LAS FOSAS COMUNES NAVARRAS.

Fusilamientos en una fosa común en Fuentebella (Navarra) en Septiembre de 1936

Nota sobre la fotografía principal: La fotografía que ilustra este reportaje no tiene nada que ver con las fosas navarras, ya que pertenece según los investigadores a ” la matanza de Babi Yar” en Ucrania y son nazis fusilando a judios.

Sin embargo por internet corre la fotografía con el pie de foto de que “son fusilamientos en Fuentebella (Navarra)”, aunque ese pueblo pertenece realmente a Soria.


Jesús Pablo Domínguez Varona & Aiyoa Arroita Lafuente.


No es casualidad que hoy tratemos el tema de las fosas navarras en CRONICAS A PIE DE FOSA, pues llevamos toda la semana leyendo las noticias aparecidas en prensa sobre los trabajos de exhumación en Ibero y además también publicamos en la sección de ASOCIACIONES MEMORIA HISTORICA una reseña sobre la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra AFFN36 como un acto de reconocimiento publico y homenaje a las familias de los represaliados del franquismo en la comunidad foral.

EXHUMACIONES EN IBERO.

El sábado 5 de diciembre de 2015 comenzaron los trabajos de exhumación en la fosa de “ Las Tres Cruces” en Ibero, municipio de Cendea de Olza en las cercanías de Pamplona (Navarra).
Allí estaban en primera línea los miembros de la asociación AFFN36 junto con el equipo técnico de exhumación de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y voluntarios para llevar a cabo los trabajos.

La primera fase de exhumación ha durado 4 días, desde el 5 al 8 de diciembre y la segunda fase los dias 12 y 13 de diciembre. En la primera se han localizado los cuerpos completos de 4 personas y los restos de otras tres y en la segunda, a pesar de hacer varias búsquedas en dos lugares concretos distintos, pero cercanos, y abrir varias zanjas no se ha hallado ningún cuerpo. En una de estas áreas se buscaba la fosa individual de José Garmendia Iriondo, vecino de Ondarroa, asesinado por los fascista en 1936.  Tan sólo ha aparecido una herradura, objeto que la familia dice marcaba el enterramiento, clavada a un árbol, según los recuerdos de la viuda. Un leve consuelo para la familia que  mantiene las esperanzas intactas de encontrar a su familiar.

100_9611

Familiar de José Garmendia con la herradura hallada. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Los trabajos continuarán en la zona con la esperanza de encontrar nuevas fosas ya que en el último momento de la jornada han aparecido nuevas pistas sobre otra posible localización cercana.

El lugar donde se han realizado los trabajos ya fue excavado y exhumado de forma apresurada y sin una metodología científica en 1978, por los familiares, donde se lograron rescatar 21 cuerpos, 20 de ellos vecinos de Larraga.

Según la ficha del Mapa de Fosas de Navarra , “este fue un lugar frecuente de fusilamientos pero también se dan referencias de posibles enterramientos. En concreto se sabe que bajo la cruz, mandada colocar por una vecina de Larraga, se enterraron a 10 personas de su pueblo, asesinadas el día 26 de octubre de 1936, entre las 5-6 de la mañana. Bajo el montículo se enterraron a otros 10, también de Larraga. Se desconoce si podría haber más personas enterradas. Se cree que el presidente del PSOE en Navarra durante la república y Concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Gregorio Angulo, fue fusilado en este lugar a las 10 de la noche del 2 de junio de 1937. En Larraga, en abril de 2012, el Ayuntamiento inauguró el Parque de la Memoria de Los Turrientes, como homenaje y recuerdo a las víctimas de su pueblo. De los 46 fallecidos de Larraga, 20 murieron en este lugar. Desde 1979 los cuerpos de estos larragueses descansan en el cementerio de la localidad junto con el resto de fusilados.”

La página web de la Asociacion de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFN36) dice acerca de esta fosa que “hoy se sabe que también fueron fusiladas en este lugar seis vecinos de Obanos. Se estima que están enterrados, once vecinos de Pamplona, seis de Puente la Reina, otros seis de Obanos, tres de Uharte Arakil, entre ellos el alcalde Silverio Astiz Lakunza y su hijo Silverio Astiz Ezkurdia, dos de Berbinzana y uno de Ondarroa. Se cree que el presidente del PSOE en Navarra durante la república y Concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Gregorio Angulo fundador y primer presidente de la UGT en Navarra, fue fusilado en este lugar a las 10 de la noche del 2 de junio de 1937. Asimismo, Tiburcio Osácar, director del periódico sindical ‘¡Trabajadores!’, y José Roa, concejal y gerente de la cooperativa de casas baratas de Pamplona.
Hace un mes, familiares y amigos de los fusilados en Obanos en 1936 acudieron a este lugar donde colocaron unas siluetas exigiendo su exhumación”.

