ORTUELLA, GUERRA CIVIL Y MEMORIA HISTORICA.

ortuella-kiosko

“El recuerdo del pasado es fundamental para afrontar el futuro”.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


Este artículo viene a cuento de la presentación en público de las JORNADAS DE MEMORIA HISTORICA que se van a celebrar en los próximos días de este mes de febrero en la localidad de Ortuella (Bizkaia), consistentes en la exposición “Exhumando fosas, recuperando dignidades” de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y una serie de charlas-conferencia. Todo ello organizado por el propio Ayuntamiento de Ortuella y nuestro blog Crónicas a pie de fosa. De ello hablaremos más más abajo.

CALLES, PLACAS Y SIMBOLOGIA FRANQUISTA

En estos últimos años la localidad bizkaina de Ortuella esta trabajando por la memoria histórica, por patrocinar proyectos que contribuyan al recuerdo de nuestro pasado más reciente. Primero fue el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica de 2007 que aprobó el Gobierno de Zapatero en cuanto al tema de placas de significado franquista. Es cierto que la nomenclatura de calles se cumplió bien mucho tiempo antes, pero el tema de eliminación de placas con simbología del régimen quedó incompleta. Por tal razón el 24 de julio de 2013 la corporación municipal de Ortuella, aprobó la retirada de cuantas placas y símbolos de la herencia franquista quedaran aún en el municipio.

El trabajo fue encomendado a las propias brigadas de obras para que en su medida fueran eliminando principalmente las placas de aluminio colocadas por el Ministerio de la Vivienda a nombre del (I.N.V) Instituto Nacional de la Vivienda del año 1954. Nos cuentan incluso que a algunas comunidades de propietarios se les intentó cobrar por la eliminación de las mismas.

Sin embargo el trabajo nuevamente no se realizó bien del todo, porque nosotros realizamos en diciembre de 2015 una breve inspección al azar por algunas calles de la localidad y en poco tiempo localizamos 3 placas sin retirar y además con el agravante de estar en lugares céntricos, de paso habitual y que no fueron vistas u olvidadas a propósito. No seguimos más, con 3 nos valía para denunciar en nuestro blog y en las redes sociales, a través de nuestra página de facebook, que aún había simbología franquista en forma de placas de viviendas en el municipio.

La verdad que fue un pequeño juego, una especie de…¿a ver qué pasa?…

100_9308

Placa con simbología franquista que incumple la Ley de Memoria Histórica de 2007, retirada por voluntad “popular” en 2015 de un edificio en Ortuella. Imagen Crónicas a pie de fosa.

Pues pasó que una vez notificado el ayuntamiento de la existencia de las mismas, este decidió que había cosas más importantes que hacer en el pueblo (no le faltaba razón) y que eso no era importante.

Al final, pasado un tiempo, algunos vecinos del municipio armados con una escalera, un cincel y un martillo retiraron “gratuitamente” las citadas placas de las paredes de los edificios. De regalo nos dieron una de recuerdo por descubrirlas, pero con la seguridad de que aún quedaban más por encontar ocultas a la vista en alguna calle.

La opinión general del pueblo fue positiva en cuanto a la retirada a “ la brava”, ya que dicha existencia había sido denunciada en repetidas ocasiones en los plenos municipales sin que hasta el momento el ayuntamiento haya hecho algo por solucionarlo.

La falta de tacto y respeto hacia las personas que sufrieron la represión franquista que les duele ver esa simbología, por no cumplir la Ley de Memoria Histórica de 2007, no cumplir los acuerdos municipales del 24 de julio de 2013 y por hacer caso omiso de la denuncia actual, se retiraron “popularmente”.

Sin embargo hubo una sola queja, que en parte tenía razón, ya que se retiró una de las placas de un edificio “privado” con un solo propietario y no le gustó mucho la publicidad de que tenía una placa franquista “olvidada” en su fachada. Que si había que haber pedido permiso, que si el edificio es privado, etc. Además nos pidió la birria de placa retirada, en muy mal estado y con cáncer del metal por el paso del tiempo. Se le dio para calmar el berrinche y hasta otro día.

Decimos que en parte tenía razón solamente en que no le pedimos permiso, pero no se le pidió a nadie. Llevaba ahí más de 60 años y estaba “en busca y captura” por incumplir la ley de 2007. Además todos los edificios son privados, tengan 1 propietario o 20 y eso nos los hace blindados ante la ley, que les recomendaba más que obligar a retirar ordenadamente las placas.

