ENTREGA EN CASALARREINA DE RESTOS DE LOS ASESINADOS EN FUENMAYOR (LA RIOJA).

13613417_10208734341529596_8156952388202872755_o

“Regreso a casa 80 años después de su asesinato”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

No hay nada más emotivo y reparador que un homenaje y entrega de restos de personas exhumadas del fondo de una fosa olvidada a sus familiares. Esto ocurre cuando se identifica a los asesinados por la barbarie del franquismo. En otras ocasiones sin identificaciones positivas, la entrega se hace “al pueblo” del que procedían, en justo homenaje y recuerdo a los que una vez fueron sus vecinos.

El pasado sabado 9 de julio de 2016 se hicieron entrega en Casalarreina (la Rioja)  los restos de 11 personas  vecinos del pueblo y asesinadas en el oscuro año de 1936 en Fuenmayor, donde estuvieron olvidadas en el fondo de una fosa en el cementerio de ese pueblo.

13592327_10208734337449494_8086810700668644684_n

Acto de entrega en Casalarreina, fotografía propiedad de Diego Leonet Mayo.

En noviembre 2007 se exhumaron  previa solicitud de las familias a la ARMH para la búsqueda y exhumación de los cuerpos.

La página de la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica)  nos dice al respecto de la exhumación de 2007 lo siguiente:

“Las once víctimas fueron detenidas en su pueblo el día 8 de agosto de 1936. Por varios testimonios se sabe que fueron conducidos al ayuntamiento, siendo encerrados en él hasta el día 10 por la noche, se les subió en un camión y en éste les sacaron el pueblo con rumbo desconocido. Esto lo conocimos por el relato aportado por Don Ángel Urquiza Gamboa, hijo de una de las víctimas y que por aquellas fechas contaba con 13 años de edad. Este hombre vio como su padre y los otros detenidos eran subidos a un camión por un grupo de requetés, acercándose hasta él, momento en el cual uno de los guardias le golpeo con la culata de su fusil. Esa fue la última vez que a los detenidos se los vio con vida. Algunos testimonios aseguran que estos hombres fueron asesinados en las cercanías de las Bodegas Lan.

12768749933_c220ed0ff3_o

Restos humanos aparecidos en la exhumacion de Fuenmayor. Imagen propiedad ARMH.

Gracias a los datos obtenidos en el Registro Civil , sección de nacimientos del Ayuntamiento de Casalarreina no dejan duda que en el término de Fuenmayor, el 10 de agosto de 1936, se procedió a la ejecución de once hombres, cuya defunción fue registrada en diferentes fechas. Sus nombres son: Gregorio Salinas Negueruela, Cipriano Negueruela Fernández, Juan Llanos Varona, Pablo Álvarez Canal, Vicente Porres Lequerica, Ciriaco Fernández Barrio, Ángel Ruiz Urquiza, Saturnino Sánchez, Santiago San Martín, Pascual Saiz Vergara y Estanislao Ortún Ortún”.

http://memoriahistorica.org.es/s5-documentos/c46-libros-de-visitas/exhumacion-fuenmayor/

12769051354_22b498a8e4_o

Trabajos de exhumación en el fondo de una de las fosas del cementerio de Fuenmayor (La Rioja). Imagen propiedad ARMH.

Los cuerpos exhumados  yacían en tres fosas comunes en el cementerio de Fuenmayor, dos anexas donde se hallaron uno y ocho cadáveres y la tercera ubicada a metro y medio de aquellas, con otros dos individuos.

Emilio Elizondo, coordinador de las familias de las víctimas, afirma en el prólogo del libro de Tomás Llanos “Se los llevaron en el camión”  que “en Casalarreina el objetivo de los golpistas [siguiendo órdenes de violenta represión dictadas por el general Mola y el capitán Emilio Bellod] consistió en eliminar a todos los elementos que habían participado en la revolución de octubre de 1934, que habían destacado por su militancia en partidos de izquierda o en sindicatos agrarios, o por desempeñar cargos institucionales». Esos detenidos en 1934 y 1935 fueron liberados posteriormente por el gobierno de la República, pero la mayoría acabaron siendo represaliados en el 36”.

11295573

Presos en Alfaro en 1935, entre ellos doce vecinos de Casalarreina asesinados en el 36 y el alcalde Alfredo Martínez (con camiseta de tirantes), que consiguió escapar a Francia. Fotografía propiedad de Tomás Llanos en el libro “Se los llevaron en el camión”, editado por Piedra del Rayo. http://www.larioja.com/comarcas/201602/11/llevaron-fusilar-20160211003044-v.html

El álbum completo de la exhumación se puede ver en la página de ARMH en el link siguiente https://flic.kr/s/aHsjTiu6qB

El relato de la entrega en Casalarreina pertenece a la información publicada en facebook https://www.facebook.com/diego.leonet/posts/10208734673497895  por Diego Leonet Mayo y reproducida en CRONICAS A PIE DE FOSA con permiso de su autor y buen amigo.

“Hoy hemos acudido a la localidad de Casalarreina (La Rioja) para hacer entrega de los restos de once vecinos de la localidad que fueron exhumados en Fuenmayor. Lamentablemente solo se ha podido identificar a 3 de ellos.

Bloque de fotografías del acto de entrega en Casalarreina, propiedad de Diego Leonet Mayo.

Pero en el homenaje que se ha realizado ha servido para rendir homenaje a los 24 vecinos de Casalarreina que fueron asesinados en 1936, en la retaguardia, porque como ha dicho el historiador Tomás Llanos Justa, Casalarreina nunca fue un escenario de guerra.
Todavía quedan 13 vecinos sin aparecer sus restos.

Escuchar al alcalde de Casalarreina, Felix Caperos, hablar de Justicia, Verdad y Reparación me ha producido un vuelco en el corazón. Y cuando me he acercado para felicitarle por sus palabras hablando de Justicia Transicional he podido comprobar lo que he dicho en otras ocasiones: muchas personas están haciendo Justicia Transicional sin saber que lo están haciendo. Porque cuando se lo he comentado, me ha dicho que no conocía la Justicia Transicional, ni la Justicia Restaurativa. Pero sin saberlo lo han hecho y han hablado de ello”.

 Bloque de fotografías del acto de entrega en Casalarreina, propiedad de Diego Leonet Mayo.

Las tres personas identificadas son Cipriano Negueruela, Pablo Alvarez y Vicente Porres, que han sido entregadas a sus familiares. Los no identificados se han entregado igualmente “al pueblo” de Casalarreina, donde han regresado todos juntos tras 80 años en el fondo de una anónima fosa común en el cementerio de Fuenmayor.


NOTA.- La fotografía de cabezera es propiedad de Diego Leonet Mayo.

UGAO REMEMORA EL PASADO EN SU SEMANA HISTORICA ANUAL.

IMG_6407a

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


La localidad bizkaína de Ugao-Miraballes es un referente en cuanto investigación y divulgación sobre Memoria Histórica se refiere, más concretamente sobre historia de la guerra civil.

Tiene en la historia de la guerra civil un papel destacado, pues su territorio fue elegido para albergar un sector de la fortificación que pretendía defender Bilbao del ejército sublebado franquista, conocido popularmente como “Cinturón de Hierro”.

Dicho cinturón era una defensa pasiva construida en los montes, principalmente, que hacía como una frontera física de hormigón y hierro en forma de bunkeres, nidos de ametralladora, parapetos y muros aspillerados, conjuntamente con una amplia red de trincheras que los unía.

En el sector de Ugao-Miraballes los amigos del grupo Burdin Hesia Ugaon han desenterrado con sus propias manos varios bunkeres de esa construcción que con el paso del tiempo estaban ocultos entre la maleza y llenos de tierra, de los que apenas sobresalía del terreno unos centímetros.

El arduo trabajo llevado acabo, de forma altruista en sus ratos y tiempo libre, ha dado como resultado una visión de los mismos bunkeres para disfrute de los que los visitan.

Ugao-Miraballes tiene la suerte de tener, a pesar del tiempo pasado y de la destrucción sistemática a la que se llevó a cabo durante la postguerra de la gran mayoría de estas fortificaciones, un número de cuatro de ellos. Tres se localizan en el monte a escasa distancia del pueblo y uno en el mismo centro urbano, excavado hace ahora casi un año por Aranzadi con personal voluntario y promovido por la propia asociación Burdin Hesia Ugaon y Ayuntamiento. Este último es el único fortín de carretera que existe hoy en dia en Bizkaia y que servía para el control de la carretera de entrada y salida de la localidad, emplazado bajo uno de los arcos del ferrocarril Bilbao-Orduña.

12063429_924343264305415_7600082682188172932_n

Restos del fortín de carretera de Usila, Ugao-Miraballes, hallados en excavación en 2015. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Desde hace cinco años vienen organizando una serie de semanas históricas relacionadas con la misma y cuatro visitas guiadas teatralizadas. Para ellos no es nada nuevo ya que su compromiso y experiencia viene de años atrás.

Desde Frentes de Euskadi, grupo organizador junto a Burdin Hesia Ugaon, nos cuentan que ya han participado en varias escenificaciones teatralizadas, recreaciones para entendernos, en varios lugares de Bizkaia como Lemona (antes de la recreación de este año 2016), Larrabetzu y Monte Saibigaín (Mañaria). También fuera de Euskadi han hecho acto de presencia y de su buen hacer.

Esta “V SEMANA HISTORICA DEL “CINTURON DE HIERRO”, desarrollada entre el 12 y 19 de junio de 2016, tenía como tema “Semana del Gudari y Miliciano”. Comenzó el domingo 12 con la primera visita guiada teatralizada a las fortificaciones del Cinturón en Ugao, denominada “trinchera viviente”, tras la que se inaguró la exposición “AZKEN BATAILOIA”  (El último batallón) del fotógrafo Mauro Saravia. En este blog ya hemos comentado y realizado un reportaje sobre la misma. La muestra se emplaza en el Palacio Jane y estará abierta hasta el día 25 de junio.

Cartel de la Semana Histórica de Ugao y Palacio Jane, lugar de la exposición, conferencias y salida visitas guiadas al Cinturón de Hierro. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA y cartel BURDIN HESIA UGAON.

El día 14 se realizó un homenaje a las victimas de la guerra civil, en especial a las dos victimas por bombardeo fascista en la localidad Felix Urritikoetxea y Simón Aguirre.

Por la tarde se presentó una conferencia a cargo de Aitor Miñambres, Director del Museo Cinturón de Hierro de Berango (Bizkaia) con el tema “Policía Motorizada Vasca 1936-37″.

El jueves 16 se impartió la conferencia a cargo del historiador Francisco Manuel Vargas Alonso, con el tema “El Ejército de Euskadi”.

Ambas conferencias, la exposición y la primera visita guiada teatralizada fueron un autentico éxito.

El domingo 19, a pesar del cambiante tiempo inicial, se desarrollo con total éxito la segunda visita guiada teatralizada a los bunkeres del Cinturón de Hierro en la localidad bizkaina de Ugao-Miraballes.

La amenazante fina lluvia no impidió que un nutrido grupo de personas se dejara llevar de la mano de Burdin Hesia Ugaon a las defensas fortificadas cercanas.

En ellas además de una interesante explicación a cargo de miembros del grupo, una serie de actores-recreadores de Frentes de Euzkadi y Lubakikoak, nos  deleitaron con una escenificación sobre la guerra civil, forma lúdica de conocer la historia de otra forma, alejada de tintes políticos y militaristas.

La ruta, con visita guiada, a las fortificaciones existentes cuenta con el plato fuerte de la teatralización a los escenarios defensivos con asaltos bélicos. Los contendientes por un lado son las tropas nacionales que participaron en la toma de Ugao en 1937 y por otro las que defendieron el sector por el gobierno vasco y la república antes esos posibles ataques, que nunca ocurrieron ya que la zona se abandonó antes de la llegada de los fascistas  y que se replegaron a zonas del interior para reforzar otras zonas.

La visita comienza en la plaza de Ugao y se sube al primer fortín bunkerizado llamado de Iturrigorrialde, defensa de hormigón con pasillos estrechos a ambos lados, con los restos de un muro originalmente aspillerado para fusileria y un nido de ametradadora.

Restos del fortín Iturrigoalde I donde se desarrolla la primera escenificación teatralizada de la ruta al Cinturon de Hierro en Ugao. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Estos impresionantes actores amateurs viven la historia con pasión y se meten cada uno en su papel correspondiente. Si les toca de hacer de gudari nacionalista o de miliciano, anarquista, socialista o estar en el bando enemigo de requeté, falangista, moro o soldado de infanteria, no tienen prejuicios, es una obra de teatro. Al año siguiente puede que les toque hacer el papel contrario. Sin embargo les motiva el rigor histórico, para ellos es fundamental el dar al uniforme y a las armas la edad que le corresponde.

IMG_6386

El guía Iñaki García Uribe de Burdin Hesia Ugaon con el público en el fortín Iturrigoalde I. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Pertenecen al Grupo de Recreación Frentes de Euzkadi y Lubakikoak, donde la camaradería, amistad y buen hacer se nota rápidamente en el ambiente y compenetración. Su labor y años de experiencia en investigación y recreación hace que sean conocidos no solo aquí en Euskadi, sino que se les reclama para otras recreaciones en distintas partes del estado. Recientemente su primera recreación en Peña Lemona (relatada en estas páginas https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2016/05/25/pena-lemona-batalla-recreacion-y-exhumacion-de-combatientes/ ), fue un autentico éxito organizada por Frentes de Euskadi. A ella acudieron grupos recreadores de Andalucía, Aragón, Cataluña, Asturias y de Euskadi.

IMG_6404

Actores-recreadores ante el público asistente en el fortín Iturrigoalde I. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

En este primer emplazamiento comienza la guía teatralizada por los magníficos actores amateurs que recrean desde los uniformes y las armas  del ejército franquista hasta la historia que les ha llevado allí. Su lenguaje sencillo, sus explicaciones y el diálogo jovial con los visitantes hace que sea un momento distendido que evita en todo momento la real crueldad de la guerra y acerca la historia a niños y adultos sin entrar en asuntos militaristas o políticos. Ante todo es una obra de teatro al aire libre, que quede claro.

 

Bloque de fotografías de la teatralización en el fortín Iturrigoalde I. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

El segundo fortín en la ruta guiada es  Iturrogorrialde II, distinto que el anterior por su forma, más grande y con espacio interior para tropa o puesto de mando del conjunto defensivo, ya que tiene a cada lado dos fortines. Además esta defendido por dos nidos de ametralladora en lugar de uno con puesto de observación y dos pasillos de entrada y salida.

IMG_6416

Fortín de Iturrigoalde II esperando a los visitantes de la ruta. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

En ésta ocasión la escena teatralizada es la defensa del bunker por una escuadra conjunta de milicianos de distintos colores políticos y sindicales, CNT, PCE, Socialistas, etc. Cada uno lleva un uniforme y armas variadas y nos explican que están defendiendo el fortín para facilitar la retirada del resto de tropas, mientras esperan el rancho de la comida tras estar varios días sin probar bocado.

Bloque de fotografías en el fortín Iturrigoalde II. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

En otra ocasión, la escena teatralizada era la de un requeté carlista alavés que se  había quedado rezagado tras la visita de sus padres al lugar. Sus compañeros de armas en el ejercitó sublevado casi lo dejan herido al tomar el lugar al asalto lanzando una granada.

En ambos casos explican la forma contructiva del fortín, su uso y vida cotidiana en el frente.

Las tropas se repliegan al siguiente fortín, la bandera republicana al frente. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Y por último se abandona el lugar por el interior de una autentica trinchera, todo el público en fila hasta llegar unos cientos de metros más adelante al fortín de Beretxa.

De fortín a fortín a través de la trinchera original de comunicación, donde nos esperan con desconfianza. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

En ese fortín, también de tamaño grande, con espacio para tropa, muros aspillerados para tiradores de fusileria, tiene al final de un estrecho pasillo un nido de ametralladora en posición avanzada a modo de saliente. Delante de él y a los lados una maraña de alambradas para impedir el avance enemigo.

IMG_6462

El fortín esta defendido por alambradas y un nido de ametralladora. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

En esta ocasión los milicianos que se hallaban en el fortín anterior nos acompañan hasta el mismo y se suman a la dotación del mismo que esta compuesta por una escuadra de gudaris nacionalistas.

El fortín está defendido por una escuadra de gudaris y milicianos. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Mientras se suceden las explicaciones en un momento concreto se comienzan a escuchar disparos cercanos, es el enemigo que se acerca. Rápidamente se entabla un combate simulado con armas de fogueo, petardos y pirotecnia que dura unos minutos hasta que los dos bandos, ante la falta de munición, entablan un diálogo que acaba con la batalla de forma amigable.

Bloque de fotografías al finalizar la visita a los fortines. Sesión de fotos con los protagonistas, incansables actores amateurs que hacen de su trabajo una labor envidiable. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

Los aplausos son el pago que les damos todos los allí asistentes por su merecido esfuerzo y durante un rato nos hacemos fotografías con los participantes que nos recordaran el momento para siempre.

Ultimo bloque de fotografías con los protagonistas del acto y visita relámpago al fortín de carretera de Usila en el mismo Ugao. Imágenes CRONICAS A PIE DE FOSA.

La visita ha incluido el fortín de carretera con nido de ametralladora de Usila, excavado el año pasado y que se encuentra bajo el puente del ferrocarril. El año pasado los actores-recreadores posaban con sus uniformes y armas en el montículo de tierra que ocultaba su pasado.

IMG_6508

Fotografía de familia con el público asistente, recreadores, guía y miembros del Burdin Hesia Ugaon.

La serie de fotografías completa se puede ver en la página de CRONICAS A PIE DE FOSA en FLICKR.COM

https://flic.kr/s/aHskCHzGk9

También es interesante que se vea el video Burdin Hesiko Azken Gudariak” realizado por la asociación Burdin Hesia Ugaon correspondiente a las visitas guiadas de 2015 y que además tenemos incluido en nuestra página CRONICAS A PIE DE FOSA de Youtube en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=oIA5RWqVXWs&index=11&list=PLgtCggw8UMkS_TwPeCPl_Ur8MCKWr6HIj

EULOGIO OCHOA CHILLIDA, MILICIANO SOCIALISTA DESAPARECIDO EN COMBATE.

ASIER 8.a

Fue visto por última vez herido el 11 de junio de 1937 en el Cinturón de Hierro.


 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


El 11 de junio de 2016 se cumplen 79 años de la desaparición de Eulogio Ochoa Chillida, miliciano socialista del batallón UGT-4 “Karl Marx”. Fue visto por última vez, herido en una pierna, en el Cinturón de Hierro, en las inmediaciones de Larrabetzu (Bizkaia). Tenía 17 años.

La familia Ochoa Chillida, oriunda del pueblo alavés de Bóveda en el Valle de Valdegobía, en los primeros momentos de la rebelión militar fascista, posterior al 19 de julio de 1936, aportó a la defensa de la República democráticamente establecida a varios miembros de la misma. Los tres hermanos Ochoa; Jesús, Celestino y Eulogio de convicciones izquierdistas se alistaron como voluntarios a distintos batallones.

Jesús Otxoa se alistó al batallón socialista UGT-8, Celestino Otxoa al batallón comunista “Rosa de Luxemburgo” y el más pequeño de ellos Eulogio Otxoa al batallón socialista de UGT-4 “Karl Marx”.

ASIER 8C

Eulogio Ochoa Chillida vestido de miliciano con chapa de JSU y txapela con emblema de sanitario. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

Los dos primeros sobrevivieron a la guerra, no así el tercero de ellos, razón por la cual hacemos esta entrada en merecido homenaje a él y su familia.

Eulogio Otxoa Chillida nació en 1919 y cuando estalló la guerra en 1936 tenía 17 años, lo cual no le impidió alistarse como voluntario en las milicias socialistas de la UGT. Sus convicciones izquierdistas y su afán por defender su tierra de las fuerzas rebeldes le instaron a coger las armas.

El cuartel del batallón UGT-4 “Karl Marx” se hallaba la Universidad de Deusto de Bilbao y allí comenzaron el corto pero insistente entrenamiento militar. Se integra en la 3º compañía y en las nóminas de la paga quincenal del batallón aparece inscrito con el número de miliciano 12.195.

ASIER 7a

Eulogio Ochoa, agachado segundo por la derecha, posando con varios aspirantes a milicianos ante los muros del cuartel de UGT-4 en la Universidad de Deusto (Bilbao). Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

En varias fotografías aparece vestido siempre con mono de miliciano y en una de ellas con chapa identificativa de las milicias socialistas, la estrella roja de JSU (Juventudes Socialistas Unificadas). En unas lleva gorro cuartelero y en otras txapela con el emblema de la cruz roja de los sanitarios.

ASIER 5a

Eulogio Ochoa, de pie primero por la izquierda, con milicianos de su compañía del batallón UGT-4. En ella se aprecia también en los gorros los emblemas de la cruz roja de sanitarios. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

Su batallón dentro del organigrama del “Eusko Gudarostea” del Ejército Vasco era el nº 34 a cuyo mando estaba el comandante Andrés Suárez y se encuadraba en la IIº Brigada a cargo de Eugenio García Gunilla. Esta brigada tenía asignada la defensa del sector del Frente de Orduña (Bizkaia) con base en Artziniega (Alava).

Algunas compañías del batallón “Karl Marx” de UGT se trasladaron al sector  Artzeniega-Respaldiza y se instalaron en Pozoportillo. Primero las compañías del batallón UGT Nº 2 “Prieto” ocuparon posiciones en el sector al menos en diciembre del 36 y después el UGT Nº 4 “Karl Marx” permanecieron en Pozoportillo durante los meses de marzo y mayo de 1937, la inmediata en Los Altos de Añes y la siguiente situada en el monte Vallobera.

 En el monte que hay detrás del caserío cavaron una pequeña trinchera que vigilaba la sierra Salbada, donde se ubicaban las posiciones guarecidas por los requetés de la bandera del Tercio de Burgos. En un lado los del Valle de Losa (Burgos) y por otro lado los de Quincoces de Yuso (Burgos), reforzados a lo largo de los primeros meses de contingentes de requetés burgaleses de poblaciones como Briviesca y Soncillo, en las cumbres occidentales de la sierra Salvada y de Peña Angulo.

En junio de 1937 los milicianos se fueron al frente del Cinturón de Hierro en Larrabetzu dejando en su precipitada marcha, al abandonar en el caserío, municiones y bombas de piña.

En junio de 1937 su batallón es trasladado al “Cinturón de Hierro” en el sector de Larrabezu (Bizkaia), a una posición entre el monte Urkullu en poder republicano y el cercano Bizkargi en poder nacional.

ASIER 6a

Eulogio Ochoa, caído en el suelo, en esta imagen que parece de entrenamiento realizada en lugar desconocido. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

El libro “HISTORIA CRITICA DE LA GUERRA CIVIL EN EUSKALDI (1936-37)” del Comandante de Gudaris, Jefe de la Vª División Vasca Pablo Beldarían, nos dice en el capítulo XIII “ Día 11 de junio en la periferia del cinturón, el monte Urkullu perdido y contraatacado”:

“El monte Urkullu (371), se le debe relacionar como punto de apoyo en una línea de vanguardia del Cinturón, en el sector de Gastelumendi (322), por donde el enemigo se hallaba más próximo, a poco más de un kilómetro. Otro apoyo lo constituía la lomada de Montañazarreta (130), a lo largo del arroyo de Iberburu, por su margen izquierda, que protegía un poco a los pueblos de Fika y Gamiz. Por ambos sectores fuimos atacados el día 11 de Junio, víspera de lo que sería después en el mismo Cinturón.

En la depresión occidental del cordal de Bizkargi (556), está el alto de la carretera de Artzabalagane (334). Desde el inicio del quebranto, por la cota (369) y hasta la carretera, defendía el bon. UGT-4. Esta posición había estado a cargo del UGT-2, luego de ser desalojado de la cima del Bizkargi hacía un mes, el 11 de Mayo. A los pocos días fue relevado para ir a defender un poco a la izquierda, en el propio Urkullu.”

Más adelante, después de una breve descripción de la zona a defender de los ataques nacionales y las líneas de fortificación vasco-republicana, nos vuelve a informar sobre el batallón UGT-4.

“Por la mañana del día once de junio fue atacado el Urkullu en las dos posibles direcciones: por la cara Norte amagando, dada la sensible desventaja de altura, y por el lado del Bizkargi, flanqueado de verdad.

Este flanqueo, iniciado sobre la cota (369), tuvo resultado enseguida. La abundante artillería, emplazada ya para romper el Cinturón, había centrado sus tiros sobre ella, y las ametralladoras asomando por ambas caras del Bizkargi, cruzando fuegos, haría insostenible la posición de la cota.

El UGT-4 fue desalojado antes del mediodía, evacuando la mayoría de sus hombres por el arroyo de Goikolexea. Parece que tuvo algunas bajas.”

 

Esta línea de defensa fue la última ante la cercana fortificación del “Cinturón de Hierro” que protegía Bilbao, por lo que su caída y pérdida trajo fatales consecuencias.

Los combates del día 11 de junio fueron el principio de la rotura del frente, ya que el lugar fue ampliamente bombardeado tanto por la artillería nacional y alemana como por la aviación nazi e italiana.

La caída del Urkullu fue inminente y los consabidos contraataques posteriores dejaron más muertos en sus laderas.

Como era de esperar, se preparó el contraataque nocturno a la posición perdida durante el día, y en la que participaron entre otros batallones los supervivientes del UGT-4. Dicho contraataque lo tenemos en el relato de la mano del periodista del bando nacional Pedro Gómez Aparicio, cita procedente del mismo libro “Historia crítica de la guerra en Euskadi”:

“Desde el comienzo de la ofensiva, todo avance nuestro era seguido en la misma noche de un furioso contraataque contra las posiciones que unas horas antes habían perdido. Mienten quienes al referirse a las huestes rojas, no lo hacen más que con el calificativo de cobardes, o con la afirmación gratuita de que huyen apenas se ve el peligro. Se ha producido, a través de toda la guerra, el hecho inaudito de que los vencidos, desalojados de sus posiciones trataron indefectiblemente de reconquistarlo a las pocas horas.

ASIER 4a

Eulogio Ochoa, primero de pie por la izquierda, haciendo prácticas tras un muro en lugar desconocido. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

En lo que va de año 2016 se han exhumado 3 combatientes republicanos en Larrabetzu, dos de ellos en el monte Urkullu. De momento sólo uno de ellos tenía chapa de identificación, Ramón Portilla Acedo, miliciano de la CNT del batallón “Celta”, uno de los batallones que defendían el monte y participó en los contraataques.  Puede haber más enterrados en las inmediaciones, pero es difícil dar con ellos.

Sabemos que Eulogio Otxoa Chillida sobrevivió a los bombardeos tanto aéreos como de artillería y que su batallón fue desalojado de la posición que defendía en lo alto del puerto que separa Morga de Larrabetzu. También conocemos que cayó herido en una pierna y que fue visto por última vez en el Cinturón de Hierro, posiblemente en el pueblo de Larrabetzu.

Desconocemos si fue herido en ese ataque del día 11 o en los ataques nocturnos del ya entrado día 12. Suponemos que si fue herido el 11 no pudo participar en los ataques nocturnos y que la persona que le vio tuvo que ser en un momento entre la retirada del frente, desalojada por la mediodía, y su evacuación al interior del Cinturón o al propio pueblo de Larrabetzu, que es donde estarían los hospitales de campaña más cercanos. Nuestra idea es que se le pudo ver en las cercanías de Larrabetzu camino de algún puesto de socorro o de los mismos hospitales, mientras bajaba de la posición perdida y evacuada, por su propio pie al igual que otros compañeros suyos.

ASIER 3a

Eulogio Ochoa, el primero por la izquierda, con varios compañeros de su batallón realizada en lugar desconocido. Fotografía cedida a los autores y propiedad de la familia Ibarrozaza Ochoa.

Una monja adscrita a sanidad militar fue testigo de que Eulogio estaba herido pero vivo y así se lo contó meses después a un familiar que regresó del exilio francés. Este relato nos da una pista a cerca de que el lugar donde fue visto, tuvo que ser necesariamente cercano a algún puesto de socorro sanitario alejado del frente, ya que las monjas-enfermeras no se acercaban a los campos de batalla sino que operaban en retaguardia.

La familia, con ese relato esperanzador, le buscó por los hospitales y demás lugares donde podría encontrarse una persona herida.

También podría suceder que aún herido hubiera continuado luchando hacia el interior del Cinturón y continuar hacia Artxanda en Bilbao. La familia siempre ha creído que fue entre Larrabetzu y Artxanda donde desapareció. Por ellos sabemos también que Eulogio Ochoa iba documentado en el momento de su desaparicion.

La realidad es que herido, con dificultades para andar, moverse y escapar del enemigo no le permitiría llegar muy lejos. ¿Murió de sus heridas después, fue hecho prisionero y pasado por las armas por los nacionales? ¿Está su cuerpo enterrado en alguna olvidada fosa de guerra no hallada aún o fue cuidadosamente enterrado por algún baserritarra (casero) bondadoso, como ya hemos visto en algún caso, y que el relato y lugar de reposo se ha perdido para siempre?

Lo que sucedió después es un misterio, su cuerpo no apareció, no hay acta de defunción en ningún lado y ni siquiera esta dado por desaparecido oficial en el listado de “muertos y desaparecidos” del Gobierno Vasco durante la guerra civil.

No es el único, tenemos muchos más casos similares, desaparecidos en combate y donde su nombre no consta en ningún registro.

De Eulogio Ochoa Chillida sólo queda el recuerdo de su familia, algunas fotos de su pasado como miliciano y su nómina de la última paga del batallón sin cobrar el 15 de junio de 1937, la casilla de su firma esta vacía.

La familia aún lo busca.

 

 

FUENTES CONSULTADAS.

Entrevista personal con Mireia Argoitia, familiar de Eugenio Ochoa Chillida.

Historia crítica de la guerra en Euskadi (1936-37). Pablo Beldarrain. IKE. S.S 2012.

https://elgajedeloficio.wordpress.com/2015/12/19/requetes-del-kalamua-que-mal-lo-vais-a-pasar-porque-se-ha-corrido-la-noticia-de-que-negrete-va-a-atacar/

PEÑA LEMONA; BATALLA, RECREACION Y EXHUMACION DE COMBATIENTES.

omenaje4

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


 

Entre el 26 de mayo y el 5 de junio de 1937  el monte Peña Lemona- Lemoatx (Lemona, Bizkaia) fue el escenario de feroces combates entre el ejército vasco-republicano y las fuerzas facciosas de Franco y compañía.

Ese monte tenía una función estratégica de gran importancia pues era la antesala de la fortificación diseñada para evitar la caída de Bilbao a través del “Cinturón de Hiero”. Por tal razón la conquista y mantenimiento de ese lugar fue la causa de las luchas por el mismo. Su posesión tenía, para las tropas franquistas, un gran valor militar y estratégico, ya que la posición ejercía una fuerte amenaza sobre las líneas defensivas vascas.

La defensa de ese monte por las fuerzas republicanas vascas y asturianas, fue heroica y en sus inmediaciones dejaron la vida cientos de jóvenes combatientes de ambos bandos, unos para proteger la libertad y otros para arrebatársela.

LA BATALLA.

El relato de los hechos nos dice que el El 29 de mayo la IIª Brigada de Navarra arrebataba Peña Lemona a la IVª Brigada vasca.

En la madrugada del 2 de junio de 1937 la 1ª Brigada Expedicionaria asturiana contraatacaba en Peña Lemona por orden del mando vasco pero la acción resultó un fracaso. Las unidades asturianas estaban bastante cansadas y desgastadas en luchas desde que llegaron en el mes de abril en ayuda de los vascos.

Para la reconquista del monte se escogió la VIª Brigada vasca,  comandada por Manuel Cristóbal Errandonea y Jaime Urkijo, su capitán ayudante. Esta brigada era considerada de choque y estaba formada por los batallones Rosa Luxemburgo (PCE), Rebelión de la Sal (EAJ-PNV) y Amuategui (JSU).

El monte estaba defendido por las fuerzas militares fascistas del Regimiento Arapiles y Requetes del Tercio de San Ignacio.

La hora H fue a las 8 en punto de la mañana del 3 de junio, con un ataque masivo por parte de la artillería  y morteros  a las alturas de Peña Lemona. Media hora después se lanzaron los carros y la infanteria. Por su parte el batallón Dragones que ya había llegado al lo alto a través de la cantera, sorprendió a los requetes del Tercio de San Ignacio que no se esperaban el ataque por ese lugar tan inaccesible. El batallón Dragones había subido por la cantera calzado con alpargatas cedidas por otro batallón, para acercarse a lo alto y sorprender al enemigo, sin hacer ruido y lanzarle una lluvia de granadas y bombas de mano. Esa era la señal esperada para lanzarse en bloque sobre la peña y los batallones de la VIª Brigada vasca, protegidos de nuevo por la artillería, entraron en combate. El ataque coordinado se realizó por tres zonas o flancos; el flanco izquierdo y centro avanzaron los batallones Rosa Luxemburgo y Amuategui, protegidos por tres tanques Trubia Naval;  y por el flanco derecho el batallón Rebelión de la Sal apoyado por el medio batallón de Dragones que ya había hecho su entrada triunfal por la cantera y una compañía del batallón Saseta de ametralladoras que llegó tarde al “baile”.

13179111_1689364714649736_2819558184876676574_n

Plano esquemático de la Batalla de Peña Lemona del día 3 de junio de 1937. (“Diario de un Gudari en el Frente de Euzkadi” de Jaime Urkijo).

A las 9  de la mañana se conquistaba Peña Lemona a un alto precio. Se cita en varios libros a los mandos caídos en combate  durante el ataque; entre ellos murieron Juan Ibáñez Ayesa, comisario político del batallón Dragones y miembro del comité nacional de las JSU de Euzkadi, Martín Echevarrí, comandante del batallón Amuategui y Jacinto Carmona, comandante del Rosa Luxemburgo. Sin embargo poco a nada se dice de los muertos de tropa, esa carne de cañón malgastada inútilmente.

PEÑA LEMONA

Diario TIERRA VASCA de ANV del 4 de junio de 1937. (Biblioteca Diputación Foral de Bizkaia).

Somos conscientes de que la pérdida de vidas por ambos ejércitos contendientes fue elevada, tanto de un bando como de otro. Sin embargo citamos solo los republicanos porque los restos que se han exhumado y aún quedan enterrados ocultos en ese monte son de ellos. Los cuerpos de soldados del ejército franquista caídos en combate fueron retirados por ellos mismos, salvo alguna excepción que podría confirmarse si aparece algún resto algún día.

Hasta ahora hay datos que nos dicen que por lo menos hubo unos 132 muertos republicanos, 44 de ellos muertos el día del ataque del 3 de junio. El resto en jornadas anteriores y posteriores en ataques y contraataques. Estos proceden del listado de muertos y desaparecidos del Gobierno Vasco, que como veremos no esta completo, ya que con total seguridad murieron muchos más sin contar los desaparecidos que no están en ese listado y que en los últimos años  Aranzadi esta encontrando y exhumando en ese monte.

Hasta el momento de escribir estas líneas se han exhumado 5 combatientes, los últimos el pasado 21 de mayo de 2016, pero sólo se ha podido identificar a uno de ellos gracias a la chapa de identificación que portaba, Hilario Blanco Reguero. Este gudari de Barakaldo (Bizkaia) pertenecía al  batallón  nº 28 “Barakaldo” de la UGT y tenía el número 72865. Este gudari desaparecido tampoco constaba en el registro, aunque hay otro con su mismo nombre y primer apellido natural de Santurtzi y muerto en el Hospital de Basurto (Bilbao), era comunista, del Batallón Karl Liebknecht,  con el que en un principio pudo confundirse.

Clip_31

Fotografía Aranzadi. (https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2015/07/22/el-soldado-gudari-de-pena-lemona/)

Del resto de combatientes hallados y exhumados ninguna identificación posible pues no llevaban o perdieron la chapa de identificación que portaban. Con ellos hacemos 137, pero la lista aún no ésta completa tampoco. Para poner luz en este tema cotejamos el listado de Luís Miguel Cuervo, infatigable investigador asturiano y luchador por la memoria histórica , en el que nos aporta nuevos datos. Su listado, actualizado a 2015 nos dice que 5 milicianos asturianos murieron en ese monte junto con los vascos. Con ellos tenemos ya una cifra de 49 muertos,  lejos de los “cientos” que citan las crónicas.

A muchos de estos combatientes es posible que sus propios compañeros los enterraran de forma precipitada, ante el avance enemigo, con una fina capa de tierra o piedras.

Hoy en día el monte de Peña Lemona alberga un área recreativa donde casi con seguridad haya debajo alguna fosa de guerra, pero también quedan muchos lugares llenos de vegetación donde hasta ahora se han encontrado restos. También Peña Lemona tiene toda una red de trincheras defensivas, que con acierto el ayuntamiento de Lemona y  Aranzadi están recuperando con campos de trabajo cada año.

11752616_885892168150525_5976123583947095463_n

Trincheras recuperadas sobre las que se realiza la recreación historica de la Batalla de Peña Lemona. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Estas trincheras recuperadas han servido el pasado 21 de mayo para realizar un capítulo más de memoria histórica, pues la recreación militar de episodios bélicos con fines lúdicos y culturales, es otra forma de recordar a los caídos, de enseñar a la gente la guerra de una forma amena pero con todo rigor histórico, sin dejar de lado el homenaje y reconocimiento a los que dieron su vida por la libertad y la democracia.

Que mejor forma para explicar esto, con una interesante reflexión que los amigos de recreación Grupo Frente del Nalón publicó en Facebook con motivo de está primera Recreación Batalla de Peña Lemona.

“Pero a la hora de rememorar y divulgar la Historia de la Guerra Civil debemos tener siempre presente que posiblemente a unos metros de donde realizamos nuestras representaciones quizá descansan los restos de los protagonistas reales. Esto lo hemos evidenciado el pasado fin de semana en la Peña Lemona, un enclave vizcaíno antesala del famoso “Cinturón de Hierro” donde se produjeron intensos combates en 1937, con participación de fuerzas de choque asturianas que acudieron a Euskadi en apoyo de sus correligionarios vascos. Lo que sí nos incumbe como recreadores y recreadoras de aquel trágico episodio bélico, es representarlo con respeto y consideración hacia sus víctimas, teniéndolas siempre presentes”.

LA RECREACION.

La primera Recreación Batalla de Peña Lemona 2016 ha sido organizada con acierto por el Grupo de Recreación Frentes de Euzkadi y la participación de grupos de recreación histórica de todo el Estado; Asturias, Cataluña, Aragón, Andalucía,  Euskal Herria, etc, que de forma regular recrean y conmemoran batallas emblemáticas de la guerra civil. La recreación se ha centrado en la jornada de la reconquista del monte el día 3 de junio de 1937 por parte de la VIª Brigada Vasca.

Mosaico de fotografías de la recreación del día 21 de mayo. Imagenes Aitor Cabezas y CRONICAS A PIE DE FOSA.

En éste mismo blog tenemos un acceso directo al canal de youtube de CRONICAS A PIE DE FOSA  para ver el video que grabamos ese día “RECREACION BATALLA PEÑA LEMONA 21 DE MAYO DE 2016” https://www.youtube.com/watch?v=V3QSVwbXIBM

LA EXHUMACION.

Paralelamente a la recreación, no muy lejos de allí y en las inmediaciones de la ermita de San Antolín se practicaba la exhumación de los tres combatientes hallados. Como decíamos antes, la parte final de la exhumación de los restos se dejó para la misma jornada del 21 de mayo, fecha también de la recreación histórica.

En la fosa descubierta por miembros de Euskal Prospekzio Taldea (Grupo de Prospección Vasco) de Aranzadi se hallaron los restos de tres combatientes republicanos, uno de ellos gudari del Eusko Gudarostea por la hebilla de cinturón del Gobierno vasco que llevaba. Los otros dos se desconocen, posiblemente también gudaris.

El trabajo más costoso de la exhumación ya lo habían realizado los compañeros de Aranzadi la semana pasada, con la excavación y muestra de los restos óseos hallados. El trabajo se alargó porque en el momento de la excavación se pensaba encontrar sólo un cuerpo y finalmente aparecieron tres.

Mosaico de fotografias de la exhumación de San Antolín, Peña Lemona el dia 15 de mayo de 2016. Imagenes de Txato José Angel Etxaniz Ortuñez.

CRONICAS A PIE DE FOSA participó en la exhumación de la segunda jornada, ya que en la primera de la semana anterior, el trabajo lo impidió. Como no puede ser de otra forma, nos pusimos el uniforme de Aranzadi y a currar. Limpieza del lugar, cribado de la tierra y logística en general nuestra labor principal, el resto para nuestros magníficos técnicos, eso sí, bajo la atenta mirada del “jefe” Paco Etxeberría.

Se trata de tres varones jóvenes, cuya edad rondaba los 20 años, sepultados en el agujero que había dejado la explosión de una bomba de aviación.

Solo uno de ellos llevaba correaje y cartucheras  de tela engomada de fabricación vasca (Gomas Garay) con munición para el fusil Mauser español del calibre 7×57 mm de fabricación también vasca, además llevaba una pequeña cadena con un crucifijo de cobre. Otro portaba varias monedas del Gobierno de Euzkadi de 1 y 2 pesetas en el lugar donde debió estar su bolsillo y se le veía aún la cremallera de un mono de miliciano. Y al  otro las botas con suelas de clavos. Desgraciadamente ninguno de los tres llevaba chapa de identificación.

A simple vista los cuerpos están alineados de forma aparentemente improvisada, unos junto a otros, pero el del medio en posición contraria a los otros dos. Parece ser que fueron enterrados por sus compañeros de batalla o por soldados enemigos.  Tampoco descartamos que los vecinos civiles de la zona enterraran los cadáves, así aprovecharían los cráteres de las bombas para hacer más rápidos los enterramientos con el mínimo esfuezo. Aunque también es verdad  que tenían ordenes expresas de acercarse al lugar de batalla para impedir recoger material de guerra.

Después de un combate llegan las tropas del servicio de recuperación para recoger fusiles, cajas de munición, granadas y cuanto material bélico pueda servir. Estos mismos hombres eran los encargados habitualmente de enterrar a los muertos de los dos bandos, a veces con la ayuda de algún paisano concreto autorizado para ello.

Hay dos testimonios interesantes sobre este asunto, el primero de Pedro Gómez Aparicio, periodista que llego con el ejército nacional, dice que en el monte Urkullu (Larrabetzu), las tropas nacionales entierran en las trincheras vascas a unos 200 gudaris. El segundo es el de un cura que subió a Peña Lemona después de la batalla y vió que había unas 60 tumbas con cruces de madera, lo que indica que los enterramientos los hicieron los gudaris mismos.

Mosaico de fotografías de la exhumación día 21 de mayo. Imagenes de  Aitor Cabezas y CRONICAS A PIE DE FOSA.

A medio día ya teníamos el trabajo hecho, sólo faltaba la extracción de los restos y estábamos pendientes de la recreación histórica que se iba a celebrar al lado. La exhumación final se hizo tras la fenomenal recreación de “La Batalla de Peña Lemona”, poco antes de llover a mares.

La presencia institucional al acto corrió a cargo de Mónica Hernando, Directora de Derechos Humanos del Gobierno Vasco y de la alcaldesa de Lemona Saioa Elejabeitia, quien colocó un ramo de flores al pie de la fosa.

Pero aún nos dio tiempo a celebrar un sencillo, bonito y emotivo homenaje a nuestros tres combatientes republicanos exhumados, una guardia de gudaris rindiendo honores y una salva de disparos al aire como colofón final de una jornada entrañable.

omenaje4

Guardia de gudaris y salvas de honor al pie de la fosa. Imagen Aitor Cabezas.

También en el canal de youtube de CRONICAS A PIE DE FOSA tenemos un corto video del homenaje titulado “HOMENAJE EXHUMACION GUDARIS PEÑA LEMONA 21 MAYO 2016” https://www.youtube.com/watch?v=uyIe3NS32mQ

FUENTE PRINCIPAL

“Diario de un Gudari en el Frente de Euskadi”. Jaime Urkijo. I.K.E. 2014.

PEDRO URIGUEN PEREA YA DESCANSA ENTRE SU FAMILIA.

101_0204

“sin memoria, no hay identidad”

(Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno Vasco y Consejero de Administración Pública y Justicia).


 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Entrega de los restos y reconocimiento público.

Hoy 8 de mayo de 2016 ha sido el día elegido para devolver a su familia los restos identificados, mediante ADN, del gudari del batallón Otxandiano asesinado por los fascistas en 1937.

Recordemos que ya en éste blog en la sección  “Combatientes de la republica 1936/39” hacíamos estos pasados días una reseña de Pedro Uriguen.

 Pedro Uriguen Perea de Etxano (ahora Amorebieta-Etxano. Bizkaia) tenía 25 años y pertenecía al batallón Otxandiano del Eusko Gudarostea (Ejército de Euzkadi) cuando desapareció asesinado.

Su historia nos cuenta que durante el bombardeo de la aviación legionaria italiana sobre Durango, el 31 de marzo de 1937,  cayó herido en la rodilla por metralla. A pesar de sus heridas llegó hasta la zona de Marmiz, donde fue recogido por unos vecinos que le ocultaron en el caserío.

Finalmente los rebeldes franquistas pasaron la zona y fue hecho prisionero donde estaba oculto tratando de recuperarse de sus heridas. Un soldado nacional, posiblemente un suboficial u oficial del ejército franquista, tratando de hacerse el héroe ante sus soldados, sacó su pistola reglamentaria y se la puso en la cabeza. El rebelde sabía perfectamente por el uniforme y las insignias que llevaba, que el soldado era un gudari (soldado vasco) y que para los nacionales todo lo vasco era “ rojo separatista” y “antiespañol”. Le quiso obligar por dos veces que dijera “ Viva España” y por dos veces obtuvo el silencio como respuesta y a la tercera en una explosión de valentía y arrojo viendo que su fin era inmediato, dijo en alto “ Gora Euskadi Askatuta” (Viva Euskadi Libre) e inmediatamente le descerrajó un tiro en la cabeza matándolo allí mismo.

Su cuerpo fue enterrado por los vecinos y el lugar fue recordado por testimonios de familiares y de los caseríos de la zona hasta ahora.

A finales de agosto de 2015 en Marmiz, Mendata (Bizkaia) se hacía la exhumación de su cuerpo enterrado en una fosa, donde la Sociedad de Ciencias de Aranzadi realizó la prospección arqueológica en la zona para desenterrar  sus restos. Los arqueólogos hallaron restos óseos de una persona y consiguieron extraer algunos huesos como el cráneo o el fémur, a los que se les tomó muestras de ADN para su identificación.”.

imtfs3

Pedro Uriguen Perea (fotografía familiar)

Después de estos pasados meses la identificación positiva a servido para poder entregar a la familia sus restos, en un acto público de reconocimiento en el que han participado; por parte del Gobierno Vasco Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno Vasco y Consejero de Administración Pública y Justicia y Monika Hernando Directora de Víctimas y Derechos Humanos, el alcalde de la localidad de Mendata Joseba Maella y por parte de la Sociedad Aranzadi que rescató los restos, Lourdes Herrasti y Paco Etxebería, antropólogo forense.

Ha sido un acto emotivo realizado por el propio Ayuntamiento y en el han participado tanto el Consejero del Gobierno Vasco, el alcalde de la localidad y representantes de la familia de Pedro Uriguen.

Junto a la urna con los restos se hallaban unas cajitas de madera con varios de los objetos hallados junto al cuerpo exhumado, botones, munición y entre los que destacaban un juego de cuchara y tenedor de los usados comúnmente por los soldados en el frente de guerra.

Material gráfico del acto de entrega de Pedro Uriguen Perea a los familiares. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA)

Quizás la intervención más llamativa y reivindicativa ha venido de la mano de Josu Erkoreka, quien ha indicado que, “sin memoria, no hay identidad” y “una identidad bien construida, bien establecida, tiene que descansar necesariamente sobre una memoria bien construida”.

Así mismo ha señalado que la entrega de los restos mortales de Uriguen a sus familiares ha sido un acto “muy emotivo” y de “estricta justicia”. “Lo que perseguía era no solamente recuperar una parte de la historia, sino, sobre todo, construir sobre ella la memoria de lo ocurrido, que define nuestra identidad presente”.

Y por último ha mostrado su reconocimiento a Pedro Uriguen, una persona que “luchó en defensa de la libertad, de la democracia en Euskadi”. “Era obligado un reconocimiento público”.

Dentro del relato familiar se han conocido detalles íntimos sobre como se supo donde estaba el cuerpo del gudari asesinado. La investigación llevada a cabo nos relata que el cuerpo fue encontrado por un vecino de un caserío próximo, que lo enterró en secreto en un lugar oculto marcado por una cruz.

Posteriormente, envió de forma anónima a un convento de Zornotza la documentación del soldado muerto y las indicaciones del lugar donde estaba enterrado. La casualidad hizo que en ese convento vivieran dos hermanos del gudari, lo que permitió a la familia colocar en el lugar una cruz y una fotografía en el que depositaban cada año un ramo de flores para honrar su memoria.

Imagenes del momento de la exhumación en agosto de 2015. 

http://www.irekia.euskadi.eus/es/news/27896-giza-eskubideen-zuzendaria-mendatako-prospekzioetan-izan-gerra-zibilean-hildako-gudarien-gorpuzkiak-ateratzen

Ese lugar fue el que en agosto de 2015 los técnicos de Aranzadi dieran con los restos óseos de Pedro Uriguen y que gracias a su identificación, han podido reencontrarse después de 79 años nuevamente con su familia.

BATALLA DE LOS INTXORTAS EN ELGETA (GIPUZKOA).

13087379_1047103635362710_3228571356085669364_n

“Fiesta, recreación, historia y homenajes”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

El 24 de abril de 2016 se ha celebrado un acto muy interesante, en primer lugar “patriótico” y en segundo “homenajístico” a todos los hombres y mujeres que defendieron ese monte en los días negros de la guerra civil ocasionada por la rebelión y golpe de estado del ejército contra la república.

Con motivo de los actos conmemorativos de la “batalla de los Intxortas”, en Elgeta (Gipuzkoa), que se desarrollaron en 1937 durante más de 7 meses y permitieron que Bizkaia fuese la última provincia vasca en ser republicana, se han recreado esos combates dentro ” Del Día de la resistencia”.

La organización ha sido una vez más a cargo de Intxorta 1937 Kultur Elkartea y el propio Ayuntamiento de Elgeta.

Los actos de ese día se han desarrollado, en ambiente festivo, desde primera hora de la mañana, comenzando con el recibimiento a los gudaris y milicianos, que una vez formados y armados, han ascendido a la ermita, donde se halla el monolito conmemorativo de la batalla al que han rendido honores. Después se ha ascendido, en formación amenizada con txistularis, hasta el lugar de batalla detras de las banderas donde ya nos esperaba un importante número de público, a pesar de la amenaza de lluvia y humedad reinante.

Una vez ocupadas las posiciones a lo largo de una amplia trinchera defensiva, los gudaris y milicianos republicanos han esperado pacientemente la llegada del “enemigo” Este a aparecido al fondo, a lo lejos, llegando en fila y a preparado el ataque con 4 batallones, el primero, y que comenzaba el ataque, de falanquistas, el segundo un tabor de tropas regulares moras, tras ellos una compañía carlista y cerrando el ejército rebelde un batallón  de infanteria con apoyo de artilleria.

El ataque  enemigo ha causado rápidamente los primeros prisioneros republicanos que, de inmediato, han sido fusilados a pesar de las disputas entre sus propios mandos. Una vez retirados de la vista del público ha comenzado el ataque a la colina defendida por los batallones vascos. El ataque ha sido duro y ha sido rechazado hasta en cuatro ocasiones por los valerosos defensores, llegando el último ataque hasta las mismas trincheras. Después de media hora de intercambio de disparos y artillería, la batalla ha terminado con la victoria de los defensones de gudaris y milicianos republicanos y el enemigo ha huído lentamente mientras recogia sus muertos y heridos por toda la colina.

CRONICAS A PIE DE FOSA a participado activamente, como reportero de guerra, en dicha batalla, primero tras las lineas enemigas consiguiendo imágenes en exclusiva y ha sorteado más de un disparo. Afortunadamente conseguimos llegar a las lineas defensivas republicanas poniéndonos a salvo para  documentar la victoria de nuestras tropas.

13102905_1047135182026222_1207867053106809386_n

Armas del reportero de guerra de CRONICAS A PIE DE FOSA, la txapela de gudari, las credenciasles y la cámara fotográfica.

Acabada la batalla se ha regresado a Elgeta y se ha rendido un merecido homenaje a las mujeres represaliadas del franquismo, personificado en 40 mujeres, milicianas, sanitarias, presas, sindicalistas y de más profesiones involucradas directamente con la guerra e indirectamente con la represión posterior. Se ha desarroyado en el frontón y al mismo ha acudido una gran cantidad de público al que nos hemos sumado.

Hemos realizado una impresionante cantidad de fotografías que hemos colgado en facebook y al que se puede acceder desde los siguiente enlaces. Son cuatro albumes.

BATALLA DE ELGETA. Recreación batalla de los Intxortas.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047103512029389.1073741833.100001892503704&type=3&pnref=story

BATALLA DE ELGETA . 2ª PARTE. Antes y después de la batalla.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047119838694423.1073741834.100001892503704&type=3

BATALLA DE ELGETA . 3ª PARTE. Plaza, homenaje al monolito y entrega de armas.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047130325360041.1073741835.100001892503704&type=3

BATALLA DE ELGETA . 4ª PARTE. Homenaje a 40 mujeres represaliadas del franquismo en Elgeta.” El día de la resistencia”.

https://www.facebook.com/triskel.bilbao/media_set?set=a.1047140808692326.1073741836.100001892503704&type=3

BURGOS LUCHA POR BORRAR SU NOMBRE DE “CAPITAL DE LA CRUZADA”.

IMG_20160416_140131

“…exhumamos a los asesinados por política…porque por política los mataron”

(Francisco Etxeberría)


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Durante este fin de semana se han realizado en la provincia de Burgos dos actos sobre Memoria Histórica que han sido un antes y un después en el interés social despertando no sólo a sus propios vecinos, sino a toda la sociedad.

El alcance de los mismos ha superado con éxito el esperado en ambos actos de homenaje, alcanzando cuotas inimaginables hace años.

Algo está cambiando en Burgos, esa “Capital de la Cruzada” donde Franco instauró su “reino” de terror. Pero no nos creamos que ya está el trabajo hecho, ni mucho menos, siempre habrá alguien interesado en “volver a tiempos mejores”.

La sociedad burgalesa ha ganado dos batallas recientemente, la primera contra la humillación por impedir el homenaje que los familiares del General Yague pretendían realizarle en Burgos, que incumple y viola la Ley de Memoria Histórica. La segunda por organizar, permitir y apoyar con su presencia todos los homenajes que se han celebrado en la provincia a los represaliados del régimen asesino franquista, nacido de un violento golpe de estado contra la Legalidad constitucional de la República, elegida democráticamente por todos el 14 de abril de 1931 y enterrada en fosas el 16 de julio de 1936.

HOMENAJE Y ENTREGA DE LOS RESTOS DE PRESOS IDENTIFICADOS EN VALDENOCEDA.

Este acto tiene ya una amplia implantación y reconocimiento social para con las familias de los presos represaliados del penal de Valdenoceda, autentico campo de exterminio de la crueldad fascista del franquismo.

La Asociación de Familiares y Amigos de Fallecidos en el Penal de Valdenoceda tiene constancia documental de, al menos, 154 presos enterrados. de aquel penal, que murieron de hambre y frío y fueron enterrados en una parcela de Instituciones Penitenciarias.

Recordemos que los trabajos de exhumación realizada por técnicos de la Sociedad Aranzadi se llevaron a cabo en el año 2007 y sólo se pudieron exhumar 116 cuerpos.

Sin embargo hoy se sabe desde la propia Asociación y también desde Aranzadi, que al menos 38 personas han quedado enterradas en el cementerio viejo o debajo de los enterramientos nuevos que se produjeron desde 1989.

A lo largo de estos últimos años se han venido haciendo homenajes a las victimas y desde 2013 se hacen emotivas entregas  en esos mismos homenajes en el cementerio de Valdenoceda.

Hasta ahora las entregas de restos se han realizado de la siguiente forma: la primera entrega de 15 restos identificados de presos del penal  se realizó en el año 2010 en Madrid; la segunda también  en Madrid en el año 2013 con la entrega de los restos de 5 presos identificados; el año siguiente 2014 se entregaron 23 restos identificados; en  el año 2015 fueron 11 los identificados y entregados; y finalmente este año 2016 La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) ha entregado a sus familias los restos exhumados e identificados de 11 represaliados.

Con estas 11 ultimas entregas, la Asociación ya ha conseguido realizar un total de 62 identificaciones desde el año 2010.

Este año la entrega y homenaje se ha realizado el pasado 16 de abril de 2016 y a pesar del mal tiempo de lluvia y, a veces, más lluvia, han acudido una importante cantidad de personas, muchas de ellas anónimas, a tratar de arropar a las familias de los presos entregados identificados y como no, a la propia Asociación Valdenoceda.

IMG_20160416_113109

Urnas con los restos de los 11 presos identificados para su entrega. (imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

El trabajo realizado por esta maravillosa gente desde hace muchos años, tiene su “pago” simbólico en cada entrega y homenaje por parte de las familias y del público allí congregado.

El mal tiempo reinante ha tratado de modificar los actos, pero no el cariño y las ganas de estar con las familias en ese momento tan esperado.

Las identidades de los presos identificados en esta ocasión y entregados a sus familias son los siguientes, tomados de la página de la propia asociación: https://exhumacionvaldenoceda.com/2016/04/16/emocion-en-valdenoceda/

“Los restos identificados son los de las siguientes personas, todos ellos presos políticos represaliados por el franquismo y que murieron de hambre y frío en la posguerra:

– Plácido Cabrera Fuentes, natural y vecino de Valdepeñas de Jaén (Jaén). Murió el 16 de enero de 1942. La familia (nieto y bisnieto) se desplazó desde Jaén.

– Juan Pedro Aliaga Sánchez Rey, natural y vecino de Argamasilla de Alba (Ciudad Real). Muerto el 18 de mayo de 1941. La familia ha llegado desde Ciudad Real.

– Antonio Abad Vara, natural y vecino de Getafe (Madrid). Murió el 4 de septiembre de 1942. La familia no ha podido desplazarse. La Asociación ha enterrado sus restos en el panteón que ha construido en el cementerio de Valdenoceda, por expreso deseo de la familia.

– Teodoro Pérez Martín, natural de Miraflores de la Sierra (Madrid). Muerto en la prisión el 18 de octubre de 1941. La Asociación ha enterrado sus restos en el panteón que ha construido en el cementerio de Valdenoceda, por expreso deseo de la familia.

– Dimas Almendros García, de Corral de Almaguer (Toledo), que residía en Piedrabuena (Ciudad Real). Murió el 24 de octubre de 1941. La familia se ha desplazado desde Ciudad Real.

– Anastasio del Barrio Herrero, de El Cubillo (Segovia) y residente en Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Murió el 27 de marzo de 1941. La familia ha llegado a Valdenoceda desde Ciudad Real.

– Eloy Sánchez Martínez, natural de Masegoso (Albacete), que vivía en Socuéllamos (Ciudad Real). Murió el 8 de abril de 1941. La familia, repartida entre España y Francia, ha llegado desde Madrid. Una nieta ha recogido sus restos.

– José Estero Navarro, natural de Villanueva de la Fuente (Ciudad Real) y vecino de Socuéllamos. Murió el 5 de abril de 1941. Dos hijos, ya mayores, de José viven en Catalunya. No tienen descendencia y no han podido desplazarse. La familia ha pedido que recoja sus restos un miembro de la Asociación y los deposite en el panteón.

– Modesto Flores Jiménez, natural y vecino de Daimiel (Ciudad Real). Muerto el 31 de marzo de 1941. La familia ha llegado a Valdenoceda desde Castellón. Ha recogido sus restos su nieto Modesto.

– Valentín Villanueva García, natural y vecino de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real). Murió el 18 de febrero de 1943. Una sobrina, Paquita, se ha desplazado desde Cataluña.

 – Rafael González Secades, natural y vecino de Cuyences (Asturias). Murió el 18 de abril de 1940. Dos sobrinos de Rafael han llegado a Valdenoceda desde Asturias.”

Mosaico fotográfico del acto de entrega de restos a los familiares en Valdenoceda (Burgos). (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA)

A dicho acto de homenaje y entrega han acudido también algunos alcaldes de la zona, en especial el propio alcalde de la Merindad de Valdivielso Jokin Garmilla. Además también se ha contado con la presencia de Ian Gibson, historiador, hispanista e investigador, y Mirta Núñez, profesora titular de la Universidad Complutense e investigadora en temas relacionados con Memoria Histórica, responsables de Aranzadi como Jimi Jiménez y antropólogos que participaron en la exhumación del año 2007 y que aún siguen con las identificaciones.

A todos ellos un enorme abrazo y reconocimiento, en especial al presidente de la La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda como cabeza visible de esa magnifica y humana asociación.

I JORNADAS DE HOMENAJE A LAS VICTIMAS DE LA REPRESION FRANQUISTA EN BURGOS.

Ese mismo día por la tarde se celebró la segunda jornada “TRAS LOS PASOS DE LA MEMORIA” con el I Homenaje a las Víctimas de la Represión  Franquista en la Provincia de Burgos organizado por CRMH Coordinadora Recuperación Memoria Histórica de Burgos, Centro de Creación Contemporánea ESPACIO TANGENTE y Asociación Cultural DENUNCIA. El lugar de ambos actos fue el Teatro Principal de Burgos y los dos días hubo un lleno absoluto de público.

IMG_20160416_182307

Teatro Principal de Burgos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

La primera jornada se celebró el viernes con dos magníficas charlas, la primera a cargo del historiador e investigador hispanista Ian Gibson “La Represión franquista y sus consecuencias en la cultura española”. Y la segunda con Mirta Nuñez de la Universidad Complutense de Madrid e investigadora de la Memoria Histórica con “Estrategias del franquismo para su consolidación”.

En la segunda y última jornada el acto principal era el propio “HOMENAJE A LAS VICTIMAS DE LA REPRESION FRANQUISTA”, con la participación de colectivos y asociaciones de la memoria histórica, víctimas, familiares y personas que trabajan en la recuperación de la Memoria.