Esto es una pequeña muestra del horror que se vivió en los pueblos de Navarra a pesar de ser una provincia donde triunfo el golpe de estado franquista ya que todos los sublevados del ejército, guardia civil y grupos paramilitares de requetés y falangistas se sumaron inmediatamente al alzamiento rebelde, solo se mantuvieron fieles a la república algunas compañías de carabineros cercanas a la frontera.

Sin embargo la venganza y limpieza política de Navarra a cargo de los golpistas no se hizo esperar y en un lugar donde la guerra no tuvo frente activo, las desapariciones forzosas, asesinatos y fusilamientos “legales” por medio de juicios sumarisimos sin ninguna garantía jurídica estuvieron a la orden del día.

_pat3213memoria_26348_1

Jimi Jimémez, Lourdes Herrasti y Francisco Etxeberría, de Aranzadi, inspeccionan los restos. . Imagen Patxi Cascante  http://www.noticiasdenavarra.com/

MAPA DE FOSAS DE NAVARRA.

El estudio detallado del Mapa de Fosas de Navarra nos dice que existen un “total de 118 fosas en las que se ha documentado a 1.257 personas. Además, ofrece la ubicación de otros 102 lugares en los que existe constancia de que se registraron hechos violentos en este periodo”,  lo que equivaldría a decir que hay un total de 220 lugares con fosas u enterramientos de personas desaparecidas de forma forzosa, asesinadas y luego enterradas en lugares sin señalización para evitar su localización y mostrar los crímenes cometidos.

Sin embargo en total, se han archivado datos de hasta 3.500 personas desaparecidas, tanto de aquellos que han podido ser fusilados en Navarra y que sea de la comunidad como los que procedan de otras comunidades. Entre los exhumados en las 118 fosas intervenidas y los 102 lugares que aún están por localizar, nos deja una diferencia de 2343 personas aún en fosas comunes que hay que localizar y exhumar.

Es interesante decir que el Mapa de Fosas del Departamento de Justicia del Gobierno de España solo tiene registradas 57 fosas en Navarra, incluyendo tanto las enviadas al Valle de los Caídos, exhumadas, exhumadas parcialmente y desaparecidas. Esto se debe sin duda al nulo interés por mostrar la verdadera violencia franquista por parte de sus herederos políticos que han estado mandando en Navarra en los últimos años, ya que son las propias comunidades las que hacen el trabajo de inventario de fosas y lo pasan al Gobierno Central según la Ley de Memoria Histórica del año 2007.

010612pr81b2

Mapa de Fosas de Navarra. Imagen http://fosas.navarra.es/

El Mapa de Fosas de Navarra esta repartido en cuatro tipos de clasificación sobre las fosas:

1º FOSAS INTERVENIDAS. Listado de 58 fosas que fueron exhumadas en distintas épocas, las más antiguas en los años de la dictadura para ser envíadas al Valle de los Caídos en el año 1959 y las demás en tiempo más reciente, la mayoría con posterioridad a la muerte de Franco, cuando las familias se echaron al campo o el monte a buscar a sus familiares asesinados, pero no desparecidos, porque sabían muy bien donde se encontraban.

El siguiente listado indica entre paréntesis los cuerpos recuperados en las exhumaciones de las fosas intervenidas. Están numeradas por los autores de éste artículo que no tiene nada que ver con la numeración propia del Mapa de Fosas de Navarra.

1. Cementerio de Bera (7)
2. Fosa de Batzarleku-Etxalar (3)
3. Cementerio de Urtzasun-Esteribar (5)
4. Fosa de Etulain-Anue (3)
5. Bordas de Iruzkun-Juslapeña (16)
6. Cementerio de Añezcar-Berrioplano ( 7)
7. Cementerio de Oteiza-Berrioplano (13)
8. Cementerio de Monte Ezkaba-San Cristobal-Berrioplano (131)
9. Carretera Fuerte S. Cristóbal-Berriozar (11)
10. Fosa de Peña Redonda- Esteribar (6)
11. Fosa de Elia- Egues (3), Fosa de Etxalaz- Egues (1)
12. Cementerio de Orrobia- Cendea de Olza (1)
13. Alto Las Tres Cruces- Cendea de Olza (21)
14. Cementerio de Exauri- Etxauri (51)
15. Fosas del Alto del Perdón- Zizur (se desconoce )
16. Fosa de Goroxibar- Salinas de Oro (3)
17. Fosa de Elkai-Ibiricu-Valle de Yerri (10)
18. Fosa de Montalban-Valle de Yerri (7)
19. Cementerio de Murillo-Valle de Yerri (4)
20. Fosa del Camino de Oiantxiki (Lácar)- Valle de Yerri (12)
21. Fosa de la Muga Lorca – Lácar- Valle de Yerri (8)
22. Fosa de Lorca Txiki (Murillo de Yerri)- Valle de Yerri (22)
23. Fosa de Arantzadia (Arandigoyen)- Valle de Yerri (se desconoce)
24. Sima del Raso- Eulate (10)
25. Fosa de Aranarache (1)
26. Fosa de Aguilar de Codés (3)
27. Fosa de Uroz-Lizoain-Arriasgoiti (3)
28. Cementerio de Urroz (1)
29. Fosa de Beriáin (se desconoce pero hay 8 identificados)
30. Fosa de la Tejería de Monreal (94)
31. Cementerio de Lecáun-Ibargoiti (3)
32. Fosas de Sengáriz- Ibargoiti (20)
33. Cementerio de Muruarte de Reta (2)
34. Fosa de Tiebas-Muruarte de Reta (9)
35. Cementerio de Orísoain (1)
36. Fosa de las Cabras- Larraga (se desconoce)
37. Cementerio de Tafalla (se desnococe pero hay 12 identificados)
38. Cementerio de San Martín de Unx (4)
39. Fosa de la Fuente del Garrero (Alto de Aibar) (4)
40. Fosa del Cementerio de Roncal (1)
41. Cementerio de Olite (8), Cementerio de Pitillas (7)
42. Cementerio de Falces (20)
43. Cementerio de Caparroso (6)
44. Fosa de la Venta de Arlás (Peralta) (24)
45. Fosa de Zarrampablo (1)
46. Cementerio de Peralta (2)
47. Fosa del Raso de Jaurieta- Peralta (19)
48. Fosa de los Altos de Andosilla (4)
49. Fosa de El Mallatón- Cárcar (5)
50. Fosa de La Veguilla- Andosilla (1)
51. Fosa de la Corraliza de Oliado- Lodosa (4)
52.Fosa de la Castellana- Funes (48)
53. Cementerio de Milagro (33)
54. Corral de Valcaldera- Cadreita (66)
55. Cementerio de Tudela (se desconoce pero hay 15 identificados)
56. Fosa de Urzante-Cascante (21)
57. Fosa de la corraliza de Fustiñana (7)
58. Cementerio de Fustiñana (1)