LA MEMORIA DE LA GUERRA CIVIL.

A finales de 2015 se presentó en Ortuella una película documental escrita y dirigida por el historiador local Juan Ignacio Rodríguez Camarero, titulada “ORTUELLA EN LA GUERRA CIVIL (1936-1939)- ORTUELLA GUDA ZIBILEAN”.

101_0076

Carátula del video documental “ORTUELLA EN LA GUERRA CIVIL (1936-1939)- ORTUELLA GUDA ZIBILEAN”.

Nos hemos servido de ese documental y de parte los relatos de sus protagonistas para la realización de este reportaje.

A lo largo de 90 minutos este magnífico trabajo audiovisual y de investigación desgrana mediante textos, cuidadosamente elegidos, los hechos sucedidos durante la guerra civil en Ortuella y por reflejo en Bizkaia. Para ello además se nutre de numerosas intervenciones de nuestros vecinos “mayores”, que con detalle y ahondando en los recuerdos, relatan hechos y sucesos ocurridos en el pueblo. Expone, con testimonios de varios protagonistas que vivieron en primera persona aquellos acontecimientos, cómo se vivió en la localidad el desarrollo del enfrentamiento armado y sus dramáticas consecuencias.

Paralelamente se presentó una exposición con cada una de las 203 fichas individuales de los vecinos de “ambos bandos” que pagaron con su vida una guerra que nunca debiera de haberse producido. De las víctimas, 200 eran hombre y 3 mujeres.

Para un pueblo como Ortuella, con poco más de 6000 habitantes en 1936, el golpe de estado contra la república legalmente establecida que dio comienzo a una guerra civil, supuso un duro revés para la población. Por aquellas fechas y desde la instauración de la República se venían sucediendo graves altercados e incidentes, algunos con muertes, entre partidarios de los partidos y sindicatos de izquierdas y los contrarios de derechas, tradicionalistas o monárquicos.

El golpe de estado de un sector del ejército, con el beneplácito de la oligarquía adinerada y la colaboración de la Iglesia española, del 18 de julio de 1936 cayó como un mazo en la vecindad de Ortuella. Muchos eran derechistas declarados que veían en el llamado “alzamiento nacional” la llegada de tiempos mejores, de poder y dinero sobre los vecinos menos favorecidos, principalmente la mayoría del pueblo, que no eran más que agricultores, ganaderos y mineros.

El resto lo conocemos ya, cada pueblo organizó su Comité de Defensa y muchos jóvenes se alistaron voluntarios en numerosos batallones para ir a luchar contra el enemigo fascista, que en aquellos momentos se había atrincherado en la zona de Gipuzkoa y Alava. Cada uno se alistó en las milicias propias de su partido o sindicato afín; nacionalistas, socialistas-ugetistas, comunistas y anarquistas. Muchos de estos jóvenes murieron en varias batallas conocidas como la de Villarreal (Alava) o Los Intxortas en Elgeta (Gipuzkoa), además de otras.

En los registros municipales, en el acta de defunciones constan sus nombres anotados uno a uno, pero no están todos, muchos desaparecieron en en frente de guerra y sus cuerpos no fueron encontrados, algunos no pudieron ser inscritos como muertos.

Cuando el 19 de junio de 1937 cae Bilbao después de varios días de lucha, la huída de la población se realizó hacia territorio aún republicano en dirección a Santander, ya que la otra margen de la ria ya estaba en poder fascista. Tras ellos los batallones republicanos luchaban para tratar de defender la retirada ordenada de la población. Pero todo fue inútil a pesar del ardor guerrero y en muchos casos de heroísmo, una a una las localidades de la marquen izquierda del Nervión fue cayendo en manos del ejército fascista, mientras los aviones seguían bombardeando las poblaciones civiles ocasionando centenares de bajas inocentes que nunca pisaron el frente de batalla.

g-c-e-187

Leonor Témez Vilor, muerta en el bombardeo del 16 de junio de 1937. Imagen sacada de la ficha personal realizada para la exposición “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939-Ortuella Guda Zibilean”

Antes de la caída de Bilbao, los aviones fascistas bombardean varias localidades de la margen izquierda. El 16 de junio varios aviones se lanzan a bombardear el campo de aviación construido en la playa de la Arena en Muskiz y de camino hacia él, dejan caer varias bombas en Trapagaran, Ortuella y Abanto y Ciervana.