El primer acto del mismo comenzó con la presentación y bienvenida con María Ángeles Pérez Manrique que interpretó varias piezas del cancionero popular burgalés recopilado por el compositor Antonio José Martínez Palacios, asesinado, desaparecido y con seguridad enterrado en una fosa clandestina en el Monte de Estépar en el verano sangriento de 1936.

El segundo bloque del homenaje era “TRABAJAR LA MEMORIA”, donde intervinieron varias personas de distintos ámbitos académicos y profesionales y que han contribuido decisivamente a la recuperación de la Memoria Histórica en la provincia de Burgos.

Fueron pasando por el atril: Luis Castro, escritor de varios libros e historiador experto en la guerra civil, franquismo y políticas de la memoria; Francisco Etxeberría, antropólogo forense y presidente de la Sociedad Aranzadi que ha  exhumado en persona varias fosas comunes en la provincia de Burgos, entre ellas las últimas cuatro de Estépar con 96 cuerpos recuperados.

Intervenciones de Luis Castro y Francisco Etxeberría. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA).

Faltaron al evento por motivos personales Juan Montero, arqueólogo y Encarna Valdivielso antropóloga física.

El siguiente bloque “SOCIALIZACION DE LA MEMORIA” contó con las aportaciones personales de los representantes de las diferentes asociaciones que han impulsado en los últimos años las importantes iniciativas para luchar por la recuperación de la memoria histórica en la provincia de Burgos.

Intervino la presidenta de la Coordinadora Provincial para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, el presidente de la Agrupación de Familiares de las Personas Asesinadas en los Montes de La Pedraja, el presidente de la Asociación en Medio de Abril (La Ribera) y la Asociación de Amigas y Amigos de las Brigadas Internacionales de Burgos. No pudieron acudir los representantes de la Asociación de familiares de Represaliados del Penal de Valdenoceda por razones obvias, su propio homenaje en el cementerio de Valdenoceda relatado al principio.

Intervenciones de las diferentes asociaciones memoralísticas. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA).

Y por último el bloque final “VIVIR LA MEMORIA”, donde los protagonistas son las propias personas que han sufrido en primer plano la represión franquista en sus propias manos o en la de sus familiares. Este fue el momento más emotivo, triste pero cierto, donde los relatos no dejaron a nadie indiferente.

Intervención de las víctimas del franquismo. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA).

Para enlazar los diferentes bloques y dejarnos unos momentos para contener y limpiar las lágrimas, se sucedían diversos entretenimientos como música del Grupo de Flamenco Duende y Juan Manuel Moure con rapsoda de Miguel Hernández y acompañamiento de violín. También hubo un fragmento de una pieza teatral a cargo del Grupo Teatreria Denuncia titulada “No te olvides de mi memoria, niño mío” de la obra de creación colectiva “El miedo es libre”.

La despedida de tan memorable y emotivo acto de reconocimiento y homenaje acabó con una pieza audiovisual, con diferentes fotogramas y videos relacionados con las exhumaciones, fosas, homenajes y familiares de represaliados.

100_9815

Tierra de las distintas fosas comunes exhumadas en Burgos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

Hay que decir, antes de terminar, que “TRAS LOS PASOS DE LA MEMORIA” tiene también una exposición titulada “MONTE DE ESTEPAR 1936-2016” que pretende recorrer los principales hitos de esa historia de oscuridad y de luz que tiene como escenario el Monte de Estépar, un lugar que entre 1936 y 2016 ha sido el mudo testigo de los diversos acontecimientos de la sangriemta represión franquista, tras las líneas del frente de guerra y posterior posguerra.

Estará expuesta en la sede de ESPACIO TANGENTE del 9 al 29 de abril de 2016.

Muestra de la exposición ” Monte de Estépar 1936-2016″ (Imagenes ESPACIO TANGENTE).

https://www.facebook.com/espaciotangenteburgos/posts/984878294961368

Recordemos que el monte de Estépar se transformó en un espacio herido en el verano de 1936, momento en el que comenzó a utilizarse como el escenario idóneo para la represión más brutal, el asesinato y posterior desaparición de un número indeterminado de personas cuyos restos, aún hoy, casi 80 años después, 40 de ellos tras la muerte del dictador, continúan, en gran medida, diseminados en ese mismo paraje.

Las tres primeras fosas de Estépar se exhumaron en verano de 2014 con la recuperación y hallazgo de 70 cuerpos asesinados. La llamada “cuarta fosa” que en realidad es la fosa número 1 se exhumó en abril de 2015 y se hallaron 26 cuerpos. En total en las cuatro fosas del “matadero franquista” de Estépar localizadas se recuperaron 96 cuerpos, un número reducido de los más del medio millar que podría haber en el lugar.

Damos la enhorabuena a los organizadores y participantes por su trabajo en la Memoria Histórica y al pueblo burgalés por su magnífica acogida.

No olvidamos y no perdonamos.

VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION.

VALDENOCEDA, PRISION DEL HORROR, CEMENTERIO Y HOMENAJES.

Valdenoceda 1925

“Nosotros los presos hacíamos las fosas y trasladabamos  los muertos, esperando no ser los próximos inquilinos” (Paulino Lafuente, preso de Valdenoceda).



 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Valdenoceda es un pequeño pueblo burgalés a orillas del río Ebro, perteneciente a las Merindades y dentro del partido judicial de Villarcayo. También es conocido como Valdenoceda de Valdivielso, por ser este su ayuntamiento  y estar emplazado en ese valle.

Se encuentra en la carretera general que de Villarcayo va a Burgos por el Puerto de la Mazorra. Por tal razón, casi con seguridad, a principios del siglo XX se levantó allí una fábrica de seda, donde los productos y mercancías transitaban con mayor rapidez entre Burgos y Bilbao.

Pero la historia negra de Valdenoceda y de la propia fábrica de seda comienza con el inicio de la guerra civil, cuando por necesidades técnicas y de espacio se habilitó como prisión dependiente de la Prisión Provincial de Burgos. Miles de presos republicanos pasaron por ese penal infecto, fábrica de horror del franquismo y lugar de represión.

Valdenoceda 1942, Gabriel Nieto Baeza. Destacamento Pedrosa se dispone a marchar

Presos en el patio de la prisión de Valdenodeda en 1942. (Imagen http://todoslosrostros.blogspot.com.es)

Nuestro abuelo Paulino Lafuente Riancho estuvo preso en ese lugar, al igual que otros miembros de nuestra “revolucionaria” familia, Francisco Rojo González  y Fernando Cuesta Rojo, tio y sobrino respectivamente. Fueron unos de tantos, de los que a pesar de las calamidades que allí pasaron, lograron sobrevivir para contarlo.

Francisco Rojo, de Manzanedo, paso por allí y compartió penurias, frio y hambre con Paulino. Aún no eran parientes, su hija Ramona Rojo iba a verle y le llevaba ropa y comida cuando podía y los guardias la dejaban. Allí Francisco le pidió una manta más grande o una propia para el compañero Paulino..¡ traeme una manta porque este vasco me la quita por la noche y me muero de frio!, le dijo a su hija.

Paulino media dos metros y durante la noche para taparse, destapaba a su compañero de “suelo” que era Francisco, apodado “El Zurdo”. Con ese ir y venir de Ramona al penal a llevar alimentos y ropa de abrigo a su padre, conoció a Paulino y se enamoraron.

No fue hasta después de un largo periplo de cárceles, batallones de trabajadores y “mili” obligatoria en el ejército enemigo, cuando años después se casaron.

En sus memorias, investigadas y narradas por nosotros en varias publicaciones, cuenta esa etapa de su vida en aquél horror de cárcel.

“Entré el 17 de enero de 1938 en calidad de detenido y entre los trabajos que le obligaron a hacer, el que más me impresionó y a todos los demás prisioneros, fue el de hacer el muro de cierre alrededor de la cárcel, encerrándonos de este modo a nosotros mismos.

La vida en esa infame prisión fue muy dura, axfisiante calor en verano y frío insportable el resto de los meses, humedaz por su cercanía al Ebro y hacinación. El hambre era tal que muchos soñabamos con pan en las largas noches. La suciedad, la falta de higiene, el hambre y los malos tratos eran el “pan” de cada día. Muchos sobrevivimos a aquel infierno y muchos se quedaron en el camino, enterrados en fosas individuales en la finca cercana al cementerio e iglesia de Valdedoceda. Nosotros los presos haciamos las fosas y trasladabamos  los muertos, esperando no ser los próximos inquilinos”.

Sin embargo para contarnos mejor la historia de ese macabro lugar y lo que allí sucedió, tomamos prestada información de la magnífica página web de la Asociación Valdenoceda, http://exhumacionvaldenoceda.com.

LA PRISION DE VALDENOCEDA.

“Valdenoceda es una pequeña localidad del norte de Burgos, cercana a la provincia de Álava. Allí se encontraba, antes del inicio de la Guerra Civil, una fábrica de sedas. Por los sótanos de la fábrica pasaba un canal del río Ebro, que servía para mover las aspas de la maquinaria.

La fábrica cerró en los primeros años de la Guerra. Desde 1938 y hasta 1943, se convirtió en una de las más terribles prisiones de castigo del régimen del general Franco.

Allí eran trasladados presos de toda España, víctimas de la represión, juzgados por cualquier motivo y condenados, paradójicamente, en la mayor parte de los casos, por ‘adhesión a la rebelión’. Por la cárcel, convertida con el tiempo en un auténtico campo de exterminio, pasaron varios miles de personas. El edificio, compuesto de tres plantas y con capacidad para menos de 300 personas, llegó a albergar a casi 1.600 presos.

Valdenoceda_Actual2

La prisión de Valdenoceda (Merindad de Valdivielso- Burgos) en la actualidad. (Imagen http://nuestraotrahistoria.blogspot.com.es

La comida

De comida, un caldo aderezado con una sola alubia se convertía en el primer y único plato del día. La alubia siempre estaba podrida y alojaba un gorgojo en su interior, como han recordado años después algunos presos. Por la tarde, media sardina y un pequeño trozo de chocolate eran el único sustento. Las memorias escritas de uno de aquellos presos todavía recuerdan que, cuando dormía, sus mejores sueños estaban protagonizados por un simple trozo de pan.

El hambre y las malas condiciones del agua provocaban enfermedades entre los penados. La práctica totalidad de los presos de los que se tiene noticia ‘fallecieron’ de ‘colitis epidémica’ o ‘tuberculosis’.

Los castigos

A las malas condiciones de vida y al hambre se unían los castigos físicos. Cualquier mal comportamiento (no levantar el brazo para entonar el ‘Cara al sol’, moverse durante la formación a filas, fumar sin autorización,…) era merecedor de un traslado a la celda de castigo. Ésta estaba situada en los sótanos de la cárcel, junto al canal del río Ebro. La celda siempre tenía agua, pero cuando el río se desbordaba, la celda se inundaba y el preso debía permanecer quieto, helado de frío y con el agua al cuello, sin ni siquiera poder dormir.

A todo ello se unía el frío. Temperaturas bajo cero y las nevadas habituales del norte de Burgos eran una constante durante el invierno. Los presos no disponían más que de una pequeña manta. Durante las noches, unos se acercaban a los otros para darse calor y poder sobrevivir.

También eran habituales los insectos, normales en un lugar fétido como éste. Los presos que sobrevivieron han recordado siempre las manchas oscuras sobre el techo durante el día. Al inicio de la noche, las manchas comenzaban a descender por las columnas y se dirigían en masa hacia los presos. Eran chinches. Miles de picotazos de chinches asediaban todas las noches.

Uno de los recuerdos permanentes de los supervivientes eran las colas. Los presos hacían cola varias veces: cola para el ‘rancho’, cola para conseguir la media sardina, cola para la ración de agua,…

interior-prision-2

Interor de la prisión de Valdenoceda, exactamente igual que en la actualidad. (Imagen http://exhumacionvaldenoceda.com.)

Los muertos

La Agrupación de Familiares y Amigos de Fallecidos en el Penal de Valdenoceda tiene constancia documental de, al menos, 154 presos enterrados. Se sabe también, a través de testimonios de presos supervivientes y de familiares de personas que pasaron por el penal, de muchos otros penados que estuvieron en la prisión, fueron sacados de madrugada de su interior y nunca más fueron encontrados. En los alrededores se encuentran numerosas cuevas y se cree que muchos presos fueron asesinados y arrojados a su interior, sin dejar rastro para nadie y sin que su ejecución fuera comunicada siquiera a la familia.

En el caso de los fallecidos por hambre o enfermedades, eran los propios presos los que los enterraban. Durante años, la Agrupación creyó que las condiciones del enterramiento eran muy precarias. Sin embargo, los estudios antropológicos y los trabajos realizados durante la exhumación han confirmado que:

  • Los presos construían, con sus propios medios, ataúdes de madera. Metían en cada uno de ellos al preso fallecido.
  • Los propios presos, acompañados de guardias armados, trasladaban el ataúd a un solar, propiedad de Instituciones Penitenciarias, y allí lo enterraban.
  • Los enterramientos fueron realizados uno a uno en el solar. Hoy sabemos que los presos enterraban cada ataúd a 1 metro de profundidad, a más profundidad que los enterramientos que se realizan en la actualidad. Esto pudo deberse a que los presos enterradores se aseguraban así de que las alimañas no se comieran a sus compañeros.
  • En los ataúdes, los presos incluían también las pocas pertenencias que al fallecido le quedaban (algún reloj, un bastón, cualquier recuerdo…).
  • Los presos clavaban sobre las tumbas, a ras de suelo, una cruz de madera. En cada una se cree que colocaron una inscripción con un número romano. Es de suponer que en algún lugar del penal se tenía una relación de los enterramientos y una identificación completa de cada fallecido. Esa relación se ha perdido totalmente. Con el tiempo, las cruces y los números se borraron y se pudrieron.

En ese solar de Instituciones Penitenciarias fueron enterrados, al menos, 154 personas, presos republicanos. Con el tiempo y el abandono de la cárcel, que cerró pocos años después de su apertura, el solar fue abandonado y se perdió cualquier posibilidad de identificar todos los restos.

En los años setenta, la Parroquia se hizo con la propiedad del solar, que fue cedido por Instituciones Penitenciarias para ampliar el cementerio parroquial original, que se había quedado pequeño.

La Parroquia inició ese año los enterramientos en el solar en el que yacían los 154 presos republicanos. Los enterramientos fueron realizados encima de los restos de los presos. El hecho de que los restos estuvieran a 1 metro de profundidad evitó en muchos casos que éstos fueran removidos”.

exhumacion-valdenoceda

Tumba nº 15 del cementerio de Valdenoceda. (Imagen http://exhumacionvaldenoceda.com.)

LA AGRUPACION VALDENOCEDA BUSCA LA EXHUMACION.

Los origenes de la Asociación Valdenoceda hay que buscarlos a los años 90 cuando varios familiares comenzaron a interesarse por el destino de los presos muertos en aquella prisión. Con el tiempo y varias reuniones llegaron al 2003 con el planteamiento de hacer una asociación que se fraguó en el año 2005.

En la reunión de 2005, el colectivo decide constituirse en Agrupación y comenzar los procesos necesarios para solicitar subvenciones y hacer posible la exhumación.

En 2006, la Agrupación inició los trámites para, al amparo de la Ley de Memoria Histórica, solicitar subvenciones que permitieran la exhumación de los restos. Conseguidas las primeras subvenciones, se inicia la exhumación en febrero de 2007. Con la subvención en la mano, en febrero de 2007 se inició la excavación del solar del cementerio y la exhumación, por un equipo de arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y de la Universidad Autónoma de Madrid, de 116 cuerpos.

LA EXHUMACION DEL CEMENTERIO E IDENTIFICACION.

Los trabajos de exhumación de 2007 se realizaron con expertos de Aranzadi que sólo pudieron exhumar finalmente 116 cuerpos. Hoy se sabe desde la propia Asociación y también desde Aranzadi, que al menos 38 personas han quedado enterradas en el cementerio viejo (13+Félix Torres) o debajo de los enterramientos nuevos que se produjeron desde 1989 (24).

De los 116 restos, 61 han sido identificados, de los cuales 60 se han devuelto a sus familias o tienen identificación osteológica y 1 más, identificado con ADN, permanece enterrado.

imagen_aerea_fosa_comun_valdenoceda_burgos

Area excavada del cementerio actual y las tumbas de presos exhumadas. (Imagen http://exhumacionvaldenoceda.com.)

Nuevamente es la Asociación Valdenoceda la que, a través de su página, nos informa de los procesos llevados a cabo con las identificaciones de los restos exhumados.

“El estudio antropológico ha permitido conocer la edad, estatura, señas particulares, condiciones de vida, y aproximación a la causa de la muerte, lo que sumado a la comparación entre el orden espacial de los enterramientos y la sucesión cronológica de los fallecimientos de los presos (se cree que durante una larga temporada los presos eran enterrados en orden cronológico, uno a uno) ha permitido la identificación de algunos restos. Aún así, y dado que la Agrupación ha continuado con el proceso de búsqueda y localización de familias, se ha solicitado a los descendientes de aquellos presos una muestra de saliva, para conseguir la plena identificación de los restos cuando la probabilidad inicial de identificación no era plena.

Por eso, en un segundo momento, el Gobierno aprobó la concesión de una segunda subvención que permitió iniciar los trabajos de identificación con técnicas de ADN.

Todos estos trabajos (los de identificación mediante técnicas de ADN y los estudios antropológicos) han dado como resultado las identificaciones que hasta hoy se han conseguido, 54 en total, y uno más, el de David Ruiz Ruiz, que permanece bajo uno de los últimos enterramientos.

Por otra parte, la Agrupación va a continuar adelante con la labor de exhumación de los al menos 24 cuerpos que todavía permanecen en la antigua parcela de Instituciones Penitenciarias, toda vez que otros 14 cuerpos (los 13 primeros de la lista más Félix Torres Torres, alcalde de Hoz, asesinado allí en 1936) no han podido ser exhumados, se encuentran en el Cementerio viejo y no podrán ser exhumados nunca.

Uno de los enterrados en la parcela nueva, como decíamos anteriormente, incluso ha sido identificado, debajo de uno de los últimos enterramientos realizados, a pesar de que ya se tenían en ese momento todos los permisos para realizar las exhumaciones.

Uno de los enterrados en la parcela nueva, como decíamos anteriormente, incluso ha sido identificado, debajo de uno de los últimos enterramientos realizados, a pesar de que ya se tenían en ese momento todos los permisos para realizar las exhumaciones.

Estos análisis de ADN y los estudios antropológicos han permitido la identificación completa de 61 restos y la entrega, hasta ahora, de 60 de ellos, de los que 4 tienen identificación osteológica (y sus familias no han sido localizadas aún), y uno más, el de David Ruiz Ruiz, permanece en gran parte debajo de una de las tumbas nuevas, por lo que solo se le pudo extraer una muestra de ADN (un diente) que se contrastó con el de su hijo, que vive y desea, lógicamente, recuperar los restos de su padre”.

diapositiva1

Plano de las tumbas exhumadas en el cementerio de Valdenoceda. (imagen http://exhumacionvaldenoceda.com.)

LISTADO DE PRESOS IDENTIFICADOS.

– Eloy Sánchez Martínez, de Masegoso (Albacete), que vivía en Socuéllamos (Ciudad Real). Entrega 16 de abril

– José Estero Navarro, de Villanueva de la Fuente (Ciudad Real). Entrega 16 de abril

– Modesto Flores Jiménez, de Daimiel (Ciudad Real). Entrega 16 de abril

– Plácido Cabrera Fuentes, de Valdepeñas de Jaén (Jaén). Entrega 16 de abril

– Juan Pedro Aliaga Sánchez Rey, de Argamasilla de Alba (Ciudad Real). Entrega 16 de abril

– Antonio Abad Vara, de Getafe (Madrid). Entrega 16 de abril

–  Teodoro Pérez Martín, de Miraflores de la Sierra, que vivía en Aranjuez (Madrid). Entrega 16 de abril

–  Dimas Almendros García, de Corral de Almaguer (Toledo), que residía en Piedrabuena (Ciudad Real). Entrega 16 de abril

Anastasio del Barrio Herrero, de El Cubillo (Segovia) y residente en Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Entrega 16 de abril

DSCF2731

Homenaje en el cementerio de Valdenoceda el 18 de abril de 2015. Entrega a familiares de la urna con los restos identificados. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

Hasta ahora se han entregado los restos de:

– Celedonio Molina Alba, de Navas de Ricomalillo (Toledo), residente en Anchuras (Ciudad Real).

– Felipe Dorado Hernández, de Atalaya (Badajoz).

– Agustín Delgado Sánchez, de Socuéllamos (Ciudad Real).

– Pedro Muñoz Pulido, de Alcalá la Real (Jaén).

– Nicasio Urbina Fernández, de Anchuras (Ciudad Real).

– Antonio Berenguer Trigo, de Murcia.

– Cipriano Frías Cámara, de Gumiel de Mercado (Burgos)

Valentín Villanueva García, de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real).

–  Julián Chavez Gallego, de Córdoba.

Felipe Mora Úbeda, de Alcolea de Calatrava (Ciudad Real).

Andrés Asensio Espino, de Tarazona (Zaragoza)

Benito Velasco Iglesias, de Aranda de Duero (Burgos).

Francisco Gordón Beloqui, de Valle de Mena (Burgos).

Vicente Bellido Muñoz, de Alcaudete (Jaén).

Delfino Campo García, de Santiago de Cartes (Cantabria)

Félix Estébanez Bascones, de Aguilar de Campoo (Palencia)

Adolfo Pérez López, de Ronfe (Lugo), que vivía en Madrid.

Valentín Legarda Orbe, de Santurde (Álava). Tiene identificación osteológica.

Guillermo Ruiz de Diego, que nació en Escalada y vivía en Ailanes (Burgos).

–  José Carrasco Valiño, de Campillo de Llerena (Badajoz), que vivía en Picón (Ciudad Real).

–  Sebastián Martínez Tomás, de Madrid. Tiene identificación osteológica.

–  Valentín Ayuso Sáez, de Villamanrique de Tajo (Madrid).

–  Anselmo Montero Hernández, de Majadahonda, que vivía en Aravaca (Madrid). Tiene identificación osteológica.

–  Bonifacio García Alcalde, de Roa de Duero (Burgos). Una Voluntaria de Roa ha adquirido un nicho en el cementerio de ese pueblo para él. Allí está enterrado desde abril de 2015. Tiene identificación osteológica.

–  Antonio Lopez Mora, de San Lorenzo de Calatrava (Ciudad Real)

Vicente Tercilla Abasolo, de Angulo (Burgos).

–  David Díez Guinea, de Orduña (Vizcaya)

–  Angel Mena Contreras, de Montiel (Ciudad Real)

–  José Venzalá Carrillo, de Fuensanta de Martos (Jaén)

–  Vicente Martín Gil, de Daimiel (Ciudad Real)

–  Feliciano Alcaide Rodríguez, de Aldea del Rey (Ciudad Real)

–  Anesio Rodríguez Martínez, de Higón (Burgos)

–  Isidoro Romero Moncada, de Torres de la Alameda (Madrid)

–  Antonio Salazar Martín, de Sasamón (Burgos)

–  Antonio García-Rayo, de Daimiel (Ciudad Real)

–  José Antonio Quintanilla Pardo, de Fuencaliente (Ciudad Real)

–  Bernabé Ruiz Castillo, de Jaén

–  Gonzalo Muñoz Torres, de Villafranca del Condado (Córdoba)

–  Alfonso de la Morena Prado,de Aldea del Rey (Ciudad Real)

–  Juan María González Fernández de Mera, de Torralba de Calatrava (Ciudad Real)

–  Justo Ruiz Miguel, de Grijalba(Burgos)

–  Valeriano Montero Millán, de Pozuelo (Ciudad Real)

–  Vicente Castillo Benajes, de Villahermosa del Río (Castellón)

–  José Carrasco García, de Granada

–  Laureano Martín Sánchez, de Saceruela (Ciudad Real)

–  Manuel Muñoz Arias, de Membrilla (Ciudad Real)

–  Miguel Carretero Gimeno, de Minas de San Agustín, Puertollano (Ciudad Real)

–  Roque González Bueno, de Arjonilla (Jaén);

–  Pedro Blanco Cobo, de Villanueva de la Reina (Jaén);

–  Teófilo Gordillo Conejo, de Almadén (Ciudad Real)

–  Pedro Medina Lozano, de Marmolejo (Jaén)

Y está identificado, aunque no ha podido ser exhumado aún:

–  David Ruiz Ruiz, identificado, pero no exhumado.

HOMENAJES Y ENTREGA A LAS FAMILIAS.

Uno de los actos más entrañables son los homenajes y si además son con la entrega de los restos identificados a la familia, más emotivos aún.

Todos los años se realiza en el mes de abril, en un fin de semana cercano al 14, Día de la República, un homenaje en el cementerio de Valdenoceda.

El año pasado se realizó con la entrega de 11 urnas con los restos de los presos represaliados a las familias. Este año 2016 sucederá lo mismo, se harán entrega 9 urnas con los restos recientemente identificados de 9 presos. Será un acto bonito de Homenaje, de Recuerdo, de Reparación en lo posible, pero no de Justicia, que es lo que hoy por hoy sigue faltando a los que murieron y a los que fueron represaliados por el franquismo.

DSCF2728

Homenaje en el cementerio de Valdenoceda 18 de abril de 2015. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

Os esperamos el 16 de abril de 2016 en el cementerio de Valdenoceda, os espera la Asociación Valdenoceda, ya constituída oficialmente y os esperan sobre todo las familias.

Las familias de 9 presos se reencontraran con sus seres queridos y regresarán cada uno a su pueblo o donde su familia quiera, pero lejos de ese cementerio, de ese penal que acabó con su vida.

Sin embargo aún queda trabajo por hacer, la Asociación Valdenoceda tiene en proyecto  exhumar los restos de los 24 cuerpos que faltan  y que se encuentran en el antiguo solar de Instituciones Penitenciarias, hoy cementerio, bajo tumbas nuevas.  Y por supuesto el tratar de identificar a los que aún quedan, sus familias les esperan.

Fuentes consultadas.

https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2015/11/25/paulino-lafuente-en-la-guerra-civil/

https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com/2012/05/09/penal-de-valdenoceda/

http://todoslosrostros.blogspot.com.es

LA FOSA DE PARASIMON (PAJARES).

2.23Monolito

” A LOS QUE DIERON LA SO VIDA POLA LLIBERTÁ Y LA DEMOCRACIA”


 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

En un reportaje anterior titulado “FOSAS ASTURIANAS, GUERRA Y REPRESION” publicado en estas páginas en el mes de septiembre de 2015, ya informábamos sobre el inventario de fosas en la comunidad asturiana.

Recordemos que en el territorio hay información sobre 343 fosas comunes, de las cuales 25 fosas con un total de 2.454 personas fueron trasladadas al Valle de Los Caídos.

17 fosas excavadas  desaparecidas  con los restos de 40 personas exhumadas de mala manera, es decir sin método científico o forense, perdidas o destruidas por obras.

Cerca de 80 personas han sido exhumadas de 27 fosas comunes en los últimos años.

21 fosas corresponden a “fosas de guerra” con combatientes muertos en acciones bélicas o fusilados in situ y enterrados.

Se calcula que en Asturias hubo más de 7.000 represaliados por el franquismo, se desconoce el número de víctimas que pueden estar enterrados en ellas, así como cuántas hayan podido ser exhumadas por familiares en años pasados sin seguir los cauces legales.

De los datos extraídos del trabajo del investigador José Miguel Cuervo Fernández se deduce que entre los años 1936 y 1939 murieron 1197 personas identificadas y con fecha registrada. Sin embargo fueron muchísimos más con total seguridad, de eso no hay duda, pero no se registraron.

Desde 2003 en Asturias se han llevado a cabo varias exhumaciones promovidas por asociaciones comprometidas con la Memoria Histórica.

También es cierto que algunas instituciones y asociaciones de familiares no están de acuerdo en el tema de las exhumaciones. También hay un sentimiento encontrado entre los propios familiares, unos partidarios de las exhumaciones y otros no. Se aboga por la señalización de las fosas y su conservación in situ para homenajes y monumentalidad, pero sin sacar los restos.

Tanto unos como otros tienen derecho, el que quiere sacar a su familiar asesinado y darle un entierro digno con honor y el que quiere dejarlo en el lugar por determinadas creencias. Se pueden hacer las dos cosas, la exhumación en primer lugar de la fosa, la identificación de las personas reclamadas con entrega a la familia y el entierro digno de los no reclamados en la misma fosa con monumento y homenajes como Lugar de Memoria.

LA FOSA DE PARASIMON.

El Concejo de Lena en Asturias tiene 26 fosas comunes localizadas. Entre ellas se encuentra el enterramiento de Parasimón, que tiene dos fosas y guarda los restos de 22 personas, según la información que maneja la Comisión de Memoria Histórica de Lena. La mayoría de esas víctimas no están identificadas, aunque sí se conoce que cerca de la mitad eran del Concejo de Aller. La fosa localizada se encuentra a unos 100 metros de la que aún falta por hallar.

parasimon5

Situación de la fosa y delimitación de la misma. (Imagen: Informe Parasimón 2014)

La otra persona que se presupone esta también enterrada junto a Luis Cienfuegos y sus compañeros asesinados es presumiblemente Jesús Oca Pardo de 26 años. Del resto de asesinados no se conoce su identidad, aunque en la actualidad se están realizando investigaciones.

El enterramiento clandestino de Parasimón también es singular, ya que fueron los propios vecinos de Pajares los que tuvieron que enterrar a las víctimas.

La fosa de Parasimón, esta presente en la “querella argentina” contra los crímenes franquistas e incluida en el informe que la jueza argentina María Servini instruye, al admitir como prueba el fusilamiento de las personas de la fosa de Pajares.

Pero como decíamos antes, instituciones y familias son contrarias a la exhumación. El propio alcalde de Pola de Lena en declaraciones a la prensa digital “ La Nueva España” en agosto de 2015, asegura que hay familias que no quieren recuperar los cuerpos y aboga por “dignificar” la zona con una placa que recuerde a las víctimas en lugar afrontar la exhumación de los restos. El alcalde, Ramón Argüelles, respondió  así en 2015 a la reclamación de los familiares de personas desaparecidas que están buscando fondos para abrir el enterramiento (ubicado cerca del alto de Pajares, en la zona de El Ruchu). El regidor alegó que puede haber familias de víctimas que no estén de acuerdo con las labores de exhumación. También esgrimió el alto coste que siempre conlleva una actuación de estas características.

LUIS CIENFUEGOS SUAREZ, ASESINADO Y ENTERRADO EN PARASIMON.

Sin embargo una de las familias que tienen la certeza de que en esa fosa está su familiar asesinado es la de Luis Cienfuegos Suárez, militante en Izquierda Republicana y UGT,”paseado y asesinado” en 1937. No hay más familias que pidan la exhumación ni que rechacen la misma, solo una, la de Luis Cienfuegos.

abuelos

Foto familiar de Luis Cienfuegos y su esposa Amadora Fernández. (Imagen: familia Cienfuegos)

Su nieto José Antonio Naves Cienfuegos nos relata su historia:

 “Mi abuelo Luis Cienfuegos Suárez “Parana”  cuando fue asesinado tenía 42 años (no tenemos partida de bautismo pero ese es el dato que tenemos) y era padre de 5 hijos, mi madre María Luisa la mayor de 9 ó 10 años, Maruja, Paco, Pepe y Ángeles.

Vivía en Santibáñez de Murias, en el concejo de Aller, Asturias y era originario de Parana, en el Concejo vecino de Lena.

Tenemos documentación de que era afiliado a Izquierda Republicana y a la Federación de Trabajadores de la Tierra de la UGT, y aunque en la documentación que tenemos figura como “minero” creemos que nunca ejerció de tal.

En la guerra estuvo en el Batallón de milicias 226 “Manuel Llaneza” que un batallón socialista, y fue dado de baja por “inútil” (no sabemos la causa) en abril del 37.

Paso a trabajar en el ayuntamiento de Aller como “empleado de arbitrios” en el Fielato, una especie de “aduana” entre concejos que existía en la época (tenemos el estadillo del ayuntamiento donde figura su nombre.

Los fachas entran en Asturias en octubre del 37 y mi abuelo es detenido en su casa (la imagen que nos trasmitió mi madre es la de mi abuelo de madrugada poniéndose las botas y diciéndole “neñina, nun te preocupes que en na vuelvo”.

Fue llevado a la “cárcel” de Moreda y al cabo de unos días montado en un camión para ser trasladado a León (San Marcos), pero en el camino,  pasado el pueblo de Pajares, poco antes del puerto, es sacado y junto a unos 22 compañeros asesinado por los guardias civiles y los falangistas que los llevaban. Los cuerpos quedan tirados en el campo y son los vecinos del pueblo los que al día siguiente cavan dos fosas separadas por unos 100 metros y los entierran (creo que envié la declaración de Celesto donde cuenta el episodio).

Mi abuela llega a estar unos días detenida y sus hijos “deambulan” solos por el pueblo, acogiéndose a la “caridad” de los que los quieren ayudar.

CELESTINO GARCIA, EL TESTIGO.

Un testigo presencial vio cómo lo fusilaban allí mismo, tras ser detenido en Moreda, se llama Celestino García. Recordaba que vio como varios hombres eran asesinados en el paraje de Parasimón en octubre de 1937.

FOSAS COMUNES ZONA SIMON DE PAJARES

FOSAS COMUNES ZONA SIMON DE PAJARES

El testigo Celestino García. (Imagen: diario digital “La Nueva España” Fernando Geijo)

Su relato no nos deja indiferentes:

“Tenía 16 años, acercándome a los 17, iba un aciago día a caballo, del que no recuerdo la fecha, camino de la Mortera (Pajares), para recoger leña, cuando me di cuenta que detrás de mi, venía un camión. Al alcanzarme y una vez a mi altura, uno de los ocupantes de la cabina, de los que armados iban me dijo, ¿chaval a donde vas?, se lo expliqué y me contestó, ¡ pues camina delante o detrás!. Yo estimulé al animal y me fui delante del vehiculo, me olía lo que pasaba. Llegado al lugar, me acerque hasta donde había un montón de leña, un poco alejado de la cuadra, en un sitio conocido como Parasimón y me dispuse a cargarlo en el caballo.

Cuando esto hacía, comenzaron a sonar disparos, poco a poco arrastrándome, siempre procurando ir bien escondido, me situé en un lugar donde se veía todo lo que estaba ocurriendo. Lo que allí sucedió fue atroz, había dos grupos de personas, uno de diez y otro un poco más apartado de doce, pero ambos cercanos a la cuadra que allí existía, hombres atados de pies y manos a tiros los asesinaron. Y una vez que dejaron de disparar, con cuchillos, machetes y navajas, les cortaron los rostros desfigurándolos, para que así no pudiesen ser reconocidos con facilidad..

Los asesinos se fueron, con el terreno debidamente despejado de “animales de dos patas” bajé rápidamente al pueblo de Pajares, se lo hice saber al maestro, que era como el representante de la autoridad, y este, a pesar de algunas gentes de él dijeron, reunió un grupo de hombres, que con las debidas herramientas se fueron al lugar de los crímenes. Abrieron dos grandes fosas, enterrando cada grupo junto y en el mismo lugar donde se encontraban los cadáveres.

Los homicidas, algunos al irse, según me dijo la mujer que con ellos habló, una del pueblo, bajaron a pie, antes que el camión, al pasar cerca de la cuadra,  donde esa mujer se encontraba ordeñando y atendiendo a sus vacas, uno le pidió un poco de leche. Al dárselo en un vaso la mujer vio que tenía su calzado manchado de sangre y se lo hizo saber, a lo cual el individuo riéndose al tiempo que causaba la risa de sus compañeros le contesto, ¡ normal, es que venimos de matar castrones!”.

Celestino García guardó el secreto durante años, ya que «antes no se podía hablar de estas cosas”. En el año 2000 realizó voluntariamente la declaración antes citada, para dejar por escrito los hechos acaecidos.

BUSQUEDA DE LA FOSA.

La familia de Luis Cienfuegos, impulsó la investigación de la fosa. Dos arqueólogos expertos elaboraron un informe preliminar que ha localizado a la perfección la línea de fusilamiento y el lugar en el que se pueden encontrar los restos de diez cuerpos.

DSC_0012

Trabajos de búsqueda por medio de “cata arqueológica”. (Imagen: familia Cienfuegos)

Pero dejemos que la propia familia de Luis Cienfuegos nos relate su trabajo:

“Hace unos años empezamos la andadura de recuperar la Memoria de nuestro abuelo Luis Cienfuegos Suárez  y de sus compañeros que yacen en la “Fosa de Parasimón”, en el Concejo de Lena, Asturias. Intentamos reconstruir una historia de la que solo teníamos vagas referencias y que comienza un infame noviembre de 1937.

Los primeros indicios los tuvimos gracias a Celestino, un paisano del pueblo de Pajares y testigo de los hechos. Contactamos con nuestros amigos los arqueólogos Kechu Torres y Antxoka Martínez que, desinteresadamente, se ofrecieron a ayudarnos.

Han sido algunos años  de tirar de hilos, contactar nuevos testigos, subir con pico y pala a la ladera del monte, confiar en la suerte,  contar con profesionales competentes, solicitar ayuda, encontrar prometedores indicios y poner toda la ilusión. Y al final encontramos lo buscado, localizamos los primeros restos humanos y pudimos confirmar lo que puede ser el lugar exacto de la Fosa de Parasimón. Nos toca dar un nuevo paso, la exhumación del enterramiento donde se puede encontrar nuestro abuelo”.

INFORME DE ACTUACIONES E INVESTIGACION.

CRONICAS A PIE DE FOSA a tenido acceso al informe de investigación elaborado por los dos arqueólogos Jesús F. Torres Martínez  y  Antxoka Martínez Velasco en el año 2014: “INFORME SOBRE LA FOSA COMUN DE PARASIMON EN EL PUERTO DE PAJARES (LENA, ASTURIAS) Y LA LOCALIZACION DEL LUGAR DONDE SE ENTERRO A LUIS CIENFUEGOS SUAREZ”.

En dicho informe se relatan detalladamente los trabajos de investigación realizados y un amplio material gráfico de los materiales hallados.

Según el mismo, en primer lugar hubo dos intervenciones previas a la de 2014, consistentes la primera en una prospección visual que no dio resultados positivos en el año 2012 y la segunda una prospección magnética con detector de metales que dio resultados positivos en el año 2103.

La localización de indicios metálicos de restos de munición y cartuchería señalaba el lugar como el escenario del crimen”, tal y como lo llaman los expertos. Como complemento a la investigación la familia solicita los servicios de un georradar para localizar la fosa pero las lecturas no aportan ningún dato nuevo, se sigue sin localizar la fosa.

La prospección con detector de metales de 2013 localizó un total de 37 objetos, la mayoría cartuchos vacíos (vainas) de 7,92×57 mm. correspondientes al modelo de mauser alemán.

A partir del estudio de la cartuchería y de su distribución en el espacio se pudo determinar la existencia en este lugar de una línea de fusilamiento.

parasimon1

Reconstrucción del “escenario del crímen”.(imagen: Informe Parasimón 2014)

Con los datos en la mano se planificaron dos actuaciones para el año 2014. El informe nos relata las mismas:

  1. Prospección magnética. Se revisó una vez más la zona donde fue identificada la línea de fusilamiento con el objetivo de contrastar la información y completar los datos. Después se revisó todo el entorno más inmediato con el objetivo de intentar localizar algún elemento de indumentaria personal que sirviera de guía para plantear una cata.
  1. Cata arqueológica. Se planteó con el objetivo de localizar físicamente alguna evidencia material de la fosa y los restos humanos que debía contener.

La excavación de restos humanos precisa de la preceptiva autorización, lo que significa que desde el punto de vista arqueológico, ello implicaba necesariamente para este caso concreto certificar previamente la existencia física de dichos restos. Por lo tanto, de forma previa al inicio de cualquier trámite administrativo o actuación arqueológica encaminada a la excavación efectiva de la fosa y recuperación de los restos humanos, se estimó imprescindible certificar mediante evidencias materiales la existencia de dichos restos o, en su defecto, de la fosa que potencialmente podría albergarlos. Es por ello que finalmente se optó por una actuación con la modalidad de “cata arqueológica” en lugar de un “sondeo arqueológico”.

Una cata arqueológica implica la excavación del terreno, pero en el preciso momento en que se hallan las primeras evidencias, por mínimas que fueran, los trabajos se detienen automáticamente en aras a preservar la integridad del depósito.

La primera actuación programada dio nuevos resultados, se hallaron 20 objetos metálicos consientes en vainas de Mauser, proyectiles y otros materiales, que reafirmaban la teoría de la línea de fusilamiento.

Toda la munición hallada pertenece a la que usaba el bando nacional. En total en las dos campañas se hallaron más de 50 objetos de cartuchería y entre ellos muy singulares, dos cartuchos de pistola automática del calibre 9mm largo correspondientes a la munición  de una pistola Star modelo 1922, cuyo uso era, exclusivo para la Guardia Civil en aquella época.

Pero lo más significativo es el lugar donde fue localizado, frente a la línea de fusilamiento.

parasimon2

Casquillo de pistola automática del calibre 9 mm. largo (Imagen: Informe Parasimón 2014)

El informe nos dice al respecto: “Su hallazgo se ha producido delante de la línea de fusilamiento, lo que significa que el disparo efectuado con el arma en que fue empleado el cartucho tuvo que producirse con posterioridad a los disparos efectuados por los fusiles, el fusilamiento como tal, puesto que se encuentra en la línea de tiro de éstos. Por lo tanto, a partir del tipo de munición y su lugar de hallazgo, se ha identificado como correspondiente a un “tiro de gracia”, efectuado tras el fusilamiento y posterior caída al suelo de los cuerpos de los finados.”

Otro dato muy interesante es la elevada cantidad de vainas de proyectiles recuperados, vacíos y llenos, que había en la “línea de fusilamiento”. El informe nos aporta información acerca de lo que pudo suceder para haber tanta cantidad de munición disparada.

“Si tenemos en cuenta el número de vainas recuperadas, y que el fusilamiento fue llevado a cabo por un pelotón reducido, cabe señalar que el número de disparos realizados por tirador es muy elevado, casi hasta vaciar el cargador (5 cartuchos en el mauser alemán). En un fusilamiento un tirador entrenado no necesita realizar más de un solo disparo. Ese elevado número resulta completamente innecesario. Esta gran cantidad de disparos efectuada para ejecutar a tan solo diez personas señala una evidente falta de práctica y pericia en el manejo de las armas, o una situación de extremo stress o de pérdida de control. Además, cabe plantearse la presencia en el conjunto de algunas manos especialmente inexpertas en el manejo de armas. Ello explicaría la aparición de varios cartuchos en buen estado, pero dañados, como consecuencia de un bajo control de la apertura y cierre del cerrojo del arma en una secuencia rápida de disparo, lo que podría haber provocado expulsiones erróneas de cartuchos de la recámara o encasquillamientos. Además, sólo una retirada apresurada del lugar de los hechos explicaría que no se recuperara la munición en buen estado, que debía hallarse a la vista y que como cualquier otro suministro o bien de consumo, era ciertamente escaso en el período de la guerra”.

La segunda actuación corresponde con la cata arqueológica, la excavación del terreno, que fue realizada por familiares de Luis Cienfuegos bajo la atenta mirada y control arqueológico de los técnicos señalados.

El lugar elegido fue en las proximidades de la línea de fusilamiento para comprobar la existencia o no de una fosa común. La razón de buscar en ese lugar en concreto se encontraba en los testimonios recabados, según los cuales los cuerpos fueron enterrados por el maestro del pueblo de Pajares y un grupo de alumnos en el lugar en el que se hallaban abandonados.

El informe nos dice nuevamente: “La cata finalmente resultó positiva. A unos 55 cm de profundidad se localizó un fémur izquierdo en conexión anatómica con el coxis (en el cotilo) así como cuatro metatarsianos, a unos 70 cm de profundidad.

 La cata no se excavó en su totalidad puesto que el objetivo que se marcó fue solamente comprobar la existencia o no de restos humanos. Una vez que se localizaron las primeras evidencias se paralizaron los trabajos y se dio aviso a la autoridad competente.”

parasimon6

Vista general de la “cata arqueológica” y restos óseos hallados. (Imagen: Informe Parasimón 2014)

Los restos óseos hallados parecen corresponder a dos individuos distintos, dados la colocación de los mismos.

Para terminar, el informe relata las actuaciones legales realizadas tras el hallazgo: “Inmediatamente después de producirse el hallazgo de restos humanos en la cata se procedió a denunciar el hallazgo a la Guardia Civil.  Se personaron dos agentes de la Policía Judicial para realizar el atestado así como un médico forense que procedió al levantamiento de los restos óseos localizados.

Los restos fueron retirados para su estudio forense y quedaron bajo custodia de la Policía Judicial.

Una vez formulada la preceptiva denuncia y completado el atestado, el hallazgo de la fosa queda judicializado”.

LA ASOCIACION.

Con todo lo expuesto, ahora toca decir que los familiares se han constituido en asociación que reclama la apertura de la fosa y su exhumación.

Ellos mismos nos informan: “Hemos constituido la Asociación de Familiares y Amigos “Fosa de Parasimón” para dotarnos de un instrumento que nos permita gestionar la tarea que se nos presenta por delante: un Proyecto de Exhumación de la Fosa y la Identificación de  las personas allí enterradas. Los fines están orientados a recuperar la Memoria, Dignificar el lugar, y reclamar Justicia y Reparación”.

2.23Monolito

Monolito señalando la fosa de Parasimón. (Imagen: familia Cinfuegos).

El próximo paso es conseguir financiación para las labores de exhumación de la fosa localizada y la búsqueda de la que falta. Para ello la asociación quiere hacer una colecta o “crowdfunding” e implicar a las instituciones en la aportación de fondos publicos.

Por nuestra parte, como medio de comunicación, pero sobre todo como medio de difusión para y por la Memoria Histórica, apoyamos desde CRONICAS A PIE DE FOSA a dicha asociación y nos ponemos a su entera disposición.

FUENTES CONSUTADAS

http://tematico.asturias.es/asunsoci/fosas/

http://www.lne.es/caudal/2010/08/19/parasimon-herida-abierta/956926.html

http://www.lne.es/caudal/2015/08/31/lena-rechaza-dedicar-fondos-exhumacion/1807281.html

http://www.todoslosnombres.org/sites/default/files/informe_fosa_parasimon.pdf

Declaración jurada de Celestino García. Documento familia Cienfuegos.

“GOLIAT CONTRA DAVID”, UN CRUCERO REBELDE CONTRA 4 PESQUEROS ARTILLADOS.

004 Bou-Nabarra-durante-el-combate-de-Matxitxako-Cuadro-de-David-Cobb-AD003726

79 ANIVERSARIO DE LA BATALLA NAVAL DE MATXITXAKO (BIZKAIA).

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Esta semana se cumplen 79 años de los combates navales desarrollados frente a la costa bizkaina entre fuerzas sublevadas con el crucero “Canarias” como protagonista y actor malo contra los bous artillados de la Euzko Itsas Gudarostea, (Marina Auxiliar de Euskadi) como los buenos de la película.

Vamos a ser originales y a pesar de la pérdida de bajas humanas en aquel combate, queremos contar de otra forma lo sucedido. Fue una época pasada de nuestra historia, donde grandes hombres se convirtieron en leyenda, en héroes. A lo largo de todos estos años se han escrito muchos artículos, libros y reportajes sobre la “Batalla de Matxitxako” y los hechos son los que son, no hay nada más que añadir.

Nosotros queremos rendir un homenaje a aquellos luchadores por la libertad y plasmar en estas páginas su lucha con pequeños matices futboleros, como de si de un partido de fútbol se tratase. Eso si con todo el respeto y honor que se merecen.  Un Real Madríd contra el Athetic de Bilbao jugando en casa, en San Mames.

ESCENARIO PREVIO AL PARTIDO. (COMBATE)

El enfrentamiento naval tuvo lugar el 5 de marzo de 1937 cerca de Cabo Matxitxako y lo inició el “Canarias”, al cumplir la orden de capturar al mercante “Galdames”, que se dirigía a Bilbao desde Bayona con un cargamento de moneda recién acuñada y que iba escoltado por el destructor republicano “José Luis Díez” y por los bous de la Marina Auxiliar de Euskadi, el “Gipuzkoa”, “Nabarra”, “Bizkaya” y “Donostia”.

007-esquema-del-combate-de-matxitxako

Representación gráfica del combate de “Matxitxako”. (imagen del libro “El combate de Cabo Matxitxako. Matxitxako lur-buruko itxas-gudua”. Bilbao, 1977).

La situación previa al suceso nos emplaza en un despliegue de las fuerzas navales rebeldes franquistas en el mar Cantábrico, bloqueando con su sola presencia los accesos a los puertos republicanos de cuanto buque quisiese entrar, pero sobre todo de dos mercantes vascos. Uno era el “Mar Cantábrico”, de la Compañía Marítima del Nervión, que venía de Veracruz (México) con un importante cargamento de armas. El otro era el “Galdames”, de la Compañía Auxiliar Marítima, que venía desde Bayona (Francia) a Bilbao con 173 pasajeros y 5 toneladas de monedas de níquel acuñadas en Bélgica para el Gobierno Vasco. Estas monedas son las conocidas como las del “Gobierno de Euzkadi” y tenían el valor de 1 y 2 pesetas, con la cara de la república en uno de sus lados y el valor en el otro.

Al poco de salir de puerto de Bayona, el “Galdames” se encontró con los cuatro bous de la Marina Auxiliar de Euskadi que habían salido de Bilbao para servirle de escolta. Los comandantes de cada uno son los siguientes: del “Gipuzkoa” Manuel Galdós,  del “Nabarra” Enrique Moreno, del “Bizkaya” Alejo Bilbao y del “Donotia” Francisco Elortegui.

Por último, se había emplazado algo más al Norte de la zona de reunión, al destructor republicano “José Luís Díez”, para dar una mayor cobertura de protección al convoy. Era un destructor de la Armada Española perteneciente a la clase “Churruca”. Esta clase fue un modelo de destructor construido por la Armada Española inspirados en la clase Scott de la Royal Navy. Eran poderosas naves del tipo que los ingleses denominaban “Flotilla Leaders” o “Cabeza de Flotilla”. Con excelente velocidad y poderoso armamento, estos destructores españoles no tenían nada que envidiar a los mejores del mundo. Tenía 5 cañones de 120 mm. y un cañón más pequeño con una dotación de 160 hombres.

A la altura de Bilbao, en la costa, se había situado el crucero “Canarias” al mando de su capitán de fragata Salvador Moreno para impedir la entrada en puertos vascos de ninguno de los buques que se esperaba.

El “Canarias” era, en aquella época, un moderno crucero pesado con blindaje en sus partes más sensibles, capaz de alcanzar la velocidad de 34 nudos. Además estaba armado con 8 cañones de 203,2 mm., 8 cañones de 120 mm. y varios otros menores con una dotación de más de mil hombres.

crucero canarias nacional

Crucero “Canarias”. (Imagen http://tecnologia-maritima.blogspot.com.es/2013/08/el-legendario-crucero-canarias-c-21.html)

Por parte de la Marina Auxiliar de Euskadi estaban los 4 bous artillados, que solamente eran barcos de pesca bacaladera sin protección ni blindaje y que apenas podían alcanzar los 11 nudos de velocidad. A los tres primeros se les había dotado de 2 cañones de 101,6 mm. cada uno, mientras que al “Donostia” que era más pequeño y sólo llevaba dos cañones de menor calibre. La dotación total de los cuatro apenas sumaban 180 hombres.

Poco antes de encontrarse el convoy con el “Canarias”, el destructor republicano abandonó la zona, alegando avería, marchando al puerto de Burdeos (Francia). En muchos sitios se habla directamente de deserción, de abandono del deber ante el enemigo, directamente de traición. Tal vez, si eso no hubiese ocurrido, la historia habría sido distinta y la lucha más igualada habría decantado la victoria por el lado republicano. ¿Quién sabe..?

MARINA AUXILIAR 1- CANARIAS 0. (PRIMER TIEMPO…DEL COMBATE)

El primer encontronazo de ese nefasto episodio ocurrió la noche del 4 de marzo, había una fuerte marejada con mar gruesa que dificultaba la marcha del convoy, lo que hizo que los bous “Nabarra” y “Donostia” se movieran más hacia el Norte del golfo de Bizkaia. La mala visibilidad y que los buques iban con las luces y radio apagadas fue decisivo para la dispersión del convoy. Por su parte el “Gipuzkoa” y el “Bizkaya” que habían mantenido su rumbo, a pesar del mal tiempo, se adelantaron y perdieron contacto con el grupo principal. Ya de día, ambos buques trataron de localizar al resto y se separaron. El “Gipuzkoa” rastreó desde Cabo Villano hasta Santoña en Cantabria y el “Bizkaya” tomó la dirección Este, retornando parte del camino recorrido durante la noche.

La búsqueda del resto del convoy fue negativa y al final ambos buques decidieron regresar al puerto de Bilbao, cuando inesperadamente se toparon con el potente crucero “Canarias” que les cortaba el paso a menos de 20 millas náuticas al Norte del Abra de Bilbao.

El “Canarias” en un principio solo vio al “Gipuzkoa” que llegaba de la zona de Santoña y sin previo aviso disparó sus cañones contra el. Era medio día del 5 de marzo y a toda máquina el “Gipuzkoa” intentó escapar del alcance de fuego del crucero sin conseguirlo, mientras repelía el ataque con su propia artillería.

El primer cañonazo del “Canarias” dio de lleno al “Gipuzkoa” en el cañón de popa y otro en el puente de mando, que produjo un incendio al explotar varias cajas de granadas de mano. Los dos impactos produjeron las primeras bajas en el bou, 5 gudaris-marineros murieron y hubo varios más heridos. A pesar de estar alcanzado continuó con su huida y repelió el ataque como pudo. Disparó otra vez contra el crucero que resultó alcanzado, produciendo según las crónicas franquistas un muerto y un herido.

Daños sufridos en el bou “Gipuzkoa”. (Imagenes  Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi(1936-39) de Juan Pardo San Gil y http://www.marinavasca.eu/es/combate-de-cabo-machichaco.php?o=5&a=5

Durante la refriega, el “Gipuzkoa” hizo de presa y metió al “Canarias” dentro del área de alcance de las baterías de costa de Punta Lucero (Zierbena) y Punta Galea (Getxo) que inmediatamente respondieron con su artillería para defender la entrada a puerto del bou atacado con graves desperfectos.

La Batería de Punta Galea estaba dotada con 2 cañones 152 mm. Vickers con un alcance 21.700 m. Se había instalado a finales de octubre de 1936 y la mandaba el teniente Antonio Santafe Largacha. La de Punta Lucero tenía 6 Obuses antiguos de 240 mm. modelo Ordoñez con un alcance 8.600 m. Había otra batería de costa en Matxitxako con 4 Cañones 150 mm. también con el sistema Ordoñez y un alcance 9.000 m. pero fuera de la zona de combate. La mandaba el sargento Laguina. Dirigía toda la artillería de costa el capitán Francisco Gutiérrez, instalado en el castillo de Artaza (Lejona).

Ante el fuego de cobertura de las baterías de costa de entrada al puerto de Bilbao, el crucero dio media vuelta, dejo a su presa herida y se lanzó a la búsqueda del resto del convoy.

Mientras todo ocurría, el “Bizkaya” se había topado con el mercante ingles de bandera estonia “Yorkbrook” que traía un cargamento de armas para el Gobierno Vasco. Momentos antes había sido apresado por el “Canarias” antes de la llegada de los primeros buques del convoy, pero que tuvo que dejarlo para perseguir al “Gipuzkoa”. El “Bizkaya” se puso a su lado y le ordenó seguirle, llegando ambos al puerto de Bermeo. El cargamento de armas había llegado a su destino, ¿pero a qué precio?

El bou “Bizkaia” con parte de su dotación y cañon de proa.  (Imagenes Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi(1936-39) de Juan Pardo San Gil

El “Canarias”, dada su envergadura y poca movilidad, había perdido en poco tiempo tres presas, el “Gipuzkoa”, el “Yorkbrook” y el “Bizkaya”. Sin embargo no se dio por vencido y salió nuevamente a la búsqueda de nuevas víctimas del disperso convoy.

MARINA AUXILIAR 1- GOLIAT 1 (PRORROGA).

Al convoy rezagado se le unieron dos pesqueros de arrastre que regresaban de su faena diaria, el “Pantzeska yJoseba Mikel”. Venían confiados sin noticia alguna de la presencia en el mar del “Canarias” por ausencia de contacto por radio, pero cuando la conectaron comenzaron a llegar señales de alarma acerca de la presencia del crucero en la zona. Inmediatamente pusieron rumbo Norte para salir del área de tiro del “Canarias”, pero ya era tarde, su velocidad de persecución y un cañonazo certero contra el  mercante “Galdames” que causo daños y 5 muertos, hizo que éste parara máquinas de inmediato. Para evitar más víctimas entre su pasaje arrió la bandera blanca y se rindió.

siluetas

Folleto con las siluetas de los buques rebeldes franquistas que se daba a los marineros vascos para reconocerlos. (Imagen Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi(1936-39) de Juan Pardo San Gil).

Después el “Canarias” disparó contra el bou “Donostia”  y al rato contra el Nabarra”. El comandante de éste último, Enrique Moreno, a pesar de la desigualdad de fuerzas, decidió presentar batalla al crucero y hundirse combatiendo antes que rendir su barco. Ordenó contestar al fuego y en el fragor de la batalla los pesqueros se escabulleron y entraron en puerto como alma que lleva el diablo.

Durante dos largas horas el “Nabarra” sostuvo combate desigual contra el “Canarias”. Primero con los dos cañones y cuando el de popa fue inutilizado, viró sobre si mismo para usar el de proa y seguir combatiendo. Con el buque ardiendo por los impactos, con un solo cañón operativo, continuó la lucha titánica, cual David contra Goliat, hasta que finalmente un proyectil del crucero impactó en la zona de calderas. El bou inutilizado, ardiendo y comenzando a hundirse no presagiaba nada bueno, no había salvación para el heroico buque, así que los supervivientes del mismo lo abandonaron, muy a su pesar, cumpliendo órdenes. El comandante, el primer oficial Ambrosio Sarasola y algunos más prefirieron quedarse a bordo y hundirse con el barco que entregarse. Tan solo 19 de los 49 tripulantes lograron alcanzar los botes salvavidas, siendo recogidos y apresados por el “Canarias” no sin antes tratar de resistirse con granadas de mano.

nabarra

Bou “Nabarra” fondeado en Portugalete.  (Imagen http://www.grijalvo.com/Jar/Nabara.htm)

El bou “Donostia”, que había permanecido en todo momento alejado del área de alcance de la artillería del “Canarias”, puso rumbo a Francia con las imágenes aún frescas del desproporcionado combate. Había sido un testigo “de piedra” de la feroz batalla.

Con el “Nabarra”  hundido, y el “Donostia” fuera de tiro, el crucero “Canarias” regresó a por su presa principal, el mercante “Galdames” y lo ordenó dirigirse al puerto de Pasajes, en poder de los rebeldes franquistas. Días más tarde su última presa, el mercante “Mar Cantabrico”, era capturado.

FIN DEL PARTIDO. MARINA AUXILIAR 4- CANARIAS 2

Resumen del combate. Goles del crucero “Canarias”: el “Nabarra” (hundido) y el “Galdames” (apresado) . Se querían anotar el “Mar Cantábrico” pero no valía por estar fuera del tiempo reglamentario.
Goles de la Marina Auxiliar de Euskadi: “Bizkaya”, “Donostia”, “Gipuzkoa” y “Yorkbrook” fugados y puestos a salvo.

Meses después fueron juzgados en consejo de guerra y condenados a muerte los 19 tripulantes supervivientes del “Nabarra”. Se pedía desde las más altas instancias militares rebeldes un castigo ejemplar, algo a lo que ya estaba acostumbrado a impartir el éjercito sublevado. Los golpistas pedían la pena capital a los héroes de Matxitxako por rebeldes, (hay que joderse), rojos y separatistas. La intercesión directa ante Franco del comandante del “Canarias”, impresionados por el valor demostrado en el combate, hizo que se les indultara y se les pusiera en libertad en reconocimiento a su valentía.

Pero como no pudieron aplicar su venganza de matarlos, los mantuvieron presos durante meses hasta que finalmente los liberaron, pero el nuevo régimen se encargó de señalarlos diariamente en todas sus gestiones diarias, laborales y familiares.

Sin embargo no tuvieron la misma suerte la tripulación y pasajeros del mercante capturado “Galdames”, que hubieron de sufrir largas condenas de prisión y alguno fue fusilado. Uno de los que sufrieron esa suerte fue el representante de la Generalitat de Cataluña en Euzkadi, Manuel Carrasco Formigueira, que viajaba con su familia en el mercante.

En memoria de los caídos ese día, el Gobierno Vasco en el exilio instituiría en 1978 el «Itsas Gudarien Eguna» que se celebrarse en Bermeo el primer domingo del mes de marzo y desde entonces se lleva a cabo ese homenaje a nuestros valerosos marinos de la Euzko Itsas Gudarostea, (Marina Auxiliar de Euskadi).

Dibujo1

Relación de los gudaris-marineros muertos en la batalla de “Matxitxako” correspondientes a los dos bous, el “Gipuzkoa” y el “Navarra”.(Imagen recortada de la Relación de las bajas sufridas por la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-37) Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi(1936-39) de Juan Pardo San Gil).

¿DONDE ESTA EL “NABARRA”?

Durante muchos años se han buscado los restos del “Nabarra” en el fondo del mar sin resultado. La última fue en el año 2008 cuando una empresa encargada por el Gobierno Vasco  llamada AZTI-Tecnalia para llevar a cabo la cartografía de fondos de la plataforma continental vasca encontró algo. Durante el mes de agosto de 2007 se llevó a cabo la recogida de datos cartográficos de la zona comprendida entre Cabo Villano y Cabo Matxitxako, y en noviembre de 2007, analizando los datos registrados en la zona prospectada durante el verano, los expertos identificaron un pecio (barco hundido) en las proximidades de Matxitxako, sobre fondos de unos 100 metros de profundidad y en relativo buen estado.

Al estudiar el registro en detalle se obtuvieron datos concretos sobre las dimensiones del buque hundido e inmediatamente se contrastaron con el registro histórico existente. La eslora del buque, al encontrarse partida en dos por detrás del puente, es difícil de estimar con exactitud, pero se estima entre 65 y 70 m. Sin embargo la manga se puede medir perfectamente, alcanzando 10,40 m en su parte más ancha.

