicia y ley actual aún protege con el pretexto de “la defensa al honor”.

Los tres secuestrados durante la noche, fueron trasladados en dos coches prestados para el “trabajo criminal” por sus dueños y vecinos, que los llevarían hasta la fosa abierta. Allí, en aquel solitario lugar, esperando el momento propicio, sin testigos y bajo las luces de los focos de los vehículos, los asesinaron de un tiro en la cabeza. Después sin despeinarse arrojaron sus cuerpos a la fosa y la taparon rápidamente.

Al día siguiente algunos testigos de un pueblo cercano dicen haber oído disparos a lo lejos y algunos al pasar por el puerto, ya de día, vieron tierra removida y sangre seca con algún mechón de pelo en el lugar.

A pesar de la ocultación, las amenazas y el miedo, el lugar del crimen y localización de la fosa con los tres cuerpos, siempre estuvo en la memoria de los lugareños y familiares, que solo el paso del tiempo logró localizar 74 años después, no sin dificultades.

LOS ASESINADOS.

Las tres personas asesinadas tal y como ya hemos citado eran, Primitivo Fernández de Labastida Urruchi, de 35 años y vecino del cercano pueblo de Santa Gadea del Cid (Burgos) y el matrimonio formado por Florentino García Valencia y Mónica Barrón del Val, de 47 y 45 años respectivamente y vecinos de Villanueva de Soportilla (Burgos), también no muy alejado del lugar. Los tres de profesión labradores, como la mayoría de las gentes de aquellos años.

primitivo 1

Primitivo Fernández de Labastida. Imagen Ahaztuak.

El letrero informativo al pie de la fosa nos dice:

“Mientras el matrimonio no dejaba descendencia, Primitivo dejaba una hija de 10 años y a su mujer embarazada que daría alud a otra hija 16 días después de su muerte. De Florentino y Mónica poco sabemos y no conservamos ni una foto que nos muestre los rostros que albergaron sus sueños. De “Primi”, como sus familiares y amigos le llamaban, sabemos que era un hombre interesado por el conocimiento y la cultura, que ayudaba en sus labores al Secretario del Ayto. de su pueblo, que tocaba la guitarra, que cantaba mucho y bien y que era también un hombre enamorado de la lectura y de la naturaleza”.

LOCALIZACION DE LA FOSA Y EXHUMACION.

La búsqueda y localización de la fosa, aunque era un secreto a voces, el exacto emplazamiento de la misma no se sabía. Con el tiempo la orografía del monte, la carretera y la memoria no lo ponen fácil. Hubo que buscarla y contrastar los recuerdos de vecinos y familiares.

Exhumacion fosa la tejera.04

Busqueda de la fosa de La Tejera con maquinaria. Imagen Ahaztuak.

En esta ocasión hubo suerte y a finales del mes de Junio del año 2010 se dio con ella. La localización vino tras varios fines de semana de búsqueda, voluntarios de Ahaztuak 1936-1977 junto con familiares de Primitivo Fernández de Labastida y vecinos de Salinas de Añana/Gesaltza y de varios pueblos de Ribera Alta consiguieron dar con la ubicación concreta de la fosa y con los restos, de los hasta ese día, de los tres desaparecidos.

La exhumación de la misma llegó una semana después de la mano de los técnicos de Aranzadi ayudados en todo momento por miembros y colaboradores de la asociación Ahaztuak.

Posteriormente en el laboratorio forense de la UPV (Universidad del País Vasco) en Donosti-San Sebastián, se realizó el proceso de identificación de los restos que confirmaron las identidades de Primitivo, Florentino y Mónica.

Exhumacion fosa la tejera.05

Exhumación fosa de La Tejera por el equipo de técnicos de Aranzadi, voluntarios y miembros de Ahaztuak. Imagen Ahaztuak.

PRIMER HOMENAJE.

El primer y emotivo homenaje a las victimas del franquismo se realizó el día 2 de septiembre de ese mismo año 2010, una vez confirmada la identidad de las personas exhumadas dos meses antes.

Con motivo del triste aniversario de la desaparición de estas tres personas, Ahaztuak les realizó un homenaje en el que se descubrió un monolito en el mismo lugar, en el que hasta hace 2 meses estaban enterrados de forma anónima.

La prensa de aquel día nos cuenta los detalles del mismo:

https://infomiranda.wordpress.com/category/memoria-historica/page/10/

“Martxelo Alvarez, representante de Ahaztuak, recordó la ayuda de los vecinos de la zona a la hora de señalar el lugar del enterramiento y en las labores de búsqueda y desenterramiento, y la voluntad de la familia en la búsqueda de los restos de sus seres queridos. Apostó por romper el miedo, que hoy en día continua vigente, y convertir este lugar en un lugar de la memoria.

Posteriormente tomo la palabra la hija de Primitivo, la cual no le llegó a conocer, ya que nació 15 días después de que su padre fuese secuestrado y asesinado. Recalcó la gran satisfacción que sintió al recuperar los restos de su padre y animo a otras personas a recuperar los restos de sus seres queridos. A su vez también agradeció la ayuda prestada a Ahaztuak y a los habitantes de Salinas. También Nieves, la nieta de Primitivo, participó con la lectura de un texto en recuerdo de su abuelo.

La hija de Primitivo fue la encargada de descubrir un monolito, que posteriormente fue llenado de claveles por los asistentes al acto. Para terminar se plantaron tres árboles en memoria de los tres fusilados”.

LA FOSA HOY Y SUS HOMENAJES ANUALES.

Cada año se celebra en ese lugar el merecido homenaje, el último el celebrado recientemente el 3 de septiembre de 2016, justo 80 años después del brutal asesinato.

Grupo de fotografías correspondientes al último homenaje del día 3 de septiembre de 2016 en la fosa de La Tejera. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

En ésta ocasión CRONICAS A PIE DE FOSA ha sido testigo del mismo y a sentido en persona el cariño que sus vecinos y familiares les tienen en el recuerdo. Varios familiares asistieron al acto y Martxelo Alvarez de Ahaztuak tomó la voz para reivindicar el derecho a exhumar a los que aún están en las cunetas, de su memoria y recuerdo. También recordó que aún los asesinos están protegidos por la ley que cerró en falso la transición democrática con la Amnistía de 1977 y que la nueva ley de Memoria Histórica de 2007 no ha sabido ni ha podido solucionar. Los nombres de los asesinos son conocidos pero se protege su “honor”.


VIDEO DEL ACTO HOMENAJE DEL DIA 3 DE SEPTIEMBRE DE 2016.

Publicado en el diario digital Naiz.

http://www.naiz.eus/eu/mediateca/video/ahaztuak-recuerda-a-los-fusilados-en-la-tejera-gesaltza#.V8tdgYFhgL8.facebook


FUENTES CONSULTADAS.

http://www.gogoansestao.eus

http://ahaztuak1936-1977.blogspot.com.es/


IMAGEN DE CABECERA.

La imagen de cabecera de éste reportaje es propiedad de CRONICAS A PIE DE FOSA y corresponde al acto homenaje del día 3 de septiembre de 2016.

ENTREGA EN CASALARREINA DE RESTOS DE LOS ASESINADOS EN FUENMAYOR (LA RIOJA).

“Regreso a casa 80 años después de su asesinato”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

No hay nada más emotivo y reparador que un homenaje y entrega de restos de personas exhumadas del fondo de una fosa olvidada a sus familiares. Esto ocurre cuando se identifica a los asesinados por la barbarie del franquismo. En otras ocasiones sin identificaciones positivas, la entrega se hace “al pueblo” del que procedían, en justo homenaje y recuerdo a los que una vez fueron sus vecinos.

El pasado sabado 9 de julio de 2016 se hicieron entrega en Casalarreina (la Rioja)  los restos de 11 personas  vecinos del pueblo y asesinadas en el oscuro año de 1936 en Fuenmayor, donde estuvieron olvidadas en el fondo de una fosa en el cementerio de ese pueblo.

13592327_10208734337449494_8086810700668644684_n

Acto de entrega en Casalarreina, fotografía propiedad de Diego Leonet Mayo.

En noviembre 2007 se exhumaron  previa solicitud de las familias a la ARMH para la búsqueda y exhumación de los cuerpos.

La página de la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica)  nos dice al respecto de la exhumación de 2007 lo siguiente:

“Las once víctimas fueron detenidas en su pueblo el día 8 de agosto de 1936. Por varios testimonios se sabe que fueron conducidos al ayuntamiento, siendo encerrados en él hasta el día 10 por la noche, se les subió en un camión y en éste les sacaron el pueblo con rumbo desconocido. Esto lo conocimos por el relato aportado por Don Ángel Urquiza Gamboa, hijo de una de las víctimas y que por aquellas fechas contaba con 13 años de edad. Este hombre vio como su padre y los otros detenidos eran subidos a un camión por un grupo de requetés, acercándose hasta él, momento en el cual uno de los guardias le golpeo con la culata de su fusil. Esa fue la última vez que a los detenidos se los vio con vida. Algunos testimonios aseguran que estos hombres fueron asesinados en las cercanías de las Bodegas Lan.

12768749933_c220ed0ff3_o

Restos humanos aparecidos en la exhumacion de Fuenmayor. Imagen propiedad ARMH.

Gracias a los datos obtenidos en el Registro Civil , sección de nacimientos del Ayuntamiento de Casalarreina no dejan duda que en el término de Fuenmayor, el 10 de agosto de 1936, se procedió a la ejecución de once hombres, cuya defunción fue registrada en diferentes fechas. Sus nombres son: Gregorio Salinas Negueruela, Cipriano Negueruela Fernández, Juan Llanos Varona, Pablo Álvarez Canal, Vicente Porres Lequerica, Ciriaco Fernández Barrio, Ángel Ruiz Urquiza, Saturnino Sánchez, Santiago San Martín, Pascual Saiz Vergara y Estanislao Ortún Ortún”.

http://memoriahistorica.org.es/s5-documentos/c46-libros-de-visitas/exhumacion-fuenmayor/

12769051354_22b498a8e4_o

Trabajos de exhumación en el fondo de una de las fosas del cementerio de Fuenmayor (La Rioja). Imagen propiedad ARMH.

Los cuerpos exhumados  yacían en tres fosas comunes en el cementerio de Fuenmayor, dos anexas donde se hallaron uno y ocho cadáveres y la tercera ubicada a metro y medio de aquellas, con otros dos individuos.