En Ortuella las bombas matan a 5 personas; Migel Azaola San Jinés (31 años) escultor de renombre, que a pesar de ser del vecino Trapagaran, estaba viviendo en su taller de Casablanca; Ángel López Torres (49 años) muere en su casa del barrio de Bañales, y tres de ellas de la misma familia. Eran la madre Leonor Témez Vilor (44 años) y sus hijos Jesús López Témez (5 años) y Palmira López Témez (20 años). Vívían en el nº 14 de la calle Pablo Iglesias en el barrio de la Etxaba.

Los días previos a la ocupación fascista de Ortuella, debido a la situación de guerra que se vivía, la corporación municipal acordó disolverse y ceder el control del pueblo y del Ayuntamiento a el Comité de Defensa que quedó integrado por tres personas, el alcalde Enrique Atozqui Cardo (Izquierda Republicana) y los concejales Lucio Gómez Espino (PSOE) y Santiago Fernández Soto (PCE). Cuando Ortuella estaba ya perdida y ante su inminente caída este Comité huyó a la desesperada para salvar su vida.

ortuella-comite-de-defensa

Comité de defensa de Ortuella en 1937; en el centro Enrique Atozqui Cardo, a la derecha Lucio Gómez Espino y a la izquierda Santiago Fernández Soto. Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”

El día 22 cae Barakaldo, Sestao, Portugalete y Trapagaran y las tropas rebeldes paran su ofensiva a las puertas de Ortuella. En Trapagaran y Portugalete colocarán su puesto de mando avanzado, a la espera del asalto del día siguiente.

Las tropas fascistas que entraron en Ortuella estaban formadas principalmente por el Regimiento de Cazadores de Mérida nº3, el Regimiento de Cazadores las Navas nº2 y un pequeño contingente de soldados de Regulares, los tan temidos “moros”, que parece no cometieron tropelías y estuvieron bien atados en la localidad. Además hay relatos que nos hablan incluso de soldados a caballo italianos, posiblemente mandos de alguna sección de “los flechas negras”, que fueron los que tomaron principalmente el vecino Portugalete. Se ve que se dividieron y unos continuaron hacia su siguiente objetivo en Santurzi y otros a Ortuella.
  Todos eran parte de la IVº Brigada de Navarra y más concretamente de una sección de la misma llamada 1ª Brigada de Africa, mandada por el comandante Martínez Esparza hasta marzo de 1937. Después de la caída de Bilbao, en junio de 1937, las fuerzas militares sublevadas se reorganizaron y las tropas que entraron en Ortuella estaban integradas en la IIª Brigada de Navarra. 

Mientras, a su izquierda, por la zona montañosa, la Iª Brigada de Navarra entra por el Ganeran ganando sus alturas en medio de fuertes combates. Varias Unidades de refuerzo vasco-asturianas intentan mantener las alturas del monte de Triano, en el cercano Abanto y Ciervana. Las fuerzas de la 8º Asturiana hacen contraataques sin éxito durante toda la tarde.

Ortuella cae en poder de las tropas sublevadas el día 23 de junio de 1937 a las 17.30 horas de la tarde, hora cuidadosamente anotada por un vecino.

vista-aerea-de-ortuella-1921

Panoramica de Ortuella en 1921.

Imagen http://pluralanitzak.blogspot.com.es/

Ese día las tropas avanzan en dos columnas, una viene por la carretera nacional de Trapagaran y la otra por carretera desde Portugalete. Esta última entra primero en el barrio de Urioste  y avanza sin dificultades. Ambas se juntan en la unión de las dos carreteras casi en el centro de Ortuella, pero es en ese lugar donde parece que encuentran algo de resistencia. Son disparados por posiciones elevadas en la zona de explotación minera sin causar bajas, pero que hicieron replantearse la forma de tomar completamente el pueblo. Inmediatamente un pelotón de soldados fascistas monta dos ametralladoras en la zona de la “Campa de Pinedo” para controlar la situación mientras el resto se dispersa. A pesar de su superioridad militar la toma de Ortuella no iba a ser un camino de rosas.