De todos los posibles barcos hundidos en la zona, uno coincide con la manga del detectado: el bou “Nabarra”. Su eslora era de 65,40 m. lo que también se corresponde con las medidas calculadas, a pesar de encontrarse partido.

Sin embargo investigaciones de campo con buceadores han comprobado que es un buque de carga y que parte de la misma había escapado de las bodegas, observando restos de mineral de hierro por la zona. Este hallazgo descartaba que se tratara del bou “Nabarra” y apuntaba, según han explicado, a un carguero de tamaño medio de principios de siglo, probablemente de los que llevaban mineral de hierro a Cardiff (Reino Unido) y volvían con carbón.

En sus inmersiones, los buzos encontraron otras pruebas que descartaban la hipótesis del buque de guerra, pues el casco se encuentra entero, sin restos de haber sido hundido tras una batalla naval. Tampoco se han encontrado restos del cañón que portaba, aunque si un artefacto que, sospechan, podría tratarse de una ametralladora, que atribuyen a las necesidades de defensa de la época, con gran cantidad de piratas y confiscaciones de guerra.

A pesar de que las mediciones tomadas originalmente apuntaban a unas dimensiones similares a las del bou, las inmersiones han permitido comprobar que difieren, pues la proa no llega a los 8 m., frente a los 14 que debería tener, y la manga del barco tampoco coincide con la del navío vasco.

En cuanto a la posible ubicación de los restos del bacaladero vasco, los submarinistas han explicado que será difícil encontrarlos si el escáner de Azti no lo ha detectado, dado que pocas millas más allá se acaba la plataforma continental, lo que supone que el barco podría estar sumergido a más de mil metros de profundidad.

El misterio de donde esta el “Nabarra” continua….

Imagen de cabezera: Cuadro de David Cobb

FUENTES CONSULTADAS.

La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi(1936-39) ,Juan Pardo San Gil, Euzkadiko Gudontzidia. Museo Naval. Donostia-San Sebastián, 2008
https://foronaval.wordpress.com/2014/02/11/un-teniente-de-navio-gudari-de-cartagena/
http://marinavasca.eu/es/combate-de-cabo-machichaco.php?o=5&a=5
http://prologonaval1939.blogspot.com.es/2010/02/artilleria-de-costa-1936.html
http://www.grijalvo.com/Jar/Nabara.htm
http://www.agenciasinc.es/Noticias/Un-equipo-de-AZTI-Tecnalia-localiza-los-restos-de-un-barco-de-las-caracteristicas-del-Bou-Nabarra
http://www.elcorreo.com/vizcaya/20080625/mas-actualidad/sociedad/buque-hundido-hallado-matxitxako-200806251821.html
http://tecnologia-maritima.blogspot.com.es/2013/08/el-legendario-crucero-canarias-c-21.html
http://www.taringa.net/comunidades/euskaldunak/4759103/La-batalla-de-Matxitxako-1937.html

 

EL “COMANDANTE” MAURO SARAVIA MANDA EL ULTIMO BATALLON DE GUDARIS.

mauro

El “comandante” Mauro Saravia. Autoretrato.

 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente

Bilbao. 21 de febrero 2016.

LLAMADA A FILAS, EL “ULTIMO COMBATE”.

El Eusko Gudarostea (Ejército de Euskadi) se enfrenta a su último combate en tierras vascas. Atrás quedan sus más de 80 años de gloria y honor, personificados en cada uno de los héroes gudaris y milicianos que lucharon contra el fascismo.

Desde hace tiempo su “comandante” Saravia ha buscado a nuestros últimos excombatientes y los ha encuadrado en “el último batallón”, la última esperanza de dar su sentido homenaje a los que quedan, con un último servicio por la justicia y la libertad.

Mauro Saravia, chileno de nacimiento y vizcaíno por raíces familiares, es nieto de exiliados vascos y fotógrafo profesional, es su último “comandante”.

Su misión es llegar el 2 de marzo de 2016, al edificio bilbaíno de Juntas Generales de Bizkaia en la calle Hurtado de Amézaga, sin una sola baja, con todos sus hombres listos para el combate con la historia y para recibir el reconocimiento a su servicio prestado por Euskadi.

El combate de sus “últimos gudaris” es con el público, con las Instituciones y con la prensa, donde su “comandante” presentará su último trabajo, “Azken Batailoia”, (el último batallón), una impresionante exposición de fotografías de sus ya veteranos soldados. Las imágenes realizadas con gran dedicación y una magnífica profesionalidad, que refleja el paso del tiempo de 27 de nuestros heroicos guerreros.

“Azken Batailoia” hace referencia a la guerra civil en Euskadi, cuando los batallones en combate tenían bajas y los supervivientes se reagrupaban en nuevas formaciones. Ese reagrupamiento es el “ultimo batallón”.

Gracias a Mauro Saravia e Intxorta 1937 Kultur Elkartea, esta muestra ve la luz, después del arduo trabajo realizado, ya que cada imagen captada lleva tras de si un importante recorrido. Esta comienza con la búsqueda de las personas, la investigación previa, el contacto, entrevista y por último la sesión de fotografía.

gudari8

Miliciano 6.(Imagen Mauro Saravia www.maurosaravia.com )

GUDARIS Y MILICIANOS DEL “AZKEN BATAILOIA” (el último batallón).

Hasta un mes antes de esta muestra los elegidos, para este “ultimo batallón”, eran 26 gudaris y milicianos, pero recientemente ha habido una ultima incorporación. La número 27 corresponde a un exmiembro de la primera Policía Vasca, la Ertzaña de 1936, que en los últimos combates antes de la caída de Bilbao, se presentó en el frente a luchar contra los sublevados.

La procedencia de estos gudaris y milicianos retratados que forman el “Azken Bataloia” son de Bizkaia, Alava, Gipuzkoa y de Navarra.

Su experiencia en el “combate” lo avala su edad, el más joven de ellos es Juan Azkarate de 93 años, el único marino vivo hoy en día de la Marina Auxiliar de Euzkadi (Euzko itsas Gudarostea), fue la fuerza naval creada en octubre de 1936 y perteneciente a la dotación del bou “Alava” que era un pesquero artillado.

Y el más veterano de ellos tiene 103 años y es Antonio Izaguirre, del batallón “Abellaneda” de EAJ- PNV.

Baltasar

Baltasar Delgado. (Imagen Mauro Saravia www.maurosaravia.com )

NUEVO PROYECTO. ESTA VEZ CON MUJERES.

Con el trabajo ya realizado y a la espera de su estreno, Mauro Saravia tiene ahora mismo entre sus manos y la cámara de fotografía otro proyecto no menos importante.

Conjuntamente también con la asociación Intxorta 1937 Kultur Elkartea esta llevando la investigación y búsqueda de mujeres que tuvieron relación con la contienda, ya sea como trabajadoras, en combate o represaliadas del franquismo.

Desde estas páginas de CRONICAS A PIE DE FOSA, Mauro hace un llamamiento a todas las mujeres que quieran ser retratadas y contar su historia, sin importar lugar de residencia actual, que de una u otra forma participaron en la guerra.

Busca mujeres que trabajaron en fábricas de armas, construyendo trincheras o ayudando con labores en la retaguardia. También mujeres que tomaron las armas y combatieron como milicianas, enlaces o suministrando armas. Sin olvidar a las que durante y después de la guerra fueron represaliadas con cárcel o de forma física por defender su tierra y la república. En especial busca milicianas, enfermeras o participantes directa o indirecta de la contienda o represaliadas de origen vasco.

Para éste último proyecto o tan sólo para ponerse en contacto con Mauro Saravia, lo haga a través de la página web www.maurosaravia.com

En el último mes a Mauro Saravia le han hecho varias entrevistas sobre su exposición y próximo proyecto. Dos de ellas se pueden leer en los siguientes link.

http://mugalari.info/2016/02/03/memoria-%C2%B7-mauro-saravia-%C2%B7-la-resistencia-tan-fuerte-del-frente-vasco-no-hubiese-tal-sin-el-apoyo-y-participacion-de-las-mujeres/

http://www.deia.com/2016/01/24/politica/euskadi/el-ultimo-batallon

AUTORIA DE FOTOGRAFIAS.

Imagenes del reportaje y foto de cabezera son propiedad de Mauro Saravia www.maurosaravia.com )

43º13’44’’N, PROYECTO TEATRAL SOBRE LA MEMORIA HISTORICA.

campo frances4

En memoria de los indomables
Que la tierra os sea leve


 

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

En esta ocasión tenemos el placer de publicar la sinopsis del proyeto teatral de la amiga Olatz Gorrotxategui Gangoiti, vecina de Bilbao, que llevará el sugerente titulo 43º13’44’’N, centrado en la MEMORIA HISTORICA  y en el que ha estado trabajando más de tres años.

Desde éste blog de CRONICAS A PIE DE FOSA, al igual que desde nuestra página de facebook, mostramos nuestra más entera colaboración, divulgación y apoyo al proyecto, para que cuanto antes vea la luz en los escenarios.

Pero dejemos que sea ella misma la que nos lo presente.

“Todo este tiempo he estado gestando la idea, recabando información, leyendo, preguntando y dándole vueltas a la forma que quería que tuviera el proyecto.

La pieza narrará la búsqueda de todas las personas desaparecidas durante el régimen fascista. Ahora, gracias al apoyo de Dss2016, tengo la oportunidad de sentarme a escribir el texto y de montar el proyecto. Es un trabajo que ha tardado mucho tiempo en ver la luz, y para mí, es un proyecto vital, biográfico y necesario, hecho con el corazón.

La obra tratará como ya he dicho, sobre la búsqueda. El título hace alusión a partede las coordenadas de mi casa, ya que el trabajo habla sobre “traer a nuestra gente a casa, dejarles un caminito de migas de pan para que sepan volver desde donde ahora se encuentran”.

Sobre escena intentaremos encontrar el paradero de todas (simbólicamente) las personas desaparecidas, y para ello necesito la colaboración de personas que sigan buscando a sus familiares, o que hayan pasado por este proceso. Sin los testimonios que ahora estoy pidiendo este trabajo pierde el sentido y la veracidad. No puedo tratar sobre la memoria histórica sin testimonios reales y sinceros. Mi objetivo es concienciar al público sobre la aplicación de la ley de la memoria histórica y la mejora de esta, reivindicando la verdad, la justicia y la reparación , enmendando los errores del pasado e intentando que no se repitan en ningún otro lugar del mundo.”

campo frances2a

Republicanos españoles, prisioneros en el campo francés de Angeles Sur Mer en 1939.        (Imagen http://www.sbhac.net)

SINOPSIS DE LA OBRA PROYECTADA.

Olatz Gorrotxategui ha remitido a CRONICAS A PIE DE FOSA la sinopsis de la obra, para explicar en detalle en que consistirá la futura representación.

“La pieza 43º13’44’’N narrará la búsqueda de las personas que fueron asesinadas y exiliadas por el régimen franquista que jamás volvieron a casa. Esta obra hablará sobre la búsqueda de todas las víctimas, enfocándola en una persona protagonista a la que intentamos encontrar, que irá cambiando de nombre y rostro a lo largo de ese viaje. No centrándonos en una sola victima sino en tod@s l@s represaliad@s y asesinad@s durante el fascismo español, desde Maravillas Lamberto de 14 años de edad, asesinada en Navarra en 1936, hasta Salvador Puig Antich, último asesinado a garrote vil en 1974, haciendo especial hincapié en las más de 150.000 víctimas anónimas aun hoy desaparecidas.

La performer comenzará una investigación sobre el paradero actual de las víctimas, utilizando diferentes herramientas y documentos verídicos sobre desapariciones reales, intentando descubrir desde el principio en cuál de las cunetas está la persona buscada. Tras elegir una historia anónima con la que comenzar, una persona a la que ayudar (sacada quizá de un documento real como grabaciones donde familiares piden ayuda, o foros donde familiares piden información a algún@ superviviente que pudiera conocer a la víctima),hablará con testigos para saber cuándo fue vista por última vez, llamará a objetos perdidos para preguntar por la maleta de la víctima, interpretará fotografías de sus vidas, preguntará a compañer@s de frente, a viajeros de barco en el que esa victima debería haber zarpado por estar su nombre en la lista de pasajeros u otra serie de acciones y documentos reales que están aún por definir.

Esta persona a la que la actriz busca, cambiará de nombre en cada acción consiguiendo así el efecto del que hablaba anteriormente, hablar de tod@s l@s desaparecido@s, pero dándoles el tratamiento individual, de respeto e importancia que merecen. Dirigiéndose a las víctimas de tú a tú, desde la intimidad creada con forma de cuaderno bitácora o postal de viaje, la protagonista intentará descubrir el destino final de todas esas personas que hoy siguen desaparecidas, o que nunca pudieron volver del exilio, jugando, fantaseando, distorsionando documentos e inventando una vida mucho más amable para ellas que el destino que realmente sufrieron. Así mismo, las ansias de la actriz de encontrarse con buenas noticias hace que invente juegos y relaciones con el público para salvar a todas esas personas… como intentar construir un astillero con su cuerpo o con el del público, fabricar barcos de papel y enviarlos al puerto de Alicante, (lugar de salida del Stanbrook, último barco que navegó hacia el exilio con más de 3.000 pasajeros pero que zarpo dejando entre 15.000 y 30.000 personas en tierra a merced del ejército italiano), o el envío por parte de la performer de postales a alguien ya fallecido y que desapareció en 1937.

El-Stanbrook-en-Orán-29-03-1939

Barco STANBROOK a su llegada a Orán el 20 de marzo de 1939 con los exiliados republicanos.   (Imagen http://www.archivodelafrontera.com/galeatus/la-llegada-de-los-refugiados-republicanos-espanoles-a-argelia-segun-el-diario-frances-oran-republicain-marzo-abril-1939-por-hammouche-bey-omar-rachida-de-la-universidad-de-oran/

Me gustaría trabajar el efecto final de primera persona, de cercanía con esa víctima, que en realidad son todas. Y para ello me parece interesante el juego de documento real vs documento manipulado (del que hablaré más adelante), que humanizará a la protagonista.

Paralelamente, según esta investigación va avanzando, y se va siguiendo la pista de esta persona que son todas a la vez, en el escenario se va creando un mapa geografico con elementos utilizados en la búsqueda. Así, muy poco a poco y sin que el público lo intuya en un primer momento, el suelo, y más adelante otros elementos del escenario como el telón de fondo o público, serán receptores de objetos y escenas que irán perfilando un mapa a escala que se descubrirá con la introducción paulatina de objetos como botellas en Navarra por el cementerio de las botellas de Ezkaba, tierra en zona de fosas o incluso en toda la península, arena en la costa francesa y argelina (por el campo de refugiados de Argelés sur Mer que se improvisó en una playa cercada donde fueron recluidas 100.000 personas, o el campo de Orán que fue construido en el desierto), o incluso en la cárcel de mujeres de Saturrarán en la playa de Ondarroa. Sal o cal en Europa en referencia a campos de concentración como Gurs o Mauthausen, donde fueron trasladados 1.500 y 4.000 republican@s. Banderitas siguiendo la costa mexicana en homenaje al recibimiento que hicieron el pueblo mexicano y Cárdenas a los refugiados. Dejar los barquitos construidos por el público en el puerto de Alicante. Recorridos pintados a tiza, con alimentos como arroz o migas de pan señalando un recorrido transoceánico que simbolizará la búsqueda y vuelta a casa, cuerdas de las utilizadas en las excavaciones arqueológicas, fotos reales de puertos que serán manipuladas y edulcoradas más adelante, cifras escritas en cada país hacia el final de la pieza y un largo etcétera que aún no está decidido, ya que los ejemplos que acabo de poner son únicamente bocetos y puede que finalmente el mapa se dibuje con un único elemento. Los elementos se podrían ir barriendo o moviendo por el suelo, dándoles forma. Este recurso, el de crear un mapa en dimensiones ayudará a crear un hilo conductor.

No podemos obviar de la sinopsis la parte más objetiva o política del proyecto, la aparición de datos reales, imágenes y videos verídicos fuera de la historia de la búsqueda, información que si cierta parte del público conoce, para la mayoría son datos desconocidos y ayudan a poner en contexto la historia que quiero escribir, como las cifras (150.000 desaparecidos a día de hoy, 550.000 exiliados a Francia, 15.000 exiliados en Argelia , 25.000 exiliados a México, 30.000 niños exiliados sin familiares, 30.000 enviados a campos de trabajo en Alemania y 10.000 a campos de exterminio…), la crueldad del primer nodo, la pasividad internacional de ayer y hoy o los impedimentos para practicar las correspondientes exhumaciones. Datos y acciones que servirán para unificar la pieza y poner en situación al público.

El trabajo de texto es fundamental en esta pieza ya que será el narrador de los hechos y el enlace entre una acción y otra. También lo utilizaré como descripción del propio documento (carta, postal, diario, foto, dato proyectado…),y como no, en los momentos de diario hablado de la protagonista, creando gracias al texto una historia empastada.

Más allá de lo que sucede en el texto y más allá de las historias concretas que se contarán y están aún por escribir, la pieza reivindicará la aplicación de la ley de memoria histórica, exigiendo verdad, justicia y reparación para estos crímenes contra la humanidad cometidos entre 1936 y 1977, y que aún siguen sin ser condenados ni subsanados.

Este proyecto pretende honrar la memoria de quienes aún siguen en los caminos con una bala en su cuerpo, por quienes no han pasado esos 80 años que algunos insisten en borrar y olvidar. La historia que solucionemos hoy servirá para tener conciencia de los crímenes que aún siguen produciéndose hoy en todo el planeta.”

campo frances1a

Los republicanos exiliados, internados en campamentos improvisados en las playas francesas, contruyen sus refugios con lo que tienen a mano. 1939. (Imagen http://www.sbhac.net)

¿EN QUE PODEMOS AYUDAR Y QUE NECESITA PARA EL PROYECTO?

Nuevamente es la autora, Olatz Gorrotxategui, quien nos informa en que podemos ayudarla para llevar a buen término el proyecto teatral.

“Lo que necesito de vosotr@s es que respondáis a unas pocas preguntas muy breves y sencillas (tengo mas propuestas para quien se anime). Esto no os robará mucho tiempo, y contribuiréis al mensaje, participando en un proyecto educativo y sin ánimo de lucro. Los beneficios de la obra, si es que los hubiera, irían a un fondo para la exhumación de las víctimas que aun no han sido recuperadas.”

Para contactar con ella, pedirle información o sumarse al proyecto, nos remite una forma de ponerse en contacto con ella.

“Para participar podéis enviarme un correo electrónico a 431344n@gmail.com (enviándome nombre y número de tlf ) o llamarme al 616945813.
Si tenéis interés en conocer el proyecto en profundidad podría enviároslo por correo electrónico, o si tenéis preguntas sobre mi o sobre la línea ideológica del proyecto, no dudéis en escribirme o llamarme. Estaré encantada de explicároslo detenidamente.”

Olaz Gorrotxategui ha creado una página en facebook, con el nombre de la obra proyectada, donde nos mantendra informados periodicamente de sus logros.

https://www.facebook.com/431344n-Proyecto-Teatral-sobre-Memoria-Histórica-491050044435390

PROTOCOLO ANTE EL HALLAZGO DE RESTOS OSEOS HUMANOS.

100_9666

“Detrás de un simple objeto encontrado en el monte, puede haber la historia de una persona desaparecida“.

(Restos óseos del miliciano Ramón Portilla, imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao. 7 de febrero 2016.

El motivo de este reportaje, no es otro, que el tratar de explicar detalladamente el “protocolo” de actuación ante el hallazgo accidental de restos óseos humanos en nuestros paseos por el monte. Este tipo de hallazgos se pueden realizar de manera fortuita después de labores de explotación forestal, movimientos de tierra por obras, corrimiento de tierras, por agentes meteorológicos, etc. También podría darse el caso, como ya ha ocurrido recientemente, que un buscador de objetos bélicos localizase restos humanos asociados a objetos metálicos o munición de la guerra civil, detectados con un detector de metales.

Sobre éste último supuesto, habría que decir en primer lugar que la tenencia de detectores no es ilegal pero sí su uso, si no es en asuntos arqueológicos con el correspondiente permiso de Patrimonio de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Recientemente CRONICAS A PIE DE FOSA participó en una de esas prospecciones de la mano de los miembros de Euskal Prospekzio Taldea, Kepa Ganuza, Mikel Diego, Iñaki Juaristi e Iñaki Rebolledo, para ver sobre el terreno la labor de este equipo. En este caso y de forma legal, el rastreo electromagnético con detectores de metales, es un “medio“ fundamental para la localización de restos de combatientes.

IMG_20160127_140606

Kepa Ganuza, Mikel Diego, Iñaki Juaristi e Iñaki Rebolledo de Euskal Prospekzio Taldea. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

EL DETECTOR DE METALES.

El uso del detector de metales, o como lo llaman más técnicamente “detector electromagnético”, aplicado a la búsqueda de restos metálicos de la guerra moderna, se lleva realizando desde hace muchos años atrás.

El origen de ello nace con la propia aplicación del ejército en la búsqueda de minas o explosivos metálicos enterrados por el enemigo con detectores de metales.
Un detector de metales es un aparato sensible a la presencia de objetos metálicos. Sus principios físicos de funcionamiento están basados en la conductividad de los metales. El detector crea un campo electromagnético que penetra en la tierra hasta una profundidad determinada. Si ese campo se ve influenciado por la presencia de algún metal, el detector nota esa alteración emitiendo una señal sonora.

El sistema de este aparato electrónico es muy simple, mediante una batería eléctrica y un circuito electrónico traslada una carga eléctrica a través de un bobinado en el extremo del aparato que apunta al suelo y lo envía al subsuelo del terreno. Si no encuentra ningún objeto metálico la onda electromagnética se pierde en el terreno y si la encuentra, la devuelve rebotada. Esta señal electromagnética la envía y la recibe en breves segundos y dependiendo del objeto y profundidad la señal será mejor o peor.

Es simple pero muy eficaz, pues de esa forma se conoce la existencia de un objeto metálico enterrado en el suelo. El tipo de objeto, forma, composición metálica y profundidad los equipos más modernos ya lo indican, pero antiguamente solo indicaban la existencia del mismo.

IMG_20160127_132208

Prospección con detector de metales a cargo de Euskal Prospekzio Taldea. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

LA PROSPECCION CON DETECTORES DE METALES.

Los peligros que conlleva el uso del detector en la prospección de lugares de combate, hace que toda precaución sea poca. Si por casualidad se hallase algún objeto o material peligroso, el protocolo nos dice que hay que dejar el objeto en su lugar, no moverlo y alejarse del mismo. Inmediatamente coger el teléfono y avisar a la Policía. Esto mismo hay que hacer si en nuestros paseos por el campo nos topamos con algún objeto bélico, bien como hemos dicho, sacado a la superficie por varias razones.

Hasta hace poco tiempo la búsqueda con detectores de metales de materiales bélicos de la guerra civil era el único fin con que se realizaba y a veces había la suerte de hallar algún resto óseo humano, que por desconocimiento y falta de protocolo, se recogía del lugar sin más. Se hacía más con el corazón que con la cabeza y muchas veces no se marcaba el lugar, antiguamente por falta de medios técnicos GPS, ni con fotografías ni otros medios.

Además tampoco había un interés especial en hallar restos humanos de nuestros soldados, solamente había un interés intrínseco en los objetos bélicos o en los objetos personales perdidos en los lances de batalla o en el peor de los casos en el de desposeer los restos para quitarles sus pertenencias.

Con el tiempo se han hecho trabajos donde ya se marca o localizan algunas de estas fosas, principalmente del bando republicano y que gracias al programa del Gobierno Vasco, “PLAN VASCO 2015-20 DE INVESTIGACION Y LOCALIZACION DE FOSAS PARA LA BUSQUEDA E IDENTIFICACION DE PERSONAS DESAPARECIDAS DURANTE LA GUERRA CIVIL”, se espera recuperar las 80 señaladas y encontrar otras antes de finalizar el año 2020.

En los últimos años ya se han encontrado, por prospección, varios combatientes en Bizkaia, recordemos el del soldado de Peña Lemona, Hilario Blanco y el de la cota 333 en (Ganzabal), Eloy Bengoechea, ambos felizmente identificados. El resto se han hallado gracias a informaciones aportadas por familiares y particulares, que han visto las noticias y se han animado a compartir sus conocimientos.

En esté ultimo mes de enero de 2016 se han exhumado 3 enterramientos o “fosas de guerra” individuales en la localidad de Larrabetzu (Bizkaia) de las que ya hemos informado en estas páginas. Sin embargo aún queda por lo menos 1 enterramiento más, pendiente de exhumar también en esa localidad. Ha sido localizado debido a las intensas batidas a las que se está sometiendo la zona, donde no se deja ni la más mínima área sin buscar.

De las tres exhumaciones realizadas, sólo una de ellas contenía objetos de identificación como la de Ramón Portilla, miliciano del batallón Celta de la CNT, gracias al hallazgo de su placa número 64.160.

Estos objetos, las hebillas de cinturón de gudari y las placas de identificación, son un “goloso” trofeo para los buscadores de reliquias que rastrean de forma ilegal, pero para Euskal Prospekzio Taldea, Aranzadi y Crónicas a pie de Fosa son una esperanza para las familias de los desaparecidos, por lo que no debieran guardarse en colecciones particulares, no sin antes notificar su hallazgo y existencia.

12552682_1498668777108918_1865168825104380969_n

Hebilla de cinturón de Gudari hallada en prospección. (Imagen cedida por Mauro Saravia  www.maurosaravia.com).

Furtivos a parte, que siempre los habrá, nosotros nos centramos en los buscadores y prospectores legales que rastrean nuestros montes para buscar a nuestros combatientes, héroes de distintas banderas pero con un fin común, la libertad y la república.

Su trabajo no es fácil, muchas veces monótono y otras altamente peligroso al encontrarse con material bélico. En ocasiones han estado a punto de perder la vida al encontrarse con material explosivo inestable o por mala manipulación que ha explotado y que les ha llevado algún miembro.

Este reportaje va dirigido a ellos, a esos héroes que dejan su dinero y tiempo libre buscando soldados por montes donde hubo guerra, llevando a cabo una labor poco reconocida pero con un protocolo de actuación, ante un posible resto humano asociado a unos objetos localizados con el detector de metales.

Los prospectores que trabajan en proyectos de recuperación de combatientes bajo el amparo del Gobierno Vasco y con la dirección de la Sociedad Aranzadi, en este caso Euskal Prospekzio Taldea, este protocolo de actuación es su “biblia” de cada día. Se ciñen a los parámetros marcados y cada vez que encuentran un objeto, chapa de identificación, hebilla o munición de guerra, se afanan en recuperar los objetos con sumo cuidado para comprobar que debajo o junto a los mismos haya algún resto óseo o correaje militar de cuero que pueda indicar que puede haber restos de un combatiente enterrado.

Restos óseos de un gudari en Peña Lemona y objetos asociados al mismo. (Imagenes en color Sociedad Aranzadi e imagen en blanco y negro del correaje, cartucheras y hebilla Joseba Diéguez)

PROTOCOLO ANTE LOS OBJETOS METALICOS JUNTO A RESTOS OSEOS.

1.- La forma de actuar ante un objeto metálico hallado, es en primer lugar, limpiar la zona con mucho cuidado y cavar alrededor del objeto para comprobar si existen huesos bajo él o más materiales metálicos como munición u otros objetos.

2.- Si debajo o al lado del objeto metálico aparecen huesos, en un número no inferior a 3 ya se tiene como prueba de que hay restos óseos.

3.- Inmediatamente se hacen fotos detalladas de los huesos y se remiten a Aranzadi para comprobar que son huesos humanos y no de animales y así proceder con su marcación y señalización.

4.- Con el visto bueno arqueológico que indica que son huesos humanos, se marcan los restos óseos y objetos con papeles numerados, uno para cada tipo de material, se coloca un jalón de medición y la flecha de orientación marcando el norte.

5.- Con el trabajo detallado bien hecho se fotografían los hallazgos y la escena como si fuese un lugar de una película del C.S.I ante un crimen moderno. Se marca y señaliza con sistema de localización GPS el lugar del hallazgo para encontrarlo después, se recogen los objetos metálicos hallados y los huesos que han quedado a la vista y se guardan etiquetándolos. No se continúa excavando en el lugar, aunque se detecten nuevos objetos metálicos.

Más tarde, cuando se efectúe la exhumación de los restos, tanto los objetos metálicos como los huesos recuperados el día del hallazgo, son nuevamente colocados en su lugar para hacer la reconstrucción de la escena.

6.- Se tapa otra vez todo lo excavado y se preserva de otros “buscadores”, animales o inclemencias del tiempo.

7.- Cada cierto tiempo se “vigila” el enterramiento para verificar, mientras se decide la exhumación, que todo sigue en orden y no se ha visto alterado por “agentes” externos.

Aunque parezca complicado, para Euskal Prospekzio Taldea, es una tarea sencilla que sólo hay que llevar paso a paso sin saltarse ningún punto.

IMG_20160127_133838

Localización de objetos metálicos y busqueda de restos óseos humanos asociados. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

PROTOCOLO PARA PROFANOS ANTE HALLAZGOS ACCIDENTALES.

Sin embargo para otro tipo de personas, que por búsqueda programada o accidental, se encuentren con restos óseos asociados o no a objetos metálicos, puede ser algo complicado al no ser expertos. Pare ellos unos consejos.

1.- Lo mejor sería no practicar ninguna prospección, ya que no se cuenta con ningún permiso y se está haciendo algo ilegal que nos puede traer o no consecuencias.

2.- Por desconocimiento del tema y del protocolo de prospección arqueológica, lo mejor ante un resto óseo hallado es llamar y comunicar el mismo a la Sociedad Aranzadi, si es posible desde el mismo lugar. Si por cualquier causa, al ser lugar de montaña, no tenemos cobertura, marcaremos el sitio del hallazgo y nos alejaremos hasta encontrar un lugar desde el que llamar. Para ello intentaremos llevar, si hacemos la labor regularmente de pasear por el monte donde hubo combates bélicos, el número de teléfono de Aranzadi por si eso ocurriera.

Con la comunicación del hallazgo realizada, haremos lo que nos indiquen por teléfono, indicando que estamos en un lugar susceptible de que los restos puedan ser humanos, ya que no se tienen conocimientos de distinción antropológica entre animales y estos últimos.

Las trincheras son un lugar peligroso por la existencia de proyectiles de artillería, en este caso desarmado. Hallado en Peña Lemona durante los trabajos de acondicionamiento de la red de trincheras de la guerra civil. (Imagenes, CRONICAS A PIE DE FOSA).

3.- Si lo que encontramos son restos de material bélico como bombas, granadas o proyectiles, lo que hay que hacer es llamar inmediatamente a la policía, en este caso en el País Vasco a la Ertzaina, a través del número de teléfono 112 y nos alejaremos del lugar a una distancia prudencial marcando el lugar.

En el caso de hallar restos óseos tenemos que tener en cuenta que una vez denunciado el hallazgo estamos involucrados en un caso de una persona desaparecida hallada en extrañas circunstancias, así que no nos tenemos que asustar y solamente seguir las instrucciones que recibamos por teléfono. Aranzadi está más que acostumbrada a éste tipo de hallazgos y tienen su propio protocolo. No tenemos que tener miedo de nada si hacemos esta labor, acabamos de hacer algo muy positivo hacia con la persona hallada, ante su familia y con la sociedad entera.

4.- Como no somos personal técnico de Aranzadi o de Euskal Prospekzio Taldea no recogeremos ningún hueso o resto óseo del lugar.

Con el trabajo bien hecho y por la labor encomendada a quien corresponde, hemos cumplido el protocolo y nos podemos dar por satisfechos.

Una vez que Aranzadi certifica que son restos de la guerra civil, nos dará indicaciones de lo qué hacer y es el departamento de antropología forense de la Sociedad Aranzadi, quien se hace cargo del protocolo.

5.- Si el hallazgo es solamente objetos personales sin relación con restos óseos, sería de obligado cumplimiento, la notificación de los mismos y muestra de fotografías tanto la Sociedad Aranzadi como al grupo de prospección legal de Euskal Prospekzio Taldea. El motivo no es más que hacer un inventario y conocimiento de todos los hallazgos realizados, para de esta forma hacer prospecciones más completas y eficaces en esas zonas. No somos profesionales y podríamos haber pasado por alto algún resto óseo sin darnos cuenta.

Material bélico variado hallado en prospecciones. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

Desde estas páginas denunciamos a otro tipo de personas que sólo les mueve el interés intrínseco del material de guerra, de los propios objetos personales de los combatientes. Afortunadamente cada vez son menos este tipo de personas sin escrúpulos que saquean estos enterramientos, robando a nuestros héroes de guerra sus últimas pertenencias.

Si por el monte vemos a este tipo de gente hay que denunciarlos ante las autoridades competentes, sólo de esta forma los prospectores legalmente autorizados por el Gobierno Vasco y Aranzadi tendrán un campo de trabajo limpio sin extracciones ilegales y más posibilidades de encontrar a combatientes enterrados.

Esos miembros competentes de Euskal Prospekzio Taldea, héroes modernos de la Sociedad Aranzadi, involucrados con el proyecto, baten y peinan nuestros montes en busca de restos óseos de soldados.

Aún hay enterrados cientos de defensores de la república, incluso puede que soldados nacionales rebeldes, que tienen todo el derecho a ser rescatados de debajo tierra. La guerra civil pasó hace 80 años pero aún las heridas no están cerradas, falta encontrar a los desaparecidos y devolverlos a sus familias si se puede.

ARANZADI, EUSKAL PROSPEKZIO TALDEA y CRONICAS A PIE DE FOSA están comprometidos con ello y contamos con el apoyo del GOBIERNO VASCO.

Ayúdanos y forma parte del proyecto, habla con los mayores, pregúntales donde hay fosas o enterramientos de combatientes. Investiga y si conoces emplazamientos de fosas informa a Aranzadi, la sociedad vasca en general te lo agradecerá.


TELEFONO EN CASO DE LOCALIZAR RESTOS OSEOS U OBJETOS PERSONALES DE COMBATIENTES.

SOCIEDAD ARANZADI -. Tel: 943 46 61 42.

TELEFONO EN CASO DE LOCALIZAR RESTOS BELICOS PELIGROSOS.

ERTZAINA (POLICIA)- Tel: 112. (Central). Denuncia de hallazgos de material bélico. Nos pondrán en contacto con la comisaría más cercana al lugar del hallazgo.


AGREDECIMIENTOS.
Agredecemos a Euskal Prospekzio Taldea  por la labor y asesoramiento para la realización de este reportaje.

ENERO, MES DE EXHUMACIONES EN LARRABETZU (BIZKAIA), GUADALAJARA, CADIZ Y OLABE (NAVARRA).

6

“Los objetos nos indican quiénes fuimos, quiénes somos y quiénes seremos”

Monedas y chapa de identificación del Gudari Ramón Portilla (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

EXHUMACIONES EN LARRABETZU (BIZKAIA).

Este primer mes de enero de 2016 a comenzado fuerte en cuanto a exhumaciones. La primera del año ha tendo lugar el día 2 con la exhumación de un combatiente de la guerra civil en la ladera sur del monte Urkullu en Larrabetzu (Bizkaia).

Tal y como informabamos en este blog, en la sección de noticias y que paralelamente publicamos en la página de facebook de Crónicas a pie de fosa “EXHUMACION DE UN COMBATIENTE EN LARRABETZU (BIZKAIA); https://www.facebook.com/cronicasapiedefosa/posts/1646627405554846

34

Restos del combatiente republicano nº 1 de Larrabetzu y munición asociada. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

“Los restos del soldado hallados en prospección rutinaria  por miembros de Aranzadi en el mes de agosto del año pasado, se han exhumado hoy por técnicos y voluntarios de la Sociedad Aranzadi en colaboración con la asociación local Karradean bajo la dirección del antropólogo forense de Paco Etxeberría y la arqueológa Lourdes Herrasti entre otros.

Esta primera exhumación del año a contado con la visita de casi un centenar de personas que a lo largo del día se han pasado por el monte Urkullu, bastíon defensivo del Cinturón de Hierro que protegía Bilbao de los rebeldes en la Guerra Civil. También se ha contado con la visita del Gobierno Vasco de la mano de la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Ejecutivo autonómico, Monika Hernando, el alcalde de Larrabetzu, Iñigo Gaztelu, y varios miembros de la Fundación Sabino Arana con el exconsejero del Gobierno Vasco Juan Maria Atutxa a la cabeza.

A la luz de los primeras pistas halladas con los restos, se cree puedan pertenecer a algun gudari o miliciano de algún batallón socialista o incluso asturiano, ya que ambos defendieron la posicion republicana contra requetes y falangistas nacionales en aquel día del 11 de junio de 1937.

Junto a los restos han aparecido varios tipos de cartuchería de fusil así como varios cargadores completos y restos de correaje militar de cuero . Bajo los restos aparecio una cartuchera completa pero vacia, lo que indica que la munición fue usada antes de su muerte.

El paso del tiempo unido a la acción de los animales,  hacen que los restos óseos hallados se encuentren en mal estado limitansose a un cráneo y un brazo.  Los análisis de laboratorio nos dirán algo más sobre este soldado republicano, que desde hoy a pasado del olvido al recuerdo y a la historia.”

La segunda exhumación del año también se ha realizado en Bizkaia y ha sido nuevamente Larrabetzu el lugar donde se ha llevado a cabo el día 16 de enero.

Como no podía ser de otra forma, nuevamente nuestro blog se hacía eco de la misma, también en la seccion de noticias, con una amplia documentación gráfica y que simultaneamente publicábamos en la página de facebook  Crónicas a pie de fosa; “EXHUMACION DE RAMON PORTILLA, GUDARI DE LA CNT” ; https://www.facebook.com/cronicasapiedefosa/posts/1650454918505428

“Por segunda vez en un mes se realiza una exhumación de un combatiente republicano en Larrabetzu (Bizkaia), hoy sábado 16 de enero de 2016.
 
En esta ocasión se ha logrado devolver a la historia a un joven que en el momento de su muerte en combate contra los rebeldes franquistas tenía 17 años. Su nombre era Ramón Portilla Acedo, natural del barrio de Putxeta en Abanto y Zierbena y perteneciente al batallón de la CNT “Celta”.
Murió en las trincheras del monte Urkullu entre Larrabetzu y Morga posiblemente un 11 de junio de 1937 y enterrado de forma rápida y superficial por sus propios compañeros de pelotón bajo unas simples piedras.
42
Restos del combatiente republicano nº 2 de Larrabetzu  Ramón Portilla Acedo y chapa de identificación. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).
 
Fue descubierto por un aficionado llamado Sergio dedicado en su tiempo libre a la detección de materiales de guerra en los alrededores de las trincheras del lado sur del monte Urkullu, perteneciente a Larrabetzu. La pista de su enterramiento fue el descubrimiento de unas serie de materiales asociados a unos huesos consistentes en una serie de monedas del Gobierno de Euzkadi de 1937, una maquinilla de afeitar y una chapa de identificación militar de cobre con el número grabado 64.160.
 
Teniendo conocimiento de la reciente exhumación de otro combatiente el pasado 2 de enero a menos de 100 metros de su hallazgo, Sergio comunicó rápidamente el suceso al la Ertzaintza (Policia Vasca) y a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, la cual después de hablar con las fuerzas del Orden y con el Juez de Guardia, se hace cargo de la exhumación de los restos en el menor tiempo posible.
 
En el mismo momento de la confirmación de la identidad de los restos, se ha puesto en conocimiento de los familiares del combatiente, que desde ese instante se han puesto a disposición de los encargados de la exhumación y han dado muestras de una alegría inmensa, ya que siempre tuvieron la idea de que su familiar había desaparecido en combate en otro monte cercano y para ellos esa herida del pasado no estaba cerrada.
 
El día elegido para la exhumación ha sido hoy y ha contado con la presencia de varios familiares del combatiente, autoridades del Gobierno Vasco, Ayuntamiento, CNT , Fundación Sabino Arana, asociación Karradean, colaboradores, público en general y CRONICAS A PIE DE FOSA, todos bajo la batuta de Aranzadi con una legión de técnicos bajo el mando de Paco Etxeberría.
Una vez exhumado se le realizarán las pertinentes pruebas de ADN y una vez confirmada la identidad se hará entrega de los restos de Ramón Portilla Acedo en un acto de homenaje”.
3
Homenaje de la CNT al gudari Ramón Portilla en el momento de su exhumación. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).
Desde el blog CRONICAS A PIE DE FOSA quisimos conocer de cerca los interrogantes de porqué Larrabetzu estaba siendo noticia, en todos los medios de comunicación, con el tema de las exhumaciones de combatientes republicanos. Para ello preparamos una pequeña visita al .municipio guiados por el amigo Kepa Ganuza, vecino de la localidad y conocedor de la guerra civil en Euskadi. Mientras preparabamos la salida nos llegó de nuestras fuentes de información la noticia de que se habían encontrado restos no de uno, sino de dos combatientes más en los alrededores de la localidad. Con dicha información y sin mencionar la localización, por motivos de seguridad, de los restos del cuarto cuerpo, preparamos una pequeña entrada también en la sección de noticias del blog. Como en los demás casos, publicada sumultáneamente en la página de facebook de Crónicas a pie de fosa; titulado “LARRABETZU; EXHUMACIONES, FOSAS DE GUERRA Y DEFENSAS DEL CINTURON DE HIERRO”. https://www.facebook.com/cronicasapiedefosa/posts/1651491048401815

“Desde que hemos comenzado el año 2016 han sido varias las veces que la localidad bizkaina de Larrabetzu a sido titular en los medios de comunicación.

La primera vez ha sido el 2 de enero con motivo de la exhumación de un combatiente republicano, la segunda el pasado 16 de enero con otra exhumación de otro combatiente republicano, gudari vasco, perteneciente al batallón “Celta” de la CNT y de nombre Ramón Portilla Acedo.

La tercera se va a desarrollar este próximo fin de semana si no hay cambio de fecha con otra exhumación de un nuevo combatiente republicano hallado en los terrenos de un caserío en el barrio Legina, hallado gracias al propietario del terreno, que conocía la historia de que su padre enterró a un miliciano en 1937.

12552633_824856437636154_3957387769577926002_n

Noticia de la exhumación del dia 24 de enero aparecida en la página web municipal del ayuntamiento de Larrabetzu. (Imagen  http://www.larrabetzu.eus/es-ES/Eventos/Paginas/20160121_ExhumaciondelosrestosdemilicianorepublicanoenLegina.aspx)

Y por último se han hallado restos de otro combatiente republicano, en un lugar secreto por el momento, consistentes en “un hueso de brazo y una hebilla de gudari”, confirma Alberto Sampedro, “Ixile” en http://mugalari.info/2016/01/18/memoria-%C2%B7-exhuman-en-larrabetzu-restos-de-ramon-portilla-miliciano-del-batallon-celta-de-la-cnt/.

Los hallazgos de restos de gudaris en zonas de combate de Larrabetzu realizadas en poco tiempo no es casualidad, sino que forma parte de un proyecto del Gobierno Vasco que realiza la Sociedad de Ciencias Aranzadi con varios grupos de prospección. Dichas investigaciones se están realizando en varios lugares simultáneamente lo que nos dejará nuevos hallazgos en un futuro próximo.

La localidad de Larrabetzu en la guerra civil fue un enclave importante en la defensa de Bilbao al formar parte en dos frentes de la fortificación militar del “Cinturón de Hierro”.
La situación territorial de Larrabetzu la colocaba en la parte izquierda y central del recinto defensivo realizado por el Gobierno vasco, presentando una especie de semicírculo fortificado de trincheras, nidos de ametralladora y muros aspillados ante el avance de las tropas rebeldes.

Estas construcciones a pesar de su numerosa cantidad y buena situación defensiva, no fueron suficiente para el ejército nacional, traspasara el frente el 12 de junio de 1937 en las partes más débiles y menos protegidas del “Cinturón de Hierro”. Sin embargo no solo fue la superioridad militar rebelde la causante de la ruptura del cerco, ni la estrategia militar, sino la traición de uno de los que construyeron el muro defensivo que se paso al bando rebelde con los planos del mismo.

04050907

Distintos elementos defensivos del ” Cinturón de Hierro”. (Imagenes CRONICAS A PIE DE FOSA)

Esa es la historia de lo que pasó, pero lo que hoy nos encontramos en esos montes, donde cientos de jóvenes republicanos dejaron su vida, son sus restos no enterrados como dios manda durante 80 años y toda una serie de construcciones militares que nos muestran lo que fuimos, lo que somos , lo que seremos, defensores de la libertad y contra el fascismo.

En la plaza del pueblo junto al ayuntamiento hay unos paneles realizados por la asociación “Sancho de Beurko” que nos indica los lugares donde podemos ver esos restos y nos explica brevemente un poco de la historia del “Cinturón de Hierro” y nos propone itinerario.

Sin embargo ayer, con la noticia fresca de esa próxima exhumación, CRONICAS A PIE DE FOSA se acercó a Larrabetzu a conocer de cerca esos restos defensivos del “Cinturón de Hiero” que jalonan los montes y prados de esa localidad histórica comprometida con la verdad y la memoria histórica.

Nuestro amigo Kepa Ganuza, vecino de la localidad  y miembro de Euskal Prospekzio Taldea, grupo que trabaja para la Sociedad Aranzadi, nos hizo de guía y nos llevo a ver los restos de la pasada guerra. Los lugares que visitamos son los enclaves de montaña de Gaztelu, Gaztelumendi, Kantoibaso y Bolumburu y donde vimos más de una docena de nidos de ametralladora en sus diferentes estados de conservación, trincheras, cuevas de mina para ocultación de personas a modo de refugio, muros defensivos aspillados, etc.

La mañana fue muy provechosa e interesante y desde aquí animamos al ayuntamiento de Larrabetzu, o a quíen corresponda, a que además de adecentar y conservar los lugares históricos de nuestra pasada historia, realice itinerarios turísticos y balice la zona con paneles informativos de explicación de cada elemento conservado o destruido.”

EXHUMACIONES EN EL CEMENTERIO DE GUADALAJARA.

El cementerio de Guadalajara está siendo también protagonista de exhumaciones. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ARMH con el arqueólogo René Pacheco a la cabeza de su equipo de forenses y voluntarios está cumpliendo, por primera vez en España, una exhumación por mandato judicial, en coordinación con el Juzgado de Guadalajara.

La ARMH espera encontrar 23 hombres, entre ellos, Timoteo Mendieta, fusilado el 16 de noviembre de 1939 en Guadalajara. Su hija, Ascensión Mendieta, tras años de lucha para recuperar los restos de su padre ha cumplido su sueño. Ascensión ha contado con el apoyo de sus hijos, familiares, amigos y además a la exhumación han asistido familiares de represaliados y asesinados.

11140056_913654718689755_5677814385344850793_n

El arqueolólogo René Pacheco a pie de fosa. (Imagen ARMH)

Podemos dedir que la noticia en si no es muy importante, pero si decimos que el requerimiento judicial viene de la mano de una juez argentina, la cosa se pone interesante.

La llamada “querella argentina” se interpuso el El 14 de abril de 2010  ante los tribunales de justicia de la República Argentina, con el objetivo de que se investiguen los crímenes cometidos por los integrantes de la dictadura franquista, se identifique a sus responsables y se los sancione penalmente.

Amparados en la legislación internacional de la ONU sobre Justicia Universal, las víctimas del franquismo presentaron en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro. 1, de Buenos Aires, República Argentina, a cargo de la Jueza María Servini de Cubría, la Querella 4591/2010, nominada “N.N. por genocidio y/o crímenes de lesa humanidad cometidos en España por la dictadura franquista entre el 17 de julio de 1936, comienzo del golpe cívico militar, y el 15 de junio de 1977, fecha de celebración de las primeras elecciones democráticas”. Fue presentada por familiares de asesinados y desaparecidos durante dicha dictadura y diversas asociaciones españolas y argentinas. http://www.ceaqua.org/querella-argentina/

Hasta el momento de escribir estas líneas, el cementerio de Guadalajara es un hervidero de gente que de una u otra forma rinde respeto a las familias y sacia su curiosidad natural ante una fosa abierta.

12510489_437875519670337_5216105706603905084_n

Fosa de Guadalajara abierta ante familiares. (Imagen Irene Lingua)

Allí, sentada en una silla a pie de fosa y tapada con una manta aguarda Ascensión Mendieta a que aparezcan los restos de su padre, con los ” que quiere que la entierren” cuando todo esto pase, ya que 80 años sin su ser querido han dejado en esa mujer  y su familia una huella imborrable.

12512594_10153861932286484_9052373550422795700_n

Asunción Mendieta espera con gran paciencia y tesón los restos de su padre. (Imagen Oskar Rodriguez).

Desde la coordinadora se pide ayuda para tratar de identificar los nombres de las otras personas asesinadas y depositadas en esa fosa.

12573676_436631273128095_6732276668016147217_n

Listado de nombres de las personas que se hallan en la fosa. (Imagen ARMH).

EXHUMACIONES EN EL CEMENTERIO DE CADIZ.

En el cementerio de San José de Cádiz el lunes dia 18 de enero comenzaron los trabajos para la exhumación de 16 personas asesinadas por los franquistas.

Tras la reiterada negativa a facilitar los trabajos por parte del anterior equipo de gobierno municipal, dirigido por Teófila Martínez del PP, los familiares comprometidos con la exhumación empiezan a ver los primeros resultados.

El historiador José Luis Gutiérrez relata que “las 16 víctimas que se busca exhumar se encuentran en hileras de nichos enterradas bajo tierra”, una estructura poco común al lado de la más habitual fosa común, que albergaría en total 640 cuerpos de víctimas de represaliados del franquismo en la ciudad de Cádiz.

cementerio-sanjose--644x362

Cementerio de San José (Cádiz). (Imagen: http://www.lavozdigital.es/cadiz)

“Patio Seis. Fila 3. Ala este del cementerio”. Estas coordenadas corresponden a la hilera de nichos donde se encuentra Domingo Vélez Clemente, asesinado con tan solo 25 años. Junto a él, cinco víctimas más, José Díaz Mariscal, de 38 años; Juan Antonio García Rodríguez, de 27; Cristóbal Cosano Fernández, de 23; Manuel García Pardosa, de 24; y José Díaz Díaz de 41 años.

Tras diez años de dirigir peticiones al Ayuntamiento de Cádiz mientras gobernaba el PP, José María Aráuz Vélez ha podido por fin, ver cumplido su derecho de exhumar de una fosa del ya clausurado cementerio de San José de Cádiz, los restos de su tío abuelo Domingo Vélez Clemente, un electricista de la CNT fusilado con 25 años en 1937 y al que, entre otras cosas, le acusaron de ser ‘uno de esos niños rojos del barrio de La Viña de pantalón azul con mucha campana y gran melena’. La exhumación de 16 víctimas emprendida ayer, ha sido posible gracias al cambio de color político en el ayuntamiento; hoy con un alcalde de Podemos, que gobierna con el apoyo del PSOE, se ha desbloqueado una aspiración histórica del movimiento memorialista gaditano.

Junta de Andalucía, Diputacion de Cádiz y Ayuntamiento de la capital se han puesto de acuerdo para trabajar en esto. Las tareas iniciales comenzarán con la limpieza del terreno y con la detección de cada enterramiento y una vez detectados se procederá a la exhumación y al posterior análisis.

Jose María siempre ha peleado con uñas y dientes para que se hiciera justicia. “Mi madre Juana era como una madre para mi tío Domingo, ya que los tres hermanos eran huérfanos y tuvieron que salir adelante solos”. Domingo Vélez fue detenido el 10 de febrero de 1937 y trasladado posteriormente a la cárcel de Cádiz. “Cada día mi madre iba hasta la prisión a llevarle la comida del mediodía”. Todo marchaba bien hasta la mañana del 29 de abril de ese año. “De muy malas maneras le dijeron a mi madre que mi tío no estaba allí y que se marchara”. Domingo fue fusilado aquella madrugada. Había sido acusado de haber ejercido el saqueo en la noche del 18 de julio del 36, día de la toma de la ciudad por parte de los golpistas, pero él solo era militante del sindicato de la CNT como muchos trabajadores de aquella época.

12418097_1008261262578230_6312601007230871723_n

Trabajos de limpieza y exhumación en el cementerio de San José de Cádiz (Imagen: página faceboook de la comunidad “Contra la impunidad del franquismo”.

La Plataforma para la Recuperación de la Memoria Histórica ocupará durante estas semanas un espacio en las oficinas que Cemabasa tiene en este cementerio para atender dudas y peticiones de información acerca de los trabajos que se están desarrollando en el camposanto. http://www.andalucesdiario.es/ciudadanxs/domingo-velez-25-anos-electricista-patio-seis-fila-3-ala-este/

El resto de personas asesinadas que podrían hallarse en esa fosa son: Manuel Beardo Delgado de 33 años, Antonio Baena Morera, Ramón Blanco Celpa de 32 años, José Blandino Domínguez, Francisco Díaz Zambruno de 34 años, Andrés Fernández Reina, Manuel Ferreira García, José García Pérez de 20 años, Alfonso Martínez García, Domingo Rodríguez Santana de 34 años, Pedro Viqueira Pérez y Dionisio Arechavala Ulacia.

BUSQUEDA Y PROXIMA EXHUMACION EN OLABE (NAVARRA).

Y por último una noticia bien calentita.

Después de tres dias y a punto de concluir los trabajos de búsqueda y localización de una fosa en Olabe (Navarra), el equipo de la Sociedad Aranzadi la ha encontrado.

El viernes 22 la máquina excavadora en las hábiles manos del técnico de Aranzadi Tito, bajo la experta mirada del arqueólogo Jimi Jiménez y miembros de AFFNA, se logró encontrar evidencias de la localización de la fosa buscada.

12592304_1199035116777871_2724023918945775666_n

Busqueda de la fosa de Olabe (Navarra). (Imagen: página de facebook de ” A UN PASO” de AFFNA)

La información existente al respecto indica, la posible ubicación, en un paraje cercano al cementerio  de Olabe de una fosa. En ella se cree están enterrados los restos de 10 ó 12 presos fugados del Fuerte Ezkaba-San Cristobal en 1938 y asesinados al aplicarles la Ley de Fugas. Las noticias nos dicen que finalmente fue un vecino del pueblo el que se acercó a la zona y señaló el emplazamiento, en el lugar tal y como él había oído relatar a sus mayores. Así de dió con los primeros restos.

Durante estos días, han estado presentes miembros de AFFNA-36 junto a las autoridades locales (alcalde del Concejo de Olabe y alcaldesa del Ayuntamiento de Olaibar) y vecinos del pueblo. Las tareas de prospección, se interrumpieron para retomar la semana que viene las labores de exhumación de mano de los expertos técnicos de Aranzadi.

12540570_1200578416623541_4256440010769012207_n

Fosa hallada en Olabe con los primeros restos. (Imagen: página de facebook de ” A UN PASO” de AFFNA)

Afortunadamente en ésta ocasión la búsqueda a sido un éxito, no siempre estas prospecciones llegan a buen puerto. Recordemos las exhumaciones fallidas de Dicastillo y parcialmente la de Ibero, ya que no se dió por halladas la totalidad de las fosas buscadas.

Una gran noticia que anima a continuar con las tareas de localizar estos enterramientos ilegales, esas fosas de la vergüenza y devolverlos, si es posible, a sus familias después de 80 años.

De lo que ocurra en Olabe, Cádiz, Guadalajara y la que nos pilla más cerca, Larrabetzu, os lo contaremos en este mismo blog y en nuestra página de facebook https://www.facebook.com/cronicasapiedefosa/

LAS FOSAS QUE NO APARECEN… SENTIMIENTOS A PIE DE FOSA.

DSC_0162a

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

BILBAO.

Toda exhumación de fosas tiene un proceso previo de investigación y un protocolo. En primer lugar está la noticia de la misma fosa, bien por conocimiento popular o por relatos de los testigos que la vieron hacer. En ambos casos se hace una ficha y comienza su estudio para averiguar la causa de la misma, fecha y posible número de personas en ella. Si no aparece información al respecto tras la investigación y sólo hay los datos de primera mano de los testigos, se comprueba mediante prospección la realidad de la misma. A veces una simple cata es suficiente, otras se hace una excavación con maquinaria para ahorrar tiempo.

Aquí solo vamos a hablar del proceso técnico y humano, no del administrativo de permisos y esas cosas, que previamente las asociaciones han tenido que tramitar para que la búsqueda y exhumación se realice.

Con los permisos en la mano y la posible localización de la fosa común se comienza el trabajo, realizado de forma profesional por técnicos de antropología forense y arqueólogos ayudados por un batallón de voluntarios.

Más adelante tendremos una serie de colaboraciones, unas opiniones y sobre todo unos sentimientos de personas, pero sobre todo amigos, que por una u otra causa han hecho de la búsqueda y exhumacion de fosas comunes parte de su vida.

Desde que en el año 2000 se comenzaron las exhumaciones con técnica científica por equipos multidisciplinares, han sido cientos las fosas abiertas con resultado positivo.
Gracias a la Ley de Memoria Histórica se ha podido levantar un Mapa de Fosas que el Gobierno de España tiene registradas en el Ministerio de Justicia con 2.382 fosas comunes, referentes a unas 45.000 víctimas. Desde 2.000 se han abierto aproximadamente 350, poco más del 10%, rescatando unos 8.000 cuerpos (solo 2.840 en cementerio de Málaga).  Sin embargo aún hay casi 120.000 personas desaparecidas enterradas en fosas y cunetas que falta encontrar.

Si a esto añadimos que en 1959 se comenzó a trasladar al Valle de los Caídos miles de cuerpos, se habla de más de 34.000 restos de republicanos que antes fueron personas, para rellenar el mausoleo del dictador Franco y de las cuales no hay constancia de donde salieron, nos encontramos con que hay cientos de fosas que posiblemente no contengan ningún cuerpo.

Prueba de estos “secuestros de fosas” es la demanda judicial interpuesta ante el juzgado civil de el Escorial (Madrid) por familiares de los hermanos Lapeña- Altabas, fusilados por falangistas en 1936 en Villarroya de la Sierra (Zaragoza) y enterrados posteriormente en una fosa común, de donde, por orden directa de Franco, se exhumaron para su traslado al citado mausoleo de Cuelgamuros.  La familia quiere recuperar sus restos de la citada cripta franquista alegando que fueron exhumados y trasladados sin permiso familiar, algo que según los documentos de la época, se permitió desde el régimen.

circular0

Documento Ministerio de la Gobernación 31 octubre 1958. (http://www.memoriahistorica.gob.es/ValleCaidos/index.htm)

Otro caso similar es el de Aldeaseca en Ávila, descubierto cuando se exhumó la fosa llamada “de los muertos”  donde se sabía desde siempre yacían los cuerpos de 7 personas (6 hombres y 1 mujer). Una vez abierta se descubrió tan solo los restos de un cráneo y algunas pertenencias en medio de una tierra revuelta. En investigación posterior la familia descubrió que el 23 de marzo de 1959 entraron en el monumento franquista de Cuelgamuros una serie de 111 cajas con restos de fosas sacadas de varias provincias, entre ellas Ávila con 18 de ellas. En la documentación de entrada se dice que en la que procedía de Aldeaseca venían los restos de 5 hombres y una mujer no identificadas haciendo un total de 6 personas. El error de cómputo del número de asesinados y enterrados en la fosa de Aldeaseca con los que llegan a Cuelgamuros es la falta de una persona, exactamente la que corresponde con el cráneo hallado en la fosa mal exhumada por las prisas del momento. Ninguno de los trasladados contó con el permiso familiar, ya que según los documentos eran personas no identificadas por el régimen y sus asesinos, pero perfectamente conocidas por familiares y vecinos.

Sirva estos ejemplos para comprender que no son un caso aislado, miles de restos trasladados al mausoleo franquista son de republicanos asesinados y combatientes republicanos que en ningún momento contaron con los permisos familiares y que fueron llevados allí por Decreto tal y como lo demuestra la documentación existente en los archivos.

circular1circular2

Documento Ministerio de la Gobernación 26 febrero 1959. (http://www.memoriahistorica.gob.es/ValleCaidos/index.htm)

Otros traslados secretos de enterramientos clandestinos en montes y cunetas se llevaron a fosas comunes en los cementerios municipales, sin contar los que contra sus muros fueron asesinados por fusilamiento.

Fosas “legales” en cementerios municipales los hay en todas las provincias, sobre todo en las grandes capitales. Recordar solo los de Málaga, Santander, Barcelona, Mérida, etc.
Sin embargo las fosas “ilegales” que no cuentan con ningún registro de dónde, cuándo y cuántos hay en la fosa también existen.

Recientemente CRONICAS A PIE DE FOSA a estado en uno de ellos ayudando a la búsqueda de un numero de 8 personas asesinadas contra los muros del cementerio de Dicastillo (Navarra) y enterrados en fosa en el interior en lugar desconocido. Durante dos días la Sociedad Aranzadi y la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFN36) ha estado buscando esa fosa sin resultado positivo. La causa hay que buscarla en que los testigos directos de la situación de la fosa han muerto, los datos han pasado a manos de terceras personas y en el cementerio se han hecho remociones y enterramientos posteriores.

100_9647

Busqueda fosa en el cementerio de Dicastillo (Navarra). (Imagen propia).

Ese es el mayor problema al que nos enfrentamos en la búsqueda de fosas, la desaparición de testigos directos por fallecimiento. Los datos no directos proporcionados por otras personas que tratan de ayudar a la búsqueda, no hacen más ampliar las zonas de búsqueda y complicar el trabajo de localización sin mala intención.