Emilio Elizondo, coordinador de las familias de las víctimas, afirma en el prólogo del libro de Tomás Llanos “Se los llevaron en el camión”  que “en Casalarreina el objetivo de los golpistas [siguiendo órdenes de violenta represión dictadas por el general Mola y el capitán Emilio Bellod] consistió en eliminar a todos los elementos que habían participado en la revolución de octubre de 1934, que habían destacado por su militancia en partidos de izquierda o en sindicatos agrarios, o por desempeñar cargos institucionales». Esos detenidos en 1934 y 1935 fueron liberados posteriormente por el gobierno de la República, pero la mayoría acabaron siendo represaliados en el 36”.

11295573

Presos en Alfaro en 1935, entre ellos doce vecinos de Casalarreina asesinados en el 36 y el alcalde Alfredo Martínez (con camiseta de tirantes), que consiguió escapar a Francia. Fotografía propiedad de Tomás Llanos en el libro “Se los llevaron en el camión”, editado por Piedra del Rayo. http://www.larioja.com/comarcas/201602/11/llevaron-fusilar-20160211003044-v.html

El álbum completo de la exhumación se puede ver en la página de ARMH en el link siguiente https://flic.kr/s/aHsjTiu6qB

El relato de la entrega en Casalarreina pertenece a la información publicada en facebook https://www.facebook.com/diego.leonet/posts/10208734673497895  por Diego Leonet Mayo y reproducida en CRONICAS A PIE DE FOSA con permiso de su autor y buen amigo.

“Hoy hemos acudido a la localidad de Casalarreina (La Rioja) para hacer entrega de los restos de once vecinos de la localidad que fueron exhumados en Fuenmayor. Lamentablemente solo se ha podido identificar a 3 de ellos.

Bloque de fotografías del acto de entrega en Casalarreina, propiedad de Diego Leonet Mayo.

Pero en el homenaje que se ha realizado ha servido para rendir homenaje a los 24 vecinos de Casalarreina que fueron asesinados en 1936, en la retaguardia, porque como ha dicho el historiador Tomás Llanos Justa, Casalarreina nunca fue un escenario de guerra.
Todavía quedan 13 vecinos sin aparecer sus restos.

Escuchar al alcalde de Casalarreina, Felix Caperos, hablar de Justicia, Verdad y Reparación me ha producido un vuelco en el corazón. Y cuando me he acercado para felicitarle por sus palabras hablando de Justicia Transicional he podido comprobar lo que he dicho en otras ocasiones: muchas personas están haciendo Justicia Transicional sin saber que lo están haciendo. Porque cuando se lo he comentado, me ha dicho que no conocía la Justicia Transicional, ni la Justicia Restaurativa. Pero sin saberlo lo han hecho y han hablado de ello”.

 Bloque de fotografías del acto de entrega en Casalarreina, propiedad de Diego Leonet Mayo.

Las tres personas identificadas son Cipriano Negueruela, Pablo Alvarez y Vicente Porres, que han sido entregadas a sus familiares. Los no identificados se han entregado igualmente “al pueblo” de Casalarreina, donde han regresado todos juntos tras 80 años en el fondo de una anónima fosa común en el cementerio de Fuenmayor.


NOTA.- La fotografía de cabezera es propiedad de Diego Leonet Mayo.

UGAO REMEMORA EL PASADO EN SU SEMANA HISTORICA ANUAL.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


La localidad bizkaína de Ugao-Miraballes es un referente en cuanto investigación y divulgación sobre Memoria Histórica se refiere, más concretamente sobre historia de la guerra civil.

Tiene en la historia de la guerra civil un papel destacado, pues su territorio fue elegido para albergar un sector de la fortificación que pretendía defender Bilbao del ejército sublebado franquista, conocido popularmente como “Cinturón de Hierro”.

Dicho cinturón era una defensa pasiva construida en los montes, principalmente, que hacía como una frontera física de hormigón y hierro en forma de bunkeres, nidos de ametralladora, parapetos y muros aspillerados, conjuntamente con una amplia red de trincheras que los unía.

En el sector de Ugao-Miraballes los amigos del grupo Burdin Hesia Ugaon han desenterrado con sus propias manos varios bunkeres de esa construcción que con el paso del tiempo estaban ocultos entre la maleza y llenos de tierra, de los que apenas sobresalía del terreno unos centímetros.

El arduo trabajo llevado acabo, de forma altruista en sus ratos y tiempo libre, ha dado como resultado una visión de los mismos bunkeres para disfrute de los que los visitan.

Ugao-Miraballes tiene la suerte de tener, a pesar del tiempo pasado y de la destrucción sistemática a la que se llevó a cabo durante la postguerra de la gran mayoría de estas fortificaciones, un número de cuatro de ellos. Tres se localizan en el monte a escasa distancia del pueblo y uno en el mismo centro urbano, excavado hace ahora casi un año por Aranzadi con personal voluntario y promovido por la propia asociación Burdin Hesia Ugaon y Ayuntamiento. Este último es el único fortín de carretera que existe hoy en dia en Bizkaia y que servía para el control de la carretera de entrada y salida de la localidad, emplazado bajo uno de los arcos del ferrocarril Bilbao-Orduña.

12063429_924343264305415_7600082682188172932_n

Restos del fortín de carretera de Usila, Ugao-Miraballes, hallados en excavación en 2015. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Desde hace cinco años vienen organizando una serie de semanas históricas relacionadas con la misma y cuatro visitas guiadas teatralizadas. Para ellos no es nada nuevo ya que su compromiso y experiencia viene de años atrás.

Desde Frentes de Euskadi, grupo organizador junto a Burdin Hesia Ugaon, nos cuentan que ya han participado en varias escenificaciones teatralizadas, recreaciones para entendernos, en varios lugares de Bizkaia como Lemona (antes de la recreación de este año 2016), Larrabetzu y Monte Saibigaín (Mañaria). También fuera de Euskadi han hecho acto de presencia y de su buen hacer.

Esta “V SEMANA HISTORICA DEL “CINTURON DE HIERRO”, desarrollada entre el 12 y 19 de junio de 2016, tenía como tema “Semana del Gudari y Miliciano”. Comenzó el domingo 12 con la primera visita guiada teatralizada a las fortificaciones del Cinturón en Ugao, denominada “trinchera viviente”, tras la que se inaguró la exposición “AZKEN BATAILOIA”  (El último batallón) del fotógrafo Mauro Saravia. En este blog ya hemos comentado y realizado un reportaje sobre la misma. La muestra se emplaza en el Palacio Jane y estará abierta hasta el día 25 de junio.

Cartel de la Semana Histórica de Ugao y Palacio Jane, lugar de la exposición, conferencias y salida visitas guiadas al Cinturón de Hierro. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA y cartel BURDIN HESIA UGAON.

El día 14 se realizó un homenaje a las victimas de la guerra civil, en especial a las dos victimas por bombardeo fascista en la localidad Felix Urritikoetxea y Simón Aguirre.

Por la tarde se presentó una conferencia a cargo de Aitor Miñambres, Director del Museo Cinturón de Hierro de Berango (Bizkaia) con el tema “Policía Motorizada Vasca 1936-37″.

El jueves 16 se impartió la conferencia a cargo del historiador Francisco Manuel Vargas Alonso, con el tema “El Ejército de Euskadi”.

Ambas conferencias, la exposición y la primera visita guiada teatralizada fueron un autentico éxito.

El domingo 19, a pesar del cambiante tiempo inicial, se desarrollo con total éxito la segunda visita guiada teatralizada a los bunkeres del Cinturón de Hierro en la localidad bizkaina de Ugao-Miraballes.

La amenazante fina lluvia no impidió que un nutrido grupo de personas se dejara llevar de la mano de Burdin Hesia Ugaon a las defensas fortificadas cercanas.

En ellas además de una interesante explicación a cargo de miembros del grupo, una serie de actores-recreadores de Frentes de Euzkadi y Lubakikoak, nos  deleitaron con una escenificación sobre la guerra civil, forma lúdica de conocer la historia de otra forma, alejada de tintes políticos y militaristas.

La ruta, con visita guiada, a las fortificaciones existentes cuenta con el plato fuerte de la teatralización a los escenarios defensivos con asaltos bélicos. Los contendientes por un lado son las tropas nacionales que participaron en la toma de Ugao en 1937 y por otro las que defendieron el sector por el gobierno vasco y la república antes esos posibles ataques, que nunca ocurrieron ya que la zona se abandonó antes de la llegada de los fascistas  y que se replegaron a zonas del interior para reforzar otras zonas.

La visita comienza en la plaza de Ugao y se sube al primer fortín bunkerizado llamado de Iturrigorrialde, defensa de hormigón con pasillos estrechos a ambos lados, con los restos de un muro originalmente aspillerado para fusileria y un nido de ametradadora.

Restos del fortín Iturrigoalde I donde se desarrolla la primera escenificación teatralizada de la ruta al Cinturon de Hierro en Ugao. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Estos impresionantes actores amateurs viven la historia con pasión y se meten cada uno en su papel correspondiente. Si les toca de hacer de gudari nacionalista o de miliciano, anarquista, socialista o estar en el bando enemigo de requeté, falangista, moro o soldado de infanteria, no tienen prejuicios, es una obra de teatro. Al año siguiente puede que les toque hacer el papel contrario. Sin embargo les motiva el rigor histórico, para ellos es fundamental el dar al uniforme y a las armas la edad que le corresponde.

IMG_6386

El guía Iñaki García Uribe de Burdin Hesia Ugaon con el público en el fortín Iturrigoalde I. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Pertenecen al Grupo de Recreación Frentes de Euzkadi y Lubakikoak, donde la camaradería, amistad y buen hacer se nota rápidamente en el ambiente y compenetración. Su labor y años de experiencia en investigación y recreación hace que sean conocidos no solo aquí en Euskadi, sino que se les reclama para otras recreaciones en distintas partes del estado. Recientemente su primera recreación en Peña Lemona (relatada en estas páginas https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2016/05/25/pena-lemona-batalla-recreacion-y-exhumacion-de-combatientes/ ), fue un autentico éxito organizada por Frentes de Euskadi. A ella acudieron grupos recreadores de Andalucía, Aragón, Cataluña, Asturias y de Euskadi.