fusilados-4_jpg_20130327200_9490_1

Sima del Raso en Eulate. Imagen http://www.nabarralde.com

Destaca sobre todas ellas la número 8, cementerio de Monte Ezkaba- Fuerte de San Cristóbal, donde se exhumaron 131 cuerpos. La ficha del “Mapa de Fosas de Navarra” nos dice al respecto:

“El monte Ezkaba se halla a 10 km. al norte de Pamplona. En él se construyó, a finales del siglo XIX, una fortaleza militar que fue utilizada como prisión durante la Guerra Civil y la dictadura franquista. En la ladera del monte, con una fuerte inclinación y circundado por un muro de piedra, existe un cementerio en el que se distribuyen cinco filas de enterramientos en las que yacen 131 individuos que fallecieron en la prisión del Fuerte San Cristóbal entre los años 1942 y 1946. Los cementerios de las localidades situadas en las faldas del monte Ezkaba ya no tenían espacio tras varios años de enterramientos (1936-1941). La mayoría de las víctimas están identificadas ya que el capellán del Fuerte sepultaba los cuerpos con una botella entre las piernas en la que introducía los datos personales del fallecido. A lo largo del año 2007 se realizaron sondeos del terreno y exhumaciones en seis de las tumbas a petición de los familiares. En esa prisión se produciría la que se considera una de las fugas más espectaculares de la historia. Casi 900 presos escaparon siendo la mayor parte abatidos o capturados en la huída y convirtiéndose en una de las mayores matanzas habidas en Navarra. El fuerte, tras su cierre como cárcel, cumplió diversos fines militares hasta 1991, año en que quedó definitivamente abandonado. En 2007-2008 se llevaron a cabo las primeras investigaciones en el cementerio. Entre mayo y junio de 2010 se realizan las labores principales de exposición de todos los restos dando comienzo a las exhumaciones a lo largo de quince días seguidos desde el 31 de mayo al 13 de junio de 2010 y que tuvieron una segunda fase los días 11 y 12 de diciembre del mismo año. Un total de siete familias estuvieron presentes durante el desarrollo de la exhumación del enterramiento respectivo. Los restos individualizados se trasladaron al laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco (UPV), en San Sebastián, para la elaboración de los informes técnicos correspondientes.”

DSCF0417

Exhumación en ” El Cementerio de las Botellas”. Imagen Venancio Pla. fuertesancristobal.blogspot.com)

Todos los cuerpos murieron por “causas naturales” relacionadas con enfermedares, mala nutrición, suciedad, malos tratos, porque era “natural” que murieran en semejantes condiciones carcelarias. A éste cementerio se le conoce como “El cementerio de las botellas” ya que entre las piernas de los cadaveres aparecian botellass en cuyo interior había un papel con el número y nombre del preso enterrado lo que ha facilitado la identificación.

b7ae0f6a82b1be408df2203ce1a265d5

Composición de varias botellas halladas en el cementerio.

