LAS FOSAS DE ESTEPAR (BURGOS).

DSCF2314

Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.

Bilbao.

Hemos elegido para la primera entrada un artículo que teníamos hace tiempo escrito pero que no acabábamos de publicar, en espera de decidirnos a tener nuestra propia página. Ese momento a llegado y da la casualidad que coincide en el tiempo con el aniversario de la exhumación de las 3 primeras fosas de Estépar, ocurrido hace ahora exactamente un año.

En homenaje a las victimas, familiares, equipo de exhumación, Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Historica de Burgos y voluntarios, va este árticulo conmemorativo del 1º ANIVERSARIO EXHUMACION FOSA COMUN DE ESTEPAR (BURGOS). 21 de julio de 2014.

DSCF2232

Primeros movimientos de tierra y voluntariado en plena acción. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

UN VOLUNTARIO NO SE HACE, NACE.

No somos familiares de los allí asesinados, tampoco personal técnico de la Sociedad Aranzadi, ni siquiera somos socios de la Cordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, pero allí estuvimos el primer día de exhumación de los republicanos ejecutados vilmente.

Nuestro motivo es más bien paternal, quién no daría cualquier cosa por sus hijos, sobre todo cuando creen tener bien claro su futuro social y laboral. Unos hijos quieren ser futbolistas y los llevas a que aprendan a algún club de futbol, otros ciclistas y te los llevas el domingo de ruta. Las niñas quieren ser cantante moderna y te tragas un concierto o bailarinas y las apuntas a una academia.
Pero qué se hace si tu hija con 12 años tiene por fan al forense Francisco Etxeberría y a la antropóloga forense de la sexta Bonnes…, pues eso, buscar un lugar donde se realice una exhumación y coincida que su ídolo este allí haciendo su trabajo.

No es un cuento chino, es la realidad más absoluta, pero que no tiene precio en ver la cara de tu retoño y la del propio Etxeberría, que le sorprende que la niña no quiera ser actriz, tertuliana de programas del corazón o cantante.

La realidad es que aparecimos en el monte de Estépar y ante nosotros un mundo nuevo de oscuridad histórica y horror, donde unas cientos de personas fueron asesinadas solo por el hecho de pensar diferente.

DSCF2230

Francisco Etxeberría llenando capazos a dos manos. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

BUSQUEDA Y EXCAVACION.

El día 21 de julio comenzó oficialmente la excavación en la zona del monte donde el año anterior se había hallado indicios gracias al georadar, que es un aparato muy inteligente que detecta movimientos y espesores de tierra bajo el subsuelo años atrás. Posteriormente, mediante sondeos, se comprobó que en esa área había huesos enterrados, se había localizado la primera fosa, la numero 1.
Sin embargo también el georadar había dado muestras de remoción de tierra junto a esta fosa en un área de unos 40 x 20 m.

El detector de metales es el siguiente protagonista. Este aparato es capaz de localizar enterrados objetos metálicos, por lo que sirve muy bien para encontrar pruebas del lugar de la matanza. Enseguida se pone a trabajar y localiza un número determinado de casquillos metálicos, llamadas vainas, que alojaban los proyectiles disparados. Un grupo de ellas agrupadas en el área indica el lugar de ejecución.

Ahora con ambos datos, el terreno removido y los casquillos de bala indican un lugar, un terreno afortunadamente libre de tierras extraídas de las cercanas obras del AVE. Estas han sido tiradas allí con una sospechosa intención y a modo de cerco rodean en torno al pequeño bosquecillo de encinas, algunas de ellas casi centenarias y que seguramente vieron las atrocidades allí cometidas. No es la primera vez que se ha tratado de borrar intencionadamente la posible aparición de huesos. Durante algún tiempo la zona fue explotada para la extracción de grabas y se silenció.
El fin de semana anterior se había comenzado a rebajar el terreno mediante excavadora para agilizar los trabajos, ya que solo se disponía de 7 días para la realización del trabajo, mandado principalmente por la escasez de dinero con que se contaba.

El mismo lunes a eso del mediodía ya se había rebajado la capa de tierra hasta la prueba inequívoca de los crímenes realizados, la cal delata el asesinato y su posterior ocultación.
La fosa número I se había señalizado y puesto que ya estaba localizada se trabajaba en la cercana fosa II que ya había dado muestras de ser un lugar de enterramiento por los huesos que ya aparecían.
Simultáneamente se localizaba al lado de la fosa II indicios de cal y huesos que muestran otra fosa más, la llamada número III.