IMG_6404

Actores-recreadores ante el público asistente en el fortín Iturrigoalde I. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

En este primer emplazamiento comienza la guía teatralizada por los magníficos actores amateurs que recrean desde los uniformes y las armas  del ejército franquista hasta la historia que les ha llevado allí. Su lenguaje sencillo, sus explicaciones y el diálogo jovial con los visitantes hace que sea un momento distendido que evita en todo momento la real crueldad de la guerra y acerca la historia a niños y adultos sin entrar en asuntos militaristas o políticos. Ante todo es una obra de teatro al aire libre, que quede claro.

 

Bloque de fotografías de la teatralización en el fortín Iturrigoalde I. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

El segundo fortín en la ruta guiada es  Iturrogorrialde II, distinto que el anterior por su forma, más grande y con espacio interior para tropa o puesto de mando del conjunto defensivo, ya que tiene a cada lado dos fortines. Además esta defendido por dos nidos de ametralladora en lugar de uno con puesto de observación y dos pasillos de entrada y salida.

IMG_6416

Fortín de Iturrigoalde II esperando a los visitantes de la ruta. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

En ésta ocasión la escena teatralizada es la defensa del bunker por una escuadra conjunta de milicianos de distintos colores políticos y sindicales, CNT, PCE, Socialistas, etc. Cada uno lleva un uniforme y armas variadas y nos explican que están defendiendo el fortín para facilitar la retirada del resto de tropas, mientras esperan el rancho de la comida tras estar varios días sin probar bocado.

Bloque de fotografías en el fortín Iturrigoalde II. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

En otra ocasión, la escena teatralizada era la de un requeté carlista alavés que se  había quedado rezagado tras la visita de sus padres al lugar. Sus compañeros de armas en el ejercitó sublevado casi lo dejan herido al tomar el lugar al asalto lanzando una granada.

En ambos casos explican la forma contructiva del fortín, su uso y vida cotidiana en el frente.

Las tropas se repliegan al siguiente fortín, la bandera republicana al frente. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Y por último se abandona el lugar por el interior de una autentica trinchera, todo el público en fila hasta llegar unos cientos de metros más adelante al fortín de Beretxa.

De fortín a fortín a través de la trinchera original de comunicación, donde nos esperan con desconfianza. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

En ese fortín, también de tamaño grande, con espacio para tropa, muros aspillerados para tiradores de fusileria, tiene al final de un estrecho pasillo un nido de ametralladora en posición avanzada a modo de saliente. Delante de él y a los lados una maraña de alambradas para impedir el avance enemigo.

IMG_6462

El fortín esta defendido por alambradas y un nido de ametralladora. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

En esta ocasión los milicianos que se hallaban en el fortín anterior nos acompañan hasta el mismo y se suman a la dotación del mismo que esta compuesta por una escuadra de gudaris nacionalistas.

El fortín está defendido por una escuadra de gudaris y milicianos. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Mientras se suceden las explicaciones en un momento concreto se comienzan a escuchar disparos cercanos, es el enemigo que se acerca. Rápidamente se entabla un combate simulado con armas de fogueo, petardos y pirotecnia que dura unos minutos hasta que los dos bandos, ante la falta de munición, entablan un diálogo que acaba con la batalla de forma amigable.

Bloque de fotografías al finalizar la visita a los fortines. Sesión de fotos con los protagonistas, incansables actores amateurs que hacen de su trabajo una labor envidiable. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Los aplausos son el pago que les damos todos los allí asistentes por su merecido esfuerzo y durante un rato nos hacemos fotografías con los participantes que nos recordaran el momento para siempre.

Ultimo bloque de fotografías con los protagonistas del acto y visita relámpago al fortín de carretera de Usila en el mismo Ugao. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

La visita ha incluido el fortín de carretera con nido de ametralladora de Usila, excavado el año pasado y que se encuentra bajo el puente del ferrocarril. El año pasado los actores-recreadores posaban con sus uniformes y armas en el montículo de tierra que ocultaba su pasado.

IMG_6508

Fotografía de familia con el público asistente, recreadores, guía y miembros del Burdin Hesia Ugaon.

La serie de fotografías completa se puede ver en la página de CRONICAS A PIE DE FOSA en FLICKR.COM

https://flic.kr/s/aHskCHzGk9

También es interesante que se vea el video Burdin Hesiko Azken Gudariak” realizado por la asociación Burdin Hesia Ugaon correspondiente a las visitas guiadas de 2015 y que además tenemos incluido en nuestra página CRONICAS A PIE DE FOSA de Youtube en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=oIA5RWqVXWs&index=11&list=PLgtCggw8UMkS_TwPeCPl_Ur8MCKWr6HIj

EULOGIO OCHOA CHILLIDA, MILICIANO SOCIALISTA DESAPARECIDO EN COMBATE.

Fue visto por última vez herido el 11 de junio de 1937 en el Cinturón de Hierro.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


El 11 de junio de 2016 se cumplen 79 años de la desaparición de Eulogio Ochoa Chillida, miliciano socialista del batallón UGT-4 “Karl Marx”. Fue visto por última vez, herido en una pierna, en el Cinturón de Hierro, en las inmediaciones de Larrabetzu (Bizkaia). Tenía 17 años.

La familia Ochoa Chillida, oriunda del pueblo alavés de Bóveda en el Valle de Valdegobía, en los primeros momentos de la rebelión militar fascista, posterior al 19 de julio de 1936, aportó a la defensa de la República democráticamente establecida a varios miembros de la misma. Los tres hermanos Ochoa; Jesús, Celestino y Eulogio de convicciones izquierdistas se alistaron como voluntarios a distintos batallones.

Jesús Otxoa se alistó al batallón socialista UGT-8, Celestino Otxoa al batallón comunista “Rosa de Luxemburgo” y el más pequeño de ellos Eulogio Otxoa al batallón socialista de UGT-4 “Karl Marx”.

ASIER 8C

Eulogio Ochoa Chillida vestido de miliciano con chapa de JSU y txapela con emblema de sanitario. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

Los dos primeros sobrevivieron a la guerra, no así el tercero de ellos, razón por la cual hacemos esta entrada en merecido homenaje a él y su familia.

Eulogio Otxoa Chillida nació en 1919 y cuando estalló la guerra en 1936 tenía 17 años, lo cual no le impidió alistarse como voluntario en las milicias socialistas de la UGT. Sus convicciones izquierdistas y su afán por defender su tierra de las fuerzas rebeldes le instaron a coger las armas.

El cuartel del batallón UGT-4 “Karl Marx” se hallaba la Universidad de Deusto de Bilbao y allí comenzaron el corto pero insistente entrenamiento militar. Se integra en la 3º compañía y en las nóminas de la paga quincenal del batallón aparece inscrito con el número de miliciano 12.195.

ASIER 7a

Eulogio Ochoa, agachado segundo por la derecha, posando con varios aspirantes a milicianos ante los muros del cuartel de UGT-4 en la Universidad de Deusto (Bilbao). Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

En varias fotografías aparece vestido siempre con mono de miliciano y en una de ellas con chapa identificativa de las milicias socialistas, la estrella roja de JSU (Juventudes Socialistas Unificadas). En unas lleva gorro cuartelero y en otras txapela con el emblema de la cruz roja de los sanitarios.

ASIER 5a

Eulogio Ochoa, de pie primero por la izquierda, con milicianos de su compañía del batallón UGT-4. En ella se aprecia también en los gorros los emblemas de la cruz roja de sanitarios. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

Su batallón dentro del organigrama del “Eusko Gudarostea” del Ejército Vasco era el nº 34 a cuyo mando estaba el comandante Andrés Suárez y se encuadraba en la IIº Brigada a cargo de Eugenio García Gunilla. Esta brigada tenía asignada la defensa del sector del Frente de Orduña (Bizkaia) con base en Artziniega (Alava).

Algunas compañías del batallón “Karl Marx” de UGT se trasladaron al sector  Artzeniega-Respaldiza y se instalaron en Pozoportillo. Primero las compañías del batallón UGT Nº 2 “Prieto” ocuparon posiciones en el sector al menos en diciembre del 36 y después el UGT Nº 4 “Karl Marx” permanecieron en Pozoportillo durante los meses de marzo y mayo de 1937, la inmediata en Los Altos de Añes y la siguiente situada en el monte Vallobera.

 En el monte que hay detrás del caserío cavaron una pequeña trinchera que vigilaba la sierra Salbada, donde se ubicaban las posiciones guarecidas por los requetés de la bandera del Tercio de Burgos. En un lado los del Valle de Losa (Burgos) y por otro lado los de Quincoces de Yuso (Burgos), reforzados a lo largo de los primeros meses de contingentes de requetés burgaleses de poblaciones como Briviesca y Soncillo, en las cumbres occidentales de la sierra Salvada y de Peña Angulo.

En junio de 1937 los milicianos se fueron al frente del Cinturón de Hierro en Larrabetzu dejando en su precipitada marcha, al abandonar en el caserío, municiones y bombas de piña.

En junio de 1937 su batallón es trasladado al “Cinturón de Hierro” en el sector de Larrabezu (Bizkaia), a una posición entre el monte Urkullu en poder republicano y el cercano Bizkargi en poder nacional.

ASIER 6a

Eulogio Ochoa, caído en el suelo, en esta imagen que parece de entrenamiento realizada en lugar desconocido. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

El libro “HISTORIA CRITICA DE LA GUERRA CIVIL EN EUSKALDI (1936-37)” del Comandante de Gudaris, Jefe de la Vª División Vasca Pablo Beldarían, nos dice en el capítulo XIII “ Día 11 de junio en la periferia del cinturón, el monte Urkullu perdido y contraatacado”:

“El monte Urkullu (371), se le debe relacionar como punto de apoyo en una línea de vanguardia del Cinturón, en el sector de Gastelumendi (322), por donde el enemigo se hallaba más próximo, a poco más de un kilómetro. Otro apoyo lo constituía la lomada de Montañazarreta (130), a lo largo del arroyo de Iberburu, por su margen izquierda, que protegía un poco a los pueblos de Fika y Gamiz. Por ambos sectores fuimos atacados el día 11 de Junio, víspera de lo que sería después en el mismo Cinturón.