Lo mismo sucede en la búsqueda de más fosas en la localidad de Ibero (Navarra) donde también Aranzadi y AFFN36 hallaron en diciembre 7 cuerpos, restos completos de 4 personas y restos incompletos de 3. En 1978 ya se excavó en la zona y se exhumó de forma “familiar” sin métodos científicos pero con mucho corazón los restos de 21 personas. Como se sospechaba la existencia de más fosas, una individual y otra o varias colectivas se continuaron los trabajos ayudados por “nuevas” evidencias de relatos de terceros testigos que finalmente no dieron con ellas.
Otros caso distinto, que los hay, es el de proporcionar datos erróneos a propósito o denegar la ayuda para dar información, como en el caso reciente de la fosa del cementerio de Rao (Lugo). El boletín de ARMH de diciembre de 2015 nos dice al respecto:

“Tras el asesinato de Salvador Voces Canóniga, el 13 de octubre de 1948, su cuerpo fue enterrado en una esquina anónima del cementerio de Rao (Lugo), tal como quedó reflejado en la información elaborada por la Guardia Civil.
Salvador era vecino de Quilós (León) y tuvo que huir al monte para poder salvar su vida en 1936, junto a sus hermanos Pedro, Demetrio y Gumersindo. Resistió durante años y luchó contra la dictadura franquista desde los montes del Bierzo y Galicia, donde finalmente fue abatido en una emboscada de la Guardia Civil tras un golpe económico, el día antes, en la misma parroquia lucense.
La Asociación empezó los trámites para buscarle hace ya tres años, aunque numerosos obstáculos retrasaron en varias ocasiones la búsqueda de sus restos. Finalmente el pasado día 18 de diciembre, los trabajos finalizaron sin éxito. El cuerpo de Salvador ha sido removido a un lugar indeterminado del mismo Cementerio, por lo que la ARMH ha tenido que abandonar su búsqueda ante la falta de información y colaboración de los vecinos.”

Algo parecido ocurre con la búsqueda de una nueva fosa en Estépar (Burgos) donde en la campañas 2014-15 se logró hallar 4 fosas comunes con un total de 96 cuerpos. La situación de las fosas se sospechaba pero finalmente fue el georadar el que dio unas ligeras muestras de donde había que cavar. Sin embargo ese aparato mágico también falla y no es más que un complemento en la localización. Los testigos directos son la principal baza para la búsqueda y, si no los hay, pues los terceros testigos y ahí es donde comienzan a surgir los problemas. En Estépar se busca una 5ª fosa o más, una llamada “de las mujeres” por ser según se sospecha de personas asesinadas de ese sexo. Durante meses la búsqueda se ha mantenido sin éxito y finalmente se ha abandonado hasta la espera de mejores “pruebas”.

La fosa del cementerio de Alcañices  en Zamora se buscó este año de 2015 para tratar de localizar los cuerpos de cinco represaliados, fusilados por los rebeldes franquistas en los primeros meses de 1936. Los trabajos quedaron suspendidos por parte de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). El motivo no es otro que la falta de información concreta acerca del lugar exacto para la localización de la fosa dentro del cementerio. De momento no se disponen de más datos y documentación para el hallazgo tras varios días de búsqueda.

La ARMH ha hecho varias prospecciones y búsquedas “negativas”, algo normal ante el inmenso volumen de trabajo que se amontona en sus archivos de petición de solicitudes de exhumaciones.
Por ejemplo las de un joven de 16 años, Arsenio Macías, que fue asesinado entre 1936 y 1937 en la curva de la carretera N-536 a su paso por la localidad de Villalibre de la Jurisdicción (León). La fosa se encontraría a escasos metros de su vivienda, fue asesinado por no delatar el paradero de su hermano que estaba escondido.

En Santa María de Gordón (León) una fosa común localizada en un terraplén de dicha localidad. La investigación histórica permitió acotar una zona en la que, según varios testimonios y vecinos de la localidad, debía localizarse el entierro.

En Tresviso (Cantabria) en el paraje denominado La Mesa, con el fin de encontrar una fosa individual con el cuerpo de una persona fusilada durante la Guerra Civil Española (1936-1939) llamada Avelino Fernández Bravo.

Otras veces, la suerte acompaña tras varios días de búsqueda, y a punto de acabar los trabajos se da con la localización exacta como en la fosa de Villanueva de Valdueza con la exhumación de una persona asesinada el 9 de Octubre de 1936 llamada Antonio Fernández González “el Cesterín”, de 24 años.

Como hemos dicho no siempre las fosas buscadas aparecen y para contarnos sobre el tema el compañero Miguel Ángel Capapé, presidente de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido, A.R.I.C.O. – Memoría Aragonesa nos relata varias de esa búsquedas fallidas y la frustración ante lo evidente.

“Sobre las fosas que no hemos podido encontrar, en nuestro caso en el barranco de la Bartolina (Calatayud) fue que en el año 1999 donde se encontraba la fosa fue excavada una zona muy amplia y la tierra junto a los restos óseos fueron a parar en el sellado del vertedero de la ciudad, en el pueblo de los Pintanos después de muchas versiones distintas y de buscar con la pala excavadora por todo el campo, la versión fiable seria que la fosa de dos individuos se encuentra debajo de una báscula de pesaje que se construyó en los años 50 y en el cementerio de Sos del Rey Católico pues ahí descubrimos después de abrir la sepultura que nos indicaba la información que teníamos y que no estaba marcada de ninguna manera que se había reutilizado sacando a los dos que buscábamos uno a continuación del otro por otros dos enterramientos posteriores. Supongo que son las causas más comunes para la inmensa mayoría de exhumaciones fallidas. La verdad es que en mi-nuestro caso la implicación personal y emocional en cada investigación y posterior excavación-exhumación es muy grande con lo que después de varios días de trabajo tener que decir a la familia que no hemos podido encontrarlo es un duro golpe, en el lado opuesto esta cuando lo encuentras la alegría es inmensa, si no está la familia esa primera llamada es muy emocionante y si está presente el abrazo es eterno.”

10374873_697531716978230_3167454188020221045_n

Miguel Ángel Capapé, presidente de A.R.I.C.O. – Memoría Aragonesa.

ARICO, Aranzadi, ARMH y cualquier otra asociación que se dedica a la exhumación de fosas comunes tiene localizaciones “negativas”, lo que no hace más que imprimir en sus miembros ganas de localizar otra con resultados positivos.

Una de las búsquedas sin resultado se realizó en Sopuerta (Bizkaia) en el barrio de Alcedo tratando de localizar una fosa donde una testigo dice que tras la caída de Bilbao, se instaló en un caserío cercano el puesto de mando de una compañía perteneciente a un batallón vasco. Después de un tiroteo con las tropas franquistas y del abandono de la posición por parte de las fuerzas vascas, aparecieron los cuerpos de tres milicianos en los terrenos de su propiedad. Se dio conocimiento a las autoridades municipales, pero, ante la pasividad de estas, el padre de la informante decidió inhumar los cuerpos allí mismo. En 2012 se procede a la prospección en el caserío de la familia Jauregui, y tras dos jornadas de búsqueda la fosa no fue localizada.

El intento de localizar varias fosas en terrenos del pueblo burgalés de Torme, cercano a Villarcayo, ha resultado infructuoso en otros tantos intentos. Los testimonios una y otra vez contradictorios no facilitan el dar con el lugar exacto a pesar de las prospecciones. Es como si además de no haber nadie que recuerde el siniestro lugar, traten de “marear la perdiz” con un lugar ahora y otro después. Sabemos que es Burgos, provincia donde aún el aire fresco de la democracia no ha llegado a todos los pueblos y donde el “miedo” o “devoción” por la dictadura franquista pasa factura aún hoy en pleno año 2016.

También nuestro amigo y colaborador Miguel Mezquida Fernández Arqueólogo Director de la Asociación Científica ArqueoAntro y del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia (GRMHV)  quiere dejar su granito de arena en este reportaje relatándonos su experiencia.

“Quizás uno de los momentos más amargos de estos últimos 8 años, en los que he tenido la suerte de colaborar en procesos de localización, excavación, exhumación e identificación de víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo, fue cuando finalmente tuvimos la certeza de que no habíamos dado con los restos de José Valls Casanova y de Luis Meseguer Pascual, vecinos de Borriol (Castellón), asesinados el 2 de septiembre de 1938 y enterrados en una fosa en el Cementerio Municipal de dicha localidad.
Supongo que para cualquier arqueólogo, como para cualquier antropólogo, historiador, restaurador, médico forense, o investigador involucrado en estos proyectos memorialistas la sensación debe ser la misma… La de sentir que se te ha quedado una espinita clavada, que en algo fallaste, que se podía haber hecho más, que se podría retomar la búsqueda, que tiene que haber algún cabo suelto… No sé, siempre intentas buscar otras explicaciones que nos proporcionen mayor “paz”, a las respuestas lógicas de que la fosa está desaparecida, fue afectada por remociones posteriores, o que los huesos acabaron en el osario.
En nuestro caso, como casi todos, llevar adelante la exhumación de la fosa de Borriol supuso una gran batalla, y más con los gobiernos autonómicos que hemos sufrido en la Comunidad Valenciana en los últimos 20 años, ya que nos enfrentábamos a grandes trabas institucionales, pero sobre todo financieras (sin ningún tipo de apoyos, ni siquiera los estatales, con una ley que a día de hoy “de facto” está derogada al carecer de dotación económica). Así pues, pensamos en costear los gastos mínimos a través del primer micromecenazgo destinado a exhumar restos de represaliados. Un “crowdfunding” y una campaña publicitaria y de difusión que llevamos nosotros mismos, junto a los familiares, lo que estrechó aún más si cabe la relación con la familia “Balaguer-Valls”. Familia que estuvo codo con codo con el equipo, no sólo en la redacción del proyecto, en la búsqueda de respaldo económico, o visitándonos diariamente a pie de fosa (la hija y nietos del asesinado), sino incluso participando activamente en la excavación, a través del bisnieto del represaliado.
Por ello, por todo lo vivido a lo largo de casi dos años, este resultado negativo en este proyecto en concreto fue aún, quizás, más doloroso si cabe… En la rueda de prensa donde comparecimos ante los medios para dar las explicaciones finales, no pudimos contener los sentimientos de frustración, sentimientos que incluso ahora, al escribir estas letras afloran a modo de nudo en la garganta y presión en el pecho.”

IMG-20151109-WA0012

Miguel Mezquida Fernández, arqueólogo con Pilar Alcorisa, familiar de un represaliado.

La última busqueda,a la que hemos asistido, se ha realizado en el monte Urkullu en Larrabetzu (Bizkaia) donde se ha exhumado el día 2 de enero de 2016 los restos de un combatiente republicano no identificado. Fue hallado su cuerpo a través de una prospección rutinaria por parte de un equipo de Aranzadi en el mes de agosto de 2015.

Su descubridor Alberto J. Sampedro “Ixile” miembro de Euskal Prospekzio Taldea de la Sociedad Aranzadi no es el primer soldado que localiza. Hasta ahora ha encontrado los restos de 4 combatientes, 3 en Euskadi ya exhumados y uno en Asturias pendiente de exhumación debido a la politica. Con sus propias palabras nos cuenta su experiencia y sentimientos ante una fosa.

 “Como miembro de Euskal Prospekzio Taldea de Aranzadi, cada vez que salgo al monte a detectar en una zona de combate y he tenido la enorme suerte de encontrar una fosa, me ha surgido una mezcla de sensaciones, por un lado tristeza al pensar que una persona ha estado casi 80 años en mitad de un bosque o monte tirado y por otro la alegría del hallazgo y la posibilidad de darle un poco de dignidad a un combatiente olvidado al que casi nadie busca.
Después viene toda una montaña rusa de sensaciones. Pasada la alegría inicial, y hasta que se pone una fecha para la exhumación, viene la preocupación por que la integridad de la fosa no se vea dañada por algún bicho o por alguna persona con menos escrúpulos. Así que visito la zona periódicamente 
para controlarla hasta que se produzca la excavación.
Y llegan los nervios en cuanto me comunican el día de la exhumación, nervios y dudas. ¿Estará entero o no? ¿Tendrá chapa de identificación? ¿Podremos saber quién era y dar con su familia?
Con Eloy de la cota 333 en Zornotza, se pudo saber y entregar a su familia, igual que con Hilario en Peña Lemona. Os confesaré algo que solo le he comentado a mi compañera María, alguna lagrimilla se me escapó cuando en el acto de entrega de los restos de Hilario vi a su hermana darle un beso a la hebilla de gudari, que fue uno de los objetos por los que le pude encontrar. ¡¡¡¡Por ese momento ya vale la pena pasar nervios, dudas y preocupaciones!!!!
En el caso de Urkullu parece que va a ser difícil dar con una identidad pero eso no nos desanima.. Seguiremos saliendo al monte a detectar en zonas de combate y aunque sabemos que dependemos de la suerte para dar con una fosa, pues esto es como buscar una aguja en un pajar, hay que salir a buscarla hasta dar con ella. Salir una y otra vez.”

Ixile Proyecto Diputacion

Alberto J. Sampedro  “Ixile” de Euskal Prospekzio Taldea de Aranzadi.

Cuando llegamos a un lugar donde todos los indicios nos dicen que hay una fosa y la máquina comienza a raspar suavemente la tierra, la tensión se palpa en el ambiente. Normalmente a las exhumaciones aparte del equipo técnico de exhumación con antropólogos forenses y arqueólogos o historiadores se unen voluntarios que trabajan habitualmente con los equipos y con los cuales están compenetrados. Alrededor de ellos se arremolinan un montón de gente que sigue los trabajos y los familiares de los que se sospecha están en esa fosa, acompañados en todo momento por miembros de la asociación de memoria histórica que promueve la investigación y solicita la exhumación.
Cada palada de tierra extraída es un suspiro profundo y una leve esperanza de hallar los primeros huesos.

Jimi Jiménez, arqueólogo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, experto en la guerra civil, nos manda una reflexión sobre la búsqueda de fosas con el nombre de “ NO SIEMPRE LOS FINALES SON LO ESPERADO”.

“A lo largo de estos últimos 15 años los técnicos hemos sido testigos de la evolución habida a la hora de reclamar una investigación sobre los casos de desaparición y asesinato. Si hasta hace unos años eran, en gran medida, los hijos o hermanos quienes de manera insistente reclamaban esas investigaciones, entre otras cosas, para combatir el olvido, en momentos más actuales son los nietos y bisnietos quienes han tomado el testigo de este combate. Sin embargo, por desgracia, las informaciones más directas sobre hechos concretos, fechas o lugares van desapareciendo al mismo tiempo que sus custodios, sin que se produzca esa transmisión generacional. Este proceso pasa a tener una enorme importancia y se suma a los problemas habidos hasta ahora en los procesos de búsqueda.
Hasta ahora los “fracasos” en la localización de enterramientos clandestinos se atribuían a fallos en las informaciones. Por lo general nunca se pone en duda el testimonio, sí los cambios producidos en los paisajes durante décadas, o cambios en las referencias que los informantes tenían a la hora de apuntar a un lugar concreto. A todo esto hay que añadir la ausencia de transmisión de muchas de estas informaciones.
El resultado final tanto para los técnicos como para las familias que esperan un desenlace positivo en estas búsquedas, continua siendo el mismo, desolación. Para los técnicos doblemente, por una parte el no ver satisfecha toda la dedicación empleada en cada ocasión y por otra la propia empatía con las familias, para quienes los técnicos son una parte más de éstas.
En determinadas ocasiones, sobre todo aquellos casos donde la dificultad es mayor, principalmente por la falta de concreción, el esfuerzo y la energía utilizada en los trabajos ya supone un “éxito” para todos.
En definitiva y dejando las cosas nítidas, la ausencia de resultados no implica de manera automática que las historias sean inciertas o que los testimonios falten a la verdad.”

Jimi-Jimenez-by-Iban-Gorriti

Jimi Jiménez, arqueólogo de la Sociedad Aranzadi. (Imagen Iban Gorriti, http://mugalari.info/)

Entre que la fosa buscada aparece, las gentes que alrededor se arremolinan, técnicos, voluntarios, familiares y curiosos, una tensa calma se respira en el ambiente, se hacen pequeños corrillos y se entablan relaciones afectivas. Nos une a todos un sentimiento en común, el rescatar del olvido de una triste fosa los restos de las personas asesinadas, el volverlas del recuerdo a la historia.

Nuestra amiga Hedy Herrero miembro de Txinparta- Fuerte San Cristóbal de Navarra y una virtuosa del periodismo gráfico no profesional, que tiene a través del objetivo de su cámara una visión muy particular, nos relata con sus mismas palabras el sentimiento ante la apertura de una fosa.

“Recuerdo perfectamente la primera vez que me enfrenté con la verdad, fue en la exhumación que se hizo en junio del 2010 en el cementerio de las botellas, en Pamplona.
Pensé mucho en mi abuelo Agustín, él seguro que conoció a muchos de los allí enterrados pues estuvieron juntos en el Fuerte de San Cristóbal, pensé que incluso alguno de ellos pudiera haber sido amigo suyo.
Llevaba una pequeña cámara de fotos y me alejé un poco de la gente que andaba por allí para acercarme poco a poco a las telas que cubrían los cuerpos enterrados, con mucho cuidado levanté la tela y le pedí permiso al cuerpo para hacerle mi primera fotografía, cuando terminé de clickear y vi a través del visor la auténtica verdad de la historia pensé que esa sería mi pequeña aportación a la barbarie que se cometió en este país. Mi pequeña arma de información masiva se convirtió, desde ese mismo instante en mis ojos, mis sensaciones, mis sentimientos.
A partir de ahí voy a todas las exhumaciones que puedo y recojo las máximas instantáneas posibles, en todas y cada una de ellas me emociono con las personas mayores que suelen estar por allí, algunas miran, otras susurran, otras lloran…pero todas y cada una de ellas llevan una historia que contar.
En todos los lugares que he podido asistir he sentido lo mismo cuando después de mucho trabajo por parte de lo/as voluntario/as y de equipo de Aranzadi arañando la tierra en busca de restos aparece el primer hueso, quizás es tan pequeño que ni mis ojos pueden verlo pero siempre hay una mirada experta que para enseguida las máquinas y dice…AQUÍ. Esa simple palabra me altera el ánimo, me emociona y siempre aplaudo. No lo puedo evitar, cuando esos pequeño huesos surgen de la tierra siento que ya están en casa, que sus familiares ya pueden recuperar su dignidad.
Quizás la exhumación de Berriozar fue para mí la más intensa, emocionalmente hablando. Uno de los cuerpos que se iban a recuperar era el de José Varona Clemente. Él y mi abuelo Agustín habían sido amigos en Miranda de Ebro, donde les detuvieron juntos, juzgado juntos y llevados juntos al Fuerte de San Cristóbal. Durante la fuga del 22 de mayo de 1938 ambos salieron juntos para huir pero en un momento dado mi abuelo perdió de vista a José y nunca más supo de él. Me cuenta mi tía que mi abuelo siempre pensó que su amigo había conseguido pasar la frontera. Años después, cuando yo comencé toda esta investigación de datos de los preso del Fuerte supe la verdad, José Varona Clemente fue asesinado en la fuga.
En abril del 2015 me enteré que iban a exhumar a cuatro de los fugados del Fuerte y que uno de los nombres que se barajaban que podría estar allí era el de José Varona Clemente, puedes imaginarte lo que sentí en aquel momento? Iba a recuperar parte de la historia de mi abuelo¡¡¡
Comenzaron a excavar la tierra, arañando poco a poco el terreno hasta que por fin, con mucho esfuerzo fueron apareciendo los primeros vestigios de huesos, cuando alguien gritó, PARA LA MAQUINA grité. Grité y lloré como hacía tiempo. Me puse a temblar y tal fue mi estado de nervios que tuve que sentarme para respirar hondo.
La única imagen que tenía en mi mente era a mi abuelo.
Los huesos podrían ser o no de José pero me daba igual, todos eran José Varona Clemente.
Hoy día sigo mirando a través del visor de mi cámara de fotos con los ojos de todos aquellos desaparecidos, por todos aquellos asesinados.”

10806390_911477968876906_7560599226618606672_n

Hedy Herrero, miembro de Txinparta- Fuerte San Cristóbal.

Y por ultimo, otro buen amigo que ha querido colaborar con nosotros es Txato Etxaniz, miembro de Gernikazarra historia taldea  que aporta su personal visión a pie de fosa.

“Me piden mis amigos de CRONICAS A PIE DE FOSA unas líneas para expresar qué siento cuando estoy frente a un terreno inmaculado buscando una fosa… y de repente la pala localiza algo. Siento que el nerviosismo me atenaza, la ansiedad crece. Y me vuelven a la memoria las biografías de quienes estamos buscando, unos sencillos demócratas que por defender la legalidad fueron asesinados. Y pienso -como otras veces aquí, en la provincia de Burgos-, que estoy en un terreno y territorio, donde estas cosas de exhumar fosas de “rojos”, de dar un lugar en la historia a estos desaparecidos, no está del todo bien vista por aquellos que antaño por acción u omisión o fueron o se sienten culpables. Dar este paso en estas tierras no fue fácil, pero la labor de saber, de conocer, de ponerles en la historia, es muy satisfactoria. Sobre todo cuando se encuentran tan cercanos sus ancianos familiares, hijos, hermanos…aquí, junto a mí, a pie de fosa, que no saben cómo agradecer la labor que se hace.”

149730_389110407795627_558698287_n

Txato Etxaniz, miembro de Gernikazarra historia taldea.

También para nosotros el instante de estar ante una fosa que se abre es un momento de incertidumbre, una tensión y una concentración extrema mirando la pala de la excavadora remover la tierra lentamente. Nuestros ojos enfocan el fondo de la fosa y escudriñan en busca de un pequeño hueso que muchas veces confundimos, por la excitación, con un simple palo o rama de árbol.

Este trabajo altruista, una afición rara para otros, ha hecho en nosotros una sensación de necesidad permanente por acudir a cuanta búsqueda y exhumación de fosas se realice dentro de nuestras posibilidades laborales, sea cual sea la distancia en recorrer.

Es como una droga que se nos mete en el corazón y nos impulsa a acudir al lugar, unas veces con resultado positivo de localización de la fosa y donde la exhumación es ya un hecho y otras veces con la incertidumbre y el malestar de no haber hallado nada, pero siempre con la esperanza de que la próxima vez será distinto.

AGRADECIMIENTOS.

Este reportaje no se hubiera podido hacer sin la ayuda y colaboracion de nuestros buenos amigos Hedy Herrero, Jimi Jiménez, Alberto J. Sampedro, Txato Etxaniz, Miguel Angel Capapé y Miguel Mezquida.

A todos ellos un fuerte abrazo y nuestro más sentido agradecimiento.

NOTA.

Las imagenes en las que aparecen los colaboradores son propiedad de ellos mismos, salvo que se indique lo contrario.

FUENTES CONSULTADAS Y ENLACES.

http://memoriahistorica.org.es
http://www.jusap.ejgv.euskadi.eus/r47-contmh2/es/contenidos/informacion/fosas_franquismo/es_fosas2/mapa_fosas_franquismo.html
https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/noticias-de-cronicas-a-pie-de-fosa/
https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2015/07/19/fosas-de-estepar-2a-parte/
http://www.memoriahistorica.gob.es/ValleCaidos/index.htm
http://elpais.com/diario/2008/07/06/espana/1215295221_850215.html
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/02/valencia/1367512390_951632.html
http://www.20minutos.es/noticia/1907044/0/exhumacion/memoria/historica-autorizacion/
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/07/18/valencia/1405708991_424402.html
https://www.youtube.com/watch?v=g5YJO2FyqU0 – Montaje audiovisual de la Campaña de crowdfunding

 

 

LAS FOSAS COMUNES NAVARRAS.

Fusilamientos en una fosa común en Fuentebella (Navarra) en Septiembre de 1936

Nota sobre la fotografía principal: La fotografía que ilustra este reportaje no tiene nada que ver con las fosas navarras, ya que pertenece según los investigadores a ” la matanza de Babi Yar” en Ucrania y son nazis fusilando a judios.

Sin embargo por internet corre la fotografía con el pie de foto de que “son fusilamientos en Fuentebella (Navarra)”, aunque ese pueblo pertenece realmente a Soria.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

No es casualidad que hoy tratemos el tema de las fosas navarras en CRONICAS A PIE DE FOSA, pues llevamos toda la semana leyendo las noticias aparecidas en prensa sobre los trabajos de exhumación en Ibero y además también publicamos en la sección de ASOCIACIONES MEMORIA HISTORICA una reseña sobre la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra AFFN36 como un acto de reconocimiento publico y homenaje a las familias de los represaliados del franquismo en la comunidad foral.

EXHUMACIONES EN IBERO.

El sábado 5 de diciembre de 2015 comenzaron los trabajos de exhumación en la fosa de “ Las Tres Cruces” en Ibero, municipio de Cendea de Olza en las cercanías de Pamplona (Navarra).
Allí estaban en primera línea los miembros de la asociación AFFN36 junto con el equipo técnico de exhumación de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y voluntarios para llevar a cabo los trabajos.

La primera fase de exhumación ha durado 4 días, desde el 5 al 8 de diciembre y la segunda fase los dias 12 y 13 de diciembre. En la primera se han localizado los cuerpos completos de 4 personas y los restos de otras tres y en la segunda, a pesar de hacer varias búsquedas en dos lugares concretos distintos, pero cercanos, y abrir varias zanjas no se ha hallado ningún cuerpo. En una de estas áreas se buscaba la fosa individual de José Garmendia Iriondo, vecino de Ondarroa, asesinado por los fascista en 1936.  Tan sólo ha aparecido una herradura, objeto que la familia dice marcaba el enterramiento, clavada a un árbol, según los recuerdos de la viuda. Un leve consuelo para la familia que  mantiene las esperanzas intactas de encontrar a su familiar.

100_9611

Familiar de José Garmendia con la herradura hallada. (Fotografía propia).

Los trabajos continuarán en la zona con la esperanza de encontrar nuevas fosas ya que en el último momento de la jornada han aparecido nuevas pistas sobre otra posible localización cercana.

El lugar donde se han realizado los trabajos ya fue excavado y exhumado de forma apresurada y sin una metodología científica en 1978, por los familiares, donde se lograron rescatar 21 cuerpos, 20 de ellos vecinos de Larraga.

Según la ficha del Mapa de Fosas de Navarra , “este fue un lugar frecuente de fusilamientos pero también se dan referencias de posibles enterramientos. En concreto se sabe que bajo la cruz, mandada colocar por una vecina de Larraga, se enterraron a 10 personas de su pueblo, asesinadas el día 26 de octubre de 1936, entre las 5-6 de la mañana. Bajo el montículo se enterraron a otros 10, también de Larraga. Se desconoce si podría haber más personas enterradas. Se cree que el presidente del PSOE en Navarra durante la república y Concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Gregorio Angulo, fue fusilado en este lugar a las 10 de la noche del 2 de junio de 1937. En Larraga, en abril de 2012, el Ayuntamiento inauguró el Parque de la Memoria de Los Turrientes, como homenaje y recuerdo a las víctimas de su pueblo. De los 46 fallecidos de Larraga, 20 murieron en este lugar. Desde 1979 los cuerpos de estos larragueses descansan en el cementerio de la localidad junto con el resto de fusilados.”

La página web de la Asociacion de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFN36) dice acerca de esta fosa que “hoy se sabe que también fueron fusiladas en este lugar seis vecinos de Obanos. Se estima que están enterrados, once vecinos de Pamplona, seis de Puente la Reina, otros seis de Obanos, tres de Uharte Arakil, entre ellos el alcalde Silverio Astiz Lakunza y su hijo Silverio Astiz Ezkurdia, dos de Berbinzana y uno de Ondarroa. Se cree que el presidente del PSOE en Navarra durante la república y Concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Gregorio Angulo fundador y primer presidente de la UGT en Navarra, fue fusilado en este lugar a las 10 de la noche del 2 de junio de 1937. Asimismo, Tiburcio Osácar, director del periódico sindical ‘¡Trabajadores!’, y José Roa, concejal y gerente de la cooperativa de casas baratas de Pamplona.
Hace un mes, familiares y amigos de los fusilados en Obanos en 1936 acudieron a este lugar donde colocaron unas siluetas exigiendo su exhumación”.

Esto es una pequeña muestra del horror que se vivió en los pueblos de Navarra a pesar de ser una provincia donde triunfo el golpe de estado franquista ya que todos los sublevados del ejército, guardia civil y grupos paramilitares de requetés y falangistas se sumaron inmediatamente al alzamiento rebelde, solo se mantuvieron fieles a la república algunas compañías de carabineros cercanas a la frontera.

Sin embargo la venganza y limpieza política de Navarra a cargo de los golpistas no se hizo esperar y en un lugar donde la guerra no tuvo frente activo, las desapariciones forzosas, asesinatos y fusilamientos “legales” por medio de juicios sumarisimos sin ninguna garantía jurídica estuvieron a la orden del día.

_pat3213memoria_26348_1

Jimi Jimémez, Lourdes Herrasti y Francisco Etxeberría, de Aranzadi, inspeccionan los restos. . (Imagen Patxi Cascante, http://www.noticiasdenavarra.com/)

MAPA DE FOSAS DE NAVARRA.

El estudio detallado del Mapa de Fosas de Navarra nos dice que existen un “total de 118 fosas en las que se ha documentado a 1.257 personas. Además, ofrece la ubicación de otros 102 lugares en los que existe constancia de que se registraron hechos violentos en este periodo”,  lo que equivaldría a decir que hay un total de 220 lugares con fosas u enterramientos de personas desaparecidas de forma forzosa, asesinadas y luego enterradas en lugares sin señalización para evitar su localización y mostrar los crímenes cometidos.

Sin embargo en total, se han archivado datos de hasta 3.500 personas desaparecidas, tanto de aquellos que han podido ser fusilados en Navarra y que sea de la comunidad como los que procedan de otras comunidades. Entre los exhumados en las 118 fosas intervenidas y los 102 lugares que aún están por localizar, nos deja una diferencia de 2343 personas aún en fosas comunes que hay que localizar y exhumar.

Es interesante decir que el Mapa de Fosas del Departamento de Justicia del Gobierno de España solo tiene registradas 57 fosas en Navarra, incluyendo tanto las enviadas al Valle de los Caídos, exhumadas, exhumadas parcialmente y desaparecidas. Esto se debe sin duda al nulo interés por mostrar la verdadera violencia franquista por parte de sus herederos políticos que han estado mandando en Navarra en los últimos años, ya que son las propias comunidades las que hacen el trabajo de inventario de fosas y lo pasan al Gobierno Central según la Ley de Memoria Histórica del año 2007.

010612pr81b2

Mapa de Fosas de Navarra. (Imagen http://fosas.navarra.es/)

El Mapa de Fosas de Navarra esta repartido en cuatro tipos de clasificación sobre las fosas:

1º FOSAS INTERVENIDAS. Listado de 58 fosas que fueron exhumadas en distintas épocas, las más antiguas en los años de la dictadura para ser envíadas al Valle de los Caídos en el año 1959 y las demás en tiempo más reciente, la mayoría con posterioridad a la muerte de Franco, cuando las familias se echaron al campo o el monte a buscar a sus familiares asesinados, pero no desparecidos, porque sabían muy bien donde se encontraban.

El siguiente listado indica entre paréntesis los cuerpos recuperados en las exhumaciones de las fosas intervenidas. Están numeradas por los autores de éste artículo que no tiene nada que ver con la numeración propia del Mapa de Fosas de Navarra.

1. Cementerio de Bera (7)
2. Fosa de Batzarleku-Etxalar (3)
3. Cementerio de Urtzasun-Esteribar (5)
4. Fosa de Etulain-Anue (3)
5. Bordas de Iruzkun-Juslapeña (16)
6. Cementerio de Añezcar-Berrioplano ( 7)
7. Cementerio de Oteiza-Berrioplano (13)
8. Cementerio de Monte Ezkaba-San Cristobal-Berrioplano (131)
9. Carretera Fuerte S. Cristóbal-Berriozar (11)
10. Fosa de Peña Redonda- Esteribar (6)
11. Fosa de Elia- Egues (3), Fosa de Etxalaz- Egues (1)
12. Cementerio de Orrobia- Cendea de Olza (1)
13. Alto Las Tres Cruces- Cendea de Olza (21)
14. Cementerio de Exauri- Etxauri (51)
15. Fosas del Alto del Perdón- Zizur (se desconoce )
16. Fosa de Goroxibar- Salinas de Oro (3)
17. Fosa de Elkai-Ibiricu-Valle de Yerri (10)
18. Fosa de Montalban-Valle de Yerri (7)
19. Cementerio de Murillo-Valle de Yerri (4)
20. Fosa del Camino de Oiantxiki (Lácar)- Valle de Yerri (12)
21. Fosa de la Muga Lorca – Lácar- Valle de Yerri (8)
22. Fosa de Lorca Txiki (Murillo de Yerri)- Valle de Yerri (22)
23. Fosa de Arantzadia (Arandigoyen)- Valle de Yerri (se desconoce)
24. Sima del Raso- Eulate (10)
25. Fosa de Aranarache (1)
26. Fosa de Aguilar de Codés (3)
27. Fosa de Uroz-Lizoain-Arriasgoiti (3)
28. Cementerio de Urroz (1)
29. Fosa de Beriáin (se desconoce pero hay 8 identificados)
30. Fosa de la Tejería de Monreal (94)
31. Cementerio de Lecáun-Ibargoiti (3)
32. Fosas de Sengáriz- Ibargoiti (20)
33. Cementerio de Muruarte de Reta (2)
34. Fosa de Tiebas-Muruarte de Reta (9)
35. Cementerio de Orísoain (1)
36. Fosa de las Cabras- Larraga (se desconoce)
37. Cementerio de Tafalla (se desnococe pero hay 12 identificados)
38. Cementerio de San Martín de Unx (4)
39. Fosa de la Fuente del Garrero (Alto de Aibar) (4)
40. Fosa del Cementerio de Roncal (1)
41. Cementerio de Olite (8), Cementerio de Pitillas (7)
42. Cementerio de Falces (20)
43. Cementerio de Caparroso (6)
44. Fosa de la Venta de Arlás (Peralta) (24)
45. Fosa de Zarrampablo (1)
46. Cementerio de Peralta (2)
47. Fosa del Raso de Jaurieta- Peralta (19)
48. Fosa de los Altos de Andosilla (4)
49. Fosa de El Mallatón- Cárcar (5)
50. Fosa de La Veguilla- Andosilla (1)
51. Fosa de la Corraliza de Oliado- Lodosa (4)
52.Fosa de la Castellana- Funes (48)
53. Cementerio de Milagro (33)
54. Corral de Valcaldera- Cadreita (66)
55. Cementerio de Tudela (se desconoce pero hay 15 identificados)
56. Fosa de Urzante-Cascante (21)
57. Fosa de la corraliza de Fustiñana (7)
58. Cementerio de Fustiñana (1)

fusilados-4_jpg_20130327200_9490_1

Sima del Raso- Eulate. (Imagen http://www.nabarralde.com)

Destaca sobre todas ellas la número 8, cementerio de Monte Ezkaba- Fuerte de San Cristóbal, donde se exhumaron 131 cuerpos. La ficha del “Mapa de Fosas de Navarra” nos dice al respecto:

“El monte Ezkaba se halla a 10 km. al norte de Pamplona. En él se construyó, a finales del siglo XIX, una fortaleza militar que fue utilizada como prisión durante la Guerra Civil y la dictadura franquista. En la ladera del monte, con una fuerte inclinación y circundado por un muro de piedra, existe un cementerio en el que se distribuyen cinco filas de enterramientos en las que yacen 131 individuos que fallecieron en la prisión del Fuerte San Cristóbal entre los años 1942 y 1946. Los cementerios de las localidades situadas en las faldas del monte Ezkaba ya no tenían espacio tras varios años de enterramientos (1936-1941). La mayoría de las víctimas están identificadas ya que el capellán del Fuerte sepultaba los cuerpos con una botella entre las piernas en la que introducía los datos personales del fallecido. A lo largo del año 2007 se realizaron sondeos del terreno y exhumaciones en seis de las tumbas a petición de los familiares. En esa prisión se produciría la que se considera una de las fugas más espectaculares de la historia. Casi 900 presos escaparon siendo la mayor parte abatidos o capturados en la huída y convirtiéndose en una de las mayores matanzas habidas en Navarra. El fuerte, tras su cierre como cárcel, cumplió diversos fines militares hasta 1991, año en que quedó definitivamente abandonado. En 2007-2008 se llevaron a cabo las primeras investigaciones en el cementerio. Entre mayo y junio de 2010 se realizan las labores principales de exposición de todos los restos dando comienzo a las exhumaciones a lo largo de quince días seguidos desde el 31 de mayo al 13 de junio de 2010 y que tuvieron una segunda fase los días 11 y 12 de diciembre del mismo año. Un total de siete familias estuvieron presentes durante el desarrollo de la exhumación del enterramiento respectivo. Los restos individualizados se trasladaron al laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco (UPV), en San Sebastián, para la elaboración de los informes técnicos correspondientes.”

DSCF0417

Exhumación en ” El Cementerio de las Botellas”. (Imagen Venancio Pla. fuertesancristobal.blogspot.com)

Todos los cuerpos murieron por “causas naturales” relacionadas con enfermedares, mala nutrición, suciedad, malos tratos, porque era “natural” que murieran en semejantes condiciones carcelarias. A éste cementerio se le conoce como “El cementerio de las botellas” ya que entre las piernas de los cadaveres aparecian botellass en cuyo interior había un papel con el número y nombre del preso enterrado lo que ha facilitado la identificación.

b7ae0f6a82b1be408df2203ce1a265d5

Composición de varias botellas halladas en el cementerio (Imagen http://humbertobilbao.blogspot.com.es)

En el listado sin embargo no están todas las fosas exhumadas en el año 1959  y enviadas en febrero de ese mismo año al Valle de los Caídos. En el listado del Mapa de Fosas de España del Ministerio de Justicia aparecen las siguientes con el número de cuerpos recuperados:

Ayegui (15)
Aberin (5)
Cabanillas (1)
Cadreita(26)
Cadreita (8)
Milagro (27)
Murieta (1)
Murillo de Fruto (22)
Pamplona (5)
Ribaforada (1)
Tudela (1)

2º FOSAS PROSPECTADAS. Se han prospectado 32 lugares donde se tiene constancia que hay cuerpos enterrados en fosas, algunos de ellos en cementerios y otros en pleno campo o bajo la carretera. En muchos de ellos se han realizado trabajos de búsqueda y no se ha conseguido localizar la fosa.

El listado de los emplazamientos y número de personas que se estima puedan estar enterradas en ellas es el siguiente y también están numeradas por los autores de éste artículo.

1. Gaztelu-Donamaria (8)
2. Fosa de Eratsun (3)
3. El Vivero de Lantz (3)
4. Fosas del Bosque de Orgi-Ultzama (18)
5. Cementerio de Ripa-Odieta (18)
6. Sima de Ardaitz-Erro (2)
7. Fosa de la Muga de Olave-Sorauren-Olaibar (3)
8. Fosa de Etxeberria (Antxoritz)-Esteribar(10)
9. Fosa de Seminario Regueiro (Antxoritz)-Esteribar (7)
10. Fosa de Orrio-Garrués-Ezcabarte (5)
11. Cementerio de Ballariáin-Berrioplano (12)
12. Cementerio de Elcarte-Berrioplano (17)
13. Cementerio de Larragueta-Berrioplano (10)
14. Cementerio de Berriosuso-Berrioplano (13)
15. Cementerio de Aizoáin-Berrioplano (10)
16. Cementerio de Loza-Berrioplano (16)
17. Cementerio de Berrioplano (13)
18. Cementerio de Artica-Berrioplano (17)
19. Cementerio de Berriozar (47)
20. Fosa paraje Las Tetas -Zizur Mayor (3)
21. Fosa de Muniáin de Guesálaz (4)
22. Fosa de Artaiz-Unciti (2)
23. El Alto de Loiti-Lumbier (11)
24. Carretera de Bearin a Murugarren-Valle de Yerri (2)
25. Fosa de Ormaberria (Arandigoyen)-Valle de Yerri (se desconoce)
26. Fosa de Villatuerta (se desconoce)
27. Fosa paraje Lezondoa-Cirauqui (6)
28. Fosa de Oteiza (34)
29. Fosa de La Llana (Azqueta)- Igúzquiza (3)
30. Fosa del Mayorazgo (Carretera Peralta-Funes)- Peralta (2)
31. Fosa del Cementerio de Buñuel (7)
32. Fosa de la antigua N-I (Alsasua) (se desconoce, 1 identificado)

A modo de ejemplo de la brutalidad de la represión citaremos el caso de la fosa de la sima de Gaztelu-Donamaria.

“El crimen de Gaztelu es uno de los ejemplos más terribles de la violencia que azotó Navarra en aquellos días. Todavía existen muchos interrogantes sobre los motivos y los hechos que allí sucedieron debido al hermetismo con el que ha sido guardado el tema en la zona. El padre, Pedro Antonio Sagardia y su hijo mayor fueron obligados a marchar al frente en agosto de 1936. La madre, Juana Josefa, se quedó en casa con los 7 hijos. En la pobreza, al principio fueron ayudados por sus vecinos pero, conforme la guerra se recrudecía, dejaron de tener ayuda e incluso fueron acusados de hurtos en los huertos. Después, sin que se conozcan con claridad los hechos, un grupo de vecinos obligó a la familia a trasladarse a una cabaña. Esa misma noche ya nadie tuvo noticias de todos ellos. La creencia es que los cuerpos fueron arrojados a la sima de Legarrea o Legarra Lezia, cercana al pueblo de Gaztelu. Se realizaron prospecciones en los años 40 como consecuencia de un auto abierto al respecto por el General Sagardia, emparentado con la familia desaparecida. No se encontró nada y el propio General, aconsejado por sus superiores, tuvo que cesar en su investigación.”  (Ficha Mapa de Fosas).

Paco Etxeberria en la boca de la sima

Boca de la sima de Gaztelu. (Imagen http://simasyfosascomunesnavarra.blogspot.com.)

3º FOSAS NO INTERVENIDAS. Hay registradas unas 75 fosas o emplazamientos donde hay enterramientos, muchos de los cuales por desgracia han desaparecido por diversas causas. No vamos a hacer en este caso un listado por estar en continuo cambio.

4º OTROS LUGARES. Según el Mapa de Fosas hay 102 lugares con posibilidades de encontrar nuevas fosas, que ha medida que avancen las investigaciones irán pasando de este apartado al anterior. Tampoco vamos a hacer en este caso un listado por las mismas causas que en el apartado anterior.

En resumen, como veremos los números no cuadran, las 11 fosas enviadas al Valle de los Caídos en 1959, , más las 80 intervenidas y prospectadas, 75 no intervenidas y 102 lugares hacen el total de 268 fosas, 48 más de las registradas en el informe que marca como 220 el número total. El baile de cifras se debe al duplicado de fosas en una u otra clasificación aparte de las que se van añadiendo recientemente y de las que pasan de una clasificación u otra. Además el último apartado, “Otros Lugares” está en constante incremento a medida que las investigaciones y testimonios recaban nueva información.

Un estudio en profundidad del mapa de fosas de Navarra nos hace ver una mayor concentración de lugares, debido a la constancia real de fosas y hechos violentos que se concentra en torno a las grandes cárceles de las localidades de mayor población (Pamplona, Estella, Tafalla y Tudela). Este hecho sucede también en la sierra del Perdón, valle de Guesálaz, Ibero, Etxauri, valle de Yerri y Oteiza. Se supone que por el número de fosas que existen en sus parajes son muy importantes las ubicaciones del alto de Loiti, la tejería de Monreal, el término de Valcaldera (entre Castejón y Cadreita), y Balsaforada, en Tudela.

En torno a la Pamplona, existe una abundante presencia de fosas, debido a los represaliados de la cárcel central como a los del fuerte de San Cristóbal, cuyos restos quedaron diseminados por los pueblos de Ansoáin, valle de Esteríbar y de Ezkabarte. También se comprueba que apenas hay datos de emplazamientos aislados en los que puedan hallarse fosas comunes salvo en las sierras de Urbasa y Andía, lo que no indica necesariamente con no haya más, solo que aún no se han encontrado.

Esta ha sido la muestra en números y lugares de la barbarie de la represión franquista en Navarra, ¿pero que sucedió y de que forma se llegó a semejante carniceria?

GOLPE DE ESTADO Y REPRESION EN NAVARRA

Las víctimas de la guerra civil en Navarra se produjeron en su mayoría debido a la represión directa ejercida por los sublevados contra el gobierno legítimo de la República, salido de las urnas ese mismo año de 1936.

La provincia de Navarra fue un territorio  rápidamente controlado y sin apenas resitencia por el bando sublevado, sin producirse frente de guerra a diferencia de otros puntos de España donde los rebeldes sí tuvieron que hacer frente por las armas a la resistencia de las autoridades republicanas y fuerzas de milicianos izquierdistas.

La conspiración que dio origen a la guerra tuvo en Navarra uno de sus principales apoyos, fomentada principalmente en la región por los carlistas y los partidos monárquicos llamados “alfonsinos”. La planificación del alzamiento se configuró decisivamente con la llegada a principios de 1936 del nuevo gobernador militar, el general Emilio Mola  quien convertiría a Navarra en una pieza clave de la sublevación militar que tendría lugar el 18 de julio de 1936.

Los planes de Mola eran ya claros en cuanto a la enérgica y contundente acción a llevar a cabo para el golpe de Estado, como consta en la instrucción reservada n.º 1, firmada por Mola en Madrid el 25 de mayo de 1936 que decía:
“Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado. Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al movimiento, aplicándoles castigos ejemplares a dichos individuos para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas”.

El 18 de julio de 1936 en unas pocas horas Navarra entera había caído en manos de los rebeldes y como no existió frente de guerra las columnas militares enseguida se dirigieron a las provincias limítrofes de Álava, Guipúzcoa y La Rioja.

La cruel represión que se cayó sobre Navarra inmediatamente no tuvo nada que ver con la contienda entre dos ejércitos enfrentados, sino con una voluntad clara de «limpiar” la retaguardia. Ese mismo día iniciado el golpe de estado, decía Mola en una reunión de alcaldes de la zona próxima a Pamplona:
“Hay que sembrar el terror… hay que dejar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros.”

Ya se habían iniciado los asesinatos y ejecuciones en varios puntos de la provincia a cargo de los rebeldes desde el primer minuto del golpe, así que un destacado líder, Joaquín Baleztena, que era jefe regional carlista de Navarra hizo un llamamiento a los carlistas el 24 de julio para evitar los fusilamientos extrajudiciales que se estaban llevando a cabo:
“Los carlistas, soldados, hijos, nietos y biznietos de soldados, no ven enemigos más que en el campo de batalla. Por consiguiente, ningún movilizado, voluntario ni afiliado a nuestra inmortal comunión, debe ejercer actos de violencia y evitar que ante ellos se cometan. Para nosotros no existen más actos de represalia lícita que los que la autoridad militar, siempre justa y ponderada, se crea en el deber de ordenar.”

La represión se inició inmediatamente después de la toma de control de la provincia por los rebeldes y en se prologó durante la posguerra. Hubo varias formas de ella, como la depuración de funcionarios, penas de reclusión y trabajos forzados, la económica mediante multas y expropiaciones y finalmente con 3.545 persomas desaparecidas y asesinadas, que se han podido contabilizar hasta el año 2015. De estas muertes hubo 232 ejecuciones que fueron ordenadas por la justicia militar entre 1936 y 1939 llamadas “legales” por ellos, pero crimenes al fin y al cabo. El último fusilamiento del que se tiene constancia se produjo en noviembre de 1939 en la Vuelta del Castillo de Pamplona.

De los cerca de 45.000 navarros que participaron en la guerra,  40.500 más o menos lo hicieron el en el bando rebelde repartidos en unos 16.000 requetes, 6.500 falangistas y 18.000 soldados de reemplazo voluntarios u obligados. En el bando republicano se alistaron unos 3000 soldados y otros 2000 aproximadamente en el Ejército de Euskadi (Eusko Gudarostea).

Los muertos registrados del bando nacional son 4.535 y en el bando leal republicano solo se conocen cerca de 125 caídos en el Ejército de Euskadi y cuya lista no esta completada. De los caídos en el bando republicano no hay datos, pero con reservas creemos que pueden sobrepasar los 300 ya que muchos continuaron luchando tras  la caida del frente norte.

También hubo 38 víctimas mortales por bombardeos de la aviación republicana sobre Navarra durante la guerra. En Pamplona hubo tres bombardeos con un total de 19 muertos, seguido de Tudela con 13 y Lumbier con 6.

Dentro de esos represaliados están los 225 muertos de entre los 795 presos que se fugaron del Fuerte de San Cristóbal en mayo de 1938, fecha en la que en el fuerte estaban recluidas 2.487 personas.

san-cristob

Fuerte San Cristobal en el monte Ezkaba-Berrioplano. (Imagen https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com)

Las sacas de las prisiones también fueron un factor importantes en el elevado número de muertos, todos ellos asesinados y ejecutados por fusilamientos para vaciar las cárceles. En el mes de septiembre los asesinatos extrajudiciales en los pueblos habían disminuido aunque no terminado y había una población reclusa importante.

En la prisión de Estella había 147 presos el día 13 de agosto y entre el 5 y el 24 de septiembre fusilaron a 81. Y en la prisión de Tafalla las sacas acabaron con la vida de 86 presos de los 100 con los que contaba entre los días 17 y 22 de septiembre.

A estas cifras, fruto directo de la represión, hay que sumar los 305 muertos por enfermedades y malas condiciones de reclusión en ese mismo Fuerte de San Cristóbal de Pamplona, contabilizadas del 1 de enero de 1937 al 6 de julio de 1945, fecha del cierre del mismo como penal.

FUGA MASIVA DEL FUERTE SAN CRISTOBAL

En 1938 había en el Fuerte San Cristobal 2.487 personas detenidas, en su mayoría dirigentes políticos y sindicales y militantes revolucionarios y republicanos. Unos treinta presos prepararon una fuga que se inició a la hora de la cena, momento en que había más dispersión de los guardianes. Estos entraban armados pero con la pistola en el cinto cuando llevaban la comida. En distintos grupos fueron desarmando a varios de ellos y tras coger su armamento, se dirigieron a donde estaba cenando la compañía de soldados de guardia. Un soldado que opuso resistencia, murió como consecuencia de un golpe con una barra. Posteriormente rindieron también a los soldados de las garitas. En una media hora el fuerte fue tomado por los reclusos y comenzó rapidamente una huida desesperada.

Una vez dada las voz de alarma en Pamplona los camiones de los militares con grandes focos se acercaron al fuerte e inmediatamente algunos de los presos desistieron en su fuga. Inmediatamente fueron contabilizados y a las dos y media de la madrugada 1.692 presos fueron dejados desnudos en el patio durante horas.

Se fugaron, por tanto, 795presos, mal calzados y vestidos, desnutridos y con escasas armas arrebatadas a los guardias. Al momento se inició la caza de los mismos, que sin apenas resistencia fueron siendo abatidos al aplicarles la ley de fugas y el resto detenidos. Consta que el mismo día de la fuga se detuvo a 259 evadidos, el día 24 ya eran 445 y los días sucesivos a grupos menores. El último fue capturado el 14 de agosto, tres meses después en pleno monte.

De los 795 fugados fueron detenidos 585, pasando solo la frontera francesa tres de ellos, e identificando 187 cadáveres, a los que hay que añadir 24 muertos más sin identificar. Esto da, según la contabilidad del fuerte, cuatro más, que pudieran ser huidos de la represión en la retaguardia encontrados tras las intensas pesquisas desarrolladas para capturar a los fugados del fuerte. En total, 211 asesinados durante la captura de los evadidos. Del grupo de los capturados, 16 fueron sometidos a juicio acusados de ser cabecillas, uno fue internado en el manicomio de Pamplona y 14 de ellos fueron condenados a muerte. Estos fueron fusilados en la Vuelta del Castillo, el 8 de septiembre de ese mismo año.

FUSILAMIENTOS DE LA BANDERA DE SANJURJO.

No podemos olvidarnos del mayor crimen por fusilamiento ocurrido en Navarra a pesar de que durante años fue negado por el régimen y del que costan pruebas de los asesinados inscritos en actas de defunción en varios juzados de localidades. Nos estamos refiriendo a La Bandera General Sanjurjo o Tercio General Sanjurjo o Legión Sanjurjo, según diversas fuentes, y oficialmente, según los archivos del Ministerio de Defensa español Tercio Legión General Sanjurjo. Se dice que fue una unidad militar de voluntarios del bando franquista creada en Zaragoza en 1936, pero la realidad es que muchos de sus integrantes fueron obligados a alistarse por ser simpatizantes de la izquierda y evitar las purgas y represión.

La Bandera estaba formada por tres compañías de fusiles, una de ametralladoras y sus servicios auxiliares. Un total de 700 hombres y al mando estaba el comandante Amado Lóriga.

Tuvo un intento de deserción masiva o una sublevación de la tropa por el que gran parte de sus miembros fueron fusilados. Se cree que fueron ejecutados más de la mitad de la unidad, pero sigue sin saberse a ciencia cierta cuantos, ya que el ejército lo mantuvo en secreto y al día de hoy no se han abierto los archivos de forma pública.

Se dice que el día 1 de octubre de 1936 la Bandera fue enviada a Almudévar y antes de entrar en combate fueron regresados en camiones a Zaragoza, donde se les desarmó. El Estado Mayor de Zaragoza tenía la confidencia de que la Bandera en pleno, o parte de ella, se iba a pasar a las filas republicanas.

Como no se puede acceder a los documentos oficiales sólo se puedem conocer los hechos por los testimonios y documentación de los pueblos afectados de donde eran los soldados. Las autoridades militares negaron la existencia de esta Bandera, cuando los familiares reclamaron los restos mortales. No hay datos de la matanza ni en el registro del cementerio de Torrero ni en el juzgado de Zaragoza.

El día 2 de octubre tras ser desarmados fueron encerrados en sus barracones. Fueron sacados en pequeños grupos a la parte posterior de la Academia donde eran ametrallados. Un testigo directo, Felipe Marín de Marcilla fue sacado en el tercer grupo y logró huir. Fue detenido al día siguiente y encerrado separado de sus compañeros. Escuchó los gritos y las descargas hasta el día 10. Varios oficiales y suboficiales se responsabilizaron de un pequeño grupo de hombres evitando su fusilamiento. Los muertos fueron llevados al cementerio de Torrero y enterrados en una fosa común.

En febrero de 1979 se exhumaron del cementerio de Torrero 179 cuerpos, 16 riojanos y 163 navarros que pertenecían a los 13 pueblos que lo solicitaron. Los servicios municipales informaban:
“Hubo que abrir varias catas a lo largo de 250 metros del andador de la mañana 4, hasta dar con los restos de la bandera Sanjurjo… salían los restos sin féretro y fueron indudablemente identificados por varios objetos personales como tabaqueras, navajas de afeitar, dentaduras y hasta una pierna rota y cosido el hueso con alambre… Es de resaltar que la bandera Sanjurjo no está inscrita en los libros diarios.”

Aunque se hablan de 604 muertos se sabe que es superior a 300, y buena parte de ellos eran navarros. En estos momentos hay constancia de 218 navarros de 22 pueblos.

En los mensajes transmitidos a la población por los sublebados no había muchas contemplaciones, transmitiendo un auténtico terror a los que no demostraban fidelidad al nuevo régimen, como lo expresaba el Comandante militar de Falces el 11 de agosto de 1936.

Ordeno y Mando:
Artículo 1º: Todo elemento extremista que al darle el grito de VIVA ESPAÑA, no conteste de igual forma, será ejecutado pasado por las armas en el acto.
Artículo 2º: Al presentarse las autoridades a las inmediaciones de sus domicilios y no salga el personal que haya dentro del mismo antes de la llegada de la fuerza con los brazos abiertos en alto gritando VIVA ESPAÑA serán pasados por las armas en el acto.
Artículo 3º: Todo el personal extremista, sin distinción de sexo , que se encuentre dentro de la localidad o en el campo, sin llevar brazalete blanco en el brazo izquierdo y un volante que será entregado en el Ayuntamiento, será pasado por las armas en el acto.
Artículo 4º: Todos los edificios o pisos habitados por elementos extremistas, tendrán durante los días que dure el estado de guerra, y a partir de las ocho de la mañana hasta las siete de la tarde, abiertas las puertas y ventanas, con las cortinas quitadas, para ser vistos por la fuerza, el que no cumpla lo ordenado, se hará fuego sobre el edificio o persona que en el mismo se encuentre mayor de 16 años.
Artículo 5º: En los registros domiciliarios que efectúe el personal a mis órdenes, en los edificios habitados por personal de derechas y encuentre en ella oculto algún elemento extremista, éste será pasado por las armas en el acto, y el dueño del edificio se le aplicará como encubridor lo que marca el Código de Justicia Militar.
Artículo 6º: Todo individuo extremista, cuantas veces salga y entre del campo se presentará en el Ayuntamiento, a su salida para recoger el volante y a su entrada para entregarlo, advirtiendo que aquel que no lo efectúe y se le encuentre en el campo será pasado por las armas.
Artículo 7º: Se advierte al personal de derechas, que si algún individuo se interna en su domicilio violentamente, bien perseguido por la Autoridad o por cualquier otra circunstancia, si no lo pone inmediatamente en conocimiento de las Autoridades, se le aplicará lo que marca el Código de Justicia Militar, como cómplice o encubridor.”

En conclusión, Navarra a pesar de ser una provincia fiel a los sublevados donde no hubo frente de guerra de ningún tipo, la represión durante y después de la guerra civil fue igual o peor que en otras regiones. De eso se encargaban los mandos militares que por medio de mensajes amenazantes, arengas patrioticas y después por las armas, sometieron al pueblo navarro sólo por el hecho de pensar diferente y querer prosperar con la república en el aperturismo político en el modernismo social.

100_9617

Francisco Etxeberría de Aranzadi supervisando los trabajos de busqueda en Ibero. (Fotografía propia).

Los nuevos datos sobre otras fosas comunes en Navarra siguen saliendo a la luz,  gracias tanto a los investigadores que dedícan su tiempo libre a ello, como a los técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Con su esfuerzo y el actual Gobierno foral, se logrará que las fosas comunes dejen de ser un tema tabú en la sociedad y política navarra.

FUENTES CONSULTADAS

Navarra 1936. De la esperanza al terror . Varios autores (2004)
Los Fusilados en Navarra en la Guerra de 1936. Ramón Salas Larrazábal (1983).
La Gierra Civil en Navarra (1936-1939). José Mª Jimeno Jurío (2006).
Fuerte de San Cristóbal, 1938. La gran fuga de las cárceles franquistas Felix Sierra y Iñaki Alforja (2006).
«La Guerra Civil». Historia Ilustrada de Navarra. Mercedes Vázquez de Prada Tiffe(1993). Diario de Navarra
El fuerte de San Cristobal en la memoria: de prisión a sanatorio penitenciario. El cementerio de las botellas. Francisco Etxeberría y koldo Pla. (2014)
http://www.affna36.org/affna36/
http://fosas.navarra.es/
http://mapadefosas.mjusticia.es/exovi_externo/CargarInformacion.htm

 

 

PAULINO LAFUENTE EN LA GUERRA CIVIL.

Busto pavlino

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Este árticulo se publicó por primera vez en la magnífica página web “LAS MERINDADES EN LA MEMORIA” en el 1 de abril de 2015 con el titulo “PAULINO LAFUENTE RIANCHO de Quintanaentello “, antes del nacimiento de nuestro propio blog CRONICAS A PIE DE FOSA.

Nuestra intención desde su creación fue el publicar aquí las vivencias de nuestro abuelo en la guerra civil española y posterior represión franquista, así que ahora lo volvemos a publicar con algunos arreglos y nueva información añadida en algunos apartados, así como con más fotografías.

INTRODUCCION DE JESUS PABLO DOMINGUEZ.

Conocí a Paulino allá en el año 1993 cuando su nieta Aiyoa, la que hoy es mi mujer, me llevó a un pueblecito burgalés de las Merindades, concretamente a Manzanedo, en plena naturaleza semisalvaje de Valle de Manzanedo. Allí, en semana santa del mes de abril estaba trabajando junto con su yerno José Perelló en la restauración de la casa familiar de los Rojo, recuperada para la familia por José y Txaro.

Mi primera imagen del “aitite” (abuelo) Paulino fue la de un señor mayor, mayor sólo en edad, con traje de faena y bajo su inseparable txapela, realizando mil y un trabajos dentro de la casa. Era un hombre ilusionado siempre con el trabajo, mas cuando la labor a realizar era la de recuperar la habitabilidad de una casa en la que su mujer vivió de jovencon su familia.

Me cayó bien desde el principio, yo no tenía abuelos vivos, por lo que el conocer a aquel señor fue una agradable experiencia, más si al final y con el paso del tiempo llegue a ser parte de la familia.

Siempre me trató como a uno más de sus nietos, y eso que era “pegado”. Me encantaban sus historias, su sabiduría y sobre todo su experiencia en la pasada guerra civil, de la que fue protagonista activo. Esa fue mi mayor unión hacia él, pues cuando poco a poco iba conociendo retazos de esa guerra, más héroe se convertía para mí.

Recuerdo que siempre le decía que me contara cosas sobre aquella época, es más, a pesar de que le costaba mucho recordar aquellos sucesos trágicos, no por falta de memoria que tenía mucha, si no por dolor en el corazón, siempre tenía a mano un suceso, una historia o las respuestas a mil preguntas.

Nunca se tomó en serio mi propuesta de escribir sus memorias sobre la guerra, decía que aquello a nadie interesaba. Y en parte tenía razón; tres generaciones nos separaban, la suya era la primera, la protagonista y pocos vivían para contarlo con propiedad y conocimiento de causa; la segunda, los hijos conocían el sufrimiento de los padres y aún tenían presente muchos símbolos opresores del pasado y opinaban que mejor dejarlo pasar; y la tercera generación, los nietos no conocen ni quieren conocer en muchos de los casos las “batallitas del abuelo”.

Sin embargo el error es ese, el no conocer la historia de nuestros mayores, sus experiencias, sucesos y desgracias, para de esta forma poder comprenderles mejor y aprender para que cosas como aquellas no vuelvan a suceder. En nuestra mano está el dar a conocer las historias de nuestros abuelos, y en el caso de el abuelo Paulino mejor que ningún otro, pues tenía la experiencia de tres generaciones anteriores, sus abuelos, padres y de si mismo y otras tres posteriores: sus hijas, nietos y biznietos.

Al final y seguramente a sabiendas de que algo grave le sucedía fue a partir del verano del año 2000 cuando se preocupó de dar el visto bueno a sus memorias. Poco a poco se fue ilusionando y eligió la época de la guerra para comenzar su relato. Al principio poco a poco para no agobiarle y luego era el que nos animaba todos el día a continuar: “ayer no vinisteis y tenía muchas cosas que contaros”, nos decía si faltábamos a la cita diaria.

Desgraciadamente no pudo contarnos muchas más cosas, la muerte le sorprendió rápidamente el 9 de Noviembre de 2000 y el proyecto quedó roto en su principal parte, su protagonista.