Imagen http://humbertobilbao.blogspot.com.es

En el listado sin embargo no están todas las fosas exhumadas en el año 1959  y enviadas en febrero de ese mismo año al Valle de los Caídos. En el listado del Mapa de Fosas de España del Ministerio de Justicia aparecen las siguientes con el número de cuerpos recuperados:

Ayegui (15)
Aberin (5)
Cabanillas (1)
Cadreita(26)
Cadreita (8)
Milagro (27)
Murieta (1)
Murillo de Fruto (22)
Pamplona (5)
Ribaforada (1)
Tudela (1)

2º FOSAS PROSPECTADAS. Se han prospectado 32 lugares donde se tiene constancia que hay cuerpos enterrados en fosas, algunos de ellos en cementerios y otros en pleno campo o bajo la carretera. En muchos de ellos se han realizado trabajos de búsqueda y no se ha conseguido localizar la fosa.

El listado de los emplazamientos y número de personas que se estima puedan estar enterradas en ellas es el siguiente y también están numeradas por los autores de éste artículo.

1. Gaztelu-Donamaria (8)
2. Fosa de Eratsun (3)
3. El Vivero de Lantz (3)
4. Fosas del Bosque de Orgi-Ultzama (18)
5. Cementerio de Ripa-Odieta (18)
6. Sima de Ardaitz-Erro (2)
7. Fosa de la Muga de Olave-Sorauren-Olaibar (3)
8. Fosa de Etxeberria (Antxoritz)-Esteribar(10)
9. Fosa de Seminario Regueiro (Antxoritz)-Esteribar (7)
10. Fosa de Orrio-Garrués-Ezcabarte (5)
11. Cementerio de Ballariáin-Berrioplano (12)
12. Cementerio de Elcarte-Berrioplano (17)
13. Cementerio de Larragueta-Berrioplano (10)
14. Cementerio de Berriosuso-Berrioplano (13)
15. Cementerio de Aizoáin-Berrioplano (10)
16. Cementerio de Loza-Berrioplano (16)
17. Cementerio de Berrioplano (13)
18. Cementerio de Artica-Berrioplano (17)
19. Cementerio de Berriozar (47)
20. Fosa paraje Las Tetas -Zizur Mayor (3)
21. Fosa de Muniáin de Guesálaz (4)
22. Fosa de Artaiz-Unciti (2)
23. El Alto de Loiti-Lumbier (11)
24. Carretera de Bearin a Murugarren-Valle de Yerri (2)
25. Fosa de Ormaberria (Arandigoyen)-Valle de Yerri (se desconoce)
26. Fosa de Villatuerta (se desconoce)
27. Fosa paraje Lezondoa-Cirauqui (6)
28. Fosa de Oteiza (34)
29. Fosa de La Llana (Azqueta)- Igúzquiza (3)
30. Fosa del Mayorazgo (Carretera Peralta-Funes)- Peralta (2)
31. Fosa del Cementerio de Buñuel (7)
32. Fosa de la antigua N-I (Alsasua) (se desconoce, 1 identificado)

A modo de ejemplo de la brutalidad de la represión citaremos el caso de la fosa de la sima de Gaztelu-Donamaria.

“El crimen de Gaztelu es uno de los ejemplos más terribles de la violencia que azotó Navarra en aquellos días. Todavía existen muchos interrogantes sobre los motivos y los hechos que allí sucedieron debido al hermetismo con el que ha sido guardado el tema en la zona. El padre, Pedro Antonio Sagardia y su hijo mayor fueron obligados a marchar al frente en agosto de 1936. La madre, Juana Josefa, se quedó en casa con los 7 hijos. En la pobreza, al principio fueron ayudados por sus vecinos pero, conforme la guerra se recrudecía, dejaron de tener ayuda e incluso fueron acusados de hurtos en los huertos. Después, sin que se conozcan con claridad los hechos, un grupo de vecinos obligó a la familia a trasladarse a una cabaña. Esa misma noche ya nadie tuvo noticias de todos ellos. La creencia es que los cuerpos fueron arrojados a la sima de Legarrea o Legarra Lezia, cercana al pueblo de Gaztelu. Se realizaron prospecciones en los años 40 como consecuencia de un auto abierto al respecto por el General Sagardia, emparentado con la familia desaparecida. No se encontró nada y el propio General, aconsejado por sus superiores, tuvo que cesar en su investigación.”  (Ficha Mapa de Fosas).

Paco Etxeberria en la boca de la sima

Boca de la sima de  Legarrea en Gaztelu.

Imagen http://simasyfosascomunesnavarra.blogspot.com.

3º FOSAS NO INTERVENIDAS. Hay registradas unas 75 fosas o emplazamientos donde hay enterramientos, muchos de los cuales por desgracia han desaparecido por diversas causas. No vamos a hacer en este caso un listado por estar en continuo cambio.

4º OTROS LUGARES. Según el Mapa de Fosas hay 102 lugares con posibilidades de encontrar nuevas fosas, que ha medida que avancen las investigaciones irán pasando de este apartado al anterior. Tampoco vamos a hacer en este caso un listado por las mismas causas que en el apartado anterior.