En Ortuella habían quedado defendiendo la localidad milicianos de un batallón asturiano, que tenía emplazado en las inmediaciones mineras de Cadegal un tanque oruga con una ametralladora. Desde allí la visión de ambas carreteras era muy buena y en cuanto los vio aparecer disparó.

Para dejar más espacio y evitar los disparos ambas columnas se volvieron a dividir y una se mantuvo en la carretera general pero a resguardo de los disparos y otra, posiblemente la que venía de Portugalete, fue subiendo hacia el monte El Barracón campo a través por las huertas y campas de lo que hoy son los barrios de Mendialde- Ganguren.

Esos soldados vasco-asturianos habían tomado posiciones en La Salve (Nocedal) y el cementerio de Gallarta. Además tenían control sobre el puente de Sta. Juliana (Abanto y Ciervana) donde otro tanque oruga, o tal vez el mismo que vigilaba Ortuella y que tuvo que huir para no quedar copado por el enemigo, cortaba la carretera y vigilaba la zona. Desde las posiciones de la Salve y el cementerio dispararon sus armas contra los primeros soldados que asomaron la cabeza por las alturas del Barracón.

El comienzo de la refriega fue una lluvia de fuego de fusilería y obuses de morteros, que hizo que uno de los obuses cayera sobre la avanzadilla de soldados y mulos que transportaban material bélico. Un testigo de los hechos, niño en aquella época, relata como uno de esos soldados fue alcanzado de lleno por el obús y su cuerpo quedo desecho en el lugar del que aún quedan restos al día siguiente. Los mandos no se esperaban ese “recibimiento” en Ortuella, ya que pensaban tomarla sin pegar un solo tiro. Así que nuevamente dieron órdenes de retirada para tratar de tomar las alturas del Barracón desde atrás, por el barrio de Urioste, en el límite con Portugalete.

Sin embargo, la toma de las alturas que del Barracón van en linea recta hacia Nocedal por la loma del cerro de Eskurto (hoy depósito de aguas), causó al ejército sublevado siete muertos, incluido el que mató el obús. Unos cayeron en la subida al Barracón donde hoy esta el barrio Gorbea y la antigua escuela de formación profesional (1), otros en el Alto del Eskurto (2), uno en la carretera general n 634 al comienzo del camino del cementerio (3) y los últimos en el barrio de Nocedal y en Las Postas (4).

ortuella-01-muertos-ejercito-nacional

Detalle donde murieron en accion de guerra los soldados del ejército franquista en Ortuella. Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”con montaje númerico de Crónicas a pie de fosa.

Sus cuerpos recibieron, a diferencia de los del bando republicano, soberana sepultura en una fosa colectiva en el cementerio de Nocedal, conocido como municipal de Ortuella.

En la misma hay una cruz y una lápida con la leyenda y arenga franquista “Murieron por Dios y por España” al final de un listado de 6 nombres completos y uno desconocido.

Otro testigo, que por aquel entonces tenia 10 años, recuerda como oyeron a lo lejos a alguien que gritaba “…ha caído trigo, ha caído trigo…” sin saber muy bien que significaba aquello.

Trigo era el apellido de uno de los soldados muertos en aquellos combates del día 23, su nombre completo era Bartolomé Trigo, “soldado del ejército del Regimiento Las Navas”, tal y como dice el acta de defunción firmada el 24 de junio de 1937. En uno de los apartados pone: …falleció…a consecuencia de…”heridas por arma de fuego”.

El resto de nombres de los soldados del ejército franquista muertos y tal como consta en las correspondientes actas de defunción que se guardan en los libros del Juzgado de Paz de Ortuella son los siguientes:

Manuel Espinosa, soldado del ejército del Regimiento Las Navas.

Benigno Villar, soldado del ejército del Regimiento de Mérida.

Angel Exposito, soldado del ejército del Regimiento de Mérida.

José Valino y Valino, soldado del ejército del Regimiento de Mérida.

Antonio Collado García, soldado del ejército del Regimiento de Artillería.

Un desconocido, soldado del ejército.

101_0078

Actas de defunción de los soldados del ejército sublevado muertos en Ortuella. Imagen Crónicas a pie de fosa.