Sin embargo en honor a él y esperando lo pueda leer desde donde esté, continuamos con su historia, su biografía, ampliada a la historia de la familia a lo largo de seis generaciones. Este artículo es el primer capítulo “inedito” del libro que estamos escribiendo sobre la historia de la familia LAFUENTE, Y cuenta de primera mano su experiencia en la Guerra Civil, él quiso que ese fuera su primer recuerdo en sus memorias y así se ha hecho.

LA GUERRA CIVIL 1937-39. ANDANZAS POR LOS FRENTES DE GUERRA.

Paulino Lafuente Riancho tenía 19 años cuando estalló la Guerra Civil el 18 de julio de 1936 y se alistó voluntario para combatir contra los sublevados nacionales. Por edad aún no entraba en el llamamiento a filas que la república había realizado el 21 de febrero mediante una Orden del Estado Mayor del Ejército del Norte para movilizarse todos los ciudadanos mayores de 20 a 45 años.

Africa.grande buena

Paulino Lafuente Riancho. (Archivo familia Lafuente)

Nacido y criado en en Quintanaentello (Valdebezana), era carpintero dentro de una familia de clase obrera con padre y familiares socialistas es lógico adivinar sus afinidades políticas y sentimientos izquierdistas, por lo que fue a engrosar las filas del ejército republicano. Sufrió en su más cercana familia los fusilamientos, entre ellos el de su propio padre. Sus hermanos, Antonio, Felipe y Alejandro también sufrieron prisión.

Se alistó al ejército republicano por ser simpatizante de UGT y PS, siendo enviado al 1º Batallón de Sanidad  con base en el cuartel de El Alta, en Santander. Dentro del propio batallón formó parte del contingente sanitario como camillero con la graduación de cabo, ascenso obtenido rápidamente a primeros de agosto de 1936, apenas un mes después de la sublevación nacional.

Su compañía estaba siempre en primera línea del frente, que por aquellas fechas estaba localizado en tierras montañesas de Burgos y Santander, desgraciadamente muy cerca de la casa familiar en Quintanaentello, Valdebezana.

El ámbito de actuación de su compañía sanitaria estaba situado en todos los frentes abiertos del norte de Burgos, accesos a Santander y después enviado al frente de Bilbao a la zona fortificada del “Cinturón de Hierro”, que protegía la zona en Artxanda.

Cuando el frente del Cinturón de Hierro” comienza a caer se traslada a Bilbao con su la compañía y se encarga de la evacuación de los heridos a la retaguardia. Concretamente, ante la caída de Bilbao, los heridos los recogían en las inmediaciones de Artxanda para trasladarlos fuera de las lineas de combate, a hospitales militares habilitados en la ciudad. Roto el frente de Bilbao se optó por la evacuación rápida hacia territorio cántabro sin dejar de atender los heridos que iban cayendo en la retirada.

En el Alto de Saltacaballos (Castro Urdiales-Cantabria) un batallón nacionalista del PNV se encargó de defender la retirada de las tropas republicanas cuando el crucero Almirante Cervera les vio. Comenzó el bombardeo contra esa posición y los heridos caían, sin posibilidad de defenderse. Sucedió que estando la ambulancia recogiendo y trasladando a los heridos, un obús disparado por el crucero franquista, atravesó la camioneta-ambulancia entrando por la puerta trasera y saliendo por el cristal delantero sin explotar. Esa fue la primera vez que vio de cerca la muerte, tan cerca que si estira la mano podría haberla tocado. Afortunadamente el obús asesino paso de largo.

Acorazado-ESPANA-GZ3291

Crucero Almirante Cervera. (Imagen, http://www.marinavasca.eu)

LUCHANDO EN CANTABRIA, ASTURIAS Y LEON.

Tras la caída de Bizkaia y la rendición en masa de los batallones nacionalistas vascos en Santoña (Cantabria) los supervivientes y otros batallones sobre todo socialistas, comunistas y anarquistas que no quisieron rendirse al enemigo, que fueron los italianos. Abandonada Santoña pasaron a engrosar las filas para la defensa de Santander, ya que si se entregaban a los fascistas italianos la seguridad de su vida era prácticamente nula por muchas promesas que les hicieron.

Allí estuvo Paulino hasta que también Santander cayó en manos franquistas, por lo que nuevamente los republicanos que no habían caído prisioneros o en el peor de los casos muertos, se lanzaron a defender el último reducto de la república libre en el norte de España, Asturias. Es enviado a Mieres donde pasa a formar parte de la “Brigada Montañesa”, que con cerca de 1200 hombres repartidos en tres batallones pretende hacer frente a la maquinaria bélica militar rebelde. El frente en aquellos momentos estaba en Villamarín y Busdongo, aunque no por mucho tiempo.

El 26 de agosto de 1937  Santander cae y se da la orden de evacuación general. Muchos son muertos, otros hechos prisioneros y otros con mucho valor deciden no entregarse y seguir luchando, aunque sea como guerrilleros. Los demás, viendo que aquello se acaba y a sabiendas de las represalias deciden regresar a casa. En este caso se encontró Paulino y otros muchos combatientes, que rápidamente decidieron no entregarse, huir al monte para regresar a sus casas y enfrentarse a cantidad de penurias y sobre todo a la venganza de los ganadores y de su mano armada, los grupos falangistas y la Guardia Civil.

Es en este momento cuando ante el temor de ser hecho prisionero se arranca los galones de cabo que hasta el momento llevaba. La ejecución de los que algún mando tenían era inmediatamente realizada por los que les capturaran

Entre todos los que habían huido formaban un grupo muy numeroso muy fácil de descubrir, por lo que decidieron formar pequeños grupos para sobrevivir mejor y pasar más desapercibidos. En el de Paulino estaban cinco y durante un tiempo permanecen unidos en la huida, pero la imagen de los cuerpos muertos tras la lucha, cinco días después en el monte sin que nadie les de tierra, les hace recapacitar y al final la sensatez es más poderosa. Comprenden que todos juntos es más difícil huir y deciden nuevamente una vez más reducir el grupo, separándose tres por un lado y otros dos por el otro. De los dos que se fueron juntos solo recuerda Paulino su lugar de procedencia, uno de Argomedo y otro de Lándraves (Valdebezana). Con la seguridad de que pronto serían detenidos y ante el temor de que los franquistas le quitaran la pistola reglamentaria que llevaba e hicieran algún uso contra ellos con la misma, se deshizo rápidamente arrojándola al río al pasar un puente cerca de Oseja de Sajambre en León.

PRISIONERO EN LEON AL IR A BUSCAR PAN.

El 28 de octubre de 1937 son hechos prisioneros los tres cuando bajábamos al pueblo de Oseja de Sajambre (León) a buscar pan, ya que llevábamos muchos días sin comer. Hasta ese día lo único que habían metido en el cuerpo era castañas. Recuerda Paulino que momentos antes de que les detuvieran, una mujer muy alterada que no hacía más que gritar al verlos llegar, sin duda por la “buena” propaganda que de ellos, los rojos, habían difundido los falangistas que dominaban el pueblo y la zona. Los cogen y encierran en una chabola que apenas se sostenía de pie junto con otros prisioneros.

Afuera oían a la gente gritando alborotada que habían capturado más rojos y a los falangistas que les mostraran donde tenían “el rabo los rojos”, debido a las creencias incultas que los falangistas hacían creer al pueblo. Decían descender del mismo diablo a los defensores de la república.

Al día siguiente los visitaron en la chabola un grupo de falangistas armados, los cuales les informan de forma humillante y sarcástica, “…que no seréis fusilados en este momento, puesto que acabamos de fusilar a dos en el monte minutos antes y ya tenemos el cupo del día hecho...” Un vuelco les dió el corazón y a su mente llegaron las imagenes de los dos compañeros de los que anteriormente se habían separado. Con el amargo pesar de que hubieran sido ellos los asesinados no les quedo más remedio que callar y seguir hacia adelante o serían ellos los fusilados en cualquier momento.

100_9263

Ficha de identificación del detenido Paulino Lafuente en San Marcos. Expediente consejo de guerra nº 218/40. (Copia, archivo familia Lafuente).

Ese mismo día o tal vez al siguiente, pues habían perdido la noción del tiempo, les trasladaron a Riaño (León) donde se había habilitado un barracón para prisioneros, cuatro tablas clavadas con un tejado todo agujereado. Allí estuvieron otros seis días y seis noches sin comer ni beber.

Pasados los seis días y junto con otros prisioneros fueron enviados andando desde Riaño a Cistierna para coger el tren de la Robla a León. En el camino, en el alto de El Padrón, los falangistas que los custodiaban saquearon todo lo que llevaban encima. A un tal Casimiro le robaron el reloj de oro que le había regalado una hermana y a Paulino le quitaron la pluma estilográfica. Ante esta situación lo único que pensaron es que inmediatamente los iban a fusilar allí mismo y por eso les quitan todas las pertenencias. Tuvieron suerte y aquello no terminó allí, en una fosa común sin nombre al borde de un camino lejos de su casa. Esa fue la segunda vez que vio la muerte muy cerca y nuevamente pasó de largo. Tras el incidente continuaron caminando hasta llegar a la estación del tren, aligerados de sus pocas pertenencias, pero al fin y al cabo llegaron vivos.

Una vez en León les trasladan al Cuartel de Caballería de San Marcos, antiguo monasterio y hospital de peregrinos, reconvertido para la ocasión en Campo de Concentración. Sin embargo este lugar se ha sabido tiempo después que era un lugar de clasificación de prisioneros, donde unos eran directamente fusilados, otros servirían de mano de obra gratuita y los que menos, los menos peligrosos al régimen eran conducidos inmediatamente a otros campos llamados por ellos de “reeducación”. recuerda como el primer día su entrada a San Marcos; “…una larga fila de prisioneros que pasaba por una puerta y después un pasillo formado a ambos lados por falangistas armados que te golpeaban y aporreaban sin piedad mientras pasabas entre ellos. Pasé lo más rápido que mi cuerpo cansado y dolorido pudo, pero no lo suficiente para recibir una andanada de tortas y golpes en todas las partes del cuerpo, mientras que la cabeza se llevó las suyas aún queriéndome proteger con las manos desnudas…” También siguió fresco su recuerdo del primer día allí: “…después del recibimiento nos meten a las cuadras, convertidas en habitaciones. A mi me tocó pesebre, a otros menos afortunados les toco suelo. Había que andar listo si se quería mantener tu hueco donde dormir, sino te tocaba de pie…”

San Marcos

Monasterio, cuartel y campo de concentración de San Marcos de León. (imagen, www.todocoleccion.net )

Lo atroz del lugar ya de por si un campo de concentración donde los derechos humanos no existen, hay que compartirlo con otras experiencias traumáticas que no se olvidaran nunca: “…lo peor de ese lugar fue “la puerta”, un lugar al fondo del claustro donde cada día veían entrar prisioneros, compañeros de cuadra y pesebre, acompañados de un grupo de falangistas. Nunca más se les volvía a ver, nadie preguntaba, todos sabía lo que se escondía tras esa puerta y esperabas no ser tú el próximo. Todavía tengo en el recuerdo a un compañero de prisión al que torturaron para que firmara no sé que confesiones y delatara a no se que personas. La última vez que lo vimos iba transportado a rastras después del interrogatorio hasta esa puerta...”

La estancia en ese campo de concentración duró mientras alguien decidía nuestro destino, un juicio o consejo de guerra, un traslado a una prisión o en el peor de los casos la ejecución.

El archivo Regional de la Región Militar del Noroeste con sede en el Ferrol tiene todos los informes relativos a causas de consejos de guerra correspondientes a la zona de Burgos y Santander a la cual pertenecía. Revisado su expediente, tenemos un documento firmado el 12 de diciembre de 1937 en el que se dice :

” RESULTANDO: que Paulino La Fuente Riancho que se hallaba en las filas marxistas se le hizo prisionero, CONSIDERANDO: Que la Comisión Clasificadora de Prisioneros y Presentados considera a este sujeto como sospechoso de actividades y visto el Informe de la misma, Procede que el mencionado individuo sea destinado a un Bon. de trabajadores de conformidad con lo dispuesto en el articulo 5º de la Orden Circular de 23 de julio último”.

El batallón al que es enviado es al Batallón de Trabajadores Asturias 21, citado a lapicero en la hoja de identificación que le hicieron el día de su captura. En ese expediente figuran otros datos muy interesantes como su filiación al partido socialista y a la U.G.T y el empleo militar que tenía el día de su captura. Aquí fue muy listo Paulino y dijo que soldado, así como que le alistaron forzosamente. De esta forma se libraba de una ejecución sumadísima por parte de algún grupo incontrolado de falangistas. La verdad si fuera necesario para salvar su vida ya saldría más adelante.

A partir de aquí es el propio Paulino quien nos cuenta su historia:

Durante los tres meses que allí permanecí prisionero me tuvieron realizando trabajos forzados diversos, como por ejemplo el sacar piedra del río Orbigo, que junto al campo de prisioneros pasa, a temperaturas extremas de frío de entre unos 10º C. y 12º C. bajo cero. También fui enviado a Puente de Castro a realizar una carretera siniestra, la que llevaba del paredón de los fusilamientos al cementerio. Después me sacaron del grupo que hacía la carretera y me ordenaron cavar fosas en el propio cementerio. Una imagen se me quedó grabada en la retina; “todas las fosas que durante el día se habían hecho, al día siguiente había que hacer tantas más, porque las otras ya estaban llenas y tapadas”.

EPOCA DE CARCEL; DE CONDENA A MUERTE A 20 AÑOS DE TRABAJOS FORZADOS.

“De León fui trasladado a la prisión provincial de Burgos donde fui recluido a la espera de juicio y mientras se realizaban las diligencias previas. Aquí es donde las labores de información del aparato fascista hacen su trabajo y recopilan informes sobre tu conducta personal antes y durante la guerra. Se piden informes sobre la labor política y social mía y donde solo los contrarios a mi persona son admitidos en el juicio. El cura, el alcalde, la propia Guardia Civil y algún que otro vecino hostil y favorable al alzamiento presentan informes de mala conducta.

Fui condenado en juicio sumarísimo a pena de muerte junto a dos compañeros apresados junto a mi, Juan Bustamante Martínez y Casimiro García Diez, por que según su tribunal militar franquista habíamos auxiliado a la rebelión alistándonos en el ejército rojo. También se nos acusaba de haber hecho guardias de armas y requisado armamento en el pueblo.
Sin embargo a mí y a Casimiro García se nos conmutó la pena por 20 años de prisión, Juan Bustamante no tuvo suerte y murió esperando la condena.
Es incomprensible que los propios que se alzaron en golpe de estado contra la legalidad vigente de la republica nos consideraran a nosotros rebeldes por auxilio a la rebelión.
Para cumplir la condena impuesta de 20 años de prisión, me enviaron a la cárcel Provincial de Burgos, donde más tarde se me conmuto la pena por otra reducida a 12 años de trabajos forzados.
Para realizar la condena me trasladan nuevamente, esta vez a la cárcel habilitada de Valdenoceda (Burgos), antigua fábrica de hilo de seda.
Entré el 17 de enero de 1938 en calidad de detenido y entre los trabajos que le obligaron a hacer, el que más me impresionó y a todos los demás prisioneros, fue el de hacer el muro de cierre alrededor de la cárcel, encerrándonos de este modo a nosotros mismos.

La vida en esa infame prisión fue muy dura, axfisiante calor en verano y frío insportable el resto de los meses, humedaz por su cercanía al Ebro y hacinación. El hambre era tal que muchos soñabamos con pan en las largas noches. La suciedad, la falta de higiene, el hambre y los malos tratos eran el “pan” de cada día. Muchos sobrevivimos a aquel infierno y muchos se quedaron en el camino, enterrados en fosas individuales en la finca cercana al cementerio e iglesia de Valdedoceda. Nosotros los presos haciamos las fosas y trasladabamos  los muertos, esperando no ser los proximos inquilinos.

Valdenoceda 1925

Fábrica de seda de Valdenoceda en 1925 antes de ser usada como prisión. (Imagen, http://www.todoslosrostros.blogspot.com)

Entre los reclusos conocí a Francisco Rojo, con el que entablé una gran amistad que me permitió conocer a su hija Ramona Rojo; con la que más tarde se casaría. Tiempo después me contó que viendo lo triste que estaba su padre en la cárcel, intentó que el cura de Manzanedo intercediera por él y consiguiera su libertad. La respuésta de ese miserable “personaje” que se hacía llamar cura fue que “lo intentaría a cambio de 1000 pesetas de la época y una noche en su cama”. Solo diré que su padre Francisco cumplió su condena.

De la condena a 12 años a que fui condenado solo cumplí 2 años y 1 mes, siendo puesto en libertad provisional a la espera del juicio definitivo.

Poco antes de entrar en Valdenoceda el 29 de agosto de 1937 mi padre José Lafuente López es detenido en Santander por falangistas después de ser reconocido por vecinos afines al bando rebelde. Había huido de Arija con mi madre y mis dos hermanos menores, Claudio y Alejandro ante el avance del ejército franquista. El ser miembro activo de UGT, militante socialista, miembro del comité de defensa de Arija y sindicalista de la fábrica de vidrio San Gobain fue suficiente para acusarle de cuantos crímenes y desmanes se habían producido en aquel territorio. En consejo de guerra sumarísimo se le condena a muerte que es aplicada el 28 de julio de 1938, siendo asesinado por fusilamiento contra las tapias del cementerio de Ciriego en Santander estando yo aun dentro de la cárcel.

Mi dolor dentro de la prisión no es comparable al de él al verse delante de un pelotón de ejecución y saber que su cuerpo va a ser tirado a una fosa común junto con otros y que sus familiares no podrán llorar ni depositar flores sobre su tumba por miedo a ser señalados”.

FIN DE LA GUERRA. BATALLONES DE TRABAJADORES: 1940-43 (..Y LO LLAMABAN MILI).

“El 19 de febrero de 1940 me pusieron en libertad y regrese a mi casa en Muskiz (Bizkaia), donde me esperaba los hermanos y mi madre. Sin embargo mis primeros días de libertad los dedico a pasar por Manzanedo, donde visite a la que quería fuera mi mujer, Ramona Rojo y su familia. Más tarde me dirijo a Quintanaentello, a la casa familiar de mi madre Plácida. Allí viven ahora, ocupando una casa que nos les pertenece y sin tener permiso alguno miembros de otra rama de la familia, sobrinos de mi madre de Placida, María Fernandez, Matias y su familia. Su casa es la de al lado, quemada en el avance nacional sobre el pueblo.

Cuando llego a Quintanaentello soy visto por un vecino que corre a Soncillo a denunciarme a la Guardia Civil. Mientras tanto soy acogido en mi propia casa y avisado de que vienen a buscarme por lo que no tengo más remedio que salir huyendo hacia Muskiz, por el miedo de volver a ser encarcelado.

Cuando las fuerzas de la Guardia Civil se presentan en el pueblo, le preguntan a Matias que cómo se le ocurre dar cobijo a un “hijo de Lafuente” a lo que el hombre contesta que tiene que hacerlo puesto que la casa es nuestra.

Se que tengo poco tiempo de libertad definitiva, me tengo que presentar próximamente al Tribunal Militar de Burgos para ser enjuiciado en Consejo de Guerra, a pesar de haber pasado ya más de 2 años de cárcel entre León y Burgos.

Entre el 4 y el 7 de mayo de 1940 la Guardia Civil me busca en los distintos domicilios de Quintanaentello en Burgos y Muskiz en Bizkaia, donde finalmente me encuentran y detienen. Rápidamente me trasladan a Burgos y al día siguiente, 8 mayo, entro por la puerta del tribunal militar para contestar a las preguntas que en el juicio me someten. Finalmente soy condenado a una pena inferor a los 12 años y un día en virtud de mi poca peligrosidad, siendo trasladado en primer lugar a la prisión provincial de Avila donde paso casi un año.

Más tarde me envían a la prisión de Larrinaga en Bilbao el 23 de abril de 1941, donde permaneceré hasta el 2 de junio del mismo año. De allí me trasladan al Depósito de Concentración de Miranda de Ebro (Burgos), donde me mantendrán recluido hasta el 23 de septiembre del mismo año. Esos 3 meses que pase allí han sido los más duros de toda mi vida carcelaria, donde cada día suponía un día más vivo sin garantía de sobrevivir muchos más, dada la penosidad y estado de ese campo de concentración.

31E2CED3-B147-79BB-636E02CBA1C114B1

Campo de concentración de Miranda de Ebro en Burgos.  (Imagen. http://www.juandelostoyos.com)

El 23 de septiembre me vuelven a trasladar, en esta ocasión mucho más lejos. El gobierno franquista decide por Orden de 2 de julio de 1941, del Ministerio del Ejercito, que quienes perteneciendo a los reemplazos de los años 1936 a 1941, estuviesen en situación de prisión atenuada o libertad condicional, “tienen condición de soldados” y su destino inmediato son los Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores. Este decreto es el colmo del despropósito: de soldados republicanos que defendíamos el estado de derecho vigente ante un golpe de estado militar, a prisioneros de guerra como delincuentes y “rebeldes”, para al final tener que hacer la mili trabajando con el bando contrario.

Salí del Depósito de Concentración de Miranda de Ebro y trasladado el mismo día al Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores nº 12 de Irurita (Navarra). El 30 de junio de 1942 y tras permanecer 9 meses en el, soy trasladado nuevamente, esta vez al Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores nº 31 de Lavacolla (Santiago de Conmpostela-Galicia). No me acuerdo cuanto tiempo pase allí, pero un nuevo trasladado me lleva a los campos de trabajo en África, a las colonias-cuartel del ejército español.

El trabajo que allí me obligaron a realizar como esclavo de Franco era para el ejército, limpiar campos de palmito y así poder plantar cebada para los mulos y caballos militares. Los campos estaban en Ceuta, Tetuan, Tánger, Arcila, Larache, Zocoarbua, Grutas de Hércules, Saguen, etc…

Africa.grande.3 buena

Paulino haciendo la “mili” en Africa. (Archivo familia Lafuente)

Recuerdo la miseria que nos pagaban, que no eran más de 5 pesetas, conocidas popularmente como “las sobras”. Más tarde nos aumentaron a 10 pesetas, concretamente en Zocoarbua.

De este lugar recuerdo a un sargento nacional, con muy mala leche, que decía había sido herido en Artxanda durante la caída de Bilbao. Pretendiendo ganar méritos por las heridas de guerra que llevaba, muy común entre los militares de Franco, y sabiendo que yo estuve allí, se empeñó en presionarme para que dijera a los mandos que había sido yo el que le dispare. Como no consiguió mi confesión me hizo la vida imposible en el campamento.

También recuerdo la primera vez que llegue a Zocoarbua, nos metieron en un barracón que había sido ocupado antes por legionarios regulares y moros. La suciedad de este lugar y el tamaño y cantidad de los piojos nos obligó a desinfectar la ropa, la única que teníamos, hirviéndola en los pucheros de la comida. Me acuerdo aún ver moverse solos los jerseys arrastrándose por el suelo por los piojos que tenían. Todos los prisioneros de este batallón de trabajadores eran de procedencia norteña, sobre todo castellanos y vascos, excepto algún andaluz.

Tres meses después de ser liberado, el 3 de octubre de 1943, me casé con Ramona Rojo en Manzanedo (Burgos), dejando atrás una época gris y poco grata de recordar de mi vida, que sin embargo no me abandonará nunca.

Paulino y Ramona.grande

Ramona Rojo y Paulio Lafuente. (Archivo familia Lafuente)

En pocas palabras : “salí de casa con 19 años y regresé con 24”.

La familia Lafuente tuvo varios miembros de la familia, por no decir todos, represaliados por el franquismo, un fusilado y los demás presos.

Paulino Lafuente Riancho tuvo una larga vida, fue carpintero profesional, tuvo tres hijos, seis nietos y conoció a su primer biznieto.

Murio con 83 años.

EXHUMANDO FOSAS, RECUPERANDO DIGNIDADES.

Clip

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.
Bilbao.

“Exhumando fosas, recuperando dignidades” es el nombre de ésta impresionante exposición que a pesar de estar montada hace varios años y con largo camino recorrido, ha recalado en esta ocasión en el Concejo de Llanes (Asturias), llegada directamente desde Alemania donde ha estado unos meses.

Ha venido con el estigma de haber sido “vetada” su exposición en el Parlamento Europeo por los sectores más conservadores del mismo.

“Controvertida y con imágenes impactantes” fueron las palabras que sirvieron de excusa para su veto en febrero de 2013 por parte de sectores de la derecha europea. El eurodiputado irlandés del partido Popular europeo Michel D. Higgins decidió no aceptar la solicitud de Raúl Romera i Rueda, eurodiputado de ICV y vicepresidente de los Verdes/ALE para llevar la exposición al Parlamento Europeo por entender que causaría mucha controversia política y presentaba imágenes impactantes”. Es irónico que ese propio parlamento vete esta exposición cuando de forma habitual ya han mostrado exposiciones sobre el Holocausto, las víctimas de la 2ª Guerra Mundial o el terrorismo.

Sin embargo se buscó otro emplazamiento en la misma Bruselas, sede del parlamento Europeo y el lugar elegido fue Les Halles Saint- Déry entre el 3 de mayo y 15 de julio de 2013. Paralelamente se llevaron varias actividades y mesas de debate sobre la apertura de fosas comunes en España y la exhumación de las víctimas del Franquismo.

La doble vara de medir del Parlamento Europeo se muestra tal como es, discriminadora, ya que las fosas comunes de países como Chipre o la antigua Yugoslavia son condenadas, las españolas son completamente olvidadas. El veto a la exposición hace que las víctimas del franquismo y la guerra civil sean ninguneadas y humilladas.

Para conocer esta exposición itinerante es merecido hacer explicar el origen de la misma y que su montaje final ha sido coordinado por la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la ARMH. (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica).

100_9229100_9228

Carteles de la exposición y del acto inagural de Llanes.

Para solicitar más información sobre ella y pedir su instalación en cualquier otra localidad, ponerse en contacto con cualquiera de las dos asociaciones.

ARMH. Apto. Correos 7. 24400 Ponferrada (León). memoria36@hotmail.com
http://www.memoriahistorica.org. Tfnos. 680377441/655374564.

ARANZADI. Sociedad de Ciencias. http://www.aranzadi.eus/, Zorroagagaina, 11. 20014. Donostia – San Sebastián. (GIPUZKOA).dazkaritza@aranzadi.eus. Tel.: 943 46 61 42. Fax: 943 45 58 11.

En ella, a través de diversos paneles, se intenta dar a conocer al público el proceso de exhumación de fosas de la guerra civil, que la ARMH y la Sociedad de Ciencias Aranzadi llevan realizando desde el año 2000.

Además es un homenaje a los 15 años de la primera exhumación realizada por primera vez con técnicas científicas arqueológicas y forenses.

Ocurrió en Priaranza del Bierzo (León) donde un hombre normal se decidió a exhumar a su abuelo enterrado en una fosa en una cuneta junto con otros 12 asesinados. Ese hombre es Emilio Silva y ese deseo se convirtió en realidad al formar un equipo multidisciplinar de exhumación y el germen de la primera asociación de la memoria Historia de España, la ARMH.

La exposición itinerante de “Exhumando fosas, recuperando dignidades” la conforman 44 paneles explicativos colgados de las paredes y una fotografía a tamaño real de la fosa común del monte de La Andaya–Lerma (Burgos) colocada en el suelo de 10 m de largo por 1,30 m de ancho.

100_9237

La exposición y la “fosa” de La Andaya en primer plano.

El planteamiento de los paneles lo forman cuatro bloques muy importantes. La página Web de la propia asociación ARMH así como también el documento explicativo realizado sobre la misma por la Sociedad de Ciencias Aranzadi nos explica detalladamente el contenido expositivo.

LAS PERSONAS.

Antes, durante y después de la exhumación hay diferentes personas implicadas en el proceso: los solicitantes y promotores de la exhumación, normalmente familiares de desaparecidos.
Los informantes que antes y durante el proceso aportan datos relevantes para la localización de la fosa y la posterior identificación del desaparecido.

El equipo de trabajo, compuesto por profesionales de la arqueología, la antropología, la historia, la medicina…pero también por voluntarios de otras disciplinas.

Y por último el más importante, la familia, los verdaderos protagonistas de una exhumación.
Todos ellos junto con los promotores, que normalmente son las asociaciones de la Memoria a través de las familias, como informantes y como equipo de trabajo, son los “actores” de una exhumación.

100_9238

Paneles expositivos de la muestra.

LA FOSA.

El trabajo arqueológico propiamente dicho que es la excavación por técnicas científicas se divide en diferentes fases:
La prospección.
Aunque hay ocasiones en las que la ubicación exacta de la fosa es de sobra conocida, en la mayoría de los casos hay que realizar varias prospecciones previas para encontrar evidencias que corroboren su existencia.

Cuando es necesario se realiza una prospección con georradar, una herramienta que se utiliza para detectar variaciones en el subsuelo sin destruirlo, a través de ondas electromagnéticas.
Este trabajo puede llevar desde un par de horas a varios días si finalmente se logra encontrar la fosa. En muchos casos no se localizan por diversas causas.

100_9240

Lleno absoluto en el acto de presentación de la exposición.

La excavación.
Una vez hallados los restos se procede a marcar las coordenadas y delimitar la fosa. En este momento comienza la excavación propiamente dicha, eliminándose la tierra en torno a los esqueletos y dejándolos expuestos e individualizados.

Durante el proceso de excavación se utiliza el detector de metales para buscar evidencias balísticas u otros objetos metálicos, y se criba la tierra.

Este último proceso de cribado es fundamental y hay que hacerlo con sumo cuidado de no mezclar la tierra de los diferentes lugares de donde ha sido extraída. Cada objeto hallado en la misma tiene que regresar al mismo lugar del que salió, por lo que es conveniente que haya un control exhaustivo de los cubos de tierra por una sola persona que coordine lo que nosotros llamamos “cadena de cribado”.

Exposición de los restos.
Una vez limpios los esqueletos se toman las medidas, se dibuja la fosa y la posición de los cuerpos en su interior y se realiza la documentación gráfica, herramientas de gran importancia en un posterior análisis en laboratorio, y en la elaboración del correspondiente informe.

Es además el momento en el que familiares, informantes, promotores y voluntarios dan su testimonio junto a la fosa.

Aquí es donde se ve en conjunto la prueba del crimen, la magnitud de los sucesos que acabaron con esas personas en el fondo de un hoyo. La gente se arremolina en torno a la fosa y se comienza a hablar en alto palabras que durante la excavación se hacían en susurro.

Extracción.
La extracción es un trabajo minucioso; desde el inicio debe seguirse el documento de “cadena de custodia” en el que se describirán las incidencias de la muestra desde su extracción hasta la entrega a los familiares.

Cada uno de los restos se cataloga por separado y se introducen en cajas con la nomenclatura que le corresponda al individuo exhumado para su traslado al laboratorio.

En este bloque no sólo se da a conocer este proceso, sino que se muestra los diferentes objetos que se encuentran en la fosa, las patologías de los esqueletos, etc.

Es en este momento donde los profesionales de la arqueología y la antropología forense nos dan una clase magistral a todos los reunidos explicándonos con detalle todos los pormenores de lo sucedido durante la excavación y exhumación de los restos.

100_9249

“Fosa” de La Andaya en Lerma (Burgos).

EL LABORATORIO
Una vez finalizada la exhumación los restos se trasladan a un laboratorio con el fin de realizar el estudio antropológico forense encaminado a la identificación de los esqueletos y la determinación de las causas de la muerte.

Los restos llegan clasificados según la nomenclatura definida durante la exhumación y con las incidencias de cada muestra recogidas en el documento de cadena de custodia.

A su llegada al laboratorio se limpian y reconstruyen para fotografiarlos uno por uno. Se miden los huesos para recoger información sobre la estatura del individuo, así como la edad aproximada; se determina el sexo; y se analizan cuales son las patologías óseas y las heridas antemortem, perimortem y postmortem (antes de la muerte, “durante” la muerte y posterior a la muerte).
A partir de este análisis se llega a unas conclusiones sobre la posible causa de la muerte y se cotejan los datos con los que se han recabado de testigos y de archivos para proponer una identificación o un posible estudio de ADN.

La posibilidad de realizar un estudio de ADN depende de varios factores: estado de los huesos, acceso a los parientes adecuados, y financiación.

No siempre es posible sacar ADN en buenas condiciones debido a la degradación de los huesos por diferentes causas. Un alto porcentaje no se pueden identificar mediante este medio y tan solo queda relacionarlos con algún nombre por medio de estudios antropométricos, lo que al final no da una identificación plena del individuo aunque si un acercamiento a su identidad.

100_9242

Panel  descriptivo  de “El Homenaje”.

EL HOMENAJE.
Una vez realizado el informe final de la exhumación, con las conclusiones del estudio antropológico – forense, los restos se entregan a sus familiares y en muchos casos se realiza un homenaje público. Este es el final de la exhumación, el momento en el que los familiares pueden iniciar el duelo negado durante tantos años.

El homenaje y el monumento en recuerdo de las víctimas son, junto a la exhumación actos de gran significado para las familias.

El entierro de sus seres queridos conlleva el inicio del duelo y el final de la incertidumbre; el homenaje supone además un reconocimiento social de su condición de víctima.

Sin embargo, aun hay muchas familias que desconocen dónde están enterrados sus seres queridos; o saben que su exhumación no es posible. Para ellos resultan gratificantes los homenajes y monumentos a las víctimas.

El homenaje es sin duda uno de los procesos más emotivos que se desarrollan en torno a la exhumación. A veces puede llevar varios años el realizarlo desde que se practica. Es en ese momento cuando nos damos cuenta de la labor que llevamos a cabo los profesionales y voluntarios con nuestro trabajo.

Nosotros hemos añadido un último proceso a los anteriores, con permiso de ARMH y Aranzadi, que si no es igual de importante pretende serlo.

LA DIVULGACION.
La prensa en cualquiera de sus medios escritos o audiovisuales tiene durante la exhumación un papel fundamental en dar a conocer el hecho real de que hoy en día en 2015 aún haya fosas comunes en España con más de 120.000 asesinados. Después vendrán los libros y artículos de prensa más especializados, páginas Web y blog como CRONICAS A PIE DE FOSA”, que cada uno en su medida ayuden a divulgar los trabajos.

LA EXPOSICION EN LLANES (ASTURIAS).

En LLanes el lugar elegido para la exposición es la Casa de La Cultura y estará instalada dos meses.
La inauguración de la misma se realizó el 13 de noviembre de 2015 y esta promovida por la propia ARMH, junto con Tertulias en Llanes y el propio Ayuntamiento. En el acto participaron el miembros de ARMH como el propio Vicepresidente Marco González, el historiador Alejandro Rodríguez, el escritor e investigador Luis Miguel Cuervo y el arqueólogo René Pacheco. Se esperaba la participación de Emilio Silva presidente de ARMH y del escritor e hispanista Ian Gibson pero motivos personales lo impidieron.
Previamente a la tertulia se mostró el documental “Las Cunetas” de B.Marks y Shelina Islam.

100_9246

Los miembros de ARMH momentos antes de su intervención.

Marco González habló del funcionamiento de ARMH, de su labor en estos 15 años y de los trabajos en la localización y exhumación de fosas.

Alejandro Rodríguez nos mostró de cerca los pasos necesarios en la investigación de un desaparecido, el proceso de búsqueda y contraste de datos, así como una revisión y análisis de la ley de Amnistía de 1977.

Luis Miguel Cuervo se centró en la guerra civil y la posterior represión de LLanes por el ejército rebelde, así como los fusilamientos de ciudadanos de la localidad y donde están las fosas comunes y fosas de guerra de los combates ocurridos.

Y por ultimo René Pacheco habló con detalle en la labor técnica y humana de una excavación y posterior exhumación de una fosa común.

Para completar el acto hubo una intervención musical en la que intervinieron Ana Nebot, Marta Elola y Alejandro Villa, voces y Douglas Anderson, guitarra.

Asistieron varios miembros del ayuntamiento con la Concejala de Cultura y el propio Alcalde al frente.
El salón de actos se quedo pequeño para la ocasión y se hubo que habilitar otra pequeña sala con videoconferencia para que todos pudieran verlo.

“CRONICAS A PIE DE FOSA” hizo simbólico acto de presencia y se sumo a tal loable acto de memoria y reparación, pero sobre todo de divulgación.

100_9247

Uno de los autores presente en la exposición.

Es nuestro deber dar a conocer la realidad de la existencia de las fosas comunes en España y de mostrar el trabajo de los voluntarios y profesionales de ARMH y otras tantas asociaciones para la memoria Histórica.

Como anécdota diremos que donde se inauguró la exposición, la Casa de Cultura, esta al lado de la Iglesia de Santa María, donde en uno de sus muros aún mantiene el infame letrero franquista de “Caídos por Dios y por España…” con José Antonio Primo de Rivera a la cabeza. Y por si fuera poco la entrada a la misma se realiza por una plaza llamada PLAZA CRISTO REY.

La Ley de Memoria Histórica aplicada a la destitución de símbolos franquista en las calles de Llanes aún está pendiente de realizar, a pesar de una nueva y aperturista corporación municipal.
Magnifico por traer la exposición “Exhumando fosas, recuperando dignidades”, bien por participar en ella y por apoyar desde la corporación municipal el acto, mal por mantener aún calles, plazas y letreros con nombres franquistas.

Aún queda trabajo por hacer, pero no es el único.

DSC_0517a

Iglesia de Santa Maria en LLanes (Asturias) con en emplazamiento de la simbología franquista.

NOTA.- La fotográfia destacada de entrada a éste artículo es propiedad de la ARMH. El resto de fotografías son propiedad de los autores de CRONICAS A PIE DE FOSA.

MAQUIS: “OPERACION RECONQUISTA DE ESPAÑA”

Columna de maquis

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

La exhumación reciente de dos maquis en Fuencalderas (Zaragoza) ha reavivado el interés por esos luchadores y guerrilleros que dieron su vida por intentar traer la república a España años después de terminada la guerra civil.

Por tal razón este artículo, primero un poco de historia relativa al movimiento maqui o guerrillero en España y después con un informe o comunicado oficial sobre la propia exhumación a cargo del director y arqueólogo de la excavación Javier Ruiz Ruiz.

MAQUIS, ¿HEROES O BANDOLEROS?

Durante la dictadura franquista la prensa hábilmente controlada por el régimen, presentaba a unos hombres que vivían escondidos en lo más profundo de los montes como bandoleros, asesinos y gente sin escrúpulos que pretendía acabar con la recién estrenada España, la de “Una, Grande y Libre”.

Solamente los que tenían algún contacto con ellos veían en esa gente la única esperanza por ver el regreso de la República.

Sin embargo aislados, abandonados por Europa y más tarde por su propio partido el PCE, se mantuvieron algunos años subsistiendo como podían por medio del robo y en ocasiones incluso con el asesinato, lo que les granjeo su ya definitivo “san benito”.
¿Pero quiénes eran los maquis y que representaban en la historia de España, primero durante la República, mas tarde en su exilio en Francia y por ultimo otra vez en su país ocultos por los montes españoles?.

El maquis, también conocido como la guerrilla, Resistencia Española o GE (Guerrilleros Españoles), fue el conjunto de movimientos guerrilleros antifascistas de resistencia en España que comenzó durante la Guerra Civil en 1937 y acabo allá por los años 60 como empezó, a tiros, primero contra la sublevación franquista y más tarde contra el propio régimen instaurado.

Sus orígenes hay que situarlos en los grupos de personas que, frente al avance de las tropas franquistas que los acorralan, se echan al monte con las armas que portan pero lejos del control gubernamental militar republicano. Dada la inseguridad creada por la represión de los sublevados en zona conquistada y en retaguardia, son muchas las personas implicadas en movimientos políticos de izquierdas que deciden no entregarse, pasando a convertirse en lo que se dio en llamar “huidos”. Estas personas en ocasiones simples simpatizantes, se escondieron mayoritariamente en sus casas o casas de familiares, siendo en un principio una minoría la de los que buscaron refugio en las montañas. A estos primeros huidos se fueron añadiendo desertores, evadidos de penales y campos de concentración. Estos grupos dispersos fueron el inicio de las posteriores agrupaciones guerrilleras.

El carácter político de las guerrillas fue tan variado como lo había sido el bloque republicano durante la guerra civil, con presencia importante de comunistas, socialistas y anarquistas. Sin embargo el predominio comunista fue ganando en relación a las demás corrientes políticas y sociales.

El bando republicano toma conciencia de las posibilidades que ofrece una guerra de guerrillas en la retaguardia enemiga. La idea se plasma en la creación, del XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero en octubre de 1937. Este nombre era el utilizado para el ejército republicano vasco hasta la caída del frente en el norte.

Los objetivos de este cuerpo a corto plazo eran la interrupción de las comunicaciones y suministros tras las líneas enemigas y la realización de operaciones especiales y sabotajes. A largo plazo, se contemplaba la continuación de la guerra contra el franquismo en caso de derrota en los frentes convencionales.

Al final de la guerra, habían actuado en varios frentes de guerra y la derrota republicana conllevó la desaparición del cuerpo como unidad militar. Cada uno se las apañó como pudo, algunos se quedaron a luchar en España y otros pasaron la frontera para continuar la lucha desde Francia.

maquis-1

Una compañía de la 35 brigada de la UNE.                                                          http://heraldodemadrid.net/2014/12/08/setenta-anos-de-la-invasion-maquis-del-valle-de-aran/

PERDIDA ESPAÑA, RECONQUISTA DE FRANCIA.

El comienzo de la segunda guerra mundial y la anexión de Francia a Alemania cambiaron los planes de regreso inmediato y un nuevo planteamiento se fijo en la cabeza de los exiliados.
La participación de los exiliados republicanos españoles en la resistencia francesa comenzó en julio de 1941 tras la invasión de la Unión Soviética por Alemania. Tuvieron un protagonismo especial dentro del maquis francés debido sobre todo a su experiencia militar tras casi tres años de guerra en España. Todos los componentes de la Agrupación Guerrillera Española consideraban la lucha en Francia contra los ocupantes alemanes y el gobierno colaboracionista de Vichy como el inicio del combate para liberar España.

Las cifras de combatientes españoles en las filas de la Resistencia francesa se acercan a los 11.000 como cifra cercana a la realidad. A partir de este momento, con la guerra ya encauzada en Francia, los resistentes españoles vuelven la vista hacia el sur de los Pirineos, a su propia casa.
Mientras en Francia los exiliados se organizaban para combatir al nazismo y preparar su vuelta a España para echar a los franquistas, en España se fueron creando y entrenando grupos guerrilleros formados prácticamente por huidos. El más importante de estos grupos fue la Federación de Guerrillas de León-Galicia, que más tarde los comunistas tomarían como ejemplo para poner en marcha las Agrupaciones Guerrilleras. Las montañas asturianas, fue uno de los principales escenarios de actuación de este grupo aunque también estuvo presente en los montes de León, oriente de las provincias gallegas, zona de El Bierzo y  Sanabria en Zamora.

El golpe de efecto de los maquis exiliados en Francia tuvo lugar inmediatamente después. Se creó un plan bélico a gran escala de invasión de España partiendo de sus bases en territorio francés y la operación más espectacular es la entrada en España de  7.000 hombres. A estos habría que añadir los 4.000 que entraron en las operaciones adicionales por las zonas pirenaicas gerundense, guipuzcoana, aragonesa o Navarra. Sólo hay que mencionar que unos 4.000 lo hicieron por el Valle de Arán, considerada el área de invasión principal. Estos cerca de 11.000 hombres bien equipados y con armamento pesado, el 19 de octubre de 1944 invadieron España desde Francia y fue denominada “Operación Reconquista de España”.

Maquis-en-el-Pirineo-1944-Ferrán

Mapa de operaciones maqui en 1944.                                                                                            (Maquis y Pirineos. La gran invasión. (1944-1945). Ferrán Sánchez Agustí).

OPERACIÓN RECONQUISTA DE ESPAÑA.

La “operación Reconquista de España” fue planificada por el Estado Mayor de la AGE. Para efectuar la invasión se creó la División 204ª, formada por 12 brigadas. Como responsable militar de la misma se nombró a Vicente López Tovar.

El objetivo de esta ofensiva era la conquista del sector de territorio español comprendido entre los ríos Cinca (Huesca y Lérida) y Segre (Lérida, Gerona y Zaragoza) y la frontera francesa.

Posteriormente se declararía la zona conquistada bajo el gobierno de la República, por entonces en el exilio, para provocar un levantamiento general en toda España contra Franco. La esperanza era que ello obligaría a intervenir a los aliados para “liberar” España al igual que estaban “liberando” el resto de Europa de la amenaza nazi-fascista.

El ataque principal por el Valle de Arán (Lérida) se vio complementado por operaciones de distracción en otros valles pirenaicos durante las semanas previas, con objeto de distraer fuerzas enemigas. Además debían evaluar la situación en el interior y contactar con grupos de huidos. Los puntos más importantes de penetración a lo largo de la cadena montañosa fueron Roncesvalles y Roncal en Navarra, Hecho, Canfranc y Arán en Huesca, Andorra y Cerdaña en Cataluña, si bien hubo operaciones menores en otros puntos.

Las ofensivas de invasión maqui fueron repelidas por un gran número de efectivos que el régimen franquista trasladó a la zona, compuesto por guardias civiles, policía armada y batallones del ejército de las tres Regiones Militares implicadas, en este caso la IV catalana, V aragonesa y VI mixta que incluye a Navarra y País Vasco entre otras. En resumen, la defensa de las provincias limítrofes fronterizas pirenaicas que son Guipúzcoa, Navarra, Huesca, Lérida y Gerona. Cada batallón enviado contaba con entre 300 y 1300 soldados y aunque no se sabe cuantos batallones fueron enviados de cada Región Militar, se sabe que superaban en número a los efectivos guerrilleros.

El ejército guerrillero logró conquistar varios pueblos y aldeas, alzando la bandera republicana, llevando a cabo mítines antifranquistas en las plazas y controlando durante días parte de la frontera por donde entraron camiones con material y refuerzos. Sin embargo fracasó en la toma de Viella, en el Valle de Arán (Lérida), principal objetivo de la operación, y finalmente, desbordados por la desventaja numérica y material, comenzaron la retirada. El repliegue concluyó el 28 de octubre de 1944, cuando los últimos combatientes rebasaron la frontera, sin haber llegado a ver el esperado levantamiento civil republicano, latente en la sociedad pero oculto por miedo. Los cinco años de represión franquista había hecho mella en la sociedad y el poder militar sobre la población civil una realidad. Se calcula que murieron unos 300 guerrilleros y 700 fueron presos.

ABANDONADOS Y LUCHA HASTA EL FINAL.

Fracasada la invasión, los maquis españoles se quedan solos a su suerte junto con los que no regresaron a Francia, comenzaron una andanza de huida sin fin por los montes. La falta de recursos en las partidas llevó a éstas al robo de lo necesario para su sustento y manutención (ganado, alimentos, prendas de abrigo…),llegando en varias ocasiones incluso al asesinato de lugareños que ante los expolios les amenazan con denunciarles.

Las diferentes tácticas represivas por parte de las fuerzas de orden público del regimen franquista iban desde las batidas monte a traves a la utilización de “contrapartidas” guerrilleras para desenmascarar a los enlaces o la tierra quemada, que supuso el despoblamiento de amplias zonas de montaña, pueblitos, granjas y cabañas donde los guerrilleros encontraban apoyo, lo que privó a la guerrilla de su sustento. El uso de la tortura por las fuerzas represoras fue una práctica habitual en los interrogatorios.

El bloqueo informativo fue total. Por esta razón fuera de las áreas afectadas prácticamente se desconocían las actividades del maquis. En las escasas ocasiones en que aparecieron noticias en la prensa, éstas siempre se refirieron a los guerrilleros con el nombre de bandoleros, a fin de despojar sus acciones de sentido político.

Poco a poco los guerrilleros se fueron quedando solos. En los últimos años se produjeron intentos de pasar a Francia para escapar del cerco. Las detenciones se sucedieron en estos últimos tiempos. Muchos guerrilleros y colaboradores fueron juzgados sumariamente y fusilados o encarcelados. Otros murieron a manos de la guardia civil en aplicación de la Ley de fugas.
El periodo de mayor actividad maqui comprende desde 1938 hasta comienzos de la década de los 50,  con algunas partidas continúando en pie de guerra. El final lo marcan las muertes a tiros del militante de la CNT Quico Sabaté en el 1960; Ramón Vila Capdevila Caracremada, en el 1963, y José Castro Veiga Piloto en 1965.

Según datos propios emitidos por el regimen franquista, la actividad maqui entre 1943 y 1950 se registraron 8.054 «hechos delictivos», alcanzándose el máximo en 1946 (1.558 actos) y 1947 (1.463). En las acciones contra el maquis murieron 2.036 guerrilleros y 3.211 fueron hechos prisioneros, mientras que la Guardia Civil sufrió 243 muertos y 341 heridos. Fueron detenidas 17.861 personas como «encubridores» y «cómplices» de la guerrilla.

Durante los años de actividad guerrillera en España, fueron detenidas 20.000 personas por colaborar con los maquis.

“MURIERON CON LAS BOTAS PUESTAS”.

Recientemente se han exhumado en el cementerio de Fuencalderas (Zaragoza) a dos personas muertas en acción en aquel año 1944 y que presumiblemente eran dos maquis que fueron enterrados con su ropa,  calzado y pertrechos militares.

11219231_10207666985333916_2579115388485615472_n

Las botas conservadas es lo primero que se ve en la fosa.

El siguiente comunicado lo ha redactado el arqueólogo director de la exhumación Javier Ruiz Ruiz y las fotografías que lo acompañan las ha realizado Miguel Angel Capapé Garro, presidente de la asociación A.R.I.CO Memoria Aragonesa.

En la página de facebook de Miguel Angel Capapé tiene un albúm de 300 instantaneas sobre la busqueda de la fosa y posterior exhumación. https://www.facebook.com/miguelangel.capapegarro/media_set?set=a.10207666930972557.1073741851.1270468531&type=3&pnref=story

Dicha asociación nos ha dado permiso para reproducir totalmente el comunicado de la Asociación Charata de la página oficial de A.R.IC.O. https://aricomemoriaaragonesa.wordpress.com/2015/10/25/exhumacion-de-dos-guerrilleros-en-fuencalderas-zaragoza/ .

Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo.
Comunicado de prensa, 24 de octubre de 2015.
Contacto: Fco. Javier Ruiz Ruiz, Miembro de Charata y arqueólogo.                                Tel. 606394613                      Correo. jrrcadix@hotmail.com

12188878_10207667006494445_6981510170963584362_n

Planimetría de la fosa de Fuencalderas (Zaragoza) antes de la exhumación.

EXHUMACIÓN DE DOS GUERILLEROS EN FUENCALDERAS (ZARAGOZA).

Año 1944. Han pasado cinco años desde el final de la Guerra Civil (1936-1939), pero no ha llegado la Paz a millones de hogares españoles derrotados. Cientos de miles de ellos sufren su oposición al nuevo régimen en las cárceles y miles de ellos serán fusilados tras el paripé judicial de un Consejo de Guerra militar. Mientras tanto otros cientos de miles de compatriotas se han visto obligados a abandonarlo todo y muchos de ellos siguen luchando bajo otras banderas contra el fascismo, ahora encarnado en la figura de la Alemania nazi y sus aliados fascistas, en el fiordo de Narvik (Noruega), en la Francia ocupada, en los desiertos de Libia contra el Afrika Korps o en las gélidas estepas rusas.

Producido el desembarco de Normadía el 6 de junio de 1944, Francia será liberada en los siguientes meses, en parte por los Aliados, pero grandes zonas serán liberadas por la acción de los distintos grupos que forman la Resistencia, entre esos partisanos, guerrilleros o maquis están miles de esos luchadores antifascistas españoles que llevan a sus espaldas casi 10 años de constante lucha. Todo el Sur de Francia será liberado de la ocupación alemana por el maquis español y en muchas otras regiones colaborarán a ello.

Tras tantos años de lucha, los guerrilleros españoles exiliados en Francia y agrupados en torno a la UNE (Unión Nacional Española), promovida por el PCE, piensan que las tornas han cambiado. Abandonados por las democracias europeas durante la Guerra Civil, consideran que ahora que se acerca el final de la Alemania nazi y de la Italia fascista, los Aliados les apoyarán en su lucha contra la España franquista. El 19 de octubre de 1944 lanzan la llamada Operación Reconquista sobre el valle de Arán con la finalidad de liberar una pequeña porción del territorio español y forzar el apoyo a su causa. Pero de nuevo serán relegados ante el nuevo temor de las democracias occidentales, la Guerra Fría. Su abandono se sellará definitivamente con el apoyo por parte de los EE.UU. (1953) al régimen franquista, un socio fiel en su lucha frente al comunismo soviético.

Héroes de la Resistencia en Francia y calificados de “bandoleros” en España, muchos de aquellos guerrilleros caerán muertos en desiguales combates contra las fuerzas del orden o bajo el piquete de ejecución. Han transcurrido casi otros 40 años de Democracia sin que se haya avanzado significativamente en el reconocimiento a estos guerrilleros. No se ha articulado ninguna política de Estado para anular sus juicios como “bandoleros” y honrar su lucha contra un régimen dictatorial, más allá de algunos reconocimientos públicos y bienintencionados en la Congreso de los Diputados o en parlamentos autonómicos. A día de hoy muchos de sus cuerpos permanecen abandonados en cementerios y montes, desconociéndose siquiera sus nombres. Y para colmo el senador del PP José Joaquín Peñarrubia se permite mentir recientemente afirmando la inexistencia de fosas de víctimas del franquismo.

12190796_10207666932532596_8898185072051483908_n

Cementerio de Fuencalderas (Zaragoza).

LA EXHUMACIÓN DE LOS GUERRILLEROS.

La Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo con la colaboración de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO), iniciaron el pasado viernes 1º de Mayo la intervención arqueológica de localización y exhumación de una fosa común con dos guerrilleros antifranquistas en el cementerio de Fuencalderas (Zaragoza). Durante cuatro días se realizaron cinco sondeos, todos ellos con carácter negativo, en los puntos donde tradicionalmente diversos testimonios orales indicaban la posible existencia de la fosa común.

Una vez analizados los nuevos datos orales y la información arqueológica recogida durante esos días de trabajo en Fuencalderas, se plantearon nuevos sondeos arqueológicos, y los trabajos se retomaron entre los días 16 y 21 de octubre, realizándose cuatro sondeos más que finalmente han permitido recuperar los restos de ambos guerrilleros. Éstos fueron enterrados individualmente en el interior del cementerio, uno a continuación del otro, sin ataúd y con toda su vestimenta, de la que se han hallado diversos restos de indumentaria militar como las botas, elementos de correaje, botones, etc. Ambos esqueletos presentan varias fracturas probablemente causadas por impacto de bala y otras evidencias de muerte violenta, aunque será el posterior análisis forense el que establezca fehacientemente la causa de la muerte.

12187870_10207666993694125_7807939561625267154_n

Fosa común en el cementerio con los dos combatientes maquis.

Los dos guerrilleros antifranquistas murieron la noche del 31 de octubre de 1944 durante un enfrentamiento con la Guardia Civil en el cercano paraje denominado Sierra Mayor (Agüero, Huesca), en los límites de las provincias de Huesca y Zaragoza. Ambos formaban parte de un grupo que habría entrado días antes en España muy probablemente por el valle del Roncal (Navarra), con la finalidad de apoyar la Operación Reconquista que se desarrollaba en el valle de Arán. Los cuerpos de los fallecidos fueron transportados hasta Fuencalderas en un camión, tapados con una manta que tan sólo dejaba ver sus botas. Al día siguiente fueron trasladados al cementerio y enterrados juntos envueltos en una manta y de manera anónima en una fosa común sin señalizar. En este relato se ponían de acuerdo los numerosos testimonios orales recabados en Fuencalderas, pero sin embargo discrepaban a la hora de señalar el lugar exacto del enterramiento, habiéndonos señalado casi una decena de localizaciones dentro del cementerio o al exterior del mismo. En definitiva, aunque el hecho era perfectamente conocido por muchos vecinos, el tiempo había desdibujado los hechos, ignorándose en la actualidad dónde se encontraba la fosa.

12189601_10207666991894080_3719671808039115643_n12195811_10207666999934281_7067986832499798600_n

Restos de los dos maquis hallados en la excavación de Fuencalderas.

En la medida de nuestras posibilidades, continuaremos trabajando en la investigación histórica ya iniciada con la consulta documental en diversos archivos, con la finalidad averiguar la identidad de los dos guerrilleros fallecidos, que podrían pertenecer a la 522ª o a la 560ª Brigada. Según informaciones orales uno de ellos podría ser natural de Muel o Alfajarín (Zaragoza) y el otro de la zona de Palencia o León. Si alguien dispone de más información al respecto rogamos se ponga en contacto llamando al 606 39 46 13 o escribiendo un correo electrónico a la dirección: jrrcadix@hotmail.com.

AGRADECIMIENTOS.

Los trabajos han sido dirigidos por los arqueólogos Francisco Javier Ruiz Ruiz y José Ignacio Piedrafita Soler, contando con asesoramiento histórico de Luis Pérez, que lleva años investigando la actuación de la guerrilla antifranquista en el antiguo partido judicial de Jaca y en las Altas Cinco Villas, y con la antropóloga forense Susana Gutiérrez. Y han participado numerosos voluntarios como Miguel Ángel Capapé, Inma Rebla, Luis Pérez, Mariano Diest, Antonio Maestro, Ricardo Gayán, Aitor Valiente, Ismael Sanz, Alberto Espés, Jesús Biota, Manuel Domínguez, Antonio Dieste, Albert Parra, Mariano Malón, José Luis Escabosa, etc.

La total falta de financiación económica necesaria por parte de las distintas instituciones del Estado, se ha suplido momentáneamente con el trabajo desinteresado del equipo técnico y de más de una quincena de voluntarios, contradiciendo de esta manera las palabras del actual portavoz del PP en el parlamento, Rafael Hernando. Así como gracias a una aportación económica de 800 euros por parte de una veintena de “amigos” del guerrillero Doroteo Ibáñez Alconchel, natural de Azuara, que como enlace de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (A.G.L.A.) con la dirección del P.C.E. en Francia, recorrió en numerosas ocasiones los montes de Fuencalderas en su caminar por la Sierra de Santo Domingo. Doroteo Ibáñez fue detenido en Francia en 1952 y entregado a la España franquista. Tras dos Consejos de Guerra fue condenado a muerte y ejecutado en Paterna el 10 de noviembre de 1956.

Finalmente, la Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo, la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO) y el equipo arqueológico quieren expresar su agradecimiento al Ayuntamiento de Fuencalderas, Ayuntamiento de Biel, “amigos” del guerrillero Doroteo Ibáñez, IU Cinco Villas, Luis Pérez, Mariano Diest, Ramón, casa rural O Caxico y a todos aquellos que han apoyado esta exhumación. Así como agradecer a todos los vecinos de Fuencalderas su amabilidad y el gran acogimiento recibido, y a todos los voluntarios por su trabajo desinteresado.

FUENTES CONSULTADAS.

La oposición política al franquismo. De 1939 a 1952. Heine, Hartmut.
Maquis. Historia de la guerrilla antifranquista. Secundino Serrano.
Clandestinos. El maquis contra el franquismo. MaDolors Marin Silvestre.
Frente Español de Liberación Nacional.
Maquis y Pirineos. La gran invasión. (1944-1945). Ferrán Sánchez Agustí.
http://joseantoniobru.blogspot.com.es/2009/03/leon-blum-rodolfo-llopis-y-el-maquis.html
https://heraldodemadrid.files.wordpress.com/2014/12/maquis-1.jpg

“ESTO NO HAY QUIEN LO PARE”.

100_9210

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Estas simples palabras, transmitidas por toda una eminencia como el antropólogo forense Francisco Etxeberría, sobre la exhumación de fosas comunes en España es ya una clara realidad indiscutible.

Sucedió ayer en Santander donde dio una magistral conferencia ante más de 200 personas (más no cabían) en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) dentro del ciclo de conferencias sobre “Arqueología de la Muerte”.

A pesar de que algunos arqueólogos locales trataban de impedir esta conferencia y la comparecencia de Francisco Etxeberría en el Museo de Arqueología bajo la disculpa de que la exhumación de fosas comunes “ NO ES ARQUEOLOGIA”, la razón se impuso y ésta se dio finalmente. Fue el propio Etxeberría el que dijo que sí, “las exhumaciones son arqueología, porque se realizan bajo la ciencia y la metodología arqueológica”.

Santander, franquismo y fosas comunes no son tres platos que se sirven juntos. Aún hay más de 130 posibles fosas comunes en Cantabría de las que solo se ha realizado una exhumación en Talledo y 2 prospecciones sin resultados en Caranceja (Reocín) y Tresviso. Además en el propio Santander, en su cementerio de Ciriego hay más de 1400 personas en la fosa común de las cuales solo unas 900 estan identificadas mediante actas de defunción. Esta comunidad aún tiene mucho camino que recorrer para olvidar su pasado franquista y acometer la deuda história que tiene hacia los que murieron por la República.

12190993_997983386929999_7289721433578359801_n

Con los números en la mano Etxeberría aporta nuevos datos puestos al día que nos dejan la frase lapidaria ” SE HAN EXHUMADO MÁS DE 350 FOSAS COMUNES CON MAS DE 8.000 ESQUELETOS RECUPERADOS EN ESTOS ULTIMOS 15 AÑOS”.

Y es verdad, hoy se cumplen 15 años de la primera exhumación en España realizada con técnicas cientificas, arqueológicas y forenses. Ocurrió en Priaranza del Bierzo (León) y 13 personas asesinadas las primeras rescatadas de las cunetas.

Hoy 15 años después estamos acostumbrados a noticias de exhumaciones, como las realizadas hace unos dias en Fuentecalderas (Zaragoza) donde se rescataron 2 maquis asesinados, la exhumación de Zalamea la Real (Huelva) con la exhumación de 2 personas y la que acaba de comenzar en el cementerio de Valencia para buscar a Teófilo Alcorisa, asesinado por la policia en 1947. Además próximamente se va a buscar otra vez los restos de Lorca tras dos intentos fallidos en 2009 y 2014 en los alrededores de Viznar y Alfacar.