En resumen, como veremos los números no cuadran, las 11 fosas enviadas al Valle de los Caídos en 1959, , más las 80 intervenidas y prospectadas, 75 no intervenidas y 102 lugares hacen el total de 268 fosas, 48 más de las registradas en el informe que marca como 220 el número total. El baile de cifras se debe al duplicado de fosas en una u otra clasificación aparte de las que se van añadiendo recientemente y de las que pasan de una clasificación u otra. Además el último apartado, “Otros Lugares” está en constante incremento a medida que las investigaciones y testimonios recaban nueva información.

Un estudio en profundidad del mapa de fosas de Navarra nos hace ver una mayor concentración de lugares, debido a la constancia real de fosas y hechos violentos que se concentra en torno a las grandes cárceles de las localidades de mayor población (Pamplona, Estella, Tafalla y Tudela). Este hecho sucede también en la sierra del Perdón, valle de Guesálaz, Ibero, Etxauri, valle de Yerri y Oteiza. Se supone que por el número de fosas que existen en sus parajes son muy importantes las ubicaciones del alto de Loiti, la tejería de Monreal, el término de Valcaldera (entre Castejón y Cadreita), y Balsaforada, en Tudela.

En torno a la Pamplona, existe una abundante presencia de fosas, debido a los represaliados de la cárcel central como a los del fuerte de San Cristóbal, cuyos restos quedaron diseminados por los pueblos de Ansoáin, valle de Esteríbar y de Ezkabarte. También se comprueba que apenas hay datos de emplazamientos aislados en los que puedan hallarse fosas comunes salvo en las sierras de Urbasa y Andía, lo que no indica necesariamente con no haya más, solo que aún no se han encontrado.

Esta ha sido la muestra en números y lugares de la barbarie de la represión franquista en Navarra, ¿pero que sucedió y de que forma se llegó a semejante carniceria?

GOLPE DE ESTADO Y REPRESION EN NAVARRA

Las víctimas de la guerra civil en Navarra se produjeron en su mayoría debido a la represión directa ejercida por los sublevados contra el gobierno legítimo de la República, salido de las urnas ese mismo año de 1936.

La provincia de Navarra fue un territorio  rápidamente controlado y sin apenas resitencia por el bando sublevado, sin producirse frente de guerra a diferencia de otros puntos de España donde los rebeldes sí tuvieron que hacer frente por las armas a la resistencia de las autoridades republicanas y fuerzas de milicianos izquierdistas.

La conspiración que dio origen a la guerra tuvo en Navarra uno de sus principales apoyos, fomentada principalmente en la región por los carlistas y los partidos monárquicos llamados “alfonsinos”. La planificación del alzamiento se configuró decisivamente con la llegada a principios de 1936 del nuevo gobernador militar, el general Emilio Mola  quien convertiría a Navarra en una pieza clave de la sublevación militar que tendría lugar el 18 de julio de 1936.

Los planes de Mola eran ya claros en cuanto a la enérgica y contundente acción a llevar a cabo para el golpe de Estado, como consta en la instrucción reservada n.º 1, firmada por Mola en Madrid el 25 de mayo de 1936 que decía:
“Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado. Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al movimiento, aplicándoles castigos ejemplares a dichos individuos para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas”.

El 18 de julio de 1936 en unas pocas horas Navarra entera había caído en manos de los rebeldes y como no existió frente de guerra las columnas militares enseguida se dirigieron a las provincias limítrofes de Álava, Guipúzcoa y La Rioja.

La cruel represión que se cayó sobre Navarra inmediatamente no tuvo nada que ver con la contienda entre dos ejércitos enfrentados, sino con una voluntad clara de «limpiar” la retaguardia. Ese mismo día iniciado el golpe de estado, decía Mola en una reunión de alcaldes de la zona próxima a Pamplona:
“Hay que sembrar el terror… hay que dejar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros.”

Ya se habían iniciado los asesinatos y ejecuciones en varios puntos de la provincia a cargo de los rebeldes desde el primer minuto del golpe, así que un destacado líder, Joaquín Baleztena, que era jefe regional carlista de Navarra hizo un llamamiento a los carlistas el 24 de julio para evitar los fusilamientos extrajudiciales que se estaban llevando a cabo:
“Los carlistas, soldados, hijos, nietos y biznietos de soldados, no ven enemigos más que en el campo de batalla. Por consiguiente, ningún movilizado, voluntario ni afiliado a nuestra inmortal comunión, debe ejercer actos de violencia y evitar que ante ellos se cometan. Para nosotros no existen más actos de represalia lícita que los que la autoridad militar, siempre justa y ponderada, se crea en el deber de ordenar.”

La represión se inició inmediatamente después de la toma de control de la provincia por los rebeldes y en se prologó durante la posguerra. Hubo varias formas de ella, como la depuración de funcionarios, penas de reclusión y trabajos forzados, la económica mediante multas y expropiaciones y finalmente con 3.545 persomas desaparecidas y asesinadas, que se han podido contabilizar hasta el año 2015. De estas muertes hubo 232 ejecuciones que fueron ordenadas por la justicia militar entre 1936 y 1939 llamadas “legales” por ellos, pero crimenes al fin y al cabo. El último fusilamiento del que se tiene constancia se produjo en noviembre de 1939 en la Vuelta del Castillo de Pamplona.