En la depresión occidental del cordal de Bizkargi (556), está el alto de la carretera de Artzabalagane (334). Desde el inicio del quebranto, por la cota (369) y hasta la carretera, defendía el bon. UGT-4. Esta posición había estado a cargo del UGT-2, luego de ser desalojado de la cima del Bizkargi hacía un mes, el 11 de Mayo. A los pocos días fue relevado para ir a defender un poco a la izquierda, en el propio Urkullu.”

Más adelante, después de una breve descripción de la zona a defender de los ataques nacionales y las líneas de fortificación vasco-republicana, nos vuelve a informar sobre el batallón UGT-4.

“Por la mañana del día once de junio fue atacado el Urkullu en las dos posibles direcciones: por la cara Norte amagando, dada la sensible desventaja de altura, y por el lado del Bizkargi, flanqueado de verdad.

Este flanqueo, iniciado sobre la cota (369), tuvo resultado enseguida. La abundante artillería, emplazada ya para romper el Cinturón, había centrado sus tiros sobre ella, y las ametralladoras asomando por ambas caras del Bizkargi, cruzando fuegos, haría insostenible la posición de la cota.

El UGT-4 fue desalojado antes del mediodía, evacuando la mayoría de sus hombres por el arroyo de Goikolexea. Parece que tuvo algunas bajas.”

Esta línea de defensa fue la última ante la cercana fortificación del “Cinturón de Hierro” que protegía Bilbao, por lo que su caída y pérdida trajo fatales consecuencias.

Los combates del día 11 de junio fueron el principio de la rotura del frente, ya que el lugar fue ampliamente bombardeado tanto por la artillería nacional y alemana como por la aviación nazi e italiana.

La caída del Urkullu fue inminente y los consabidos contraataques posteriores dejaron más muertos en sus laderas.

Como era de esperar, se preparó el contraataque nocturno a la posición perdida durante el día, y en la que participaron entre otros batallones los supervivientes del UGT-4. Dicho contraataque lo tenemos en el relato de la mano del periodista del bando nacional Pedro Gómez Aparicio, cita procedente del mismo libro “Historia crítica de la guerra en Euskadi”:

“Desde el comienzo de la ofensiva, todo avance nuestro era seguido en la misma noche de un furioso contraataque contra las posiciones que unas horas antes habían perdido. Mienten quienes al referirse a las huestes rojas, no lo hacen más que con el calificativo de cobardes, o con la afirmación gratuita de que huyen apenas se ve el peligro. Se ha producido, a través de toda la guerra, el hecho inaudito de que los vencidos, desalojados de sus posiciones trataron indefectiblemente de reconquistarlo a las pocas horas.

ASIER 4a

Eulogio Ochoa, primero de pie por la izquierda, haciendo prácticas tras un muro en lugar desconocido. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

En lo que va de año 2016 se han exhumado 3 combatientes republicanos en Larrabetzu, dos de ellos en el monte Urkullu. De momento sólo uno de ellos tenía chapa de identificación, Ramón Portilla Acedo, miliciano de la CNT del batallón “Celta”, uno de los batallones que defendían el monte y participó en los contraataques.  Puede haber más enterrados en las inmediaciones, pero es difícil dar con ellos.

Sabemos que Eulogio Otxoa Chillida sobrevivió a los bombardeos tanto aéreos como de artillería y que su batallón fue desalojado de la posición que defendía en lo alto del puerto que separa Morga de Larrabetzu. También conocemos que cayó herido en una pierna y que fue visto por última vez en el Cinturón de Hierro, posiblemente en el pueblo de Larrabetzu.

Desconocemos si fue herido en ese ataque del día 11 o en los ataques nocturnos del ya entrado día 12. Suponemos que si fue herido el 11 no pudo participar en los ataques nocturnos y que la persona que le vio tuvo que ser en un momento entre la retirada del frente, desalojada por la mediodía, y su evacuación al interior del Cinturón o al propio pueblo de Larrabetzu, que es donde estarían los hospitales de campaña más cercanos. Nuestra idea es que se le pudo ver en las cercanías de Larrabetzu camino de algún puesto de socorro o de los mismos hospitales, mientras bajaba de la posición perdida y evacuada, por su propio pie al igual que otros compañeros suyos.

ASIER 3a

Eulogio Ochoa, el primero por la izquierda, con varios compañeros de su batallón realizada en lugar desconocido. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

Una monja adscrita a sanidad militar fue testigo de que Eulogio estaba herido pero vivo y así se lo contó meses después a un familiar que regresó del exilio francés. Este relato nos da una pista a cerca de que el lugar donde fue visto, tuvo que ser necesariamente cercano a algún puesto de socorro sanitario alejado del frente, ya que las monjas-enfermeras no se acercaban a los campos de batalla sino que operaban en retaguardia.

La familia, con ese relato esperanzador, le buscó por los hospitales y demás lugares donde podría encontrarse una persona herida.

También podría suceder que aún herido hubiera continuado luchando hacia el interior del Cinturón y continuar hacia Artxanda en Bilbao. La familia siempre ha creído que fue entre Larrabetzu y Artxanda donde desapareció. Por ellos sabemos también que Eulogio Ochoa iba documentado en el momento de su desaparicion.

La realidad es que herido, con dificultades para andar, moverse y escapar del enemigo no le permitiría llegar muy lejos. ¿Murió de sus heridas después, fue hecho prisionero y pasado por las armas por los nacionales? ¿Está su cuerpo enterrado en alguna olvidada fosa de guerra no hallada aún o fue cuidadosamente enterrado por algún baserritarra (casero) bondadoso, como ya hemos visto en algún caso, y que el relato y lugar de reposo se ha perdido para siempre?

Lo que sucedió después es un misterio, su cuerpo no apareció, no hay acta de defunción en ningún lado y ni siquiera esta dado por desaparecido oficial en el listado de “muertos y desaparecidos” del Gobierno Vasco durante la guerra civil.

No es el único, tenemos muchos más casos similares, desaparecidos en combate y donde su nombre no consta en ningún registro.

De Eulogio Ochoa Chillida sólo queda el recuerdo de su familia, algunas fotos de su pasado como miliciano y su nómina de la última paga del batallón sin cobrar el 15 de junio de 1937, la casilla de su firma esta vacía.

La familia aún lo busca.

FUENTES CONSULTADAS.

Entrevista personal con Mireia Argoitia, familiar de Eulogio Ochoa Chillida.

Historia crítica de la guerra en Euskadi (1936-37). Pablo Beldarrain. IKE. S.S 2012.

https://elgajedeloficio.wordpress.com/2015/12/19/requetes-del-kalamua-que-mal-lo-vais-a-pasar-porque-se-ha-corrido-la-noticia-de-que-negrete-va-a-atacar/

PEÑA LEMONA; BATALLA, RECREACION Y EXHUMACION DE COMBATIENTES.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


 

Entre el 26 de mayo y el 5 de junio de 1937  el monte Peña Lemona- Lemoatx (Lemona, Bizkaia) fue el escenario de feroces combates entre el ejército vasco-republicano y las fuerzas facciosas de Franco y compañía.

Ese monte tenía una función estratégica de gran importancia pues era la antesala de la fortificación diseñada para evitar la caída de Bilbao a través del “Cinturón de Hiero”. Por tal razón la conquista y mantenimiento de ese lugar fue la causa de las luchas por el mismo. Su posesión tenía, para las tropas franquistas, un gran valor militar y estratégico, ya que la posición ejercía una fuerte amenaza sobre las líneas defensivas vascas.

La defensa de ese monte por las fuerzas republicanas vascas y asturianas, fue heroica y en sus inmediaciones dejaron la vida cientos de jóvenes combatientes de ambos bandos, unos para proteger la libertad y otros para arrebatársela.

LA BATALLA.

El relato de los hechos nos dice que el El 29 de mayo la IIª Brigada de Navarra arrebataba Peña Lemona a la IVª Brigada vasca.

En la madrugada del 2 de junio de 1937 la 1ª Brigada Expedicionaria asturiana contraatacaba en Peña Lemona por orden del mando vasco pero la acción resultó un fracaso. Las unidades asturianas estaban bastante cansadas y desgastadas en luchas desde que llegaron en el mes de abril en ayuda de los vascos.

Para la reconquista del monte se escogió la VIª Brigada vasca,  comandada por Manuel Cristóbal Errandonea y Jaime Urkijo, su capitán ayudante. Esta brigada era considerada de choque y estaba formada por los batallones Rosa Luxemburgo (PCE), Rebelión de la Sal (EAJ-PNV) y Amuategui (JSU).

El monte estaba defendido por las fuerzas militares fascistas del Regimiento Arapiles y Requetes del Tercio de San Ignacio.

La hora H fue a las 8 en punto de la mañana del 3 de junio, con un ataque masivo por parte de la artillería  y morteros  a las alturas de Peña Lemona. Media hora después se lanzaron los carros y la infanteria. Por su parte el batallón Dragones que ya había llegado al lo alto a través de la cantera, sorprendió a los requetes del Tercio de San Ignacio que no se esperaban el ataque por ese lugar tan inaccesible. El batallón Dragones había subido por la cantera calzado con alpargatas cedidas por otro batallón, para acercarse a lo alto y sorprender al enemigo, sin hacer ruido y lanzarle una lluvia de granadas y bombas de mano. Esa era la señal esperada para lanzarse en bloque sobre la peña y los batallones de la VIª Brigada vasca, protegidos de nuevo por la artillería, entraron en combate. El ataque coordinado se realizó por tres zonas o flancos; el flanco izquierdo y centro avanzaron los batallones Rosa Luxemburgo y Amuategui, protegidos por tres tanques Trubia Naval;  y por el flanco derecho el batallón Rebelión de la Sal apoyado por el medio batallón de Dragones que ya había hecho su entrada triunfal por la cantera y una compañía del batallón Saseta de ametralladoras que llegó tarde al “baile”.

13179111_1689364714649736_2819558184876676574_n

Plano esquemático de la Batalla de Peña Lemona del día 3 de junio de 1937. (“Diario de un Gudari en el Frente de Euzkadi” de Jaime Urkijo).

A las 9  de la mañana se conquistaba Peña Lemona a un alto precio. Se cita en varios libros a los mandos caídos en combate  durante el ataque; entre ellos murieron Juan Ibáñez Ayesa, comisario político del batallón Dragones y miembro del comité nacional de las JSU de Euzkadi, Martín Echevarrí, comandante del batallón Amuategui y Jacinto Carmona, comandante del Rosa Luxemburgo. Sin embargo poco a nada se dice de los muertos de tropa, esa carne de cañón malgastada inútilmente.