En todas las actas de defunción consta “muertos por heridas de arma de fuego”, sin hacer diferencia entre muerto de un disparo de fusil o por un obús de artillería. También hay un detalle interesante, todos los soldados muertos están inscritos el 24 de junio, es decir al día siguiente de los sucesos, excepto Manuel Espinosa que se le inscribe el 27 de junio, tres días más tarde. Ello puede ser debido a que cayó herido el 23 y fue evacuado a algún hospital de campaña en las inmediaciones de Ortuella, muriendo a causa de su heridas tres días después. Nunca lo sabremos.

También hay un error entre el apellido escrito por dos veces en el acta de defunción de Manuel Collado García y el colocado en la lápida del cementerio  donde pone Callado.

img_20170203_140006

Lápida funeraria con los nombres de los soldados del ejécito nacional muertos en Ortuella con la arenga “Muertos por Dios y por España”. Imagen Crónicas a pie de fosa”.

Con respecto a la tumba donde están enterrados desde 1937, hay que señalar que fue el propio Ayuntamiento franquista el que hasta la muerte del dictador en 1975, mantuvo siempre la sepultura del cementerio bien cuidada, sobre todo para el 1 de noviembre festividad de Todos los Santos, que se limpiaba y engalanaba especialmente.

Desde entonces la tumba, de tamaño doble de largo que las demás, sigue en el lugar original en la parte vieja del cementerio, sin apenas un mantenimiento y que cada día sufre las inclemencias del tiempo. Es una tumba baja, que en origen tenía unas postes metálicos unidos con una cadena por todo su perímetro y a pesar de estar casi al ras del suelo, las paredes y superficie de la misma se están abriendo y perdiendo material.

Afortunadamente en estos últimos meses, a raíz del interés despertado por el documental antes citado, ahora la tumba de los soldados se mantiene limpia de vegetación pero en el mismo estado lamentable de olvido.

Este enterramiento nos causa alguna dudas, ¿cómo es posible que después de 80 años sigan allí enterrados sin que ningún familiar los reclamara, o que fueran llevados a partir de 1959 por órdenes gubernamentales al mausoleo del Monasterio de El Escorial como tantos otros soldados del bando franquista?

Nuestra intención no es intentar sacarlos de ahí, no nos corresponde, además tienen todo el derecho a estar enterrados en un cementerio de forma legal y que se sepa donde están. A diferencia de tantos cientos de miles, casi 120.000 desaparecidos republicanos, principalmente civiles, que nunca estuvieron en combate y que fueron asesinados tras los frentes de guerra y en juicios sumarísimos sin garantía legal ni jurídica.

img_20170203_135943

Tumba-fosa doble donde estan enterrados los restos de 7 soldados del ejército sublevado (nacional) en el cementerio de Ortuella. Imagen Crónicas a pie de fosa.

Sin embargo no podemos olvidar a nuestros vecinos, soldados republicanos que murieron en los frentes de guerra, en muchos lugares de la geografía como Grado (Pradón de los Vascos y Oviedo en Asturias) o más cerca en Otxandiano, Sollube, Urkiola, Artxanda, Larrabetzu, etc,  que siguen aún desaparecidos y enterrados en fosas donde nadie puede llorarles.

Otro testigo, también un niño en aquellos años, relata un extraño suceso que no ha podido ser verificado como real. Nos referimos a el posible fusilamiento de una partida de milicianos asturianos cogidos por el enemigo franquista y fusilados contra las tapias del citado cementerio. Hay que tener en cuenta que los recuerdos de hoy de sucesos y vivencias traumáticas vividas años atrás y oídas de cuando se es un niño, hacen interpretaciones erróneas que alteran la realidad, pero que son ciertas en la memoria de los testigos, no es que mientan a propósito. En el cementerio no hay más fosas comunes y no hay más noticias sobre semejante relato.

A medida que el ejército sublevado avanzaba tras tomar cada pueblo por completo, este se convertía en puesto de mando y frente de conquista hasta la siguiente toma, con hospitales de campaña que atendían a los heridos.

Otra función de ese ejército rebelde era la de disolver la corporación municipal existente si aún no habían huído y poner a dedo al nuevo alcalde, elegido entre los partidarios del gobierno rebelde y que con anterioridad tuvo algún papel relevante en otras corporaciones. En Ortuella había huido el Comité de Defensa que mandaba en la localidad ante la inminente caída, así que la autoridad militar nombra una Gestora con Bernardo Ibarra Ibarra, metalúrgico y antiguo alcalde de derechas durante el bienio conservador republicano, que a pesar de su inclinación política en un pueblo principalmente de izquierdas, gozaba de cierto respeto y prestigio.