De los cerca de 45.000 navarros que participaron en la guerra,  40.500 más o menos lo hicieron el en el bando rebelde repartidos en unos 16.000 requetes, 6.500 falangistas y 18.000 soldados de reemplazo voluntarios u obligados. En el bando republicano se alistaron unos 3000 soldados y otros 2000 aproximadamente en el Ejército de Euskadi (Eusko Gudarostea).

Los muertos registrados del bando nacional son 4.535 y en el bando leal republicano solo se conocen cerca de 125 caídos en el Ejército de Euskadi y cuya lista no esta completada. De los caídos en el bando republicano no hay datos, pero con reservas creemos que pueden sobrepasar los 300 ya que muchos continuaron luchando tras  la caida del frente norte.

También hubo 38 víctimas mortales por bombardeos de la aviación republicana sobre Navarra durante la guerra. En Pamplona hubo tres bombardeos con un total de 19 muertos, seguido de Tudela con 13 y Lumbier con 6.

Dentro de esos represaliados están los 225 muertos de entre los 795 presos que se fugaron del Fuerte de San Cristóbal en mayo de 1938, fecha en la que en el fuerte estaban recluidas 2.487 personas.

san-cristob

Fuerte San Cristobal en el monte Ezkaba de Berrioplano.

Imagen https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com

Las sacas de las prisiones también fueron un factor importantes en el elevado número de muertos, todos ellos asesinados y ejecutados por fusilamientos para vaciar las cárceles. En el mes de septiembre los asesinatos extrajudiciales en los pueblos habían disminuido aunque no terminado y había una población reclusa importante.

En la prisión de Estella había 147 presos el día 13 de agosto y entre el 5 y el 24 de septiembre fusilaron a 81. Y en la prisión de Tafalla las sacas acabaron con la vida de 86 presos de los 100 con los que contaba entre los días 17 y 22 de septiembre.

A estas cifras, fruto directo de la represión, hay que sumar los 305 muertos por enfermedades y malas condiciones de reclusión en ese mismo Fuerte de San Cristóbal de Pamplona, contabilizadas del 1 de enero de 1937 al 6 de julio de 1945, fecha del cierre del mismo como penal.

FUGA MASIVA DEL FUERTE SAN CRISTOBAL

En 1938 había en el Fuerte San Cristobal 2.487 personas detenidas, en su mayoría dirigentes políticos y sindicales y militantes revolucionarios y republicanos. Unos treinta presos prepararon una fuga que se inició a la hora de la cena, momento en que había más dispersión de los guardianes. Estos entraban armados pero con la pistola en el cinto cuando llevaban la comida. En distintos grupos fueron desarmando a varios de ellos y tras coger su armamento, se dirigieron a donde estaba cenando la compañía de soldados de guardia. Un soldado que opuso resistencia, murió como consecuencia de un golpe con una barra. Posteriormente rindieron también a los soldados de las garitas. En una media hora el fuerte fue tomado por los reclusos y comenzó rapidamente una huida desesperada.

Una vez dada las voz de alarma en Pamplona los camiones de los militares con grandes focos se acercaron al fuerte e inmediatamente algunos de los presos desistieron en su fuga. Inmediatamente fueron contabilizados y a las dos y media de la madrugada 1.692 presos fueron dejados desnudos en el patio durante horas.

Se fugaron, por tanto, 795presos, mal calzados y vestidos, desnutridos y con escasas armas arrebatadas a los guardias. Al momento se inició la caza de los mismos, que sin apenas resistencia fueron siendo abatidos al aplicarles la ley de fugas y el resto detenidos. Consta que el mismo día de la fuga se detuvo a 259 evadidos, el día 24 ya eran 445 y los días sucesivos a grupos menores. El último fue capturado el 14 de agosto, tres meses después en pleno monte.

De los 795 fugados fueron detenidos 585, pasando solo la frontera francesa tres de ellos, e identificando 187 cadáveres, a los que hay que añadir 24 muertos más sin identificar. Esto da, según la contabilidad del fuerte, cuatro más, que pudieran ser huidos de la represión en la retaguardia encontrados tras las intensas pesquisas desarrolladas para capturar a los fugados del fuerte. En total, 211 asesinados durante la captura de los evadidos. Del grupo de los capturados, 16 fueron sometidos a juicio acusados de ser cabecillas, uno fue internado en el manicomio de Pamplona y 14 de ellos fueron condenados a muerte. Estos fueron fusilados en la Vuelta del Castillo, el 8 de septiembre de ese mismo año.

FUSILAMIENTOS DE LA BANDERA DE SANJURJO.