El primer esqueleto que aparece en la fosa II es una calavera con la boca abierta que muestra en primera persona el horror de su asesinato. Cariñosamente la llamamos “el grito”, aunque no sabemos quien fue el primero que le dio el apelativo. Esa calavera saliendo de la tierra con la boca abierta horrorizó a todos los presentes, sobre todo a los no preparados, entre los que nos incluimos. Sorprendentemente a nuestra hija no la asustó, sino que la atrajo más aún en su devoción por su rescatador, su forense favorito y no es la Bonnes.

Uno tras otro los esqueletos fueron apareciendo entre la tierra de forma lenta pero segura por los magníficos técnicos de La Sociedad Aranzadi, Universidad de Burgos y Madrid con el arqueólogo Juan Montero a la cabeza y otros que ahora mismo no alcanzamos a recordar.
El proceso de excavación de una fosa común tiene un organigrama claro, la excavación esta dirigida por un equipo multidisciplinar de un arqueólogo, un forense y un antropólogo social. Junto a ellos su equipo técnico y miembros de la Memoria Histórica de Burgos y merodeando entre ellos los colaboradores y voluntarios entre los que nos encontramos nosotros.

DSCF2233

Voluntarios despejando tierra la primera fosa localizada bajo la dirección de Fco. Etxeberría. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

LOS VOLUNTARIOS.

La labor del voluntario es simple, hacer todo el trabajo de acarrear cubos con tierra, poner toldos, cribar tierra y cuantas cosas estés dispuesto a hacer desinteresadamente.

El trabajo de excavación arqueológica es sumamente delicado, para tratar en lo posible de no hacer desaparecer o alterar pruebas del horroroso crimen. La tierra extraída junto a los huesos es inmediatamente cribada para recoger los objetos y materiales más pequeños perdidos entre la arena.
De esta forma se recogen los botones de la ropa, hebillas de cinturón, monedas, anillos y otros objetos personales de los asesinados que luego podrían identificar a cada victima.

Desgraciadamente también aparecen las balas que los mataron, algunas aún dentro de los cráneos reventados por los impactos a cañón tocante de sus asesinos. Junto a ellas los casquillos o vainas de munición disparada, fácilmente reconocible como de fusil Mauser del ejército, la guardia civil y falangistas armados.También aparecían casquillos y balas de pistola o revólver, claramente identificados a los llamados “tiros de gracia”, aunque en algunos casos eran usadas directamente para ejecutar a la victima arrodillada al pie de la fosa.

Un objeto interesante hallado en una de las fosas nos da idea de el horror de esa carnicería, en primer lugar para la victima, pero posiblemente también para alguno de sus ejecutores.
Un cargador de 5 cartuchos de Mauser apareció en una de las fosas sobre los propios asesinados, lo que nos puede indicar que en el momento de la ejecución, a uno de sus asesinos al volver a recargar el fusil se le calló el cargador sobre los muertos aun calientes. Y no tuvo ni la intención ni el coraje de bajar dentro de la fosa a recogerlo a pesar de ser fundamental para el recarga del arma. El miedo a los cuerpos asesinados o a ser él uno de ellos si a su superior se le ocurre pegarle un tiro por inútil.

DSCF2250

Excavación fosa nº 2 y delimitación fosa nº 3. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

RECOGIDA DE DATOS.

Mientras, fuera del área de trabajo de la excavación, se mueven los amigos de La Agrupación Para La Memoria Histórica de Burgos que ayudan al antropólogo social Dr. Ignacio Fernández de Mata de La Universidad de Burgos en la recopilación de cuantos datos personales dan los familiares y amigos de los desaparecidos en Monte Estépar.

Es una labor ardua, llena de sentimiento hacía las personas que poco a poco se liberan al hablar de algunos de sus familiares. Datos tan insignificantes como si cojeaban, eran zurdos, llevaban gafas, dientes de oro, su profesión, etc. Sirven enormemente a la posible identificación de los familiares enterrados, incluso son determinantes si el análisis óseo y de ADN no es posible.

Estas personas recogen cuidadosamente cada dato y forman una pequeña historia personal que plasman en una ficha con nombres y apellidos. Esta esperará hasta que el día de mañana sea determinante para la identificación de su protagonista, al que de momento solo se le conoce como individuo X, de la fosa X, procedente de Estépar.