Sin embargo aún quedan más de 2.300 fosas por abrir y tratar de localizar a los casi 120.000 desaparecidos. Es verdad “ESTO NO HAY QUIEN LO PARE”, a pesar de que desde el propio Gobierno de España se obstaculiza y se miente diciendo que “no hay más fosas por abrir”, tergiversando un gráfico ante la ONU realizado por el propio Etxeberría en el que se muestra las exhumaciones realizadas desde 2000 hasta 2015. En él claramente se ve una descendencia en el número de fosas exhumadas hasta practicamente los dedos de una mano, pero no debido a la ausencia de fosas, sino “ A LA FALTA DE RECURSOS ECONOMICOS PARA LLEVARLAS A CABO”. Menos mal que los miembros del comite de la ONU ya estaban puestos en aviso de las maniobras ocultistas y mentirosas de este Gobierno y no se han creido nada.

Dibujo1

B

Bocetos de camisetas creadas por los autores y que no estan en venta  Solo son diseños con lemas relacionados con la exhumación de fosas comunes. Cualquier persona privada puede usarlos con fines no comerciales.

El lema “ESTO NO HAY QUIEN LO PARE” es una frase sacada de una conferencia de Francisco Etxeberría sobre la exhumación de fosas comunes y el lema “NO HAY VUELTA ATRAS EN LA BUSQUEDA DE FOSAS” es nuestro y pertenece al titulo de un artículo publicado en “CRONICAS A PIE DE FOSA” este mes de octubre de 2015, ambos con los colores de la bandera republicana.

FOSAS DE LA PEDRAJA. HOMENAJES Y VANDALISMO.

41d10aa6-b989-11e3-b3a7-000c29b92b62a

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

El 1 de noviembre próximo, festividad de Todos Los Santos, se van a realizar varios homenajes a las personas asesinadas por la represión franquista en muchos parajes donde hay fosas comunes exhumadas y sin exhumar.

En Burgos se realizan estos sentidos y merecidos homenajes en las dos fosas más importantes del territorio, Monte de Estépar y Alto de La Pedraja, donde las asociaciones de familiares tienen una cita con sus seres queridos aunque ya no estén en esas fosas. Estos lugares son monumentos a la memoria de los desaparecidos y de los hallados.

La Pedraja es junto con Estépar, la otra gran fosa común exhumada en Burgos donde el número de asesinados por la represión franquista es superior a las encontradas en otras hasta ahora.
El monumento levantado por la asociación de familiares dice así:

“MONTE DE LA PEDRAJA 1936. En éste lugar fueron fusiladas unas 300 personas por los que apoyaron el golpe de estado del general Francisco Franco contra la II República legítimamente establecida, y que dio lugar a la guerra civil española entre los años 1939 y 1939.
Fueron asesinados en los primeros meses de la guerra civil por sus ideales políticos y por defender la libertad.
Este humilde monumento, realizado por sus familiares servirá para que nunca olvidemos su memoria.
Descansen en paz”.

EL VANDALISMO CONTRA LA MEMORIA FAMILIAR

Es de reciente actualidad el vandalismo con que se han cebado algunos descerebrados de dudosa catadura moral y de sentimientos oscuros contra el monumento levantado en el lugar de los crímenes por los familiares de los asesinados.

Varios sujetos de clara influencia nazi o simplemente hijos de “papá” acomodados en la ultraderecha política, han pintado varios paneles informativos sobre las fosas con cruces gamadas y lemas “patrióticos” del tipo “arriba España”, “pasamos y pasaremos”, “rojos no” con el emblema de la hoz y el martillo tachados y “esto os metimos” con unos genitales masculinos dibujados por un adulto con mentalidad de “niño pequeño”.

Vandalismo

Pintadas “patrióticas” neonazis en las fosas de La Pedraja. (Fotografías enviadas por una persona amiga a los autores).

Tal ataque cobarde contra unas piedras y carteles indefensos fue denunciado públicamente en las redes sociales y los medios de comunicación. Paralelamente la asociación de familiares presentó una denuncia ante la Guardia Civil por los hechos.
¿Por qué se ensañan con los monumentos de recuerdo, les tienen miedo o solo lo que representan?.

Desde estas páginas nos solidarizamos con todos los familiares, amigos y demás personas que se sintieron ultrajadas por semejante atentado contra la memoria de las personas allí asesinadas.

Su mala conciencia y terror por que se sepa lo que hicieron les pasa factura a estas alturas, donde  los movimientos de asociaciones por La Memoria esta en boca de todo el mundo por el trabajo que realizan. El Gobierno del PP es el primero que no quiere localizar y menos abrir fosas comunes, “sino hay cadáveres no se ve el crimen”. Así mareando la perdiz y escondiendo la cabeza como las avestruces se ha pasado toda la legislatura, sin aplicar la Ley de Memoria Histórica. Y ésto es lo que está dando alas a los cachorros ultras y profranquistas, a hacer manifas de cuatro pelados con la bandera del “aguilucho” , a realizar pintadas y destruir monumentos.

Este tipo de hechos vandálicos se producen desagraciadamente con demasiada asiduidad. Estos “memos” ultras, campan a sus anchas por todo el país y de vez en cuando su valentía les obliga a enfrentarse con solitarios monumentos en mitad de ninguna parte, bajo el amparo y protección de la oscuridad y con el ánimo subido de algún “polvo mágico” y unas botellas de alcohol con solera.

Nos importa lo que hacéis, para que vamos a negarlo, pero también os damos las gracias. Por cada monumento que “ensuciáis” y nosotros limpiamos, nos anima cada vez más a abrir una nueva fosa.

FOSAS DE LA PEDRAJA.

Las dos fosas comunes del Alto de La Pedraja están situadas en la carretera N-120 Burgos-Logroño en el punto kilométrico 81, a unos tres kilómetros de la población de Villafranca Montes de Oca, en pleno camino de Santiago.

Estas dos localidades, Villafranca Montes de Oca y Estepar tienen en común el haber sido elegidas por los pistoleros falangistas como “matadero” franquista de las personas que querían asesinar solo por el hecho de pensar de forma distinta y ser defensores de la República.

El siniestro ranking de personas asesinadas incómodas para el nuevo régimen lo lleva La Pedraja con 135 cuerpos de dos fosas, seguido de Monte de Estépar con 96 en cuatro fosas y Andaya (Lerma) con cuatro fosas exhumadas y 85 cuerpos. Todo esto sin contar los 125 cuerpos exhumados en el cementerio de Valdenoceda procedentes de la Prisión del mismo nombre y que murieron de enfermedades, palizas, hambre y frío.

Aunque ya se han rescatado 135 cuerpos de dos fosas comunes, se estima que en este paraje puede haber otras fosas que podrían contener hasta los 300 cadáveres enterrados, pertenecientes a personas de La Rioja, Briviesca y Miranda de Ebro, aunque también de otras provincias próximas.
La memoria familiar de los desaparecidos aún recuerda el siniestro “camión” falangista que se paseaba por la región y que donde paraba a “recoger” contra su voluntad a alguien, su desaparición forzosa y posterior asesinato se convertía en un trauma difícil de olvidar.

La exhumación de la fosa numero 1 se realizó en 2010 con 104 individuos y la fosa número 2 en 2011 con 30 cuerpos más, perdiéndose para siempre los restos de otras 30 personas aproximadamente en las obras de ampliación del camino y de las que solo se halló un único hueso perteneciente a una persona identificada. Todas las personas halladas en esas dos fosas son hombres salvo una mujer.

Desgraciadamente solo se han podido identificar 15 (1) de las 135 personas y el 1 de noviembre de 2014 regresaron a donde les mataron con sus rescatadores, el antropólogo forense Francisco Etxeberría y la arqueóloga que dirigió la excavación arqueológica y exhumación Lourdes Herrasti, ambos de la Sociedad Aranzadi. Los restos fueron trasladados en pequeños osarios desde la Facultad de Medicina Forense de la Universidad del País Vasco UPV/EHU en San Sebastián hasta el monumento en La Pedraja.

(1). Trás ésta publicación se ha identificado recientemente a una víctima, Victor Gómez Martínez de Briviesca, con lo que el número final de identificados es de 16 personas.

100_8925

Fosa nº 1 de La Pedraja convertida en monumento a la memoria. (Fotografía propia)

Se han identificado 15 (1)  cuerpos, de los que 8 son de Miranda de Ebro, 4 de Castañares de Rioja, 2 (2) de Briviesca y 1 de Santo Domingo de la Calzada Los identificados y procedencia de los mismos son:

Santo Domingo de la Calzada.
Damián Sáez Santacruz
Castañares de Rioja.
Saturnino García.
Bonifacio Ostiategui.
Segundo Gómez Azofra.
Un hermano Rioja Juéz. (El ADN no ha sido capaz de corroborar si los restos hallados en la fosa corresponden a Castor o a Francisco)
Miranda de Ebro.
Félix Romero Zudiaga,
Benigno Marín Sarabia
Gerardo Alcón Vaquero.
Perfecto Llorente Torrijos
Martín Casabal Ayala
Cipriano Casabal Ayala
Victoriano Casabal Ayala
Estéban Casabal Ayala.
Briviesca. (2).
Rafael Martínez Moro.
Federico Monasterio García.
(1). Víctor Gómez Martínez. (Identificado recientemente).
(2). Con la nueva identificación son ya 3 personas procedentes de esta localidad.

De dicho acto de entrega y homenaje ya publicamos un reportaje en el blog amigo “lasmerindadesenlamemoria” el 12 de noviembre de 2014.

https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com/2014/11/12/el-regreso-a-la-pedraja/.

BUSQUEDA Y EXCAVACION DE LAS FOSAS.

Según testimonios de familiares que allí estaban el primer día de búsqueda, el proceso de localización de la primera fosa fue muy complicado. Todos los familiares sabían que estaban allí, aunque el lugar exacto se había olvidado. La topografía del terreno había variado mucho a lo largo de los años, se había realizado un gran desmonte para el nuevo trazado de la carretera, se habían modificado los caminos, se había reforestado dos veces la zona debido a dos incendios. Hubo que hacer varios kilómetros de zanjas con 5 máquinas excavadoras en una superficie de 4 hectáreas. Por fin después de varios días de trabajo aparecieron los primeros restos donde estaba la fosa.

En la fosa nº 1 de 24×2 metros aproximadamente y que duro 10 días de excavación, fueron apareciendo uno a uno los restos de aquellas 104 victimas. La fosa es lineal y los asesinados parecen estar enterrados en pequeños grupos. Estaban sepultados bajo una capa de 1,70 metros de tierra, en fila, con orden y método, porque quienes enterraron los primeros cadáveres sabían que iban a llevar muchos más a esta fosa. Los asesinatos comenzaron alrededor de finales de julio de 1936 hasta octubre o noviembre que cesaron los fusilamientos junto a la fosa.

41e535da-b989-11e3-b3a7-000c29b92b62

Fosa nº 1 de La Pedraja con 104 personas asesinadas.

La fosa nº 2 de 14×2 metros fue localizada y exhumada en el verano 2011. En ella había 61cuerpos originalmente desde 1936, pero las obras en años recientes hicieron desaparecer unos 30 (según estimación del equipo que realizó la exhumación). De los 31 cuerpos hallados, solo 1 tenía un único hueso rescatado para poder identificar, hecho que afortunadamente se produjo.
También fue difícil su localización, justo en la última palada que dio la máquina excavadora antes de dejar los trabajos aparecieron unos restos que nos dieron la pista de que allí había otra fosa.

Llama la atención el hallazgo de más de 20 proyectiles en la fosa disparados por cuatro armas, tres pistolas y un fusil. Además, se han localizado incrustadas en la tierra junto a la fosa proyectiles y casquillos, lo que da idea de que se disparó contra personas que se encontraban muy cerca del suelo, agachadas o tumbadas.

Con los restos apareció mucha ropa, más bien restos de ella y todo el calzado que llevaban, junto con algunos objetos personales que no les robaron antes de asesinarlos o que guardaban “celosamente” para llevárselos consigo. Han aparecido muchos restos de dentadura, una cartera de cuero con papeles y un cliché de negativo fotográfico, una bolsita con monedas, una pitillera de tabaco picado, un reloj de bolsillo, gafas, hebillas, zapatos, alpargatas, etc.
Además dos de las personas cuyos cuerpos han aparecido en la fosa tenían un ojo de cristal, lo que podría facilitar su identificación.
Se sabe que uno de los cuerpos pertenece a una mujer porque llevaba una horquilla en la cabeza.

13

Panel informativo al pie de la fosa nº 2 de La Pedraja.

REGRESO A LA PEDRAJA.

En 2014 cuando regresaron a La Pedraja, los restos fueron trasladados tras el homenaje a pie de fosa al cementerio de Villafranca de Montes de Oca, donde la Asociación de Familiares de Personas Asesinados en los Montes de La Pedraja a conseguido un terreno cedido por 100 años por el Obispado, en el que ellos han construido un panteón para dar cobijo a todos y cada uno de los 135 personas exhumadas.

Los osarios de color marrón que llevaban los restos van con el nombre y apellidos de las personas identificadas. Algún osario solo lleva los restos de uno, otros varios, dependiendo de la cantidad de huesos recuperados. Los no identificados llevan puesto el número de individuo y también van solos o en compañía de otros por igual motivo. Junto a ellos se introdujeron en el panteón varios osarios conteniendo sus pertenencias, ropas, calzado y objetos personales.

100_8898

Francisco Etxeberría y Lourdes Herrasti colocando bajo el monumento en La Pedraja los osarios el día 1 de noviembre 2014.  (Fotográfia propia).

Los análisis de ADN para seguir identificando más personas no han concluido, dependerá de las solicitudes de familiares que reciban en un futuro. Hasta el momento sólo se han hecho análisis a 50 restos de los 135 con la identificación de 15 personas. (3)

Son muchas las personas desaparecidas que se cree aún siguen en La Pedraja o alrededores. Algunas se han identificado, pero quedan 120 (4) por identificar. A pie de fosa hay una placa con los nombres de las personas que se sabe fueron asesinadas allí. Para evitar errores de transcripción incluímos la fotografía de la placa que los contiene.

100_8924

Placa con la relación de las personas conocidas, asesinadas en La Pedraja. (Fotografía propia).

Este año no podemos acudir el 1 de noviembre a La Pedraja a participar en el merecido homenaje que se celebra todos los años, el trabajo manda. Sin embargo desde aquí queremos dar un abrazo a los familiares y amigos y emplazar al resto de personas que acudan al mismo. Ellos lo merecen y el lugar donde fueron asesinados un reconocimiento oficial, una protección policial y gubernamental apropiada.

El alto de La Pedraja y sus dos fosas comunes son una memoria viva de nuestra historia más reciente.

(3). En el momento de la entrega de 2014 solo había 15 personas identificadas.

(4). Actualmente quedan 119 cuerpos por identificad.

FUENTES CONSULTADAS

Burgos: Exhumación de la fosa común de La Pedraja. Anticapitalistas de Castilla y León. 27 de agosto 2010
96 esqueletos en el Camino de santiago. El Pais. 29 de agosto 2010.
Familiares de enterrados en una fosa común ponen dinero para su identificación. El Diario.es. 4 de mayo 2013.
Denuncian pintadas insultantes en la fosa común de La Pedraja, en Burgos. La vanguardia. 28 de septiembre 2015.
Identificados 12 de los 135 cuerpos que se recuperaron en La Pedraja. Diario de Burgos. 31 octubre 2013.
Hallazgos en la fosa de La Pedraja muestran “ la brutalidad” de estas muertes. Diariovasco.com. 22 de octubre 2014

Las fotografias que no son de los autores, proceden de las páginas web siguientes:

http://www.lanzanos.com/proyectos/fosa-la-pedraja-identificacion-desaparecidos/galeria/

desenterrant.blogspot.com

NO HAY VUELTA ATRÁS EN LA BUSQUEDA DE FOSAS.

DSCF2252a

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.
Bilbao.

Los trabajos de localización y excavación de fosas comunes en esta etapa de entrada del otoño se están haciendo contra reloj. Se trata de aprovechar las horas de luz diarias hasta el final, pero sobre todo el hacerlo con buen tiempo, sin lluvias.

En los últimos años de gobierno del PP la exhumación de fosas comunes se ha visto reducida a la mínima expresión debido únicamente a la falta de dinero, de aportaciones gubernamentales para realizar los trabajos.

Sin embargo, ante la falta de medios económicos, las asociaciones de la Memoria Histórica han buscado otras alternativas a la recaudación de fondos. Una de ellas y la que más se lleva a cabo es la “recolecta”, llamada ahora modernamente crowdfunding. Con este sistema de “ponina”  se logra recaudar el dinero, no siempre el necesario, para realizar los trabajos. A veces sólamente se cubren los gastos de uso de maquinaria pesada tipo excavadora, manutención de los tecnicos y poco más.
Este pasado mes de septiembre y comienzo de octubre ha estado muy movido en la búsqueda y localización de fosas en todo el territorio nacional. No todos los casos llegan a la prensa local y menos a los grandes medios de comunicación, que en algunas ocasiones no publican ninguna línea.

De los que nos llegan al público en general suelen ser los más llamativos, según criterios periodísticos, y de los no interesantes para ellos hay que recurrir a blog o páginas específicas sobre el tema o de asociaciones implicadas con la Memoria Histórica.

En esta entrada vamos a hacer un pequeño recorrido por la geografía española buscando los lugares donde se han acometido trabajos de localización, excavación y exhumación de fosas comunes o “fosas de guerra”.

Empezaremos por Salamanca para continuar por Zaragoza, Cádiz, Zamora y terminar en Burgos, un viaje a través de la represión franquista y la guerra civil. Solo con un único fin, rescatar de fosas a las personas que dieron su vida solo por el hecho de pensar diferente y de luchar a favor de la república legalmente establecida.

EXHUMACIONES EN SAN PEDRO DE ROZADOS, SALAMANCA.

Este pasado fin de semana se exhumaron cuatro cuerpos de una fosa común de la localidad de San Pedro de Rozados (Salamanca) por La Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia.
Los cuerpos exhumados pertenecen a 4 hombres jornaleros y padres de familia de 35 y 51 años naturales de la localidad de Vecinos y que fueron detenidos  y asesinados el 14 de agosto 1936 en la dehesa de Continas en Rozados.
La fosa está situada a escasos metros de la carretera junto a varias encinas. En ella, a un metro de profundidad se han hallado los restos e incluso objetos como hebillas, botones y trozos de tela de las cuatro personas.
Según las investigaciones realizadas por la Asociación, las personas asesinadas podrían ser Fabián Montes Hernández, Francisco Bárez Moro, Juan José San Hermogenes y Serafín García Sánchez . Dichos nombres se han extraído de las actas de defunción localizadas y en ellas constaba que estaban enterrados en una finca próxima a este municipio. Fueron enterrados por alguno de los trabajadores de la misma ya que sus asesinos dejaron los cuerpos en el lugar que los ejecutaron.
Para la exhumación se dio la circunstancia de que los propietarios de la finca dieron todo tipo de facilidades. Sin embargo lo más importante es la valiosa información ofrecida por José Manuel Gómez, cuyo padre había trabajado en ese terreno. En palabras de su hijo, Abundio estuvo muchos años trabajando de encargado y les contó la zona concreta donde estaba la fosa.
Una vez localizados y exhumados los restos, tareas llevadas a cabo por voluntarios, el siguiente paso es la realización de análisis tanto antropológicos como de ADN, pruebas que se llevan a cabo en la Universidad Complutense de Madrid y que tienen un coste económico aparte del gastado para los trabajos de exhumación.
Cuando se hayan identificado los restos se entregarán a las familias. Tan sólo a dos de ellas se ha ha realizado la prueba de ADN, ya que a Juan José San Hermogenes y Serafín García Sánchez no se les conoce familiares y la Asociación solicita información sobre ellos.
La presidenta de la Asociación agradeció a la Guardia Civil la apertura de un expediente que se presentará en un juzgado de Salamanca, un trámite que habitualmente no se realiza.

Sin embargo todos sabemos que va a pasar, el juzgado se va a inhibir del tema por prescripción del “supuesto” delito y la no identificación de los “asesinos”. Este hecho que ha pasado recientemente con las exhumaciones de Monte Estepar, donde a pesar de haber cuerpos maniatados a la espalda y con heridas de arma de fuego en la nuca, “no se aprecia delito”.
Nuestro más absoluto reconocimiento a la asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia por el trabajo realizado.

La-fosa-común-donde-han-estado-enterrados-Fabián-Montes-Francisco-Bárez-Juan-José-San-Hermógenes-y-Serafín-García.

Fosa de San Pedro de Rozados. (La Crónica de Salamanca).

LA “FOSA DE GUERRA”  DE MONTE DE CASPE, ZARAGOZA.

El primer fin de semana de octubre se llevó a cabo una excavación arqueológica en el Monte de Caspe (Zaragoza) a cargo de la asociación Bajoaragonesa de Agitación y Propaganda. En ella consiguieron recuperar los restos de tres soldados de la Guerra Civil presumiblemente soldados republicanos de las brigadas internacionales.
Durante varios días trabajaron de forma voluntaria más de una docena de personas bajo la dirección del arqueólogo Salvador Melguizo. El lugar elegido para las excavaciones ya se conocía desde hacía tiempo, la antigua “Cota 238”, un cerro de laderas abruptas. El enclave parece ser que fue donde se desarrolló la segunda fase de la Batalla de Caspe. Dicho monte tenía un valor estratégico por la visión periférica que alcanzaba a controlar dos puntos clave durante la batalla, la carretera que une Caspe con Maella y el cauce del río Guadalope.

Haciendo un poco de historia y según información aportada por la asociación en su blog, sabemos que la “capital del Aragón republicano había caído el día 17 de Marzo. El frente se desplazó a poca distancia, hacia el este, junto a las orillas del Guadalope. Sobre ellas, principalmente en su margen derecha, se desplegó la 45 División gubernamental, constituida por la XII y XIV Brigadas internacionales, así como por una parte de la 139 Brigada Mixta. En el centro de las posiciones defensivas, en el entorno de la carretera principal a Maella y las secundarias que pasaban por el antiguo puente de Masatrigos, las tropas sublevadas concentraron el principal de sus esfuerzos ofensivos. Entre ese 17 de Marzo, en el que las tropas de Franco entraron en las calles de Caspe, y el día 26, las XII y XIV Brigadas Internacionales se afanaron en fortificar la orilla derecha del río Guadalope.

Así fue cómo la Cota 238 y las elevaciones adyacentes se convirtieron en el primer contratiempo importante para los franquistas desde que unos días antes reventaran el frente en Belchite. Los republicanos se reforzaron como pudieron, esperando un potentísimo ataque de las fuerzas rebeldes, como así fue. En ambas brigadas republicanas, más o menos la mitad de sus componentes eran de nacionalidad española, siendo el resto mayoritariamente italianos, franceses y belgas.

El ataque definitivo, el que daba comienzo a la segunda fase de la Batalla de Caspe, llegó el día 26 de Marzo. Un aguacero artillero y una tormenta de muerte arrojada desde la incontestable aviación franquista, fueron el preludio de las tropas carlistas y africanas, empeñadas en conquistar metro a metro las posiciones republicanas. Probablemente fue durante los violentos combates de estas jornadas cuando los tres soldados encontraron la muerte. Nada sabemos, de momento, de su identidad ni de su nacionalidad. Tampoco podemos adivinar cuál era la filiación política concreta de todos ellos, aunque, como veremos, tal vez de uno sí.”

La zona elegida para la excavación fue la zona sur del cerro, donde ya tenían noticias de la aparición de huesos humanos. Al poco de excavar daban con los restos de dos personas que aún tenían puestas las botas y asomaban las suelas y parte de las caderas.
Los restos de dos cartucheras bastante degradadas parecían no dejar lugar a dudas, pertenecían a los cuerpos de dos soldados presumiblemente completos y no solo restos aislados. Uno de ellos, el último en ser arrojado a la fosa, portaba además dos cartucheras de cuero completamente llenas de paquetes de munición 7.62 x 54 Mosin Nagant, fabricados en Lugansk. Además se recuperaron otros varios objetos de gran interés como por ejemplo una insignia perteneciente a la compañía de ametralladoras, consistente en una pequeña chapa con el emblema resaltado de una ametralladora Maxim y que correspondía perfectamente con la preparación de la munición que portaba. También un anillo envuelto en un pequeño trozo de tela con una estrella de cinco puntas que acogía en su interior el emblema de la hoz y el martillo. Sobre ella aparecían dos letras: P-C (Partido Comunista), un pequeño portaminas metálico, un lápiz así como un paquete de papel de arroz Bambú.

Bajo la cadera del otro soldado aparecieron los restos de un pequeño libro con diminutas letras impresas en muy mal estado de conservación y que será analizado en una posterior restauración.
Sin embargo lo más sorprendente fue que bajo los restos de esos dos soldados apareció otro esqueleto completo y dos cartucheras, una de ellas rellena de cartuchos colocados esta vez sobre sus peines, listos para ser disparados con un fusil. En la otra, mucho más degradada, portaba dos granada en su bolsa. Además, entre las dos rodillas aparecía un pequeño fragmento de tela que envolvía un extraño objeto metálico. Según el arqueólogo, era el cierre de una leontina, la cadena de un reloj de bolsillo, en la que se había engarzado una pequeña moneda. En la parte superior del tronco, entremezclados con los restos óseos aparecían también abundantes restos de camisa y de una chaqueta con botones metálicos.

Sin tocar mucho la cartuchera con las dos granadas, enviaron información al cuartel más cercano de la Guardia Civil y al día siguiente envío a los TEDAX para recoger los explosivos. Se trataba de dos granadas de mecha tipo “Saleret”, de fabricación valenciana y utilizadas fundamentalmente por el ejército republicano. Una de ellas estaba en perfecto estado de conservación mientras la otra estaba prácticamente destruida.
Un estudio más detallado de la moneda indica que se trata una pieza de 10 centavos de Patacón argentino con fecha de 1883, un ejemplar que solo se acuñó en la república Argentina entre los años 1881 y 1883.

Como decíamos antes, estas excavaciones se realizan mediante aportaciones particulares que ayudan a sufragar los gastos de las investigaciones y exhumaciones, ya que el Gobierno de España y sus delegaciones autonómicas o ayuntamientos mandados por el PP no dan un euro para este tipo de trabajos.

La asociación Bajoaragonesa de Agitación y Propaganda abrirá una cuenta bancaria para recibir donaciones con las que sufragar los gastos de investigación y restauración de los objetos encontrados, así como los costes del sepelio de los combatientes. Si estás interesado en colaborar en el proyecto contacta con ellos a través de elagitador@bajoaragonesa.org.

Buen trabajo compañeros.

004WEB

Soldados exhumados en Caspe, Zaragoza. (bajoaragosesa.org).

EXHUMACIONES EN PATERNA DE RIVERA, CADIZ.

Los trabajos que coordina la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía en el cementerio de Paterna de Rivera (Cádiz) han dado con la localización de una fosa común con cuatro cadáveres de hombres adultos.
Su director general Javier Giraldez, junto al alcalde de este municipio Alfonso Caravaca, el arqueólogo Jesús Román, además de familiares y miembros de la Asociación de Memoria Histórica de Paterna de Rivera han estado al pie de la fosa verificando los trabajos.
Juan Luis Vega León, presidente de la Asociación de Memoria Histórica de Paterna que ha seguido los trabajos cree que podrían estar enterrados en una de esas fosas varios familiares suyos y ha explicado que en Paterna se contabilizan 38 personas desaparecidas, entre ellos su abuelo Francisco Vega García, su abuela Catalina Sevillano y su tío José, que desaparecieron entre el 19 y 23 de julio de 1936.

Lleva ocho años investigando la desaparición de sus familiares y recuerda que apareció en Paterna una columna de guardias civiles procedentes de Medina Sidonia que fueron casa por casa, deteniendo a sus moradores, y ejecutándolos de inmediato. Dieron muerte a 14 personas el día 23 de julio a las 23:00 horas. Un hecho que se conoce como “la noche de los tiros”.
El arqueólogo director de la excavación y exhumación de Paterna Jesús Román lleva los trabajos de la asociación. Tras las catas realizadas en 2014 se dio con la fosa que ahora se está localizando en extensión. Sobre esta localización el arqueólogo ha apuntado que se trata de una fosa de dos metros de largo y uno de profundidad, que está pegada a lo que fue otro antiguo enterramiento, lo que podría haber alterado su contenido.
Han localizado un osario en el que podría haber restos de personas fusiladas en julio de 1936, aunque ahora hay que determinar sí pertenecen a una fosa común o son restos de otros enterramientos más recientes en el tiempo. También están inmersos en la localización de otras pequeñas fosas que estarían repartidas por el patio del camposanto de Paterna según han detallado algunas personas que han perdido familiares y que creen que podrían estar enterrados allí desde aquellas dos noches negras de la represión franquista.

En resumen, cuatro personas asesinadas en 1936 recuperadas del fondo de una fosa común pero no de la memoria de sus familiares, que siempre supieron que estaban allí y lloraban a escondidas.

fosa_paterna-51dfc-a-la-sombra-1

Fosa común en el cementerio de Paterna de Rivera, Cádiz.  (Todoslosnombres.org).

EXHUMACION FALLIDA EN ALCAÑICES, ZAMORA.

Los trabajos de exhumación de los restos mortales de cinco represaliados, fusilados por los rebeldes franquistas en los primeros meses de 1936 y que se han llevado en uno de los rincones interiores del cementerio de Alcañices, han quedado suspendidos por parte de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

El motivo no es otro que la falta de información concreta acerca del lugar exacto para la localización de la fosa dentro del cementerio. De momento no se disponen de más datos y documentación para el hallazgo tras varios días de búsqueda.

Las labores de excavación, no dieron resultado alguno sobre el presumible enterramiento del agricultor Aquilino Rodríguez Peña, de 48 años y natural del pueblo alistano de Mellanes, Rafael Jassot Rodríguez, vecinos de la villa de Alcañices, del conductor Laurentino Mata, y de Félix Prieto y Antonio Fagúndez, también eliminados en las mismas fechas.
Los trabajos de excavación en la zona civil del camposanto de Alcañices se apuntaban como el lugar concreto donde fueron enterrados los represaliados. En ese mismo sitio se procedió a retirar unas capas de tierra que, sin embargo, no desvelaron la presencia de restos humanos.
A la vista de ello, también se trabajó extramuros del cementerio, por si pudiera darse la situación de que los enterramientos hubieran tenido lugar en el exterior, como en algunos casos se efectuó, al no aceptarse el enterramiento en el interior del cementerio, caso común con los cuerpos asesinados de “rojos” que la “Iglesia” consideraba impuros para el camposanto.

La búsqueda y exhumación de los restos de este grupo de personas se iniciaron tras la iniciativa de Jesús Rodríguez, que decidió sacar a la luz los restos de su abuelo Aquilino Rodríguez, poniendo el caso y los datos disponibles en manos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.
Aunque se han suspendido los trabajos, Jesús Rodriguez continuará con la investigación de localización de la fosa y mantiene un contacto fluido con ARMH.

Desde estas páginas nuestro más sincero reconocimiento y muestras de ánimo para la conclusión de su ansiada búsqueda familiar.

alcañices

Posible localizacion fosa cementerio de Alcañices, Zamora. (La Opinión de Zamora).

CATAS DE BUSQUEDA EN MONTE DE ESTEPAR, BURGOS.

También se han suspendido las búsquedas de nuevas fosas comunes en los alrededores de Monte de Estepar, concretamente en el término correspondiente a Villagutierrez.
Con la información disponible sobre la localización de nuevas fosas, se realizaron catas que resultaron nulas de restos humanos, bajo la dirección del arqueólogo de la Asociación para la Memoria Historia de Burgos Juan Montero.

Han sido varias las salidas al campo y las entrevistas para tratar de localizarlas pero ha sido estéril.
Ahora el trabajo de Juan Montero y su equipo junto con la Asociación Coordinadora Provincial de la Memoria Histórica de Burgos (CRMH)  y el Departamento de Medicina Legal de la Universidad del Pais Vasco (UPV-EHU) con el forense Francisco Etxeberría, se centra en la identificación de los restos de las 96 personas exhumadas de las 4 fosas.

Recordemos que los restos de 70 personas fueron exhumadas de tres fosas en el verano de 2014 y 26 más en la cuarta fosa en Semana Santa de 2015. Se sabe que pertenecen a personas trasladadas de “sacas” de la cárcel de Burgos y asesinadas a pie de fosas abiertas durante los primeros meses del golpe de estado rebelde de 1936. Ahora toca cotejar las fechas de las “sacas” con el número de personas y las halladas en Estepar para tratar de identificarlas y darlas un nombre y apellidos.
Conocemos sus nombres, pero no son todos los asesinados los recuperados, solo algunos desgraciadamente. Las obras y la desidia de los gobiernos anteriores han hecho desaparecer muchas fosas con cientos de personas en ese monte del horror, “el matadero” de Franco en Burgos.
Como voluntarios en la exhumación, allí estuvimos con todo el equipo de Juan Montero y así lo contamos en estas mismas páginas.

https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2015/07/19/las-fosas-de-estepar/
https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2015/07/19/fosas-de-estepar-2a-parte/

Saludos a los familiares y a todo el equipo de exhumación.

FUENTES CONSULTADAS

Diario Público, 4 de octubre 2015.
Salamancamemoriayjusticia.org
La Crónica de Salamanca, 4 de octubre de 2015
El Agitador. Bajoaragonesa de Agitación y Propaganda.
Diario de Cadiz, 7 de octubre 2015.
La Opinión de Zamora, 5 de octubre 2015.

LAS FOSAS ASTURIANAS, GUERRA CIVIL Y REPRESION.

artilleros.jpg~original

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.
Bilbao.

Recientemente nos ha llegado por parte de su autor, Luis Miguel Cuervo Fernández (*), un documento fundamental para conocer datos sobre la represión franquista y guerra civil en Asturias. Dicho documento es una lista de asesinados por los franquistas en Asturias. Incluye datos de 20.557 víctimas, actualizada a septiembre de 2015. En ella están los muertos en combate, ejecutados, paseados, fallecidos en prisión, incluso los que perdieron la vida a causa de bombardeos o en campos de concentración de la 2ª Guerra Mundial. El listado incluye personas muertas en Asturias o asturianos fallecidos fuera en la región.

MUERTOS EN ASTURIAS.

El primer número a tener en cuenta son las 20.362 personas muertas en Asturias desde 1936 a 1952. Las causas son varias;

1ª.  El asesinato con 4.676 personas.
2ª . La muerte en prisión con 677 personas por diversas enfermedades o maltratos.
3ª . El asesinato por fusilamiento con 3.436 personas ejecutadas.
4ª . El asesinato por garrote vil con 20 personas ejecutadas.
5ª . Las muertas por bombardeo con 234 personas.
6ª . Los muertos por suicidio ante el temor de una atroz tortura 11 personas.
7ª . Los muertos durante acciones militares 11.319 combatientes.
8ª . Las desapariciones forzosas de 2 personas, sin contar las no identificadas que aún están en las fosas existentes en todo el estado, entre ellas las 343 situadas en territorio asturiano más las que aún están por descubrir.

La procedencia de estas 20.362 personas son diversas, partiendo en primer lugar que los propios asturianos que son la gran mayoría.
Como ejemplo solo vamos a dar unos datos referentes a algunas provincias.
Bizkaia con 210 personas muertas; 11 asesinatos, 175 por acciones militares en combate, 22 fusilamientos “legales” y por último 2 muertes en prisiones.
Cantabria con 194 personas muertas; 26 asesinatos, 75 por acciones militares en combate, 78 fusilamientos, 1 por garrote vil y 9 en prisión.
León con 314 personas muertas; 58 asesinatos, 95 en combate, 143 personas fusiladas, 2 por garrote vil, 11 en prisión y 1 desaparecido.
Burgos con 39 personas muertas; 6 asesinadas, 18 por acciones militares en combate, 12 fusilamientos, 2 muertos en bombardeo y 1 en la prisión de Oviedo.

MUERTES DURANTE LA GUERRA 1936-1939

Si nos centramos especialmente en los años que duró la guerra civil de 1936 a 1939, la lista nos da unos datos muy interesantes.
El siguiente cuadro indica claramente los muertos de cada año, clasificándolos en tres tipos; asesinados, en combate y otros (muertos en bombardeos, fusilados “legalmente” y en prisión).

Año        Muertos        Asesinados       Combate      Otros
1936         386                   63                    321               2
1937        679                 236                    434               9 (a)
1938        105                   86                     10                9 (b)
1939          27                   24                                         3 (c)

(a) 4 fueron fusilados, 3 en prisión y 1 en combate.
(b) En 1938 se fusiló en La Guardia (Pontevedra) a 6 personas.
(c) Murieron en prisiones.

Con los datos extraídos se puede decir que desde 1936 a 1939 murieron 1197 personas identificadas y con fecha registrada. Fueron muchísimos más con total seguridad, de eso no hay duda, pero no se registraron.
Llama la atención la falta de datos concretos de combatientes muertos, ya que de los que existe fecha de su muerte son 965 y se sabe que con seguridad murieron 11.319, dejando a 10.354 soldados sin una fecha posible de su muerte pero no mucho más allá del fin de la guerra en 1939. Esto quiere decir que los muertos durante la guerra civil identificados son un total de 11.551, que son más de la mitad de la cantidad total de muertos identificados entre 1940 y 1952.

ASTURIANOS EN EL FRENTE DE BIZKAIA

La ofensiva franquista sobre Bizkaia, iniciada el 31 de marzo, obligó al mando republicano en el Norte a mandar refuerzos. A lo largo del mes de abril se enviaron a Euskadi las primeras fuerzas, cuatro Brigadas Asturianas y dos Montañesas. A los batallones asturianos se les designa con un 2 por delante de numeración real para diferenciarlos de los vascos y cántabros. Del 1 al 100 para batallones vascos, 101 al 200 para cántabros y 201 al 300 para asturianos.

artilleros.jpg~original

Batallón asturiano. (Fotografía Constantino Suárez).

La llamada Primera Brigada Expedicionaria asturiana (en origen 2ª Brigada asturiana), llegó a Euskadi a primeros de abril de 1937. El 12 de ese mes contraatacó en el Macizo de Altún, quedando en el frente alavés y combatiendo en esos días en la zona de Durango y más tarde en las proximidades de Rigoitia. A finales de mayo pasó al frente tomando posiciones en el Cinturón de Hierro y en las estribaciones del monte Bizkargi. El 11 de junio resultó muy castigada durante el asalto rebelde contra Urkullu, operación preliminar de la definitiva ruptura del Cinturón de Hierro. La Brigada resultó diezmada y desarticulada por los combates en los que participó. Para el 16 de junio la Brigada disponía de 1.191 hombres (419 en el batallón 223, 380 en el 228, y 392 en el 234). En total, sus bajas en Bizkaia entre muertos, heridos, enfermos, y desaparecidos, ascendían a una tercera parte de los efectivos llegados.
El primer batallón de la Brigada era el 223 y actuó en Dima, situando su Comandancia en Zeánuri. Más tarde actuó por Durango, Rigoitia y fue desarticulado por el ataque franquista en Urrusti-Gaztelumendi, durante la ruptura del Cinturón de Hierro los días 12 y 13 de junio.
El batallón 228 se distinguió en los combates librados en las proximidades de Rigoitia. Como las otras dos unidades de la Brigada resultó muy castigado durante los combates por el Cinturón de Hierro. El 13 de junio la unidad tuvo que replegarse ante el intenso ataque enemigo, sufriendo numerosas bajas. El día 15, el 228 estaba reducido a 380 hombres y apartado de primera línea.
El batallón 234 combatió entre el 13 y el 16 de abril en la zona de Urkiola-Sabigain, sufriendo numerosas bajas. En mayo peleó en Múgica y Bizkargi. El batallón fue muy castigado en la ruptura del Cinturón de Hierro y diezmado por los avatares bélicos. Desde su aparición hasta el 1 de septiembre de 1937 sufrió la impresionante cifra de 343 muertos y desaparecidos.
La Brigada (1ª de Asturias en origen) salió hacia el frente vasco, junto a la Primera Expedicionaria, el 4 de abril. Protagonizó el victorioso contraataque sobre el Sabigain el 12 de abril y tras operar al norte de Otxandiano, por Durango, y en Peña Lemona, la Brigada pasó a Balmaseda a primeros de junio. Operó como reserva del Cinturón de Hierro, aunque la Segunda Brigada Expedicionaria se libró del castigo sufrido en el mismo por otras unidades asturianas.
El primer batallón de la Segunda Brigada Expedicionaria era el numerado inicialmente como 8º de Asturias. El 12 de abril destacó en el contraataque que recuperó el monte Sabigain, capturando armamento y prisioneros de un batallón del Regimiento San Marcial. Tras actuar en la zona de Urkiola el 208 batallón pasó, junto al resto de la Brigada, a Durango, en cuyas inmediaciones combatió a principios de mayo, tras la caída de la localidad en manos del ejército rebelde. Después actuó por la zona de Amorebieta, participando a principios de junio en la lucha por la Peña Lemona. El 2 de junio, al batallón 208 le tocó avanzar por el flanco derecho hacia la cota 365, pero su avance fue detenido al pie del risco por granadas y fuego cruzado. El 24 de junio combatió en San Pedro de Galdames junto a uno de los batallones recién llegados de Asturias, el 33 de la 8ª Brigada, sufriendo entre ambas unidades unas 70 bajas. Con posterioridad, el 208 siguió combatiendo en el Frente Norte y consta que desde su creación como tal batallón hasta el 1º de septiembre del 37, llevaba 163 muertos en campaña.

1332329623358_5

Dinamiteros asturianos. (Fotografía David Seymour).

El segundo batallón de la Brigada era el 225. Llegó a Bizkaia el 5 de abril y destacó en las mismas acciones iniciales del 208. A principios de junio combatió en Peña Lemona. Acabó desapareciendo fruto del desastre en que acabó la campaña del Norte para las fuerzas republicanas.
El batallón 243 llegó también el 5 de abril, y su trayectoria combativa vasca corrió pareja a la de sus compañeros de Brigada. El 29 de abril sufrió un bombardeo aéreo en Erletxes, y en la primera mitad de mayo combatió en la zona entre el Bizkargui y Amorebieta. Tras la retirada del frente vasco, en julio del 37 contabilizaba sólo 19 muertos y 18 desaparecidos, la mayor parte caídos en la campaña vasca.
La Tercera Brigada (3ª de Asturias en el III Cuerpo de Ejército) salió hacia el frente vasco el 27 de abril, entrando en fuego en la zona de Durango el día 30. Dos de sus batallones fueron asignados a la zona de Amorebieta, y un tercero a la de Miravalles. Sus unidades combatieron por Ajurias, Zugastieta, Mungía, Lemona y en la lucha que precedió la caída de Bilbao. Desapareció en la campaña final del Frente Norte.
El batallón 213 actuó en Bizkaia y se saldó con numerosas víctimas, tras combatir en las proximidades de Gernika y Lemona. Hasta el 1º de agosto había sufrido desde su constitución 108 muertos y desaparecidos en campaña.
El batallón 216 distinguió en Bizkaia en la zona de Zugastieta en los primeros días de mayo. Llevaba 55 muertos hasta el 1º de agosto de 1937.
El batallón asturiano número 230 llegó a finales de abril de 1937, sufriendo sus primeros caídos el día 30 en el frente de Durango. Destacó en la lucha por Ajurias y Zugastieta a principios de mayo y más tarde en los combates por Lemona.
La IV Brigada Expedicionaria fue la última asturiana enviada al frente vasco en abril de 1937. Llegada a Biakaia participó en la batalla por el Sollube, destacando el batallón 212 por su combatividad, mientras el 252 fracasaba al perder la cumbre tras ser sorprendido por tropas moras de la V Brigada de Navarra.
Tras los combates del Sollube la Brigada quedó reducida a dos tercios de sus efectivos originales. El 3 de junio se situaba en el Cinturón, reuniendo sus tres batallones 1.100 hombres. El 212, el más castigado por la lucha, sólo contaba con 316 combatientes.
El batallón asturiano 212, brilló en los combates del Sollube, donde recuperó una cota al asalto. Hasta el 1º de julio el batallón sufrió 81 muertos y 11 desaparecidos. De acuerdo con los datos que tenemos casi la mitad de ellos habían caído en Bizkaia.
El batallón 231 combatió en las zonas de Morga, Sollube y en la batalla que siguió a la ruptura del Cinturón. Hasta principios de julio sufrió, desde su constitución, 121 muertos y desaparecidos, al menos la tercera parte fueron baja en Bizkaia.
El batallón 252 entro en combate en el Sollube y resultó desafortunada, al verse sorprendida por los moros de un experimentado Tabor de Regulares del ejército rebelde. Siguió luchando hasta junio sufriendo duras bajas los días de la ruptura del Cinturón de defensa de Bilbao. Hasta el 1º de agosto del 37 la unidad sufrió 53 muertos y desaparecidos.
Además de las cuatro Brigadas Expedicionarias citadas, la ayuda asturiana a Bizkaia anterior a la ruptura del Cinturón de Hierro, incluyó una serie de pequeñas unidades de Sanidad o Servicios. La única de relieve identificada fue la “Compañía Mixta de Sanidad Militar número 11. El 14 de mayo la compañía fue sorprendida en Amorebieta por el bombardeo de la aviación rebelde, que le ocasionó seis heridos. El 18 de mayo la compañía tenía trabajando a 20 hombres en la localidad de Lemona. Al día siguiente una sección de camilleros participó en el auxilio de las víctimas del bombardeo sufrido en Galdakao, donde el hundimiento de un refugio provocó 13 muertos.
Dados los trágicos sucesos y los combates con la pérdida de bajas en el ejército asturiano, son enviadas a Bizkaia 5 nuevas brigadas , que por orden de llegada fueron las 16ª, 10ª, 8ª, 3ª, y 15 (ésta última mixta de asturianos y cántabros). Más tarde se les unieron las últimas Brigadas Asturianas (números 10, 3 y 15) enviadas como refuerzo de las diezmadas en combate.
En resumen, una autentica riada de sangre asturiana corrió por nuestros montes y prados. Muchos combatientes muertos fueron recogidos por sus compañeros, pero otros se dejaron en retirada. Muchos de esos cuerpos fueron enterrados, incluso días después, por vecinos de la zona en improvisadas fosas. Algunas se recuerdan donde están y otras se han perdido para siempre.
A modo de ejemplo, el Gobierno Vasco tiene un listado de fosas en Bizkaia, donde según datos que obran en su poder, tenemos noticias de algunas fosas donde se encuentran soldados asturianos.
En Libao hay dos fosas donde se encuentran en una 5 milicianos asturianos y en otra una miliciana asturiana. También se cree que en las otras dos puedan contener también enterramientos individuales de milicianos asturianos.
En el monte Burgueño en Karrantza hay lo que llaman un cementerio de milicianos asturianos sin saber cuantas fosas y cuerpos hay en ellas.
En el barrio de Arteta-Ordañe de Galdakao, en terrenos del caserío conocido como Barrenengo-Etxebarria, exíste una fosa con el cuerpo de un miliciano asturiano de identidad desconocida fusilado allí mismo.
Analizando la lista de Luis Miguel Cuervo vemos la mortandad de los combates citados, 583 muertos en los frentes de Bizkaia; 56 muertos en Monte Sabigain, 4 en Peña Lemona, 12 en el monte Sollube, 43 en el monte Kañometa, etc.

Esta claro que esos son los nombres de los cuerpos recuperados o por lo menos identificados que allí estuvieron, ¿pero que paso con el resto?. Hoy en día se cree que fueron alrededor de unos 10.000 milicianos asturianos los que dejaron la vida en combate, de los cuales alrededor de 1000 podrían haber muerto en Bizkaia, incluso más.

LAS FOSAS COMUNES ASTURIANAS

En el territorio asturiano hay información sobre 343 fosas comunes, de las cuales 25 fosas con un total de 2.454 personas fueron trasladadas al Valle de Los Caídos.
En 17 fosas han desaparecido con los restos de 40 personas exhumadas de mala manera, perdidas o destruidas por obras.
Cerca de 80 personas han sido exhumadas de 27 fosas comunes en los últimos años.
21 fosas corresponden a “fosas de guerra” con combatientes muertos en acciones bélicas o fusilados in situ y enterrados.
De el resto de las fosas no se conoce cuantas personas hay enterradas, algunas pueden ser individuales, otras colectivas con varios cuerpos incluso decenas.
Las grandes fosas de la represión franquista están situadas en los cementerios de Avilés, Oviedo y Gijón.
La mayoría de las fosas pertenece a personas represaliadas por el régimen franquista y una pequeña parte a combatientes muertos en acciones de guerra, conocidas como “fosas de guerra”. Todas pertenecen al bando republicano porque las del bando nacional fueron exhumadas inmediatamente después de acabar la guerra y llevadas a los cementerios.
La universidad de Oviedo llevó a cabo el proyecto de elaborar un mapa de fosas bajo la dirección de la profesora de historia contemporánea Carmen García sin ninguna ayuda por parte del Ministerio de Defensa ni del gobierno en general. A pesar de ello los datos se han remitido al Ministerio de Justicia quien ha clasificado y puesto en su base de datos sobre “Mapa de Fosas”.

Clip_27

Mapa de fosas comunes de Asturias. (asturias.es/asunsoci/fosas/)

El listado del compañero Luis Miguel Cuervo incluye también todos los nombres de estas personas identificadas.
No obstante, y aunque se calcula que en Asturias hubo más de 7.000 represaliados por el franquismo, se desconoce el número de víctimas que pueden estar enterrados en ellas, así como cuántas hayan podido ser exhumadas por familiares en años pasados sin seguir los cauces legales.
Desde 2003 en Asturias se han llevado a cabo varias exhumaciones promovidas por asociaciones comprometidas con la Memoria Histórica.
Las primeras ese mismo año 2003, una en Cabañaquinta (Aller) con la exhumación de 2 personas bajo la dirección de J.A. Gutiérrez. La segunda en Valdedios (Villaviciosa), en la que se exhumaron 17 cuerpos en julio bajo la dirección de J. Ortiz y del equipo del antropólogo forense Fco. Etxeberría. Los ejecutados, de ésta ultima fosa, en su mayor parte personal sanitario y otros empleados de un hospital que las autoridades republicanas habían instalado en ese valle, fueron fusilados por las tropas nacionales en la noche del 27 al 28 de octubre de 1937, cinco días después de que se hubiese declarado oficialmente el fin de la Guerra Civil en Asturias. La matanza se atribuye al IV Batallón Arapiles número 7 de la VI Brigada Navarra. Fueron asesinadas esa madrugada entre 18 y 30 personas, en su mayor parte enfermeras, con edades comprendidas entre los 18 y los 50 años.

Clip_26

Fosa de Valdedios. Situación de los 17 esqueletos en la zanja en forma de “L”.              Fotografía Sociedad Aranzadi. Informe de exhumación.

En abril de 2006 en Turanzas (Llanes) se exhumaron 5 cuerpos bajo la dirección de Andrea Menéndez y Fco. Javier de la Fuente. Según los testimonios que han podido recoger los voluntarios del “Foro de la Memoria”, todo indica que el fusilamiento se produjo el 24 de noviembre de 1937.
En el Alto del Acebo (Grandas de Salime) en agosto de 2007 bajo la dirección de Javier Ortíz, arqueólogo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, excavó “fosa de guerra” donde se exhumaron 12 cuerpos de dos fosas diferentes, nueve en la primera y 3 en la segunda. Todos eran soldados republicanos del Batallón Galicia asesinados por miembros de Falange y de la Guardia Civil en octubre del año 1937 en Fonsagrada (Lugo).
En Pasada de Zóbilo en Pandiello (Cabrales), en julio de 2007 se exhumaron bajo la dirección de Jorge Conde 2 cuerpos de una fosa. Correspondían a dos militantes del PCE asesinados en 1938 por agentes de la Guardia Civil de Carreña.
En marzo de 2008 en Areces se excavó otra “fosa de guerra” bajo la dirección de Lourdes Herrasti. En esa fosa individual se realizó la exhumación de Candido Saseta Etxebarría, comandante en jefe del Ejército de Euzkadi (Eusko Gudarostea). Fue enterrado el 23 de febrero de 1937 posiblemente cerca de donde murió. En la misma área aún están por exhumar varias “fosas de guerra” con los restos de entre 80 a 100 gudaris (soldados), muchos de ellos muertos en combate y otros asesinados a bayonetazos cuando estaban heridos.
En noviembre de 2009 en la fosa de Cabacheros, Felechosa (Aller) se exhuman 34 cuerpos bajo la dirección del arqueólogo Oscar Blázquez.
En el Monte Espín (Oumente) se exhumó 1 cuerpo de una fosa individual bajo la dirección de Hector René Pacheco en julio de 2010. Era Pedro Pérez Cadenas, natural de Luiña (Tormaleo, Asturias) y vecino de Villaoril (Ibias), de 23 años de edad. Su historia nos dice que tras la entrada de las tropas franquistas en el concejo de Ibias, Pérez Cadenas huyó al monte junto a varios vecinos de las aldeas de la zona y a principios de agosto de 1938 fue apresado por fuerzas del ejército en un paraje conocido como Regueira de Trabanco, cuando estaba en compañía de otros dos huidos, Marcelino Barrero y Francisco Méndez, que consiguieron escapar. Sus captores le trasladaron al paraje de El Espín, donde fue asesinado y enterrado en una fosa que él mismo cavó el 4 de agosto de 1938.
Actualmente hay controversia con alguna fosa que se quiere exhumar, ya que algunas asociaciones son partidarias de la no exhumación y solo de la identificación y marcación homenaje de la misma, una museización del entorno para recuerdo de todos.

…Y SOLDADOS BIZKAINOS MUERTOS EN EL FRENTE ASTURIANO

Según los datos aportados por Luis Miguel Cuervo y que enumerábamos al principio hay 175 soldados vizcaínos muertos en acción en combates en el frente asturiano. Murieron en acciones bélicas en Cimadevilla (Gijón), Oviedo , Areces, etc.

batallon-euzko-indara

Batallón Vasco “Indara” perdió muchos hombres en Areces (Asturias).

Es verdad que la aportación bizkaína y vasca fue humanamente inferior a la que recibieron los vizcaínos en el frente norte por parte de milicianos asturianos. La diferencia de muertos es abrumadora. Las “fosas de guerra” de asturianos en Bizkaia y vizcaínos en Asturias compartieron algo en común, la lucha por la libertad, la lucha por la una república democrática y legalmente establecida.
Y a fecha de hoy, octubre de 2015, aún estamos pendientes de la exhumación de los casi 100 soldados vascos enterrados en Areces, en un prado de la verde Asturias con varias “fosas de guerra”. Puede que el problema sea el dinero como siempre, pero también que junto a los gudaris vascos haya soldados asturianos que sus vecinos quieren dejar sin exhumar. Si no se sacan difícilmente podremos saber quienes son unos u otros. Después vendrán los monolitos, porque los homenajes conjuntos ya son una realidad.

(*) Luis Miguel Cuervo Fernández (Las Segadas, Ribera de Arriba, 1961). Es nieto de un comunista exiliado, lo que influyó notablemente en su trayectoria personal. Socio fundador del Grupo de Investigación Frente Norte y la Asociación Todoslosnombres de Asturias, cuya presidencia desempeñó entre los años 2006 y 2010. Como experto en la Guerra Civil, la represión franquista y la Segunda Guerra Mundial y usuario habitual de una buena parte de los archivos relacionados que existen en Europa, es investigador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (A.R.M.H.) y asesor de Trece Rosas de Asturias y de varios organismos e instituciones. Colaboró en la localización de cientos de desaparecidos durante la contienda y los años posteriores a ésta, formando parte de los equipos que llevaron a cabo las investigaciones previas a las exhumaciones de Turanzas-Llanes (Foro por la Memoria), El Acebo-Fonsagrada (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica) y Areces-Las Regueras (Sociedad de Ciencias de Aranzadi). Autor de la obra “ Guerra civil, Franquismo y represión en el concejo de Salas”. José Barreiro-KRK. 2014 e “Historia del Ejército Popular en Asturias. Voluntarios del primer día”, enciclopedia inédita integrada en cuatro tomos, en cuya investigación y posterior redacción empleó catorce años, intervino en numerosas conferencias, mesas redondas, congresos y charlas, actuando como asesor en numerosos libros y documentales.
Podéis solicitar su envío vía email.- lmcuervo@telecable.es

FUENTES CONSULTADAS

Memoriahistorica.org.
Asturias.es/asunsoci/fosas/
Euzkadi y el Norte Republicano. Las Brigadas Asturianas y Santanderinas en el frente vasco. Vargas Alonso, Francisco M. Vasconia. 38, 2012
Información relativa a la exhumación de Cándio Saseta Etxeberria en Areces (Asturias) 2008. Sociedad Aranzadi.
Exhumaciones llevadas a cabo en España desde 2001 a 2012. Sociedad Aranzadi. Diciembre 2012.
La memoria recuperada. Informe relativo a los restos humanos hallados en la fosa de Valdediós. (Asturias). Sociedad Aranzadi.
Lista de fosas en el Principado de Asturias – 15Mpedia
Elblogdeacebedo.blogspot.com
euskolurra.eu
El país 28 de julio de 2013.
El Comercio digital 30 abril 2006.
El Comercio.es 22 octubre 2014.

” FOSAS DE GUERRA”

Correje militar (Joseba Diéguez)

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.
Bilbao.

Con el término “fosas de guerra” denominamos a los enterramientos de soldados caídos en combate. Las causas pueden ser varias.

En primer lugar la accidental, tipo de enterramientos que se produjeron en los lances del combate en el que las bombas de artillería o bombardeos aéreos caen cerca de soldados y que al explotar causan la ocultación del cuerpo o restos del mismo sin conocimiento del resto de compañeros. No es la primera vez que al hacer obras o ahora más recientemente en la búsqueda deliberada de combatientes por asociaciones de la Memoria Histórica o campañas arqueológicas, aparecen restos de soldados dispersos por varias zonas sin saber en un primer momento si pertenecen a una persona o varias.
La segunda causa de enterramiento sería provocada por los propios compañeros en pleno combate, con la intención más tarde de desenterrar el cuerpo. Sin embargo por alguna u otra causa el cuerpo se “olvida”  y se da por desaparecido. Los que le enterraron o mueren o son hechos prisioneros y tiempo después no se acuerdan donde le enterraron.
Y la tercera causa es la que el soldado, herido o sin heridas, es hecho prisionero y en el mismo lugar es ejecutado y pasado por las armas por el ejército enemigo. Su cuerpo solo o en compañía de otros soldados es lanzado al fondo de un agujero y tapado sin contemplaciones para ocultar el crimen de guerra. Se solían aprovechar las propias trincheras, agujeros causados por las bombas, vaguadas, zanjas, oquedades o simas naturales para hacer la fosa. Podía suceder incluso si se estaba cerca de núcleos habitados que estos cadáveres ejecutados los enterraran los vecinos y que por miedo no se dijera donde había cuerpos enterrados. Con el paso de los años en algunos casos la memoria de estas personas volvió y se pudieron recuperar los restos.
Hecha la clasificación vamos con los ejemplos de los casos que tenemos en los últimos años.

EL SOLDADO DE LA BATALLA DEL EBRO.

En el año 2011 arqueólogos del Incipit – CSIC (Instituto de Ciencias del Patrimonio y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas) estaban excavando una serie de fortificaciones de la guerra civil en el frente norte del Ebro, concretamente en las afueras de La Fatarella (Tarragona).
Allí hay una serie de fortificaciones y trincheras levantadas por el ejército republicano. El lugar es un campo importante de batalla, donde luchó el XV Cuerpo del Ejército de la república comandado por el Teniente Coronel Manuel Tagueña de tan sólo 25 años. Su misión en noviembre de 1936 era frenar el avance rebelde y facilitar la retirada ordenada de tropas republicanas.
Una de las fortificaciones excavada es la conocida como Reïmats y toda una red de trincheras recorre la parte alta del cerro. Cuando comenzaron a limpiar las mismas se encontraron una “fosa de guerra” con los restos óseos de un soldado.
Se sabe, gracias a la excavación y posterior exhumación del cuerpo, que el soldado cayó muerto por metralla de la explosión de un proyectil.

La Fatarellasmall

Arqueologia de la Guerra Civil Española. Guerraenlauniversidad.blogspot.com

Un fragmento le seccionó el fémur derecho y se incrustó en el hueso. Además 9 fragmentos más de metralla se alojaron en el interior de su pecho también en el lado derecho. Además debido a la explosión del proyectil se le seccionó la mano del mismo lado a la altura de la muñeca. Parece ser que la muerte le vino casi instantáneamente porque el cuerpo cayo de espaldas con todo el equipo completo que nadie se preocupó de recoger: cinturón, chaqueta, macuto, bolsa de costado, 3 cargadores sin usar de fusil Mosin Nagant, 2 granadas de mano de fragmentación polacas, escudilla para el rancho, una taza de metal, botella de vidrio, ect. No se sabe si fueron sus propios compañeros los que le enterraron o fue la propia explosión la que le echo tierra encima.
El soldado defendió la posición arriesgando su vida en aquella encarnizada lucha y quedó sepultado en aquel lugar en pleno combate.