PEÑA LEMONA

Diario TIERRA VASCA de ANV del 4 de junio de 1937. (Biblioteca Diputación Foral de Bizkaia).

Somos conscientes de que la pérdida de vidas por ambos ejércitos contendientes fue elevada, tanto de un bando como de otro. Sin embargo citamos solo los republicanos porque los restos que se han exhumado y aún quedan enterrados ocultos en ese monte son de ellos. Los cuerpos de soldados del ejército franquista caídos en combate fueron retirados por ellos mismos, salvo alguna excepción que podría confirmarse si aparece algún resto algún día.

Hasta ahora hay datos que nos dicen que por lo menos hubo unos 132 muertos republicanos, 44 de ellos muertos el día del ataque del 3 de junio. El resto en jornadas anteriores y posteriores en ataques y contraataques. Estos proceden del listado de muertos y desaparecidos del Gobierno Vasco, que como veremos no esta completo, ya que con total seguridad murieron muchos más sin contar los desaparecidos que no están en ese listado y que en los últimos años  Aranzadi esta encontrando y exhumando en ese monte.

Hasta el momento de escribir estas líneas se han exhumado 5 combatientes, los últimos el pasado 21 de mayo de 2016, pero sólo se ha podido identificar a uno de ellos gracias a la chapa de identificación que portaba, Hilario Blanco Reguero. Este gudari de Barakaldo (Bizkaia) pertenecía al  batallón  nº 28 “Barakaldo” de la UGT y tenía el número 72865. Este gudari desaparecido tampoco constaba en el registro, aunque hay otro con su mismo nombre y primer apellido natural de Santurtzi y muerto en el Hospital de Basurto (Bilbao), era comunista, del Batallón Karl Liebknecht,  con el que en un principio pudo confundirse.

Clip_31

Fotografía Aranzadi. (https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2015/07/22/el-soldado-gudari-de-pena-lemona/)

Del resto de combatientes hallados y exhumados ninguna identificación posible pues no llevaban o perdieron la chapa de identificación que portaban. Con ellos hacemos 137, pero la lista aún no ésta completa tampoco. Para poner luz en este tema cotejamos el listado de Luís Miguel Cuervo, infatigable investigador asturiano y luchador por la memoria histórica , en el que nos aporta nuevos datos. Su listado, actualizado a 2015 nos dice que 5 milicianos asturianos murieron en ese monte junto con los vascos. Con ellos tenemos ya una cifra de 49 muertos,  lejos de los “cientos” que citan las crónicas.

A muchos de estos combatientes es posible que sus propios compañeros los enterraran de forma precipitada, ante el avance enemigo, con una fina capa de tierra o piedras.

Hoy en día el monte de Peña Lemona alberga un área recreativa donde casi con seguridad haya debajo alguna fosa de guerra, pero también quedan muchos lugares llenos de vegetación donde hasta ahora se han encontrado restos. También Peña Lemona tiene toda una red de trincheras defensivas, que con acierto el ayuntamiento de Lemona y  Aranzadi están recuperando con campos de trabajo cada año.

11752616_885892168150525_5976123583947095463_n

Trincheras recuperadas sobre las que se realiza la recreación historica de la Batalla de Peña Lemona. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Estas trincheras recuperadas han servido el pasado 21 de mayo para realizar un capítulo más de memoria histórica, pues la recreación militar de episodios bélicos con fines lúdicos y culturales, es otra forma de recordar a los caídos, de enseñar a la gente la guerra de una forma amena pero con todo rigor histórico, sin dejar de lado el homenaje y reconocimiento a los que dieron su vida por la libertad y la democracia.

Que mejor forma para explicar esto, con una interesante reflexión que los amigos de recreación Grupo Frente del Nalón publicó en Facebook con motivo de está primera Recreación Batalla de Peña Lemona.

“Pero a la hora de rememorar y divulgar la Historia de la Guerra Civil debemos tener siempre presente que posiblemente a unos metros de donde realizamos nuestras representaciones quizá descansan los restos de los protagonistas reales. Esto lo hemos evidenciado el pasado fin de semana en la Peña Lemona, un enclave vizcaíno antesala del famoso “Cinturón de Hierro” donde se produjeron intensos combates en 1937, con participación de fuerzas de choque asturianas que acudieron a Euskadi en apoyo de sus correligionarios vascos. Lo que sí nos incumbe como recreadores y recreadoras de aquel trágico episodio bélico, es representarlo con respeto y consideración hacia sus víctimas, teniéndolas siempre presentes”.

LA RECREACION.

La primera Recreación Batalla de Peña Lemona 2016 ha sido organizada con acierto por el Grupo de Recreación Frentes de Euzkadi y la participación de grupos de recreación histórica de todo el Estado; Asturias, Cataluña, Aragón, Andalucía,  Euskal Herria, etc, que de forma regular recrean y conmemoran batallas emblemáticas de la guerra civil. La recreación se ha centrado en la jornada de la reconquista del monte el día 3 de junio de 1937 por parte de la VIª Brigada Vasca.

Mosaico de fotografías de la recreación del día 21 de mayo. Imagenes Aitor Cabezas y CRONICAS A PIE DE FOSA.

En éste mismo blog tenemos un acceso directo al canal de youtube de CRONICAS A PIE DE FOSA  para ver el video que grabamos ese día “RECREACION BATALLA PEÑA LEMONA 21 DE MAYO DE 2016” https://www.youtube.com/watch?v=V3QSVwbXIBM

LA EXHUMACION.

Paralelamente a la recreación, no muy lejos de allí y en las inmediaciones de la ermita de San Antolín se practicaba la exhumación de los tres combatientes hallados. Como decíamos antes, la parte final de la exhumación de los restos se dejó para la misma jornada del 21 de mayo, fecha también de la recreación histórica.

En la fosa descubierta por miembros de Euskal Prospekzio Taldea (Grupo de Prospección Vasco) de Aranzadi se hallaron los restos de tres combatientes republicanos, uno de ellos gudari del Eusko Gudarostea por la hebilla de cinturón del Gobierno vasco que llevaba. Los otros dos se desconocen, posiblemente también gudaris.

El trabajo más costoso de la exhumación ya lo habían realizado los compañeros de Aranzadi la semana pasada, con la excavación y muestra de los restos óseos hallados. El trabajo se alargó porque en el momento de la excavación se pensaba encontrar sólo un cuerpo y finalmente aparecieron tres.

Mosaico de fotografias de la exhumación de San Antolín, Peña Lemona el dia 15 de mayo de 2016. Imagenes de Txato José Angel Etxaniz Ortuñez.

CRONICAS A PIE DE FOSA participó en la exhumación de la segunda jornada, ya que en la primera de la semana anterior, el trabajo lo impidió. Como no puede ser de otra forma, nos pusimos el uniforme de Aranzadi y a currar. Limpieza del lugar, cribado de la tierra y logística en general nuestra labor principal, el resto para nuestros magníficos técnicos, eso sí, bajo la atenta mirada del “jefe” Paco Etxeberría.

Se trata de tres varones jóvenes, cuya edad rondaba los 20 años, sepultados en el agujero que había dejado la explosión de una bomba de aviación.

Solo uno de ellos llevaba correaje y cartucheras  de tela engomada de fabricación vasca (Gomas Garay) con munición para el fusil Mauser español del calibre 7×57 mm de fabricación también vasca, además llevaba una pequeña cadena con un crucifijo de cobre. Otro portaba varias monedas del Gobierno de Euzkadi de 1 y 2 pesetas en el lugar donde debió estar su bolsillo y se le veía aún la cremallera de un mono de miliciano. Y al  otro las botas con suelas de clavos. Desgraciadamente ninguno de los tres llevaba chapa de identificación.

A simple vista los cuerpos están alineados de forma aparentemente improvisada, unos junto a otros, pero el del medio en posición contraria a los otros dos. Parece ser que fueron enterrados por sus compañeros de batalla o por soldados enemigos.  Tampoco descartamos que los vecinos civiles de la zona enterraran los cadáves, así aprovecharían los cráteres de las bombas para hacer más rápidos los enterramientos con el mínimo esfuezo. Aunque también es verdad  que tenían ordenes expresas de acercarse al lugar de batalla para impedir recoger material de guerra.

Después de un combate llegan las tropas del servicio de recuperación para recoger fusiles, cajas de munición, granadas y cuanto material bélico pueda servir. Estos mismos hombres eran los encargados habitualmente de enterrar a los muertos de los dos bandos, a veces con la ayuda de algún paisano concreto autorizado para ello.

Hay dos testimonios interesantes sobre este asunto, el primero de Pedro Gómez Aparicio, periodista que llego con el ejército nacional, dice que en el monte Urkullu (Larrabetzu), las tropas nacionales entierran en las trincheras vascas a unos 200 gudaris. El segundo es el de un cura que subió a Peña Lemona después de la batalla y vió que había unas 60 tumbas con cruces de madera, lo que indica que los enterramientos los hicieron los gudaris mismos.

Mosaico de fotografías de la exhumación día 21 de mayo. Imagenes de  Aitor Cabezas y CRONICAS A PIE DE FOSA.

A medio día ya teníamos el trabajo hecho, sólo faltaba la extracción de los restos y estábamos pendientes de la recreación histórica que se iba a celebrar al lado. La exhumación final se hizo tras la fenomenal recreación de “La Batalla de Peña Lemona”, poco antes de llover a mares.

La presencia institucional al acto corrió a cargo de Mónica Hernando, Directora de Derechos Humanos del Gobierno Vasco y de la alcaldesa de Lemona Saioa Elejabeitia, quien colocó un ramo de flores al pie de la fosa.

Pero aún nos dio tiempo a celebrar un sencillo, bonito y emotivo homenaje a nuestros tres combatientes republicanos exhumados, una guardia de gudaris rindiendo honores y una salva de disparos al aire como colofón final de una jornada entrañable.

omenaje4

Guardia de gudaris y salvas de honor al pie de la fosa. Imagen Aitor Cabezas.

También en el canal de youtube de CRONICAS A PIE DE FOSA tenemos un corto video del homenaje titulado “HOMENAJE EXHUMACION GUDARIS PEÑA LEMONA 21 MAYO 2016” https://www.youtube.com/watch?v=uyIe3NS32mQ

FUENTE PRINCIPAL

“Diario de un Gudari en el Frente de Euskadi”. Jaime Urkijo. I.K.E. 2014.