Sin embargo un mes más tarde, concretamente el 25 de julio, la Gestora fue destituida y su lugar ocupado por el primer ayuntamiento franquista a cuya cabeza se encontraba el contratista de minas Jerónimo Jubeto Eguiluz, que también con anterioridad había sido alcalde varias veces.

101_0074

Jerónimo Jubeto Eguiluz, primer alcalde franquista de Ortuella. Imagen del libro ” CONCEJO DE ORTUELLA. Crónicas de su evolución hasta 1937.”

Dos días después de la entrada de las tropas franquistas en Ortuella, el Ayuntamiento celebró el 25 de junio de 1937 una sesión plenaria en la que se acordó el cambio de la nomenclatura de las calles que tenían alguna relación con los vencidos republicanos o personas destacadas de su gobierno y leal defensa.

El acuerdo alcanzado aquel día no difiere mucho de los que ahora con la ley de Memoria Histórica de 2007 en la mano se realizan. El mismo acordaba…“variar los nombres de las calles siguientes; a la llamada de Pablo Iglesias se la llamará del General Mola, a la calle de La República calle del Generalísimo Franco, a la de Francisco Ferrer de D. Alfonso Etchats y a la Plaza de La República, Plaza de España”.

Al final, acabamos como empezamos, suprimiendo calles y placas, la historia de siempre, los vencedores con el poder de las armas eliminan todo rastro de los perdedores en 1937 y hoy la ley de 2007 elimina rastro de los que ganaron. Puede que con cierto revanchismo histórico, pero con justicia, la misma que no tuvieron los que murieron por defender la libertad de un gobierno venido de unas elecciones.

Otro pleno municipal celebrado el 24 de septiembre de 1937, ya con la corporación plenamente establecida en sus sillones, acuerdan destinar la cantidad de 250 pesetas para colaborar en un banquete-homenaje que la delegación local de falange estaba organizado en honor de los expresos de este pueblo, afines al movimiento,  que sufrieron represalias  y persecuciones e incluso la muerte por las “ordas bajo el dominio rojo- separatista”, al tiempo que se hacía constar en acta…” el sentimiento profundo de esta corporación por la bárbara muerte de que fueron objeto D. Benjamín Ruiz Ruiz, D. Felix de Mingo Pozas, D. Felix Basozabal Arrunazazabala y D. Pedro Elorza Peña vilmente asesinados por las ordas rojo-separatistas durante el funesto  dominio de Vizcaya”.

ortuella-01-muertos-vecibnos-derechestas-ortuella

Vecinos asesinados en los barcos-prisión y cárceles tras la venganza por los bombardeos fascistas de Bilbao. De izquierda a derecha Benjamín Ruiz Ruiz, Felix de Mingo Pozas, Felix Basozabal Arrunazazabala  y  Pedro Elorza Peña. Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”

En recuerdo de todas las victimas que supuso la guerra, vamos hacer un pequeño resumen sobre ellas. En primer lugar hay que decir que las 203 personas vecinas de Ortuella documentadas como fallecidas, éstas eran: 181 gudaris-milicianos, 7 soldados franquistas, 4 eran civiles republicanos, 6 civiles franquistas y 7 eran civiles sin ideología conocida.

La forma en que fallecieron es: 140 murieron en el frente de batalla formando parte del ejército republicano, 7 en el frente de batalla de parte del ejército franquista, 5 asesinados en los barcos-prisión y cárceles tras la venganza por los bombardeos fascistas de Bilbao, 6 por acción directa de los bombardeos o por sus heridas, 20 represaliados y ejecutados por fusilamiento o garrote vil tras juicios sin garantías legales ni jurídicas, 6 desaparecieron en Francia con motivo de la ocupación Nazi en la 2ª G.M, 1 fue paseado y asesinado, 1 murió a causa de la explosión accidental de una bomba, 9 fallecieron en prisión y 10 se desconoce la causa.