LOS GUDARIS DEL CINTURON DE HIERRO DE BILBAO (BIZKAIA)

A finales de agosto de este año 2015 en Marmiz, Mendata (Bizkaia) se hacía la exhumación de un cuerpo enterrado en una de esas “fosas de guerra”. Su nombre era Pedro Uriguen Perea de Etxano (ahora Amorebieta-Etxano. Bizkaia) de 25 años y pertenecía al batallón Otxandiano del Eusko Gudarostea (Ejército de Euzkadi). Su historia nos cuenta que durante el bombardeo nacional sobre Durango cayó herido en la rodilla por metralla.
A pesar de sus heridas llegó hasta la zona de Marmiz, donde fue recogido por unos vecinos que le ocultaron en el caserío. Finalmente los rebeldes pasaron la zona y fue hecho prisionero donde estaba oculto tratando de recuperarse de sus heridas. Un soldado nacional, posiblemente un suboficial u oficial del ejército franquista, tratando de hacerse el héroe ante sus soldados, sacó su pistola reglamentaria y se la puso en la cabeza. El rebelde sabía perfectamente por el uniforme y las insignias que llevaba, que el soldado era un gudari (soldado vasco) y que para los nacionales todo lo vasco era “separatista” y “antiespañol”. Le quiso obligar por dos veces que dijera “ Viva España” y por dos veces obtuvo el silencio como respuesta y a la tercera en una explosión de valentía y arrojo viendo que su fin era inmediato, dijo en alto “ Gora Euskadi Askatuta” (Viva Euskadi Libre) e inmediatamente le descerrajó un tiro en la cabeza matándolo allí mismo.

imtfs3

Pedro Uriguen Perea (fotografía familiar)

Otros soldados y vecinos que se encontraban en un caserío cercano lo vieron todo. Quienes le escondieron le enterraron, recogieron sus pertenencias y las hicieron llegar a sus familiares, quienes supieron siempre donde estaba enterrado. De hecho cada cierto tiempo visitaban su tumba y le ponían flores.
El grupo Karraderan y el Ayuntamiento de Larrabetzu (Bizkaia) vienen desarrollando una serie de trabajos en  colaboración de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco, trabajos para dar con los cuerpos de los gudaris desaparecidos durante la Guerra Civil. En las últimas fechas se han localizado dos enterramientos en relación a las estructuras defensivas conservadas del “Cinturón de Hierro” con la existencia de restos humanos de la Guerra Civil que van a ser investigados en las próximas fechas mediante la correspondiente exhumación siguiendo el protocolo del Gobierno Vasco.
En agosto la sociedad Aranzadi exhumó el primer cuerpo que corresponde con Pedro Uriguen en presencia de sus familiares y hoy espera la prueba definitiva de identificación por ADN para ser entregado de forma definitiva.
El segundo cuerpo será exhumado en breve, tal vez dentro de unos días y si nos es posible allí estaremos. Su descubridor Alberto J. Sampedro también halló la siguiente “fosa de guerra”.
Este hallazgo ya lo contamos en estas mismas páginas en el mes de julio. Ver el artículo “ El Gudari (soldado) de Peña Lemona” , donde nos narra la historia de Hilario Blanco Reguero soldado del batallón nº 28 de UGT desaparecido en combate en torno al 3 de junio de 1937 en la batalla de Peña Lemona (Lemoa-Bizkaia) contra el ejército rebelde.
Alberto J. Sampedro investigador de la sociedad Aranzadi durante los trabajos de los campos de trabajo internacionales para el acondicionamiento y limpieza de la red de trincheras en ese monte, descubrió los restos del soldado enterrado. Cuando se exhumó el cuerpo se descubrió la placa de identificación del soldado con el número 72865 que correspondía al soldado desaparecido.
La causa de la muerte a primera vista fue por el impacto de metralla explosiva de algún obús justo al comenzar la batalla y en la cual no pudo ni disparar un solo tiro. Se desconoce si fue accidental el enterramiento por causas de la explosión o si bien “alguien”  lo tapó con tierra en el mismo lugar y posición en que cayó muerto.
A escasos 50 metros de ese soldado apareció en el año 2011 otro muerto el mismo combate. Los restos se encontraban en muy mal estado y cuando se realizó la exhumación faltaban partes importantes del cuerpo. Con toda seguridad la roturación forestal para la plantación de pinos destruyo parcialmente el enterramiento. Llevaba correajes militares con el emblema del Eusko Gudarostea (Ejército de Euzkadi) y munición de origen checo. Junto a el se halló un obús de artillería de 75 milímetros y fragmentos de metralla. No se ha podido identificar por carecer de chapa de identificación militar.

Correje militar (Joseba Diéguez)

Correaje, hebilla y cartucheras con munición (fotografía Joseba Diéguez).                    Informe de exhumación.

Y por último el que se descubrió en el monte Ganzabal (Amorebieta-Etxano) en una trinchera de la guerra civil llamada “cota 333”.
Los combates en torno a la cota 333 (Ganzabal) y sus alrededores comienzan el día 30 de Abril de 1937 cuando fuerzas de la IV Brigada Navarra vencían la resistencia que fuerzas republicanas oponían en el nudo de comunicaciones de Urrutxua, pequeña encrucijada de caminos situada en el límite con Muxika, cerca del barrio Albiz en Mendata.
El principal objetivo de los rebeldes era la toma de Amorebieta-Etxano y para ello seguía el eje de las carreteras Durango-Bilbao y Gernika-Amorebieta.
El día nueve de mayo de 1937 comienza el gran ataque de los rebeldes sobre las cotas 333 y 329 que finalizarán el 19 con ataques y contraataques continuados de día, pero sobre todo de noche, por ambos bandos enfrentados. La trinchera de la cota 333 dejó varios cuerpos enterrados, pero hasta el momento sólo se ha localizado uno.
En esta trinchera en el año 2008 un vecino de Muskiz (Bizkaia) llamado Alfredo Irusta, aficionado a la búsqueda de materiales de la guerra civil con detector de metales comunicó el hallazgo de el infatigable investigador Alberto J.Sampedro, quien descubrió una chapa metálica de identificación militar con el número 71228 asociada a unos restos humanos.
Consultados los archivos correspondientes se conoce que corresponde al miliciano del batallón Dragones, Eloy Bengoechea Lecuona. En el fondo “Registro central de fallecidos en campaña” dice que era natural de Fuenterrabía (Guipúzcoa), tenía 30 años de edad y tranviario de profesión, casado y con un hijo. Dice que falleció el 9 de mayo de 1937 en Euba y que no se conoce donde esta enterrado.
Afortunadamente este soldado desaparecido ya esta con sus familiares.

fondo00-1

Mapa fundación Sabino Arana. Cinturón de Hierro-Bilboko Burdin Hesia. (cinturondehierro.net).

Hay más casos de hallazgos de restos de soldados muertos en los combates que hubo en torno al “Cinturón de Hierro”,  fortificación defensiva que protegía Bilbao del los rebeldes.
En el monte Sabigaín (Mañaria) el citado buscador de material de la guerra civil, Alfredo Irusta, encuentra en el año 2004 restos humanos y calzado militar.
En el libro “El abrazo de los muertos” de José Arreche, se describe el enterramiento del que fueron objeto muchas personas fallecidas en el monte Sabigain en abril de 1937.
Y aún quedan otras “fosas de guerra” en torno a la defensa de Bilbao y Bizkaia que no se han exhumado.
En Libao (Arrieta) donde se contabilizan 4 fosas con ocho personas, 6 de ellos milicianos asturianos. En 2004 se hicieron sondeos para su localización pero resultaron nulas.
En el monte Burgueño (Karrantza) hay una serie de fosas que corresponden con un cementerio de milicianos asturianos.
En el monte Santa Lucia de Elorrio, según el testimonio de un vecino, en ese lugar fueron fusilados y enterrados un oficial y un soldado del Ejército de Euzkadi, tras haber sido detenidos por las tropas franquistas en abril de 1937.
En el barrio de Arteta-Ordañe en Galdakao, donde según varios testimonios, en los terrenos del caserío conocido como Barrenengo-Exebarria, existe una fosa con el cuerpo de un miliciano asturiano de identidad desconocida. Este miliciano había sido escondido por la familia propietaria del caserío durante unos meses, pero finalmente su presencia fue delatada, siendo apresado y fusilado allí mismo.
En el barrio de Alcero en Sopuerta, en el caserío Jáuregui , la propietaria del terreno en que esta la fosa informa, que tras la caída de Bilbao, se instaló en dicho caserío el puesto de mando de una compañía perteneciente a un batallón vasco. Después de un tiroteo con las tropas franquistas y del abandono de la posición por parte de las fuerzas vascas, aparecieron los cuerpos de tres milicianos en los terrenos de su propiedad. Se dio conocimiento a las autoridades municipales, pero, ante la pasividad de éstas, el padre de la informante decidió inhumar los cuerpos allí mismo. Uno de los fallecidos llevaba una carta dirigida a una familia de Barakaldo. En junio de 2012 la sociedad Aranzadi realizó búsqueda durante dos días sin aparecer la fosa.
En los terrenos del caserío Arguiñeta en Zamudio, la propietaria informa de la existencia de un enterramiento individual en terrenos de su propiedad. Conoce la existencia de dicho enterramiento debido a que fue su padre quien inhumó el cadáver, que pertenecía a un combatiente del que únicamente supieron, a partir de la documentación que portaba, que procedía de Galdakao.
En el monte Abril- Ganguren (Bilbao) se conoce la existencia de por lo menos 2 fosas. En ellas pueden estar los restos del capitán del Batallón “Rebelión de la Sal”, Gumersindo Jáuregui, fallecido en las inmediaciones del Monte Abril el 13 de junio de 1937 junto a otros soldados y milicianos.
El cordón montañoso que discurre entre los montes Abril y Ganguren se vio sometido a una gran actividad bélica en los días previos a la entrada de las tropas franquistas en Bilbao. Tanto los bombardeos como los combates dejaron más de un centenar de muertos y muchos de sus cadáveres fueron enterrados en improvisadas fosas.

LOS SOLDADOS DEL FRENTE DE LEVANTE.

También tenemos los hallazgos recientes de dos soldados desaparecidos en el Frente de Levante y que han sido hallados este mes de septiembre durante el Curso de Arqueología y Antropología Forense organizado por el Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica (GRMH) y expertos de la Universidad Complutense de Madrid. El lugar donde han aparecido es el conocido como Hospital de la Sangre en Abejuela (Teruel).
A este hospital se traían los heridos en combate del llamado Frente de Levante, campo de operaciones militares durante la guerra civil entre Castellón y Teruel. Lo defendieron soldados republicanos valencianos y aragoneses contra italianos y rebeldes franquistas en la Sierra de Toro (Castellón).
El rebelde general franco desató la batalla de Levante en esta zona como combate final contra los ejércitos de la republica y el 13 de junio de 1938, eligiendo como objetivo principal la toma de Valencia en breves días a través del eje de comunicaciones Teruel- Sagunto.

soldados hospital de sangre. Albejuela

Uno de los soldados hallados en el Hospital de Sangre. (El Periodico de Aragón 11.09.2015)

En el año 2014 ya se hallaron 4 cuerpos, concretamente en el collado de la Salada que fueron exhumados. Tres de los cuatro tenían alrededor de 15 años segun los estudios forenses.
Este año 2015 el hallazgo del “Hospital de Sangre” se realizó los últimos días del campo de trabajo, por lo que a simple vista la localización de los dos soldados puede indicar una fosa común con un número indeterminado de personas aún enterradas.
El hospital se creo en el año 1938 y fue la propietaria la que dio la voz de alarma e indicó la posibilidad de que allí hubiera restos humanos.
De momento se desconoce cuantos hay en la fosa y las causas de la muerte, bien por enfermedad o ejecución sumarísima.
Sin embargo no son los únicos restos de soldados aparecidos en la provincia castellonense, ya que en el término de Bejis también han aparecido numerosas fosas y restos en la zona conocida como Peña Juliana. Dicho lugar ha pasado de tener 8 fosas registradas a más de 20, lo que indica un escenario “funerario” militar aún mayor

TRAS LA BATALLA DE TERUEL.

En octubre de 2009 halló una “fosa de guerra” en Rubielos de Mora (Teruel) con 2 soldados. Se esperaba hallar la fosa de los 46 soldados republicanos de la 84 Brigada Mixta que fueron fusilados por sus superiores por negarse a volver al frente después de 30 días combatiendo cuerpo a cuerpo en las calles de Teruel.

En junio de 2010 se exhumaron los 2  cuerpos hallados y quedó pendiente la busqueda de nuevas “fosas de guerra”  para tratar de localizar la que alberga los 46 fusilados. En 2011 se hayaron dos nuevas fosas cercanas a la anterior en el lugar del pinar de Piedras Gordas, no conocidas hasta ahora. Sin embargo solo en una se centraron los trabajos del historiador Pedro Corral y el trabajo de la empresa Cóndor Georadar en colaboración de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. A través de fotografías aéreas de infrarrojos y un georadar han sido determinantes para hallar la fosa.

2010-05-21-22-23-exhumacion-en-rubielos-de-mora-aranzadi-fotos-arico-miguel-angel-capape-355

Fosa  Rubielos de Mora (Teruel). (fotografía de ARICO- Miguel Angel Capapé).

El historiador, Pedro Corral narra estos hechos en el libro “Si me quieres escribir. Gloria y castigo de la 84º Brigada Mixta”.
…”la mayoría de ellos eran valencianos. Estaban exhaustos después de 30 días en primera línea, “soportando temperaturas de 20 grados bajo cero con alpargatas, combatiendo casa por casa en las calles de Teruel. La gran mayoría de ellos eran voluntarios alistados a las milicias que “habían llevado su compromiso con la República más allá de lo normal. Tras la rendición del coronel Domingo Rey d’Harcourt, jefe de la guarnición sublevada, el 8 de enero de 1938, el mando republicano promete un merecido permiso a los “héroes de Teruel”. Un descanso que llega el 16 de enero, con la orden de desplazarse a un convento de Rubielos de Mora. Tras una marcha de 56 kilómetros a pie, la Brigada llega el día 17 a Rubielos, donde apenas 48 horas después recibe la contraorden de volver al frente.
Unos 600 hombres del primer y segundo batallón, el “Azaña” y el “Largo Caballero”, se sublevan contra la injusta anulación del permiso. Tras engañar a los amotinados con la promesa de que quienes entregasen las armas serían enviados a casa, ,son detenidos 130 soldados.
El teniente coronel Andrés Nieto, un miliciano que había sido alcalde socialista de Mérida, idea un castigo ejemplar al ordenar que “60 detenidos, uno por cada 10 de los amotinados, fueran fusilados, pero 14 lograron escapar. Finalmente, el 20 de enero de 1938, fueron ejecutados 46 militares, tres sargentos, 12 cabos y 31 soldado sin ningún juicio previo”…

A día de hoy seguimos descubriendo y exhumando “fosas de guerra” y comúnes por toda la geografía española.

Las Asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica de todas las comunidades autónomas o provinciales, junto con sociedades y personas individuales, entre las que nos encontramos nosotros, estámos haciendo el trabajo que le corresponde al Gobierno de España. Hay que rescatar a todos los muertos de los dos bandos, en eso no tenemos ninguna duda, si es que aún quedan del otro, ya que Franco se preocupó muy mucho de rodearse de los miles de cadáveres nacionales para su mauseleo de “Los Caídos”, como si  de faraón se tratase. También “secuestro” los restos de los republicanos muertos que pudo de fosas y cunetas sin permiso de sus familiares para rellenar el monumento, que aún había sitio.

Ahora mismo mientras escribimos estas lineas el Gobierno de España, que dirige el PP,  ha puesto dinero de todos los españoles durante los últimos años y aún lo sigue poniendo para rescatar a los soldados muertos en la Union Soviética de la División Azul.  Son más de 500 cuerpos los que se espera repatriar, pero aquí aún estamos sacando nuestros propios muertos republicanos con aportaciones particulares de personas españolas y de asociaciones extranjeras. Sin embargo los más de 800 soldados republicanos que lucharon en el Ejército Rojo soviético no cuentan para la administración.

La Ley de Memoria História solo la cumple el Gobierno del PP con los del bando nacional, herederos políticos de los que hoy mandan.

Lo más triste es que sigan preguntandonos ¿para qué removemos…?

FUENTES CONSULTADAS:

Arqueologia de la Guerra Civil Española. Guerraenlauniversidad.blogspot.com

Elcorreo.com 22 septiembre 2015.

Durangon.com 29 de agosto 2015.

jusap.ejgv.euskadi.eus/r47-contmh2/es/contenidos/informacion/fosas_franquismo/es_fosas2/mapa_fosas_franquismo.html

El Periodico Aragón. 11 septiembre 2015

Levante-emv.com. 27 octubre 2009

Diario de Teruel 21 abril 2011

Eldiariomontanes.es 22 de octubre 2014.

LAS BALAS QUE LOS ASESINARON, PRUEBAS A PIE DE FOSA.

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.
Bilbao.

El artículo que a continuación aparece es de una dureza francamente extrema, no por los motivos políticos que los hicieron y después los ocultaron, sino por las imágenes que nos pueden traer a la memoria de algún amigo o familiar.
En nuestro caso es eso último, un bisabuelo fue asesinado por fusilamiento contra las tapias del cementerio de Ciriego en Santander en 1938.
Sin embargo creemos que ésta información es necesaria, hay que darla a conocer y así no nos olvidaremos nunca de esas personas que por amor a la republica y a la legalidad vigente, se atrevieron a enfrentarse a los rebeldes. Ellos lo pagaron con su vida, nosotros se lo pagaremos con el recuerdo.

ARMAMENTO Y BALÍSTICA USADO EN FUSILAMIENTOS

En esta ocasión vamos a tratar de explicar por medio de los hallazgos localizados con detector de metales, de los materiales de balística y cartuchería dejados por los asesinos en el lugar de sus horrendos crímenes, las fosas comunes. También de los localizados en las propias exhumaciones dentro y fuera de las fosas.
Ya existen algunos trabajos recientes sobre cartuchería localizados en lugares donde hubo combates y tiroteos durante la guerra civil, pero aún nadie ha tratado de poner nombre a las armas y de quienes las usaban, del tipo de balas con las que se les asesinó.

LAS ARMAS DE LOS REBELDES

En este caso vamos a tratar de las armas usadas por el ejército rebelde franquista y grupos paramilitares: falangistas, requetés (carlistas), cedístas , (Confederación Española de Derechas Autónomas, CEDA coalición de partidos políticos católicos de derechas), albiñanístas e incluso algún “patriota” iluminado.
Los cuerpos armados republicanos eran en 1936 el ejército con La Guardia Civil y los cuerpos de seguridad de Guardia de Asalto y Carabineros.
Las armas usadas por el ejercito regular y fuerzas de seguridad en la época de la republica eran de 2 tipos, largas y cortas. Las llamadas largas son los fusiles y las cortas las pistolas y revólveres.
El fusil, mosquetón o tercerola reglamentario en el ejercito en 1936 era el Mauser español fabricado en Oviedo, del calibre 7×57 milimetros, con capacidad para 5 cartuchos. 

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Fusil Mauser modelo 1896. (Bryan986 wikipedia)

La pistola era de tipo semiautomático, había que montarla primero para el primer disparo. Llevaba cargador interno de entre 6 y 12 disparos.
La pistola Astra 400 modelo 1921 fabricada en Gernika (Bizkaia), era reglamentaria entre la oficialidad del ejercito y Carabineros, pero había otras marcas reglamentarias según los cuerpos.
La pistola Astra 900 calibre 7.63 milímetros era reglamentaria de la Guardia Civil y Guardia de Asalto. También la Guardia Civil tenía como reglamentaria otro modelo de pistola, la Star modelo 1920 del calibre 9 milímetros y modelos 1922 y 1923 del mismo calibre 9 milimetros largo. Además tenían asignadas algunas unidades de pistolas ametralladoras de la marca Astra modelos 901, 902, 903 del calibre 7.63 milímetros y 904 (F) del calibre 9 milimetros largo.
Los pistoleros falangistas preferían la Astra 300 de 9 milimetros corto y 7.65 milímetros, más fáciles de acceder a ellas.

250px-Astra_400

Pistola semiautómatica Astra 400. (Wikipedia)

Los revólveres usados más comúnmente por el bando nacional eran de dos tipos: el reglamentario y el civil. El ejército y la Guardia Civil tenían asignado el revolver tipo Smith & Wesson modelo 1884 fabricado en Eibar por Orbea Hermanos. También se conoce el que hacía otra empresa vasca llamada Biestegui, pero no se conoce uso reglamentario por ningún cuerpo militar o policial concreto, aunque lo más probable es que fuera de tipo civil.
Los grupos incontrolados de paramilitares falangistas, albiñanístas, requetés, cedístas y otros, tenían acceso a ese tipo de armas por ser legal su venta a particulares y no había un control especifico sobre las mismas.

El fusil oviedo lo llevaban tanto el ejército regular como la Guardia Civil, ya que es un cuerpo policial militar por mucho que se llame civil.

Munición

Depósito de munición Mauser 7×57 milímetros. La mayoría llevan marcaje PS y año 1918. (foto propia)

Las fuerzas paramilitares afines a al golpe de estado usaban el mismo tipo de fusil, suministrado por el propio ejercito rebelde y los cuarteles afines al golpe.
Las fuerzas militares republicanas también usaron este fusil por ser el reglamentario y las milicias civiles en cuanto les fue posible, por desarmar al enemigo, requisa de cuarteles militares y mas adelante por la importación de fusiles de países amigos como Checoslovaquia, Polonia, Mexico, etc.
Sin embargo el fusil que mas se uso en la contienda por parte republicana fue el Mosin Nagant modelo 1891 del calibre 7.62 milímetros. También usaron el Lebel frances calibre 8 milímetros y cuantas armas cayeron en su poder ya que el enemigo contaba con el suministrador alemán e italiano que les proporcionaba grandes cantidades de fusiles.
El calibre del fusil Mauser es el 7×57 milímetros y el proyectil puede ser de dos tipos, ojival o roma.
En las fosas comunes y a pie de la misma aparecen los cartuchos o vainas disparadas, elaboradas en latón y que a primera vista después de los años tienen color terroso. En el culote del cartucho tienen unas letras en la parte superior, llamada 12 horas, y si el fabricante es español pone FNT (fábrica nacional de Toledo), FNP (fábrica nacional de Palencia), PS (Pirotécnica de Sevilla) MG (Ministerio de la Guerra o un número correspondiente al taller) y en la parte baja, o 6 horas, el número de año de fabricación, 36, 37, 38 etc. Había otros cartuchos en los que por alguna razón no ponía el fabricante.

eusG

Culote de cartucho Mauser 7×57 milímetros. Fabricado en Euzkadi en 1937 (Munición.org)

A veces aparecen los cartuchos completos sin disparar, lo que indica dos cosas, la primera o bien el arma se encasquillo al meter el mismo y tuvo que sacarlo de la recamara para meter otro o bien al recargar el peine de 5 cartuchos, uno de ellos o varios se cayeron al suelo y no fueron recogidos por miedo o por dejadez.
Dentro de la propia fosa también aparecen estas vainas disparadas, pero sobre todo aparecen las balas o proyectiles que los asesinaron.
Lo más normal es encontrarlas bajo los cuerpos una vez exhumados, pero otras veces aparecen dentro de los cráneos reventados. En la exhumación de Estepar recordamos que al sacar un cráneo con suma suavidad para que no se rompiese, de dentro cayó una bala, la que le mato. En muchas ocasiones aparecen restos de proyectiles o enteros alojados en huesos que no llegaron por alguna razón a atravesar.
También aparecen los llamados peines, que no son más que los cargadores de 5 cartuchos del fusil, una pletina de hierro en forma de rail con otra pletina más delgada en el interior a modo de muelle. En Estepar aparecieron 2 dentro de sendas fosas, lo que nuevamente nos indica una actuación precipitada en los asesinatos.
Al recargar el arma y meter los cartuchos por la parte superior hay que empújalos para abajo, quedando la pletina del cargador libre que hay que recoger para nuevamente usarla y reponer los 5 cartuchos. Si no se recoge se cae del arma al suelo. En Estepar cayeron dentro de la fosa sobre los cuerpos aun calientes en un caso y bajo ellos antes de asesinarlos en otro. En ambos casos el asesino no tuvo el coraje de bajar a recogerlo por temor o bien a su superior o al de los propios cadáveres.
El manejo del fusil es simple, para cargar el arma, se echa hacia atrás el cerrojo dejando libre el deposito donde se introducen los cartuchos, se echa el cerrojo para a delante y el sistema empuja un cartucho a la recamara del arma. Cada vez que se dispara hay que hacer otra vez el mismo recorrido, ya que la alimentación del arma es manual mediante abrir y cerrar el cerrojo.
En algunos casos incluso podía darse la posibilidad de que el Mauser se cargara manualmente solo tiro a tiro si no se disponía de cargadores y que cada vez que se disparase la alimentación del arma se hacía manualmente metiendo el tirador el cartucho uno a uno por el lado derecho del arma.

LOS ASESINATOS POR FUSILAMIENTO.

Hablemos ahora del horror de los llamados fusilamientos pero que en realidad no son más que asesinatos ejecutados por un grupo de personas a la vez y que entre ellos hay por lo menos un mando encargado de dar las órdenes, ya sea civil paramilitar o militar según el caso.
Los fusilamientos se hacían de cuatro formas, en primer lugar estaban las “sacas” de establecimientos de reclusión, cárceles, calabozos o cuarteles que acababan tras un traslado en sitios inhóspitos y alejados para realizar los asesinatos.
Luego los “paseíllos” que eran una búsqueda determinada de personas sacadas de sus casas a altas horas de la noche y que culminaban con el asesinato del secuestrado forzoso bajo órdenes siniestras de alguna persona encargada de las ejecuciones extrajudiciales o por grupos de incontrolados sedientos de sangre.
Después están los fusilamientos “judiciales” que acaban con el asesinato del encausado después de un juicio sumarísimo que le condena a la pena capital, días o meses después.
Y por último están los fusilamientos a “pie de trinchera” tras ser capturados o rendirse al enemigo en pleno combate. A éstos habría que añadir los heridos en combate y ejecutados en el mismo lugar donde caen para evitar traslados a hospitales innecesarios para ellos.
Otras veces como en el caso del reciente gudari (soldado) vasco del batallón Otxandiano desenterrado a finales de agosto de 2015 en Mendata (Bizkaia) por la sociedad Aranzadi y que fue ejecutado de un tiro en la cabeza tras negarse por dos veces a decir “Viva España” y en su lugar decir “Gora Euskadi Askatuta” (Viva Euskadi libre).
Los mal llamados “piquetes de ejecución” que en realidad no son mas que un pelotón de asesinos, voluntarios en algunos casos y obligados en otros, estaría formado por un grupo no inferior a 3 personas y no mayor de 8 o 10, aunque hay casos documentados por fotografías, autenticas o recreadas por el régimen, en el que aparecen grupos de entre 9 y 18 personas.

29816381

Postal (todocolección.net) en la que pone “Fusilamiento.. Soldados infanteria Guerra Civil.”

¿Montaje propagandístico del régimen o fotografía real?

Hablemos ahora de las amas cortas usadas, ya que para ellas se las daba un uso más siniestro. Este tipo de arma por su manejo fue usado principalmente para el asesinato a quemarropa o cañón tocante.
En algunos casos los asesinados lo eran por este tipo de forma, sin fusilamiento, con el asesino de pie y el ejecutado de rodillas de espaldas a el con la cabeza inclinada hacia adelante. Otro uso para esta arma era el llamado tiro de gracia, que no era más que el rematar a la victima ya fusilada pero que según los asesinos aún mostraba signos visibles de no haber muerto en el momento o para asegurarse de su exterminio.

DSCF2291

Fosas de Estepar. Individuo asesinado con tiro de gracias en la nuca y sobre su pierna derecha el cartucho disparado de pistola 9 milimetros. (foto propia)

En una de las fosas de Estepar (Burgos) aparecieron este tipo de cartuchos disparados con el tiro de gracia, pero parece que era norma general ya que han aparecido en otras fosas y por desgracia seguirán apareciendo.
Por ultimo dejamos para el final los proyectiles de escopeta, que a pesar de ser contados los casos donde aparecen, parece que era una práctica más a la hora de asesinar.
El cartucho de escopeta como todo el mundo sabe es un cilindro del calibre 12 milímetros de cartón o plástico, este ultimo en época moderna, que en el interior lleva una serie de proyectiles de bolas de medida variada. La cantidad de estos proyectiles depende del número calibrado del perdigón o bolas, a mayor calibre menor número de bolas y a menor calibre mayor cantidad. También el cartucho podía estar solo cargado con la llamada “posta” que es un bloque de plomo único o dividido en porciones, algunas veces más de 4, que al disparar de cerca hace un daño terrible en la carne.
Como arma larga no rayada de uso civil se encontraba en la mayoría de las casas de aquella época para uso de caza, pero que para algunos “iluminados” ansiosos de participar con los facciosos les venía como anillo al dedo para ganar puntos con los rebeldes o cumplir venganzas personales.
El alcance mortal de la escopeta es de unos 50 metros ya que los proyectiles se abren en abanico al disparar. Se puede decir que a más de 25 metros ya es imposible dar en el blanco con calidad y cantidad de impactos agrupados. A más de 50 metros el perdigón ya no tiene fuerza mortal y el número de perdigones en llegar al blanco es nulo.
La escopeta usada para matar es eficaz a menos de 25 metros, por lo que usada para la guerra la hace inútil.
A pesar de ello miles de personas se echaron a la calle con estas rudimentarias armas de caza y en algunos casos incluso mataron con ellas.
Pero el usarlas para asesinar fusilando se ha documentado poco y se ha escuchado y leído mucho. En Estepar apareció uno de esos proyectiles y es el segundo que ha aparecido en fosas en Burgos, lo que indica que no era una práctica habitual, o bien los proyectiles se han degradado con el tiempo hasta desaparecer y no ser encontrados.
¿Que persona se apunta a un fusilamiento con su escopeta de caza?, un iluminado por la patria seguro, un demente también, pero sobre todo un asesino en potencia.

De esos estaban llenos los piquetes de ejecución y los grupos de paramilitares incontrolados falangistas o del credo que sean.

Nuestro respeto a todos los represaliados que estén o han estado en una fosa común por defender la republica legalmente establecida. Y por supuesto a sus familias.

¿NUEVAS FOSAS COMUNES EN ARIJA (BURGOS)?

Clip_32A

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente

Bilbao.

Recientes investigaciones realizadas en la localidad burgalesa de Arija, pie de playa del pantano del Ebro, nos informan de la posibilidad de que 3 nuevas fosas comunes se encuentren en Burgos aún ocultas bajo la tierra, dentro del término municipal.
Dichas posibles fosas no se encuentran señaladas en el listado que la Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos ni en ningún lado, por lo que de ser ciertas las informaciones, serían inéditas.

Clip_32A

Situación aérea del emplazamiento de las tres posibles fosas comunes. (Google Maps).

CONTEXTO HISTÓRICO DE ARIJA.

En Arija en 1933 gano la izquierda las elecciones municipales pero al poco fue sustituida por un gobierno de derechas al ser cesada por mandato del Gobierno Civil. Nuevamente en 1936 con la victoria de la izquierda con el Frente Popular a la cabeza recupera el gobierno municipal que controlará hasta la toma de la ciudad por el ejército rebelde en 1937.
Arija durante la guerra civil se encontraba cercana al frente de guerra y a la vez junto a la zona de influencia republicana por Santander.
Su alta población obrera debido a la industria de Cristalera Española la hacía de influencia “roja” con una afiliación a sindicatos de izquierda principalmente UGT. Arija tenía en aquel periodo más de 80 milicianos de UGT con Pablo Montes como comisario de guerra, además de 10 militantes de retaguardia, había renovado los Consejos Municipales y controlaban la fábrica Cristalería Española con un Control Obrero de 10 personas tras el abandono de la anterior dirección por la guerra.

En ese momento Arija había pedido la anexión a Santander y le fue concedida de manera temporal. Era una cuestión lógica por encontrarse en pleno frente de guerra con todas las demás localidades burgalesas bajo control rebelde. Solo estaban Alfóz de Sta. Gadea y Arija en Burgos en poder del Frente Popular para república.
Con el estallido del golpe de estado franquista los ajustes de cuentas de tipo izquierdista comenzaron a realizarse contra los afines al movimiento derechista y militar. Parece ser que en toda la comarca hubo números asesinatos, desapariciones y venganzas políticas.

LOS DESAPARECIDOS Y PASEADOS

Sin embargo en Arija durante éste periodo en manos del gobierno del Frente Popular, tan solo se conocen 2 personas desaparecidas de filiación política considerada “derechista”. Son Francisco Pérez García, desaparecido, con 26 años y natural de Herbosa (Burgos), de profesión escribiente, casado y vecino de la localidad. El segundo es Aurelio Ruiz Sainz, desaparecido, con 28 años, jornalero, casado y también vecino. No se conoce la fecha de su desaparición por lo cual no se sabe fue simultanea o en otro momento, por lo cual podrían encontrarse en una fosa común o dos individuales.
Después del triunfo del ejército rebelde y nueva posesión política de Arija por los afines al régimen, una nueva sed de venganza se realizó nuevamente sobre la ya castigada población. La represión se dispara de forma alarmante y muchos republicanos y simpatizantes de izquierda son “paseados”. Sin embargo algunos de ellos aparecen muertos al tiempo por lo que se sabe no están en fosas comunes actualmente
En este contexto de represión es cuando se hacen los llamados “paseos” , asesinatos extrajudiciales contra los enemigos del nuevo régimen.
La lista comienza con Emiliano Blanco Gutierrez “paseado” en fecha indeterminada a la entrada de las tropas rebeldes. Estaba casado y era natural de Cuena .Fué presidente de la Casa del Pueblo de Arija.
Florentino Calvo Gómez “paseado” en Arija el 14 de agosto de 1937. Natural de Cordovilla la Real (Palencia), de 33 años, empleado por cuenta ajena.
Eduardo Gómez López “paseado” en Arija en agosto de 1937. Natural y domiciliado en Monegro, de 21 años, soltero y de profesión jornalero.
Justino Guerra y de Lucas “paseado” en Arija el 3 de diciembre 1937 y casado.
Pedro Hoyos Santiago “paseado” en Arija el 26 de agosto de 1937. Natural de Cordovilla de Aguilar y domiciliado en Mataporquera, de 38 años y de profesión ferroviario. Fallecido a las cinco de la tarde el 26 de Abril de 1938 en Arija. El parte de defunción firmado por del médico forense dice así: “hemorragia profusa por traumatismo”, en dos palabras : le asesinaron.

Sin embargo hay otros que fueron paseados y no aparecieron, lo que indica que aún están enterrados en alguna fosa común en Arija o alrededores.
Los que aún están por encontrar son Sabino Fernández García  “desaparecido” en agosto de 1937. Natural de Arija, de 38 años, casado, obrero y domiciliado en Santa Gadea.
Pedro Iglesias del Hoyo “desaparecido” sin dejar más rastro sin fecha concreta.
Valerio Vigo Peña “desaparecido”. de 48 años, nacido en Herbosa (Valdebezana, Burgos) de 46 años y vecino de Arija. Casado, jornalero y miembro del Control Obrero de la fábrica de Cristalería Española y del Comité del Frente Popular.
Emilio Rodríguez Campillo, panadero de 32 años, Casado y con cuatro hijos. Fue acusado de haber intervenido en la detención del capitán Sanjurjo en Corconte. Condenado a pena de muerte sumarísima y ejecutado el 18 de agosto de 1938. “Desaparecido”, ya que nunca entregaron sus restos a su mujer, ni la comunicaron donde los dejaron”.

Bernardo Onis García “paseado” en Arija en  el 17 de noviembre 1937 y fue enterrado junto a una carretera en las proximidades de Arija.  Tenía 46 años, natural de Sahelices del Río (León) y vecino de Arija, casado  y vivía en el barrio de la fábrica en Arija. Trabajó de encargado en Cristalería Española de Arija, donde estaba a cargo de la sección de corte.  La fecha de su asesinato fue el 17 de Noviembre de 1937. Conforme informaciones de familiares,  uno de los que comandaba el grupo que le asesinó era o es de apellido Ferreira ó Ferrerías.

474px-Abuelobernardo

Bernardo Onis en 1928. (Arija.org)

Jesús Ruiz Guerra “desaparecido” en Arija el 22 de agosto de 1937. Natural y vecino de Arroyal, de 37 años, concejal.

Se sabe que la represión se cobró muchas personas y que muchas de ellas procedían de otras poblaciones cercanas. Puede que muchas de esas personas asesinadas en Arija puedan estar enterradas en la localidad o fuera de ella. Habría que cotejar otras desapariciones y “paseos” de vecinos de otras localidades, pero la realidad es que podrían estar enterradas en cualquier lugar, incluso fuera de Arija. Era práctica habitual que falangistas u otros grupos paramilitares fueran de un pueblo a otro a detener y fusilar a personas, con listas establecidas de antemano y ordenes concretas de buscar a una u otra persona. Si alguna de esas personas no la encontraban se llevaban a otro familiar cercano para dar escarmiento y porque tenían un “cupo” sangriento y vengativo que cumplir.
Los datos que poseemos nos apuntan a unas posibles fosas comunes en Arija, desconociéndose la cantidad de personas y procedencia de las mismas.
La primera de ellas se localizaría en el lugar de las antiguas Escuelas de Cristalera de Arija, concretamente en una finca cercana del barrio de Vilga.

Clip_33

Escuelas de Cristaleria Española. (Google Maps)

Clip_35A

Situación aérea y emplazamiento escuelas y zona posible fosa común. (Google Maps)

No muy lejos de allí, podrá encontrarse la segunda fosa, pero en terrenos que hoy están bajo el agua del pantano. Los rumores dicen que hace aproximadamente unos 10 años la draga de la empresa Arenas de Arija, en uno de sus rutinarias labores de trabajo, parece ser que extrajo cantidad de huesos que volvió a sumergir para olvidar el asunto. Parece que hoy en día aún se haga esta práctica, en un primer momento ilegal, de ocultar huesos o cadáveres hallados. Es de obligada ley el dar parte a las autoridades civiles y policiales de este tipo de hallazgos.
Este enclave, cercano al anterior, podría indicar la presencia de varias fosas, que en el caso de las sumergidas es difícil de determinar. Incluso puede que no tengan nada que ver con fosas, sino un simple enterramiento colectivo o cementerio de época medieval o anterior.

Clip_36A

Situación aérea escuelas y zona de extracción de arenas en Arija. (Google Maps)

Y el tercer lugar donde se presume puedan haber otra fosa común tiene relación con una extraña historia que se cuenta acerca del lugar del antiguo colegio de la fundación León de Argueso. Este edificio, hoy en ruinas y de planta rectangular de tres pisos, se localiza en el barrio de Arriba.

Clip_28

Escuelas León de Argueso. (Google Maps)

Se dice que cuando entraron los nacionales cogieron allí a varios jóvenes que estaban en los pisos superiores durmiendo u ocultándose de la llegada de los rebeldes. Los cogieron e inmediatamente los fusilaron contra las mismas paredes del edificio. Para demostrar tal afirmación los vecinos señalan una serie de agujeros realizados en las piedras y que, según ellos, son las pruebas de los disparos efectuados. Dicen que allí mismo deben estar enterrados en una fosa común los restos de aquellos desdichados jóvenes, que estaban en el lugar en el momento menos indicado. No se conoce los nombres de ellos.

Clip_30A

Situación aérea escuelas León de Argueso. (Google maps)

Las informaciones y datos de las personas “paseadas” y “desaparecidas” proceden de las páginas Web “ Merindades en La Memoria” , “Arija.org” y el libro de Jesús Gutiérrez Flores “Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla”.

JOSÉ LAFUENTE LÓPEZ, FUSILADO Y ENTERRADO EN CIRIEGO (SANTANDER)

36-09-07.dirigentes

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao, 6 Septiembre 2015

LA FOSA COMUN DEL CEMENTERIO DE CIRIEGO.

La fosa común del cementerio de Ciriego en Santander (Cantabria) es una de las que por desgracia, se la considera de las más numerosas de las que se tiene constancia hoy en día. Este siniestro ranking lo ostenta la fosa común del cementerio de San Rafael en Málaga con mas de 4500 cuerpos, el de Barcelona con unos 4000 y el de Mérida con entre 2500 y 4000. En el resto de cementerios de grandes capitales los cuerpos se acercan o sobrepasan los más de 1000.
En la del cementerio de Ciriego hay 836 cuerpos de personas asesinadas durante y después de la guerra civil, de los cuales y gracias al magnífico trabajo “Rescatados del olvido” del investigador y presidente de “Héroes de la Republica” Antonio Ontañón, se ha podido dar nombre a 827 represaliados. De ellos 809 fueron ejecutados por fusilamiento y 21 por garrote vil. Estos últimos eran ejecutados en la cárcel provincial. Sin embargo su investigación da detalles de que por lo menos más de 1.300 personas fueron asesinadas y también estén en el cementerio, entre ellos más de 90 “paseados” que casi con seguridad también yacen bajo esa fosa.
El 14 de abril de 2001 se colocaron 9 monolitos de mármol con los nombres de los 827 identificados que se sabe a ciencia cierta yacen bajo la tierra de esa fosa.

100_9204

Monolitos dentro del espacio de la fosa común del cementerio de Ciriego.(Foto familia Lafuente)

HISTORIA DE UN FUSILADO ARROJADO A LA FOSA.

Uno de esos nombres señala a nuestro bisabuelo, JOSÉ LAFUENTE LÓPEZ, ejecutado y asesinado por fusilamiento contra las tapias del cementerio el 28 de julio de 1938 junto a otras 24 personas.
Pero antes de hablar de nuestro familiar, hagamos un poco de memoria histórica acerca de esta infame fosa y de los que por una u otra causa fueron arrojados a ella.

120px-JoseLafuenteLopez

Jósé Lafuente López. (Foto familia Lafuente)

La existencia del cementerio civil data desde los orígenes del cementerio de Ciriego, aproximádamente desde 1890, y en él se enterraban los fallecidos no católicos. Posteriormente se incorpora al cementerio de Ciriego al derribarse el muro que los separaba. Este muro es donde desde 1937 hasta 1942 se ejecutó por fusilamiento a los condenados a muerte en los juicios sumarísimos parciales.
El primer ejecutado, por garrote vil, arrojado a esta fosa fue Vicente León Miera de 36 años y natural de Barakaldo (Bizkaia), el 5 de septiembre de 1937 y el primer fusilado Roberto Álvarez Eguren de 36 años (también de Barakaldo) dos días después, el 7 de septiembre de 1937. Con ellos comenzó una larga lista de ejecutados arrojados a la fosa que acabaría el 30 de abril de 1948.
Hasta el momento no se han hecho exhumaciones en dicha fosa e incluso cabe la posibilidad, si son ciertos los rumores, que puede haber muchos más cuerpos enterrados en ella que los hasta ahora señalados. Esto se debe a que tal y como ocurre en otras fosas, pueden haber cuerpos de personas que fueron asesinadas sin ningún tipo de juicio “legal” y arrojadas a la misma.
Las ejecuciones de los condenados por fusilamiento se hacían al amanecer, a las primeras luces del día. Se les transportaba en camiones desde las prisiones con el propio piquete de ejecución, que en la mayoría de los casos se componían de soldados y guardias civiles, en ambos casos bajo control militar.
Desconocemos si posterior al fusilamiento se daba el tiro de gracia al no haberse realizado ninguna exhumación en este cementerio, pero es muy probable ya que era común y así aparece en las fosas levantadas de ejecuciones extrajudiciales que pueblan nuestros campos y cunetas.
Una vez que el Medico Forense y de las Prisiones certifica que el cadáver que observa “presenta signos de muerte real” firma el correspondiente documento.
Los cuerpos ejecutados son posteriormente montados en carros de mano alargados y forrados de zinc, que construían los de la funeraria. Después los arrimaban a la tierra y los volcaban, colocándolos en línea con cal viva encima.
Fosas en el nombre exacto de la palabra no había, eran zanjas de forma alargada y rectangular para cada cien fusilados, que construían y cavaban los presos del campo de concentración de Monte Corbán.
Este era el “modus operandi” de cavar, llenar y tapar fosas, igual que en el cementerio León, al que eran enviados los presos cercanos del campo de concentración de San Marcos. Esto sucedía en todos los cementerios del nuevo régimen franquista.
En las fosas comunes realizadas a pie de campo o cuneta, eran los propios asesinados quienes a veces cavaban su propia tumba y los vecinos de pueblos cercanos los “encargados” de tapar y borrar las evidencias del crimen. En otros casos eran los propios soldados del piquete de ejecución las que lo realizaban.
Los asesinados “legalmente” de una u otra forma que fueron a parar a la fosa se anotaron cuidadosamente. En los libros de registro de inhumados del cementerio de Ciriego aparecen el día y número de ejecutados solamente. No hacían falta más datos que reflejar, después de asesinada la persona se tramitaba su olvido.

100_9200

Dos generaciones familiares, biznieta y tataranieto de José Lafuente ante el monolito con su nombre. (Foto familia Lafuente)

JOSÉ LAFUENTE LÓPEZ ASESINADO POR FUSILAMIENTO.

Tras la caída de Bilbao semanas atrás y la inminente pérdida de Santander a favor del ejército sublevado, una interminable masa de refugiados de ambos lados se junta en las inmediaciones del puerto de la capital cántabra, con la esperanza para algunos de poder huir en barcos antes de la llegada de los franquistas.
Unos lo consiguen pero otros quedan abandonados a su suerte con la esperanza de que los que no han cometidos delitos de sangre nada les ocurra. Miles de familias deambulan por Santander intentando buscar un lugar donde esconderse o simplemente guarecerse de lo que les viene encima.
Una de estas familias es la compuesta por José Lafuente López, Plácida Riancho y sus hijos pequeños Alejandro y Claudio Lafuente, que huidos de Arija (Burgos) tratan de escapar en un barco. No lo consiguieron y se quedaron a su suerte.
José Lafuente López (Sta. Eulalia de Tábara- Zamora, 24.02.1888) vivía en Quintanaentello (Valdebezana) con su familia pero acude todos los días a trabajar en bicicleta a la fábrica de vidrio de Cristalería Española en Arija (Burgos) . Entró a trabajar en ella el 8 de abril de 1918 y según el “Libro de Afiliaciones” de la propia empresa registrado con el número 2.831, aún “esta en nomina” ya que nunca se le dio de baja, ni voluntaria ni despedido por la empresa, sencillamente no se presentó más al puesto de trabajo por ser asesinado. En sus ratos libres cuidada de su exuberante huerta que era la envidia de sus vecinos y vendía maquinaria agrícola de la marca Ajuria-Vitoria de la que era representante con sede en Medina de Pomar (Burgos).
Sus fuertes convicciones socialistas adquiridas posiblemente en Paris durante su juventud, le hicieron ser una persona comprometida con su tiempo, con sus compañeros de trabajo y con la idea de una España más justa.
En la fabrica de Arija formó parte del Control Obrero de la misma una vez comenzada la guerra, ya que era un conocido dirigente sindical de U.G.T, que entre otras cosas había ayudado a levantar la “Casa del Pueblo” con sus propias manos. También era presidente de la Sociedad de Vidrieros, adscrita a la propia Cristalería Española.
De los 5 hijos que tuvo el matrimonio, su hijo Paulino Lafuente se alistó voluntario al ejército de la república en Santander y le destinaron a Sanidad, de donde le mandaron al frente de Bilbao. Caído Bilbao, continuó luchando por la libertad en Santander hasta su caída también y continuó a Asturias donde finalmente fue capturado. Ya no volvería a ver a su padre con vida, entró en el Campo de Concentración de San Marcos en León en 1937 y salió de la prisión de Burgos en 1940. Después sufrió un largo periplo por prisiones y campos de concentración del norte de España hasta 1943.
UGT, el sindicado al que pertenecían decía tener en Arija con 80 milicianos, todos de UGT y PS para defender el pueblo, entre los que se encontraba José y dos de sus hijos Antonio y Felipe Lafuente, también comprometidos con la causa republicana. Su campo de acción como milicianos del Frente Popular era el propio frente de guerra en Burgos, casi al lado de su casa en Quintanaentello, que era republicana y Soncillo que era nacional.

36-09-07.dirigentes

La Voz de Cantabria. 7 de septiembre de 1936.

Dado que no poseemos fotografías de esa época, por comparación con parecidos familiares  y con su propio hijo Paulino Lafuente, creémos que José Lafuente es el que esta de pie primero por la dch. con uniforme de miliciano.

En una de sus múltiples acciones el 21 de julio de 1936 les encomendaron volar un puente cerca de Soncillo que impediría la llegada de tropas desde Burgos. Una columna del ejército rebelde de camiones y cañones avanzaba hacia Cabañas de Virtus desde Burgos y apenas tenían tiempo de volarlo. Para ello y para tratar de frenar esa columna militar se habían desplazado desde Arija una partida de 14 milicianos y un grupo de 18 guardia civiles venidos de Reinosa y Santander. Sin embargo había indicios de que los guardias civiles tenían oscuras intenciones de pasarse al bando rebelde en cualquier momento. Cuando la columna llegó a sus inmediaciones hubo tiroteo y en un momento dado los guardias volvieron sus armas contra los milicianos y de espaldas retrocedieron hasta las líneas enemigas incorporándose. En la refriega se detuvo a 14 milicianos entre los que estaba Antonio que fue capturado. Felipe acabó herido en la cabeza pero vivo y se hizo el muerto evitando su captura. Antonio y el resto de milicianos se les llevó prisioneros a Soncillo para llevarlos a Burgos.

En la familia tenemos oída la historia, que no hemos podido contrastar debidamente, de que cuando llegó a oídos de su padre José la noticia del apresamiento de sus hijos (la realidad es que solo fue uno de ellos), rápidamente montó un grupo de rescate en Arija del que él iba a la cabeza. Se presentó en Soncillo y tomó como rehenes a un grupo deducido de personas (la historia familiar dice que fueron el veterinario, el farmacéutico y al alcalde) llevándoselos a Arija. Una vez allí, en territorio republicano, promete liberarlos cuando suelten a su hijos (Solo Antonio estaba prisionero).
Sin embargo no consigue su libertad. No sabemos que pasó con los rehenes pero no hay constancia de su desaparición, por lo que creemos fueron liberados, no sin antes hacer lo posible para que a su hijo se le aplicara un juicio “justo” y no una ejecución inmediata, hecho que sucedía comúnmente en cuanto se detenía a alguien con armas en la mano.
Finalmente los detenidos son llevados a Burgos y se efectúo juicio de guerra contra los 14 milicianos, de los cuales desgraciadamente sólo se tiene constancia de siete de ellos en el acta judicial de la causa 563/37. Desconocemos el destino de los otros siete. El 25 de marzo de 1937 él y los demás encausados son trasladados de Burgos a Pamplona,
Realmente no sabemos si la voladura del puente y el ataque a la columna militar rebelde se desarrollaron el mismo día o por el contrario fueron dos acciones distintas. De haber sido así, la voladura habría ocurrido antes del enfrentamiento en el que Antonio fue apresado el 21 de julio de 1936.
Estos hechos de secuestro y represalia por la captura de su hijo no son sin embargo la causa principal de su ejecución, sino otros que veremos a continuación.
Con motivo de una investigación familiar que llevamos años realizando sobre la familia Lafuente han salido informaciones relacionadas en el caso.
El archivo Regional de la Región Militar del Noroeste con sede en el Ferrol tiene todos los informes relativos a causas de consejos de guerra correspondientes a la zona de Burgos y Santander a la cual pertenecía. En el dossier de José Lafuente vienen todos y cada unos de los datos e informes partidistas que el ejército golpista creyó oportuno incluir en el consejo de guerra. En el hay una serie de ellos que envían las fuerzas afines al “glorioso movimiento nacional” como son la falange, la Iglesia y la Guardia Civil y otros de tipo administrativo como el propio Juez o Ayuntamiento, también supeditados al Régimen.
El primer documento es la carta enviada por Marcos Rodrigo Espeso, Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Arija que en unas breves líneas describe según su particular punto de vista la personalidad del enjuiciado.

Que José Lafuente López era un individuo destacado de extrema izquierda, desde el advenimiento de la Republica, habiendo sido diversas veces Presidente de las agrupaciones marxistas, instigador de las nefasta ideas Comunistas; desde el primer momento del Glorioso Movimiento Nacional fue destacado dirigente de marxistas persiguiendo y asesinando a personas de derechas, incauntadose de los bienes de algunas de estas siendo asesor del Comité de Guerra de esta localidad, considerándosele persona peligrosa para la Causa que acaudilla el Generalísimo Franco.”

Otra carta es enviada por Samuel Lora Martínez, Juez municipal de Arija que en términos aun más breves dice lo siguiente:

“ Que el vecino de esta y obrero de C. E, José de La Fuente López es de filiación izquierdista destacadísimo Presidente de la C. del P., cuasi perpetuo, propagandista e instigador de los peores actos marxistas, alimentador de calumnias y organizador de cuanto malo se ha realizado durante el dominio rojo en este pueblo.”

Y por ultimo la carta presentada por el propio cura párroco de Arija, D. Salvador Gómez y Gómez que a modo de certificado dice lo siguiente:

“Que José de La Fuente López de esta feligresía es de extrema izquierda, ha sido presidente de la Casa del pueblo, miembro indispensable en todos los comités y responsable de todos los desordenes, muertes, saqueos, etc., habidos en esta Comarca”

100_9128

Constitución ayuntamiento de Arija en 1928. Sentados de izquierda a derecha, el parroco Salvador Gómez y en el centro junto a él, el alcalde Marcos Rodrigo Espeso, ambos testigos delatores en el juicio contra José Lafuente López.

Otro informe no menos esperado es el jefe Local de la F.E.T.Y ,(Falange Española Tradicionalista) y de las J.O.N.S en Arija José Ruiz Lucio que en unas líneas dice:

“ José Lafuente López es de filiación extremista y principal dirigente de este pueblo y alrededores, destacándose desde el advenimiento de la Republica como propagandista primero y mas tarde cuando la revolución de Octubre como cabecillas de los marxistas de esta localidad. Ha desfilado por todas las jefaturas de Juntas y Comités que se han formado al iniciarse el Glorioso Movimiento Nacional, como persona que ofrecía la máxima confianza a los dirigentes provinciales, hasta el punto de hacerle presidente del Frente Popular provincial de Santander. Es responsable directo de la muerte de diez y ocho personas de derechas de esta localidad, ignorándose donde se encuentran enterradas catorce y que él ha de saberlo…”

La propia Guardia Civil, Línea de Espinosa (de los Monteros) de la Comandancia de Burgos manda otro informe que dice:

“…que según informes adquiridos de José la Fuente López este sujeto procesado en sumarísimo nº 2647 este es de ideas izquierdistas avanzadas de malos antecedentes y conducta considerándole como uno de los principales autores de los actos vandálicos cometidos en esta comarca durante la dominación roja…”

Dicho informe de la Guardia Civil es el que incluye los 3 certificados “negativos” contra José Lafuente López, el del párroco, el alcalde y el juez municipal, todos ellos de Arija.
Sin embargo en dicho dossier no aparece ninguna carta favorable al encausado, los llamados “avales” vecinales se olvidan o no son considerados apropiados para su inclusión. Tan solo aparecen dos “declaraciones de testigo” oficiales realizadas en Santander durante la realización del Consejo de Guerra en 1938.
Uno de ellos pertenece a Fidel Hoyos Merino, Médico de Arija dice así:

“…que conoce a José de la Fuente López (sic) que sabe que ha sido Presidente del Frente Popular Interprovincial, que ha formado parte del Control de la fabrica de la Cristalería Española, y que en tal motivo a residido en Bilbao una temporada. Que con anterioridad al 18 de Julio del año de mil novecientos treinta y seis era Presidente de la Casa del Pueblo sin perjuicio de su filiación ugetista lo creé un hombre serio y no sanguinario resumiendo su actuación en la ideología de un hombre iluso”

El segundo corresponde al Químico de la fabrica Cristalería Española Eugenio Gutiérrez Roquedo, jefe inmediatamente superior al cargo de José y con el cual a tenido una amplia relación laboral en la empresa. En la misma dice así:

“…que conoce a José Lafuente López por estar afecto a un servicio que el declarante tenia a su cargo, que es un hombre serio muy aferrado a su idea marxista, que ha servido de freno a otros …. Mas jóvenes con motivo del cargo que tenía el citado Lafuente, primero como Presidente de la Casa del Pueblo y después como miembro del Control Obrero, que durante todo el dominio rojo el citado lafuente se ha comportado correctamente y no queriéndolo capaz como comisión de delitos de sangre ni de otra clase, en una palabra abunda la idea de que se trata de una persona algo ilusa pero de buenos sentimientos.”

Otro certificado es el presentado por la propia fabrica Cristalería Española con sede en Arija que no hace más que hacer mención al cargo laboral y sindical que José tenia en relación con la empresa y con los propios obreros, negando tener otros conocimientos acerca de su labor fuera de ella o familiar en el pueblo de Quintanaentello por estar alejado.
Los informes negativos de “las fuerzas vivas” del pueblo como el del Alcalde, el Juez, La Guardia Civil y la Falange tienen su significado en ser del bando contrario, llamémosle político. La del párroco es la que tiene un doble sentido de tipo “vengativo”.
Sin embargo todo tiene una explicación, durante el triunfo del frente popular y comienzo del alzamiento contra la republica, Arija queda en zona del frente pero en terreno controlado por la republica y tanto como los dueños y gerentes de la fábrica de vidrio como otras fuerzas afines a la derecha nacional salen en estampida del pueblo. Entre ellas el propio Salvador Gómez, que tanto bien tuvo que haber hecho en el pueblo, para ser unos de los primeros en poner pies en polvorosa.
La casa cural de Arija, que era propiedad del pueblo, era donde vivía el cura y al abandonar el pueblo, la Junta de Defensa de Arija a la que pertenecía el propio José Lafuente, decide que sea la familia de José la que pase a vivir en esa casa. El motivo es que el frente de guerra en las mismas puertas de su casa en Quintanaentello es sumamente peligroso para la familia y por eso se trasladan a vivir a Arija.
Como nos podemos imaginar, el odio hacia la causa “roja” y la republica lo centró después en el propio José, acusándole de todos los pecados habidos y por haber en la comarca.

APRESAMIENTO Y JUICIO.

Ante la inminente caída de Arija, todos los partidarios de la republica, milicianos y civiles con sus familias abandonan el lugar con sus pocos enseres. Carros cargados de pertenencias y niños toman camino de Santander a través del puerto de San Pedro del Romeral. La familia de José Lafuente se encuentra entre ellos y su carro avanza lentamente hacia el exilio santanderino.
En Santander las cosas no iban mucho mejor, los constantes bombardeos de la aviación rebelde dejaban muchas bajas entre la población civil y los ánimos estaban muy tensos. En una de esos bombardeos la población tomó represalia contra los afines derechistas y militares detenidos en el barco prisión en el puerto de Santander. Se una produce gran matanza entre los detenidos totalmente desarmados.
Como decíamos antes la familia no consigue huir de Santander y en algún momento entre tanta muchedumbre de refugiados hay personajes infiltrados afines a la cauda fascista. En este caso son un grupo de jóvenes los que reconocen por la calle a José Lafuente, aunque lo más probable es que ya vendrían en su búsqueda de él y otros con listas elaboradas previamente.
El caso es que lo detienen los falangistas y lo mandan a la Prisión Provincial de Santander en la que ingresa poco antes del 24 de septiembre de 1937, ya que ese día le hacen el primer interrogatorio, posiblemente después de haber pasado previamente por alguno de los numerosos campos de concentración que había en la ciudad y cuya función era filtrar los casos de los detenidos.
Había para ello una grado de implicación para con la causa republicana y el libro de Jesús Gutiérrez Flores “Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla” (2006) lo deja bien claro:

El examen de los expedientes nos permite establecer una tipología de las condenas: La excitación a la rebelión castigaba las acciones de “propaganda” que consistían en “proferir frases o palabras injuriosas” contra los generales sublevados, personas de derechas, o cualquier manifestación favorable a la República hecha espontáneamente o en el transcurso de discursos, mítines, arengas, etc. También las manifestaciones de alegría por la comisión de muestres violentas y amenazas de muerte.
La condena era de seis años y un día y se contemplaba en el párrafo segundo del artículo 240 del Código de Justicia Militar…Pero podía llegar a pena de muerte si el procesado había escrito artículos en periódicos extremistas.

El auxilio a la rebelión se imputaba, en virtud del Art. 240, al acusado que había practicado guardias armadas, participado en requisas, combatiendo como voluntario o contribuido en el derribo de campanas de la iglesia.
Se solía imponer la pena de doce años y un día. Se elevaban a veinte años si se consideraban agravantes como la entusiasta, el haber amenazado o mostrado conducta especialmente violenta con las cosas.

Y por último la adhesión a la rebelión contemplada en el Art. 238, se aplicaba a los que habían desempeñado cargos políticos, sindicales o militares, practicando detenciones o “hubiesen tenido una actuación destacada” y una “identificación plena” con los fines del Frente Popular. Perseguían también las actitudes anticlericales como “vestir ornamentos sagrados, apoderarse de objetos de culto y hacer mofa y escarnio de la religión”.
Generalmente se condenaba con reclusión perpetua. Cuando el acusado era considerado “peligroso”, responsable moral de hechos ocurridos o supuestas inducciones y ejecución de asesinatos se imponía la pena de muerte, tal y como recoge el Art. 173 de “circunstancias agravantes de peligrosidad y transcendencia de los hechos…

Ese fue el delito de nuestro bisabuelo, haber desempeñado cargos sindicales dentro y fuera de la fábrica de Arija, haber sido voluntario en el Comité de defensa del Frente Popular y miliciano, y lo más importante, defender la legalidad de la República constitucionalmente establecida. Las acusaciones de haber incitado al asesinato de derechistas y haber participado en su desaparición sin prueba alguna, no son más que inventos y meras acusaciones sin fundamento a las que ya estaban acostumbrados los rebeldes para hacer desaparecer de la faz de la tierra a cuantos rivales fuese necesario para la “Muy Grande y Libre” del “Glorioso Movimiento nacional”.
Sin embargo si hemos de ser sinceros, tampoco debíamos extrañarnos de que en plena guerra y ante el lance de tener que defender a la familia y a la republica con sus propias manos, algunos de estos hechos podrían haber sucedido. Ante sucesos que superan a uno, la violencia podría ser la única alternativa en aquel estado de guerra y persecución política.
Tras su clasificación de peligroso y a la espera del juicio es llevado de la cárcel Provincial a la prisión-convento de Las Oblatas , el 15 de octubre de 1937.
El 21 de enero es trasladado por la Guardia Civil a comparecer ante el consejo de guerra y llevado otra vez de regreso a las Oblatas a la espera de la pena capital.
El 5 de abril de 1938 se ratifica y firma la sentencia de muerte que de forma inmediata es comunicada a José, el cual el 21 de abril envía una carta del director de la prisión provincial de Santander solicitando un encuentro con su familia. Esta carta, copia que obra en nuestro poder dice así en uno de sus párrafos:

“Que necesitando con urgencia, comunicarme con mi familia, para tratar de asuntos relacionados con mi situación actual, y no teniendo otros medios para poderlo efectuar…solicito, se digne concederme la autorización necesaria para poder tener las visitas familiares que solicito.”

100_9205

Carta manustrita de José Lafuente López al director de la prisión el 22 de abril de 1938. (Documento familia Lafuente)

El 28 de julio de 1938 es entregado al oficial del piquete ejecutor para llevar a cabo la pena capital.
Junto con otras 24 personas es montado en un camión y llevado al lugar de ejecución a través de las calles de Santander donde sin ninguna misericordia es paseado en el camión a caja descubierta y visto por los familiares, de los que se despide con un “adiós familia, no me volveréis a ver”
Al rato se oyeron las detonaciones y ya no le volvieron a ver, tenía 50 años.