PEDRO URIGUEN PEREA YA DESCANSA ENTRE SU FAMILIA.

“sin memoria, no hay identidad”

(Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno Vasco y Consejero de Administración Pública y Justicia).


 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Entrega de los restos y reconocimiento público.

Hoy 8 de mayo de 2016 ha sido el día elegido para devolver a su familia los restos identificados, mediante ADN, del gudari del batallón Otxandiano asesinado por los fascistas en 1937.

Recordemos que ya en éste blog en la sección  “Combatientes de la republica 1936/39” hacíamos estos pasados días una reseña de Pedro Uriguen.

 Pedro Uriguen Perea de Etxano (ahora Amorebieta-Etxano. Bizkaia) tenía 25 años y pertenecía al batallón Otxandiano del Eusko Gudarostea (Ejército de Euzkadi) cuando desapareció asesinado.

Su historia nos cuenta que durante el bombardeo de la aviación legionaria italiana sobre Durango, el 31 de marzo de 1937,  cayó herido en la rodilla por metralla. A pesar de sus heridas llegó hasta la zona de Marmiz, donde fue recogido por unos vecinos que le ocultaron en el caserío.

Finalmente los rebeldes franquistas pasaron la zona y fue hecho prisionero donde estaba oculto tratando de recuperarse de sus heridas. Un soldado nacional, posiblemente un suboficial u oficial del ejército franquista, tratando de hacerse el héroe ante sus soldados, sacó su pistola reglamentaria y se la puso en la cabeza. El rebelde sabía perfectamente por el uniforme y las insignias que llevaba, que el soldado era un gudari (soldado vasco) y que para los nacionales todo lo vasco era “ rojo separatista” y “antiespañol”. Le quiso obligar por dos veces que dijera “ Viva España” y por dos veces obtuvo el silencio como respuesta y a la tercera en una explosión de valentía y arrojo viendo que su fin era inmediato, dijo en alto “ Gora Euskadi Askatuta” (Viva Euskadi Libre) e inmediatamente le descerrajó un tiro en la cabeza matándolo allí mismo.

Su cuerpo fue enterrado por los vecinos y el lugar fue recordado por testimonios de familiares y de los caseríos de la zona hasta ahora.

A finales de agosto de 2015 en Marmiz, Mendata (Bizkaia) se hacía la exhumación de su cuerpo enterrado en una fosa, donde la Sociedad de Ciencias de Aranzadi realizó la prospección arqueológica en la zona para desenterrar  sus restos. Los arqueólogos hallaron restos óseos de una persona y consiguieron extraer algunos huesos como el cráneo o el fémur, a los que se les tomó muestras de ADN para su identificación.”.

imtfs3

Pedro Uriguen Perea (fotografía familiar)

Después de estos pasados meses la identificación positiva a servido para poder entregar a la familia sus restos, en un acto público de reconocimiento en el que han participado; por parte del Gobierno Vasco Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno Vasco y Consejero de Administración Pública y Justicia y Monika Hernando Directora de Víctimas y Derechos Humanos, el alcalde de la localidad de Mendata Joseba Maella y por parte de la Sociedad Aranzadi que rescató los restos, Lourdes Herrasti y Paco Etxebería, antropólogo forense.

Ha sido un acto emotivo realizado por el propio Ayuntamiento y en el han participado tanto el Consejero del Gobierno Vasco, el alcalde de la localidad y representantes de la familia de Pedro Uriguen.

Junto a la urna con los restos se hallaban unas cajitas de madera con varios de los objetos hallados junto al cuerpo exhumado, botones, munición y entre los que destacaban un juego de cuchara y tenedor de los usados comúnmente por los soldados en el frente de guerra.

Material gráfico del acto de entrega de Pedro Uriguen Perea a los familiares. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA)

Quizás la intervención más llamativa y reivindicativa ha venido de la mano de Josu Erkoreka, quien ha indicado que, “sin memoria, no hay identidad” y “una identidad bien construida, bien establecida, tiene que descansar necesariamente sobre una memoria bien construida”.

Así mismo ha señalado que la entrega de los restos mortales de Uriguen a sus familiares ha sido un acto “muy emotivo” y de “estricta justicia”. “Lo que perseguía era no solamente recuperar una parte de la historia, sino, sobre todo, construir sobre ella la memoria de lo ocurrido, que define nuestra identidad presente”.

Y por último ha mostrado su reconocimiento a Pedro Uriguen, una persona que “luchó en defensa de la libertad, de la democracia en Euskadi”. “Era obligado un reconocimiento público”.

Dentro del relato familiar se han conocido detalles íntimos sobre como se supo donde estaba el cuerpo del gudari asesinado. La investigación llevada a cabo nos relata que el cuerpo fue encontrado por un vecino de un caserío próximo, que lo enterró en secreto en un lugar oculto marcado por una cruz.

Posteriormente, envió de forma anónima a un convento de Zornotza la documentación del soldado muerto y las indicaciones del lugar donde estaba enterrado. La casualidad hizo que en ese convento vivieran dos hermanos del gudari, lo que permitió a la familia colocar en el lugar una cruz y una fotografía en el que depositaban cada año un ramo de flores para honrar su memoria.

Imagenes del momento de la exhumación en agosto de 2015. 

http://www.irekia.euskadi.eus/es/news/27896-giza-eskubideen-zuzendaria-mendatako-prospekzioetan-izan-gerra-zibilean-hildako-gudarien-gorpuzkiak-ateratzen

Ese lugar fue el que en agosto de 2015 los técnicos de Aranzadi dieran con los restos óseos de Pedro Uriguen y que gracias a su identificación, han podido reencontrarse después de 79 años nuevamente con su familia.

BATALLA DE LOS INTXORTAS EN ELGETA (GIPUZKOA).

“Fiesta, recreación, historia y homenajes”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

El 24 de abril de 2016 se ha celebrado un acto muy interesante, en primer lugar “patriótico” y en segundo “homenajístico” a todos los hombres y mujeres que defendieron ese monte en los días negros de la guerra civil ocasionada por la rebelión y golpe de estado del ejército contra la república.

Con motivo de los actos conmemorativos de la “batalla de los Intxortas”, en Elgeta (Gipuzkoa), que se desarrollaron en 1937 durante más de 7 meses y permitieron que Bizkaia fuese la última provincia vasca en ser republicana, se han recreado esos combates dentro ” Del Día de la resistencia”.

La organización ha sido una vez más a cargo de Intxorta 1937 Kultur Elkartea y el propio Ayuntamiento de Elgeta.

Los actos de ese día se han desarrollado, en ambiente festivo, desde primera hora de la mañana, comenzando con el recibimiento a los gudaris y milicianos, que una vez formados y armados, han ascendido a la ermita, donde se halla el monolito conmemorativo de la batalla al que han rendido honores. Después se ha ascendido, en formación amenizada con txistularis, hasta el lugar de batalla detras de las banderas donde ya nos esperaba un importante número de público, a pesar de la amenaza de lluvia y humedad reinante.

Una vez ocupadas las posiciones a lo largo de una amplia trinchera defensiva, los gudaris y milicianos republicanos han esperado pacientemente la llegada del “enemigo” Este a aparecido al fondo, a lo lejos, llegando en fila y a preparado el ataque con 4 batallones, el primero, y que comenzaba el ataque, de falanquistas, el segundo un tabor de tropas regulares moras, tras ellos una compañía carlista y cerrando el ejército rebelde un batallón  de infanteria con apoyo de artilleria.

El ataque  enemigo ha causado rápidamente los primeros prisioneros republicanos que, de inmediato, han sido fusilados a pesar de las disputas entre sus propios mandos. Una vez retirados de la vista del público ha comenzado el ataque a la colina defendida por los batallones vascos. El ataque ha sido duro y ha sido rechazado hasta en cuatro ocasiones por los valerosos defensores, llegando el último ataque hasta las mismas trincheras. Después de media hora de intercambio de disparos y artillería, la batalla ha terminado con la victoria de los defensones de gudaris y milicianos republicanos y el enemigo ha huído lentamente mientras recogia sus muertos y heridos por toda la colina.

CRONICAS A PIE DE FOSA a participado activamente, como reportero de guerra, en dicha batalla, primero tras las lineas enemigas consiguiendo imágenes en exclusiva y ha sorteado más de un disparo. Afortunadamente conseguimos llegar a las lineas defensivas republicanas poniéndonos a salvo para  documentar la victoria de nuestras tropas.

13102905_1047135182026222_1207867053106809386_n

Armas del reportero de guerra de CRONICAS A PIE DE FOSA, la txapela de gudari, las credenciasles y la cámara fotográfica.

Acabada la batalla se ha regresado a Elgeta y se ha rendido un merecido homenaje a las mujeres represaliadas del franquismo, personificado en 40 mujeres, milicianas, sanitarias, presas, sindicalistas y de más profesiones involucradas directamente con la guerra e indirectamente con la represión posterior. Se ha desarroyado en el frontón y al mismo ha acudido una gran cantidad de público al que nos hemos sumado.

Hemos realizado una impresionante cantidad de fotografías que hemos colgado en facebook y al que se puede acceder desde los siguiente enlaces. Son cuatro albumes.

BATALLA DE ELGETA. Recreación batalla de los Intxortas.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047103512029389.1073741833.100001892503704&type=3&pnref=story

BATALLA DE ELGETA . 2ª PARTE. Antes y después de la batalla.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047119838694423.1073741834.100001892503704&type=3

BATALLA DE ELGETA . 3ª PARTE. Plaza, homenaje al monolito y entrega de armas.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047130325360041.1073741835.100001892503704&type=3

BATALLA DE ELGETA . 4ª PARTE. Homenaje a 40 mujeres represaliadas del franquismo en Elgeta.” El día de la resistencia”.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047140808692326.1073741836.100001892503704&type=3

BURGOS LUCHA POR BORRAR SU NOMBRE DE “CAPITAL DE LA CRUZADA”.

“…exhumamos a los asesinados por política…porque por política los mataron”

(Francisco Etxeberría)


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Durante este fin de semana se han realizado en la provincia de Burgos dos actos sobre Memoria Histórica que han sido un antes y un después en el interés social despertando no sólo a sus propios vecinos, sino a toda la sociedad.