DSCF2314

Comienzo de la exhumación de 26 personas en la fosa nº 2. (imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

LAS FOSAS COMUNES.

Durante la excavación se localizaron finalmente 4 fosas comunes, de las que se pudieron excavar 3 en su totalidad y exhumar la totalidad de los cuerpos en ellas localizados. Lo más impresionante de las 3 fosas fue que los esqueletos estaban tirados y amontonados unos sobre otros y no colocados de forma ordenada. Esto nos indica que posiblemente fueron los mismos que los mataron los que los enterraron de forma precipitada para tapar rápidamente los asesinatos. Tal vez esperaban más inocentes ese día y que no se les amontonara su vil trabajo.

La labor de excavación es lenta, pero con la ayuda de los voluntarios se realiza con mayor rapidez. El equipo técnico de excavación es metódico, tiene que extraer toda la tierra de encima, alrededor y entre los huesos, lo que dificulta su labor. Además cada poco tiene que levantarse con los cubos y cribar la tierra para buscar huesos más pequeños, botones, dientes y demás materiales. Esta labor una y otra vez dificulta su estupendo trabajo. Ahí es cuando los voluntarios entramos en acción. Una hilera de cribas trabajando a destajo, un cubo de tierra un voluntario, pero cuidado, cada cubo procede de un lugar muy concreto, donde los restos hallados en el cribado regresan nuevamente al excavador que te ha dado el cubo y que los coloca suavemente sobre los restos del esqueleto. Este procedimiento lento pero eficaz da a cada individuo sus objetos personales que se llevo a la tumba y de esta forma puede que nos indique quien fue.

Botones salían a montones y de todos los colores y tamaños: botones de camisa, de pantalón, de ropa interior.

Monedas celosamente guardadas aún entre los pliegues de la ropa e incluso un monedero completo.
Hebillas de cinturón, tirantes y trabillas de los chalecos.

Mina de lápiz, que es lo único que queda al desaparecer la madera. Tal vez un carpintero, un sastre, un maestro…

Otros objetos salían en plena excavación y que seguro indicarán mejor a su propietario son 3 Anillos, 2 de ellos alianzas y en una de ella las iniciales E.D con la fecha 16.01.1926 que podría indicar una fecha de boda.

Lo más llamativo si cabe era el calzado, conservado casi en su totalidad y estaba compuesto por varios tipos: abarcas, alpargatas y zapatos que muestran una clara y humilde condición social, la de labradores y jornaleros.

En la fosa II aparecieron 26 individuos, la mayoría con las manos atadas a la espalda. En la fosa III 27 individuos y en la número IV 17 más. En total se hallaron 70 cadáveres de republicanos asesinados que coinciden con el número de presos puestos en libertad que se registraron en la cárcel de Burgos en los días 29 y 30 de septiembre de 1936. Es muy posible que se llegue a 90 los paseados esos días con los otros 20 que se sospecha, dadas las dimensiones de la fosa número I.

Estos 90 individuos no son más que la punta del iceberg de los más de 400 desaparecidos reconocidos, que incluso pueden llegar a 1000 por las diversas noticias que se manejan.
Muchos de ellos no se hallarán jamás por estar bajo toneladas de tierra del AVE y otros que se hallaron en las obras de extracción de tierras para relleno de la autovía en tiempos pasados se perdieron por negligencia.

Afortunadamente y gracias a estos trabajos de exhumación se ha podido contactar con personas que conocen otros cuatro posibles emplazamientos cercanos con fosas de republicanos asesinados. De especial interés una fosa que se cree es únicamente de mujeres. Ese es ahora el próximo trabajo, localizar primero las fosas. Con el tiempo excavarlas para extraer los restos, analizarlos y finalmente entregar a sus familiares con un merecido homenaje.

 DSC_0011

Individuo fosa nº 2 al que apodamos cariñosamente “el grito”. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

LABOR SOCIAL Y EDUCACION HISTORICA.

Otro factor que impacta a los noveles en este tipo de trabajo de exhumación es el calor humano que se respira en los alrededores de las fosas. Un nutrido grupo de personas de todas las edades se mueve entre el lugar de excavación al pie de fosa, la zona de cribado y el monolito recordatorio de las personas allí asesinadas. Muchas de esas personas son jóvenes, algunos incluso niños que no se espantan ante lo que aparece al flor de tierra.