Entre todos los jóvenes de Ortuella que lucharon por la república contra el ejército franquista, se da la circunstancia que 3 hermanos de una misma familia murieron. Sus nombres Antonio Begoña Blanco de 18 años, miliciano del batallón Facundo Perezagua del PCE, falleció en combate en Karrantza (Bizkaia) el 8 de julio de 1937; Federico Begoña Blanco de 25 años y miliciano del mismo batallón que su hermano, caído en combate en Ubidea (Bizkaia) el 7 de abril de 1937; y por último Vicente Begoña Blanco de 23 años, del batallón Lenin también del PCE, muerto en prisión el 14 de marzo de 1938 tras haber sido hecho prisionero, tras la caída de Bilbao en junio de 1937.

collage-2017-02-05

Fichas de los vecinos de Ortuella muertos durante la guerra civil y posterior represión franquista. Montaje de Crónicas a pie de fosa sobre fotografias propias de las fichas expuestas en la exposición “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939– Ortuella Guda Zibilean”

MEMORIA HISTORICA DE ORTUELLA

La primera muestra de recuerdo hacia todas las víctimas que dejaron la vida durante la guerra civil y posterior represión franquista, la hizo el historiador local Juan Ignacio Rodríguez Camarero con su documental en el año 2015. Paralelamente se mostraron en la sala de exposiciones de la casa de la cultura (O.K.E) una serie de fichas personales de cada una de estas personas. Su recuerdo y homenaje es memoria histórica, asignatura pendiente aún en muchas localidades del País Vasco y sobre todo de España.

Y ahora, el 13 de febrero de 2017 se hace otro capítulo de esa memoria histórica en Ortuella, con la realización de unas jornadas, organizadas por el propio Ayuntamiento de Ortuella y el blog memorialista “Crónicas a pie de fosa” en nombre de los vecinos de Ortuella Aiyoa y Jesús Pablo que suscriben este reportaje.

Las JORNADAS MEMORIA HISTORICA DE ORTUELLA se celebrarán entre el 13 de febrero y el 10 de marzo y consisten en primer lugar en la muestra de una exposición sobre el trabajo de exhumación de fosas comunes de la guerra civil a cargo de la Sociedad Aranzadi y la ARMH desde el año 2000.

Su título es “Exhumando fosas, recuperando dignidades” y ya hemos tratado sobre ella en varias ocasiones. Son 40 paneles informativos a todo color que muestran paso a paso las diversas fases en el proceso de investigación, exhumación, laboratorio y entrega de los restos. El punto fuerte de la misma es una fotografía en el suelo a todo color y de tamaño natural de 10 metros de larga que muestra una de las fosas abiertas del Monte de la Andaya en Lerma (Burgos).

Y en segundo lugar una serie de tres charlas-conferencia durante el período de permanencia de la exposición.

La primera charla será el día 22 de febrero y llevará el título“Crónicas a pie de fosa”, impartida por nosotros, que será un relato sobre nuestra experiencia de voluntariado en exhumaciones y actos de memoria histórica.

El día 1 de marzo será la segunda charla con el titulo “Exhumando fosas, recuperando dignidades” a cargo del conocido antropólogo forense y presidente de Aranzadi Paco Etxeberría, que explicará de forma magistral su trabajo.

Y por ultimo tendrá lugar la tercera charla el 8 de marzo con el titulo“Visión de género en la represión” a cargo de la Osteo-Arqueológa Lourdes Herrasti de Aranzadi.

folleto

Folleto de las Jornadas de Memoria Histórica de Ortuella. Imagen propiedad del Ayuntamiento de Ortuella.

Nos vemos!!!


FUENTES CONSULTADAS.

Video documental  y  exposición fichas personales de fallecidos en Ortuella  con el título “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean” de Juan Ignacio Rodríguez Camarero. 2015.

CONCEJO DE ORTUELLA. Crónicas de su evolución hasta 1937. Varios autores. Bilbao, 1995.

Libro de Actas de Defunción año 1937 del Juzgado de Paz de Ortuella.

Senderosde la memoria. Relación de espacios vinculados a la memoria de la guerra civil. Informe elaborado por el Grupo de investigación Biography & Parliament de la UPV/EHU. Vitoria-Gazteiz 2015.


IMAGEN DE CABEZERA

Acto religioso-político, misa del régimen franquista, en la plaza del ayuntamiento de Ortuella. Año 1939.  Fotograma del video documental “Guerra Civil en Ortuella 1936-1939- Ortuella Guda Zibilean”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s