No podemos olvidarnos del mayor crimen por fusilamiento ocurrido en Navarra a pesar de que durante años fue negado por el régimen y del que costan pruebas de los asesinados inscritos en actas de defunción en varios juzados de localidades. Nos estamos refiriendo a La Bandera General Sanjurjo o Tercio General Sanjurjo o Legión Sanjurjo, según diversas fuentes, y oficialmente, según los archivos del Ministerio de Defensa español Tercio Legión General Sanjurjo. Se dice que fue una unidad militar de voluntarios del bando franquista creada en Zaragoza en 1936, pero la realidad es que muchos de sus integrantes fueron obligados a alistarse por ser simpatizantes de la izquierda y evitar las purgas y represión.

La Bandera estaba formada por tres compañías de fusiles, una de ametralladoras y sus servicios auxiliares. Un total de 700 hombres y al mando estaba el comandante Amado Lóriga.

Tuvo un intento de deserción masiva o una sublevación de la tropa por el que gran parte de sus miembros fueron fusilados. Se cree que fueron ejecutados más de la mitad de la unidad, pero sigue sin saberse a ciencia cierta cuantos, ya que el ejército lo mantuvo en secreto y al día de hoy no se han abierto los archivos de forma pública.

Se dice que el día 1 de octubre de 1936 la Bandera fue enviada a Almudévar y antes de entrar en combate fueron regresados en camiones a Zaragoza, donde se les desarmó. El Estado Mayor de Zaragoza tenía la confidencia de que la Bandera en pleno, o parte de ella, se iba a pasar a las filas republicanas.

Como no se puede acceder a los documentos oficiales sólo se puedem conocer los hechos por los testimonios y documentación de los pueblos afectados de donde eran los soldados. Las autoridades militares negaron la existencia de esta Bandera, cuando los familiares reclamaron los restos mortales. No hay datos de la matanza ni en el registro del cementerio de Torrero ni en el juzgado de Zaragoza.

El día 2 de octubre tras ser desarmados fueron encerrados en sus barracones. Fueron sacados en pequeños grupos a la parte posterior de la Academia donde eran ametrallados. Un testigo directo, Felipe Marín de Marcilla fue sacado en el tercer grupo y logró huir. Fue detenido al día siguiente y encerrado separado de sus compañeros. Escuchó los gritos y las descargas hasta el día 10. Varios oficiales y suboficiales se responsabilizaron de un pequeño grupo de hombres evitando su fusilamiento. Los muertos fueron llevados al cementerio de Torrero y enterrados en una fosa común.

En febrero de 1979 se exhumaron del cementerio de Torrero 179 cuerpos, 16 riojanos y 163 navarros que pertenecían a los 13 pueblos que lo solicitaron. Los servicios municipales informaban:
“Hubo que abrir varias catas a lo largo de 250 metros del andador de la mañana 4, hasta dar con los restos de la bandera Sanjurjo… salían los restos sin féretro y fueron indudablemente identificados por varios objetos personales como tabaqueras, navajas de afeitar, dentaduras y hasta una pierna rota y cosido el hueso con alambre… Es de resaltar que la bandera Sanjurjo no está inscrita en los libros diarios.”

Aunque se hablan de 604 muertos se sabe que es superior a 300, y buena parte de ellos eran navarros. En estos momentos hay constancia de 218 navarros de 22 pueblos.

En los mensajes transmitidos a la población por los sublebados no había muchas contemplaciones, transmitiendo un auténtico terror a los que no demostraban fidelidad al nuevo régimen, como lo expresaba el Comandante militar de Falces el 11 de agosto de 1936.

Ordeno y Mando:
Artículo 1º: Todo elemento extremista que al darle el grito de VIVA ESPAÑA, no conteste de igual forma, será ejecutado pasado por las armas en el acto.
Artículo 2º: Al presentarse las autoridades a las inmediaciones de sus domicilios y no salga el personal que haya dentro del mismo antes de la llegada de la fuerza con los brazos abiertos en alto gritando VIVA ESPAÑA serán pasados por las armas en el acto.
Artículo 3º: Todo el personal extremista, sin distinción de sexo , que se encuentre dentro de la localidad o en el campo, sin llevar brazalete blanco en el brazo izquierdo y un volante que será entregado en el Ayuntamiento, será pasado por las armas en el acto.
Artículo 4º: Todos los edificios o pisos habitados por elementos extremistas, tendrán durante los días que dure el estado de guerra, y a partir de las ocho de la mañana hasta las siete de la tarde, abiertas las puertas y ventanas, con las cortinas quitadas, para ser vistos por la fuerza, el que no cumpla lo ordenado, se hará fuego sobre el edificio o persona que en el mismo se encuentre mayor de 16 años.
Artículo 5º: En los registros domiciliarios que efectúe el personal a mis órdenes, en los edificios habitados por personal de derechas y encuentre en ella oculto algún elemento extremista, éste será pasado por las armas en el acto, y el dueño del edificio se le aplicará como encubridor lo que marca el Código de Justicia Militar.
Artículo 6º: Todo individuo extremista, cuantas veces salga y entre del campo se presentará en el Ayuntamiento, a su salida para recoger el volante y a su entrada para entregarlo, advirtiendo que aquel que no lo efectúe y se le encuentre en el campo será pasado por las armas.
Artículo 7º: Se advierte al personal de derechas, que si algún individuo se interna en su domicilio violentamente, bien perseguido por la Autoridad o por cualquier otra circunstancia, si no lo pone inmediatamente en conocimiento de las Autoridades, se le aplicará lo que marca el Código de Justicia Militar, como cómplice o encubridor.”