El alcance de los mismos ha superado con éxito el esperado en ambos actos de homenaje, alcanzando cuotas inimaginables hace años.

Algo está cambiando en Burgos, esa “Capital de la Cruzada” donde Franco instauró su “reino” de terror. Pero no nos creamos que ya está el trabajo hecho, ni mucho menos, siempre habrá alguien interesado en “volver a tiempos mejores”.

La sociedad burgalesa ha ganado dos batallas recientemente, la primera contra la humillación por impedir el homenaje que los familiares del General Yague pretendían realizarle en Burgos, que incumple y viola la Ley de Memoria Histórica. La segunda por organizar, permitir y apoyar con su presencia todos los homenajes que se han celebrado en la provincia a los represaliados del régimen asesino franquista, nacido de un violento golpe de estado contra la Legalidad constitucional de la República, elegida democráticamente por todos el 14 de abril de 1931 y enterrada en fosas el 16 de julio de 1936.

HOMENAJE Y ENTREGA DE LOS RESTOS DE PRESOS IDENTIFICADOS EN VALDENOCEDA.

Este acto tiene ya una amplia implantación y reconocimiento social para con las familias de los presos represaliados del penal de Valdenoceda, autentico campo de exterminio de la crueldad fascista del franquismo.

La Asociación de Familiares y Amigos de Fallecidos en el Penal de Valdenoceda tiene constancia documental de, al menos, 154 presos enterrados. de aquel penal, que murieron de hambre y frío y fueron enterrados en una parcela de Instituciones Penitenciarias.

Recordemos que los trabajos de exhumación realizada por técnicos de la Sociedad Aranzadi se llevaron a cabo en el año 2007 y sólo se pudieron exhumar 116 cuerpos.

Sin embargo hoy se sabe desde la propia Asociación y también desde Aranzadi, que al menos 38 personas han quedado enterradas en el cementerio viejo o debajo de los enterramientos nuevos que se produjeron desde 1989.

A lo largo de estos últimos años se han venido haciendo homenajes a las victimas y desde 2013 se hacen emotivas entregas  en esos mismos homenajes en el cementerio de Valdenoceda.

Hasta ahora las entregas de restos se han realizado de la siguiente forma: la primera entrega de 15 restos identificados de presos del penal  se realizó en el año 2010 en Madrid; la segunda también  en Madrid en el año 2013 con la entrega de los restos de 5 presos identificados; el año siguiente 2014 se entregaron 23 restos identificados; en  el año 2015 fueron 11 los identificados y entregados; y finalmente este año 2016 La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) ha entregado a sus familias los restos exhumados e identificados de 11 represaliados.

Con estas 11 ultimas entregas, la Asociación ya ha conseguido realizar un total de 62 identificaciones desde el año 2010.

Este año la entrega y homenaje se ha realizado el pasado 16 de abril de 2016 y a pesar del mal tiempo de lluvia y, a veces, más lluvia, han acudido una importante cantidad de personas, muchas de ellas anónimas, a tratar de arropar a las familias de los presos entregados identificados y como no, a la propia Asociación Valdenoceda.

IMG_20160416_113109

Urnas con los restos de los 11 presos identificados para su entrega. (imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

El trabajo realizado por esta maravillosa gente desde hace muchos años, tiene su “pago” simbólico en cada entrega y homenaje por parte de las familias y del público allí congregado.

El mal tiempo reinante ha tratado de modificar los actos, pero no el cariño y las ganas de estar con las familias en ese momento tan esperado.

Las identidades de los presos identificados en esta ocasión y entregados a sus familias son los siguientes, tomados de la página de la propia asociación: https://exhumacionvaldenoceda.com/2016/04/16/emocion-en-valdenoceda/

“Los restos identificados son los de las siguientes personas, todos ellos presos políticos represaliados por el franquismo y que murieron de hambre y frío en la posguerra:

– Plácido Cabrera Fuentes, natural y vecino de Valdepeñas de Jaén (Jaén). Murió el 16 de enero de 1942. La familia (nieto y bisnieto) se desplazó desde Jaén.

– Juan Pedro Aliaga Sánchez Rey, natural y vecino de Argamasilla de Alba (Ciudad Real). Muerto el 18 de mayo de 1941. La familia ha llegado desde Ciudad Real.

– Antonio Abad Vara, natural y vecino de Getafe (Madrid). Murió el 4 de septiembre de 1942. La familia no ha podido desplazarse. La Asociación ha enterrado sus restos en el panteón que ha construido en el cementerio de Valdenoceda, por expreso deseo de la familia.

– Teodoro Pérez Martín, natural de Miraflores de la Sierra (Madrid). Muerto en la prisión el 18 de octubre de 1941. La Asociación ha enterrado sus restos en el panteón que ha construido en el cementerio de Valdenoceda, por expreso deseo de la familia.

– Dimas Almendros García, de Corral de Almaguer (Toledo), que residía en Piedrabuena (Ciudad Real). Murió el 24 de octubre de 1941. La familia se ha desplazado desde Ciudad Real.

– Anastasio del Barrio Herrero, de El Cubillo (Segovia) y residente en Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Murió el 27 de marzo de 1941. La familia ha llegado a Valdenoceda desde Ciudad Real.

– Eloy Sánchez Martínez, natural de Masegoso (Albacete), que vivía en Socuéllamos (Ciudad Real). Murió el 8 de abril de 1941. La familia, repartida entre España y Francia, ha llegado desde Madrid. Una nieta ha recogido sus restos.

– José Estero Navarro, natural de Villanueva de la Fuente (Ciudad Real) y vecino de Socuéllamos. Murió el 5 de abril de 1941. Dos hijos, ya mayores, de José viven en Catalunya. No tienen descendencia y no han podido desplazarse. La familia ha pedido que recoja sus restos un miembro de la Asociación y los deposite en el panteón.

– Modesto Flores Jiménez, natural y vecino de Daimiel (Ciudad Real). Muerto el 31 de marzo de 1941. La familia ha llegado a Valdenoceda desde Castellón. Ha recogido sus restos su nieto Modesto.

– Valentín Villanueva García, natural y vecino de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real). Murió el 18 de febrero de 1943. Una sobrina, Paquita, se ha desplazado desde Cataluña.

 – Rafael González Secades, natural y vecino de Cuyences (Asturias). Murió el 18 de abril de 1940. Dos sobrinos de Rafael han llegado a Valdenoceda desde Asturias.”

Mosaico fotográfico del acto de entrega de restos a los familiares en Valdenoceda (Burgos). (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA)

A dicho acto de homenaje y entrega han acudido también algunos alcaldes de la zona, en especial el propio alcalde de la Merindad de Valdivielso Jokin Garmilla. Además también se ha contado con la presencia de Ian Gibson, historiador, hispanista e investigador, y Mirta Núñez, profesora titular de la Universidad Complutense e investigadora en temas relacionados con Memoria Histórica, responsables de Aranzadi como Jimi Jiménez y antropólogos que participaron en la exhumación del año 2007 y que aún siguen con las identificaciones.

A todos ellos un enorme abrazo y reconocimiento, en especial al presidente de la La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda como cabeza visible de esa magnifica y humana asociación.

I JORNADAS DE HOMENAJE A LAS VICTIMAS DE LA REPRESION FRANQUISTA EN BURGOS.

Ese mismo día por la tarde se celebró la segunda jornada “TRAS LOS PASOS DE LA MEMORIA” con el I Homenaje a las Víctimas de la Represión  Franquista en la Provincia de Burgos organizado por CRMH Coordinadora Recuperación Memoria Histórica de Burgos, Centro de Creación Contemporánea ESPACIO TANGENTE y Asociación Cultural DENUNCIA. El lugar de ambos actos fue el Teatro Principal de Burgos y los dos días hubo un lleno absoluto de público.

IMG_20160416_182307

Teatro Principal de Burgos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

La primera jornada se celebró el viernes con dos magníficas charlas, la primera a cargo del historiador e investigador hispanista Ian Gibson “La Represión franquista y sus consecuencias en la cultura española”. Y la segunda con Mirta Nuñez de la Universidad Complutense de Madrid e investigadora de la Memoria Histórica con “Estrategias del franquismo para su consolidación”.

En la segunda y última jornada el acto principal era el propio “HOMENAJE A LAS VICTIMAS DE LA REPRESION FRANQUISTA”, con la participación de colectivos y asociaciones de la memoria histórica, víctimas, familiares y personas que trabajan en la recuperación de la Memoria.

El primer acto del mismo comenzó con la presentación y bienvenida con María Ángeles Pérez Manrique que interpretó varias piezas del cancionero popular burgalés recopilado por el compositor Antonio José Martínez Palacios, asesinado, desaparecido y con seguridad enterrado en una fosa clandestina en el Monte de Estépar en el verano sangriento de 1936.

El segundo bloque del homenaje era “TRABAJAR LA MEMORIA”, donde intervinieron varias personas de distintos ámbitos académicos y profesionales y que han contribuido decisivamente a la recuperación de la Memoria Histórica en la provincia de Burgos.

Fueron pasando por el atril: Luis Castro, escritor de varios libros e historiador experto en la guerra civil, franquismo y políticas de la memoria; Francisco Etxeberría, antropólogo forense y presidente de la Sociedad Aranzadi que ha  exhumado en persona varias fosas comunes en la provincia de Burgos, entre ellas las últimas cuatro de Estépar con 96 cuerpos recuperados.

Intervenciones de Luis Castro y Francisco Etxeberría. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA).

Faltaron al evento por motivos personales Juan Montero, arqueólogo y Encarna Valdivielso antropóloga física.

El siguiente bloque “SOCIALIZACION DE LA MEMORIA” contó con las aportaciones personales de los representantes de las diferentes asociaciones que han impulsado en los últimos años las importantes iniciativas para luchar por la recuperación de la memoria histórica en la provincia de Burgos.

Intervino la presidenta de la Coordinadora Provincial para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, el presidente de la Agrupación de Familiares de las Personas Asesinadas en los Montes de La Pedraja, el presidente de la Asociación en Medio de Abril (La Ribera) y la Asociación de Amigas y Amigos de las Brigadas Internacionales de Burgos. No pudieron acudir los representantes de la Asociación de familiares de Represaliados del Penal de Valdenoceda por razones obvias, su propio homenaje en el cementerio de Valdenoceda relatado al principio.