En recuerdo de nuestro bisabuelo y de cuantos lucharon por una España libre y republicana, ¡VIVA LA REPUBLICA!

EXHUMACIONES VERANO DE 2015

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao. Agosto 2015.

Durante este verano de 2015, concretamente en los meses de julio y agosto, se han realizado varias exhumaciones de fosas comunes de personas asesinadas durante la mal llamada “guerra civil”.
En estas mismas páginas ya informábamos de una de ellas, la de Velilla de Jiloca en Zaragoza llevada a cabo entre los días 24 y 27 de julio y que pese a comenzar mal en la localización de la misma, finalmente tuvo éxito y se logró la exhumación de 2 personas. Toda la información en el artículo “EXHUMACION EN VELILLA DE JILOCA” 1ª y 2ª parte en las páginas de este blog.

LAS FOSAS COMUNES DE CASASOLA DE RUEDA (LEON)

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) y voluntarios gracias a los testimonios de las personas de las localidades cercanas a las posibles fosas, ha trabajado duro en la localización de las mismas. Se han hecho varias prospecciones sin resultados positivos, hasta que finalmente en Casasola de Rueda, León se obtuvieron los primeros resultados que indicaban la localización de una fosa. La financiación para llevar a cabo ésta y otras exhumaciones desde que el PP esta en el poder ha sido gracias a la solidaridad nacional e internacional. Nacional por parte de personas anónimas que donan su dinero desinteresadamente e internacional, el sindicato de electricistas noruego ELOGIT y la dotación económica del Premio de Derechos Humanos 2015 otorgado por la Asociación ALBA y la Fundación Puffin de New York (USA) recogido por la ARMH en mayo de 2015.
En Casasola de Rueda durante el mes de julio se realizaron varias prospecciones para tratar de localizar los emplazamientos de las fosas comunes.
Gracias a las investigaciones llevadas a cabo por historiadores como Secundino Serrano, Wenceslao Álvarez o Javier Rodríguez, se sabe que en los montes de Casasola se presumen como una de las zonas con mayor número de fosas comunes de personas desaparecidas de toda la provincia de León, junto con otros enclaves como La Cenia o el campo de Fresno, en los alrededores de la capital leonesa.

1436861333328DSCN4554excavacionesdn-624x416

La busqueda con maquinaria de fosas comunes ayuda en los primeros momentos, luego el trabajo se realiza a mano.

Uno de esos lugares es la Valleja de los Muertos, nombre de por sí indicativo del atroz lugar, donde se localizó la primera de ellas el 2 de julio después de varios días de trabajo y en la que se logró localizar los restos de 2 personas, que fueron exhumados el 14 del mismo mes.
Como siempre, lo primero que se encuentra son los las pruebas de los asesinatos, las balas y los casquillos que los mataron y que quedaron en el lugar. En el entorno se ha localizado bastante munición pero no se sabe el número de personas que podrían haber sido sepultadas en el paraje.
Gracias al magnifico trabajo llevado por los investigadores, arqueólogos y voluntarios, días después y cercana a la misma se localizó otra fosa con los restos de 4 personas.
Por las investigaciones se sabe que una vez trasladados allí eran asesinados y que las fosas eran realizadas por los vecinos de Casarola que eran “invitados” a cavar y sepultar los cadáveres. De no hacerlo podían ser ellos los siguientes. Se elegían en Concejo las personas indicadas para ir allí a enterrar a los muertos.

IMG_0127

Restos de munición, cartuchos enteros, vacios y balas hallados en el lugar.

Según las investigaciones recogidas por los investigadores podría haber varios puntos de enterramiento y sobre todo una tercera fosa donde al menos podría estar enterrado un grupo de más de 25 personas procedentes de la cuenca minera de Sabero, que fueron trasladados en noviembre de 1937 desde la prisión de Cistierna.
Finalmente los trabajos de exhumación concluyeron con el resultado de 2 fosas comunes localizadas y excavadas con 6 personas asesinadas por la represión franquista rescatadas del olvido.
Sin embargo no han terminado, seguirán trabajando para tratar de localizar nuevos lugares de fosas que se podrán exhumar en próximas campañas.
Felicidades y buen trabajo.

03PRN201507301069--660x400

Cuando aparecen los primeros restos, la excavación se hace con más cuidado.

LA FOSA COMUN DE ALCALA DEL VALLE (CADIZ)

Nuevamente la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ARMH ha trabajado en la exhumación de la siguiente fosa común, esta vez en Comunidad Autónoma Andaluza, concretamente en Alcalá del Valle, Cádiz.
La fosa de la finca “El Baldío” se conocía su existencia, pero faltaba su ubicación exacta. No constaba ni siquiera en el registro que la Comunidad tiene sobre localización y número de fosas.
Sin embargo gracias a los trabajos de rastreo de la Asociación Hispana de Detectoaficionados a finales del mes de junio se logró acotar una zona donde tras una compleja labor de detección magnética con detector de metales, se señalaba como el lugar indicado del posible asesinato de por lo menos 5 personas el 18 de septiembre de 1936.
Gracias a estos trabajos en menos de dos horas se dio por localizada la fosa y se comenzó con la excavación para la exhumación de los 3 cuerpos que se esperaba encontrar. A menos de 20 centímetros de profundidad comenzaron a aparecer los restos de la mano del arqueólogo encargado de la exhumación René Pacheco.
Según testimonios de una testigo, Cristobalina Rojas que por aquel entonces tenía 15 años, vio desde la ventana como se llevaban a un grupo de 3 personas, 1 hombre y 2 mujeres “fueron llevadas junto a la carretera, asesinadas por disparos y enterradas bajo un olivo”.
La sorpresa llegó al encontrar en la misma los restos de 4 cuerpos, 2 hombres y 2 mujeres, enterrados boca abajo uno al lado del otro. Aún llevaban puestas las zapatillas con suela de goma con las que les enterraron.

nueva-fosa-comun-cadiz

Fosa común de la finca “El Baldío” en Alcala del Valle (Cadiz).

Se sabe que una de las mujeres es Remedios Partida Morilla vecina de Olvera de 43 años y que en aquel año trabajaba en la finca. El resto de los cuerpos documentados pertenecen a su hijo José Rodríguez Partida de 20 años y la novia de este llamada Rosa, presumiblemente embarazada de siete meses. El otro cuerpo se cree que pertenece a un enfermero A.T.S que trabajaba también en la finca y cuyo nombre se desconoce aún.
Junto a restos de proyectiles aparecieron objetos personales de los asesinados como por ejemplo una peineta, un pendiente y un anillo en la mano derecha que podría ser Remedios, ya que según los datos era una mujer casada.

anillo-mano-esqueletos-ARMH_EDIIMA20150808_0323_9

Objetos personales hallados junto a los restos de los asesinados.

Los restos óseos encontrados han sido trasladados al laboratorio que ARMH tiene en Ponferrada (León) para practicar un estudio antropológico. El resultado será cotejado con muestras de ADN tomadas a los familiares.
Marco González miembro de ARMH, Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, vuelve a repetir hasta la saciedad que los trabajos de exhumación se han pagado con dinero aportado voluntariamente y con el merecido premio internacional otorgado este año en New York.
Es sabido que este Gobierno de España, como les gusta llamarlo ahora, y que desde hace unos años para desgracia de muchos es gobernado por el PP, no ha tenido ni tiene intención alguna en aportar el dinero de todos los españoles para dar un merecido descanso a las miles de victimas de la represión franquista que aún yacen bajo la tierra olvidadas en montes y cunetas. La legalidad internacional así se lo manda, pero mientras haya gente que les vote, las cosas seguirán de esta manera, desenterrando con nuestras propias manos nuestros queridos muertos.

Trabajos-fosa-Baldio-ARMH_EDIIMA20150810_0157_5

Planimetría y estudio de la fosa antes de la exhumación

NOTA.- Todas las fotografías que acompañan este árticulo son propiedad de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ARMH.

EXHUMACION EN VELILLA DE JILOCA (2ª PARTE)

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Como decíamos en el artículo anterior y primera parte de este caso, la exhumación de la fosa común de esta localidad, enclavada en las cercanías del cementerio, se iba a comenzar el viernes 24 de julio de 2015.
Así fue y durante 2 largos días de sol a sol los compañeros del equipo de exhumación estuvieron buscando el lugar donde desde hace casi 80 años yacen los restos de dos vecinos de Fuentes de Jiloca, el de Bernabé Serrano Ruiz y el de su paisano, aún no identificado, asesinados contra las tapias del cementerio aquel día álgido del 1 de noviembre de 1936.
Además la mala suerte se cebó con el equipo de búsqueda, ya que la excavadora contratada se averío dejando a todos con el corazón en un puño.
Afortunadamente al día siguiente, lunes 27 de julio, la fortuna hizo que por fin apareciesen los restos.
Los que de una forma u otra no pudimos acudir a ayudar con las labores, estuvimos diariamente informados por Miguel Ángel Capapé Garro, presidente de ARICO y miembro del equipo de exhumación a través de Facebook.

11703370_10207026826690350_2758923954754198038_n

Ayer 28 de julio nos hizo llegar a todos de la misma forma una amplia comunicación acerca de las labores, y que sin más paso a transcribir:

Después de tres días de duro trabajo, eran casi las 12 de la mañana de ayer lunes cuando finalmente se encontró la pequeña fosa común donde reposaban los restos mortales de Bernabé Serrano Ruiz (50 años) y hasta el momento desconocido compañero de infortunio (un joven de entre 20-30 años), ambos vecinos de la cercana localidad de Fuentes de Jiloca. Allí fueron arrojados un cuerpo sobre otro por sus asesinos hace 79 años del 1 de noviembre de 1936, obligando a su esposa Gregoria Acerete e hijos a guardar silencio sobre lo ocurrido.
Los trabajos comenzaron a primera hora el viernes 24 de julio por un equipo formado por los arqueólogos Francisco Javier Ruiz Ruiz, Jose Ignacio Piedrafita Soler, Francisco Javier Ortiz Lajarza, que también actuaba como antropologo forense de campo, y Mari Cruz Peréz Omeñaca, diversos voluntarios (Ricardo Gayán, Olga Frechilla, Antonio Maestro, Juan Gracia, Purificación Lapeña, Silvia Navarro) y Miguel Ángel Capapé, presidente de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO).
Una vez complicadas que las anomalías señaladas por la prospección geofísica no se correspondían con la fosa común, se amplio el área de trabajo a un extenso margen de unos 400 m2 alrededor del ribazo del campo lindante con el cementerio municipal de Velilla de Jiloca, donde por diversos testimonios orales se presuponía estaba la fosa. Sin embargo, estos nuevos sondeos siguieron resultando negativos.
Como último recurso se planteó por parte del equipo arqueológico la realización de zanjas paralelas y distantes 1 metro entre si, excavadas con ayuda de medios mecánicos y bajo supervisión arqueológica. Cuando ya había sondeado de esta manera aproximadamente la mitad del campo, con una superficie total de 1800 m2, y comenzaba a cundir el desánimo, se localizó la fosa a poco más de medio metro de profundidad. La causa hay que buscarla en el aterrazamiento del terreno hace unos 40 años con la finalidad de plantar frutales y establecer unas acequias para el riego, este hecho obligó a igualar el desnivel del terreno y eliminó aproximadamente un metro de altura de tierra en este punto.”

11811346_10207026829650424_6637982537929107692_n

En la misma comunicación se hace un llamamiento para tratar de identificar a la segunda persona hallada en la fosa, en este caso a un joven de entre 20 y 30 años y vecino también del mismo pueblo de Fuentes de Jiloca.
Alguien en el pueblo o alrededores tiene que tener noticias de la desaparición forzosa de ese joven. Se ruega a los que puedan aportar algún dato que por insignificante que parezca pueda dar luz a la identidad de este joven. De ser así se pongan en contacto con la asociación ARICO, con Miguel Ángel Capapé en el número de teléfono 669 37 99 54 o escribiendo un correo electrónico a la siguiente dirección: decasetas@gmail.com.
Tras agradecer a todos los que han participado en la exhumación de forma directa y a los que han aportado de forma desinteresada su tiempo y su dinero, se espera que en un futuro no muy lejano se puedan conocer los resultados de los análisis ADN para poder devolver a su hija, la cual estuvo presente una vez hallado, los restos y poder enterrarlos junto con los de su madre y esposa de Bernabé.

11800083_10207026828370392_6416543519185895691_n

En poco más de 15 dias se han rescatado del olvido 8 personas vilmente asesinadas y arrojadas sin contemplaciones a fosas para ocultar sus crímenes.
En Casarola de Rueda, en el paraje Valleja de los Muertos (León) se exhumaron la semana pasada 6 personas y hoy en Velilla de Jiloca 2 personas más. No es mucho para todo el trabajo y dinero que lleva detrás, pero es una gran esperanza para todos los que aún quedan bajo tierra.

Desde estas páginas un recuerdo cariñoso para todas ellas, sus familias y quienes les rescataron.

NOTA. Tanto el texto entrecomillado en cursiva y las fotografías que acompañan esta entrada, son propiedad de Miguel Angel Capapé Garro o en su defecto de ARICO.

https://www.facebook.com/miguelangel.capapegarro?pnref=story

https://aricomemoriaaragonesa.wordpress.com/

EXHUMACION EN VELILLA DE JILOCA (ZARAGOZA)

11796235_1695632047335400_2020744364910806062_n

Jesús Pablo Dominguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Hoy viernes 24 de julio de 2015 ha comenzado a primera hora de la mañana la búsqueda de la fosa común donde se cree está enterrado, desde hace casi 80 años, Berbabé Serrano Ruiz y otro vecino de Fuentes de Jiloca (Daroca),  asesinados fuera del cementerio de Velilla de Jiloca en 1936.

La propia página facebook  creada para la ocasión, nos cuenta brevemente los hechos de aquel día.

https://www.facebook.com/events/907206885988435/?ref=3&ref_newsfeed_story_type=regular&action_history=null&source=3&source_newsfeed_story_type=regular

“El 17 de julio de 1936, un día antes de lo previsto, estalló en Marruecos el golpe de estado que venían tramando mandos militares y cuyo parcial fracaso dio inicio a la Guerra Civil Española (1936-1939). Las alarmantes noticias llegaron pronto a Zaragoza, donde el Gobernador Civil Ángel Vera Coronel se negó a repartir armas entre los sindicatos siguiendo las órdenes del Gobierno. Finalmente, el Capitán General Miguel Cabanellas decretó el Estado de Guerra el día 19 de julio, sumándose de esta manera a la asonada militar.
La sublevación de la guarnición militar de Calatayud, compuesta por el 10º Regimiento de Artillería Ligera, decantó el destino de la estratégica ciudad y sus alrededores. En los días siguientes estas tropas, secundadas por las fuerzas de la Guardia Civil y por miembros de Falange Española y Acción Ciudadana, sometieron a las localidades de la actual comarca de Calatayud, como las ubicadas en el valle bajo del río Jiloca. Pronto comenzó la represión en estos pueblos incluido Fuentes de Jiloca, perteneciente al Partido Judicial de Daroca.
En la madrugada del 1 de noviembre de 1936 Bernabé Serrano Ruiz, nacido el 10 de junio de 1887, fue sacado por la Guardia Civil de su casa sita en Fuentes de Jiloca. A la mañana siguiente se comentaba en el pueblo que, junto a otro joven del mismo pueblo, se lo habían llevado hasta la cercana localidad de Velilla de Jiloca (Partido Judicial de Calatayud), donde les había dado muerte junto al cementerio, localizado a poco más de 500 metros al SE. de la localidad. Su mujer, Gregoria Acerete Pérez, acudió a Velilla de Jiloca acompañada de su hijo Pascual Serrano Acerete de tan sólo 10 años. “Llegados al terreno lindante con el cementerio observaron el relleno de una fosa y el propietario de ese terreno les comentó que no trabajaría esa tierra a no ser por fuerza mayor”.

11111047_10206464648836255_7600585533487396113_n

Delimitación del emplazamiento de la fosa sobre fotografía delante del cementerio. (Imagen ARICO).

A sido un largo camino hasta llegar a este día, más si cabe que a falta de dinero con el que sufragar la exhumación lo ha impedido. El Gobierno y Administraciones del Estado no cumplen con la Ley de Memoria Histórica.

Ha tenido que haber una “colecta” método habitual en estos tiempos y que ahora se llama “Crowdfunding”, para poder recaudar el dinero necesario para tales trabajos. Afortunadamente se ha sobrepasado la cantidad necesaria y por eso ahora hay que hacer el trabajo cuanto antes.

La propia página de colecta de los donativos particulares http://www.lanzanos.com/proyectos/exhumacion-en-velilla-de-jiloca-zaragoza/ nos informa de los detalles de la citada fosa a excavar comentada por Miguel Ángel Capapé Garro, Coordinador y responsable legal de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO).

“La existencia de esta fosa común frente al cementerio de Velilla de Jiloca es bien conocida por los ancianos del lugar y además se haya recogida en el denominado Mapa de Fosas de Aragón elaborado por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón entre los años 2007-2010: “Se cree que la fosa existente en Velilla de Jiloca permanecería intacta a día de hoy. Se encontraría, a decir de varias personas, delante mismo de la puerta del cementerio, en la faja de terreno incultivado que se extiende frente al muro delantero del camposanto, y a muy escasa distancia de la puerta del recinto. Contendría los restos de varios hombres forasteros cuya identidad y origen precisos se desconocen por completo y que fueron asesinados por los sublevados.
Según todos los testimonios recabados la fosa común se ubicaría en la parcela nº 77 del Polígono 2 de Velilla de Jiloca, sita en el partida de Valderrebuen. Se trata de un terreno de 0,82 ha. situado entre el cementerio de Velilla de Jiloca y la carretera N-234, compuesto por varios campos abancalados actualmente baldíos. Sin embargo, los testimonios indican que ambos cadáveres fueron enterrados en algún punto cerca del ribazo del campo superior, en la zona situada frente a la puerta, hoy tapiada, del antiguo camposanto. Por lo tanto los trabajos arqueológicos se centrarán en ese campo con una superficie de 1800 m2”

11027442_1695631910668747_4094097568489280773_n

Posible situación de la fosa de Velilla de Jiloca (Zaragoza). (Imagen ARICO).

Para este tipo de exhumaciones es sabido que se necesita un equipo multidisciplinar de profesionales técnicos y voluntarios. La misma página nos dice quien lo forma:

“La Dirección Arqueológica responsable de este proyecto responde del buen hacer y la profesionalidad del equipo humano constituido para desarrollar los trabajos de localización, excavación y exhumación. La mayoría de las personas que forman el equipo de trabajo (dirección técnica y voluntarios) tienen amplia experiencia en este campo de la arqueología, por haber participado con anterioridad en otras exhumaciones de fosas comunes clandestinas de la Guerra Civil Española (1936-1939).
Contamos con el mismo equipo técnico que desde el año 2013 ha trabajado en la excavación de tres fosas comunes en las Cinco Villas (Zaragoza): cementerio municipal de Sos del Rey Católico y Las Peñas de Santo Domingo en Longás, y actualmente en el cementerio de Fuencalderas.
Francisco Javier Ruiz Ruiz; dirección arqueológica, arqueólogo profesional. Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza.
Francisco Javier Ortiz Lejarza; dirección arqueológica y antropólogo forense en campo. Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Deusto. Colaborador con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para España.
José Ignacio Piedrafita Soler; dirección arqueológica, arqueólogo profesional. Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza. Colaborador con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).
Susana Gutiérrez Anguas; dirección antropología forense. Licenciada en Historia por la Universidad de Zaragoza y Máster en Antropología Física y Forense por la Universidad de Granada.
Fernando Olivares Gambarte; asesor científico en antropología forense. Licenciado en Historia por la Universidad Nacional de Cuyo (Argentina). Integrante del Instituto de Medicina Forense de la provincia de Córdoba (Argentina).
Luis Avial Bell; técnico responsable de la prospección geofísica con sistema de georadar (GPR). Director técnico de la empresa de prospecciones geofísicas Falcon High Tech.
Miguel Ángel Capapé Garro; fotografía, video y operador del detector de metales. Coordinador y responsable legal de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO).”

11796235_1695632047335400_2020744364910806062_n

Movimiento de la primera capa de tierra con maquinaria. (Imagen ARICO).

Nuestra intención en un primer momento era el acudir a ayudar, pero el trabajo una vez más nos lo impide. Sin embargo desde este blog y sus páginas damos ánimos y esperanza a los familiares de Bernabé Tierno y ayuda moral a todo el equipo técnico y voluntarios que allí están.


NOTA. Las fotografías que acompañan esta entrada están sacadas de la pagina web https://www.facebook.com/pages/ARICO-Memoria-aragonesa/1695172570714681 y son propiedad de la misma.

EL SOLDADO (GUDARI) DE PEÑA LEMONA

Clip_29

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Estos días se esta desarrollando nuevamente un campo de trabajo internacional promovido por    El Gobierno Vasco a través de su programa Auzolandegiak 2015 en colaboración con la Sociedad Aranzadi en el monte Peña Lemona (Lemoa-Bizkaia).

Dicho campo de trabajo consiste en la localización, limpieza y consolidación de las trincheras de la pasada contienda ocultas bajó la maleza y vegetación existente.

Peña Lemona fue durante la pasada guerra un enclave sumamente importante para los dos bandos, ya que era una encrucijada de caminos hacia Bilbao y Vitoria-Gasteiz y uno de los puntos importantes de defensa del Cinturón de Hierro que protegía Bilbao. Desde su cumbre se observaba buena parte de Bizkaia y facilitaba mejor el control de los pasos a través del Valle de Arratia del ejército franquista.

Entre los días 28 de mayo y 15 de junio de 1937 ocurrió en el lugar unas duras batallas que causaron números muertos y mantuvo en jaque durante varios días al ejército rebelde comandado por el mismo general Mola.

La defensa del Cinturón de Hierro que defendía Bilbao en ese monte de Lemona correspondió a las Brigadas Vascas del Ejército de Euzkadi y a las Asturianas, que lucharon codo con codo para repeler el ataque varias veces a pesar de la superioridad rebelde que contó con ayuda extranjera de la Alemania nazi y la Italia Fascista de Musolini. Sin embargo el control de ese punto estratégico cayó en manos del enemigo el 14 de junio de 1937 después de varios días de duras confrontaciones.

Esta es IIIº campaña de campos de trabajo, pero en la IIª correspondiente al año pasado 2014 fue cuando se descubrió un enterramiento correspondiente a un soldado.

HALLAZGO Y EXHUMACION.

El informe oficial de exhumación del soldado de Peña Lemona, redactado por Francisco Etxeberría y Lourdes Herrasti (Departamento de Antropología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi) que estaba a cargo de del equipo integrado por arqueólogos, antropólogos y la colaboración de miembros de la asociación de memoria histórica Lemoatx1937 nos dice así:

“ En agosto de 2014 se inicia un proyecto de campos de trabajo, promovido por el Ayuntamiento de Lemona con la colaboración de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, para la recuperación y puesta en valor de las líneas de trincheras de Peña Lemona, donde tuvieron lugar importantes enfrentamientos militares en junio de 1937. Coincidiendo con dichas tareas, en una prospección realizada en la ladera norte, el Sr. Alberto Sampedro localizó un objeto metálico a escasa profundidad, que resultó ser una placa de hebilla de cinturón del Ejército vasco.
Junto a dicha placa se hallaban, asimismo, dos cartucheras, así como restos óseos que indicaban la presencia del enterramiento de un combatiente. De hecho, a 30 m. más abajo en la ladera en línea recta se habían recuperado con anterioridad los restos de otro soldado”.

Clip_30

La exhumación tiene lugar el 26 de octubre de 2014. Más abajo, del mismo informe, hace una descripción detallada del propio enterramiento:

“A los pies de un pino, en una zona ligeramente aterrazada y delimitada por una varias hiladas de piedras superpuestas se disponía el esqueleto de un individuo. Más que una fosa, se trataba de un enterramiento improvisado, que posiblemente fue realizado por los milicianos de su compañía.
Estaba en posición decúbito supino, con las piernas flexionadas hacia su lado derecho, con la pierna izquierda sobre la derecha. El brazo izquierdo flexionado hacia arriba y el brazo derecho estirado con la mano hacia el coxal de ese lado.
La cabeza se halla lateralizada y apoyada sobre el lado derecho.
El grado de conservación del esqueleto es desigual, pues la mitad superior está muy disgregada y su recuperación ha sido parcial. El área del tronco se hallaba especialmente deteriorado por acción tafonómica de la lluvia y las raíces y no se conservan ni costillas, ni vértebras. Por el contrario, los huesos de las extremidades inferiores se encontraban en buen estado, aunque las epífisis se hallaban incompletas”.
Un dibujo esquemático de la posición del esqueleto y de sus objetos asociados viene a continuación elaborado por la Sociedad Arantzadi.

Clip_29

Dichos objetos son fundamentales para conocer la vida y la forma de la muerte del soldado, que recogidos de forma cuidadosa se restauraran en laboratorio. A continuación el informe nos hace una lista detallada de los mismos:

“En relación con este miliciano se han recuperado objetos característicos de los pertrechos de un soldado. Así en el entorno de la cintura y de la zona abdominal se han hallado los siguientes elementos:

– Cinturón de cuero con placa metálica de placa-hebilla rectangular. En su cara anterior se observa el escudo del Gobierno Vasco de 1937. Este tipo de hebilla fue suministrada a todos los batallones del Ejército de Euzkadi, Eusko Gudarostea, que dependían de la Consejería de Defensa del Gobierno Vasco. El escudo se realizaba mediante técnica de estampación sobre una lámina fina que luego iba soldada a la hebilla rectangular.
– Dos cartucheras completas que contienen peines de cartuchos. Estaban hechas en goma, tipo garay, o de tela vulcanizada que se fabricaba en Bizkaia.
– Correaje característico de un fusilero.
– Sobre la cavidad abdominal se concentraban un número de objetos que pudieron estar guardados en una bolsa de tela o en un zurrón. Se trata de unas suelas de caucho de alpargata, una pluma estilográfica, dos maquinillas de afeitar de cuchilla completas, además de dos cucharas de latón y una granada de mano.
– En los pies conservaba el calzado de cuero.
– Sin embargo, el objeto más significativo consiste en la pulsera de cadena de eslabones que presentaba en la muñeca izquierda. De dicha pulsera pende un disco metálico que tiene grabado el número 72865”.

Clip_32

Una vez recogidos los restos humanos del soldado fueron trasladados al laboratorio de Antropología Forense de la Universidad del País Vasco en su sede de Donostia – San Sebastian donde se realizó el estudio antropológico y el control de la cadena de custodia bajo la responsabilidad del Antropólogo Forense Dr. Fco. Etxeberria.

El informe continua dándonos datos muy interesantes sobre la identidad del mismo:

“Desde el punto de vista antropológico, se trata de un individuo masculino de edad adulta joven.
Posiblemente, la muerte de este soldado del ejército vasco se produjo durante los días 3 a 5 de junio de 1937, cuando tuvo lugar el contraataque de las tropas franquistas en su avance hacia el cinturón de hierro que protegía la ciudad de Bilbao.
Su muerte puede ser atribuida a una explosión por los fragmentos de metralla que se han localizado en el entorno al esqueleto.
Tras consultar en el Archivo Nacional de Euskadi de Bilbao la relación de nóminas de los diferentes batallones que constituyeron el Eusko Gudarostea donde se recogen los números de chapas de identificación vinculados a los soldados a los que se habían asignados, se pudo descubrir que el número 72865 corresponde a HILARIO BLANCO REGUERO, natural de Barakaldo y miliciano del Batallón 28 de dicha ciudad perteneciente a UGT”.

Clip_31

HOMENAJE Y ENTREGA A LA FAMILIA.

El punto final de ésta historia tuvo lugar el 21 de febrero de este año 2015 cuando se hizo entrega a su hermana y demás familiares  los restos de Hilario Blanco en el Salón de plenos del Ayuntamiento de Lemona. En dicho homenaje institucional participaron la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco, Monika Hernando; la alcaldesa de Lemona, Saioa Elejabarrieta y el presidente de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Francisco Etxeberría.
Hilario Blanco fue un joven comprometido con su época, se alistó para defender la república legalmente establecida, contra los poderes fácticos, a un batallón originario de su propio pueblo de Barakaldo. Su batallón fue destinado al frente, a defender un punto vital para la guerra, Peña Lemona, donde durante días recibieron una lluvia de fuego artillero y de aviación y donde no tuvieron la oportunidad de ver frente a frente al enemigo. Una de esas bombas disparadas a ciegas, al comienzo de la refriega, le cayó encima y no tuvo tiempo de disparar un solo tiro. Como prueba sus cartucheras aun estaban completas.

PEÑA LEMONA HOY.

Con motivo de los campos de trabajo, en cualquier momento además de desenterrar nuevamente las trincheras, de sacar obuses que están apareciendo y que tienen que ser explosionados, porque aún están activos, pueden aparecer nuevos restos humanos, que casi con toda seguridad serán de gudaris vascos. Los propios muertos del ejército rebelde franquista fueron recogidos cuidadosamente y se les dio cristiana sepultura.

El campo de trabajo de este año estará hasta el dia 14 de agosto, así que acercarnos hasta allí puede ser un buen plan para pasar la jornada. Seguro que los que estan allí trabajando nos recibirán de buena gana.

Un interesante artículo sobre la batalla de Peña Lemona podemos leerlo en el siguiente blog http://blogs.deia.com/historiasdelosvascos/2012/06/01/pena-lemona-cenit-de-la-resistencia/

INFORMACION TECNICA DE LA EXHUMACION.
Promueve: Dirección de Derechos Humanos del Gobierno Vasco. Ayuntamiento de Lemoa.
Coordinación: Saioa Elejabarrieta (Alcaldesa de Lemoa)
Dirección exhumación y estudio: Lourdes Herrasti (Departamento de Antropología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi)
El equipo estuvo integrado por: Alberto J. Sampedro, Tito Agirre, Jon Etxezarraga, Alfredo Irusta, Kepa Ganuza, Mikel García, Asier Izagirre, Alberto Sardón, Eduardo Sardón y Nerea Villa.


NOTA.- Todas las fotografías y dibujos que acompañan éste artículo son propiedad de la Sociedad Aranzadi y están sacadas del informe oficial de exhumación.

INVESTIGACIONES EN MONEO Y VILLATOMIL. Buscando una nueva fosa común.

Clip_28

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente

Bilbao.

INVESTIGACIONES PARA EL MES DE AGOSTO.

Ahora que llega el mes de agosto y tenemos más posibilidades de ver gente en los pueblos, sería de gran ayuda el hacer pequeños contactos que nos permitan hacer indagaciones acerca de una posible fosa común que se encuentra por localizar entre los pueblos de Torres de Medina y Villatomil, cerca de la localidad de Medina de Pomar (Burgos).
Las primeras noticias que nos llegan de su existencia son breves pero de una dureza extrema, ya que parece ser un aterrador crimen ocurrido inmediatamente después del golpe de estado franquista del 18 de julio de 1936.
Las personas asesinadas podrían ser jóvenes del pueblo cercano de Moneo, de donde tras ser apresadas son conducidas a algún edificio publico cercano de Medina de Pomar o Villarcayo, para posteriormente darles el paseo y asesinarles por fusilamiento. Todo ello de forma planificada y premeditada ya que previamente habían avisado a “gente” de Villatomil para que esperara los camiones que los transportara al lugar del crimen y ocultar los cadáveres enterrándolos, posiblemente de forma obligada.
La fosa podría albergar 18 cuerpos, los 17 jóvenes desaparecidos de forma forzosa de Moneo y 1 de Prado La Mata.
Cualquier persona que viva en Moneo, Villatomil o cerca de ellos y pueda hacer un contacto o tenga noticias sobre los hechos o posible lugar donde esta la fosa, que se ponga en contacto bien en éste mismo blog o en el de Las Merindades en La Memoria.
Reproducimos una parte de la entrada publicada el pasado 24 de junio de 2015 en Las Merindades en la Memoria  https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com/ (blog sobre la represión franquista en las Merindades).

MONEO ¿Quiénes fueron los jóvenes asesinados?

“Estimados lectores y lectoras os pedimos vuestra ayuda y colaboración en la difusión de esta entrada del blog para conseguir los nombres de los ciudadanos de ese pueblo que fueron asesinados en 1936.
Necesitamos información sobre el pueblo de Moneo, por diversas fuentes sabemos que allí, se hizo una gran matanza. De los testimonios de los oñianos que aparecen en el libro de Eduardo Rojo Diez “La memoria del siglo XX Oña” “Se llevaron a 18 chicos, ninguno volvió, y por lo que tenemos oído, el cura tuvo bastante que ver. Sólo uno se libró…”
• Pero no conocemos ninguno de los nombres de los que pudieron ser asesinados.
• Ni la fecha en la que pudo ocurrir el ¿25 septiembre 1936? ¿15 de agosto del 36?
• El lugar de detención desde el que los trajeron ¿cárcel de Villarcayo? ¿ la prisión del ayuntamiento de Medina?

DSCF2260

Fosa común de Estépar (Burgos). (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

Reenvia y difunde esta entrada, y si tienes alguna referencia por pequeña que sea, escribe un comentario o un correo a merinmemo@gmail.com
La semana pasada publicamos las referencias de ¿TRES NUEVAS FOSAS EN LAS MERINDADES? en una de ella es posible que se encuentres estos muchachos. Junto con ellos, otro puede ser Lucas Pereda Ruiz de 25 años, vecino de Prado la Mata (Merindad de Cuesta Urria), fue detenido por miembros de la Falange creemos que a finales de julio de1936, estuvo en la cárcel de Villarcayo y fue fusilado creemos como hacia el 15 de agosto del 36 con los otros detenidos, unos 17 hombres, casi todos jóvenes como él, entre 18 y veintitantos años, la mayoría de estos jóvenes eran del pueblo vecino Moneo. La familia de este ha pedido colaboración de os vecinos de los pueblos de Moneo y Villatomil, para conocer datos.
Los de la tierra saben que los datos en relación a los jóvenes de Moneo son ciertos, y que no sólo intervino el cura. La noche que se llevaron a los jóvenes de Moneo, se oyó los disparos de los fusiles de la guardia civil y en aquel triste día apareció la tierra removida en la carretera de Torres a Villatomil, terminada la recta de Torres.”

Clip_27

Mapa IBERPIX. Instituto Geográfico nacional.

OTRAS POSIBLES FOSAS A LOCALIZAR.
Siguiendo con las investigaciones tenemos posibles datos de otras, entre las que se encuentra la ya comentada fosa de Villatomil.
Nuevamente reproducimos la entrada original del blog donde se da la noticia.

¿TRES NUEVAS FOSAS EN LAS MERINDADES?
Publicado el 2015/06/17 de Las Merindades en la memoria.
Hoy queremos comentaros tres fosas nuevas de las que nos ha llegado información y pediros colaboración en buscar gente que pudiese estar interesada o recoger en esta misma entrada más información sobre esas fosas.
La zona media de las Merindades sigue siendo todavía bastante oscura en estos temas, estos trabajos de memoria histórica son colectivos, necesitan de muchas manos, memorias y voluntades que se aúnen para remover los cielos y la tierra en busca de la paz y la justicia.
FOSA DE MOMEDIANO
Pueblo que forma parte del municipio de Medina de Pomar, a unos 14 kilómetros, en la carretera provincial BU-V-5514 entre Návagos, Paresotas y Perex. Perteneció a Aforados de Losa y posteriormente a la Junta de Oteo.
La fosa se sitúa junto al cementerio, llegando por la carretera antes de dar vista al cementerio a la izquierda. En ella pudiera haber 7 personas, asesinadas en el verano de 1936
FOSA DE VILLATOMIL
Forma parte del municipio de Medina de Pomar, a unos 14 kilómetros, en la carretera autonómica BU-551 con dirección La Cerca o Criales. Perteneció al ayuntamiento de Aldeas de Medina, posteriormente a la Junta de la Cerca y posteriormente a Medina.
La fosa se situaría en la carretera C-551, pasando Torres a un kilómetro de Villatomil. Después de una curva con badén, más o menos a 10 metros, se notan las bajadas. Pudieran estar 11 personas de Moneo (Medina de Pomar, Burgos), asesinadas en el verano de 1936.
FOSA DE MONEO
Nos han hablado de una fosa en el mismo pueblo de Moneo que se encontraría al borde de la carretera donde pudieran encontrarse los cadáveres de más de una docena de ciudadanos. En el mismo Moneo se asesinó a todos los jóvenes menos a uno. De los testimonios de los oñianos que aparecen en el libro de Eduardo Rojo Diez “La memoria del siglo XX Oña” “Se llevaron a 18 chicos, ninguno volvió, y por lo que tenemos oído, el cura tuvo bastante que ver. Sólo uno se libró.
Es larga lista de lugares de nuestra tierra y queda mucho que descubrir, y alguna parte de ello se encuentra tapado por la tierra. Hace tiempo señalábamos varias de ellas en esta entrada: ¿OTRAS FOSAS EN LAS MERINDADES? o las que reflejamos en Lugares del Horror.”

Clip_28

Mapa IBERPIX. Instituto Geográfico Nacional.

AYUDANOS

Necesitamos contactos en los tres pueblos citados, Momediano, Villatomil y Moneo que nos puedan aportar información sobre la localización de las fosas, de los sucesos y de la identidad de los asesinados.

Gracias.

FOSAS DE ESTEPAR (BURGOS). 2ª PARTE. ” LA CUARTA FOSA”.

DSCF2647

Jesús Pablo Dominguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

La reanudación de los trabajos de excavación para la exhumación de la llamada 4 fosa se señaló para el fin de semana del 1 y 2 de noviembre de 2014, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos.
Sin embargo razones de tipo técnicas impidieron su realización por lo que se marcó una nueva fecha para los trabajos, eligiéndose la Semana Santa de los días 2 al 5 de abril de 2015.

Cuando supimos la elección de esa nueva fecha un poco de amargura inundó nuestra mente, ya que por motivos laborales ni los fines de semana ni la Semana Santa nos constaba como días libres para poder acudir.

Sin embargo, dadas las ganas que teníamos de acudir, un cambio en las vacaciones se hizo posible.
El día 2 de abril allí nos presentamos la familia completa, acercándonos desde el Valle de Manzanedo en Burgos, donde tenemos casa, a mitad de camino de nuestro domicilio en Bilbao.
La climatología dada las fechas que corrían nos dio un agradable descanso, ya que en los últimos años por esas fechas siempre hacía mal tiempo.

Los trabajos de excavación se habían comenzado el fin de semana anterior consistentes en rebajar el terreno a fin de tener el nivel de exhumación lo más cerca posible. Los compañeros y voluntarios de la Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos se habían pasado las jornadas trabajando a destajo sin ninguna maquinaria para sacar la tierra lo antes posible, llegando a tener que hacerlo incluso una vez finalizada la luz solar con los faros de los propios vehículos.

En esta ocasión el equipo técnico de exhumación se había reducido casi a la mitad de los más de 20 que participaron en la campaña de verano pasada. La Sociedad Aranzadi con Francisco Etxeberría a la cabeza y la Universidad de Burgos con el director de la excavación Juan Montero formaban los dos equipos de trabajo. El resto del equipo no técnico lo componíamos un número considerable de voluntarios y miembros de la Coordinadora de Burgos.

La jornada de trabajo en esta ocasión se veía condicionada a la luz solar que por estas fechas se reduce al caer la tarde hasta hacerse de noche muy rápido.

DSCF2627

El equipo de exhumación al completo trabajando sobre la “4ª fosa”. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

LA FOSA NUMERO I (LLAMADA LA 4ª FOSA)

La fosa fue la primera que se localizó por georadar en campañas anteriores y que mediante sondeos se verificó que contenía huesos. Se había marcado un tamaño más reducido que las anteriores por lo que se sospechaba pudieran haber enterrados entre 16 y 19 personas.

Estaba situada más cercana al camino de acceso y por delante de las 3 excavadas, lo que podía indicar que fue una de las primeras en realizarse. La dureza del terreno en esa zona también indicaba esa posibilidad, cambiando más al interior del monte los asesinos el lugar donde ocultar sus horrorosos crímenes.

Cuando comenzaron a aparecer los restos de los asesinados algo nos hizo pensar que algo raro ocurría en esa fosa. Si en las anteriores los cadáveres a pesar de estar tirados unos sobre otros y en posiciones distintas, al quitar la tierra que los cubría se vislumbraba el número de ellos con más o menos dificultad.

En esta ocasión la fosa era un amasijo de huesos que ocupaban toda el área y que en un principio a pesar de que se veía que había muchos más, solo se pudo identificar la posición de 6 de ellos la primera jornada.

En la segunda el número de asesinados visibles era ya de 16 y fue en ese momento cuando a algunos se nos ocurrió que bien podrían estar enterrados en capas, desconociéndose cuantas habría debajo.
En la tercera jornada el número llego a 20 y se veían aun más restos debajo, que no fue posible saber cuantos hasta exhumar los que estaban encima.
El cuarto y último día corría una sensación extraña en boca de todos, dada la cantidad de restos y los que aún faltaban por sacar, creyendo que aún podría haber mas debajo, se pensó que no nos daría tiempo a terminar el trabajo y que habría que continuar un día más. Sin embargo no había más tiempo ni dinero para mantener a la gente un día más. La decisión que se tomo fue el acelerar los trabajos y contar con la suerte de que debajo de esos 6 últimos cadáveres no habría más.

El último hueso se sacó al finalizar la tarde y cuando la luz ya se había prácticamente agotado. Al pie de la fosa Francisco Etxeberría movió la última tierra y me dijo… “ya no hay más”.
La fosa que era la más pequeña que las anteriores, igual de larga pero un metro más estrecha, ocultó durante casi 80 años los restos de 26 personas asesinadas por fusilamiento.

Fue la primera que se hizo para tal macabro crimen, y como eran unos “novatos” en cavar fosas o bien se pasaron en el número de personas a asesinar, tuvieron que aplicarse a fondo y meter a golpes, pisotones e incluso igual pasar por encima, una vez cubierta de tierra, el propio camión que los trasladó para que entraran todos. Prueba de ello es que la gran mayoría tenia rotos los miembros de piernas y brazos por la acción del peso de la tierra que por si sola no lo hubiese hecho. El análisis forense demostrará o nos quitará la razón de esto último.

IMG-20150402-WA0012

Voluntarios trabajando en la “cadena” de cribado para acelerar los trabajos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

EL ASPIRADOR Y LAS CRIBAS.

El trabajo de excavación y exhumación no basta por si solo para hallar pruebas del horrendo crimen o para identificar a la victima. Los objetos y materiales que salen junto a los huesos son una prueba más de su portador. Algunos por ser muy pequeños o porque el aspirador industrial los saca de golpe, no se ven a simple a vista en el momento de sacar la tierra.

En el artículo anterior ya dijimos que la criba era fundamental para reconstruir la vida y muerte de los allí enterrados. En esta ocasión no iba a ser menos.

La larga fila de cribadores, todos trabajando de forma voluntaria, con los cubos de tierra y del propio aspirador hay que controlarla metódicamente. No pueden mezclarse cubos ni objetos y estos tienen que regresar al lugar de donde salieron junto al esqueleto. Lo mismo los pequeños huesos como son las falanges de los dedos de pies y manos e incluso dientes.

Era también una expectación cada vez que salía un objeto personal a pesar de que los asesinados fueron primero desvalijados. Creo recordar que sólo se recuperaron 2 monedas, una en el aspirador y otra sobre un cuerpo. No apareció ningún anillo o joya.

Entre los objetos personales que se hallaron destacan los cepillos de dientes, un tubo pequeño de pasta de perfume, lapiceros de pequeño tamaño, peines, etc.

DSCF2683

Cada caja, una persona rescatada de la fosa, así hasta 26 cajas. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

Y como no las balas que los mataron, al igual que algún casquillo o vaina de fusil e incluso otro cargador de Mauser si no recordamos mal. Sin embargo también apareció un perdigón de plomo de cartucho de escopeta. Este proyectil nos hizo pensar y fue el propio Etxeberria el que dijo que no es la primera vez que salen en fosas comunes, aunque si el primero hallado en Estépar. Lo achaco a “…algún iluminado que se apuntaba voluntario a los fusilamientos con su propia escopeta”, sin duda un asesino en potencia al que la guerra le hizo sacar sus instintos más crueles o un voluntario que quería ganar méritos con los falangistas.

DSCF2644

Planimetría y recogida de información de la fosa excavada antes de la exhumación. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

EL HOMENAJE AL PIE DE LA FOSA.

Al finalizar la exhumación siempre se hace un homenaje a las victimas que allí estuvieron ocultas durante tanto tiempo, un clavel por persona rescatada, unas letras, unas palabras. En fin, un recuerdo y a la vez una denuncia al Gobierno vigente a los estamentos oficiales de Diputación, ayuntamientos, etc, que no solo no ayudan ni financian, sino que entorpecen, con acciones más que por omisiones, el buen trabajo de las exhumaciones y de los grupos de Memoria Histórica, a pesar de que existe una Ley que no se cumple.

DSCF2647

Cuerpo recuperado de la 4ª fosa, uno entre los 26 restantes. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

RESUMIENDO.

Las cuatro fosas descubiertas y exhumadas en  Monte de Estépar han logrado recuperar del olvido a 96 personas varones, que con toda seguridad eran republicanos, civiles y que fueron asesinados mediante un plan de exterminio premeditado que los saco de la carcel de Burgos con el engaño de libertad.

DSCF2623

Parte del equipo técnico de exhumación y voluntarios tras la fosa. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

A TODOS ELLOS NUESTRO MAS SINCERO HOMENAJE Y RECUERDO.
¡SALUD Y REPUBLICA!


Nota.- Las fotografía que acompañan éste árticulo son propiedad de los autores y en ningún caso esta permitido su uso comercial. Su uso no comercial se permite siempre que se cite la fuente de procedencia, en este caso el propio blog.

LAS FOSAS DE ESTEPAR (BURGOS).

DSCF2314

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Hemos elegido para la primera entrada un artículo que teníamos hace tiempo escrito pero que no acabábamos de publicar, en espera de decidirnos a tener nuestra propia página. Ese momento a llegado y da la casualidad que coincide en el tiempo con el aniversario de la exhumación de las 3 primeras fosas de Estépar, ocurrido hace ahora exactamente un año.

En homenaje a las victimas, familiares, equipo de exhumación, Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Historica de Burgos y voluntarios, va este árticulo conmemorativo del 1º ANIVERSARIO EXHUMACION FOSA COMUN DE ESTEPAR (BURGOS). 21 de julio de 2014.

DSCF2232

Primeros movimientos de tierra y voluntariado en plena acción. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

UN VOLUNTARIO NO SE HACE, NACE.

No somos familiares de los allí asesinados, tampoco personal técnico de la Sociedad Aranzadi, ni siquiera somos socios de la Cordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, pero allí estuvimos el primer día de exhumación de los republicanos ejecutados vilmente.

Nuestro motivo es más bien paternal, quién no daría cualquier cosa por sus hijos, sobre todo cuando creen tener bien claro su futuro social y laboral. Unos hijos quieren ser futbolistas y los llevas a que aprendan a algún club de futbol, otros ciclistas y te los llevas el domingo de ruta. Las niñas quieren ser cantante moderna y te tragas un concierto o bailarinas y las apuntas a una academia.
Pero qué se hace si tu hija con 12 años tiene por fan al forense Francisco Etxeberría y a la antropóloga forense de la sexta Bonnes…, pues eso, buscar un lugar donde se realice una exhumación y coincida que su ídolo este allí haciendo su trabajo.

No es un cuento chino, es la realidad más absoluta, pero que no tiene precio en ver la cara de tu retoño y la del propio Etxeberría, que le sorprende que la niña no quiera ser actriz, tertuliana de programas del corazón o cantante.

La realidad es que aparecimos en el monte de Estépar y ante nosotros un mundo nuevo de oscuridad histórica y horror, donde unas cientos de personas fueron asesinadas solo por el hecho de pensar diferente.

DSCF2230

Francisco Etxeberría llenando capazos a dos manos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

BUSQUEDA Y EXCAVACION.

El día 21 de julio comenzó oficialmente la excavación en la zona del monte donde el año anterior se había hallado indicios gracias al georadar, que es un aparato muy inteligente que detecta movimientos y espesores de tierra bajo el subsuelo años atrás. Posteriormente, mediante sondeos, se comprobó que en esa área había huesos enterrados, se había localizado la primera fosa, la numero 1.
Sin embargo también el georadar había dado muestras de remoción de tierra junto a esta fosa en un área de unos 40 x 20 m.

El detector de metales es el siguiente protagonista. Este aparato es capaz de localizar enterrados objetos metálicos, por lo que sirve muy bien para encontrar pruebas del lugar de la matanza. Enseguida se pone a trabajar y localiza un número determinado de casquillos metálicos, llamadas vainas, que alojaban los proyectiles disparados. Un grupo de ellas agrupadas en el área indica el lugar de ejecución.

Ahora con ambos datos, el terreno removido y los casquillos de bala indican un lugar, un terreno afortunadamente libre de tierras extraídas de las cercanas obras del AVE. Estas han sido tiradas allí con una sospechosa intención y a modo de cerco rodean en torno al pequeño bosquecillo de encinas, algunas de ellas casi centenarias y que seguramente vieron las atrocidades allí cometidas. No es la primera vez que se ha tratado de borrar intencionadamente la posible aparición de huesos. Durante algún tiempo la zona fue explotada para la extracción de grabas y se silenció.
El fin de semana anterior se había comenzado a rebajar el terreno mediante excavadora para agilizar los trabajos, ya que solo se disponía de 7 días para la realización del trabajo, mandado principalmente por la escasez de dinero con que se contaba.

El mismo lunes a eso del mediodía ya se había rebajado la capa de tierra hasta la prueba inequívoca de los crímenes realizados, la cal delata el asesinato y su posterior ocultación.
La fosa número I se había señalizado y puesto que ya estaba localizada se trabajaba en la cercana fosa II que ya había dado muestras de ser un lugar de enterramiento por los huesos que ya aparecían.
Simultáneamente se localizaba al lado de la fosa II indicios de cal y huesos que muestran otra fosa más, la llamada número III.

El primer esqueleto que aparece en la fosa II es una calavera con la boca abierta que muestra en primera persona el horror de su asesinato. Cariñosamente la llamamos “el grito”, aunque no sabemos quien fue el primero que le dio el apelativo. Esa calavera saliendo de la tierra con la boca abierta horrorizó a todos los presentes, sobre todo a los no preparados, entre los que nos incluimos. Sorprendentemente a nuestra hija no la asustó, sino que la atrajo más aún en su devoción por su rescatador, su forense favorito y no es la Bonnes.

Uno tras otro los esqueletos fueron apareciendo entre la tierra de forma lenta pero segura por los magníficos técnicos de La Sociedad Aranzadi, Universidad de Burgos y Madrid con el arqueólogo Juan Montero a la cabeza y otros que ahora mismo no alcanzamos a recordar.
El proceso de excavación de una fosa común tiene un organigrama claro, la excavación esta dirigida por un equipo multidisciplinar de un arqueólogo, un forense y un antropólogo social. Junto a ellos su equipo técnico y miembros de la Memoria Histórica de Burgos y merodeando entre ellos los colaboradores y voluntarios entre los que nos encontramos nosotros.

DSCF2233

Voluntarios despejando tierra la primera fosa localizada bajo la dirección de Fco. Etxeberría. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

LOS VOLUNTARIOS.

La labor del voluntario es simple, hacer todo el trabajo de acarrear cubos con tierra, poner toldos, cribar tierra y cuantas cosas estés dispuesto a hacer desinteresadamente.

El trabajo de excavación arqueológica es sumamente delicado, para tratar en lo posible de no hacer desaparecer o alterar pruebas del horroroso crimen. La tierra extraída junto a los huesos es inmediatamente cribada para recoger los objetos y materiales más pequeños perdidos entre la arena.
De esta forma se recogen los botones de la ropa, hebillas de cinturón, monedas, anillos y otros objetos personales de los asesinados que luego podrían identificar a cada victima.

Desgraciadamente también aparecen las balas que los mataron, algunas aún dentro de los cráneos reventados por los impactos a cañón tocante de sus asesinos. Junto a ellas los casquillos o vainas de munición disparada, fácilmente reconocible como de fusil Mauser del ejército, la guardia civil y falangistas armados.También aparecían casquillos y balas de pistola o revólver, claramente identificados a los llamados “tiros de gracia”, aunque en algunos casos eran usadas directamente para ejecutar a la victima arrodillada al pie de la fosa.

Un objeto interesante hallado en una de las fosas nos da idea de el horror de esa carnicería, en primer lugar para la victima, pero posiblemente también para alguno de sus ejecutores.
Un cargador de 5 cartuchos de Mauser apareció en una de las fosas sobre los propios asesinados, lo que nos puede indicar que en el momento de la ejecución, a uno de sus asesinos al volver a recargar el fusil se le calló el cargador sobre los muertos aun calientes. Y no tuvo ni la intención ni el coraje de bajar dentro de la fosa a recogerlo a pesar de ser fundamental para el recarga del arma. El miedo a los cuerpos asesinados o a ser él uno de ellos si a su superior se le ocurre pegarle un tiro por inútil.

DSCF2250

Excavación fosa nº 2 y delimitación fosa nº 3. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

RECOGIDA DE DATOS.

Mientras, fuera del área de trabajo de la excavación, se mueven los amigos de La Agrupación Para La Memoria Histórica de Burgos que ayudan al antropólogo social Dr. Ignacio Fernández de Mata de La Universidad de Burgos en la recopilación de cuantos datos personales dan los familiares y amigos de los desaparecidos en Monte Estépar.

Es una labor ardua, llena de sentimiento hacía las personas que poco a poco se liberan al hablar de algunos de sus familiares. Datos tan insignificantes como si cojeaban, eran zurdos, llevaban gafas, dientes de oro, su profesión, etc. Sirven enormemente a la posible identificación de los familiares enterrados, incluso son determinantes si el análisis óseo y de ADN no es posible.

Estas personas recogen cuidadosamente cada dato y forman una pequeña historia personal que plasman en una ficha con nombres y apellidos. Esta esperará hasta que el día de mañana sea determinante para la identificación de su protagonista, al que de momento solo se le conoce como individuo X, de la fosa X, procedente de Estépar.

DSCF2314

Comienzo de la exhumación de 26 personas en la fosa nº 2. (imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

LAS FOSAS COMUNES.

Durante la excavación se localizaron finalmente 4 fosas comunes, de las que se pudieron excavar 3 en su totalidad y exhumar la totalidad de los cuerpos en ellas localizados. Lo más impresionante de las 3 fosas fue que los esqueletos estaban tirados y amontonados unos sobre otros y no colocados de forma ordenada. Esto nos indica que posiblemente fueron los mismos que los mataron los que los enterraron de forma precipitada para tapar rápidamente los asesinatos. Tal vez esperaban más inocentes ese día y que no se les amontonara su vil trabajo.

La labor de excavación es lenta, pero con la ayuda de los voluntarios se realiza con mayor rapidez. El equipo técnico de excavación es metódico, tiene que extraer toda la tierra de encima, alrededor y entre los huesos, lo que dificulta su labor. Además cada poco tiene que levantarse con los cubos y cribar la tierra para buscar huesos más pequeños, botones, dientes y demás materiales. Esta labor una y otra vez dificulta su estupendo trabajo. Ahí es cuando los voluntarios entramos en acción. Una hilera de cribas trabajando a destajo, un cubo de tierra un voluntario, pero cuidado, cada cubo procede de un lugar muy concreto, donde los restos hallados en el cribado regresan nuevamente al excavador que te ha dado el cubo y que los coloca suavemente sobre los restos del esqueleto. Este procedimiento lento pero eficaz da a cada individuo sus objetos personales que se llevo a la tumba y de esta forma puede que nos indique quien fue.

Botones salían a montones y de todos los colores y tamaños: botones de camisa, de pantalón, de ropa interior.

Monedas celosamente guardadas aún entre los pliegues de la ropa e incluso un monedero completo.
Hebillas de cinturón, tirantes y trabillas de los chalecos.

Mina de lápiz, que es lo único que queda al desaparecer la madera. Tal vez un carpintero, un sastre, un maestro…

Otros objetos salían en plena excavación y que seguro indicarán mejor a su propietario son 3 Anillos, 2 de ellos alianzas y en una de ella las iniciales E.D con la fecha 16.01.1926 que podría indicar una fecha de boda.

Lo más llamativo si cabe era el calzado, conservado casi en su totalidad y estaba compuesto por varios tipos: abarcas, alpargatas y zapatos que muestran una clara y humilde condición social, la de labradores y jornaleros.

En la fosa II aparecieron 26 individuos, la mayoría con las manos atadas a la espalda. En la fosa III 27 individuos y en la número IV 17 más. En total se hallaron 70 cadáveres de republicanos asesinados que coinciden con el número de presos puestos en libertad que se registraron en la cárcel de Burgos en los días 29 y 30 de septiembre de 1936. Es muy posible que se llegue a 90 los paseados esos días con los otros 20 que se sospecha, dadas las dimensiones de la fosa número I.

Estos 90 individuos no son más que la punta del iceberg de los más de 400 desaparecidos reconocidos, que incluso pueden llegar a 1000 por las diversas noticias que se manejan.
Muchos de ellos no se hallarán jamás por estar bajo toneladas de tierra del AVE y otros que se hallaron en las obras de extracción de tierras para relleno de la autovía en tiempos pasados se perdieron por negligencia.

Afortunadamente y gracias a estos trabajos de exhumación se ha podido contactar con personas que conocen otros cuatro posibles emplazamientos cercanos con fosas de republicanos asesinados. De especial interés una fosa que se cree es únicamente de mujeres. Ese es ahora el próximo trabajo, localizar primero las fosas. Con el tiempo excavarlas para extraer los restos, analizarlos y finalmente entregar a sus familiares con un merecido homenaje.

 DSC_0011

Individuo fosa nº 2 al que apodamos cariñosamente “el grito”. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

LABOR SOCIAL Y EDUCACION HISTORICA.

Otro factor que impacta a los noveles en este tipo de trabajo de exhumación es el calor humano que se respira en los alrededores de las fosas. Un nutrido grupo de personas de todas las edades se mueve entre el lugar de excavación al pie de fosa, la zona de cribado y el monolito recordatorio de las personas allí asesinadas. Muchas de esas personas son jóvenes, algunos incluso niños que no se espantan ante lo que aparece al flor de tierra.

Recordamos con cariño las veces que al salir de la fosa para descansar y tomar algo de agua, estas personas, algunas de ellas posiblemente familiares, te rodean y te animan y te dan apoyo por el trabajo realizado. A veces casi nos era imposible regresar al tajo cuando esas personas te contaban su historia con sumo cariño.

En una de las ocasiones en la que el equipo nos permitió ayudar en la detección con el detector de metales, que habíamos llevado por si se necesitaba, en la búsqueda de casquillos y balas en los montones de tierra extraída con la excavadora el primer día, apareció por el lugar un nutrido grupo de escolares acompañados por algún responsable. Rápidamente se nos unieron en peregrinación a lo largo de los montones de tierra cada vez que el aparato emitía un sonido y alertaba del hallazgo de un casquillo o vaina de proyectil de Mauser. No sacamos muchos debido al buen trabajo previo de los técnicos que limpiaron la zona con otro aparato el primer día, pero si los suficientes para mostrar a esos jóvenes las pruebas de los asesinatos. Incluso apareció un tapón de botella de mosto que ahora mismo no recordamos el nombre, pero que en un momento levanto un revuelo entre la gente. Lo limpiamos con suavidad y el nombre que aparecía era la marca del mosto y una de las personas allí mismo lo metió en Internet y resultó ser de una marca que se usó en aquellos años. Fueron ambas cosas, la ayuda a través de los montones de tierra de esos niños y la de la persona que se interesó en buscar la procedencia del tapón lo que hace que este tipo de exhumación ya de por si triste, tenga un aire de frescor en la participación desinteresada de la gente que allí acude.

El otro momento más emocionante de esa semana fue el merecido homenaje que se realizó el anteúltimo día de excavación. En un momento dado nos juntamos más de 400 personas alrededor de las fosas y se colocaron claveles, uno por cada exhumado, se leyeron mensajes y poesías y también algún discurso.

DSCF2322

Homenaje a las 70 víctimas descubiertas en las 3 fosas de Estepar. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

A ESCOTE SE PAGAN LAS EXHUMACIONES.

Ahora es el momento de dejar claro de una vez por todas, ya que aún hay gente que dice que los que excavan las fosas ganan dinero y gastan a cuenta del contribuyente. Todos los gastos se han pagado mediante contribuciones particulares y personales con una simple recaudación mediante donativos. Se necesitaba un presupuesto de 14000 euros para lograr la exhumación y se recaudaron algunos más que han servido principalmente para pagar la maquinaria que se ha usado el primer día para la extracción de tierra, material y la manutención con alojamiento del equipo técnico de excavación durante 7 días ya que no cobraron un euro por su trabajo. El resto de personas, voluntarios la mayor parte entre los cuales nos incluimos, nos pagamos los desplazamientos, alimentación y horas de trabajo de forma libre y desinteresada.

El Gobierno de España y Diputación de Burgos no han dado un euro, incumpliendo de esta forma la Ley de Memoria Histórica a la que están obligados, ni ha colaborado ni ha subvencionado los trabajos.

DSCF2286

Recogida de datos y planimetría de la fosa nº 2 una vez excavada. (imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

SIETE DIAS, 3 FOSAS Y TODOS HASTA LA PROXIMA.

Las largas jornadas de excavaciones de sol a sol con paraditas breves para comer y reponerse se acabaron. Las despedidas siempre son duras, sobre todo después de haber estado conviviendo mano con mano durante una semana.

Lo mejor, las relaciones de amistad y camaradería hechas allí que se recuerdan con cariño y la satisfacción del trabajo bien hecho por una buena causa.

Lo peor, el cansancio de regreso cada jornada al caer la noche, 180 km cada dia entre ida y vuelta.
La 4ª fosa que en realidad es la número 1 quedó pendiente de excavación debido fundamentalmente a la falta de tiempo.

Esta se excavó en la Semana Santa de 2015 y allí estuvimos nuevamente a trabajar codo con codo como si fuésemos unos miembros más del equipo técnico y que desde el primer momento nos recibieron con los brazos abiertos.

Pero esto es otra historia que contaremos próximamente.


Nota.- Las fotografía que acompañan éste árticulo son propiedad de CRONICAS A PIE DE FOSA y en ningún caso esta permitido su uso comercial. Su uso no comercial se permite siempre que se cite la fuente de procedencia, en este caso el propio blog.