Recordamos con cariño las veces que al salir de la fosa para descansar y tomar algo de agua, estas personas, algunas de ellas posiblemente familiares, te rodean y te animan y te dan apoyo por el trabajo realizado. A veces casi nos era imposible regresar al tajo cuando esas personas te contaban su historia con sumo cariño.

En una de las ocasiones en la que el equipo nos permitió ayudar en la detección con el detector de metales, que habíamos llevado por si se necesitaba, en la búsqueda de casquillos y balas en los montones de tierra extraída con la excavadora el primer día, apareció por el lugar un nutrido grupo de escolares acompañados por algún responsable. Rápidamente se nos unieron en peregrinación a lo largo de los montones de tierra cada vez que el aparato emitía un sonido y alertaba del hallazgo de un casquillo o vaina de proyectil de Mauser. No sacamos muchos debido al buen trabajo previo de los técnicos que limpiaron la zona con otro aparato el primer día, pero si los suficientes para mostrar a esos jóvenes las pruebas de los asesinatos. Incluso apareció un tapón de botella de mosto que ahora mismo no recordamos el nombre, pero que en un momento levanto un revuelo entre la gente. Lo limpiamos con suavidad y el nombre que aparecía era la marca del mosto y una de las personas allí mismo lo metió en Internet y resultó ser de una marca que se usó en aquellos años. Fueron ambas cosas, la ayuda a través de los montones de tierra de esos niños y la de la persona que se interesó en buscar la procedencia del tapón lo que hace que este tipo de exhumación ya de por si triste, tenga un aire de frescor en la participación desinteresada de la gente que allí acude.

El otro momento más emocionante de esa semana fue el merecido homenaje que se realizó el anteúltimo día de excavación. En un momento dado nos juntamos más de 400 personas alrededor de las fosas y se colocaron claveles, uno por cada exhumado, se leyeron mensajes y poesías y también algún discurso.

DSCF2322

Homenaje a las 70 víctimas descubiertas en las 3 fosas de Estepar. (Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA)

A ESCOTE SE PAGAN LAS EXHUMACIONES.

Ahora es el momento de dejar claro de una vez por todas, ya que aún hay gente que dice que los que excavan las fosas ganan dinero y gastan a cuenta del contribuyente. Todos los gastos se han pagado mediante contribuciones particulares y personales con una simple recaudación mediante donativos. Se necesitaba un presupuesto de 14000 euros para lograr la exhumación y se recaudaron algunos más que han servido principalmente para pagar la maquinaria que se ha usado el primer día para la extracción de tierra, material y la manutención con alojamiento del equipo técnico de excavación durante 7 días ya que no cobraron un euro por su trabajo. El resto de personas, voluntarios la mayor parte entre los cuales nos incluimos, nos pagamos los desplazamientos, alimentación y horas de trabajo de forma libre y desinteresada.

El Gobierno de España y Diputación de Burgos no han dado un euro, incumpliendo de esta forma la Ley de Memoria Histórica a la que están obligados, ni ha colaborado ni ha subvencionado los trabajos.

DSCF2286

Recogida de datos y planimetría de la fosa nº 2 una vez excavada. (imagen CRONICAS A PIE DE FOSA).

SIETE DIAS, 3 FOSAS Y TODOS HASTA LA PROXIMA.

Las largas jornadas de excavaciones de sol a sol con paraditas breves para comer y reponerse se acabaron. Las despedidas siempre son duras, sobre todo después de haber estado conviviendo mano con mano durante una semana.

Lo mejor, las relaciones de amistad y camaradería hechas allí que se recuerdan con cariño y la satisfacción del trabajo bien hecho por una buena causa.

Lo peor, el cansancio de regreso cada jornada al caer la noche, 180 km cada dia entre ida y vuelta.
La 4ª fosa que en realidad es la número 1 quedó pendiente de excavación debido fundamentalmente a la falta de tiempo.

Esta se excavó en la Semana Santa de 2015 y allí estuvimos nuevamente a trabajar codo con codo como si fuésemos unos miembros más del equipo técnico y que desde el primer momento nos recibieron con los brazos abiertos.

Pero esto es otra historia que contaremos próximamente.


Nota.- Las fotografía que acompañan éste árticulo son propiedad de CRONICAS A PIE DE FOSA y en ningún caso esta permitido su uso comercial. Su uso no comercial se permite siempre que se cite la fuente de procedencia, en este caso el propio blog.

Anuncios

Un comentario en “LAS FOSAS DE ESTEPAR (BURGOS).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s