Intervenciones de las diferentes asociaciones memoralísticas. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA).

Y por último el bloque final “VIVIR LA MEMORIA”, donde los protagonistas son las propias personas que han sufrido en primer plano la represión franquista en sus propias manos o en la de sus familiares. Este fue el momento más emotivo, triste pero cierto, donde los relatos no dejaron a nadie indiferente.

Intervención de las víctimas del franquismo. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA).

Para enlazar los diferentes bloques y dejarnos unos momentos para contener y limpiar las lágrimas, se sucedían diversos entretenimientos como música del Grupo de Flamenco Duende y Juan Manuel Moure con rapsoda de Miguel Hernández y acompañamiento de violín. También hubo un fragmento de una pieza teatral a cargo del Grupo Teatreria Denuncia titulada “No te olvides de mi memoria, niño mío” de la obra de creación colectiva “El miedo es libre”.

La despedida de tan memorable y emotivo acto de reconocimiento y homenaje acabó con una pieza audiovisual, con diferentes fotogramas y videos relacionados con las exhumaciones, fosas, homenajes y familiares de represaliados.

100_9815

Tierra de las distintas fosas comunes exhumadas en Burgos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

Hay que decir, antes de terminar, que “TRAS LOS PASOS DE LA MEMORIA” tiene también una exposición titulada “MONTE DE ESTEPAR 1936-2016” que pretende recorrer los principales hitos de esa historia de oscuridad y de luz que tiene como escenario el Monte de Estépar, un lugar que entre 1936 y 2016 ha sido el mudo testigo de los diversos acontecimientos de la sangriemta represión franquista, tras las líneas del frente de guerra y posterior posguerra.

Estará expuesta en la sede de ESPACIO TANGENTE del 9 al 29 de abril de 2016.

Muestra de la exposición ” Monte de Estépar 1936-2016″ (Imagenes ESPACIO TANGENTE).

https://www.facebook.com/espaciotangenteburgos/posts/984878294961368

Recordemos que el monte de Estépar se transformó en un espacio herido en el verano de 1936, momento en el que comenzó a utilizarse como el escenario idóneo para la represión más brutal, el asesinato y posterior desaparición de un número indeterminado de personas cuyos restos, aún hoy, casi 80 años después, 40 de ellos tras la muerte del dictador, continúan, en gran medida, diseminados en ese mismo paraje.

Las tres primeras fosas de Estépar se exhumaron en verano de 2014 con la recuperación y hallazgo de 70 cuerpos asesinados. La llamada “cuarta fosa” que en realidad es la fosa número 1 se exhumó en abril de 2015 y se hallaron 26 cuerpos. En total en las cuatro fosas del “matadero franquista” de Estépar localizadas se recuperaron 96 cuerpos, un número reducido de los más del medio millar que podría haber en el lugar.

Damos la enhorabuena a los organizadores y participantes por su trabajo en la Memoria Histórica y al pueblo burgalés por su magnífica acogida.

No olvidamos y no perdonamos.

VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION.

VALDENOCEDA, PRISION DEL HORROR, CEMENTERIO Y HOMENAJES.

“Nosotros los presos hacíamos las fosas y trasladabamos  los muertos, esperando no ser los próximos inquilinos” (Paulino Lafuente, preso de Valdenoceda).



 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Valdenoceda es un pequeño pueblo burgalés a orillas del río Ebro, perteneciente a las Merindades y dentro del partido judicial de Villarcayo. También es conocido como Valdenoceda de Valdivielso, por ser este su ayuntamiento  y estar emplazado en ese valle.

Se encuentra en la carretera general que de Villarcayo va a Burgos por el Puerto de la Mazorra. Por tal razón, casi con seguridad, a principios del siglo XX se levantó allí una fábrica de seda, donde los productos y mercancías transitaban con mayor rapidez entre Burgos y Bilbao.

Pero la historia negra de Valdenoceda y de la propia fábrica de seda comienza con el inicio de la guerra civil, cuando por necesidades técnicas y de espacio se habilitó como prisión dependiente de la Prisión Provincial de Burgos. Miles de presos republicanos pasaron por ese penal infecto, fábrica de horror del franquismo y lugar de represión.

Valdenoceda 1942, Gabriel Nieto Baeza. Destacamento Pedrosa se dispone a marchar

Presos en el patio de la prisión de Valdenodeda en 1942. (Imagen http://todoslosrostros.blogspot.com.es)

Nuestro abuelo Paulino Lafuente Riancho estuvo preso en ese lugar, al igual que otros miembros de nuestra “revolucionaria” familia, Francisco Rojo González  y Fernando Cuesta Rojo, tio y sobrino respectivamente. Fueron unos de tantos, de los que a pesar de las calamidades que allí pasaron, lograron sobrevivir para contarlo.

Francisco Rojo, de Manzanedo, paso por allí y compartió penurias, frio y hambre con Paulino. Aún no eran parientes, su hija Ramona Rojo iba a verle y le llevaba ropa y comida cuando podía y los guardias la dejaban. Allí Francisco le pidió una manta más grande o una propia para el compañero Paulino..¡ traeme una manta porque este vasco me la quita por la noche y me muero de frio!, le dijo a su hija.

Paulino media dos metros y durante la noche para taparse, destapaba a su compañero de “suelo” que era Francisco, apodado “El Zurdo”. Con ese ir y venir de Ramona al penal a llevar alimentos y ropa de abrigo a su padre, conoció a Paulino y se enamoraron.

No fue hasta después de un largo periplo de cárceles, batallones de trabajadores y “mili” obligatoria en el ejército enemigo, cuando años después se casaron.

En sus memorias, investigadas y narradas por nosotros en varias publicaciones, cuenta esa etapa de su vida en aquél horror de cárcel.

“Entré el 17 de enero de 1938 en calidad de detenido y entre los trabajos que le obligaron a hacer, el que más me impresionó y a todos los demás prisioneros, fue el de hacer el muro de cierre alrededor de la cárcel, encerrándonos de este modo a nosotros mismos.

La vida en esa infame prisión fue muy dura, axfisiante calor en verano y frío insportable el resto de los meses, humedaz por su cercanía al Ebro y hacinación. El hambre era tal que muchos soñabamos con pan en las largas noches. La suciedad, la falta de higiene, el hambre y los malos tratos eran el “pan” de cada día. Muchos sobrevivimos a aquel infierno y muchos se quedaron en el camino, enterrados en fosas individuales en la finca cercana al cementerio e iglesia de Valdedoceda. Nosotros los presos haciamos las fosas y trasladabamos  los muertos, esperando no ser los próximos inquilinos”.

Sin embargo para contarnos mejor la historia de ese macabro lugar y lo que allí sucedió, tomamos prestada información de la magnífica página web de la Asociación Valdenoceda, http://exhumacionvaldenoceda.com.

LA PRISION DE VALDENOCEDA.

“Valdenoceda es una pequeña localidad del norte de Burgos, cercana a la provincia de Álava. Allí se encontraba, antes del inicio de la Guerra Civil, una fábrica de sedas. Por los sótanos de la fábrica pasaba un canal del río Ebro, que servía para mover las aspas de la maquinaria.

La fábrica cerró en los primeros años de la Guerra. Desde 1938 y hasta 1943, se convirtió en una de las más terribles prisiones de castigo del régimen del general Franco.

Allí eran trasladados presos de toda España, víctimas de la represión, juzgados por cualquier motivo y condenados, paradójicamente, en la mayor parte de los casos, por ‘adhesión a la rebelión’. Por la cárcel, convertida con el tiempo en un auténtico campo de exterminio, pasaron varios miles de personas. El edificio, compuesto de tres plantas y con capacidad para menos de 300 personas, llegó a albergar a casi 1.600 presos.

Valdenoceda_Actual2

La prisión de Valdenoceda (Merindad de Valdivielso- Burgos) en la actualidad. (Imagen http://nuestraotrahistoria.blogspot.com.es

La comida

De comida, un caldo aderezado con una sola alubia se convertía en el primer y único plato del día. La alubia siempre estaba podrida y alojaba un gorgojo en su interior, como han recordado años después algunos presos. Por la tarde, media sardina y un pequeño trozo de chocolate eran el único sustento. Las memorias escritas de uno de aquellos presos todavía recuerdan que, cuando dormía, sus mejores sueños estaban protagonizados por un simple trozo de pan.

El hambre y las malas condiciones del agua provocaban enfermedades entre los penados. La práctica totalidad de los presos de los que se tiene noticia ‘fallecieron’ de ‘colitis epidémica’ o ‘tuberculosis’.

Los castigos

A las malas condiciones de vida y al hambre se unían los castigos físicos. Cualquier mal comportamiento (no levantar el brazo para entonar el ‘Cara al sol’, moverse durante la formación a filas, fumar sin autorización,…) era merecedor de un traslado a la celda de castigo. Ésta estaba situada en los sótanos de la cárcel, junto al canal del río Ebro. La celda siempre tenía agua, pero cuando el río se desbordaba, la celda se inundaba y el preso debía permanecer quieto, helado de frío y con el agua al cuello, sin ni siquiera poder dormir.

A todo ello se unía el frío. Temperaturas bajo cero y las nevadas habituales del norte de Burgos eran una constante durante el invierno. Los presos no disponían más que de una pequeña manta. Durante las noches, unos se acercaban a los otros para darse calor y poder sobrevivir.

También eran habituales los insectos, normales en un lugar fétido como éste. Los presos que sobrevivieron han recordado siempre las manchas oscuras sobre el techo durante el día. Al inicio de la noche, las manchas comenzaban a descender por las columnas y se dirigían en masa hacia los presos. Eran chinches. Miles de picotazos de chinches asediaban todas las noches.

Uno de los recuerdos permanentes de los supervivientes eran las colas. Los presos hacían cola varias veces: cola para el ‘rancho’, cola para conseguir la media sardina, cola para la ración de agua,…

interior-prision-2

Interor de la prisión de Valdenoceda, exactamente igual que en la actualidad. (Imagen http://exhumacionvaldenoceda.com.)

Los muertos

La Agrupación de Familiares y Amigos de Fallecidos en el Penal de Valdenoceda tiene constancia documental de, al menos, 154 presos enterrados. Se sabe también, a través de testimonios de presos supervivientes y de famili