En conclusión, Navarra a pesar de ser una provincia fiel a los sublevados donde no hubo frente de guerra de ningún tipo, la represión durante y después de la guerra civil fue igual o peor que en otras regiones. De eso se encargaban los mandos militares que por medio de mensajes amenazantes, arengas patrioticas y después por las armas, sometieron al pueblo navarro sólo por el hecho de pensar diferente y querer prosperar con la república en el aperturismo político en el modernismo social.

100_9617

Francisco Etxeberría de Aranzadi supervisando los trabajos de busqueda en Ibero. Imagen CRONICAS A PIE DE FOSA.

Los nuevos datos sobre otras fosas comunes en Navarra siguen saliendo a la luz,  gracias tanto a los investigadores que dedícan su tiempo libre a ello, como a los técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Con su esfuerzo y el actual Gobierno foral, se logrará que las fosas comunes dejen de ser un tema tabú en la sociedad y política navarra.

FUENTES CONSULTADAS

Navarra 1936. De la esperanza al terror . Varios autores (2004)
Los Fusilados en Navarra en la Guerra de 1936. Ramón Salas Larrazábal (1983).
La Gierra Civil en Navarra (1936-1939). José Mª Jimeno Jurío (2006).
Fuerte de San Cristóbal, 1938. La gran fuga de las cárceles franquistas Felix Sierra y Iñaki Alforja (2006).
«La Guerra Civil». Historia Ilustrada de Navarra. Mercedes Vázquez de Prada Tiffe(1993). Diario de Navarra
El fuerte de San Cristobal en la memoria: de prisión a sanatorio penitenciario. El cementerio de las botellas. Francisco Etxeberría y koldo Pla. (2014)
http://www.affna36.org/affna36/
http://fosas.navarra.es/
http://mapadefosas.mjusticia.es/exovi_externo/CargarInformacion.htm

 

 

Anuncios

3 comentarios en “LAS FOSAS COMUNES NAVARRAS.

  1. No hay bando bueno y bando malo …no hay ganadores y perdedores..todos pierden…
    todos fueron culpables por desidia por abusos de originar la vorágine .
    La guerra civil sucedió por los abusos republicanos de los que media España estaba harta…aunque ganaran las elecciones las izquierdas ,estas eran un monstruo de siete cabezas , una mayoría puede también estar equivocada …como cuando ganaron los nazis
    en Alemania , el descontrol de la la república alimentó la bestia …como el vil decuestro y asesinato por los socialistas de Calvo Sotelo
    Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.

    Me gusta

    • No estoy de acuerdo, en primer lugar ni los abusos ni crimenes fueron los mismos, ya que el franquismo duró 40 años y la republica apenas 5 años. En segundo lugar apoyar el alzamiento militar que no fue más que un golpe de estado, es tristísimo y siempre se recurre a el si no se tienen más argumentos.
      Si no estaban de acuerdo con la república, que hubieran cambiado las cosas mediante la legalidad, por elecciones y no mediante las armas.
      El ejército esta para defender las fronteras no para imponer gobiernos.

      Me gusta

      • Por la historia bélica de la humanidad, en todos sus tiempos, desde que el mundo es mundo, los beligerantes tenían y tienen por “seguridad” en sus conquistas, no dejar tras de si (retaguardia) semilla alguna que pudiera germinar en su contra, esto ocurría también acabada la contienda por parte de los vencedores. Sobre todo en guerras civiles donde la “vendeta” y los errores eran habituales. No hay nada raro en la guerra civil española, por ambos bandos la “bestia” del odio y venganza campaba a sus anchas por todo el país. Un bando represalia más, porque tuvo mas tiempo para hacerlo. En cuanto a resolver aquello mediante las elecciones, hay que leer o estudiar esa parte de la historia, desde…..quizás Fernando VII, hasta hoy. Y digo hasta hoy, porque hoy, sigue latente el enfrentamiento y en algunos casos el odio entre lo que entonces se llamaban: liberales, conservadores, monárquicos realistas,monárquicos carlistas,nacionalistas, etc…. Y hoy se llama izquierdas, derechas, nacionalistas, republicanos, monárquicos, etc… Mismos lobos con distinta piel. Las elecciones solo sirven para que éste o aquél, se siente en su escaño. Ellos “nunca” se pondrán de acuerdo, porque prima la “disciplina de partido” a la razón. Si ellos no se ponen de acuerdo ¿lo va a hacer el pueblo por su cuenta?. Esto es lo que pasó fue el pueblo el que intervino descontroladamente, para solucionar problemas que los políticos no eran capaces. Sin orden ni control: el odio. Los gobiernos son necesarios, pero los primeros en dar ejemplo de racionalidad somos nosotros EL PUEBLO. Un saludo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s